Archivos

“El interés por el cine doméstico responde a la transformación de la noción de intimidad”: Juan de Dios López López, codirector del proyecto «De imagen íntima a patrimonio audiovisual» (Parte II)

Juan de Dios López López lidera junto a dos colegas de la Universidad de Córdoba un proyecto que analiza el creciente interés por el cine doméstico y su reivindicación como parte del patrimonio cinematográfico. Retomamos la charla con él para profundizar en la inclusión de este en las filmotecas y otros archivos públicos.

 

(ARCHIVOZ) ¿Cómo ha sido la respuesta por parte de los particulares (de los dueños o sus descendientes) en cuanto a la cesión de los materiales? ¿Cuáles son las ventajas para ellos? Ceden un poco de su «intimidad» al compartir imágenes del entorno familiar pero por contra ¿qué reciben? ¿Cuáles crees que son las bazas para que instituciones como archivos o filmotecas se muestren interesadas en estas cintas?

(JDLL) Hay varios motivos que pueden llevar a donar estos materiales. En primer lugar, por supuesto, la posibilidad de obtener gratuitamente una copia digitalizada de las películas. Mucha gente ya no cuenta con el proyector y lleva mucho tiempo sin ver sus películas familiares grabadas en Super-8 (y esto está comenzando también a pasar con formatos más actuales como el VHS), por lo que tener una copia digitalizada les da la oportunidad de volver a ver sus películas grabadas hace 40 o 50 años, la oportunidad de ver imágenes en movimiento de seres queridos que ya no están, etc. En el caso del proyecto “Mi Vida” de la Filmoteca de Andalucía, la cesión del material puede ser temporal. Es decir, que una vez digitalizada la cinta, el donante puede depositar la cinta original en la filmoteca o llevársela de nuevo a casa.
Pero también hay otros motivos, y esto son hipótesis con las que estamos trabajando, como, por ejemplo, que se hayan heredado esas películas y ya no signifiquen mucho personalmente porque no se conoce quiénes son las personas que aparecen filmadas. Podría ser una bisabuela o un tío lejano de quienes apenas conoces nada, porque no te han contado las historias que hay detrás de la película. Entonces, hay poco apego al material, pero consideras que puede ser importante quizás desde un punto de vista histórico o de la investigación. O, incluso, puedes tener la esperanza de que llegue a alguien que te pueda contar esas historias olvidadas. En cualquier caso, dilucidar cuáles son esos motivos forma parte de nuestros objetivos de investigación.

(ARCHIVOZ) Quizá por cercanía cultural y territorial uno de los proyectos que más os toca es «Mi Vida» de la Filmoteca de Andalucía. ¿Podrías comentarnos en qué se basa, qué tipo de materiales reúne y cómo se organizan?

(JDLL) El proyecto de la Filmoteca de Andalucía surge en 2016 con la intención de recopilar cine doméstico producido en Andalucía en formatos que, por el paso del tiempo, corren riesgo de deterioro o pérdida, como el 16mm o el 8 mm. Pero sobre todo, el popular Super-8, que es el formato que más se ha donado. La Filmoteca ha puesto en marcha varias campañas solicitando donaciones, pero el proyecto sigue abierto de modo continuo y sigue recibiendo películas. Como bien dices, el proyecto ”Mi Vida” nos toca de cerca puesto que trabajamos justo al lado de la filmoteca andaluza. No obstante, lo interesante es que no se trata de un proyecto aislado, sino que se inscribe en un conjunto de proyectos similares, interesados en la recuperación de cine doméstico, que se están desarrollando en los últimos años tanto a nivel nacional como internacional. De hecho ya se ha constituido una red, la Red de Cine Doméstico, que une y coordina a varias de estas iniciativas surgidas en todo el territorio del estado español.

 

(ARCHIVOZ) Sois conocedores que en otras comunidades como Murcia, Galicia o Extremadura se están llevando a cabo proyectos similares. ¿A qué factores puede deberse esta sensibilidad hacia el cine doméstico como tendencia?

(JDLL) Creo que tiene ver con varios motivos. En primer lugar, hay que considerar el desarrollo de las tecnologías audiovisuales que, por un lado, han dejado obsoletos los formatos que se están recuperando, como el Super-8, pero también otros como el VHS que creo que no tardará en ser objeto también de campañas de recuperación. Pero, por otro lado, el mismo desarrollo tecnológico ha posibilitado la digitalización de ese material fílmico destinado a perderse. Esta aceleración tecnológica se inscribe también en un incremento del sentimiento de nostalgia por el pasado perdido que está íntimamente relacionado con esa “inflación patrimonial” de la que hablábamos antes. También habría que considerar, a mí juicio, las nuevas tendencias historiográficas que tratan de construir la historia con materiales que vayan más allá de los documentos oficiales y las perspectivas del poder instituido. Tampoco se puede desdeñar al considerar este interés por las películas caseras las propias texturas y cualidades del cine doméstico: su apariencia de verdad, su supuesta ingenuidad, su idealización de la familia, etc.; o, incluso, podríamos apuntar como motivo del interés contemporáneo por el cine doméstico la actual reconfiguración de los espacios público y privado o la propia transformación de la noción de intimidad. Me parece evidente, por todos estos motivos, que el cine doméstico, y las prácticas de archivo en las que está siendo incluido, nos brinda múltiples líneas de investigación fértiles y novedosas.

(ARCHIVOZ) Más allá del formato, del propio valor documental del cine doméstico, una vez que los fondos sean digitalizados ¿podrían surgir nuevos usos como material de recurso y documentación para artistas, universidades, productoras o directores del cine de reapropiación?

