Archivo

La Constitución Española de 1978 (Congreso de los Diputados)

La colección de Constituciones originales que custodia el Archivo del Congreso de los Diputados está formada por piezas clave tanto por su valor jurídico-político como histórico e incluso artístico de las que iremos hablando en sucesivas publicaciones. En este artículo me centro en hablar de la Constitución Española de 1978, la cual acaba de cumplir 42 años desde su nacimiento un 6 de diciembre después de ser aprobado el texto definitivo por las Cortes tras su votación en referéndum por parte del pueblo español. Aunque este artículo se focalizará en el texto original de la Constitución, no quisiera dejar de mencionar su expediente completo de tramitación parlamentaria, conservado también en el Congreso de los Diputados, que nos permite conocer cómo fue su proceso de elaboración. Este expediente se compone de los documentos originales presentados por diputados, senadores y grupos parlamentarios, de los borradores del anteproyecto constitucional elaborados por los grupos y las enmiendas llamadas «in voce» que se presentaron en el transcurso del debate y no se publicaron (App.congreso, 2003).

Pero… ¿qué es una Constitución? como indica la Real Academia de la lengua Española, quiere decir “fundar algo” (RAE, 2020). En este caso, la ley fundamental de un Estado en el cual se entablece la separación de poderes, definiendo y creando los poderes constituidos (legislativo, ejecutivo y judicial). Su importancia recae en poseer rango superior al resto de normas jurídicas del Estado, ello quiere decir que ninguna ley puede contradecir lo escrito en este conjunto de principios, normas y reglas que pretenden establecer la forma de un Estado de derecho.

Nuestra Carta Magna tiene como finalidad proteger los derechos e intereses de todos los españoles a través de la siguiente estructura: un preámbulo, 169 artículos dispuestos en un título preliminar y diez títulos numerados, cuatro disposiciones adicionales, nueve transitorias, una derogatoria y una final. Se trata de una configuración copiada del modelo francés, disponiendo su contenido de una parte dogmática, en donde se encuentran los principios constitucionales y los derechos fundamentales; y otra parte orgánica, con la división de poderes y la organización política y territorial.

El preámbulo, redactado por Enrique Tierno Galván junto con Donato Fuejo Lago, Raúl Morodo Leoncio, Pablo Lucas Verdú y Enrique Linde Paniagua. Bajo un enfoque idealista (Tajadura Tejada, J. 1999) esboza los objetivos fundamentales de la Constitución y pone el acento en los valores democráticos, los derechos humanos y la consagración del Estado de derecho. La parte dogmática comprende el Título preliminar (artículos 1 al 9), hasta el Título I (artículos 10 al 55), dedicado a “De los Derechos y Deberes Fundamentales” que es donde se establecen los principios programáticos que inspiran el orden político. La parte orgánica se establece desde el Título II (artículos 56 al 65), hasta el Título X (artículos 166 al 169). Esta parte versa sobre el diseño de la estructura del Estado de forma política y jurídica, donde se regulan los órganos básicos que ejercen los poderes estatales. Tanto la parte dogmática como la parte orgánica fueron redactadas por los siete políticos conocidos como “los padres de la Constitución”: Gabriel Cisneros Laborda, Miguel Herrero y Rodríguez Miñón, José Pedro Pérez-Llorca Rodrigo, Gregorio Peces-Barba Martínez, Jordi Solé Tura, Manuel Fraga Iribarne y Miquel Roca i Junyent. Y como curiosidad, el texto fue revisado por el premio Nobel Camilo José Cela, debido a que el escritor fue nombrado senador por el Rey en las primeras Cortes que se convocaron en la Transición.

Reformas de 1992 y 2011 del texto original de la Constitución de 1978. Federico Reparaz (Archivo del Congreso de los Diputados).

Reformas de 1992 y 2011 del texto original de la Constitución de 1978. Federico Reparaz (Archivo del Congreso de los Diputados).

La Constitución Española de 1978 es polivalente e intencionadamente ambigua, tal y como señala la Sentencia 11/1981 del Tribunal Constitucional, con el fin de constituir un marco de coincidencias suficientemente amplio para que dentro del mismo quepan opciones políticas de muy diversa índole. Además, aunque presume de ser un texto rígido, no deja de ser un texto vivo y por tanto a lo largo de su historia ha tenido que ir adaptándose a los cambios. Concretamente ha sido reformada en dos ocasiones. La primera en 1992 a consecuencia de la entrada de España en la Unión Europea en 1986, para añadir en el artículo 13.2 “y pasivo”, cuyo texto original es custodiado por el Archivo del Congreso. Se trata de un impreso como el publicado en el Boletín Oficial del Estado, firmado por el Rey y refrendado por el Presidente del Gobierno (Maciá, 2007). La segunda en 2011, a consecuencia de la crisis económica de 2008 donde se sustituye íntegramente el artículo 135 con el fin de “garantizar el principio de estabilidad presupuestaria vinculando a todas las Administraciones Publicas, reforzar el compromiso de España con la Unión Europea y garantizar la sostenibilidad económica y social” (App.congreso, 2003).

Texto original de la Constitución de 1978. Federico Reparaz (Archivo del Congreso de los Diputados)

Texto original de la Constitución de 1978. Federico Reparaz (Archivo del Congreso de los Diputados)

El texto original se encuentra encuadernado en piel roja con estuche realizado por Angulo y Jiménez Encuadernaciones e impreso en un papel color crema con cantos dorados. Como peculiaridad, está maquetado de la misma forma que se publicó en el Boletín Oficial del Estado (Constitución 40, 2018): en formato de columna y con la misma tipografía. En el interior, está firmado en el acto de Sanción llevado a cabo el 27 de diciembre de 1978, en primera página por el rey Juan Carlos I, el presidente de las Cortes Antonio Hernández Gil y los del Congreso y el Senado, Fernando Álvarez de Miranda y Antonio Fontán; y en páginas alternas del cuerpo del texto bajo las abreviaturas Vº Bº (1) la de Adolfo Suárez, presidente del Gobierno.

Texto original de la Constitución de 1978. Firmas de primera página. Federico Reparaz (Archivo del Congreso de los Diputados).

Texto original de la Constitución de 1978. Firmas de primera página. Federico Reparaz (Archivo del Congreso de los Diputados).

Nuestra Constitución, según datos de la Biblioteca Nacional (2), tiene registradas más de 500 ediciones diferentes en su fondo documental. Desde la edición masiva en forma de “folleto” que se envió a los hogares españoles para que los ciudadanos participaran en el referéndum del 6 de diciembre. Pasando por ediciones de bolsillo y ejemplares únicos, además de formatos digitales desde en CD hasta en línea, como la que ofrece la propia web del Congreso de los Diputados, donde encontramos Constituciones en las lenguas cooficiales y también traducidas a idiomas de otros paises como en inglés, francés, italiano y alemán. Y sin olvidar las Constituciones accesibles, en braille, en audio y de lectura fácil (Constitución 40, 2018).

Sin querer entrar en detalles de sus numerosas ediciones, me gustaría reseñar por su componente anecdótico, la confección de tres ejemplares originales caligráficos de carácter no oficial para Casa Real, el Congreso y el Senado firmados por el Rey, los presidentes de las Cortes además de los diputados y senadores de la legislatura 1979-1982 (Maciá, 2007). Estas ediciones de lujo realizadas en 1979 por el pendolista Luis Moreno, de la que existen varias ediciones facsímiles, siendo una de ellas la utilizada por Felipe VI para jurar la Constitución en su proclamación como Rey de España.

Para finalizar, desearía resaltar un par de ediciones muy interesantes por su vinculación con el arte, una de ellas editada en grandes dimensiones y de unos 10 kg de peso, realizada en 1981 por Colecciones Privadas Arte Contemporáneo con una tirada de 250 ejemplares. Destacan los 41 grabados de 40 artistas españoles contemporáneos como Joan Miró, Subirach, Eusebio Sempere, Juan Genovés, Modest Cuixart, Equipo Crónica o Antonio Saura. La otra edición a destacar es la de Forges en 1978, el cual realizó una colección formada por 4 fascículos con los textos originales de la Constitución acompañada de ilustraciones explicativas, donde bajo un tinte didactico presenta a la Constitución con una figura alegórica de una madre que cuida de todos los españoles.

 

Notas:
(1) Visto Bueno.
(2) Dato sacado de la consulta del catálogo el línea de la BNE en noviembre 2020.

 

Bibligrafía:

  • App.congreso. 2003. [Fecha de consulta: 27/10/2020]. Disponible es: https://app.congreso.es/consti/index.htm
  • Catálogo BNE. [Fecha de consulta: 1/11/2020]. Disponible en: http://catalogo.bne.es/uhtbin/webcat
  • Congreso de los Diputados. Constituciones Españolas 1812-1978. [Fecha de consulta: 4/10/2020]. Disponible en: http://www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/Congreso/Hist_Normas/ConstEsp1812_1978
  • Constitución 40. 3/12/2018. [Fecha de consulta: 4/10/2020]. Disponible en: https://www.constitucion40.com/los-originales-de-las-constituciones-han-salido-del-archivo-del-congreso-y-podras-verlas-hasta-mayo/
  • RAE. 2020. [Fecha de consulta: 24/10/2020]. Disponible en: https://dle.rae.es/constituci%C3%B3n
  • Sentencia Tribunal Constitucional 11/1981, de 8 de abril. (BOE núm. 99, de 25 de abril de 1981).
  • Tajadura Tejada, Javier. (1999) Enrique Tierno Galván y el Preámbulo de la Constitución española de 1978. Sistema: revista de ciencias sociales (nº 150), págs. 51-72.
  • Maciá, Mateo. 2007. Constituciones españolas : 1812-1978. Constituciones originales y constituciones impresas: divagaciones bibliográficas. Universidad de Alicante, págs. 17-25.

 

FICHA DEL DOCUMENTO
Serie: ACD Sección Leyes y Constituciones
Signatura: P – 0004 – 00017
Año de creación: 1978
Institución: Congreso de los Diputados
Consulta el documento original en línea: (pincha aquí)

 

*Imagen de portada: Portada del texto original de la Constitución de 1978. Federico Reparaz (Archivo del Congreso de los Diputados).


