memoria histórica

Baños del Manzanares: Sotillo del Manzanares y el Molino Quemado con unos nadadores (Museo de Historia de Madrid)

En 2005 adquirió el Ayuntamiento de Madrid, con destino al Museo de Historia, el lienzo Baños del Manzanares (Sotillo del Manzanares y el Molino Quemado con unos nadadores) sacado a la venta por una galería de subastas madrileña; en él se representa uno de los sotillos del río Manzanares, situado frente a la Casa de Campo y el camino de Aravaca, junto al camino de El Pardo, en el que aparece especialmente destacado el Molino Quemado, reflejado con claridad en diversos planos de Madrid, comenzando por el de Texeira (1656), y del que aún hoy se conservan restos arqueológicos, que fueron investigados en 2009. El molino es también protagonista de otro lienzo anónimo de la misma época, de la colección Abelló, que presenta evidentes y significativas semejanzas con el del Museo de Historia de Madrid.

A este último se le puso por título “Baños del Manzanares” o “Baños del Manzanares en el paraje del Molino Quemado” teniendo en cuenta no solo los bañistas que figuran en el lienzo, sino que en esa zona del río, con aguas todavía limpias antes de llegar a la zona más próxima a la Villa en la cual abundaban las lavanderas y se vertían residuos de la población, fueron frecuentes los baños públicos, en una tradición continuada hasta los siglos XIX y XX, de la que existen abundantes testimonios que abundan en el tópico literario del escaso caudal del río Manzanares, como la referencia de Luis Vélez de Guevara en El diablo Cojuelo: «el río Manzanares se llama río porque se ríe de los que van a bañarse en él no teniendo agua».

Luis Vélez de Guevara en El diablo Cojuelo: «el río Manzanares se llama río porque se ríe de los que van a bañarse en él no teniendo agua» Clic para tuitear 

Sin embargo, en el lienzo no solo hay bañistas; es una recopilación de situaciones diversas, al estilo de algunos lienzos flamencos entre los que podríamos señalar varios de Pieter Brueghel el Viejo (Juegos de niños, El combate entre don Carnal y doña Cuaresma); se representan, con frecuentes toques humorísticos, abundantes escenas que no todas ellas pudieron suceder simultáneamente: varios grupos de personajes merendando; miembros de la nobleza paseando en carrozas: en un par de ellas son visibles los abanicos de las damas. Alguna carroza avanza sobre el cauce del río, lo que nos recuerda el testimonio de Juan de Rhebiner, embajador del emperador Rodolfo II, quien manifestó que el Manzanares era el mejor río de Europa «porque se podía en coche y a caballo ir por medio de él tres y cuatro leguas, sin peligro alguno, gozando de una y otra parte de amenos sotos y verdes alamedas». Parece que era una costumbre extendida; el cardenal Francesco Barberini consignó en su diario, en 1626, refiriéndose a la noche de San Juan: «por el calor que trae la estación y por hacerse la vigilia en esta noche, gran parte de la ciudad y sobre todo las mujeres, va a aquel río Manzanares, al puente Segoviano, y allí gentes del populacho, tanto hombres como mujeres, se lavan entremezclados con poco recato para el servicio del alma. Aquellos otros de condición pasan la velada yendo de arriba abajo, así como entrando con las carrozas en el río para gozar de las locuras de estos».

Hay también porteadores que llevan cestos con avíos para la merienda; en varios lugares se ven botas de vino, copas y varias garrapiñeras o heladeras; barras de pan, obleas, empanadas, embutidos. Algunos trabajadores se dirigen al molino con sacos de trigo. Espadachines en plena reyerta (uno de ellos empuña su espada desnudo) y músicos: uno con un pandero y a su lado, de especial interés, un tañedor de guitarra de raza negra; en esa época fueron muy abundantes los esclavos negros que se dedicaron a la música, así como fue frecuente que hubiese músicos que ofrecían sus servicios en los paseos y meriendas en los alrededores de Madrid. Inmediato a ellos hay un gaitero. Apenas son perceptibles algunos detalles que, sin embargo, tienen especial interés: al lado izquierdo se ve un ciego que se acerca, aparentemente con la cara vendada, precedido de su lazarillo. Debajo de ellos hay un grupo de personajes merendando, con una pareja haciéndose requiebros. Muy cerca, por encima de esta, vemos una escena entre la vegetación, que puede pasar desapercibida: un varón parece cortejar a una dama ricamente vestida; pero esta dama parece, a primera vista, llevar una máscara terrorífica, aunque sus ojos rojos pueden indicar que se trata de un súcubo, una diablesa, aludiendo a las difundidas leyendas de hombres atraídos por mujeres que resultan ser diablos.

El lienzo, anónimo, fue atribuido, con dudas, a Félix Castello (1595-1651), tanto por motivos estilísticos como porque se conocen algunos paisajes atribuidos previamente a este pintor, especialmente un par de lienzos también conservados en el Museo de Historia de Madrid que representan la Casa de Campo y la Torre de la Parada. Como fecha aproximada del lienzo que nos ocupa se propuso la de 1637.

Sin embargo, existe un documento de mediados del siglo XVII que parece referirse a este lienzo y lo atribuye a Pedro Núñez del Valle. Se trata de un inventario de bienes de Andrés de Villarroel, platero de cámara de su Majestad, realizado en 1656 y conservado en el Archivo Histórico de Protocolos de Madrid (prot. 6.919, fols. 405-406), que fue publicado por Marcus B. Burke y Peter Cherry. En él se mencionan unos cuantos «cuadros de pintura» de Pedro Núñez; varios de ellos son pinturas religiosas y otros de carácter mitológico. Tras mencionarse «un país que es la fábula de Andrómeda y Perseo», se dice lo siguiente: «Cinco países originales de el dicho, que uno es el Racto de Proserpina y otro el Racto de Denaira, otro el de Europa, otro de Alfeo y Aretusa y otro de el sotillo de Madrid y molino quemado con unos nadadores, todos con marcos dorados»; no se indican las dimensiones, pero a continuación se mencionan otros más pequeños: «Tres paisicos originales del dicho que el maryorcico de ellos es la casa greca en Roma y los dos son unas vaquillas».

Pedro Núñez del Valle, nacido en Madrid hacia 1597 y fallecido también en la Villa en 1649, completó su formación en Italia hacia 1613 y 1614; en Roma fue miembro de la Academia de San Lucas. Allí asimiló tanto las características del estilo caravaggiesco como del clasicismo colorista de los Carracci o de Guido Reni. En 1625 contrajo matrimonio con Ángela Seseña, huérfana de la que fue tutor Alonso Carbonel, el destacado maestro de obras activo en importantes obras relacionadas con la Corona, como la Cárcel de Corte, el Palacio del Buen Retiro, el Palacio de la Zarzuela, la Torre de la Parada o el panteón real en el monasterio de El Escorial.

Ese mismo año Núñez realizó, junto con Juan van der Hamen, Eugenio Cajés y Antonio de Lanchares, una serie de lienzos para el convento de la Merced de Madrid. En 1627, tras el fallecimiento del pintor real Bartolomé González, fue uno de los doce pintores que aspiraron a su plaza; a Velázquez, Carducho y Cajés se les encomendó seleccionar al más adecuado y optaron por Antonio de Lanchares (que falleció poco después), seguido de Félix Castello, Ángelo Nardi y Pedro Núñez. En todo caso, tanto Núñez como otros de los pintores que aspiraron a ese puesto trabajaron a menudo para el monarca en los años siguientes; entre otros encargos, Núñez lo hizo en la ermita de San Juan del Buen Retiro, trabajo que le fue abonado en 1633; en 1637 se encargó, junto con Jusepe Leonardo, Juan de la Corte y Félix Castello, de algunas de las vistas de reales sitios que decoraron la Torre de la Parada. En 1639 pintó dos de los retratos dobles de monarcas para el salón de Comedias del Alcázar madrileño, donde trabajaron también Carducho, Alonso Cano, Jusepe Leonardo, Félix Castello o Francisco Camilo; él realizó los de Enrique I y Alfonso IX y de Felipe III y Felipe IV, que no se conservan; pero convendría investigar si un retrato de Felipe III recientemente donado al Museo del Prado y atribuido a Velázquez podría ser un recorte del segundo de ellos, e incluso compararlo con otro retrato de Felipe IV conservado en el Museo de Historia de Madrid, por si también hubiese formado parte del mismo lienzo.

Núñez del Valle está siendo objeto de revisión en los últimos años; recientemente se le ha atribuido un Noli me tangere conservado en el Museo del Prado Clic para tuitear

Estos encargos son evidencia de que Núñez fue uno de los pintores mejor valorados en su época, como lo es la referencia a él y otros pintores de su entorno en el Laurel de Apolo de Lope de Vega: «Juntos llegaron a la cumbre hermosa / surcando varios mares, / Vicencio [Carducho], Eugenio [Cajés], Núñez y Lanchares, / cuyos raros pinceles / temiera Zeuxis y envidiara Apeles / Cárdenas, Vanderamen, a quien Flora / sustituyó el oficio de la aurora / y con pincel divino Juan Bautista Maino / a quien el arte debe / aquella acción que las figuras mueve».

Sin embargo, mucha de su obra ha permanecido en el anonimato o se ha atribuido a alguno de los pintores de su entorno, como es el caso de la que ahora nos ocupa. Su figura está siendo objeto de revisión en los últimos años; recientemente se le ha atribuido un Noli me tangere conservado en el Museo del Prado, con un interesante paisaje como fondo. Sabemos que Núñez destacó como paisajista; pero apenas se conocen paisajes de su mano, y estos como fondo de la escena principal. De ahí la especial relevancia que, además de por sus propias características, parece adquirir el lienzo de los Baños del Manzanares, de ser correcta la atribución a este pintor.