(JDLL) Por supuesto, de hecho los ejemplos son ya múltiples. Efrén Cuevas, profesor de Comunicación Audiovisual de la Universidad de Navarra, ha estudiado a fondo el tema y coordinó en 2010 el libro ‘La casa abierta. El cine doméstico y sus reciclajes contemporáneos’, un trabajo de referencia en nuestro proyecto en el que se analizan varias experiencias de reutilización y reapropiación de películas caseras. Muchos cineastas contemporáneos utilizan metraje doméstico en sus producciones cinematográficas, ya sea como material exclusivo o intercalándolas en el montaje con imágenes rodadas profesionalmente. También la televisión lleva décadas utilizando imágenes domésticas en diversos tipos de programa. Recordemos, por ejemplo, ‘Videos de primera’ realizado casi exclusivamente con vídeos familiares en los que aparecían situaciones cómicas, caídas, golpes, etc. Y, por supuesto, en la actualidad se pueden encontrar múltiples imágenes domésticas o “no profesionales” en los informativos, en programas de entretenimiento, de humor, nostálgicos, etc. La actual recuperación de películas caseras en formato Super-8 y su puesta a disposición de artistas, investigadores o cineastas creo que augura un uso mucho mayor de estas imágenes en producciones y estudios de todo tipo.

 

 

Juan de Dios López López es Profesor del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de Córdoba y doctor en Antropología Social por la Universidad de Granada. Obtuvo el Premio de Investigación PatrimoniUN10 a la Mejor Tesis Doctoral, concedido por el Campus de Excelencia Internacional en Patrimonio de la Universidad de Jaén. Es miembro del grupo de investigación Laboratorio de Estudios Interculturales de la Universidad de Granada. Ha trabajado como investigador social tanto en universidades como en otras instituciones públicas y privadas y ha participado en proyectos de investigación nacionales e internacionales sobre patrimonio inmaterial y procesos de patrimonialización, el fenómeno turístico o la pobreza urbana, entre otras temáticas. Junto a Ignacio Alcalde Sánchez y Fernando Cañete Buenestado lleva cabo el proyecto de investigación ‘De imagen íntima a patrimonio audiovisual. La inserción del cine doméstico en el archivo público’.

 

“El interés por el cine doméstico responde a la transformación de la noción de intimidad”: Juan de Dios López López, codirector del proyecto «De imagen íntima a patrimonio audiovisual» (Parte I)

Desde hace algunos años percibimos un interés creciente por recuperar esa parte del patrimonio cinematográfico vinculado al cine doméstico. Diferentes agrupaciones en el territorio español procuran reclamar el protagonismo de cintas caseras, a menudo en formatos que van quedando obsoletos como el Super-8. Esos documentos que recogen celebraciones íntimas, reuniones familiares o encuentros sociales ayudan a reconstruir no solo nuestro pasado sino también la imagen cinematográfica del país. Juan de Dios López López lidera junto a dos colegas de la Universidad de Córdoba un proyecto que analiza esta tendencia y, sobre todo, su inserción en el catálogo de filmotecas y otros archivos públicos. Acercarnos a su investigación nos ayudará a comprender el fenómeno.

(ARCHIVOZ) Antes de nada, aunque actúes como interlocutor en nuestra entrevista, el equipo de trabajo lo completan Ignacio Alcalde Sánchez y Fernando Cañete Buenestado, compañeros de la Universidad de Córdoba. ¿Cómo os conocistéis y, sobre todo, como surgió la idea del proyecto?

(JDLL) Ignacio Alcalde y yo somos profesores de Antropología Social en la Universidad de Córdoba, y compartimos despacho, por lo que trabajamos codo a codo de forma habitual. En la UCO se oferta desde hace tres cursos un grado universitario en Cine y Cultura, donde el área de antropología social tiene cierta presencia. Queríamos dedicar una parte de la enseñanza sobre antropología audiovisual a las prácticas cotidianas de producción y consumo audiovisual y, en ese sentido, la filmación de películas caseras o la confección de álbumes de fotos familiares nos parecía central.
La Facultad de Filosofía y Letras de la UCO, donde trabajamos, está prácticamente a 100 metros de la sede de Filmoteca de Andalucía y un día visitándola encontramos un tríptico en el que se hablaba del proyecto «Mi Vida». Evidentemente, enseguida sentimos la necesidad de conocer más a fondo este proyecto y otros similares. Y comenzamos a leer todo aquello que encontramos relacionado con el cine doméstico.
Al poco tiempo se unió al proyecto Fernando Cañete, que es graduado en Gestión Cultural y tiene un máster en cinematografía, en el marco del cual realizó prácticas en la Filmoteca colaborando precisamente en las tareas de archivo y digitalización de las cintas donadas al proyecto «Mi Vida». En la actualidad, Fernando está cursando los estudios de doctorado y su tesis doctoral se enmarca en este proyecto de investigación.

 

(ARCHIVOZ) ¿Cuáles fueron los principales objetivos que establecisteis cuando poníais en marcha la propuesta? ¿Se han visto modificados o incrementados con el paso de los meses? ¿A qué se puede deber este cambio?

(JDLL) El proyecto que estamos planteando se encuentra de hecho en sus primeras fases de desarrollo. Las preguntas que nos estamos haciendo en esta primera fase tienen que ver fundamentalmente con los significados y el valor otorgado a estas películas por parte de los distintos agentes implicados en estos proyectos de recuperación de cine doméstico. Entre tales agentes podríamos señalar, evidentemente, a las personas que donan sus películas caseras, pero también el personal técnico de los archivos y las filmotecas, los gestores públicos, o los investigadores, activistas políticos o artistas interesados en reutilizar ese material fílmico en sus proyectos de investigación, de intervención política o creación estética. Nos interesa mucho el cambio que se produce tanto en las funciones como en los significados de este cine cuando son trasladadas del espacio íntimo y restringido del hogar al espacio, en principio mucho más amplio y accesible, de los archivos y filmotecas públicas. Tales significados, por supuesto, no serán unívocos y tendremos que analizar cuáles son las discrepancias que se producen entre unos y otros y en qué medida responden a los contextos de enunciación y a las intencionalidades de cada uno de los agentes.

 

(ARCHIVOZ) Tenéis muy presente en vuestro trabajo términos de Nathalie Heinich como «inflación patrimonial» o las palabras de Barbara Kirshenblatt-Gimblett sobre patrimonio cultural. ¿Podrías profundizar en estas claves? ¿Cómo enriquece el contexto patrimonial el cine doméstico?