Información y documentación facilitada por: Archivo del Congreso de los Diputados

«En mi camino con los archivos también tuve la oportunidad crear empresas de gestión documental y ser coordinador de proyectos»: Entrevista a Edin Gutierrez, 1ra Parte

Tenemos el gusto de entrevistar a Edin Gutiérrez de Colombia. Profesional en Archivística de la Universidad de Antioquia, Administrador de Empresas de la Universidad Autónoma de las Américas, especialista en gerencia de proyectos y estudiante de Maestría en Administración. Es un emprendedor constante y lo asocia con la lectura en temas afines, para aplicarlos a sus proyectos labores, como personales. Es Docente.

Ha laborado en empresas públicas y privadas. Fue cofundador de una empresa de servicios archivísticos de la cual ya no forma parte, pero que actualmente sigue en el mercado (vendió su participación). Pasó por empresas pequeñas como una litografía (primer contacto con los archivos en medio de sus estudios) hasta empresas que tienen presencia a nivel nacional. Por último, fue coordinador de proyectos archivísticos para una entidad que tiene entre su portafolio la venta de estos servicios. Además, es autor del blog nosonpapeles.com y el podcast “Archivística a otro Nivel”.

Agradecemos a Edin por su valioso tiempo y disposición para esta entrevista, ganándose un espacio en el corazón de la Revisita Archivoz.

(Archivoz) ¿Cuéntanos en detalle como llegaste al mundo de los archivos?

Al mundo de los archivos y la archivística he llegado sin tenerlo presupuestado, por lo tanto, me sumo a muchos otros colegas que les ha pasado igual. Cuando estaba en el Colegio cursando el último grado para terminar el bachillerato, debíamos presentarnos a la Universidad, yo elegí la Universidad de Antioquia, la cual es pública y de un grandísimo prestigio en Colombia, pero no me iba a presentar a la sede principal en Medellín, sino la Seccional del Oriente Antioqueño, ubicada en el Municipio de El Carmen de Víboral. Para ese entonces (año 2005) la oferta académica era reducida, siempre me había llamada la atención estudiar Administración de empresas o Ingeniería de Sistemas, pero en la oferta de ese año en el seccional oriente solo estaba Ingeniería de Sistemas, así que esa es la que elegí como primera opción, y cómo tenía la posibilidad de elegir un programa de segunda opción, por descarte elegí la tecnología en Archivística, sin tener idea de lo que trataba. Cuando salieron los resultados del examen de admisión, estuve a dos puntos de quedar elegido en ingeniería en Sistemas, y por dicho puntaje, quedé seleccionado para el programa de segunda opción, la tecnología en Archivística. Al principio no estaba seguro si iniciar y presentarme, pero decidí probar, y esa prueba me tiene aquí, enamorado de lo que hago y de las maneras cómo lo hago.

En medio de mis estudios de la tecnología, yo trabajaba en una empresa litográfica, y estando en cuarto semestre, vi que esta empresa no tenía nada parecido a un archivo, así que me di cuenta de la gran oportunidad que tenía en manos para seguir aprendiendo poniendo en práctica la información que recibí desde la teoría, y demostré a mis jefes lo que podía hacer por ellos y por la empresa, y claro está, tuve que sacrificar tiempo de mi parte, con el objetivo que me dieran la oportunidad de formar un archivo para la empresa. Esta fue mi primera experiencia con los archivos.

Cuando terminé la tecnología, renuncié un 31 de diciembre a la litografía porque tenía como propósito conseguir un nuevo trabajo en el cual pudiera seguir aprendiendo, y se me dio la oportunidad de trabajar en una Alcaldía, allí pude seguir aprendiendo continuamente y más porque la persona que lideraba el área de Archivo Central, me iba guiando desde su experiencia. De esta entidad renuncié a los dos años porque ya estaba cansando de depender de los esfuerzos que hacía la líder del archivo para yo poder seguir, pues cada vez que se terminaba el contrato, los políticos enviaban posibles candidatos (ninguno sin formación) para trabajar en el Archivo, y a pesar de estar muy agradecido con la líder de archivo porque por ella (gracias a mi esfuerzo con el trabajo) pude estar por esos dos años, pero decidí buscar otra empresa en donde pudiera seguir aprendiendo y así llegué a una importante empresa privada con presencia a nivel nacional y que tenía una sede en Rionegro (Antioquia). De allí continué pasando por empresas cuando sentía que necesitaba seguir aprendiendo. En mi camino con los archivos también tuve la oportunidad crear empresas de gestión documental y ser coordinador de proyectos.

Mi acercamiento a los archivos fue desde auxiliar, analista, coordinador, gerente de empresa y docente.

(Archivoz) ¿Cómo llegaste a los caminos de la docencia y cuéntanos alguna anécdota que te haya marcado en este rol?

Me di cuenta que podría ser docente cuando dicté mi primera capacitación en gestión documental. Era empleado aún de una empresa privada, pero a la par, junto con otros compañeros de la Universidad, creamos una empresa para ofrecer servicios de gestión documental. Uno de los servicios que vendimos fue un proyecto en el cual se incluyeron capacitaciones, cuando yo dicté la primera capacitación, aunque estaba muy nervioso, me di cuenta que lo hacía bien, y los demás me comprendían, y a mí me encantó; desde allí me puse en la tarea de seguir aprendiendo y buscar una oportunidad como docente, hasta que lo pude hacer en varias entidades de educación, tan importantes como el SENA y la Universidad de Antioquia.

No sé si se puede considerar como una anécdota, pero si me marcó muchísimo en mi desarrollo profesional, y es el hecho de darme cuenta que, enseñando a otros, yo también estaba obteniendo nuevos conocimientos, y más cuando los estudiantes hacían preguntas que me ponían a dudar de lo que yo pensaba que tenía muy claro, y era en medio de analizar y estudiar lo relacionado con esos comentarios e inquietudes de los estudiantes, que me daba cuenta que fortalecía mi conocimiento.

“Quien se atreve a enseñar, nunca debe dejar de aprender” John Cotton Dana (1856-1929), es una frase que siempre pone mis pies en tierra, y hace que en mí esté presente como regla de vida, no permitir que me estanque en la comodidad de lo que ya sé, sino buscar fortalecer mis conocimientos para ponerlo a disposición de quienes consideren puede serles de utilidad.

(Archivoz) El emprendimiento hoy en día lo vemos como un camino a reinventarnos en varias facetas de la vida, ¿Edin es fácil hacer emprendimiento hoy en día en la gestión documental y que nos aconsejas para aplicarlo a nivel profesional?

Primero es saber que emprender, no estrictamente se refiere a crear una empresa. Emprender es llevar a cabo un proyecto nuevo, este puede ser estudiar, conseguir un nuevo empleo, y claro desarrollar un negocio, entre otras formas.

Daré respuesta a esta pregunta, relacionando emprendimiento como la ejecución de una empresa o un negocio. Y sobre este primero quiero compartir una frase que ya le he dado a conocer con otros:

“El ingrediente más importante es levantarte y hacer algo. Así de simple. Muchas personas tienen ideas, pero solo algunas deciden hacer algo hoy. No mañana. No la siguiente semana. Sino hoy. El verdadero emprendedor actúa en lugar de soñar” – Nolan Bushnell, emprendedor.

Esta frase es para decir que emprender como tal no es fácil o difícil, no solo en gestión documental, sino en cualquier área. He tenido la oportunidad de desarrollar negocios en gestión documental tanto como persona natural y como persona jurídica (empresa), y en los años que lo he hecho, me he llevado experiencias muy positivas y otras negativas, pero no fracasos, sino experiencias de las cuales aprendí, y aquí es en donde está lo más valioso creo yo, sumar conocimientos, aprendizajes, porque ellos me ayudan a potenciar mi perfil, y enseñar desde ellos.

Hoy en día, si un archivista se me acercara a comentarme que quiere empezar en el emprendimiento de la gestión documental y que desea empezar a ofrecer servicios archivísticos y me solicitara un consejo, hoy, mi respuesta sería: Empezar paso a paso:

Primero, tener la formación como Archivista. Así como para ejercer como abogado se debe ser abogado, de la misma manera pasa con la Archivística. Entonces, el primer paso es formarse en Archivística.

Luego, ejercer para sumar experiencia y así tener las suficientes bases para aportar en las organizaciones y ayudar a solucionar sus necesidades relacionadas con la gestión documental.

Y para mí, después de lo anterior, mi consejo más importante es que no comience al revés, es decir, no comience por crear el producto o servicio o incluso la empresa, sino que comience por crear una audiencia que esté dispuesta a escucharlo y q tener los servicios que ofrece siempre en sus favoritos. Y esto solo se logra si se concentra en construir una marca personal fuerte, que se reconozca en el medio archivístico por el aporte de valor que ofrece con base en los propios conocimientos y habilidades, y esto sí o sí le facilitará promocionar los propios servicios profesionales, pero algo mucho más importante, en un mercado en donde hay tantos profesionales y no profesionales que ofrecen los mismos tipos de servicios, crear una marca personal permitirá al archivista diferenciarse y estar en las primeras opciones en las mentes de quieren requieren lo que él o la archivista ofrece.

Jeff Bezos, el CEO de Amazon, determinó que “la marca personal es lo que dicen de ti cuando no estás presente”. Así que, para promocionar nuestros servicios archivísticos como nuestro negocio, no empezaría creando una empresa si nadie me conoce, primero consolidaría mi marca personal como archivista, para diferenciarme en el mercado, y a través de ella voy posicionando los servicios, y poco a poco llevaría a cabo un plan para migrar mi reconocimiento a través la creación de una empresa que luego me represente.

En mi experiencia, cuando se crea primero la empresa, y el archivista sale al competir al mercado, y luego después de un buen tiempo no logra concretar nada, llega la frustración y como siempre, es la archivística la culpable “porque a nadie le importa”.

Aclaro, el camino no es fácil, pero hay maneras diferentes de hacerlo menos tormentoso y que pueden traer resultados positivos.

Si me lo permiten, recomiendo el libro “tribus” de Seth Godin.

(Archivoz) La lectura es fundamental para enriquecer nuestro vocabulario, así como el saber de otras áreas del conocimiento. ¿Qué libros estás leyendo actualmente y cuales nos recomiendas para aplicarlos en la gestión documental?

