Yorlis Delgado López

Licenciado en Derecho. Categoría de Titulo de Oro (2005), Escuela Militar Superior “Comandante Arides Estévez Sánchez”, Cuba. Máster en Gestión de la Propiedad Intelectual (2017), Oficina Cubana de la Propiedad Intelectual, Cuba. Es el asesor jurídico de la Academia de Ciencias de Cuba (2017) e Investigador Auxiliar (2019) y Profesor Asistente (2017) del Colegio de San Gerónimo de la Habana, Universidad de La Habana. Está vinculado a la docencia universitaria desde el 2006. Es miembro de la Junta Directiva Capitulo Habana de la Sociedad Cubana de Derecho e Informática, Unión de Juristas de Cuba (UNJC). Además, pertenece a la Unión de Historiadores de Cuba (UNHIC) y la Sociedad Cubana de la Información (SOCIT). Trabajó durante nueve años como asesor jurídico en el Archivo Nacional de la República de Cuba (2007-2016). Se especializa en la relación entre las Ciencias Jurídicas y la Archivística, en ese sentido ha recibido más de treinta cursos de postgrado en Cuba y España. Ha impartido cursos y conferencias en Cuba, Venezuela, Panamá y Ecuador. Ha participado como ponente en más de cuarenta eventos nacionales y extranjeros en Cuba, Vietnam y Uruguay. Es colaborador de la Revista Librinsula, Isla de libros editada por la Biblioteca Nacional José Martí. Es autor de tres libros y de más de una veintena de artículos científicos, en revistas de Cuba, República Dominicana, Argentina, Costa Rica, Bolivia, Chile, España y Uruguay.

Archivos: gestores y preservadores de la documentación resultante del enfrentamiento a la COVID-19

Toda la realidad mundial ha cambiado en días. Parece una película del cine norteamericano en que una pandemia azota la humanidad, pero con diferentes protagonistas y gestores. Pero, es pura realidad. La COVID-19 ha venido a cambiar las vidas humanas cual fenómeno sanitario de envergadura mundial. Una reflexión sobre el papel de los Archivos es válida. Como preámbulo es conveniente pensar que estas organizaciones, más que entes depositarios de documentos históricos al servicio de la comunidad, son una unidad viva donde confluyen garantías, salvaguarda de derechos, respuestas al futuro inmediato, proactividad, sueños y vidas. Durante siglos estas instituciones han sido vistas desde una óptica muy reducida y poco práctica, hacia la realidad de nuestros días. La noción de que solo son de interés para historiadores y estudiosos ha rebasado, de forma casi formal, la contemporaneidad.

Función social de los Archivos

En un artículo publicado en el 2019 ya se reflexionaba sobre la función social de los Archivos. (1) La función social de los Archivos ha variado con el paso del tiempo, a pesar que en todas las épocas históricas han sido considerados instrumentos de poder por el valor de la información contenida en los documentos que custodian. Un ejemplo ilustrativo de ello es que, en el Feudalismo, acceder a los Archivos era un privilegio de los decisores, de los altos funcionarios del clero y de los más poderosos señores feudales, y estos, con rejas y cerrojos, protegían sus registros de los ciudadanos. Aunque algunos consideren otras razones para que la iglesia, entidad que principalmente los conservaba, adoptara estas medidas, indudablemente había un trasfondo económico en tales restricciones. (2) Hace unas décadas era común que la sociedad viera a sus Archivos con un enfoque cultural. Es indudable el valor de sus documentos como fuente primaria para la investigación científica de procesos y hechos históricos, sobre todo los históricos patrimoniales. Esta es la razón por que los historiadores de cualquier especialidad son los mayores defensores y aliados de los Archivos o sus mayores críticos cuando de políticas de acceso se trata. (3) Además de los valores identitarios y culturales que emanan de los Archivos, su conformación como producto comunicacional y su insólita composición son un vivo reflejo de las épocas de un país. Ello ha condicionado que en muchos países de Iberoamérica estas entidades se subordinen administrativamente a los organismos cuyo encargo estatal está vinculado a la cultura. Desde la teoría, en la actualidad se ve al Archivo con una visión y concepto más amplios y racionales.