(JDLL) Una de mis principales líneas de investigación son las políticas patrimoniales y los procesos de patrimonialización. De modo que, desde un primer momento, me pregunté si este interés de los archivos y las filmotecas por el cine doméstico podría ubicarse en ese contexto de “inflación patrimonial”, definido por Nathalie Heinich y que se refiere a la ampliación progresiva de la noción de patrimonio, que ha llegado a abarcar cada vez más objetos y expresiones culturales, y cada vez más cotidianos y alejados de las construcciones monumentales. Algo que viene sucediendo desde la aprobación en 2003 de la Convención de la UNESCO sobre Patrimonio Inmaterial, e incluso antes, desde la década de los sesenta y la introducción de la noción de ‘bienes culturales’. No voy a entrar ahora a valorar este hecho. Pero sí que me parece significativo que, si efectivamente se le estuviera dando un tratamiento patrimonial a las películas domésticas, podría decirse que se está traspasando una última frontera: la de la vida doméstica y la intimidad. O dicho de otra forma, se le estará dando un tratamiento público a películas producidas en el hogar y cuyos espectadores, a priori, iban a ser exclusivamente los miembros de la familia y personas muy allegadas.
Lo que si parece claro es que la idea de una “segunda vida” que, según Barbara Kirshenblatt-Gimblett, obtendrían todos los objetos patrimonializados, encaja perfectamente con los nuevos usos que adquieren o potencialmente pueden adquirir las películas familiares. Los significados y usos de estas películas necesariamente se van a ver transformados con su traslado a las filmotecas, lejos de sus contextos originales de producción. En cierto modo, como ha dicho Gil-Manuel Hernández, los elementos patrimonializados podrían asemejarse a los zombis: cuerpos a los que, después de haber perdido su funciones y significados primigenios, se les insufla una nueva vida que no tiene mucho que ver con la anterior.

 

(Sigue en Parte II)

Los repositorios digitales en Archivos

Introducción

Los archivos como los repositorios guardan similitudes que los asemejan en sus funciones, en primera instancia ambos almacenan, preservan y recuperan documentación a través de las normas internacionales de descripción. En la profesión archivística, por lo general los repositorios digitales son vistos como una herramienta propia del campo bibliotecario, desde esta perspectiva podemos considerar que los profesionales archiveros no han dimensionado los beneficios que abrigaría su implementación en los archivos.

Es imprescindible que organizaciones, como también asociaciones de profesionales de archivos, pujen para abrir camino a la participación de la elaboración de políticas sobre la creación de repositorios digitales para hacer uso de los documentos que guardan en sus archivos, específicamente los históricos que son fuente primaria para la investigación científica.

Así, el objetivo del presente trabajo es buscar las semejanzas que pueden existir en los repositorios digitales de las bibliotecas con la implementación de los mismos en los archivos, buscando cómo encontrar los beneficios de su utilización plasmada en el mundo archivístico. Y para ello es inevitable formular las siguientes preguntas: ¿Por qué el profesional archivero no participa en las políticas de creación de repositorios digitales? ¿Por qué considera que los repositorios son puramente del campo bibliotecario? ¿Por qué no plantease un problema semántico en la definición de archivo y repositorio? ¿Por qué no plantease el desafío de implementar los repositorios digitales con los conocimientos propios de la profesión?

Justificación

Se sabe que el conocimiento no es estático ni mucho menos cerrado, todas las ciencias sociales y naturales se orientan hacia un conocimiento dinámico y en permanente estado de mutación, por lo cual, la Archivología no queda exenta de ello; todo lo contrario, está obligada a crecer en su teoría archivística.

Los trabajos interdisciplinarios dan prueba de los avances que se consiguen a través de las investigaciones científicas en donde se visualizan los logros alcanzados, cuando existe la participación de diferentes disciplinas que aportan su conocimiento para satisfacer las necesidades propias del conocer del hombre.

La ciencia de la informática es la que más se ha introducido en los trabajos interdisciplinarios, es importante mencionar que la Archivología posee sus propios conocimientos para el tratamiento de la documentación e información que contienen esos documentos. Sin embargo, en su espacio lógico, han de reconocerse funciones archivísticas ya iniciadas y aplicadas a los documentos de archivo como objetos digitales desde el principio de la gestión documental. Escasa me parece la estimación de estar ligado a la regulación y ordenación técnica del acceso hasta el almacenamiento digital.

Esto provoca de manera directa que el conocimiento y la información estén al alcance de la mano, en estas circunstancias la Archivología sufre un cambio de paradigma, en donde el profesional debe adoptar como ciencia de soporte a la informática ya que está es la que va a brindar las herramientas que necesita para incorporar los repositorios digitales en los archivos.

Otro eslabón fundamental es concientizar y crear la necesidad en la gestión del profesional de archivo, los usos de los repositorios digitales, para lograr fines, como por ejemplo; avances en materia de estudios, la implementación del tratamiento archivístico en documentos electrónicos, cuestionar el ciclo vital de los documentos, cual es el perfil de usuario que se pretende captar, cuál es el aporte de la Archivología a la ciencia, qué conocimientos e información brinda a la sociedad.

Es importante que la Archivología salga de su estado de introspección que deje de mirar hacia adentro, del profesional negado a la tecnología, del archivo cerrado, de la documentación creada en formato papel como única fuente fidedigna, cambiar a un estado de extrospección, abrirse al mundo exterior, adaptando los avances de la tecnología para y por el bien de la ciencia.

Se puede confirmar que en el campo archivístico aún no existe una marcada iniciativa en la implementación de los repositorios digitales, puede que se encuentren algunos casos aislados, tal el caso del Centro de Egresados de Archivística de la Provincia de Santa Fe que ha convocado a sus estudiantes a la donación de sus trabajos aprobados realizados en el marco de alguna cátedra, ponencia o publicaciones con el fin de crear un repositorio que sirva de fuente de consulta, pero es transcendental mencionar que las donaciones serán dadas a la biblioteca. Además, si bien, también es de interés de la Archivología, se trata de documentos bibliotecológicos.