Actualmente estoy leyendo el libro de “hábitos atómicos” de James Clear, porque pienso que los hábitos determinan nuestros resultados. Se dice que los hábitos son el piloto automático de nuestro cerebro, según los hábitos que hemos desarrollado e instaurado como comportamientos inconscientes, responderemos de una u otra manera a diferentes situaciones, y esas respuestas deberían ser las que más convienen para nuestro crecimiento personal y profesional (además del familiar y otros ámbitos de nuestras vidas).

Pero un libro que leí ya hace varios años, y que repito por lo menos una vez al año, es el libro que se llama “Demanda” de Adrian J. Slywotzky, y la primera vez que lo leí me marcó, porque abrió mi mente sobre como incentivar la demanda por los servicios de gestión documental, no solo a nivel de negocios, sino a nivel interno en las organizaciones como un servicio del área de archivo. Este libro me ayudó a comprender como surge, por qué y cómo se controla la demanda de un bien o servicio. Para mí, es un libro genial.

 


Entrevista realizada por Luis Guillermo Venegas B.

 

Banner Archivoz en español

“A Través de los archivos es posible volver a conectar hechos históricos y fenómenos que pueden colaborar para resolver problemas actuales”: Entrevista con Thayron Rangel

Hoy contamos con un invitado especial, Thayron Rangel es estudiante de doctorado del Programa de Ciencias de la Información de la Universidad Federal Fluminense (Brazil. Río de Janeiro), Técnico de la Coordinación General de Gestión de Documentos del Archivo Nacional de Brazil y docente invitado del curso de Posgrado en Gestión de la Información en el Centro Universitário Augusto Motta (Brazil. Rio de Janeiro).

(Archivoz) Gracias por aceptar la invitación. En la mayoría de los países en el mundo el pregrado en Archivología no es independiente, esta agregado a las Ciencias de Información; es decir Archivología, Bibliotecología y Ciencia de la Información, las tres áreas juntas forman un título profesional. En Brazil Archivología, Biblioteconomía y Ciencias de la Información son carreras independientes, ¿Qué lo motivó a graduarse en Archivología después de graduarse en Biblioteconomía?

(Thayron Rangel) Primero, me gustaría agradecer al comité editorial por la oportunidad de diálogo. Durante mi carrera profesional tuve la oportunidad de trabajar en bibliotecas (escolares, históricas y especializadas en el área legal), archivos y centros de documentación. A lo largo de mi carrera profesional en Biblioteconomía siempre he tenido contacto con documentos de archivo.

En este camino trabajé durante algunos años en TRANSPETRO (PETROBRAS Transporte, una subsidiaria del sistema PETROBRAS – (Petroleo Brasileiro S.A)) con la gestión de documentos relacionados con los barcos de las empresas. Más tarde, trabajé en otra empresa de ingeniería, esta vez en ingeniería civil. Estas experiencias despertaron curiosidad sobre la práctica archivística adecuada, ya que es notorio que existen varios problemas para la recuperación de información y su contexto de producción con la aplicación del conocimiento de la biblioteca, ya que en Brazil la capacitación y práctica de las áreas de Archivología y la Biblioteconomía son distintas. Paralelamente, siempre me ha interesado la mejora académica, que creo que se recomienda para un buen desempeño profesional. Entonces, ingresé al Máster en Ciencias de la Información y por razones personales abandoné la institución donde trabajaba. Como tenía parte del día libre, busqué capacitación en Archivología, como complemento profesional. Y con el tiempo, Archivología se ha convertido en el principal profesional para hacer. Hoy soy miembro del poder público federal y trabajo en el Archivo General de la Nación.

(Archivoz) ¿Qué consejo le darías a alguien que quiere comenzar una carrera en gestión de documentos?

(TR) La gestión documental es una área estratégica en organismos y entidades públicas y también en empresas privadas. La gestión de documentos puede racionalizar los costos y recursos de la institución (humanos, infraestructura, tecnológicos, financieros) a través de las funciones de archivo de clasificación, evaluación y selección de documentos. El desarrollo y la expansión de los recursos tecnológicos ha cambiado la práctica profesional de muchas áreas y, por supuesto, también de la Archivología. Estos cambios requieren un conocimiento interdisciplinario de profesionales que deseen trabajar con la gestión de documentos, tales como: gestión de flujo y procesos, gestión de bases de datos, gestión de proyectos, además de conocimientos específicos en los campos legal y tecnológico.

(Archivoz) ¿Cómo define la Archivología en Brazil y el papel del Archivo Nacional?

(TR) La Archivología brasileña puede definirse por diferentes elementos y aspectos, por el movimiento socioprofesional (creación de la Asociación de Archiveros de Brazil), por la creación del curso de nivel superior, aún en los años 70, por los primeros eventos científicos y profesionales y no menos importante, para la práctica de archivo. Independientemente del elemento que destacamos para analizar el surgimiento y la definición de la Archivología en Brazil, vale la pena mencionar que la esfera pública tiene un papel importante para el campo de los archivos brasileños. Esto se debe, en parte, a la relevancia que tiene el Archivo Nacional desde su aparición en 1838. El Archivo Nacional es un modelo de buenas prácticas y responsable de la orientación técnica de archivo para los órganos del Poder Ejecutivo federal (su campo de actividad). Sin embargo, el desarrollo de otros campos de estudio en Brazil es notorio, como el de los archivos médicos, los archivos personales y familiares, los memoriales universitarios y algunos otros.

(Archivoz) Coronavirus, ¿qué puede hacer la Archivología para ayudar al mundo a salir de esta pandemia?

(TR) La archivología tiene un papel importante en este difícil período por el que atraviesa la humanidad. Podemos decir que la pandemia expandió y reveló aspectos sociales e históricos preexistentes. Podemos discutir dos dimensiones relacionadas con la Archivología y la crisis de salud. En primer lugar, vimos que la ausencia o la no aceptación de la identificación del registro civil puede conducir a la imposibilidad de acceder a los servicios de salud. Siempre es necesario tener en cuenta que una buena parte de las personas en situaciones de vulnerabilidad social, o en las calles, no tienen los documentos que garantizan su pleno derecho a la ciudadanía. Era necesario que muchas personas se quedaran sin recursos financieros o que necesiten acceder a las políticas estatales de salud para que pudiéramos ver la relevancia de los documentos de archivo y su contexto de producción. Un ejemplo recurrente fue el conflicto causado por la desactualización de los datos de registro de las instituciones bancarias y la alta tasa de fraude y uso de datos personales, indebidamente por parte de terceros, en este período de pandemia. Aquí podemos ver la importancia de la estandarización documental y la fiabilidad de los documentos y el contexto de archivo, de acuerdo con la legislación vigente. Luego tenemos los archivos como representantes potenciales de la memoria y la historia colectiva y nacional. A través de los archivos es posible volver a conectar hechos históricos y fenómenos que pueden colaborar para resolver problemas actuales. Sin embargo, ambas formas de asistencia y colaboración solo ocurren a través de la realización y aplicación de buenas prácticas de archivo, realizadas por profesionales capacitados.

(Archivoz) ¿Qué temas considera emergentes en la gestión de documentos?

(TR) Creo que los temas más emergentes en la gestión de documentos fueron impulsados por el desarrollo tecnológico, la digitalización, la eliminación de documentos digitalizados y, consecutivamente, la evaluación de documentos. Otros temas también están presentes en las discusiones de archivo, como la producción de documentos digitales naturales y la confiabilidad de documentos y sistemas de archivo que protegen los documentos de archivo.

Gracias Thayron por tu disposición y tiempo para esta entrevista. Sin duda ha sido un espacio muy enriquecedor para todos. Esperamos contar con nuevas entrevistas contigo, seguro hay mucho más que contar.

 


Entrevista
realizada por: Débora Villar Melo

«Nuestros profesionales no encuentran necesario o no conocen lo que significa el compromiso gremial». Entrevista Ruth Helena Vallejo, Doctora en Documentación de la Universidad de Salamanca

Entrevistamos a Ruth Helena Vallejo Sierra, de El Líbano – Tolima, Colombia. Coordinadora del programa Archivística y Gestión de la Información Digital, de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Doctora en documentación de la Universidad de Salamanca, Magíster en Administración de Empresas, de la Universidad Nacional de Colombia, Especialista en Gerencia de Mercadeo de la Universidad del Rosario, Bibliotecóloga y Archivista de la Universidad de la Salle. Ruth ha participado en producciones académicas, artículos de investigación, participación en conferencias nacionales e internacionales, así como también apoyo en trabajo gremial en el campo archivístico y bibliotecas.

En la siguiente entrevista conoceremos sobre sus experiencias y anécdotas en el campo académico, proyectos archivísticos y áreas afines, retos a futuro, de su gran bagaje profesional y laboral.

Bienvenida Ruth, y gracias por tu tiempo para esta entrevista.

[Archivoz] Ruth, ¿Cuáles son los retos y desafíos a futuro del programa de Archivística y Gestión de la Información Digital, que diriges actualmente en la Universidad Distrital?

(Ruth Vallejo) Desde el inicio pensar en qué programa de Archivística debería construirse desde la Universidad Distrital fue un gran desafío, porque además de las competencias profesionales propias de un profesional, implicaba reflexionar sobre lo que significa la archivística en el contexto de la Universidad Pública de Bogotá.  Ahora bien, era importante superar estereotipos sobre el quehacer profesional, también en un nuevo perfil de estudiantes jóvenes y sin experiencia en el campo, que están mirando la profesión desde su vocación y no solo como una oportunidad laboral; pero además estar a la vanguardia de los retos que nos impone hoy las TIC y las discusiones sobre los fundamentos teóricos como disciplina científica.

Llevamos dos años de implementación, así que debemos conformar una planta docente especializada, construyendo nuestro proceso investigativo, desarrollando la oferta de extensión y proyección social. Sabemos el compromiso que enfrentamos en ser un programa de alta calidad lo que nos exige estar en permanente autoevaluación; y en ser reconocidos por el alto nivel técnico, compromiso ético y ciudadano de los estudiantes, docentes y egresados.

Otro aspecto de gran interés es construir con los estudiantes y futuros profesionales, la perspectiva no solo tecnológica de la profesión sino su carácter social y político. La Archivística y la gestión de la información digital son apuestas ético-políticas muy importantes para garantizar el acceso a la información, guiado por principios de transparencia, lo cual es un elemento central que aporta a las ciudadanías, dentro de las cuales están por supuesto las digitales, lo cual implica además trabajar en estrategias y mecanismos de formación de los usuarios en el uso crítico de los servicios digitales que ponen mucho más cerca al Estado con la ciudadanía.