Baños del Manzanares (Sotillo del Manzanares y el Molino Quemado con unos nadadores).
Óleo sobre lienzo, 157 x 237 cm. Museo de Historia de Madrid, IN 2005/4/1.

Bibliografía
  • Angulo Íñiguez, Diego, «El pintor Pedro Núñez del Valle, un contemporáneo castellano de Zurbarán», Archivo Español de Arte (AEA), 146 (1964), pp. 179-184. 
  • Angulo Íñiguez, Diego; Pérez Sánchez, Alfonso Emilio, Pintura madrileña del primer tercio del siglo XVII, Madrid, C.S.I.C., 1969, pp. 326-334. 
  • Antonio Sáenz, Trinidad de, «Algunas noticias biográficas sobre el pintor Pedro Núñez del Valle», AEA, 186 (1974), pp. 160-162. 
  • Azcárate Ristori, José María de, «Algunas noticias documentales sobre pintores cortesanos del siglo XVII», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, VI (1970), p. 55. 
  • Barrio Moya, José Luis, «El pintor madrileño Pedro Núñez del Valle. Datos para su biografía», Academia, Boletín de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, 85 (1997), pp. 273-298. 
  • Burke, Marcus B.; Cherry, Peter, Collections of Painting in Madrid, 1601–1755, part 2, Los Angeles, Getty Publications, 1997, pp. 533-534. 
  • Caturla, Maria Luisa, «Los retratos de Reyes del Salón Dorado en el antiguo Alcázar de Madrid», AEA, 77 (1947), pp. 1-10. 
  • Martín González, Juan José, «Sobre las relaciones entre Nardi, Carducho y Velázquez», AEA, 121 (1958), pp. 59-61. 
  • Íd., «Arte y artistas del siglo XVII en la Corte», AEA, 121 (1958), p. 131. | Palomino, Antonio, El Museo Pictórico y escala óptica laureado, Madrid, Aguilar, 1947 (1988), pp. 175-176. 
  • Quesada Valera, José María, «Una degollación de San Juan Bautista de Pedro Núñez del Valle», AEA, 288 (1999), pp. 564-573. 
  • Íd., «Pedro Núñez del Valle, académico romano», Ars Magazine, 19 (2013), pp. 92-102. 
  • Ruiz Gómez, Leticia, «Pedro Núñez del Valle: Nolli me tangere», Boletín del Museo del Prado, 33 (2015), p. 44-51.

 


Artículo facilitado por: Museo de Historia de Madrid

«Los Archivos Históricos y su Participación en la Transformación Digital» Entrevista con Claudia Castillo

La Transformación Digital es una tendencia tecnológica y empresarial que ha venido madurando y que dará un cambio sustancial a la sociedad como la conocemos. Los archivos no son ajenos a esta tendencia y como tal, tienen una implicación muy alta en su correcto desarrollo y por ello hemos invitado a Claudia Castillo a que nos dé su visión en torno a los archivos históricos y su relación con la transformación digital, sin duda una entrevista que esperamos disfruten tanto como nosotros.

(Archivoz)Hola Claudia, es un placer tener este espacio contigo.

(Claudia Castillo) Muchas gracias por la invitación, es un gusto compartir en este espacio.

(Archivoz)Cuéntanos de tu historia profesional, ¿cómo llegas a los archivos?

(Claudia Castillo) Desde muy pequeña he tenido un gran interés por el arte y luego de transitar por diferentes espacios de este campo, culminé mis estudios profesionales en Conservación y Restauración de Bienes Culturales Muebles; desde entonces me enamoré no solo del arte, si no de temas relativos a la memoria, la cultura y el patrimonio.

Llegué al mundo de los archivos a finales de la primera década de este siglo, cuando el Archivo General de La Nación de Colombia me abrió sus puertas a la que considero mi segunda casa. Allí he tenido la oportunidad de acercarme a este mundo, que es tan fascinante como complejo, lo que me ha llevado a recorrer un largo pero interesante camino a nivel profesional.

Durante este tiempo, me especialicé en gerencia y gestión cultural y otros estudios relativos a los archivos y gestión documental, que más allá del solo aprendizaje, me generaron grandes inquietudes sobre la conservación y preservación de la memoria y el patrimonio cultural, en un entorno tecnológico tan cambiante como el que estamos viviendo en la actualidad, en donde la los archivos no solo se encuentran dentro de una perspectiva de lo histórico y cultural, si no que este enfoque se extiende al contexto de la transparencia de la información pública y  la garantía de los derechos fundamentales, con una clara orientación hacia el servicio al ciudadano.

Estas inquietudes me llevaron a abordar temas de preservación a largo plazo, preservación digital, estudio de estándares de gestión y preservación de documentos, nuevas tecnologías, así como de políticas y normativa, entre otros. En este devenir obtuve mi título de Magíster en gestión documental, transparencia y acceso a la información y actualmente, con una visión muchísimo más amplia, me he integrado a la praxis de la construcción del patrimonio documental en el contexto de los archivos históricos del país y a la docencia universitaria.

¿Cuál es el panorama general los archivos históricos en el contexto de la transformación digital?

(C.C.)Considero que es un momento clave para la difusión de los archivos históricos, para dar a conocer los valiosos acervos que se encuentran en los archivos generales o institucionales.  La transformación digital es un concepto muy amplio que tiene que ver con todos los cambios que se producen por la incursión de nuevas tecnologías en todos los campos de la sociedad, es decir, en al campo político, económico, social y por supuesto el campo cultural.

Las tecnologías emergentes y el uso de técnicas descriptivas y modelos predictivos a través de la analítica de datos, considero que pueden ser una gran oportunidad para apoyar procesos de identificación de archivos históricos e incluso apoyar los procesos de descripción de los documentos de valor histórico y patrimonial. Por supuesto, el mayor impacto de las tecnologías de la información estaría en temas de difusión.

Interesante, ¿cómo se articula este panorama con la preservación, acceso y difusión de los mismos?

Estos son tres conceptos claves relacionados con los archivos históricos. La preservación es inherente al acceso, no tendría sentido preservar sin asegurar el acceso a los documentos en el futuro. Todas las actividades de preservación que se desarrollan en una institución sólo adquieren sentido cuando se asegura la accesibilidad, entendiendo que ésta incluye la consulta y la difusión de los documentos.

Me identifico con el concepto de acceso de Ray Edmondson, que explica el acceso como el derecho que tiene toda persona a consultar y conocer su patrimonio y como todos los usos, entregas físicas o exhibiciones de los contenidos de un archivo, a través de servicios de información, multimedia, publicaciones impresas, entre otros, que pueden incluir cualquier actividad de difusión con fines educativos, culturales o incluso comerciales.

¿Qué hacer para lograr la preservación del patrimonio documental?

Son muchas las respuestas. En principio diría que estamos en un momento crítico de la preservación del patrimonio documental en particular el de naturaleza digital y precisamente saber qué hacer es el quid del asunto. Digamos que, en el contexto de la preservación a largo plazo, existe una amplia tradición en la conservación y preservación de documentos textuales en soportes como el papel, por ejemplo. Este tipo de documentos constituyen una de las amplias gamas del patrimonio documental que, en condiciones adecuadas, tenemos una mayor certeza del tiempo que estarían disponibles para las futuras generaciones.

Pero si pensamos en los documentos analógicos el panorama de la preservación cambia y se convierte en un tema un tanto incierto; por ejemplo, documentos sonoros y audiovisuales en soportes analógicos, tienen gran riesgo de pérdida no solo por la fragilidad de los soportes, si no por las grandes problemáticas que genera la obsolescencia de los equipos de grabación y de reproducción, las cuales a su vez derivan en grandes dificultades para la valoración de este tipo de documentos.

Frente a esto, muchas instituciones de la memoria han emprendido grandes proyectos de digitalización, como una de las medidas para asegurar la preservación a largo plazo de aquellos contenidos que tienen carácter patrimonial y que por lo tanto deben ser accesibles todo el tiempo que sea necesario.

En tiempos de transformación digital, parecería una gran solución, pero esta situación ha traído consigo otras y más grandes incertidumbres para la preservación del patrimonio documental. Un ejemplo, lo constituyen grandes acervos que han sido digitalizados, pero carecen de elementos de descripción archivística suficientes para su recuperación y fácil acceso o de políticas para su gestión y preservación a largo plazo.

Creo que en este momento existe la tendencia a subordinar la generación de políticas, procesos, procedimientos y buenas prácticas de gestión documental y preservación, al uso o implementación de soluciones o herramientas tecnológicas, lo cual conlleva a grandes riesgos para la preservación de los documentos a largo plazo.

¿Cuál es la importancia del proceso de valoración para la preservación a largo plazo de los documentos de carácter histórico y patrimonial?

Definitivamente la valoración es el eje de la construcción de patrimonio documental porque finalmente, no es un papel, un pergamino, una cinta o un objeto digital lo que queremos conservar para la posteridad, si no el contenido y los valores que este representan. Un papel, por ejemplo, es un material a base de celulosa, con otro tipo de aditivos que lo convierten en un soporte que sirve para realizar un registro cualquiera que este sea. En este punto sería un elemento como muchos más, que aportaría información sobre su tecnología, sobre la forma como fue elaborado en un tiempo específico. Caso distinto es si el mismo soporte contiene el registro de información que lo hace único por la temática, el autor, su firma, etc., que permiten atribuirle valores históricos, científicos, estéticos o culturales, según el contexto de creación y por supuesto del contexto en el que se hace la valoración.