Ante este ámbito, un repositorio digital puede definirse como un conjunto de recursos y servicios destinados a gestionar y difundir los materiales digitales de educación superior o de investigación científica y tecnológica, que obedece a una política preestablecida que indica cómo constituirlo y en qué condiciones . Esta definición contesta las preguntas formuladas al comienzo del texto, es decir, ¿contamos con un conjunto de recursos y servicios? Pues bien, la archivología en su campo de acción abarca la gestión, la planificación, organización, conservación y todos los servicios archivísticos aplicando técnicas que nos permiten recuperar eficientemente la información contenida en los documentos que a continuación solo se hará referencias a algunas de ellas:

  • Recibir, organizar y preservar documentos en los archivos sobre los que tiene jurisdicción.
  • Formular reglamentos, manuales, directivas y normas archivísticas.
  • Participar en la planificación de la reproducción de documentos a través de diferentes sistemas y sobre distintos soportes.
  • Generar conocimiento mediante investigaciones.
  • Interactuar con los usuarios donde se desenvuelve facilitando el acceso a la información.

Continuando con la definición corresponde cuestionar ¿De qué forma los profesionales archiveros podrán gestionar y difundir los documentos a través de los repositorios digitales? ¿Existen herramientas para ellos? ¿Tenemos técnicas para su implementación?

Es factible que los conocimientos archivísticos puedan emplearse y adaptarse a las exigencias demandadas por los avances tecnológicos que pose como objetivo poner la información a disposición de la sociedad de manera rápida y amplía a través del acceso abierto de la información.

Desde cualquier perspectiva la participación de los archivos para la difusión de los conocimientos es requerida y necesaria, esta participación se logra a través de la interoperabilidad que beneficia a los archivos con su visibilidad, es este otro punto en donde la archivología puede lucir sus conocimientos en el tratamiento de los documentos digitales de archivos divulgados en los repositorios digitales.

Conclusión

Después de lo expuesto se concluye que este cambio de paradigma impacta fuertemente en la gestión documental de los archivos, la difusión de la transición del documento analógico al objeto digital impulsa la interoperabilidad que juega un rol importante en el intercambio de datos y de comunicación.

Los archivos históricos como organismos que representan los derechos de los ciudadanos de conocer su historia y como custodios Jerárquicos de toda la documentación generada, específicamente los que poseen la autonomía para crear un repositorio digital les queda abierto el desafío de implementar esta nueva herramienta informantica en la cual los profesionales de archivos deberán tomar una postura activa para involucrarse e utilizar y adaptar los conocimientos propios de la formación archivística. Y solo como observación se recuerda el termino archivos abiertos es lo que hoy denominamos repositorios.

Bibliografía General
  • CALZADA PRADO, Francisco Javier, Repositorios, bibliotecas y CRAI: los objetos de aprendizajes en la educación superior, 1º ed., Buenos Aires, Alfagrama ediciones, 2010.
  • BABER, Elsa (comp.), IV Encuentro Nacional de Catalogadores: tendencias en la organización y tratamiento de la información, Buenos Aires, Biblioteca Nacional Moreno, 2014.
  • CASANOVAS, Inés, Gestión de archivos electrónicos, 1º ed., Buenos Aires, Alfagrama ediciones, 2008.
  • GONZÁLEZ, Pedro, “Los archivos en la encrucijada: el reto de los documentos electrónicos”, en Boletín confederación de asociaciones de archiveros, bibliotecarios, museólogos y documentalistas, LVI, núm.4 [2006], Madrid, Confederación de Asociaciones de Archiveros, Bibliotecarios, Museólogos y Documentalistas, 2006, p. 15
  • AMUTIO GÓMEZ, Miguel, “Acciones de IDA e IDABC en materia de promoción del uso de los formatos abiertos de documentos y de actualización Moreq y de los criterios de conservación”, en Boletín confederación de asociaciones de archiveros, bibliotecarios, museólogos y documentalistas, LVI, núm.4, Madrid, confederación de asociaciones de archiveros, bibliotecarios, museólogos y documentalistas, 2006, p. 42.
  • LLANSÓ SANJUAN, Joaquín, “Sistemas archivísticos y modelos de gestión de documentos en el ámbito internacional”, en Códice, vol.2, núm.2, Bogotá, Facultad de Sistemas de la Información y Documentación, 2006, p. 39.
  • AMUTIO GÓMEZ, Miguel, “Acciones de IDA e IDABC en materia de promoción del uso de los formatos abiertos de documentos y de actualización Moreq y de los criterios de conservación”, en Boletín Confederación de asociaciones de archiveros, bibliotecarios, museólogos y documentalistas, LVI, núm.4, Madrid, Confederación de Asociaciones de Archiveros, Bibliotecarios, Museólogos y Documentalistas, 2006, p. 42.
  • TOMASINO Roberto, RIVOLTA Mercedes; “Políticas de Modernización del Estado: la administración del siglo XXI “, en Aportes para el Estado y la Administración Gubernamental, n 33, 2017, pp. 01 – 315, ISSN 0328-5855. Disponible < http://www.asociacionag.org.ar/ >. [Fecha de consulta 05/12/2018].
  • BONGIOVANI Paola C., NAKANO Silvia, “Acceso Abierto en Argentina: La experiencia y coordinación institucional de los repositorios digitales en ciencia y tecnología”, en Revista de ciencia, educación, innovación y cultura apoyadas por Redes de Tecnología Avanzada, n 2 v. 1, 2011, p. 163 -177 ISSN: 2027 – 7415. Disponible en <http:// publicaciones.renata.edu.co >.
  • HEREDIA HERRERA, Antonia, Archivística General. Teoría y práctica, 5º ed. Sevilla, 1991 p. 89.
  • HEREDIA HERRERA., Antonia., “Bordeando el Congreso Nacional de archivo y documento electrónico: reflexiones” en Boletín ANABAD LXVIII, núm.2 [2018], Madrid.
  • HEREDIA HERRERA, Antonia., “Bordeando el Congreso Nacional de archivo y documento electrónico: reflexiones” en Boletín ANABAD LXVIII, núm.2 [2018], Madrid.
  • MERLINO SANTESTEBAN, Cristian, SANTO MAURO, Patricia.,” Acceso abierto a la información académica y científica”, en Revista FACES, núm. 34 [2010], del Plata, El Portal Nulan de Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Nacional del Plata, AÑO 16, 2010.

