Fotografía

Gustavo Gillman: la extraordinaria memoria fotográfica del sureste español de entresiglos… y mucho más (Archivo General de la Región de Murcia)

El Archivo General de la Región de Murcia ha reunido un legado de más de 1.300 placas fotográficas de uno de los más sorprendentes fotógrafos de finales del s. XIX y comienzos del XX. Entre ellas se encuentran algunas de las primeras instantáneas en color realizadas en España.
Gillman (centro) junto a dos inversores extranjeros en del distrito minero de Las Menas, Serón, Almería (c. 1897).

Gillman (centro) junto a dos inversores extranjeros en del distrito minero de Las Menas, Serón, Almería (c. 1897).

Gustavo Gillman (Londres, 1856-Petrópolis, 1922) fue un ingeniero británico que vivió en el sur de España dedicado a diversas empresas mineras y a la construcción y explotación de una línea férrea entre las provincias de Murcia, Almería y Granada. Casado con una española, con la que tuvo una extensa descendencia, su residencia habitual se localizó en la murciana localidad de Águilas, aunque sus continuos compromisos laborales y su afición por los viajes le llevaron a recorrer continuamente la Península Ibérica y a visitar otros países como Gran Bretaña, Francia, Alemania, Suiza o Italia, para más tarde, por motivos laborales pasar a Brasil, donde falleció. De una familia acomodada, tuvo una exquisita educación que incluyó disciplinas como la pintura, la música o la astronomía, además de dominar numerosos idiomas y contar con un espíritu sensible e interesado por todo lo que observaba en su entorno. Por su trabajo como ingeniero estuvo en contacto y tuvo una especial propensión a conocer y manejar los avances tecnológicos que fueron apareciendo en plena revolución industrial, entre ellos el de la fotografía.

Todo esto no sería excesivamente relevante si no fuera porque buena parte de sus desplazamientos y de su actividad profesional y familiar quedó ampliamente plasmada a través de la fotografía. Entre 1889 y 1922 impresionó centenares de imágenes, con una técnica y una plástica exquisitas, puesto que vivió y viajó acompañado, siempre e indefectiblemente, por sus cámaras fotográficas, con las que registró de forma única todo lo que veía de interés a su paso (paisajes, monumentos, obras públicas, personajes populares…). La fotografía constituyó para él una fuente de satisfacción y de orgullo, como lo demuestra los numerosos concursos fotográficos en los que participó en Inglaterra y en los que obtuvo diversos premios y menciones.

Como afirma el profesor Vázquez Casillas “Es en ese espacio (…) de uso de la imagen fotográfica, entre lo documental y lo creativo, en el que situamos, por lo tanto, la labor compositiva de Gustavo Gillman; un fotógrafo (claro es) no profesional, pero que excede con evidencia, por su capacidad e intelecto, el mero trasunto de captación objetiva (o domesticada) de la realidad para construir imágenes subjetivas sin perder por ello verdad”.

Esta amplia colección gráfica se generó tanto para su uso profesional como para su disfrute personal y familiar, sin excesivas pretensiones de divulgación más allá de la publicación de algunas de sus imágenes en revistas británicas especializadas. Sin embargo, tras su muerte su archivo fotográfico se fue dividiendo entre sus numerosos descendientes, residentes en distintos países (España, Suiza, Holanda…), al mismo tiempo que algunas imágenes suyas –por diversos avatares– acabaron en centros como el Museo del Traje (Madrid) o en el Archivo Municipal de Águilas. Paralelamente, las imágenes de Gillman circularon por el Sureste español y se reprodujeron durante décadas, la mayoría de las veces obviando su autoría. Y no ha sido hasta comienzos del siglo XXI cuando su figura como fotógrafo ha comenzado a ser conocida, valorada y reivindicada. Y también cuando parte de este legado ha se ha vuelto a reunir en una institución pública como el Archivo General de la Región de Murcia, que cuenta con una amplia vocación de conservación y difusión del patrimonio fotográfico.