[Archivoz]. ¿Cuáles deben ser esas habilidades, destrezas y demás aspectos que debemos tener en cuenta los profesionales en archivística, para escribir producción intelectual como aporte a la academia?

(RV) Todos los profesionales tenemos algo que decir sobre nuestro ejercicio profesional, sin embargo, hay un temor a valorar esa experiencia, como suficiente o importante y sobre el grado de interés que puede despertar; es decir tenemos la materia prima, pero no lo divulgamos. Una de las formas que se pueden explorar para romper con el miedo a hacer públicas las acciones y buenas prácticas que hemos tenido en el ejercicio de las funciones archivísticas es precisamente abordar la sistematización de experiencias como técnica de movilización de los saberes y las prácticas, que se han aprendido. La práctica es un lugar de reflexión y construcción muy importante y en un campo como la Archivística se requiere mucho el aprendizaje del cómo resolver problemas de organización de la información documental, con mediación tecnológica, por la vía de conocer las experiencias exitosas y los desaciertos que se han cometido. Esto es muy importante porque el error es fuente valiosa de conocimiento.

Aquí es importante reconocer que los temas sobre los que podemos contar se encuentran en la cotidianeidad de nuestro ejercicio profesional; luego poco a poco vamos dando y aprendiendo la estructura metodológica. Entonces el primer paso es tener la motivación, es querer hacerlo, luego revisar y valorar de las múltiples actividades y trabajos que nos gustaría compartir; paciencia, es necesario escribir y reescribir los textos, es muy difícil que desde nuestro primer esfuerzo resulte la pieza final; rigor, hay que ser precisos y hacer análisis cuidadoso de lo que deseamos contar;  y empezar, buscar el espacio más adecuado para publicar nuestra producción, otro aspecto importante es pensar que la comunicación puede ser en múltiples formatos.

La producción intelectual tiene una intencionalidad, compartir lo que se piensa, analizar a quién le quiero comunicar, porque esto incide en nuestro lenguaje, el formato y la manera como describimos el texto; y aprender las lógicas y formas de una publicación periódica, o de un blog, por ejemplo. Yo aprendo cada día de lo que leo y de mis propios escritos.

[Archivoz]   Anécdotas, Recuerdos y mil historias podríamos encontrar en tu bagaje profesional. ¿Cuéntanos en breve, alguna de ellas que te haya marcado y con cual te identificas?

(RV) Una experiencia significativa en mi vida profesional fue el proceso que tuvimos que realizar para lograr la Ley de ejercicio profesional del archivista Ley 1409 de 2010. No solo por el impacto que esto tendría en nuestra profesión, sino por toda la complejidad que implicó su trámite, porque uno es el documento que se construye desde los ideales y otro el que resulta después de las negociaciones con todos los grupos de interés. En primera instancia la discusión que sostuvimos con la academia y las asociaciones sobre la necesidad o no de contar con leyes distintas para la bibliotecología y la archivística; por supuesto esto implicó debatir desde lo epistemológico, desde la experiencia formativa, desde el mercado laboral.

Posteriormente el dialogo con los legisladores frente al riesgo social que implicaba que la gestión de documentos estuviera a cargo de personal no preparado, y de explicarles que existía una profesión llamada archivística y relatar el recorrido y desarrollo de la profesión en el país, que existía escuelas profesionales y una tradición archivística. Otro parte, fue el abordaje con los historiadores frente a mostrar que la archivística como disciplina científica había evolucionado y que ya no era una ciencia auxiliar de la historia, y el reconocimiento del trabajo que han realizado en todas las regiones en la organización y recuperación de archivos históricos; fue muy complicado que se entendiera que el objetivo de nuestro proyecto era reconocer una profesión y no afectar el derecho al trabajo de quienes por muchos años  se habían ocupado en el campo, sin tener la titulación.

Esto nos implicó también pedir las claridades del Ministerio de Educación Nacional sobre la aprobación de las entidades que podían o no otorgar el título de archivista, y en los niveles que tenían autorizados, (técnico, tecnológico y profesional); Además que el sector entendiera las diferencias entre la formación para el trabajo y la educación superior.  Todas las peripecias que implicó la conformación de nuestro Colegio profesional. Fue un trabajo que requirió mucho tiempo, dedicación, reflexión, para luego iniciar su socialización con los egresados, la difusión con los empleadores. Ahora que se cumplen 10 años de su expedición bien vale la pena hacer un balance de este logro. Entonces creo que me identificó completamente en continuar el trabajo para darle sentido, legitimidad, apropiación y valoración social a la profesión y a los archivos.

[Archivoz] ¿Qué libros nos recomiendas en estos momentos, para aplicarlos al quehacer archivístico, así como también mejorar nuestros hábitos de lectura y apropiarnos de otros temas de interés?

(RV) Creo que generar un comportamiento lector parte de la base de leer lo que nos gusta, y en el formato con que nos sintamos más cómodos. La literatura nos permite ver el reflejo y la visión de realidades de todas las épocas a través de la mirada de sus autores y es una herramienta invaluable para trabajar sobre la apropiación social de los archivos, pues a través de los relatos podemos darle el contexto necesario para que se entienda la función social y la necesidad que tiene la sociedad de esta profesión.

Por ejemplo, en estos tiempos estuve leyendo el ciclo de novelas del “Cementerio de los libros olvidados” a propósito de la reciente muerte de su autor, Carlos Ruíz Safón; en el tercer libro (“El Laberinto de los espíritus”) hay un fragmento muy poderoso “pero creyeron que todo el archivo había quedado destruido en el incendio. El pasado no desaparece, por mucho que se esfuercen los necios en olvidarlo y los embaucadores en falsificarlo, para venderlo ora vez como si fuera nuevo”. Piensen Uds. un taller de lectura para los ciudadanos, sobre la importancia y la función de los archivos, basados en libros donde los archivos sean protagonistas o tengan una influencia en el desenlace; esto puede ser una manera diferente de comunicarnos y de ser más cercanos frente a nuestro discurso técnico a veces instrumentalista y el lenguaje más claro para todos.

Otro libro que he tenido la oportunidad de leer en estos días es, “Y Julia retó a los dioses” de Santiago Posteguillo historia de la emperatriz romana; fue interesante leer aquí la historia de Galeno de Pérgamo, su médico y la búsqueda incesante de unos papiros y códices para entender la anatomía humana, al tiempo  que relataba sobre la pandemia que tuvo que controlar mientras estaban en Egipto y como sus recomendación son igual de vigentes hoy frente a las medidas que  se han tomado para combatir las pandemia actual.

[Archivoz]   Ruth Helena, ¿En qué aspectos deben mejorar las agremiaciones del sector archivístico y bibliotecas en Colombia, y a nivel mundial, con el fin de que los profesionales sientan un respaldo y no un espaldarazo ante sus peticiones o necesidades?

(RV) En cuanto a los profesionales, es hora de hacerse estas preguntas, ¿qué puedo hacer yo hoy por el colegio profesional? ¿Cuál es su actuación profesional frente a la asociación?, ¿en qué debemos mejorar los profesionales para poder hacer agremiaciones fuertes y que tengan la solidez para sentir que nos representa y lucha por nuestros intereses?; ¿por qué seguimos esperando que unos pocos interesados que trabajan por las reivindicaciones profesionales den las luchas solos y sin ningún respaldo? No será que existe una falta de motivación, nuestros profesionales no encuentran necesario o no conocen lo que significa el compromiso gremial, y solo cuando los intereses individuales se ven afectados, recuerdan su existencia.

En relación a las asociaciones, creo que algunas deben hacer una revisión profunda sobre su razón de ser y las funciones que están desempeñando, para poder ser el escenario de discusión de las problemáticas del sector, que se haga evidente el interés de la asociación de defender los intereses de los profesionales, y realizar las sanciones necesarias por las malas prácticas.  Aunque en este caso el problema no es la fortaleza de la asociación y su aplicación del código de ética, sino la falta de una reflexión propia sobre los principios y reglas que deben regular y guiar la actividad profesional de cualquiera de nosotros. Es imprescindible entender que solo el respaldo y la unión, es el único camino para robustecernos; para poder ejercer presión social.

Las asociaciones internacionales hacen un gran esfuerzo por liderar el sector, pero han tenido muchas dificultades para lograr una representatividad de América Latina, por ejemplo, el número de asistentes a sus congresos o el número de agremiados. Creo que un poco se debe también a una falta de cultura gremial en nuestros países.

 [Archivoz] La docencia y la investigación hoy en día es un trabajo articulado y que aporta conocimiento en cualquier área interdisciplinar ¿Que nos falta o como debemos prepararnos mejor, para avanzar en el campo docente y apoyar la parte investigativa en la archivística y áreas afines?

(RV) La apuesta para desarrollar la investigación en este campo es asumir cada proceso que realizamos, que en ocasiones pensamos que se trata de seguir estrictamente la aplicación de normas y estándares, como posibilidades para investigar. En la implementación de los procesos que componen la cadena de la gestión documental hay grandes oportunidades para investigar, para profundizar en los conocimientos sobre las organizaciones, sus procesos, funciones, las tendencias mismas del campo. Observar sistemáticamente lo que se está haciendo en otras latitudes y realizar ejercicios reflexivos de adaptación o implementación son opciones que nos acercan a la investigación.

La idea es que los profesionales hagan de la investigación una actitud para resolver los problemas que enfrentan en las entidades. Por ejemplo, las construcciones de instrumentos archivísticos deben entenderse como procesos de investigación; tenemos que reflexionar sobre las implicaciones que tuvo esta pandemia para la gestión documental y cómo vamos a resolver las problemáticas que se generaron, es indispensable indagar sobre la realidad de nuestro ejercicio profesional.   Hay que atreverse a proyectarnos, los estudios prospectivos son más necesarios que nunca antes los vertiginosos cambios que nos enfrentamos hoy.

Las escuelas de formación debemos trabajar en generar habilidades para la investigación desde el comienzo del proceso formativo y hacer parte de nuestra práctica permanente. La investigación es un proceso transversal que debe desarrollarse en todos los espacios académicos. Hay que empezar a investigar porque solo así se aprende.