El proceso de valoración supone un análisis riguroso de la producción documental;  para una entidad de la administración pública implica incluso anticiparse a la misma producción documental para crear estrategias que, de acuerdo con los tiempos de retención, permitan que los documentos se preserven a lo largo del tiempo, seleccionando materiales de la mejor calidad o formatos estandarizados, normalizando los procesos y procedimientos de producción documental, de tal forma que se aseguren las características de autenticidad, fiabilidad, integridad y disponibilidad de los documentos por el tiempo que sea necesario.

Establecer criterios de valoración para determinar qué se debe preservar para el futuro es fundamental a la hora de seleccionar los elementos que formarán parte del patrimonio documental, independiente de su soporte o medio de producción. Para el caso de los archivos de las entidades públicas, estos criterios servirán para el establecimiento de los valores primarios o los valores secundarios de los documentos producidos en desarrollo de sus funciones los cuales se ven reflejados en instrumentos como las tablas de retención documental.

En el contexto archivístico, los instrumentos de valoración son imprescindibles para asegurar la preservación a largo plazo de los documentos, porque en ellos se materializa la intención de preservar aquellos que se consideran representativos dentro de un contexto sociocultural determinado, para el conocimiento de futuras generaciones.

Y desde este punto, ¿cómo tratar las colecciones de archivos privados?

Ese es otro de los escenarios de la valoración documental. Los archivos privados son conjuntos documentales producidos por parte de una institución, familia o persona, que revisten algún interés bien sea social, político, económico, técnico, científico o cultural y que por ello se considera que tienen gran significación histórica. Dentro del ámbito cultural, existen pautas o criterios que orientan la atribución de valores a este tipo de archivos, como los valores históricos, estéticos y simbólicos. Una vez se ha identificado el archivo privado, estos son los elementos que, de manera general, se tienen en cuenta para su ingreso a un acervo patrimonial. La clave de para la incorporación de este tipo de archivos al patrimonio documental, está en la creación de estrategias que faciliten su identificación y posterior valoración, en motivar a los poseedores o custodios de este tipo de archivos para que los pongan a disposición de los archivos generales y así asegurar su preservación a largo plazo y su difusión.

El tema de los archivos privados es realmente encantador porque la historia que se cuenta a través ellos tiene que ver con las personas y sus circunstancias en un contexto determinado. Son elementos del patrimonio que generalmente están conectados a procesos, prácticas y eventos que son significativos para una comunidad determinada y por lo tanto son significativos para la memoria colectiva de un país.

Cuéntanos más acerca de ¿La construcción social del patrimonio documental?

Bueno, esta es una idea relacionada con el concepto de patrimonio cultural de Llorens Prats; es algo así como la un construcción social o cultural dentro de un universo simbólico legitimado en donde debe existir consenso en torno a lo que se considera patrimonio o donde se genera un proceso de contextualización o recontextualización de lo que se considera como tal. Esto forma parte de un modelo teórico propuesto por este autor en relación con los procesos patrimoniales, que me gusta como referencia para entender un poco cómo se generan estos procesos, teniendo en cuenta que el patrimonio documental es fundamento de la memoria y la cultura y que los documentos, en su concepto más amplio, constituyen la estructura base de la construcción del patrimonio cultural.

Finalmente cuéntanos ¿Cuáles, consideras son los Retos para la preservación de los Archivos?

Tenemos grandes retos, pero haré referencia a los dos que considero más relevantes.

Uno es asumir con todo el rigor técnico los riesgos para la preservación de los archivos a largo plazo, en particular en el contexto de la transformación digital y su impacto en la producción documental. Adelantarnos a lo que pueda suceder a corto, mediano y largo plazo será la base de la creación de estrategias efectivas de preservación de los archivos.

Y el otro gran reto, es hacer efectiva la gestión del conocimiento en su concepto más amplio, creando las mejores condiciones para el crecimiento del capital humano de las instituciones. Sin duda el resultado será una mayor comprensión de lo que significa la gestión y preservación documental y cómo esto aporta a la generación de valor público y a la construcción del patrimonio documental.

Gracias Claudia por esta genial entrevista. Sin duda nos queda muy claro cómo los archivos son transversales en los procesos de transformación digital. Esperamos que podamos tener más espacios de conversación contigo para continuar hablando de este tema de tanto interés para la comunidad Archivística.


Entrevista
realizada por: José Libardo Borja

“Tenemos que transmitir a la sociedad el valor patrimonial de este trabajo como un bien público”: Lourenzo Fernández Prieto y Antonio Míguez Macho, miembros de HISTAGRA (Parte II)

El proyecto Nomes e Voces estudia la represión franquista durante la Guerra Civil y su posterior dictadura en Galicia. Impulsado desde el departamento de Historia Contemporánea de la Universidad de Santiago de Compostela se insertó en el marco del “Ano da Memoria” (2006) promovido por la Consellería de Cultura e Deporte de la Xunta de Galicia.  Las cifras recogidas en su web no dejan lugar a dudas sobre el volumen ingente de trabajo: 512 entrevistas (tanto a supervivientes de la época como a familiares directos), 2.799 causas vaciadas, más 12.600 fragmentos de sonido, 3.470 entradas de registros de defunciones (recorriendo registros civiles de Galicia y ayuntamientos limítrofes con Zamora), 9.600 entradas bibliográficas o 22.340 ítems de imágenes recogidas, provenientes en su mayoría de las familias de las víctimas. Tras la primera parte de la entrevista publicada el 9 de julio, Retomamos la charla en las reflexiones sobre las entrevistas a supervivientes o familiares como herramienta clave en la investigación.

(ARCHIVOZ) ¿Existe esa condición balsámica para las víctimas en un proyecto que aboga por la conciliación con el pasado?

Rotundamente sí. La experiencia con las entrevistas fue siempre de agradecimiento. Todos y todas se mostraron amables con nosotros, y además nos facilitaron enormemente el trabajo. Para ellos, que desde la Universidad nos preocupásemos por su historia y sus recuerdos, fue otorgarles un valor que hasta ese momento se había quedado de puertas para adentro. No sé si tanto como conciliación con el pasado, pero desde luego si que tuvieron la sensación, y así nos lo decían, de que por fin se hacía caso de sus historias que muchas veces no habían contado a nadie, ni a sus hijos, y que nos las contaban a nosotros.

(ARCHIVOZ) Y, sobre todo, ¿las expectativas de lo que esperabais encontraros se han visto acrecentadas? ¿En qué medida?

Cuando estábamos preparando el cuestionario tipo de entrevista, que después se adaptaba a cada experiencia, nuestra intención primera era preguntar por nombres de represaliados ya fueran asesinados, encarcelados, escondidos o huidos. También, la violencia ejercida sobre la mujer, desde las rapadas, las violadas o las maltratadas, un tipo de violencia que no aparece en la documentación tipo –causas militares, registros de cárceles o documentación gubernamental-. En todos los casos el testimonio superó nuestras expectativas. La gente no solo nos hablaba de sus familiares o conocidos, también de vecinos o familias que por las circunstancias violentas del momento, los unió. Hijos de agricultores que son amigos de hijos de abogados o médicos y cuya relación se basó en que los padres de ambos compartieron celda y muerte, y que por lo tanto nos cuestan su experiencia y la del otro, pudiendo de esta forma cruzar datos y corroborarlos. Asimismo, fuimos siendo conscientes de que los asesinos eran pocos y conocidos por todos y aunque eran reticentes a dar nombres (nos decían para no molestar a los hijos que no tienen culpa de los que hicieron sus padres), sí que eran reconocidos y en un mismo lugar, se repetían los mismos nombres. También nos proporcionaron ubicaciones casi exactas de los espacios de violencia, muchos de ellos olvidados por la ciudadanía y que gracias a su testimonio son ahora recuperables. Por último, y esto sí que no lo esperábamos, la gran mayoría de las familias guardaron cartas, testimonios escritos, fotografías o materiales (herramientas, peines, figuras…) de sus allegados asesinados. Multitud de estos elementos están ahora a disposición del personal investigador, escaneados y accesibles porque lo primero que esta gente exigía a la hora de prestarlos para su reproducción es que su uso fuese abierto y siempre gratuito. Son más de 20.000 imágenes de todo tipo que, aunque ahora no se puedan prestar debido a que nomesevoces.net, como indicamos, está en hibernación, estarán a disposición de cualquier persona interesada más pronto que tarde.

(ARCHIVOZ) Además de la difusión que lleváis a través de publicaciones especializadas e informes, así como la información alojada en vuestra propia web y redes sociales, ¿cuáles son las actividades que desarrolláis para dar a conocer tanto el proyecto como los resultados de la investigación?

En primer lugar la presencia del personal investigador en diversos congresos nacionales e internacionales sobre historia oral, genocidio, franquismo, violencia, constituyen la mejor plataforma para dar a conocer nuestro trabajo a otros compañeros así como poder intercambiar datos y experiencias. La presencia en congresos internacionales (Oral History-Praga, 2010 Ciencias Históricas-Amsterdam 2010, AAEI-Taffs 2008) o la presentación de resultados en el Congreso de rendición de cuentas, también en 2010: Memoria de Guerra Cultura de Paz en Europa y América. También es de destacar la presentación en conferencias y seminarios en varias universidades norteamericanas (Princeton, CUNY, Columbia, Pittsburg, Hoffstra, Texas-Tech).