La génesis del fondo de Gustavo Gillman: volumen, soporte y formatos

La colección que posee el Archivo General supera actualmente las 1.350 fotografías originales, entre negativos, diapositivas y copias en papel (aparte de otras 200 copias digitales cedidas por sus propietarios y realizadas a partir de otras tantas imágenes originales), y como se ha indicado, se ha ido conformando en los últimos años gracias a distintas y sucesivas donaciones, hasta constituir el conjunto fotográfico referido a Gustavo Gillman más importante en la actualidad:

– En 2009 D. Gabriel Folqués Lázaro, de Valencia, cedió poco antes de fallecer un conjunto de 465 fotografías, en su mayor parte negativas, además de libretas con anotaciones técnicas de las capturas fotográficas, diarios de viajes e informes, todo ello de puño y letra de Gillman, así como diversos objetos.

– En 2016 y 2020 los hermanos Van der Heijden, de Holanda, bisnietos de Gillman, hicieron donación de otro conjunto de 585 negativos y diapositivas, 1 daguerrotipo y 34 autocromos, buena parte de ellas instaladas en sus sobres originales y en diversas cajas de madera, realizadas por el propio fotógrafo.

– En 2019 otro bisnieto del fotógrafo, Gustavo Gillman Mellado, hizo donación de una colección de 276 negativos estereoscópicos datados entre los años 1904 y 1910, en sendas cajas de madera originales, con la especial particularidad de que estas imágenes son totalmente inéditas.

El fondo fotográfico en su conjunto que conserva el Archivo, datado entre los años 1889 y 1914, conserva las capturas que realizó Gillman con las distintas cámaras que poseyó a lo largo de su vida, en diversos procedimientos y formatos (negativo a la gelatina-bromuro, diapositivas, imágenes estereoscópicas, ambrotipos…), tamaños (desde las diapositivas de 80 x 80 mm, pasando por negativos de formato medio, hasta las grandes placas de vidrio de 240 x 300 mm) y soportes (vidrio, película flexible, papel…). Un auténtico muestrario de las distintas técnicas fotográficas de la época.

Gillman, pionero de la fotografía en color en España

La placa autocroma, ideada y comercializada por los famosos hermanos Lumière a partir de junio de 1907, fue el primer formato comercial en color hasta la aparición en 1935 de la película “Kodakchrome”. Se trata de un procedimiento por el que se obtenía una placa de vidrio positiva mediante la impresión de microscópicos puntos de los colores elementales. Pues bien, de acuerdo con las anotaciones de nuestro fotógrafo, el primer autocromo que impresionó en Águilas está datado el 30 de septiembre de 1907: apenas tres meses después de su presentación en París. Estaríamos, por tanto, ante la primera fotografía en color tomada en España y, que además, tenemos la suerte de conservar, aunque con algunos daños en la emulsión. Lo que, entre otras cosas, nos da idea de lo atento que Gillman estaba a las innovaciones fotográficas, a pesar de residir en el Sureste español.

“Entrance to Huerta house from porter’s door”, Águilas: primer autocromo de Gillman (30-9-1907)

“Entrance to Huerta house from porter’s door”, Águilas: primer autocromo de Gillman (30-9-1907)

El Archivo General conserva un total de 34 autocromos originales de Gillman y copia digital de otros seis que posee la familia Van der Heijden, datados entre 1907 y 1913.

Una diversidad de temáticas y geografías

A la pluralidad de técnicas y formatos fotográficos empleada por Gillman se une una diversidad de propósitos. Sus intereses fotográficos se pueden dividir en cuatro grandes grupos:

– Profesionales: instantáneas de fábricas e instalaciones industriales visitadas en el Norte de España (Cantabria y País Vasco), viajes a cotos mineros (Almería, Cádiz, Murcia…), cables aéreos, línea y obras del ferrocarril de Lorca a Baza, accidentes ferroviarios, así como la completísima serie de construcción del embarcadero de mineral de El Hornillo (Águilas), diseñado y construido por Gillman entre 1900 y 1903.

 

Mina a cielo abierto en Riotinto, Huelva (1900)

Mina a cielo abierto en Riotinto, Huelva (1900)

Grúa Titán durante la construcción del embarcadero de El Hornillo, Águilas (c. 1902)

Grúa Titán durante la construcción del embarcadero de El Hornillo, Águilas (c. 1902)

 

– Viajes y paisajes: abarca desde los entornos naturales desde los Alpes hasta la selva amazónica, pasando por la campiña inglesa y las montañas y campos del sureste español, así como vistas de monumentos y ciudades españolas (Madrid, Segovia, Toledo, Sevilla, Córdoba…) y extranjeras (Londres, París, Roma, Lisboa). También abundan las escenas marítimas y los barcos (de vapor y de vela), así como puntuales acontecimientos sociales (corridas de toros, apertura de las Cortes españolas…).