 [Archivoz] ¿Alguna entidad que haya marcado tu vida laboral y profesional?

(RV) Todas las entidades me han enseñado algo, me han permitido reconstruirme como bibliotecóloga y archivística. Mi vida laboral y profesional se ha enmarcado fuera del ejercicio tradicional de la profesión, lo que ha ampliado mi visión sobre el alcance de la misma; aunque hay dos líneas de mi ejercicio profesional que me han marcado, una el mundo académico, formarme e iniciarme como docente e investigadora en la Universidad de La Salle y  acompañar el proceso del programa de archivística y gestión de la información digital en la Universidad Distrital han sido logros y experiencias que valoro profundamente; Y  otra mi paso por el sector público, y la riqueza que esto me trajo en pensar en el país y en hacer cosas que impacten la vida de los ciudadanos; en el Archivo General de la Nación, preguntándome que caja de herramientas deberíamos ofrecer a las regiones para organizar y salvaguardar el patrimonio documental; En la Red Distrital de Bibliotecas Públicas,  BibloRed comprender el significado real de democratizar el conocimiento y lo que te engrandece el trabajo con y para la comunidad y finalmente en el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, pensar en la ciencia como un bien público, la ciencia abierta, el acceso abierto a la información y a los datos científicos.

 

El estado del arte de la archivología en Brasil

El Archivo Nacional de Brazil en su revista Acervo, en los meses de septiembre/diciembre de 2018 publicó un Dossier titulado «El Estado del arte de la Archivología en Brazil I». La idea es conocer de que esta hecha la Archivología en el país. La tipología documental está dividida en Editorial, Presentación, Entrevista con Mercedes de Vega, el Dossié temático con cinco artículos y para finalizar la primera edición de los artículos de temática libre y una reseña.

fonte: http://mapadecultura.rj.gov.br/manchete/arquivo-nacional

En el Editorial asignado por Flora Matela Lobosco (Edición y revisión) y Thiago Cavaliere Mourelle (Edición científica), tratan de contarnos que la edición es en conmemoración a los ciento ochenta y ocho años del Archivo Nacional de Brazil, creado para implementar y acompañar la política del archivo en el país, y el periódico Acervo que nació en 1986 como herramienta para la misión. Los editores consideran el resultado como referencia para los archivistas e investigadores.

Adriana Cox Hollós y Eliezer Pires da Silva (Comisión Editorial) presentan el contenido, a seguir, reafirmando el propósito de las instituciones archivísticas para el desarrollo de las políticas públicas en favor de la Archivología. En la presentación se explica el por qué de cada texto elegido para formar El Estado del arte de la Archivología en Brazil, y concluye que la característica interdisciplinar de la disciplina es muy importante para el desarrollo de los estudios.

En entrevista con Mercedes Vega presidenta de la Asociación Latinoamericana de Archivos (ALA) y directora general del Archivo General de la Nación de México, el Acervo busca conocer las diferencias y semejanza, sobre los archivos en América Latina. A pesar de las peculiaridades de visión y medios de estrategias que son definidas por la Historia de cada país, según Vega el reto en común de los archivos en el continente es la accesibilidad y la colaboración, en una intersección Institución Archivística, Sociedad, y Política de gobierno.

Para empezar el Dossier El estado del arte de la Archivología en Brazil Angelica Alves de Cunha Marques relata la historia de los posgrados stricto-sensu con investigaciones sobre archivos y Archivología en Brazil de 1972-2015. Su investigación localizó 470 estudios en 58 instituiciones, aunque el primer posgrado stricto-sensu en Brazil fue inaugurado en 2012. El resultado cuantitativo indica una expansión progresiva, principalmente después del posgrado stricto-sensu, cualitativamente considera una predominancia en la interlocución entre la institución archivística, funciones de trabajo y gestión administrativa. Considera que la contingencia en la Archivología es por no tener autonomía de ciencia siendo considera una rama de la Ciencia de la información.

A seguir trata de la Gobernanza archivística, según el investigador José Maria Jardim. Para el autor Gobernanza archivística es un conjunto de acciones que dialogan con los aspectos sociales, culturales, políticos y técnico-científico. Por la gobernanza se puede interpretar el trabajo y la autoridad archivística en los niveles micro y macro. Se espera una elevación de investigaciones en gobernanza archivística en la ciencia, para que se marque el camino de aplicabilidad de la Archivología en entidad públicas y privadas.

Acerca de gestión de programas y servicios de archivos el próximo artículo examina el uso del vocabulario controlado en la Archivología. Se defiende el uso del vocabulario controlado, de un modelo para la normalización, la descripción de funciones, actividades, personas e instituciones, identificación de sinónimos, lenguaje controlado, puntos de acceso y remisivas. Es contra el uso del vocabulario controlado importado de la Bibliotecología y la Ciencia de la Información, o sea, replicar una forma que no respecta a las particularidades de la Archivología.

Después de reflexionar acerca de los programas y servicios, se cuestiona el Archivo como entidad y su proceso de formación, por eso Renato Pinto Venancio y Lidiane Silva Barbos nos dan a conocer: Como surgen los fondos archivísticos. La formación del Archivo es superior a la simple noción de producción de documentos, no es apenas la totalidad númerica de documentos en una institución. El fondo archivístico es la construcción intelectual pues los  documentos pueden ser perdidos, modificados o destruidos. Como ejemplo narra la trayectoria del Archivo Público Mineiro, ubicado en el estado de Minas Gerais. Por análisis cuantitativo comprueba que un fondo archivístico no es solamente números de documentos, y supone la noción de – estructura orgánica principio basilar – para la elaboración de estrategias en organización de conjuntos documentales, con la ciencia que trata de la memoria y las inteligencias y no de datos efímeros.

Para finalizar el dossié Sérgio Matias da Silva y Aline Lopes de Lacerda proponen una herramienta para la catalogación de imágenes. En el artículo los autores enseñan como realizar una análisis documental de imágenes con mediación de la información por parte del archivista. El método propuesto se llama, Panofsky, es utilizado en cinco etapas: Lectura, Determinación y análisis de contenido, selección de fuentes, documentación exógena y representación documental. La importancia del trabajo es generar información semática para que el consultante tenga éxito en la recuperación de la imagen.

Patrimonio y Memoria fueron el tema de los artículos libres, Janete Leiko Tanno investiga Centros de documentación y patrimonio documental e Juan Bernardo Montaya-Mongollón y Telma Campanha de Carvalho Madio cuestionan los espacios de memoria con el artículo, El documento digital como fuente de memoria organizacional. En ambos se habla que todos tienen derecho a tener su memoria preservada para acceder a su historia y origen.

¿Cuál es el papel del Archivo? Para contestar esa pregunta Roasale de Mattos Souza reseña el libro, El archivo y el lugar, de Margareth da Silva. Su tesis es que el Archivo no se ubica en el pasado tampoco en el futuro, el archivo es el presente y sirve para la ciudadanía y el acceso a la información.

En esta edición se nota que la Archivología brasilera esta preocupada con la relación entre Archivo y Sociedad; Historia de los Archivos y la Archivística; Objeto y finalidad de la Archivología; Gestión de los programas y servicios de archivos. Hay un consenso que los archivos son productores y administradores genuinos del conocimiento, no apenas el brazo derecho de la burocracia.

«Hemos sabido refundir diferentes opciones de difusión y comunicación en una única herramienta»: Entrevista a María Isabel Vila González, Jefe del Servicio del Archivo Municipal de Málaga

Hoy tenemos el placer de entrevistar a María Isabel Vila González, Jefe del Servicio del Archivo Histórico y Administrativo-Intermedio del Ayuntamiento de Málaga.

Nos va a contar como ha nacido “El Archivo sale a la calle” (ARCA), presentada el 17 de febrero de 2020, la aplicación móvil que ofrece un recorrido por la historia de la ciudad de Málaga gracias a la geolocalización de fotografías antiguas. La Aplicación incluye 40 instantáneas y 15 planos correspondientes a edificios o trazados de vías urbanas. Alrededor de 30 fotografías llevan asociadas placas físicas, con códigos QR, que han sido ubicadas  en los lugares exactos desde donde fueron fueron tomadas hace 70, 80 o 100 años. ARCA es  una App gratuita, disponible para Android e IOS, bajo las credenciales del Ayuntamiento de Málaga. Además de en español, los contenidos se muestran en inglés y francés. Y, por cierto, :

#UnArchivoEs un centinela del conocimiento y las voces del pasado que trabaja para conservar la memoria y la historia del futuro” Clic para tuitear
(Archivoz) Muchas gracias por estar hoy con nosotros, ¿qué le parece si, para comenzar, nos habla un poco de su institución?

(MIV) El Archivo Municipal es el Archivo del Ayuntamiento de Málaga y por lo tanto conserva y difunde toda la documentación generada por el principal órgano de gobierno de la ciudad desde su creación, en el año 1489, hasta nuestros días. Eso se traduce en un volumen  considerable de documentación, unos 15 Kilómetros lineales, producto y reflejo de las actividades y gestiones municipales durante siglos. Somos por lo tanto, un centro de referencia  para reconstruir la historia de la ciudad pero  al mismo tiempo un  instrumento esencial para el trabajo diario en muchos departamentos municipales. Como cabecera técnica del Sistema Municipal de Archivos, también estamos colaborando y trabajando, activamente, en la implantación y desarrollo de la Gestión de Documentos Electrónicos en nuestra institución que incluye la materialización, con todas las garantías, del Archivo Electrónico Único.

(Archivoz) Vuestro proyecto reivindica la historia, memoria, e identidad de la ciudad; contadnos, ¿en qué consiste el uso de esta aplicación?

(MIV) Dentro de nuestro  valioso Patrimonio Documental se localiza nuestro Fondo Fotográfico integrado por más de 15.000 imágenes con una cronología amplia que arranca en el siglo XIX. De este conjunto global se ha realizado una cuidadosa selección para su incorporación a  ARCA.