«El principal reto en realidad es adecuar nuestra gestión documental a escenarios imprevistos» Entrevista con Carlos Zapata, en tiempos de COVID-19. (Parte 2)

La primera parte de esta entrevista, dejó entrever, entre otras cosas, que los archivos no estaban preparados para casos como el que se vive actualmente por cuenta del COVID-19. Pero de esto nos quedarán muchas lecciones que seguro permitirán potenciar el uso y la importancia de éstos. Justo de ello hablaremos en esta segunda parte de nuestra entrevista con Carlos Zapata.

(Archivoz) ¿Cuáles crees que son los principales retos que se deben asumir en estos tiempos, con respecto al uso, seguridad y disponibilidad de los archivos?

(CZ) El primero es que un servicio esencial como el de garantizar el acceso a la información no puede parar. En este momento, aprovechando la situación de emergencia que se suscitó con el aislamiento, es probable que cientos de entidades no hayan logrado afinar sus sistemas de seguridad de la información, e incluso no hayan podido garantizar el acceso electrónico a documentos necesarios para la toma de decisiones (muy seguramente debieron enviar personal para consultar los archivos físicos exponiéndolos al contagio), exponiéndose al robo, filtración o pérdida de información. En este punto el reto fundamental que debemos asumir los archivistas es doble, por un lado debemos proteger no solo los documentos físicos sino también los documentos electrónicos y garantizar el acceso a los mismos 7×24, sino que somos co-responsables de proteger los derechos de los ciudadanos y garantizar la continuidad del negocio en nuestras organizaciones.

Sin embargo, desde mi punto de vista, los retos superan el tema de la seguridad y la disponibilidad de la información. El principal reto en realidad es adecuar nuestra gestión documental a escenarios imprevistos, anticiparnos, definir planes de acción y protocolos apropiados para que la información siga llegando a quienes la necesitan (usuarios internos o externos), que sea preservada en el tiempo y que contribuya al desarrollo de la sociedad. Es necesario compatibilizar el avance de las entidades con el de la gestión documental; mientras las primeras avanzan al ritmo del desarrollo de las TIC, la gestión documental va a paso de elefante; la pregunta es si estamos preparados para soportar adecuadamente la continuidad del negocio de nuestras entidades.

Si no aprovechamos los nuevos avances de las tecnologías como la Inteligencia Artificial, el Machine Learning y el Blockchain, el Big Data por citar algunos, podemos desaparecer como profesión pues si no modernizamos y evolucionamos nuestro trabajo podrá ser realizado por computadoras y robots; esto no lo digo Yo, lo dicen los expertos en el mundo de las TI, y no dudo que esta afirmación sea una amenaza real.

(Archivoz) Como iniciativa, muchas bibliotecas y museos abrieron vía web sus colecciones y realizan recorridos virtuales. ¿Porqué este tipo de iniciativas no se han visto de parte de los archivos?

(CZ) Si se ha visto, aunque en menor medida que en las bibliotecas y museos (el Archivo General de la Nación y el Archivo de Bogotá son ejemplo de ello). Pero déjeme acotar su pregunta a los archivos nacionales o históricos, pues resulta difícil de responder frente a los archivos administrativos. Es evidente que los primos hermanos de los archivos, como son las bibliotecas y los museos, llevan décadas afianzando su relación con la comunidad. Debido a que resguardan información por naturaleza destinada al ámbito de la cultura, la formación y el entretenimiento, han desarrollado servicios más amplios que los archivos; de otro lado las características de sus colecciones facilitan ponerlas en la web de manera masiva, y con pocas restricciones. Sin embargo hay un aspecto que tiene relación con su pregunta que debo resaltar; durante mucho tiempo se ha considerado que los archivos conservan información cuyo acceso debe ser restringido, con lo cual los archivistas no hemos desarrollado habilidades para comunicar y divulgar abiertamente su contenido. Es un aspecto en el cual los archivistas debemos trabajar, pues no vemos el concepto de servicio de forma apropiada, sino como un proceso reactivo (o pasivo), más que proactivo.. Llegó  hora de sacarle provecho a las Leyes de Transparencia y Acceso a la Información Pública.

(Archivoz) Carlos, para cerrar, cuáles crees que serán las lecciones aprendidas y los cambios que se darán en los archivos tras superar esta crisis?

(CZ)La primera es que debemos imaginar lo inimaginable; la segunda es que tenemos que mejorar nuestra capacidad de innovación para cumplir nuestra misión profesional; también es necesario que nos adaptemos rápidamente, pues estoy seguro que vendrán cambios a los cuales debemos responder de manera inmediata, lo cual demanda usar tanto nuestros conocimientos actuales como adquirir nuevas habilidades y conocimientos y competencias; de igual forma tenemos que aprender a partir de los errores profesionales cometidos, los cuales saldrán a la luz una vez superada la contingencia.

Una ultima recomendación para todos los archivistas como guardianes de la memoria de nuestra organizaciones y de la sociedad, es identificar, reunir, clasificar y archivar la información digital que se ha producido para enfrentar la pandemia, representada en mensajes de facebook, twitter, instagram, páginas web y otros tipos de contenido digital producidos desde que se conoció el primer contagio, hasta luego de haber superado la pandemia. Esta información hace parte de un evento que afectó significativamente nuestra sociedad y no puede perderse.

Como corolario, creo que gracias al Covid-19 estamos mucho más cerca de la pregonada oficina sin papeles (así no me guste el término) que hace tres meses, pero primero tenemos que superar la pandemia.