Real Tribunal de Justicia de Londres (1899)

Real Tribunal de Justicia de Londres (1899)

Pabellones de la Exposición Universal de París (1900)

Pabellones de la Exposición Universal de París (1900)

 

– Familiares: Gillman realizó numerosos retratos más o menos formales de su familia, tanto en su casa como en exteriores, además de registrar el interior y el entorno de sus distintas residencias en Águilas y en Petrópolis. Además, gustaba de disfrazar a sus hijos y de recrear escenas costumbristas o literarias.

– Etnológicas: Sin duda una de sus grandes pasiones. Gillman, quizás por su origen británico, gustaba de fotografiar a las clases populares rurales y urbanas, el bullicio de los mercados, el ambiente en las fuentes y lavaderos, los pastores con sus rebaños… Se especializó en apostarse junto a un camino o rambla con su cámara preparada, en apariencia de estar leyendo, para obtener instantáneas “robadas” en las que captaba de forma espontánea a campesinos a pie o a lomos de sus caballerías.

Canoa de Antonio do Ceo, Santa Cruz, Brasil (1912)

Canoa de Antonio do Ceo, Santa Cruz, Brasil (1912)

Mujeres en un camino cerca de Hondarribia, Guipúzcoa (1900)

Mujeres en un camino cerca de Hondarribia, Guipúzcoa (1900)

 

Como decimos, el legado de Gillman aporta un impagable testimonio en imágenes de las gentes y los lugares por donde discurrió, trabajó y vivió, tanto en España como en distintos países de Europa y América. He aquí un resumen numérico de los ámbitos geográficos que abarca.

Procedencias de las imágenes originales del fondo de Gustavo Gillman en el Archivo General

Ámbito geográfico Nº de fotografías
ESPAÑA (provincias):
Murcia 418
Almería 187
Madrid 53
Granada 45
Segovia 30
Toledo 30
Sevilla 28
Cádiz 20
Guipúzcoa 17
Alicante 12
Vizcaya 10
Cantabria 9
Álava 9
Huelva 8
Córdoba 5
Albacete 5
886
TOTAL
OTROS PAÍSES:
Brasil 259
Gran Bretaña (Londres, Inglaterra y Escocia) 84
Suiza (Cantón de Valais) 67
Portugal (Lisboa y Madeira) 16
Alemania (Selva Negra) 10
Francia (París) 11
Países Bajos (Rotterdam) 11
Italia (Roma) 5
463
TOTAL 1.349

Las sucesivas donaciones incluyen, además de negativos y positivos fotográficos, otro tipo de material, como documentos textuales, filtros fotográficos, objetos de escritorio, etc. Entre los documentos que han llegado al Archivo se conservan hasta trece libretas que recogen, de puño y letra del fotógrafo (aunque con variaciones en el tipo de información, según la época), las anotaciones técnicas de sus capturas fotográficas y que dejan constancia de la minuciosidad, propia de un ingeniero, con la que trabajaba: número de negativo, fecha, hora, tipo de lente, luz ambiental existente, apertura, tiempo de exposición, lugar y título de la fotografía. Información impagable para historiadores e investigadores de la fotografía, y para identificar y contextualizar adecuadamente las imágenes.

En segundo lugar, destacan los diarios de viaje donde dejaba constancia de sus numerosos desplazamientos de trabajo por toda España para evaluar y asesorar en distintos proyectos empresariales, realizar seguimientos de encargos o de los trabajos en sus propias explotaciones, pero también para documentarse sobre nuevos proyectos o técnicas que le interesaban. Numerosas copias de sus informes técnicos sobre minas y ferrocarril, además de notas y croquis sobre astronomía y un libro de partituras con arreglos de música culta y popular para guitarra, completan el fondo del incansable y polifacético Gillman.

