Archivo histórico

«Los archivistas muchas veces actúan en aras de esa necesidad inmediata que tienen los usuarios y nos olvidamos de hacerlo acorde con nuestros principios, métodos y herramientas» Entrevista con Gustavo Bazán académico del Archivo Histórico de la UNAM

Gustavo Villanueva Bazán es Licenciado en Historia con estudios concluidos de maestría en Historia de México por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. En 2012 obtuvo el título de Máster en Gestión de Documentos y Administración de Archivos por la Universidad de Andalucía, en España.
Cuenta con experiencia de más de 30 años en archivos históricos investigando pero sobre todo, procesando sus documentos. Desde 1985 es Académico del Archivo Histórico de la UNAM, donde fue Coordinador General de 2007 a 2011 y de 2009 a 2014 fue Presidente de la Red Nacional de Archivos de Instituciones de Educación Superior (RENAIES).

(Archivoz) ¿Cuál ha sido su trayectoria en el ámbito archivístico?

(GB) Muchos años, mucho esfuerzo, muchas amistades, mucha gente buena en todos los sentidos, que he tenido oportunidad de conocer y de que me hayan guiado por estos caminos, difíciles pero muy satisfactorios de los archivos y la archivística.
Siendo todavía estudiante de la carrera de historia, inicié como paleógrafo en un proyecto en el que teníamos que leer y catalogar documentos notariales del siglo XVI, esto fue durante dos años y medio y la verdad me sirvió mucho para aprender paleografía y diplomática, por supuesto, pero para enamorarme de los archivos y decidir que esto era lo mío, sobre todo una vez que estuve guiado, como muchos colegas más que todavía andan por ahí, al igual que yo, por la doctora Guadalupe Pérez San Vicente, sin duda una de las figuras más significativas y a quien los archivos y la archivística mexicana deben tanto. En 1984 tuve la oportunidad de tomar un curso (que más parecía Diplomado) que ofrecían la UNAM y el AGN y que ya no se dio no se por qué razones. Era un curso de archivos en el que traían a varias de las más destacadas figuras archivísticas de habla hispana. Ahí tuve la oportunidad de escuchar a don Aurelio Tanodi hablando del Principio de Procedencia y Orden Original, a Jean Ives Rousseau del ciclo vital del documento, a Vicenta Cortés de la organización de archivos y a Manuel Vázquez de la valoración documental. Afortunadamente no fue esa la última oportunidad que tuve de aprender pues un año después tuve la oportunidad de entrar a trabajar al Archivo Histórico de la UNAM desde donde he desarrollado una actividad que me ha llevado a aprender cada vez más, a conocer cada vez más y a compartir lo poco o lo mucho que he podido recoger en esta vida profesional. En 1987 tuve otra gran oportunidad y fue con un curso que impartió para la UNAM la doctora Antonia Heredia, quien desde ese momento se convirtió en todo un referente para el desarrollo de la archivística en México.

(Archivoz) En la archivística latinoamericana, usted es una referencia, sin embargo, en lo personal ¿a quiénes considera referencia en la materia de archivos históricos?

(GB) Bueno, antes que nada, gracias por lo de que soy una referencia, inmerecido adjetivo pero que anima y por supuesto, agradezco. Son muchos los colegas latinoamericanos que podríamos mencionar, sin embargo, ya sabes, si no se menciona alguno, por olvido, por cualquier cosa, se cometen injusticias, por lo que prefiero hablar de ciertas figuras, que ya no están entre nosotros o de algunos que están en el Partenón de la archivística y de quien he y hemos aprendido aun y cuando a veces no los menciones lo suficiente. Definitivamente no podemos dejar de hablar de don Aurelio Tanodi y de Manuel Vázquez, de Argentina, de Gunnar Mendoza, de Bolivia, en México, hablaríamos de Millares Carlo, de Gamoneda, de Pérez San Vicente, en fin, de tantas figuras señeras que de una u otra forma, han ido marcando el rumbo de la archivística latinoamericana. En lo personal, considero que una influencia decisiva es y ha sido, y creo seguirá siendo, Elio Lodolini, si bien italiano, en lo personal, una figura que marca de forma decisiva, el rumbo de la archivística como ciencia independiente y con gran participación en Iberoamérica.

(Archivoz) ¿Considera que la funcionalidad de los archivos históricos ha cambiado con el transcurso del tiempo? ¿En qué sentido?

(GB) Bueno, si lo que queremos decir con funcionalidad es precisamente la función de los archivos históricos en la sociedad, definitivamente si, es el caso. Los archivos, planteemos solamente el término archivo, sin hacer la distinción entre históricos y administrativos, han variado de funcionalidad, de usabilidad a través del tiempo. Pensemos en los archivos (o tal vez en los documentos de archivo) durante la Edad Media, donde tenían un uso limitado, condicionado por el señor feudal, que servían solo para los historiadores, consentidos o cooptados para escribir la historia a modo, a gusto del Señor. Si bien la situación cambia cuando se da la ruptura con el Antiguo Régimen con la creación de los archivos nacionales a finales del siglo XVIII y durante todo el XIX, y los archivos se convierten en herramientas del ciudadano y de los historiadores que buscan de alguna manera reivindicar su presente con base en el alejamiento con el pasado. Podríamos decir que los archivos siempre han estado ligados al concepto y en sí, a las estructuras del poder. A la fecha no podemos negar esa realidad en tanto la información que en ellos se contiene, contribuye a la construcción de una identidad que no deja de ser parte de esa visión a veces hasta ideológica de quien tiene en sus manos el control de la sociedad.