En segundo lugar, una de las premisas que teníamos en nomesevoces.net y que mantenemos en HISTAGRA, es acercar a la ciudadanía el resultado de nuestro trabajo apostando, de este modo, por la transferencia del conocimiento a la sociedad, uno de los puntos básicos de la investigación. Colaboramos con cuanta iniciativa cultural surge: documentales, películas, periódicos, webs, libros, folletos o visitas guiadas. También atendemos, dentro de nuestras escasas posibilidades, a las demandas que desde asociaciones culturales non hacen, tanto en la presentación de libros o mediante conferencias y debates. A este respecto, la presencia en acontecimientos tales como la inauguración de plazas, homenajes a represaliados, colaboración en libros colectivos es asidua.  En los últimos años, hemos realizado varias muestras expositivas con el material y que pueden ser consultadas en nuestra web. Una de las que más demanda ha tenido, y que próximamente se podrá ver en A Baña durante los meses de agosto y septiembre, es la que produjimos sobre la represión en Santiago de Compostela en 2016 aprovechando la celebración del congreso 1936. Un novo relato? 80 anos, entre historia e memoria y que se pudo ver en la Fundación Eugenio Granell. Ha estado itinerando por los IES (Instituto de Ensinanza Secundaria) de Compostela, Laxe, Lalín, Rianxo e iba seguir por Ribeira, Boiro, A Pobra y Zas, pero por las circunstancias actuales tuvo que ser suspendida.

(ARCHIVOZ) ¿Cuál ha sido la respuesta de los materiales didácticos que habéis preparado a este respecto?

Cuando nos propusimos completar el congreso 1936. Un novo relato? 80 anos, entre historia e memoria con la exposición, nuestra intención fue ofrecer a la ciudad de Santiago un espacio de reflexión sobre el golpe de estado de 1936 y la dictadura. Sin embargo, esta primera intención fue ampliamente superada debido a la demanda que desde las instituciones educativas se nos hizo. Fue el IES Xelmirez II de Compostela que hace algo más de un año nos pidió ayuda ante la proliferación entre el alumnado de actitudes condescendientes sino de justificación ante la violencia franquista, nazi y fascista. Creímos que la exposición,  junto a una conferencia podría amortiguar este tipo de actitudes, que por otra parte, pensábamos que se circunscribían a este centro. La sorpresa fue cuando meses después desde Laxe, se nos planteó lo mismo, desde Rianxo, y desde otros IES compostelanos como el Rosalía de Castro. Ahí nos dimos cuenta de la importancia de este tipo de actividades, algo que expusimos al nuevo gobierno municipal y a la concejalía de Educación que nos mostró su apoyo para poder exhibir todos estos materiales, junto con una charla al alumnado por parte de los comisarios e investigadores.

La necesidad de pedagogía que aún es necesaria para que la gente comprenda la importancia del pasado y su significado en el presente. Clic para tuitear
(ARCHIVOZ) Hace algunos meses inaugurábais en Santiago de Compostela una exposición que recogía distintos espacios de la ciudad en los que hombres y mujeres habían sido paseados, torturados, encarcelados… Eran enclaves de los que la mayor parte de los habitantes compostelanos desconocían su existencia. ¿Cuánto queda por hacer para ser conscientes de nuestro pasado más inmediato?

La exposición Desmontar o franquismo, realizada en colaboración con el Observatorio Europeo de memorias da la Fundación Solidaritat de la UB pretendió ser un espacio de reflexión sobre la simbología  de la dictadura en nuestra ciudad. Realizamos un itinerario en cinco etapas: persistencia, veladuras, amnesias, expropiaciones y ausencias. Reproducimos espacios y simbología  que fueron olvidados por la ciudadanía  de Santiago, así como una cartografía interactiva de la violencia en Galicia. Los visitantes quedaban asombrados que, espacios comunes de su día a día habían sido lugares de terror: la guardería de la Alameda o el aeropuerto de Lavacolla; otros de los que se desconocía su significado anterior a 1936: las sedes de los partidos y sindicatos o los lugares de esparcimiento. Esto nos dio idea de la necesidad de pedagogía que aún es necesaria para que la gente comprenda la importancia del pasado y su significado en el presente. Las políticas públicas de memoria son cada vez más necesarias, y así se entendió desde el ayuntamiento compostelano con la posible firma de un convenio de investigación sobre el estudio e investigación de los lugares de memoria de la ciudad para de este modo cartografiarlos y darlos a conocer a todos, no solo a los habitantes del municipio, también a los visitantes que año tras año se cuentan por miles.

(ARCHIVOZ) ¿Este olvido premeditado es común en otras investigaciones históricas contemporáneas?

Con la memoria del golpe de Estado y de la Guerra Civil, existen ideas enfrentadas que conllevan a ciertos olvidos, recuerdos y lecciones. En nuestra experiencia la mayoría de las personas entrevistadas nos indicaban que no tenían ansias de revancha, que solo querían que a su familiar se le reconociese que había sido asesinado o encarcelado injustamente. Nunca nos reclamaron acciones económicas, solo que se recuperase su memoria. Para la mayoría, poder votar en 1977 y sobre todo la victoria del PSOE en 1982, culminaron muchos de sus deseos. Entendieron estos acontecimientos como la “venganza” a las acciones de la dictadura. Fueron muchos los testimonios que nos dijeron que habían votado al PSOE en honor y recuerdo a su padre, a su hermano o a un conocido.

(ARCHIVOZ) ¿Habéis observado nuevas iniciativas -cooperativas, asociaciones… sensibilizadas con el tema- a raíz de la existencia del proyecto?

Entre el año 2006 y el 2099 fueron muchas las asociaciones locales que se crearon para la recuperación de la memoria de sus vecinos asesinados, con la intención de señalar un lugar de asesinato o realizar una publicación donde se dejara constancia del pasado traumático de la localidad. Iniciativas locales que nos ayudaron mucho, ya que si pudimos llegar a familias y archivos privados fue gracias e ellas. Con la desaparición de las ayudas públicas a partir de 2009, aunque muchas siguieron trabajando, lo hicieron en precario, además con el problema de la edad avanzada de muchos socios y la falta de relevo generacional. Es verdad que, desde hace un par de años, parece que vuelven a resurgir algunas, con gente nueva en las directivas y que retoman algunos de los proyectos con los que se habían puesto en marcha, pero desde luego nada comparado con la explosión de 2006.

(ARCHIVOZ) ¿Cuáles son los límites y prospectivas del proyecto?

Todo el patrimonio del proyecto documental, oral y gráfico, así como la base de datos, está ahí, en uso. Lo que tenemos que conseguir transmitir a las autoridades y también a la sociedad en su conjunto es el valor patrimonial de este trabajo, entendido como un bien público. Por ello, incluso antes de conseguir financiación, es fundamental la concienciación. Si sabemos que tenemos entre manos algo muy valioso, es mucho más sencillo encontrar formas de hacerlo viable. De ahí en adelante, se ensancha el horizonte y las posibilidades en términos de investigación, relación con el público, recursos a disposición de la sociedad, son muy amplios.

La constitución de un Centro da Memoria que daría cabida, soporte y continuidad al proyecto en términos de investigación, documentación e interpretación, sería imprescindible para poder manejar procesar y sacar partido a toda la información recogida y poder ponerla a disposición de la ciudadanía y personas interesadas. Continuar la investigación después de 1940 también. Lo contrario es la ignorancia, el desconocimiento. El principal resultado de la investigación es que el relato del pasado incómodo dominante, el construido por los verdugos que consiguieron y detentaron el poder, era falso, orwelliano y kafkiano. En unas semanas se publica en PUZ un libro colectivo (somos doce autores escribiendo mancomunadamente) que también es producto de las conclusiones de nomesevoces.gal: 1936. Un nuevo relato. De ahí hacia delante queda un mundo por conocer y un océano por trabajar.

“Tenemos que transmitir a la sociedad el valor patrimonial de este trabajo como un bien público”: Entrevista a Lourenzo Fernández Prieto y Antonio Míguez Macho, miembros de HISTAGRA (Parte I)

El proyecto Nomes e Voces estudia la represión franquista durante la Guerra Civil y su posterior dictadura en Galicia. Impulsado desde el departamento de Historia Contemporánea de la Universidad de Santiago de Compostela se insertó en el marco del “Ano da Memoria” (2006) promovido por la Consellería de Cultura e Deporte de la Xunta de Galicia.  Las cifras recogidas en su web no dejan lugar a dudas sobre el volumen ingente de trabajo: 512 entrevistas (tanto a supervivientes de la época como a familiares directos), 2.799 causas vaciadas, más 12.600 fragmentos de sonido, 3.470 entradas de registros de defunciones (recorriendo registros civiles de Galicia y ayuntamientos limítrofes con Zamora), 9.600 entradas bibliográficas o 22.340 ítems de imágenes recogidas, provenientes en su mayoría de las familias de las víctimas.

(ARCHIVOZ)¿Cuáles son las principales claves y soportes del proyecto para que 14 años aún permanezca tan vivo?

(HISTAGRA) En aquel 2006 el proyecto se desarrolló con los investigadores expertos de las tres universidades gallegas y profesionales independientes, dependió organizativamente de la USC y  estuvo en pleno funcionamiento hasta 2012. Con el cambio de gobierno en 2009, la subvención que recibía disminuyó drásticamente, hasta desaparecer un año después. Logramos mantenerlo a flote unos años más gracias al amparo del Grupo de investigación HISTAGRA que reunía al núcleo principal de investigadores del proyecto Nomes e Voces . Desde 2013, y al no poder seguir manteniendo al equipo, tan solo pudimos asumir el mantenimiento de la página web, donde está la base de datos que alberga 14.000 biografías de hombres y mujeres que padecieron la violencia golpista entre 1936 y 1939. La siguiente fase del proyecto, que era investigar la represión económica y la persecución de los años cuarenta, ya no pudo realizarse. Tampoco la constitución de un Centro da Memoria que daría cabida, soporte y continuidad al proyecto en términos de investigación, documentación e interpretación. Actualmente, son varias las tesis, artículos y estudios diversos que se están llevando a cabo gracias a su bagaje, pero ya dentro de la estrategia de HISTAGRA. Por lo tanto no podemos decir que el proyecto está vivo, aunque “muerto” tampoco. ¿Quizás en hibernación?