En definitiva, un impagable legado fotográfico a nivel nacional e internacional.

Pareja de campesinos cerca de Pulpí, Almería (1899-1900)

Pareja de campesinos cerca de Pulpí, Almería (1899-1900)

Puestos de mercado al pie del acueducto de Segovia (c. 1899)

Puestos de mercado al pie del acueducto de Segovia (c. 1899)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para saber más:

  • Juan A. Grima Cervantes y Juan Roberto Gillman Mellado (Eds.): Almería insólita: el legado fotográfico de Gustavo Gillman, 1889-1922, Mojácar: Arraez editores, 2010.
  • José Fernando Vázquez Casillas y Javier Castillo Fernández: Gustavo Gillman, ingeniero en imágenes: Fotografías de la Región de Murcia (1889-1912). Murcia: Tres Fronteras, 2019 (2ª edición corregida). Disponible (pinchando aquí)

 

*Imagen de portada: Plaza de Santo Domingo, Baza, Granada (1905)


Artículo facilitado por: Archivo General de la Región de Murcia

Fondo fotográfico sobre mujer. Colección privada “Hermanos López Andrés” (Archivo Histórico Provincial de Alicante)

Hemos elegido el fondo fotográfico sobre mujer de la colección privada “Hermanos López Andrés” para la participación del AHPA en la sección “Joyas Documentales” de la revista Archivoz.

Esta elección se debe a que el AHPA, dentro de su línea de trabajo permanente sobre perspectiva de género iniciada en 2015, tiene actualmente entre su oferta cultural la exposición “Imagen de mujer en el AHPA”. La muestra pretende descifrar, a través de la fototeca del AHPA, conformada por importantes colecciones fotográficas de origen público y privado, cuál ha sido la imagen de la mujer construida a lo largo del tiempo y conservada para la posteridad en fotografías y diversos documentos gráficos. Tiene también como objetivo plantear una pregunta abierta sobre la composición de esa imagen de mujer para la reflexión colectiva. Por último, quiere subrayar con su carácter gráfico el inmenso valor de la fotografía como documento informativo y para la reconstrucción de la historia reciente.

Recreación de un salón burgués en la exposición “Imagen de Mujer en el AHPA”.

Recreación de un salón burgués en la exposición “Imagen de Mujer en el AHPA”.

Recreación de un salón burgués en la exposición “Imagen de Mujer en el AHPA”. La colección “Hermanos López Andrés” pertenece a la donación efectuada al AHPA por los hermanos López Andrés en 2017. La familia López Andrés pertenece a la burguesía de la localidad de Novelda y su actividad profesional se desarrolló en el ámbito del área de espectáculos siendo propietaria de cines y teatros. Es una colección de amplio volumen y diversidad documental: hemerográfica, bibliográfica, documentos de archivo y fotográfica.

Sin embargo, la fotografía tiene un peso específico enorme dentro de ella y destaca especialmente el gran número de retratos femeninos y fotos sobre mujer, individuales o en grupo, realizando diversas tareas. Es por ello que este conjunto documental constituye el núcleo central de la exposición “Imagen de mujer en el AHPA”. Gracias a esta gran diversidad y amplia perspectiva de la colección hemos podido establecer los bloques de la muestra y el itinerario expositivo de la misma, incorporando después fotografías de otros fondos nuestros tanto públicos como privados:
• La mujer en el hogar
• La mujer en el trabajo
• La mujer en el ámbito de la cultura
• La mujer en el ocio y las fiestas
• La mujer en la Religión
• La mujer en la publicidad y el erotismo
• La mujer en el franquismo
• La mujer en otras culturas

Sobresalen en la colección los retratos de mujeres de aire romántico propios de finales del siglo XIX y principio del siglo XX y las imágenes costumbristas de mujeres de la burguesía realizando actividades relacionadas con el ocio y la cultura. Algunas de estas fotografías son las que hemos seleccionado y hoy presentamos.

Retrato de la madre de los hermanos Don Lázaro y Don Luis López Andrés. Fuente: donación Hnos. López Andrés. AHPA.

Retrato de la madre de los hermanos Don Lázaro y Don Luis López Andrés. Fuente: donación Hnos. López Andrés. AHPA.