Esta Aplicación ofrece al usuario diferentes funcionalidades:

  • Un Mapa interactivo donde están  reflejados los distintos puntos de interés.
  • Un sistema de notificaciones o avisos de la cercanía  de los hitos cercanos
  • Diferentes enlaces a “Más información” donde el usuario puede encontrar  datos adicionales sobre cada imagen o documento. Al mismo tiempo, se ofrece  información sobre el proyecto ARCA y la Aplicación enlaza a la  Web del Archivo y  a nuestro catálogo on line en varios de sus puntos.
  • Los contenidos están, además  categorizados por familias con lo que es posible visualizar sólo las imágenes asociadas a un grupo temático. Por citar algún ejemplo:
      • La Málaga invisible (edificios y zonas desaparecidas)
      • La ciudad litoral y el Puerto
      • Comercio y Cultura
  • Es posible, igualmente, compartir contenidos, directamente a través de la App en las redes sociales y  también marcar como favoritos algunas de los hitos.
  • Incorpora un potente lector de códigos QR que permite visualizar directamente la imagen asociada a las placas ubicadas en el mobiliario urbano.

Uno de los aspectos más importante de ARCA, que me gustaría destacar,  es su posibilidad de aumentar el contenido. Esto nos permite plantearnos nuevos objetivos y fases de desarrollo en un futuro.

(Archivoz) ¿Cómo surgió la idea? Porque está claro que han sabido adaptarse y sacar partido a la revolución en el mundo digital en la que vivimos actualmente.

(MIV) Este proyecto fue fruto, curiosamente,  de “un sueño”. La idea es una evolución de una actividad que organizamos dentro de una  de las ediciones de la Noche en Blanco, que cada año se celebra en nuestra ciudad, organizada por  el Área de Cultura, y que aglutina un variado número de iniciativas.  En aquella edición  la temática central elegida  fueron  “Los Sueños”. Desde el Archivo Municipal diseñamos una actividad que ofrecía  “Ventanas Oníricas”, que conectaban pasado y presente, repartidos por distintos puntos  de la ciudad. Para ello colocamos vinilos, con  códigos QR, que permitían a través de cualquier móvil o tablet, visionar la fotografía correspondiente a cada ubicación.

Tuvo un gran éxito y decidimos repensar el proyecto para enriquecerlo y potenciarlo con el uso de las nuevas tecnologías. Queríamos crear una oferta cultural interesante pero sobre todo estable en la ciudad. Una vez marcados los objetivos y contenidos,  presentamos  el Proyecto a un Premio de Innovación, organizado por el Departamento de Calidad del Área de Personal de nuestro  Ayuntamiento,  y lo ganamos. Este Premio nos permitió desarrollar la App de ARCA.

(Archivoz) Vuestro proyecto está dirigido a aumentar la visibilidad ciudadana, además de aportar una nueva visión en las actividades de ocio y culturales. Sin embargo, ante el valioso patrimonio documental de su archivo, ¿está enfocado el uso de la aplicación también a atender a un tipo de público más especializado como el profesional de la información, investigadores o estudiantes?

(MIV) Uno de los aspectos más destacables  de esta  App es su versatilidad, ya  que resulta interesante tanto para el público generalista como para  aquellos que tienen un perfil de carácter más profesional o científico. El tratamiento técnico que se ha dado a los documentos ha sido muy riguroso y cumple todos los requisitos de  los estándares y normas asociadas a la descripción archivística. Y todo ello intentado ofrecer, al mismo tiempo, un resultado final atractivo, ágil y fresco para cualquier perfil.

En el Archivo Municipal creemos que lo científico no tiene por qué estar reñido con la claridad de contenidos e incluso podemos plantearnos ofrecer un producto “divertido”.

Por ello nuestro público objetivo es muy amplio: ciudadanos, turistas, estudiantes, profesores, investigadores…

(Archivoz) Un proyecto de tal envergadura necesita un equipo multidisciplinar ¿cuál es vuestro perfil profesional?

(MIV) El esquema y desarrollo de la estructura de los contenidos ha sido resultado del trabajo  del equipo humano del Archivo Municipal,  fundamentalmente del personal Técnico con colaboración, en aspectos puntuales, del personal auxiliar.

Ha sido vital el asesoramiento continuo de los  especialistas en nuevas tecnologías de la  empresa que ha diseñado la App, Ingenia,  que ha tenido una gran paciencia con nosotros. Y como no citar el apoyo y la aportación del Centro Municipal de Informática.

Los Servicios Operativos del Ayuntamiento también han sido esenciales. Gracias a ellos hemos colocados las placas por la ciudad. Quiero destacar que hemos contado, en este proceso,  con la colaboración de numerosos comercios y empresas de Málaga que amablemente nos han permitido colocar las placas en las fachadas de sus negocios.

(Archivoz) ¿Cuáles son los problemas principales que habéis tenido a la hora de desarrollar esta herramienta?

(MIV) Tenemos un importante volumen de material fotográfico muy interesante y la selección ha sido difícil. De hecho se han  realizado varios filtros hasta obtener el producto final que nos parecía más adecuado.

Otro aspecto complicado fue  la elaboración de la información que acompañan a los hitos que ofrece la Aplicación, donde es importante saber destacar de una forma muy resumida los datos más valiosos.

La geolocalizacion también ha tenido sus más y sus menos ya que los paseos por la ciudad, y las consultas a Google Maps, han sido continuos  durante todas  las fases del diseño de la Aplicación.

A ello hay que sumar la conexión con nuestras herramientas tecnologías y nuestras redes sociales. En resumidas cuentas,  un trabajo complejo donde hay que interconectar muchos elementos y que requiere de numerosas revisiones hasta llegar a la versión final.

(Archivoz) ¿Cuál ha sido la acogida del proyecto por parte de los usuarios?

(MIV) Muy buena. Creo que ofrecemos  un producto atractivo para cualquier grupo de interés al margen del contexto o del  perfil específico formativo o profesional. Un dato curioso es que durante el confinamiento, también,  hemos sacado partido a esta App,  a través de nuestras redes sociales, para lo que creamos incluso un hashtag #ARCAdesdecasa

Durante el confinamiento, también, hemos sacado partido a esta App, a través de nuestras redes sociales, para lo que creamos incluso un hashtag #ARCAdesdecasa Clic para tuitear
(Archivoz) ¿Y por parte de los profesionales de la Información y Documentación?

Hemos recibido muchas felicitaciones y creemos que seguramente, otras instituciones seguirán  un camino parecido al nuestro. Nuestra principal aportación creemos que radica en haber sabido refundir diferentes opciones de difusión y comunicación en una única herramienta y siempre sin olvidar los aspectos metodológicos y técnicos de nuestra profesión. Creemos que con ellos estamos contribuyendo a mejorar la visibilidad del Patrimonio Documental ofreciendo un producto actual, accesible y que puede ser interesante para cualquier perfil.

 

Imagen de portada:

*Imágenes cedidas por el Archivo Municipal de Málaga.

«En un escenario como el de hoy, los archivos exhiben todas sus potencialidades»: Entrevista con Carlos Zapata, en tiempos de COVID-19. (Parte I)

Hoy, en medio de la crisis, los archivos cobran una especial relevancia, para garantizar la continuidad de las actividades de quienes teletrabajan y para servir como soporte y agilizador de los servicios médicos que requieren decisiones rápidas y eficientes, basadas en evidencias, en muchos casos documentales.

Por ello, hoy quisimos consultar a un experto y referente archivista para que nos cuente sobre su visión sobre esta situación en términos de la importancia de los archivos y el papel de los archivistas.

(Archivoz)Carlos, un gusto tenerte de nuevo en Archivoz.

(Carlos Zapata) Hola, me complace nuevamente estar en este medio de comunicación compartiendo con la comunidad archivística.

(Archivoz)Carlos, en estas épocas de teletrabajo y crisis por una pandemia global, ¿cuál es el papel que cumplen los archivos?

(CZ) Sin duda esta debe ser una pregunta que nos estamos haciendo hoy todos los archivistas del mundo. Una de las cosas que me he preguntado a propósito de esta crisis de salud pública, es cuántos de nosotros habíamos previsto en nuestros planes de contingencia ante eventuales desastres naturales, accidentales o provocados, alguna acción frente a una pandemia como la que hoy tiene en vilo a más de 170 países, llevándonos a un aislamiento sin precedentes en la historia reciente de la humanidad. De hecho sería muy relevante realizar una investigación a nivel internacional sobre este aspecto que estoy mencionando.

En el campo laboral y profesional, y particularmente en lo concerniente al mundo de la archivística y los archivos, hay tres factores externos que han incidido en el estado actual de cosas: en primer lugar la rápida expansión del Covid-19; de otro lado la lenta reacción de muchos países, que no permitió tomar medidas oportunas y eficaces para hacerle frente a las medidas de aislamiento tomadas por varios gobiernos del mundo; y en tercer lugar, la adecuación de las entidades del Estado y en general de las empresas privadas de todos los sectores para implementar masivamente y de manera inesperada el teletrabajo, incluyendo la realización de todas las actividades en las cuales intervienen documentos e información. También hay factores internos como la poca preparación de los responsable de gestión documental para atender la totalidad de procesos relacionados con la función archivística, y responder a las necesidades de información de los empleados.

En un escenario como el de hoy, los archivos exhiben hoy todas sus potencialidades no solo como fuentes de información para garantizar la continuidad de las actividades de las organizaciones, sino como garantía de derechos para los ciudadanos, quienes dependen de información precisa y oportuna para atender sus necesidades, en una situación de aislamiento, en el que la movilidad está restringida; adicionalmente, hemos vistos como los archivos nacionales de diferentes países de la región han comenzado a ofrecer una variedad de servicios de información, poniendo una parte del patrimonio documental que albergan al alcance del público; un aporte importante en este momento tiene que ver con servicios y ofertas culturales para el ocio y entretenimiento, aprovechando así la coyuntura para fortalecer su relación con la sociedad. Creo que esto será objeto de investigaciones y debates en los meses y años posteriores al levantamiento del confinamiento.

(Archivoz) ¿Y los archivistas?

(CZ) En honor a la verdad, nos tomó completamente desprevenidos, no estábamos preparados para un escenario real (ya no hipotético) de trabajo en una oficina sin papeles. Por un lado no creo que en su gran mayoría los Jefes de Archivo y Gestión Documental de miles de entidades y empresas tuvieran preparada sus entidades para asumir la gestión documental de manera remota, entre otras cosas porque aún nos basamos en el papel como medio de registro de información, y nuestro sistema archivístico sigue siendo analógico. Sería importante conocer por ejemplo como están atendiendo las entidades que no tienen digitalizada toda la información que necesitan, o que por ejemplo tienen sus documentos en empresas de custodia (las cuales también son sujeto de restricciones por la cuarentena), y aún en los casos donde el archivo es administrado por la misma entidad (están asistiendo técnicos de archivo y archivistas a laborar?). Muy seguramente proyectos archivísticos de diferente naturaleza con personal propio o contratado hoy están suspendidos, lo cual afectará la continuidad de las labores de nuestras entidades, si la medida de aislamiento se extiende (como es previsible) por varias semanas o incluso meses.