Carlos, como siempre gracias por tu tiempo y disposición. Ha sido una gran entrevista.

«Una universidad con un Sistema de Gestión de Documentos es sinónimo de calidad, transparencia, buen servicio.»: Entrevista con Arcángel Sánchez (Primera Parte)

Arcángel Eduardo Sánchez Gómez es un amigo que ha trabajado durante muchos años en el sector de archivos de instituciones de educación superior y sumado con ello, una experiencia única, por así decirlo, a la cual acudiremos hoy para que nos cuente cómo funcionan estos archivos y cuáles son los principales retos a los que se enfrentan. 

Arcangel ha liderizado por diversos proyectos de difusión del quehacer archivístico. Logrando con ello visibilización del gremio y claro, aumentar la conciencia en América Latina alrededor de la transparencia y el acceso a la información, también es docente universitario y ha escrito muchos artículos en varias revistas y medios web, los cuales hemos disfrutado mucho.

(Archivoz) Arcángel, gracias por tu tiempo para esta entrevista.

(Arcángel Sanchez) De nada, gracias a ustedes por la oportunidad de contarles un poco sobre mi actividad profesional e investigativa. 

(Archivoz) Siempre nos gusta iniciar, conociendo un poco sobre nuestros entrevistados. Arcángel, cuéntanos de ti; ¿cómo llegaste al mundo de los archivos y cuál ha sido tu experiencia en este campo?

(AS) Sobre cómo llegué al mundo de la Archivología te cuento que fue en 1990 cuando ingresé a estudiar en la Escuela de Bibliotecología y Archivología de la Universidad Central de Venezuela, por recomendación de la carrera por parte de mis padres. Sin embargo, mi idea era cambiarme a estudiar Comunicación Social, lo que nunca sucedió ya que analicé la importancia que tiene la Archivología para las organizaciones modernas, y terminé estudiando esta hermosa carrera.

Inmediatamente luego de culminar mi carrera de grado ingresé a estudiar una Maestría en Política y Gestión de la Innovación Tecnológica en el Centro de Estudios del Desarrollo (CENDES) de la Universidad Central de Venezuela, uno de los centros de investigación de mayor exigencia académica de mi país. De allí que pude combinar los temas de innovación con la gestión documental en las organizaciones modernas y desarrollar trabajos de investigación centrados en estos interesantes temas. Tuve la oportunidad de dictar clase en esta maestría lo que fue un gran reto profesional.

Sobre mi experiencia en el campo laboral ha sido diversa, por 24 años trabajé en la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela (UCV) consolidando su Departamento de Información, Documentación y Archivo, fue una experiencia inolvidable llena de satisfacciones, ya que, junto con el mejor de los grupos de trabajo que un profesional puede tener, logramos diseñar e instalar el mejor archivo de toda la UCV, tanto en materia de recursos humanos como de espacios físicos, equipos y mobiliario. Nos faltó hace muchas cosas, pero fue una gran escuela para quienes participamos en este proyecto que a su vez apoyó a la formación de muchos profesionales de la archivología venezolanos. 

De igual forma trabajé como docente por 17 años en la Escuela de Archivología y Archivología de la UCV dictando diversas materias de su pensum, desarrollando mi actividad investigativa ya sea de manera individual, con estudiantes e investigadores, algunos quienes se encuentran laborando hoy en día en otras universidades e instituciones del mundo entero dada la emigración del talento humano venezolano debido al problema político y económico de mi país de origen.

Aún me quedaba algo de tiempo para incursionar en el mundo del emprendimiento, por lo que el 2007 junto con mi hermano Economista y un amigo Informático creamos la empresa de consultoría Proyectos Archicom, con la cual junto con otros amigos y colegas de diversas profesiones, pudimos dictar más 100 cursos de capacitación en los diez años que estuvimos funcionando en Venezuela, así como realizamos diversas asesorías técnicas a empresas como Petróleos de Venezuela, Nestlé Venezuela, Schllumberger, Seguros Altamira, Universidad de Yacambú, Preca, entre muchas otras. 

En el año 2015 recibí un llamado de parte del Consejo de Educación Superior del Ecuador para ayudarles a capacitar a 60 coordinadores de los archivos de las universidades de ese país, por lo que, junto con una colega venezolana, dictamos tres cursos de capacitación con una duración total de 120 horas, esto bajo financiamiento de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI). Esta actividad dio pie a realizar en el año 2016 tres investigaciones de gran importancia como son la consolidación de una serie de Directrices para la Consolidación de Sistemas de Gestión de Documentos y Archivos para las Instituciones de Educación Superior (IES) del Ecuador; una propuesta de indicadores para la evaluación institucional de las IES del Ecuador; y un estudio del desarrollo y prospectiva de la oferta académica de carreras de grado y postgrado referidas a la Archivología y Gestión Documental, así como se logró organizar el Primer Encuentro Nacional de Archivos Universitarios, investigaciones y evento también financiados por la OEI y el CES.

Posteriormente en el año 2017 estuve realizando algunas asesorías a dos universidades del Ecuador, la Universidad Técnica de Ambato y la Universidad Técnica Particularde Loja, con el fin de planificar el desarrollo de sus Sistemas de Gestión de Documentos y Archivos y ya desde el año 2018 me encuentro bajo contrato coordinando el Archivo Institucional de la Universidad Técnica de Ambato en Ecuador, fecha en que de forma definitiva emigré de Venezuela a este bello país. 

(Archivoz) cuéntanos sobre tu experiencia en archivos universitarios.