El carácter probatorio de sus documentos, su bien más importante, demuestra su papel asegurador en la gestión de cualquier entidad administrativa, imprescindible para lograr el control sobre los activos y demás recursos de una organización, para asegurar procesos y probar transacciones, por solo citar algunos ejemplos. (2) Esto se une al carácter impositivo que tienen estas entidades como preservadoras de derechos tanto de personas naturales como jurídicas. Un ciudadano común entiende el valor de los Archivos cuando requiere de uno de sus servicios durante un trámite legal, y se percata de que la preservación documental fue vital para solucionar o no dicho trámite, pues probar la existencia de un ser humano, la propiedad sobre sus bienes materiales, la muerte y posteriores efectos requiere de los servicios de estas instituciones de la memoria. (4)

Las personas jurídicas, en cualquiera de sus variantes, aunque más familiarizadas con estas entidades, ven en ellas un resguardo y la prueba evidente del buen hacer o no, ajustado a la legislación de su territorio de residencia. Probar su existencia o personalidad y sus vínculos en el tráfico social y mercantil, así como la tenencia de bienes y su extinción, pasan por una generación documental. En ese sentido, también la teoría reconoce el papel de los Archivos en la rendición de cuentas y, por ende, su aporte a la trasparencia administrativa, pues la única evidencia real y objetiva que queda del actuar vinculado a los funcionarios son los registros generados o recibidos durante su gestión. Cualquier acto de corrupción, delictivo o de buen gobierno tendrá un reflejo documental y, por consiguiente, el ulterior destino serán estas organizaciones. (5) Por esta razón, el movimiento generado a nivel mundial en función de proteger la información como un recurso vital para el ser humano tiene en su mira a los Archivos como los mayores repositorios informacionales de cualquier país.(6)

Archivos y COVID-19

Existen sobradas razones para valorar la pandemia de COVID-19 que vive hoy Cuba como un fenómeno sanitario con múltiples consecuencias sobre lo económico, lo político y lo social, un hecho más que histórico con múltiples reacciones y repercusiones sociales. Este fenómeno tiene ya sus reflejos en los documentos generados por la Administración Pública como fiel evidencia de su actuar. Por una parte, serán el reflejo de la ciencia y la medicina en la batalla por lograr un protocolo de actuación ante la enfermedad y, por otra, el actuar de las entidades cubanas en una realidad constante ante las medidas que se adoptan por el gobierno, como reflejo de la realidad social. Esta papelería, como la pandemia en sí misma, se generará en todas las esferas de la sociedad, y corresponde al archivo, en su sentido genérico, gestionarlas, conservarlas y brindar servicios ulteriores con ellas.

En un futuro inmediato los historiadores, psicólogos y hombres de ciencia visualizarán, desde la documentación, la realidad objetiva que se vive hoy en el país. Las historias clínicas, los informes resultantes de la gestión, las causas judiciales y los planes de contingencia serán algunos de los tipos documentales más relevantes para estudiar. Eventualmente se presentará la variedad de formatos que se emplean hoy: el papel, como más importante soporte en la realidad archivística cubana de hoy; la fotografía y los materiales audiovisuales, con un fuerte impacto sobre lo digital, ante la evidente situación coyuntural del momento y la rapidez con que se toman decisiones administrativas.

Esta documentación, indiscutiblemente, no solo nos aproximará a los protocolos que proporciona la medicina, como fiel referente ante esta y otras enfermedades que seguramente el tiempo impondrá, sino que será un reflejo evidente de las reacciones socioculturales de las personas, del actuar de las entidades públicas ante la preservación de los derechos humanos de los cubanos y del estado de necesidad, jurídicamente hablando, que se crea antes estas circunstancias.