(ARCHIVOZ) ¿Cómo es el perfil del equipo y, cuál es el secreto para que una investigación de esta naturaleza pueda mantenerse en el tiempo?

(HISTAGRA) La estructura del equipo estaba configurada del siguiente modo: Un coordinador por provincia, en razón de las lógicas documentales y administrativas: Emilio Grandío (USC) por Coruña, Mª Jesús Souto (USC) por Lugo, Julio Prada (UdV)  por Ourense y Dionisio Pereira por Pontevedra y para la Galicia exterior, Xosé Manoel Núñez Seixas (USC), todo coordinado por el responsable del Grupo HISTAGRA, Lourenzo Fernández Prieto. Además, dada la importancia que desde el proyecto se le dio a la recuperación de testimonios orales, había un responsable de Fuentes Orales, Xurxo Pantaleón, y varios investigadores: Andrés Domínguez Almansa, Gustavo Hervella García, Antonio Miguez Macho, Eva Vieites Salmonte y Natalia Novoa Domínguez que llevaron el peso de la investigación desde la pesquisa documental y la construcción de las bases de datos a la construcción de primeros resultados. Más adelante se incorporaron Mónica Rocha Novoa y Antonio Somoza Cayado además de Chus Martínez Domínguez como responsable de la página web, cuando la Consellería traslado la responsabilidad de comunicación sobre este tema al proyecto, primero a través de anodamemoria.com para pasar a Nomesevoces.net, que es la que se mantiene en la actualidad.

La investigación se mantiene en el tiempo, pero sin ninguna financiación específica, a través de HISTAGRA. Se trata de un grupo de investigación del SUG reconocido como Referencia Competitiva, lo que asegura un apoyo logístico, económico y reputacional, y se beneficia de la relación intensa con otros grupos de las universidades españolas, portuguesas y también de varias europeas y latinoamericanas. La investigación que se desarrolla desde la universidad, apoyada en convocatorias públicas autonómicas, estatal y europeas, proporcionan una red de seguridad, tanto para mantener –aunque sea con mucho esfuerzo- los fondos del proyecto y también proporciona relaciones profesionales con otros proyectos que, investigando acontecimientos semejantes, se enriquecen mutuamente. En segundo lugar, independientemente de las prioridades políticas, la sociedad –igual que la historiografía- siguió y sigue interesándose por la violencia golpista y del franquismo en todas sus facetas. El asociacionismo memorialista –y como siempre personas concretas-, el trabajo de investigadores independientes y el interés de algunos concellos e instituciones locales como la Deputación da Coruña hizo posible que nomesevoces.net nunca desapareciera del todo.

(ARCHIVOZ) Existen diversas iniciativas, preferentemente dentro del Estado, con las que compartís objetivos e intereses. ¿Retroalimentáis vuestras investigaciones en paralelo? ¿Qué tipo de colaboraciones lleváis a cabo? ¿De todas esas propuestas cuál consideráis más próxima a la vuestra?

(HISTAGRA) El contacto con otros grupos de investigación fue una de las premisas con las que nació el proyecto, no en vano, desde el primer momento se formó un consejo asesor donde estaban profesores de la universidad de A Coruña, Vigo, Santiago, así como investigadores freelance. Además, las profesoras  y reconocidas especialistas en el tema Conxita Mir de la Universitat de Lleida y Ángela Cenarro de la de Zaragoza, tuvieron una implicación especial como asesoras externas.

En 2007, Nomesevoces.net organizó unas jornadas de grupos de investigación –creo que unas de las primeras- sobre memoria histórica a la que fueron invitados otros proyectos del Estado, tanto para establecer líneas comunes de investigación, como para detectar problemas en el desarrollo de los trabajos y hallar soluciones. En aquel momento, grupos de Andalucía, Madrid, Cataluña, Aragón y Asturias debatieron en la Facultad de Historia de Santiago sobre cómo se podía desarrollar la investigación sobre la violencia de 1936, cómo se tendría que implicar a la sociedad y cómo tendríamos que comunicarnos con ella desde la universidad.

Años después, con el cambio de gobierno en la Comunidad Foral de Navarra, la UPNA a través de los profesores Emilio Majuelo y Fernando Mendiola, puso en marcha un proyecto de investigación sobre el estudio de la represión franquista en su territorio, así como un proceso de recuperación de fondos orales, documentales y fotográficos. Durante varias semanas, investigadores navarros estuvieron en nomesevoces.net observando nuestro trabajo. Se firmó un convenio entre ambas universidades, por el que la base de datos de víctimas fue adaptada y replicada en Navarra. Otros contactos similares se iniciaron también  por iniciativa del doctor Víctor Lucena en Aragón. Y nuestra alianza el muy fuerte con el Observatorio de Memoria EDUROAM de la UB y otras iniciativas. También con numerosos investigadores independientes e iniciativas fotográficas y fílmicas. Una de las últimas colaboraciones con Carlos Hernández para su libro sobre los campos de concentración.

Al final, y debido al contacto que siempre mantuvimos con otras investigaciones, las semejanzas con otras iniciativas son muchas, lo que facilita el intercambio de información y su adaptabilidad a la hora de proceder a investigaciones comparativas. Si todos aplicamos la misma definición a “víctima”, “campo de concentración”, “asesinato”…, el cruce de datos es mucho más efectivo. Un ejemplo práctico lo constituye el mapa de fosas del Ministerio de Justicia, donde las cifras y los lugares de Galicia son los proporcionados por nomesevoces.net, y que son semejantes en criterio a los de otras provincias.

(ARCHIVOZ) Entre los principales objetivos del proyecto destacan la elaboración de una relación de las víctimas de la represión y los lugares de memoria. Trabajáis con fuentes orales, escritas, recogida de materiales documental y gráfico. ¿Qué diferencia la fuente oral de otras fuentes? ¿Cuál y cómo es el tratamiento y almacenaje que otorgáis a todos estos recursos? ¿Qué límites marcan los derechos de autor tanto para a la documentación sonora como a las fotos y documentos? La investigación arroja interesantes resultados en la web: tanto la base de datos de las víctimas, como los mapas de Galicia con lugares de enterramiento, fosas, cementerios, fusilamientos, centros de detención o paseos. ¿Cómo fue el trabajo de exponer toda esta información en el dominio? ¿Qué diferencias subrayáis entre el archivo físico y el archivo digital como tal? ¿Cómo ha sido la acogida y recepción por parte de las víctimas y sus entornos?

(HISTAGRA) Una de las cosas más positivas, fuera de la investigación, fue la relación con las víctimas del franquismo, tanto con las directas que había sufrido cárcel, tortura o exilio, como con sus familiares. Nos abrieron sus casas, nos recibieron muchas veces en familia, como un acontecimiento, nos ofrecieron fotografías, cartas de despedida, y nos contaron sus recuerdos más íntimos. Las familias vivieron como una liberación y un reconocimiento el proceso de investigación que nosotros desarrollamos con ellos. Además, por motivos relacionados con la legalidad vigente, tanto las entrevistas como la documentación tenían que ir acompañadas con una “hoja de autorización” firmada por ellos en la cual se explicaba que tanto el testimonio como las imágenes donadas, podrían usarse en investigación y esto, que en un principio podría ser un problema, no lo fue en absoluto y todos y todas firmaron el documento. De hecho, que ahora se puedan consultar estos testimonios o se puedan publicar esas fotografías es gracias a la enorme generosidad de todas estas personas. Ellas consideraron que era la última oportunidad de poder relatar lo vivido y que, además, se podrían conservar sus recuerdos en la universidad otorgándoles de este modo un valor que iba más allá del personal. Porque si para ellos la carta de despedida de su padre tenía un valor sentimental evidente, nosotros desde el proyecto le dimos la importancia histórica que se merecía, lo que contribuyó a enorgullecer más el legado familiar.

(ARCHIVOZ) ¿Os habéis encontrado con cierto recelo a pesar del paso del tiempo?

(HISTAGRA) La mayoría de la gente se mostró amable, incluso entusiasmada, con que la universidad le dedicase atención. No obstante, siempre hay excepciones. De las más de 500 entrevistas que hicimos, en tres nos restringieron su uso hasta la muerte del entrevistado, y en una ocasión se nos pidió dinero por hablar. Pero, insistimos, son casos excepcionales y muy aislados que refuerzan la lógica de la norma. Entrevistamos a personas que en el momento eran simpatizantes o militantes de partidos de izquierda y esos no presentaron ningún problema. Pero también hablamos con gente de derechas de familias perseguidas por el golpismo que, sin embargo, no tuvieron inconveniente en hablar el asesinato o encarcelamiento de sus familiares en el golpe, durante la guerra o durante el franquismo. También, y es de justicia reflejarlo así, mientras formalmente los gobiernos de la Xunta y central, dirigidos por el PP, mostraron reticencias a apoyar la investigación, fueron varios los ayuntamientos del Partido Popular y no pocos cargos públicos los que nos brindaron su apoyo, tanto facilitándonos la consulta de documentación como ayudándonos a buscar testimonios que se prestasen a ser entrevistados. Los problemas más importantes los tuvimos con algunos pocos jueces de primera instancia que se negaron a facilitar la consulta de datos de defunción en los registros civiles por lo que Lourenzo Fernández, en calidad de coordinador del Proyecto se entrevistó con el Presidente del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia de entonces para obtener desbloquear el acceso a unos archivos que son públicos de pleno derecho. Los buenos oficios del Presidente del TSXG surtieron los efectos administrativos y legales oportunos. Otro problema lo tuvimos con la Iglesia, pues algunas diócesis nos negaron rotundamente la consulta de libros parroquiales de defunción, para este fin.