(AS) Como he mencionado anteriormente mi experiencia ha estado centrada en consolidar Sistemas de Gestión de Documentos y Archivos para universidades, aun cuando he realizado asesorías a diversas organizaciones trabajando diversos temas o requerimientos.  El trabajo en archivos universitarios ha incluido la gestión tanto de documentos físicos como electrónicos de estas instituciones. Esto ha permitido desarrollar proyectos de diseño y acondicionamiento de espacios físicos para albergar grandes masas documentales, incluyendo la selección y dotación de materiales y equipos de trabajo, al igual de determinar espacios para el recurso humano y la atención de usuarios. Asimismo, he adquirido conocimientos teóricos y prácticos sobre gestión de procesos, con lo cual los proyectos que he desarrollado incluyen la elaboración de manuales de procedimientos e instructivos especializados en gestión documental, tema que me apasiona ya que considero fundamental el estandarizar los diversos procesos que se ejecutan en un Sistema de Gestión de Documentos y Archivos. 

Indudablemente parte de mi trabajo también ha estado centrado en la elaboración de instrumentos técnicos archivísticos como Cuadros de Clasificación de Documentos tanto funcionales como orgánicos-funcionales, al igual que Tablas de Retención Documental. 

Adicionalmente he tenido la gran oportunidad de trabajar con informáticos durante toda mi carrera profesional por lo que he podido adquirir experiencia en el diseño y desarrollo conjunto de sistemas automatizados de información, actividad que es muy importante tanto a la hora de llevar los inventarios documentales como de implementar la gestión electrónica de documentos. 

Finalmente he podido emprender y gestionar proyectos de digitalización documental, así como de capacitación del recurso humano, por lo que considero durante mis años como archivólogo he podido reunir una serie de conocimientos y experiencias que me permiten elevar la competitividad y calidad de la organización donde esté laborando, a través de la gestión de sus documentos físicos y electrónicos. 

(Archivoz) Desde tu perspectiva, ¿cuál es el estado actual de los archivos universitarios en América Latina?

(AS) Es muy diferente la situación en cada país, como también lo es para cada una de sus universidades ya sean públicas o privadas. Son realidades distintas. Lo que si he visto es que existe un interés cada vez más arraigado en insertar a la gestión documental como parte de la estrategia institucional universitaria, sin embargo, hay mucho por trabajar. Considero que el mundo de la gestión documental en universidades es muy distinto al de las empresas, no sólo por las tipologías documentales que una universidad genera, mucha de ellas de índole histórica, sino también por la diversidad de requerimientos de información y usuarios que tienen los archivos universitarios. Su importancia es vital para cualquier país y en verdad que aún hay mucho que trabajar, pero sobre todo sensibilizar a docentes y autoridades sobre la importancia de los archivos, documentos e información universitarios. Una universidad con un Sistema de Gestión de Documentos y Archivos tanto físicos como electrónicos es otra cosa, es sinónimo de calidad, transparencia, buen servicio y de conservación-difusión de su patrimonio documental e histórico. 

Un aspecto interesante en el que he podido trabajar en los años que llevó en el Ecuador, es el de realizar una propuesta de indicadores especializados en gestión documental para las universidades ecuatorianas, trabajo que si bien ha sido técnico y de asesor al Consejo de Educación Superior, se ha logrado impulsar a través de la Red de Archivos Universitarios del Ecuador creada en el 2015, y del empuje de su directiva y de los coordinadores de las más de 60 universidades de este país,  a fin que se inserten algunos indicadores o requerimientos en materia de gestión documental de las universidades ecuatorianas en el modelo de evaluación institucional aplicado entre septiembre y diciembre del 2019,. En el mes de marzo del año 2020 se presentarán los resultados de esta primera evaluación que se hace a la gestión documental universitaria ecuatoriana, por lo que los datos obtenidos serán de gran importancia para estas instituciones, en virtud que se está dando un cambio positivo sobre el tema, dándole un importante papel a los archivos y a la gestión de los documentos universitarios.

(Archivoz) Siempre hemos pensado que los archivos universitarios tienen un público objetivo muy grande y accesible, como lo son los estudiantes. ¿Qué tan cierto es este escenario?

(AS) En realidad, los archivos universitarios y sus servicios-productos se deben a una diversidad de usuarios entre estos estudiantes, pero también empleados, docentes, investigadores y público en general. Por lo que los encargados de los archivos universitarios deben detectar cuales son los requerimientos de cada grupo y generar, productos, servicios y tecnología para cubrir sus expectativas, lo ideal es que con sus ideas vayan generando diversos tipos de innovación las cuales ejerzan un verdadero cambio en la calidad de las universidades y sobre todo el preservar para las generaciones futuras la interesante e importante información y documentación que estas instituciones han generado. 

…Continuará

El cnADe que vivimos en la Revista Archivoz

Han tenido que pasar unos días para asentar nuestras ideas y poder ofrecer una visión general y realista de lo que vivimos en Leganés los pasados 4 y 5 de Febrero de 2020 en el que  definitivamente se consolida como uno de los encuentros más importante para los profesionales del archivo y del documento electrónico, el cnADe (Congreso Nacional de Archivo y Documento Electrónico).

  • Más de 500 profesionales asistentes
  • Más de 20 empresas e instituciones patrocinadoras
  • Colaboración de las principales Asociaciones profesionales
  • Seguimiento de los principales medios de difusión del sector
  • Profesionales de más de 250 instituciones públicas distintas
  • Casi 50 mesas y ponencias, más de 10 talleres
  • Casi 100 ponentes

Organizado con el apoyo del Ayuntamiento de Leganés y el Club de innovación, con un comité de lujo formado por Alejandra Escudero, Alfonso Díaz Rodríguez, Beatriz Franco Espiño, Eugenio Villareal, Gerardo Bustos, José María Nogales, Julio Cerdá y Sonia Crespo.