Una arista importante sería asumir esta documentación como referente para evaluar y demostrar el uso legítimo de los recursos que el Estado pone en función de solucionar el problema mayor. Desde las formas de auditoria se podrá ver la transparencia administrativa y la gestión individual de los implicados. No faltarán en su momento personas inescrupulosas que se aprovechen de la pandemia y lucren con sus desmedidas proporciones, todo ello como un fenómeno contrastante entre un sistema político que pone la salud humana como recurso más importante y los que se aprovechan y subvaloran a la ciudadanía. Se recuerda que en todos estos fenómenos la documentación funciona como medio de prueba para demostrar los detalles de la ejecución del hecho en cualquiera de sus manifestaciones.

Es menester pensar desde ya cómo, desde la gestión documental, se podrá recuperar esta memoria viva para ilustrar un fenómeno sistémico, holístico y multidisciplinario. Así será la documentación que se genere, y una mirada integradora permitirá resguardar la crisis sanitaria desde las herramientas que la Archivística proporciona.

Conclusiones
  • Los Archivos, como entidades públicas, conservadores de la documentación generada por un país, un territorio, una entidad, una disciplina jurídica etc., tienen un papel preservador de derechos, garante de la gestión, de rendición de cuentas de la administración y de transparencia admirativa. Esta función social se cumple más allá de la edad del documento y la función cultural e historicista de estos.
  • Las regulaciones propician que los Archivos cumplan el rol que les corresponde por derecho propio en el cumplimento de las funciones y el actuar de estas organizaciones en la sociedad de derecho.
  • Desde la gestión documental se podrá recuperar la memoria viva que se genera y, por consiguiente, se seguirá produciendo ante la pandemia de la COVID-19 para ilustrar, a futuro, este fenómeno sistémico, holístico y multidisciplinario. Así será la documentación que se generará, y una mirada integradora permitirá resguardar la crisis sanitaria que se vive hoy desde las herramientas que la archivística proporciona.
Referencia bibliográfica
  1. Delgado, Y. Los Archivos como entidades públicas en Cuba: un análisis desde su marco legal. Revista General de Información y Documentación. [Internet]. [diciembre, 2019].  Volumen 29, (2). Disponible en:: https://doi.org/10.5209/rgid.66979.
  2. Martín, C. Concepto y función de archivo. Clases de archivos. El Sistema Archivístico Español. [Internet] [7 de marzo de 2009]. Disponible en: http://eprints.rclis.org/14058/1/sisarchivesp.pdf
  3. Mancipe, E y Vargas, E. La responsabilidad de la memoria en la función social de la archivística. Revista Códices. [Internet]. [2013]; volumen 9, (1): Disponible en: http://eprints.rclis.org/19860/1/La%20responsabilidad%20de%20la%20memoria%20en%20la%20funci%C3%B3n%20social%20de%20la%20archiv%C3%ADstica.pdf
  4. Heredia, A. ¿Qué es un archivo?. Gijón, España: TREA; 2007. Pp. 105.
  5. Mendoza, A. Legislación Archivística: lo que el archivero debe conocer. Lima: Perú: Textos Editores; 2002. Pp. 210
  6. Nahabetián, L. Acceso a la información pública: Pilar fundamental del buen gobierno. Montevideo, Uruguay: Editorial y Librería jurídica “Amalio M Fernández”; 2010. Pp. 299

 

Banner Archivoz en español

Herencias españolas en la protección del patrimonio documental en Cuba

España conquistó y dominó a Cuba por más de cuatro siglos. En el desarrollo de su mandato sobre estas tierras caribeñas siempre estuvo consiente del valor de los documentos que su gobierno generaba como herramienta de poder y por ello emitió regulaciones que recayeron sobre este bien jurídico. Gracias a ello se logró recuperar una masa documental que avala los más disimiles procesos históricos en la Isla.

La Metrópolis emitió, un total ocho disposiciones vinculadas con la protección del Patrimonio Documental de la Isla. Así, dio inicio a una importante tradición legislativa en esta materia, que, aunque no llegó a concretar aspectos relacionados con la organización de un sistema tal como se conoce hoy, marcó las pautas para la protección legal de la documentación histórica, recomendando su cuidado y prohibiendo su extracción de los depósitos. Además, se establecieron limitaciones de acceso, muy acordes con los intereses económicos de la época y se reguló la organización interna del Archivo General.