Entre la pluralidad de fotografías encontramos una tipología que destaca sobre el resto, y se trata de la tarjeta de visita, también conocida como la carte de visite. Este formato fotográfico se inventó en 1854 en París y gozó de gran popularidad, primero en Europa, y después en el resto del mundo, ya que a través del mismo se podía obtener copias, concretamente ocho tomas en un mismo negativo de vidrio. Con todo, debemos tener en cuenta que únicamente las personas pertenecientes a las altas clases sociales podían acceder a este tipo de fotografía acudiendo a los estudios de los fotógrafos de la época para retratarse. Es el caso de la familia “López Andrés”, cuyos miembros están todos retratados. Estas copias les servían para regalarlas e intercambiarlas con otros, por lo que constituyó un nuevo modo de establecer relaciones con amigos y familiares.

Tarjeta de visita de la segunda mitad del siglo XIX. Fuente: donación Hnos. López Andrés. AHPA.

Tarjeta de visita de la segunda mitad del siglo XIX. Fuente: donación Hnos. López Andrés. AHPA.

Por lo general, en la parte inferior o trasera de cada imagen aparece el nombre del fotógrafo que hizo el retrato, este dato nos ayuda a conocer los negocios fotográficos que había establecidos por aquel entonces en las ciudades. En cuanto a la reproducción, estas imágenes están hechas con una impresión albúmina, que consiste en una fotografía de papel delgado sobre una tarjeta de papel más grueso. En el fondo “Hermanos López Andrés” encontramos este formato y también las conocidas como tarjetas de gabinete, que eran iguales que las anteriores pero de mayor tamaño y se hicieron desde principios de la década de 1870 en adelante.

Gracias a las tarjetas de visita se conoce la fisonomía de grandes personalidades del siglo XIX y de familias al completo como la que nos concierne en este caso. Además, este material arroja a día de hoy luz sobre cómo eran los atributos de los personajes de entonces, la indumentaria típica o los peinados usuales en la época en cuestión. Otro aspecto que destaca en este fondo es que muchas de las fotografías son coloreadas, puesto que antes de la invención de la fotografía a color, esta era monocromática. La técnica de coloración que mencionamos se realizaba a mano, y consistía en aplicar cualquier tipo de pintura a la superficie para darle mayor realismo. Una cantidad ingente de imágenes de este fondo están coloreadas, sobre todo determinados elementos de la fotografía que se quieren destacar.

Fotografía coloreada. Fuente: donación Hnos. López Andrés. AHPA.

Fotografía coloreada. Fuente: donación Hnos. López Andrés. AHPA.

En cuanto a su conservación, las fotografías se almacenan en sobres individuales de papel y estos a su vez dentro de cajas de cartón. Se trata de sobres de cuatro solapas realizados a medida de cada una de las fotografías, con un papel de alto contenido en alfacelulosa, sin reserva alcalina y libre de ácido, que cumple con las normas establecidas por la ANSI IT9.2-1991 y el P.A.T. para la correcta conservación de materiales fotográficos. Los sobres se almacenan en posición horizontal dentro de cajas de cartón de conservación que cumplen igualmente con las especificaciones anteriores. Con respecto a las condiciones ambientales, la colección comparte espacio con otras tipologías documentales realizadas en materiales diferentes a los fotográficos. Esto nos obliga a establecer unos parámetros de humedad y temperatura adecuados y comunes para todos ellos con un máximo de 18ºC y 50% de humedad relativa. Con el fin de evitar la manipulación de los originales toda la colección está digitalizada. De este modo se pueden consultar las copias digitales evitando tanto su exposición a la luz, que en el caso de los materiales fotográficos es muy dañina, como las fluctuaciones de humedad y temperatura a las que se pueden ver sometidas al sacarlas del depósito y llevarlas a las salas de trabajo. Para su muestra en nuestra exposición temporal “Imagen de mujer” se realizaron copias en papel en un tamaño DIN A3 evitando la exposición de los originales.

Confiamos en que las fotografías que hemos seleccionado ilustren bien la condición de “joya documental” que esta colección tiene.

 

*Imagen de portada: Proceso de conservación de las fotografías de la colección Hnos. López Andrés. AHPA.


Artículo facilitado por: Archivo Histórico Provincial de Alicante