El estado del arte de la archivología en Brasil

El Archivo Nacional de Brazil en su revista Acervo, en los meses de septiembre/diciembre de 2018 publicó un Dossier titulado «El Estado del arte de la Archivología en Brazil I». La idea es conocer de que esta hecha la Archivología en el país. La tipología documental está dividida en Editorial, Presentación, Entrevista con Mercedes de Vega, el Dossié temático con cinco artículos y para finalizar la primera edición de los artículos de temática libre y una reseña.

fonte: http://mapadecultura.rj.gov.br/manchete/arquivo-nacional

En el Editorial asignado por Flora Matela Lobosco (Edición y revisión) y Thiago Cavaliere Mourelle (Edición científica), tratan de contarnos que la edición es en conmemoración a los ciento ochenta y ocho años del Archivo Nacional de Brazil, creado para implementar y acompañar la política del archivo en el país, y el periódico Acervo que nació en 1986 como herramienta para la misión. Los editores consideran el resultado como referencia para los archivistas e investigadores.

Adriana Cox Hollós y Eliezer Pires da Silva (Comisión Editorial) presentan el contenido, a seguir, reafirmando el propósito de las instituciones archivísticas para el desarrollo de las políticas públicas en favor de la Archivología. En la presentación se explica el por qué de cada texto elegido para formar El Estado del arte de la Archivología en Brazil, y concluye que la característica interdisciplinar de la disciplina es muy importante para el desarrollo de los estudios.

En entrevista con Mercedes Vega presidenta de la Asociación Latinoamericana de Archivos (ALA) y directora general del Archivo General de la Nación de México, el Acervo busca conocer las diferencias y semejanza, sobre los archivos en América Latina. A pesar de las peculiaridades de visión y medios de estrategias que son definidas por la Historia de cada país, según Vega el reto en común de los archivos en el continente es la accesibilidad y la colaboración, en una intersección Institución Archivística, Sociedad, y Política de gobierno.

Para empezar el Dossier El estado del arte de la Archivología en Brazil Angelica Alves de Cunha Marques relata la historia de los posgrados stricto-sensu con investigaciones sobre archivos y Archivología en Brazil de 1972-2015. Su investigación localizó 470 estudios en 58 instituiciones, aunque el primer posgrado stricto-sensu en Brazil fue inaugurado en 2012. El resultado cuantitativo indica una expansión progresiva, principalmente después del posgrado stricto-sensu, cualitativamente considera una predominancia en la interlocución entre la institución archivística, funciones de trabajo y gestión administrativa. Considera que la contingencia en la Archivología es por no tener autonomía de ciencia siendo considera una rama de la Ciencia de la información.

A seguir trata de la Gobernanza archivística, según el investigador José Maria Jardim. Para el autor Gobernanza archivística es un conjunto de acciones que dialogan con los aspectos sociales, culturales, políticos y técnico-científico. Por la gobernanza se puede interpretar el trabajo y la autoridad archivística en los niveles micro y macro. Se espera una elevación de investigaciones en gobernanza archivística en la ciencia, para que se marque el camino de aplicabilidad de la Archivología en entidad públicas y privadas.

Acerca de gestión de programas y servicios de archivos el próximo artículo examina el uso del vocabulario controlado en la Archivología. Se defiende el uso del vocabulario controlado, de un modelo para la normalización, la descripción de funciones, actividades, personas e instituciones, identificación de sinónimos, lenguaje controlado, puntos de acceso y remisivas. Es contra el uso del vocabulario controlado importado de la Bibliotecología y la Ciencia de la Información, o sea, replicar una forma que no respecta a las particularidades de la Archivología.

Después de reflexionar acerca de los programas y servicios, se cuestiona el Archivo como entidad y su proceso de formación, por eso Renato Pinto Venancio y Lidiane Silva Barbos nos dan a conocer: Como surgen los fondos archivísticos. La formación del Archivo es superior a la simple noción de producción de documentos, no es apenas la totalidad númerica de documentos en una institución. El fondo archivístico es la construcción intelectual pues los  documentos pueden ser perdidos, modificados o destruidos. Como ejemplo narra la trayectoria del Archivo Público Mineiro, ubicado en el estado de Minas Gerais. Por análisis cuantitativo comprueba que un fondo archivístico no es solamente números de documentos, y supone la noción de – estructura orgánica principio basilar – para la elaboración de estrategias en organización de conjuntos documentales, con la ciencia que trata de la memoria y las inteligencias y no de datos efímeros.

Para finalizar el dossié Sérgio Matias da Silva y Aline Lopes de Lacerda proponen una herramienta para la catalogación de imágenes. En el artículo los autores enseñan como realizar una análisis documental de imágenes con mediación de la información por parte del archivista. El método propuesto se llama, Panofsky, es utilizado en cinco etapas: Lectura, Determinación y análisis de contenido, selección de fuentes, documentación exógena y representación documental. La importancia del trabajo es generar información semática para que el consultante tenga éxito en la recuperación de la imagen.

Patrimonio y Memoria fueron el tema de los artículos libres, Janete Leiko Tanno investiga Centros de documentación y patrimonio documental e Juan Bernardo Montaya-Mongollón y Telma Campanha de Carvalho Madio cuestionan los espacios de memoria con el artículo, El documento digital como fuente de memoria organizacional. En ambos se habla que todos tienen derecho a tener su memoria preservada para acceder a su historia y origen.

¿Cuál es el papel del Archivo? Para contestar esa pregunta Roasale de Mattos Souza reseña el libro, El archivo y el lugar, de Margareth da Silva. Su tesis es que el Archivo no se ubica en el pasado tampoco en el futuro, el archivo es el presente y sirve para la ciudadanía y el acceso a la información.

En esta edición se nota que la Archivología brasilera esta preocupada con la relación entre Archivo y Sociedad; Historia de los Archivos y la Archivística; Objeto y finalidad de la Archivología; Gestión de los programas y servicios de archivos. Hay un consenso que los archivos son productores y administradores genuinos del conocimiento, no apenas el brazo derecho de la burocracia.

«Hemos sabido refundir diferentes opciones de difusión y comunicación en una única herramienta»: Entrevista a María Isabel Vila González, Jefe del Servicio del Archivo Municipal de Málaga

Hoy tenemos el placer de entrevistar a María Isabel Vila González, Jefe del Servicio del Archivo Histórico y Administrativo-Intermedio del Ayuntamiento de Málaga.

Nos va a contar como ha nacido “El Archivo sale a la calle” (ARCA), presentada el 17 de febrero de 2020, la aplicación móvil que ofrece un recorrido por la historia de la ciudad de Málaga gracias a la geolocalización de fotografías antiguas. La Aplicación incluye 40 instantáneas y 15 planos correspondientes a edificios o trazados de vías urbanas. Alrededor de 30 fotografías llevan asociadas placas físicas, con códigos QR, que han sido ubicadas  en los lugares exactos desde donde fueron fueron tomadas hace 70, 80 o 100 años. ARCA es  una App gratuita, disponible para Android e IOS, bajo las credenciales del Ayuntamiento de Málaga. Además de en español, los contenidos se muestran en inglés y francés. Y, por cierto, :

#UnArchivoEs un centinela del conocimiento y las voces del pasado que trabaja para conservar la memoria y la historia del futuro” Clic para tuitear
(Archivoz) Muchas gracias por estar hoy con nosotros, ¿qué le parece si, para comenzar, nos habla un poco de su institución?

(MIV) El Archivo Municipal es el Archivo del Ayuntamiento de Málaga y por lo tanto conserva y difunde toda la documentación generada por el principal órgano de gobierno de la ciudad desde su creación, en el año 1489, hasta nuestros días. Eso se traduce en un volumen  considerable de documentación, unos 15 Kilómetros lineales, producto y reflejo de las actividades y gestiones municipales durante siglos. Somos por lo tanto, un centro de referencia  para reconstruir la historia de la ciudad pero  al mismo tiempo un  instrumento esencial para el trabajo diario en muchos departamentos municipales. Como cabecera técnica del Sistema Municipal de Archivos, también estamos colaborando y trabajando, activamente, en la implantación y desarrollo de la Gestión de Documentos Electrónicos en nuestra institución que incluye la materialización, con todas las garantías, del Archivo Electrónico Único.

(Archivoz) Vuestro proyecto reivindica la historia, memoria, e identidad de la ciudad; contadnos, ¿en qué consiste el uso de esta aplicación?

(MIV) Dentro de nuestro  valioso Patrimonio Documental se localiza nuestro Fondo Fotográfico integrado por más de 15.000 imágenes con una cronología amplia que arranca en el siglo XIX. De este conjunto global se ha realizado una cuidadosa selección para su incorporación a  ARCA.