De manera general es interesante visualizar que la disposición más empleada fue siempre la Real Orden o una de similar rango jurídico. Esto demuestra el valor que le dieron los Reyes a sus archivos y su documentación. Al autor considera que más allá de los valores históricos de estos, se tuvieron en cuenta los valores económicos- políticos y sus influencias.

En el gráfico se exponen los temas archivísticos más aludidos en las disposiciones objeto de este estudio. El acceso a los archivos y la información contenida en los documentos (4) es el tema más recurrente en la historia colonial de la Isla, con un acento más a asegurar intereses de la metrópolis y restringir el acceso. Otro tema que ha resultado muy interesante es la protección del documento, bien jurídico de trascendental importancia al ser el objeto de estudio de este análisis. No se descantan los otros tópicos, pues como se visualiza, también fueron objeto de protección legal.

Grafico No. 1. Principales temas objetos de protección jurídica durante la colonia española en materia de archivos. Fuente: Elaboración propia.

Grafico No. 1. Principales temas objetos de protección jurídica durante la colonia española en materia de archivos. Fuente: Elaboración propia.

En este estudio se identificaron cuatro herencias de la metrópolis, fundamentales y que repercuten hoy en la protección del patrimonio documental en Cuba. Por ello este ensayo pretende fundamentar las influencias hereditarias españolas en la protección jurídica del Patrimonio Documental Cubano. Para logarlo se ha empleado, fundamentalmente, el método de análisis de documentos, que permitió la recopilación y estudio de las normas y el teórico-jurídico permitió fundamentar los presupuestos teóricos

Herencias a la protección jurídica de documento: Los documentos han sido y serán el objeto de protección principal de la Legislación Archivística cubana. De las ocho (8) disposiciones emitidas, cuatro (4), que representan el 40%, están vinculadas al tema. A pesar de la amplia legislación en materia de archivos durante de etapa colonial (1511-1898) y en la primera ocupación militar (1898-1901) no se definió jurídicamente Documento, ni genéricamente, ni en ninguna de las fases de su vida, y se sobreentendió su comprensión.

En la actualidad: La disposición vigente en Cuba, con una visión más integral y sistémica del fenómeno actualizó y modernizó definiciones legales vinculadas al documento. (Delgado, 2015, p.81-82). No obstante, mantuvo el sentido protector de la documentación del país. En tal sentido refuerza la tutela legal a los registros prexistentes y regula otros de interés para el país, como los universitarios y los generados por personas naturales o en su propiedad. (Delgado, 2015, p.82-87). Con ello logró expandir el alcance de la normativa a toda la documentación que se genera en el territorio nacional, logrando regular todo el proceso desde el nacimiento en una oficina hasta su destrucción o conservación permanente en un archivo, sin tener en cuenta el formato en que presente el registro.

Herencias hacia la protección de los Archivos, como entidades públicas: Existen algunos antecedentes relativos a la creación de algunos Archivos, en Santiago de Cuba en 1829 (Llaverias, 1949, p.31), por citar un ejemplo, sin embargo, no hay evidencias de que estos procederes hayan tenido un enfoque jurídico.  España emitió tres (3) disposiciones que tenían como objeto de protección los archivos como entidades públicas.

En la actualidad: La disposición vigente muestra un significativo avance en su denominación. Desde sus fundamentos, reconoce las funciones inherentes a estas organizaciones. Cuba mantiene entonces el sentido protector sobre sus Archivos con una fuerte influencia sobre el Derecho.

Herencias hacia la protección jurídica de la conservación documental.: España estuvo muy preocupada por conservar los documentos que servían para demostrar la actuación de las autoridades y personas naturales en la isla. Esta fue indudablemente, durante mucho tiempo, la finalidad principal, de estas organizaciones archivísticas, muy atemperado a las condiciones económicas y políticas de la época. Se emitieron tres disposiciones que tocaron este tema.