(Archivoz) La mayoría de las empresas están funcionando con estrategias de teletrabajo. ¿qué tan preparados estaban los archivos y los archivistas para asumir estos escenarios?

(CZ) Como lo señalé en la pregunta anterior, los archivistas no nos imaginamos un escenario laboral por fuera de nuestros departamentos de archivo y gestión documental, ni alejados del ámbito desde el cual se desarrollan las actividades de nuestras organizaciones; durante la segunda parte del Siglo XX, expertos de varias especialidades, incluidos los profesionales de la información y los tecnologistas, hemos estado pregonando (la mal denominada) «oficina sin papeles». Sin duda el desarrollo de las tecnologías de la información y las comunicaciones ha venido contribuyendo para que este escenario estuviera cada vez mas cercano, pero no de la forma como tuvimos que asumirlo de la noche a la mañana. Primero porque gran parte de los documentos que las administraciones producen o necesitan siguen gestionándose en papel, y segundo porque los mismos Sistemas de Gestión Documentos Electrónicos están desarrollados de manera incipiente, limitándose a gestionar por medios electrónicos una mínima parte de documentos (por ejemplo correspondencia, pqrs, facturas, entre otros); en este segundo aspecto, a pesar de que los trámites electrónicos han mostrado avances significativos, éstos solo abarcan unos cuantos documentos del trámite. Muy seguramente las empresas que contaban con departamentos de gestión documental robustos y presupuestos apropiados, y dependen en menor medida de terceros, han asumido de mejor manera la contingencia, aunque no creo que estuvieran del todo preparadas para atender todos sus servicios de manera digital o mediante procesos electrónicos remotos.

Hay un aspecto que resulta crítico en los archivos nacionales, y es la adecuada conservación de sus fondos, dado que para ellos es necesaria la presencia de profesionales en conservación directamente en los sitios donde se encuentran los documentos de valor histórico; labores de limpieza, desinfección, desinsectación, restauración, entre otras, se hacen de manera presencial, y si se prolonga el aislamiento los documentos se exponen a riesgos de deterioro.

(Archivoz)¿Qué crees que debemos mejorar a futuro en nuestros archivos para solventar situaciones como la que tenemos en este momento a nivel mundial?

(CZ) Todo. En primer lugar debemos rediseñar nuestros planes de contingencia y atención de desastres, incluyendo medidas para mitigar los efectos de pandemias, contaminación química, nuclear, etc., que impliquen restricciones para trabajar de manera presencial; por otro lado es necesario acelerar el proceso de digitalización de nuestras entidades, pero de manera técnica e integral y no a retazos. También es imperativo mejorar las competencias digitales del equipo de trabajo de las áreas de gestión documental y de todos los empleados y funcionarios de las organizaciones. Finalmente creo que debemos aprender de esta experiencia para transformar la gestión documental, y con ella la función archivística, digitalmente.

No se trata de digitalizar los cientos de miles o millones de documentos de una entidad, sino de implementar apropiadamente (usando estándares técnicos) la gestión de documentos electrónicos, para lo cual los procesos deben ser electrónicos. Así mismo, resulta urgente que se mejoren las condiciones de conectividad y de seguridad electrónica, para que el teletrabajo no afecte el desempeño de Internet, debido a que este tipo de contingencias implican el tránsito de cientos TB de información lo que pueden colapsar las comunicaciones.

Es innegable que el mundo archivístico (en realidad el mundo entero) no será el mismo a partir de ahora.

 

«Es increíble que muchas organizaciones modernas dejen sus archivos en manos de profesionales que no se han formado para ello»: Entrevista con Arcángel Sánchez (Segunda Parte)

Continuamos hablando con Arcángel sobre Archivos Universitarios. En esta segunda parte, vamos a ir un poco más profundo en su opinión sobre el estado actual de los archivos y el papel del profesional archivista en dicho trabajo. Escenario en el que Arcángel, ha escrito recientemente una nota de mucho interés para quienes estamos en el medio.

(Archivoz) ¿Qué crees que hace falta, en general, para que los archivos sean más visibles y accesibles para todos?

(AS) Son varias cosas. En primer lugar, que existan los ARCHIVOS, es decir que en las organizaciones sean estas públicas o privadas se consoliden archivos en sus distintos tipos, pero preferiblemente Sistemas de Gestión de Documentos y Archivos.

En segundo lugar, que esos archivos sean coordinados por personal profesional especializado en archivología o archivística, lo común es ver un archivo dirigido por cualquier tipo de profesional inclusive sin experiencia y preparación académica, esto es lo que yo llamo como intrusismo profesional. Por otra parte, está la capacitación o formación propiamente dicha de quienes son profesionales del área, no basta con una preparación de grado, hay que estudiar posgrados y doctorados en el área, aspecto que en Latinoamérica aún debemos desarrollar en cantidad, variedad y calidad, por supuesto hay países que poseen una gran oferta académica de estudios de cuarto nivel en el área, pero otros países sólo poseen estudios de grado con grandes carencias. En tercer lugar, sería interesante que organizaciones internacionales pudieran crear programas de becas para profesionales latinoamericanos para que puedan estudiar doctorados por ejemplo en España. Estamos en plena sociedad de la información y el conocimiento, por lo que si una carrera es importante para el desarrollo de un país es la Archivología, el que se puedan consolidar medios para la formación de profesionales en el área, ayudará a fortalecer tanto a las universidades con nuevas y actualizadas ofertas académicas, como a las empresas que contratan profesionales de la archivología, logrando con ello su modernización, en especial la tecnológica. 

(Archivoz)¿cuál ha sido tu aporte, para hacer que eso que acabas de decirnos que hace falta en los archivos, se materialice y se implemente?

(AS) Por una parte, las investigaciones que he realizado que dan empuje a nuestro sector, a su visibilidad y a la exhortación para que las instituciones, sin importar su tipo, públicas o privadas, tomen en cuenta a la gestión de documentos como área fundamental para su buen funcionamiento. De igual forma podría incluir mi participación como ponente y conferencista en eventos nacionales e internacionales, en donde trato de sensibilizar a los asistentes a estos eventos sobre la importancia de la gestión documental, mostrando con mis propuestas temas innovadores que van dirigido sobre todo a su aplicación práctica. Finalmente, mi trabajo como consultor y profesional planificando y consolidando Sistemas de Gestión de Documentos y Archivos, ha permitido que varias instituciones, en especial universidades puedan contar con este importante recurso técnico especializado. 

(Archivoz) En esos aportes, ¿has sentido que otras profesiones han invadido el quehacer del archivista?

El intrusismo es innegable en nuestro campo, y no con nuestro consentimiento, sino por la falta de conocimiento de los perfiles de los profesionales de la información por parte de las empresas contratantes. Siempre he comparado a los archivos en las organizaciones con los cerebros en las personas. Por lo que los archivos conservan información que es de gran importancia, como lo son los recuerdos para las personas. Y es increíble que muchas organizaciones modernas hoy en día dejen en manos de personas que no están preparadas o profesionalizadas en nuestra área, a los archivos de sus empresas, en el entendido que los documentos y la información contenida en ellos, son un intangible de un valor incalculable, y fundamentales para la mejora de su competitividad en el mercado donde se desenvuelven, al igual que hacer el trabajo de forma más rápida y cumplir con las legislaciones que le son inherentes. No darse cuenta de ello, significa estar fuera de la sociedad de la información donde estamos inmersos. Por lo tanto, los archivos, los Sistemas de Gestión de Documentos y Archivos de las empresas-instituciones y las organizaciones archivísticas deben estar preferiblemente a cargo de profesionales de la Archivología, pues es así como podrán conseguir un cambio y mejora.

(Archivoz) A propósito, recién escribiste un artículo sobre el tema, quieres contarnos un poco tu opinión al respecto y la visión que has construido a lo largo de todos tus años de experiencia.

A lo largo de los años me he dado cuenta de que aquellas empresas que no tienen archivos no funcionan adecuadamente, pero que aquellas que lo tengan, y que los mismos sean coordinados por profesionales no especializados en el área, tienden a funcionan inadecuadamente. Sin embargo, hay que destacar que, en muchos casos, existen archivos coordinados por profesionales de diversas áreas pero que se han dedicado a especializarse con estudios de posgrado en nuestra área. Eso tiene gran valor, pues si bien no tiene la formación de grado en archivología-archivística, han dedicado su tiempo en ampliar sus conocimientos y eso seguramente se ve volcado a una buena gestión archivística. Si bien el intrusismo se da en nuestra área, el mismo puede ser positivo o negativo, ya que, si conseguimos que los profesionales de otras áreas que incursionan en nuestra área estén bien preparados, conseguiremos una sinergia de saberes que conlleva a una multidisciplinariedad que muchas veces es beneficiosa si sabe gestionar adecuadamente. Pero sin duda alguna, lo ideal es cada archivo cuente con profesionales de la archivología a su cargo. Considero que hay mucho que trabajar al respecto, pues las legislaciones no defienden la profesionalización especializada en el área archivística, y eso hay que ir cambiándolo poco a poco, junto con la existencia misma de archivos en las organizaciones y de su conformación como sistemas de información.

(Archivoz) Arcangel, para cerrar esta entrevista, ¿cuál es tu visión de cara al futuro de los archivos?

Siempre será positiva, ya que escogí esta profesión como una que tuviese un verdadero significado para las organizaciones, pues son los archivos los encargados de proteger y conservar la memoria, las evidencias de estas. Mucho se habla de la desaparición del papel, y creo que por completo tal vez no le veremos. Sin embargo, vivimos en un mundo en donde los documentos físicos y digitales convergen en el quehacer de las organizaciones modernas y para estar en sintonía con estos cambios tecnológicos debemos estar siempre preparados y actualizados en conocimiento y experiencia. Debemos seguir trabajando y tener presente que la sensibilización de la importancia de los archivos en las organizaciones y para nuestra sociedad, debe ser un proyecto de ejecución permanente.