Esta Aplicación ofrece al usuario diferentes funcionalidades:

  • Un Mapa interactivo donde están  reflejados los distintos puntos de interés.
  • Un sistema de notificaciones o avisos de la cercanía  de los hitos cercanos
  • Diferentes enlaces a “Más información” donde el usuario puede encontrar  datos adicionales sobre cada imagen o documento. Al mismo tiempo, se ofrece  información sobre el proyecto ARCA y la Aplicación enlaza a la  Web del Archivo y  a nuestro catálogo on line en varios de sus puntos.
  • Los contenidos están, además  categorizados por familias con lo que es posible visualizar sólo las imágenes asociadas a un grupo temático. Por citar algún ejemplo:
      • La Málaga invisible (edificios y zonas desaparecidas)
      • La ciudad litoral y el Puerto
      • Comercio y Cultura
  • Es posible, igualmente, compartir contenidos, directamente a través de la App en las redes sociales y  también marcar como favoritos algunas de los hitos.
  • Incorpora un potente lector de códigos QR que permite visualizar directamente la imagen asociada a las placas ubicadas en el mobiliario urbano.

Uno de los aspectos más importante de ARCA, que me gustaría destacar,  es su posibilidad de aumentar el contenido. Esto nos permite plantearnos nuevos objetivos y fases de desarrollo en un futuro.

(Archivoz) ¿Cómo surgió la idea? Porque está claro que han sabido adaptarse y sacar partido a la revolución en el mundo digital en la que vivimos actualmente.

(MIV) Este proyecto fue fruto, curiosamente,  de “un sueño”. La idea es una evolución de una actividad que organizamos dentro de una  de las ediciones de la Noche en Blanco, que cada año se celebra en nuestra ciudad, organizada por  el Área de Cultura, y que aglutina un variado número de iniciativas.  En aquella edición  la temática central elegida  fueron  “Los Sueños”. Desde el Archivo Municipal diseñamos una actividad que ofrecía  “Ventanas Oníricas”, que conectaban pasado y presente, repartidos por distintos puntos  de la ciudad. Para ello colocamos vinilos, con  códigos QR, que permitían a través de cualquier móvil o tablet, visionar la fotografía correspondiente a cada ubicación.

Tuvo un gran éxito y decidimos repensar el proyecto para enriquecerlo y potenciarlo con el uso de las nuevas tecnologías. Queríamos crear una oferta cultural interesante pero sobre todo estable en la ciudad. Una vez marcados los objetivos y contenidos,  presentamos  el Proyecto a un Premio de Innovación, organizado por el Departamento de Calidad del Área de Personal de nuestro  Ayuntamiento,  y lo ganamos. Este Premio nos permitió desarrollar la App de ARCA.

(Archivoz) Vuestro proyecto está dirigido a aumentar la visibilidad ciudadana, además de aportar una nueva visión en las actividades de ocio y culturales. Sin embargo, ante el valioso patrimonio documental de su archivo, ¿está enfocado el uso de la aplicación también a atender a un tipo de público más especializado como el profesional de la información, investigadores o estudiantes?

(MIV) Uno de los aspectos más destacables  de esta  App es su versatilidad, ya  que resulta interesante tanto para el público generalista como para  aquellos que tienen un perfil de carácter más profesional o científico. El tratamiento técnico que se ha dado a los documentos ha sido muy riguroso y cumple todos los requisitos de  los estándares y normas asociadas a la descripción archivística. Y todo ello intentado ofrecer, al mismo tiempo, un resultado final atractivo, ágil y fresco para cualquier perfil.

En el Archivo Municipal creemos que lo científico no tiene por qué estar reñido con la claridad de contenidos e incluso podemos plantearnos ofrecer un producto “divertido”.

Por ello nuestro público objetivo es muy amplio: ciudadanos, turistas, estudiantes, profesores, investigadores…

(Archivoz) Un proyecto de tal envergadura necesita un equipo multidisciplinar ¿cuál es vuestro perfil profesional?

(MIV) El esquema y desarrollo de la estructura de los contenidos ha sido resultado del trabajo  del equipo humano del Archivo Municipal,  fundamentalmente del personal Técnico con colaboración, en aspectos puntuales, del personal auxiliar.

Ha sido vital el asesoramiento continuo de los  especialistas en nuevas tecnologías de la  empresa que ha diseñado la App, Ingenia,  que ha tenido una gran paciencia con nosotros. Y como no citar el apoyo y la aportación del Centro Municipal de Informática.

Los Servicios Operativos del Ayuntamiento también han sido esenciales. Gracias a ellos hemos colocados las placas por la ciudad. Quiero destacar que hemos contado, en este proceso,  con la colaboración de numerosos comercios y empresas de Málaga que amablemente nos han permitido colocar las placas en las fachadas de sus negocios.

(Archivoz) ¿Cuáles son los problemas principales que habéis tenido a la hora de desarrollar esta herramienta?

(MIV) Tenemos un importante volumen de material fotográfico muy interesante y la selección ha sido difícil. De hecho se han  realizado varios filtros hasta obtener el producto final que nos parecía más adecuado.

Otro aspecto complicado fue  la elaboración de la información que acompañan a los hitos que ofrece la Aplicación, donde es importante saber destacar de una forma muy resumida los datos más valiosos.

La geolocalizacion también ha tenido sus más y sus menos ya que los paseos por la ciudad, y las consultas a Google Maps, han sido continuos  durante todas  las fases del diseño de la Aplicación.

A ello hay que sumar la conexión con nuestras herramientas tecnologías y nuestras redes sociales. En resumidas cuentas,  un trabajo complejo donde hay que interconectar muchos elementos y que requiere de numerosas revisiones hasta llegar a la versión final.

(Archivoz) ¿Cuál ha sido la acogida del proyecto por parte de los usuarios?

(MIV) Muy buena. Creo que ofrecemos  un producto atractivo para cualquier grupo de interés al margen del contexto o del  perfil específico formativo o profesional. Un dato curioso es que durante el confinamiento, también,  hemos sacado partido a esta App,  a través de nuestras redes sociales, para lo que creamos incluso un hashtag #ARCAdesdecasa

Durante el confinamiento, también, hemos sacado partido a esta App, a través de nuestras redes sociales, para lo que creamos incluso un hashtag #ARCAdesdecasa Clic para tuitear
(Archivoz) ¿Y por parte de los profesionales de la Información y Documentación?

Hemos recibido muchas felicitaciones y creemos que seguramente, otras instituciones seguirán  un camino parecido al nuestro. Nuestra principal aportación creemos que radica en haber sabido refundir diferentes opciones de difusión y comunicación en una única herramienta y siempre sin olvidar los aspectos metodológicos y técnicos de nuestra profesión. Creemos que con ellos estamos contribuyendo a mejorar la visibilidad del Patrimonio Documental ofreciendo un producto actual, accesible y que puede ser interesante para cualquier perfil.

 

Imagen de portada:

*Imágenes cedidas por el Archivo Municipal de Málaga.

«Pudieron guardar y recuperar miles de libros de los agujeros hechos por los ataques de los misiles»: Entrevista con Mohammed Jasim, exdirector de la Biblioteca de la Universidad de Mosul

Entrevista con Mohammed Jasim, exdirector de la Biblioteca de la Universidad de Mosul y coordinador de la ayuda internacional a la misma. Mohammed presentará su punto de vista sobre la situación actual de la Biblioteca de la Universidad de Mosul, y sobre la campaña nacional e internacional para restaurarla. Mohammed coordina estos esfuerzos, trabajando con instituciones locales e internacionales para aumentar el apoyo a la biblioteca y para crear nuevas colecciones. Colabora con las autoridades de Mosul para tratar la planificación y la posible reconstrucción de la biblioteca.

Noemi, de Archivoz, habló con Mohammed para informarse sobre la Biblioteca de la Universidad de Mosul y sobre el trabajo de reconstrucción de la misma.

(Archivoz) Nos gustaría saber un poco más sobre usted. ¿Podría presentarse?

(Mohammed) Me llamo Mohammed Jasim Aal-Hajiahmed, soy el exdirector de la Biblioteca de la Universidad de Mosul y el coordinador de la ayuda internacional a la Biblioteca desde la destrucción y el incendio causados por ISIS durante su ocupación de Mosul, en el norte de Irak.

(Archivoz) ¿Podría hablarnos de la Universidad de Mosul y de su Biblioteca, para ayudarnos a entender su papel fundamental para las universidades y las bibliotecas de Irak, tanto antes como después del ataque de ISIS?

(Mohammed) La Universidad de Mosul es la segunda universidad de Irak después de la Universidad de Bagdad. Tiene 55.000 estudiantes, y cuenta con 125 departamentos de ciencias y humanidades, 25 facultades y 8 centros de investigación. La Biblioteca de la Universidad de Mosul se construyó en 1967, y era una de las más grandes de Irak y una de las más importantes de Oriente Medio. Llegó a albergar más de un millón de libros: 600.000 materiales en lengua árabe y 400.000 recursos en inglés y en otros idiomas, cubriendo diversos campos del conocimiento, así como 30.000 publicaciones periódicas, que en algunos casos databan del 1700 d.C. La biblioteca contenía 1.600 manuscritos, 5.000 publicaciones gubernamentales desde la fundación del estado iraquí moderno en 1921, y versiones del Corán del siglo XVIII. La Biblioteca también tenía 10.000 libros de consulta. Los espacios de cultura extranjera dieron a los estudiantes e investigadores la oportunidad de explorar diversas tradiciones literarias y tierras lejanas.

(Archivoz) Después del ataque de ISIS del 6 de junio de 2014, ¿qué pasó con la Universidad y la biblioteca? ¿Qué libros y manuscritos fueron destruidos y cómo fueron dañados?