En la actualidad: La regulación mantiene el término Conservar como más repetido. Da un valor muy significativo a la conservación como elemento constitutivo al definir como documento, ubica esta finalidad entre la más transcendentales de un archivo regula la responsabilidad de las entidades del Estado y el Gobierno cubano sobre la integridad de los documentos y de las condiciones materiales para garantizar la conservación.

Herencias hacia el acceso a archivos y la información contenida en los documentos: Durante esta etapa se emitieron cuatro (4) disposiciones, que representan el 40%, trazaron una política de estrictas restricciones al acceso de los documentos de los archivos. Estas regulaciones estaban destinadas a limitar el acceso a los documentos y consideraban un gran error que el archivero permitiera sacar copias con las tecnologías existentes en la época.

En la actualidad: Se establece como principio y se sustenta en que los archivos existen para dar servicio a los usuarios, una postura potcustodial. Por lo tanto, en Cuba está establecido legalmente que todas las entidades deben brindar sus documentos a toda persona, que, por alguna razón u otra, esté interesada. Ante esta disyuntiva, más interpretativa, que, de otra índole, los dirigentes suelen tener un gran problema conceptual, un miedo feroz a dar una información que no les competa o en algunos casos una gran incompetencia y ello provoca que tal precepto sea casi letra muerta. Nótese que el espíritu de la disposición va hacia un camino y la praxis va en uno muy contario. Ello indiscutiblemente va ligado a casi cuatro siglos de dominación española donde acceder a los documentos era casi una actividad delictiva y por supuesto es muy difícil soparse u olvidar este sutil pasado.

Conclusiones:

  • Cuba cuenta con una importante y hermosa tradición legislativa en materia de protección de los documentos y el funcionamiento de sus archivos heredada de España y que repercute en la Protección Jurídica actual del tema.
  • España reconoció el valor de los documentos, sobre todo hacia lo económico y ello tuvo implicación sobre so protección jurídica.
  • Los Archivos, entidades públicas reservorios documentales imprescindibles para la gestión administrativa, fueron objeto de protección en la colonia.
  • España siempre hubo la intención legislativa de conservar los documentos, a pesar de no existir todas las condiciones objetivas para hacerlo.
  • España, en sus casi cuatro siglos de dominación, limitó jurídicamente el acceso a los documentos. Ello ha tenido un proceso hereditario tan fuerte que hoy, a pesar del espíritu postcustodial que tiene la normativa vigente, en la práctica, influye determinantemente en el acceso a documentos en Cuba.

 

*(Versión divulgativa del artículo publicado por Yorlis Delgado en el Boletín de la ANABAD bajo el título «Herencias españolas en la protección del patrimonio documental en Cuba»)

Bibliografía

Alberch, R.  (2003) Los archivos, entre la memoria histórica y la sociedad del conocimiento. Barcelona, España: Edit. UOC.

Alberch, R & Cruz, J. (2008) ¡Archívese!. Los documentos del poder. El poder de los documentos. Madrid, España: Alianza Editorial.

Alberch, R. (2017). Archivos. Entender el pasado, construir el futuro. Barcelona, España: UOC-El Profesional de la Información.

Archivo General de la Nación de Colombia. (1998). Hacia un plan de desarrollo de los archivos latinoamericanos. Santafé de Bogotá, Colombia: Archivo General de la Nación de Colombia.

Chaves, A. & Corrêa De Araujo, R. (1989-1990). A legislação e a política de arquivos no Brasil.  Acervo.  Revista do Arquivo Nacional.  4-5 (1-2). Brasilia, Brasil: Arquivo Nacional de Brasil.

CRUZ, J. & Mikelarena, F. (1998). Información y documentación administrativa.  Madrid, España: Tecnos.

Delgado, Y. (2015). Antecedentes y perspectivas de la protección jurídica de los documentos en Cuba. Revista Ciencias de la Documentación. 1 (4). pp. 48-59. Recuperado de http://www.cienciasdeladocumentacion.cl/vol-1-num-4-2015/3-oficial-articulo-lic.-yorlis-delgado-lopez.pdf

Heredia, A. (1985). Recopilación de estudios de Diplomática indiana. Sevilla, España: Diputación Provincial.