No queda mas que agradecer a Arcángel por su tiempo para esta entrevista y por su gran aporte a los archivos universitarios. Seguro nos veremos pronto en Archivoz.

«Una universidad con un Sistema de Gestión de Documentos es sinónimo de calidad, transparencia, buen servicio.»: Entrevista con Arcángel Sánchez (Primera Parte)

Arcángel Eduardo Sánchez Gómez es un amigo que ha trabajado durante muchos años en el sector de archivos de instituciones de educación superior y sumado con ello, una experiencia única, por así decirlo, a la cual acudiremos hoy para que nos cuente cómo funcionan estos archivos y cuáles son los principales retos a los que se enfrentan. 

Arcangel ha liderizado por diversos proyectos de difusión del quehacer archivístico. Logrando con ello visibilización del gremio y claro, aumentar la conciencia en América Latina alrededor de la transparencia y el acceso a la información, también es docente universitario y ha escrito muchos artículos en varias revistas y medios web, los cuales hemos disfrutado mucho.

(Archivoz) Arcángel, gracias por tu tiempo para esta entrevista.

(Arcángel Sanchez) De nada, gracias a ustedes por la oportunidad de contarles un poco sobre mi actividad profesional e investigativa. 

(Archivoz) Siempre nos gusta iniciar, conociendo un poco sobre nuestros entrevistados. Arcángel, cuéntanos de ti; ¿cómo llegaste al mundo de los archivos y cuál ha sido tu experiencia en este campo?

(AS) Sobre cómo llegué al mundo de la Archivología te cuento que fue en 1990 cuando ingresé a estudiar en la Escuela de Bibliotecología y Archivología de la Universidad Central de Venezuela, por recomendación de la carrera por parte de mis padres. Sin embargo, mi idea era cambiarme a estudiar Comunicación Social, lo que nunca sucedió ya que analicé la importancia que tiene la Archivología para las organizaciones modernas, y terminé estudiando esta hermosa carrera.

Inmediatamente luego de culminar mi carrera de grado ingresé a estudiar una Maestría en Política y Gestión de la Innovación Tecnológica en el Centro de Estudios del Desarrollo (CENDES) de la Universidad Central de Venezuela, uno de los centros de investigación de mayor exigencia académica de mi país. De allí que pude combinar los temas de innovación con la gestión documental en las organizaciones modernas y desarrollar trabajos de investigación centrados en estos interesantes temas. Tuve la oportunidad de dictar clase en esta maestría lo que fue un gran reto profesional.

Sobre mi experiencia en el campo laboral ha sido diversa, por 24 años trabajé en la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela (UCV) consolidando su Departamento de Información, Documentación y Archivo, fue una experiencia inolvidable llena de satisfacciones, ya que, junto con el mejor de los grupos de trabajo que un profesional puede tener, logramos diseñar e instalar el mejor archivo de toda la UCV, tanto en materia de recursos humanos como de espacios físicos, equipos y mobiliario. Nos faltó hace muchas cosas, pero fue una gran escuela para quienes participamos en este proyecto que a su vez apoyó a la formación de muchos profesionales de la archivología venezolanos. 

De igual forma trabajé como docente por 17 años en la Escuela de Archivología y Archivología de la UCV dictando diversas materias de su pensum, desarrollando mi actividad investigativa ya sea de manera individual, con estudiantes e investigadores, algunos quienes se encuentran laborando hoy en día en otras universidades e instituciones del mundo entero dada la emigración del talento humano venezolano debido al problema político y económico de mi país de origen.

Aún me quedaba algo de tiempo para incursionar en el mundo del emprendimiento, por lo que el 2007 junto con mi hermano Economista y un amigo Informático creamos la empresa de consultoría Proyectos Archicom, con la cual junto con otros amigos y colegas de diversas profesiones, pudimos dictar más 100 cursos de capacitación en los diez años que estuvimos funcionando en Venezuela, así como realizamos diversas asesorías técnicas a empresas como Petróleos de Venezuela, Nestlé Venezuela, Schllumberger, Seguros Altamira, Universidad de Yacambú, Preca, entre muchas otras. 

En el año 2015 recibí un llamado de parte del Consejo de Educación Superior del Ecuador para ayudarles a capacitar a 60 coordinadores de los archivos de las universidades de ese país, por lo que, junto con una colega venezolana, dictamos tres cursos de capacitación con una duración total de 120 horas, esto bajo financiamiento de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI). Esta actividad dio pie a realizar en el año 2016 tres investigaciones de gran importancia como son la consolidación de una serie de Directrices para la Consolidación de Sistemas de Gestión de Documentos y Archivos para las Instituciones de Educación Superior (IES) del Ecuador; una propuesta de indicadores para la evaluación institucional de las IES del Ecuador; y un estudio del desarrollo y prospectiva de la oferta académica de carreras de grado y postgrado referidas a la Archivología y Gestión Documental, así como se logró organizar el Primer Encuentro Nacional de Archivos Universitarios, investigaciones y evento también financiados por la OEI y el CES.

Posteriormente en el año 2017 estuve realizando algunas asesorías a dos universidades del Ecuador, la Universidad Técnica de Ambato y la Universidad Técnica Particularde Loja, con el fin de planificar el desarrollo de sus Sistemas de Gestión de Documentos y Archivos y ya desde el año 2018 me encuentro bajo contrato coordinando el Archivo Institucional de la Universidad Técnica de Ambato en Ecuador, fecha en que de forma definitiva emigré de Venezuela a este bello país. 

(Archivoz) cuéntanos sobre tu experiencia en archivos universitarios.

(AS) Como he mencionado anteriormente mi experiencia ha estado centrada en consolidar Sistemas de Gestión de Documentos y Archivos para universidades, aun cuando he realizado asesorías a diversas organizaciones trabajando diversos temas o requerimientos.  El trabajo en archivos universitarios ha incluido la gestión tanto de documentos físicos como electrónicos de estas instituciones. Esto ha permitido desarrollar proyectos de diseño y acondicionamiento de espacios físicos para albergar grandes masas documentales, incluyendo la selección y dotación de materiales y equipos de trabajo, al igual de determinar espacios para el recurso humano y la atención de usuarios. Asimismo, he adquirido conocimientos teóricos y prácticos sobre gestión de procesos, con lo cual los proyectos que he desarrollado incluyen la elaboración de manuales de procedimientos e instructivos especializados en gestión documental, tema que me apasiona ya que considero fundamental el estandarizar los diversos procesos que se ejecutan en un Sistema de Gestión de Documentos y Archivos. 

Indudablemente parte de mi trabajo también ha estado centrado en la elaboración de instrumentos técnicos archivísticos como Cuadros de Clasificación de Documentos tanto funcionales como orgánicos-funcionales, al igual que Tablas de Retención Documental. 

Adicionalmente he tenido la gran oportunidad de trabajar con informáticos durante toda mi carrera profesional por lo que he podido adquirir experiencia en el diseño y desarrollo conjunto de sistemas automatizados de información, actividad que es muy importante tanto a la hora de llevar los inventarios documentales como de implementar la gestión electrónica de documentos. 

Finalmente he podido emprender y gestionar proyectos de digitalización documental, así como de capacitación del recurso humano, por lo que considero durante mis años como archivólogo he podido reunir una serie de conocimientos y experiencias que me permiten elevar la competitividad y calidad de la organización donde esté laborando, a través de la gestión de sus documentos físicos y electrónicos. 

(Archivoz) Desde tu perspectiva, ¿cuál es el estado actual de los archivos universitarios en América Latina?

(AS) Es muy diferente la situación en cada país, como también lo es para cada una de sus universidades ya sean públicas o privadas. Son realidades distintas. Lo que si he visto es que existe un interés cada vez más arraigado en insertar a la gestión documental como parte de la estrategia institucional universitaria, sin embargo, hay mucho por trabajar. Considero que el mundo de la gestión documental en universidades es muy distinto al de las empresas, no sólo por las tipologías documentales que una universidad genera, mucha de ellas de índole histórica, sino también por la diversidad de requerimientos de información y usuarios que tienen los archivos universitarios. Su importancia es vital para cualquier país y en verdad que aún hay mucho que trabajar, pero sobre todo sensibilizar a docentes y autoridades sobre la importancia de los archivos, documentos e información universitarios. Una universidad con un Sistema de Gestión de Documentos y Archivos tanto físicos como electrónicos es otra cosa, es sinónimo de calidad, transparencia, buen servicio y de conservación-difusión de su patrimonio documental e histórico. 

Un aspecto interesante en el que he podido trabajar en los años que llevó en el Ecuador, es el de realizar una propuesta de indicadores especializados en gestión documental para las universidades ecuatorianas, trabajo que si bien ha sido técnico y de asesor al Consejo de Educación Superior, se ha logrado impulsar a través de la Red de Archivos Universitarios del Ecuador creada en el 2015, y del empuje de su directiva y de los coordinadores de las más de 60 universidades de este país,  a fin que se inserten algunos indicadores o requerimientos en materia de gestión documental de las universidades ecuatorianas en el modelo de evaluación institucional aplicado entre septiembre y diciembre del 2019,. En el mes de marzo del año 2020 se presentarán los resultados de esta primera evaluación que se hace a la gestión documental universitaria ecuatoriana, por lo que los datos obtenidos serán de gran importancia para estas instituciones, en virtud que se está dando un cambio positivo sobre el tema, dándole un importante papel a los archivos y a la gestión de los documentos universitarios.

(Archivoz) Siempre hemos pensado que los archivos universitarios tienen un público objetivo muy grande y accesible, como lo son los estudiantes. ¿Qué tan cierto es este escenario?

(AS) En realidad, los archivos universitarios y sus servicios-productos se deben a una diversidad de usuarios entre estos estudiantes, pero también empleados, docentes, investigadores y público en general. Por lo que los encargados de los archivos universitarios deben detectar cuales son los requerimientos de cada grupo y generar, productos, servicios y tecnología para cubrir sus expectativas, lo ideal es que con sus ideas vayan generando diversos tipos de innovación las cuales ejerzan un verdadero cambio en la calidad de las universidades y sobre todo el preservar para las generaciones futuras la interesante e importante información y documentación que estas instituciones han generado. 

…Continuará