(Mohammed) Como casa de aprendizaje y conocimiento en el centro de la Universidad, la Biblioteca fue una de las primeras instituciones objetivo de ISIS después de la ocupación de Mosul en 2014. Más tarde la quemarían completamente, destruyendo casi todo su contenido y la estructura del edificio, dejando a unos 55.000 estudiantes y a unos 11.000 empleados, así como a investigadores independientes de Mosul, ciudades cercanas y otras zonas de Irak, sin los recursos necesarios para completar sus proyectos académicos.

(Archivoz) ¿Cómo reaccionó la población de Mosul? ¿Cómo intentaron, después del ataque, salvar partes de la biblioteca?

(Mohammed) Una vez que la Universidad fue liberada por las fuerzas iraquíes, un grupo de personas, jóvenes y viejos, fueron corriendo hacia la Biblioteca. Mientras la batalla continuaba en el otro lado de la ciudad, pudieron guardar y recuperar miles de libros de los agujeros hechos por los ataques de los misiles. A partir de esto, podemos imaginar la importancia de la Biblioteca, no solo para los estudiantes, sino también para el pueblo de Mosul.

(Archivoz) ¿Cómo reaccionó el resto del mundo? ¿Mosul tenía apoyo? ¿En qué forma se brindó? ¿Hubo aspectos tanto perjudiciales como beneficiosos?

(Mohammed) Después de la liberación, enviamos una carta de apelación a las instituciones internacionales, las universidades y las bibliotecas, con la ayuda de Angela Boskovitch, pidiéndoles que ayudaran a la Biblioteca de la Universidad de Mosul, ya que creemos que Irak ha luchado en nombre de la comunidad internacional y ahora es el momento de que la comunidad internacional nos apoye para reconstruir la Universidad y, también, la Biblioteca.

Recibimos materiales urgentes del fondo Prince Claus Fund de Ámsterdam, y otros materiales bibliotecarios de la universidad Charles University de la República Checa. También recibimos libros desde instituciones y universidades locales e internacionales, e incluso de personas que querían ayudar a la Biblioteca de la Universidad de Mosul. Comenzamos a enviar estos libros a las facultades y a los departamentos pertinentes. Agradecemos todos estos esfuerzos, aunque, a veces, recibimos donaciones de libros que no necesitamos, o incluso materiales antiguos que son una carga y que dificultan nuestra tarea, ya que no tenemos suficiente espacio para almacenarlos. Tenemos un buen acuerdo con Book Aid International: ellos nos proporcionan materiales según lo que necesitamos exactamente, y nosotros hemos recibido hasta ahora cerca de 8.000 libros mediante ese acuerdo.

(Archivoz) ¿Cómo ha manejado la Universidad la situación? ¿Qué decisiones se han tomado desde la destrucción? ¿Cuáles han sido las primeras prioridades?

(Mohammed) Después de la liberación, la Universidad reabrió, aunque cerca del 70% de los edificios habían sido destruidos. Algunas facultades fueron destruidas completamente, como la Biblioteca. Al principio, los esfuerzos se centraron en arreglar las aulas para los estudiantes que se incorporaban a la Universidad y se matriculaban para estudiar, aunque la Universidad nunca había cerrado porque seguía funcionando fuera de la región del Kurdistán para los estudiantes que estaban fuera de la ciudad. El personal y los estudiantes trabajaban juntos para reparar y pintar las aulas, utilizando su propio dinero. Después de eso, el *PNUD *(Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) comenzó a restaurar los edificios, y el gobierno ayudó a reconstruir los edificios de las facultades. La Biblioteca ha presentado hace poco una oferta de financiación, y el edificio será restaurado por el PNUD.

(Archivoz) ¿Cómo ha afectado este suceso a los estudiantes y al personal, puesto que no solo se han destruido libros o manuscritos, sino también toda la infraestructura y los objetos físicos que se necesitan en el día a día?

(Mohammed) Fue realmente difícil empezar de cero; el panorama era horrible, especialmente cuando la mayor parte de la ciudad había sido arrasada, la Universidad, destruida, y la Biblioteca, quemada y bombardeada. Fue una pesadilla para nosotros; nadie puede imaginárselo. Empezamos cuando ni siquiera teníamos sillas para sentarnos. En la Biblioteca tenemos 135 empleados, pero no tenían un puesto para empezar a trabajar, ya que todo había sido destruido. Los estudiantes empezaron a venir a la Universidad por turnos, ya que no había suficientes aulas para ellos. Es realmente difícil describir esa situación, pero lo bueno es que todo el mundo se comprometió a hacer un cambio, desde los estudiantes que insistieron en venir a la Universidad y en reanudar sus estudios, hasta todo el personal que fue desplazado y se trasladaba a la Universidad de Mosul todos los días desde el Kurdistán. Así que hay una voluntad de cambiar y de empezar de nuevo a pesar de los desafíos que todos hemos tenido que enfrentar.

(Archivoz) ¿Cómo es el trabajo hoy en día en la Universidad y en la Biblioteca?

(Mohammed) En este momento, la Universidad está trabajando correctamente. Tiene 55.000 estudiantes con instituciones en pleno funcionamiento. La Universidad ha reanudado sus actividades académicas, como conferencias, talleres, charlas y otros actos científicos. Ha entrado en una nueva era después de nombrar a un nuevo presidente, el Profesor Qusay Al-Ahmadi, que comenzó a involucrar a la Universidad en las actividades sociales de Mosul. Ahora podemos ver que la Universidad está ofreciendo consultoría a otros sectores de la ciudad para ayudarlos a florecer de nuevo.

Lamentablemente, la Biblioteca sigue funcionando desde una ubicación auxiliar, a la espera de la restauración del edificio, porque no podemos ponernos a trabajar del todo hasta que haya un edificio para albergar los ordenadores y otros departamentos de la biblioteca.

(Archivoz) Mohammed, usted coordina la reconstrucción de la Biblioteca. ¿Cómo es trabajar con instituciones locales e internacionales para que aumente la ayuda a la Biblioteca y para crear nuevas colecciones? ¿Podría explicarnos cómo está haciendo este trabajo?

(Mohammed) Como mencioné antes, tras la liberación empecé a enviar cartas de apelación describiendo la situación a la comunidad internacional. Conseguí obtener materiales urgentes para la Biblioteca como ordenadores, sillas para el personal, escritorios, etc., a través del fondo Prince Claus Fund de Ámsterdam y de la universidad Charles University, y agradecemos a la ONG People in Need por su ayuda para que esto fuera posible. En 2018 también visité el Reino Unido y me reuní con personas de Book Aid International para esbozar el acuerdo para recibir libros según lo que necesitamos exactamente, y agradecemos a Book Bridge Institution por su coordinación. También me reuní con el director de la biblioteca Bodleian Library de Oxford, lo que significó que pudimos conectar la Universidad de Mosul con Oxford University Press para tener acceso a algunos de sus materiales electrónicos; debemos agradecer al Irak Britain Business Council por su coordinación por hacer que esto suceda. También di una charla en la conferencia de la UNESCO celebrada en París en septiembre de 2018 en el marco de la iniciativa de la UNESCO «Revivir el espíritu de Mosul» (“Revive the Spirit of Mosul”). Me dirigí a los donantes internacionales que asistían a la conferencia para hablarles sobre la cuestión de la Biblioteca. También debo agradecer a todas las universidades iraquíes locales que nos donaron libros desde el principio de la liberación, y a universidades como las de Plymouth y Manchester por la donación de libros, así como al Iraqi and American Reconciliation Project por sus esfuerzos en la recopilación de libros de diferentes lugares dentro de Estados Unidos. Muchas gracias a la Mosul Eye Institution por sus esfuerzos a la hora de apoyar a la Biblioteca y conectarnos con muchas instituciones internacionales, y gracias por su ayuda a todas las personas y a los grupos cuyos nombres no he podido mencionar.

Nuestra prioridad ahora es conseguir que la Universidad vuelva a tener al estatus internacional que tenía antes. Clic para tuitear
(Archivoz) ¿Qué es lo siguiente? ¿Cuáles son las prioridades? ¿Hay planes de digitalización? ¿Donaciones? ¿Recursos electrónicos?

(Mohammed) Nuestra prioridad ahora es conseguir que la Universidad vuelva a tener al estatus internacional que tenía antes. En cuanto a la Biblioteca, nos estamos centrando en conseguir recursos electrónicos, ya que es la mejor manera y la más fácil de ayudar a nuestros estudiantes y conseguir que tengan acceso a materiales actualizados. No es una tarea fácil, ya que cuesta mucho dinero, pero estamos haciendo todo lo posible para que sea así. También queremos asociarnos con bibliotecas internacionales como la British Library, que es una de las principales instituciones culturales del mundo. Una vez que tengamos el edificio, podremos empezar a poner en marcha planes para la digitalización, ya que creemos que si hubiéramos digitalizado nuestros materiales el desastre no sería tal. La digitalización y la formación de nuestro personal son algunas de nuestras prioridades. Estamos recibiendo donaciones de libros, pero una vez más nos gustaría coordinarnos con los donantes para seleccionar lo que necesitamos, en lugar de que nos envíen materiales que no deseamos.

(Archivoz) Si es posible, ¿podría decirnos cuál es su experiencia personal en todo esto?

(Mohammed) Ahora estoy realizando mi doctorado en la UAB en España, pero sigo comprometido con la coordinación de la ayuda internacional a la Biblioteca de la Universidad de Mosul, ya que es mi segunda casa. Pasé aproximadamente 18 años trabajando en la Biblioteca; cada rincón de ella representa algo para mí. Por lo tanto, todo el personal de la Biblioteca y yo estamos comprometidos con que la Biblioteca vuelva a funcionar de nuevo y con la reconstrucción de nuestras colecciones para que sean aún mejores que antes.