Heredia, A. (2011). Lenguaje y vocabulario archivísticos: algo más que un diccionario. Sevilla, España: Junta de Andalucía.

JAÉN, L. (2003). Los Sistemas Nacionales de Archivos de América Latina: Análisis de sus Preceptos Legales. Revista del Archivo Nacional de Costa Rica. 67 (1-12). pp.25-39.

López, S. (2009). El acceso a la información como un derecho fundamental: La reforma al artículo 6° de la Constitución mexicana. México: Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI) Primera edición.

Melgar, M. & Hernández, L. (2012). El derecho a saber y el deber de la privacidad: el acceso a los documentos. Salamanca, España: Asociación de Archiveros de Castilla y León.

«Hemos salvado muchos documentos importantes»: Inés Baró, jefa del Laboratorio de Conservación Curativa del Archivo Nacional de la República de Cuba (Arnac)

En conmemoración al día Del Archivero Cubano, Archivoz entrevista a Inés Baró Valle, jefa del Laboratorio de Conservación Curativa del Archivo Nacional de la República de Cuba (Arnac). Esta mujer nació en la cuidad de Santi Espíritus, Cuba en 1945. Hoy, es en esencia, una de las grandes mujeres cubanas que han dedicado su vida a la preservación documental. Empezó a laborar en el Archivo Nacional en 1970 y uno sus principales méritos es el hecho de contar, en su hoja de servicios, con más de cincuenta años y único centro laboral, dedicados a esta sublime encomienda social. Es Especialista en restauración de documentos en soporte papel y recibió varios cursos en Cuba, España, Estados Unidos y la antigua URSS. Es miembro de la junta directiva de la Sociedad Cubana de Ciencias de la Información, profesora de la Red de Archivos Históricos y realiza clases prácticas de restauración a los estudiantes de la carrera de Información de la Universidad de La Habana, de la Universidad de las Artes (ISA) y Gestión Documental de la enseñanza técnico profesional. Por sus manos, durante más de 5 décadas, han pasado un millar de documentos históricos, para darle la oportunidad de continuar una vida útil.   Una persona sencilla, estricta al hablar, pero con un amor indisolublemente ligado con su vida  a los archivos y Ciencias de la Información.

(Archivoz) Inés, llevas más de cincuenta años vinculada a la restauración de documentos. ¿Cómo recuerdas tus primeros pasos por el Archivo Nacional de Cuba?

(IB) Estudiaba por la noche en el Instituto de La Habana. Las compañeras Aida Amaro, Nely Rodríguez y yo éramos alumnas ayudantes del Profesor Mario Averoff que impartía la asignatura de Historia, además archivero del Archivo Nacional (Arnac). Un día, el profesor, nos dijo le acaban de nombrar Director del Arnac, y nos comentó que iba empezar a tomar algunas medidas en función de rejuvenecer el personal. Entonces vistamos por primera vez esa organización. La primera impresión fue que era un trabajo de viejos, porque todos los trabajadores que nos presentaron ese día, eran a primera vista, muy mayores (después nos enteramos que el promedio era como de 50 años), pero parecían más viejos por la forma de vestirse. Casi todos los hombres con saco o camisas de mangas largas. Al tiempo nos dimos cuenta que estábamos equivocadas. Cuando empezamos a frecuentar las salas del Archivo Nacional nos deslumbraron al observar los valiosos documentos, inéditos y luego tuve la maravillosa oportunidad de trabajar en el Laboratorio de Restauración. Por ello, todos los días, agradezco al Profesor Mario Averhoff, exdirector del Archivo, por darnos la oportunidad de participar en el maravilloso mundo de la restauración de documentos patrimoniales. Es un privilegio

Inés Baro en su laboratorio

Inés Baro en su laboratorio

(Archivoz) ¿Cuál consideras que es el documento que has restaurado más importante para la historia de Cuba?