Apoyado por el Ministerio de Eduación , Cultura y Deporte, la Federación Epañola de Municipios y provincias y la Federación andaluza de municipios y provincias,  respaldado por las grandes empresas Odilo, Gestiona, T-Systems, Berger Levrault, normadat, Odei, Spigraph, Kodak Alaris, Guadaltel, IECISA-Fujitsu, Audifilm, Agtic, Asac, Vodafone, Wolters Kluwer, también por las Asociaciones profesionales  como Asociación de archiveros de Andalucía, Aldee, Associació d’Arxivers i Gestors de Documents de Catalunya, Acal, Archiveros españoles de la función pública, ANABAD, Asociación de archiveros de Extremadura, Asociación de archiveros del Principado de Asturias, Associació d’arxivers i gestors de documents valencians, Cosital y Mujeres de la Función pública. Los principales medios de difusión en materia de gestión documental, archivística, administración digital, etc., también apoyaron el evento Actualidad 21, Gobierno transparente, Revista Archivoz, AjuntamentImpulsa.cat, novagob, Red internacional de evaluación, Revistas de transformación digital.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si tenemos que destacar algo del #cnADde2020 , sin duda fue la asistencia, más de 500 profesionales nos reuníamos en un mismo entorno para hablar de algo que nos preocupa mucho, la mejorara en la gestión electrónica de los documentos.

Y así fue, archiveros, informáticos, secretarios generales, alcaldes, concejales, jefes de servicio, juristas, delegados de prevención, tecnólogos, documentalistas, jefes de proyecto, consejeros, consultores, jefes de venta, responsables de producto, etc. se reunieron para hablar y también escuchar, conocer éxitos y fracasos, compartir experiencias, aprender de los aciertos y de los errores, encontrarse, reencontrarse, conocerse y reconocerse.

«Ponencias, mesas, experiencias y talleres de alta calidad de la mano de los mejores profesionales del sector»

El resultado estuvo a la altura de las expectativas, el archivo electrónico único, el Esquema Nacional de Interoperabilidad (ENI) y el Esquema Nacional de Seguridad (ENS),  la importancia de la colaboración entre administraciones, la interoperabilidad, los catálogos de procedimientos , catálogo de tipos documentales, la gran importancia del SIA (Sistema de Información en Red), la protección de datos, almacenamiento,  difusión…

La Valoración

Destacamos  contenidos tan clásicos y, a la vez tan de actualidad como es la valoración documental, fue rara la ponencia, mesa o taller en la que no se mencionara este procedimiento archivístico, fue sorprendente que la sala dónde se celebrara la Mesa «La valoración de documentos como base de los sistemas de gestión documental» se llenó 10 minutos antes de su inicio.

Beatriz Franco :«La valoración juega un papel clave en la transformación electrónica» «Tenemos que estar ya pensando en migraciones desde la creación del documento, el papel podemos tenerlo accesible dentro de 50 años, seguramente los documentos electrónicos que estamos generando hoy, NO, es ahí donde empieza la valoración desde el inicio»
Ricard Pérez :«Pensamos en la valoración como eliminación destrucción… y sin embargo lo que hacemos es un acto en positivo, determinamos que queremos conservar y de manera subsidiaria eliminamos documentación» «lo que determinamos es lo que vamos a dejar ver en un futuro»
Antonia Heredia Herrera: «Me encanta el término Valoración, muy por encima de calificación, ahora bien poner la valoración como base de los sistemas de gestión documental es exagerado, la base de todo será siempre la descripción documental, sin descripción no tendríamos las Series documentales descritas en el SIA, y por tanto no podríamos hacer la valoración.»

Los metadatos

Bien sabido es, y así escuchamos en cada uno de los rincones del cnADe, la importancia  de los metadatos en la gestión del archivo electrónico, pero tuvieron que ser ellas, Marta Munera y Pilar Campos, con su divertido, fresco  #metabingo las que materializaron la realidad del «caos» de los distintos esquemas de metadatos.

Y, una vez mas se demuestra  que la #gamificación es una fuente de enseñanza espectacular.

#isadg #eni #neda #premis #iso23081 #ead

 

Los homenajes y los premios

Emotivo fue el bonito cierre del Congreso con el merecido homenaje a Javier Barbadillo y sorprendido fue Eugenio Villarreal, del Ayuntamiento de Leganés, al recibir el II Premio cnADe.

UN EMOTIVO HOMENAJE A JAVIER BARBADILLO CIERRA EL II CONGRESO CNADE

Para finalizar nos quedamos con la intervención de Alfonso Díaz Díaz Rodríguez en la que le intenta explicar a la «IA – Inteligencia Artificial» que es un archivero.

El 2018 será el Año Murillo en Sevilla

Este diciembre se inaugura oficialmente el Año Murillo en la ciudad de Sevilla con motivo de su IV centenario. Será un año repleto de actividades entorno al ilustre pintor con exposiciones, actividades y un simposio internacional con más de 50 conferenciantes de todo el mundo. Queremos compartir con vosotros la conferencia Murillo y la construcción de sus imágenes visuales: dibujo y proceso creativo, impartida en el Museo del Prado por el historiador del arte Benito Navarrete. Este es un gran ejemplo para la impresionante labor de investigación que se puede realizar a través de los archivos de diversas entidades, con el fin de averiguar el mecanismo creativo de un artista. Es encomiable la labor de recopilar y analizar sus fuentes y su corpus de dibujos, descubriendo una línea del tiempo a través de la cual acercarnos un poco más al artista sevillano.

«Murillo es uno de los artistas que mayor capacidad han demostrado a la hora de idear y construir sus composiciones en el barroco español. El estudio de su corpus de dibujos y del uso de sus fuentes, suministra un complejo mundo en el que se adivina su forma de pensar y sobre todo los mecanismos creativos para intentar convertir en original lo que parte de un complejo proceso de estudio de fuentes grabadas flamencas e italianas que son las que conforman su caudal creativo. Hacer ver el protagonismo que tiene el dibujo en esta forma de construir sus imágenes será el objeto de la conferencia, que además pretende demostrar lo importante que fue también el dibujo, no solo como elemento de ensayo o ejercicio preparatorio para sus obras, sino también como documento gráfico posterior a modo de «liber veritatis». De esta forma se daba fe de sus composiciones más afortunadas o reclamadas, bien por un deseo de sus clientes o también por el uso que se hizo en su academia de estas composiciones como medio de aprendizaje«.

Ponente: Benito Navarrete (Universidad de Alcalá) en el Ciclo de Conferencias, patrocinado por la Fundación de Amigos del Museo del Prado en marzo del 2017.