(IB) Hemos, porque trabajamos en equipo, salvado muchos documentos importantes, tanto impresos como manuscritos, entre ellos parte de la Escribanía de Regueira del Siglo XVI, la Correspondencia del Generalísimo Máximo Gómez, el Epistolario de José Antonio Saco, también, ahora en tratamiento restaurativo, el Archivo Epistolar del Mayor General Serafín Sánchez, o los albúmenes de Caricaturas de Conrado Massaguer, también El Libro de Cuba editado en el año del Centenario de nuestro Apóstol, y otros. Todos son importantes porque forman parte del patrimonio documental de Cuba, pero ahora mismo, el proceso de restauración, terminado en 2017, de la Constitución de Jimaguayú (1895), inscripto por Cuba en el programa Memoria del Mundo y con gran trascendencia dentro de las luchas mambisas, proceso, es el que me tiene más motivada.

(Archivoz) En 2017 la editorial española TREA publicó una monografía de tu autoría bajo el título: “La gestión sostenible de un laboratorio de restauración: El Archivo Nacional de Cuba”. ¿Cuáles son las satisfacciones que este libro ha traído a tu vida?

(IB) No es un secreto para nadie que no soy escritora, ni científica, ni historiadora, simplemente soy restauradora de documentos en soporte papel. Primero, es importante decir que escribirlo fue por sugerencia de   Carmen Bello y Ángeles Borrell, también me propusieron el título, ambas excelentes conservadoras – restauradoras de Barcelona. Por lo que me considero privilegiada que especialistas de una Editorial tan prestigiosa como TREA aceptaran esta propuesta. Lo que escribí y finalmente aprobaron su publicación. Después recibir el reconocimiento de colegas Cuba y del extranjero, una de las más importantes satisfacciones fue comprobar la alegría colectiva que generó en mis compañeras del Laboratorio, todas se sienten parte de este texto. No es falta de modestia, pero me siento muy satisfecha.  No lo esperaba y realmente fue sorprendente la publicación de ese libro.

(Archivoz) En tiempos de Covid ¿Cuál crees que es su principal aporte a los profesionales de la información?

(IB) Si, la disciplina conjuntamente con la responsabilidad y el sentido de pertenencia influye en todas las esferas, y en particular en estos momentos de Pandemia. Lo más importante para controlar el virus es cumplir disciplinadamente las orientaciones sanitarias. Te cuento que debido a las condiciones actuales de trasmisión de la COVID-19, en estos meses participé con la Dra.C. Borrego Alonso, en la elaboración de un Procedimiento COVID- 19 para la Desinfección, Limpieza y Manipulación de Documentos en Soporte de Papel. Este procedimiento debe ser ejecutado periódicamente con responsabilidad y la disciplina que la misma demanda, no solo para conservar los documentos sino también para proteger la salud del personal de archivos, bibliotecas y de cualquier centro de Información.

(Archivoz) El 3 de noviembre se celebra en Cuba el Dia de Archivero Cuba, felicidades más que merecidas. ¿Cuál consideras que es el principal mérito profesional de Inés Baro luego de más de cincuenta años  trabajando ininterrumpidamente en una unidad de información? ¿Cómo quisieras ser recordada en el futuro?

(IB) En este 2020 muchos colegas se sorprenden al saber que aún trabajo, esa sorpresa es mayor cuando comprueban que continuo en el mismo laboratorio. Lo que más disfruto ahora es participar en la formación técnica de los jóvenes, trasmitiendo las experiencias a las nuevas generaciones, que serán los que continuarán salvando los documentos patrimoniales. Creo que durante algunos años me recordarán como la restauradora, pero me gustaría ser recordada, citando a Dra. C. Coralia Alonso, importante historiadora cubana, como la Maestra de la Conservación Curativa /Restauración del Archivo Nacional de Cuba.

(Archivoz) Gracias Inés, por su tiempo. Felicidades a usted y todos los que aman el Patrimonio Documental desde Cuba.

Entrevista realizada por Yorlis Delgado López

 

Banner Archivoz en español