Sin embargo, no podemos dejar de mirar que en la actualidad, y a raíz, precisamente de los cambios que se han presentado en la sociedad y de muchas urgencias y necesidades de constituir estados hasta cierto punto democráticos, se ha venido caracterizando a los archivos pero, esto mismo, tal vez de manera paradójica, ha agrandado, diversificado la agenda de los archivistas y por tanto la utilidad del archivo ha también, y asimismo, integrado y acercado a la sociedad en tanto se concibe ligado a temas nuevos que el archivista, y por tanto el archivo, como su objeto de estudio, tienen que atender: las tics, la transparencia, los derechos humanos, la inter y transdisciplinariedad, la multiculturalidad e interculturalidad, por mencionar algunos de esos temas, son ahora parte de la archivística, de los archivos y por supuesto, de la agenda de sus profesionales.

(Archivoz) Usted es muy reconocido por su trabajo de formación de la RENAIES (Red Nacional de Archivos Instituciones de Educación Superior) en México ¿La RENAIES de hoy representa los objetivos de cuando fue idealizada y creada?

(GB) Gracias antes que nada por tus palabras. De alguna manera siento que lo realizado, poco o mucho, si le es útil a alguien, con eso es suficiente para estar satisfecho. Y bueno, creo que la RENAIES al primer satisfecho que ha dejado es a mí mismo. La Red nació en el año 2000 en la UNAM, como el proyecto de un grupo de archivistas que teníamos los mismos ideales, los mismos problemas, las mismas necesidades y buscábamos entre todos, soluciones comunes. Uno de los objetivos fue crear espacios comunes, de archivistas de las instituciones de educación superior, a fin de poner los temas de interés mutuo sobre la mesa, reflexionar sobre los mismos y tratar, entre todos, de producir soluciones que a fin de cuentas debían favorecer a la comunidad, es decir, se trataba de provocar la participación colectiva y aprovechar la experiencia de cada uno de los integrantes en beneficio de los demás. Y funcionó durante los primeros años, como un grupo de amigos, en el cual, precisamente, la amistad, la confianza, las ganas de vernos fueron creando precisamente esos espacios a través de las Jornadas Archivísticas de la RENAIES, que a la fecha ya son 19 (y estamos esperando mejores condiciones en esta situación de pandemia, para llevar a cabo las siguientes en la UdeG) en diversas universidades e instituciones de educación de México y que, han trascendido nuestras fronteras y se han convertido en un espacio donde nos encontramos colegas de países iberoamericanos; se creó también una serie editorial “Formación archivística” que, llegó a publicar 8 títulos que, al menos en México, son referente obligado para los estudiantes y estudiosos de la archivística. Se hicieron también varios diplomados en los que los docentes éramos miembros activos de RENAIES y se llevaba la experiencia, el conocimiento producido, a los archivos universitarios y a otros sectores de la sociedad, en fin, esos espacios se hicieron realidad gracias a la conjunción de voluntades, actitudes y sobre todo, creo yo, a la coincidencia de caracteres y de actitudes positivas de todos los que conformábamos la Red. En el año de 2009 cambió el estatus social y legal de la RENAIES, nos convertimos en asociación civil, pero podríamos decir que, definitivamente seguimos siendo los mismos, más, pero a fin de cuentas, los mismos. Ingresaron nuevos socios, contábamos ya con una mesa directiva, y si bien, el crecimiento trajo también algunos otros intereses, la cohesión interna, la unidad que existía desde antes, supo solucionar los problemas que, por otro lado, eran connaturales al crecimiento.

Así, nos llegó la pandemia y con ella, el confinamiento obligado que rebasó todas nuestras expectativas y que hasta la fecha sigue determinando nuestra situación como profesionales de la archivística y por supuesto, nuestro actuar. Una vez que pasamos el asombro inicial, que nos dimos cuenta de que esa realidad iba para largo, nuevamente, con esa actitud de amigos, porque eso somos a fin de cuentas en RENAIES, decidimos con la presidencia de la Red, iniciar una serie de actividades acordes con los tiempos y aprovechando las ventajas que las tecnologías y las redes sociales nos ofrecían, para poder “salir” sin dejar la trinchera contra el COVID en que habíamos convertido nuestros hogares. Y con la ayuda de colegas y amigos iberoamericanos que nos obsequiaron su tiempo y sus conocimientos y experiencias, se realizó el ciclo “De archivos y archivística: Charlas desde casa” que este año ya tuvo su segundo ciclo. Participaron ya colegas, como ponentes y asistentes, de España, Argentina, Perú, Colombia, Uruguay, Costa Rica, Ecuador, Brasil, en fin. Supimos aprovechar las ventajas de la tecnología y tratamos de sacar provecho de la difícil situación que atravesábamos, sin dejar de pensar en ese ideal, en esos objetivos iniciales de conjuntar voluntades en aras de un beneficio común. Nuevamente ese hilo conductor de nuestras acciones, de nuestro actuar, considero que es, ha sido, y espero que siga siendo, esa integración que ha ido más allá de la profesión y se ha caracterizado por una identificación personal entre los miembros; una amistad, una actitud de participar de manera colectiva. Definitivamente, la RENAIES de ayer, la inicial, sigue siendo la de ahora, enriquecida por nuevas personas, por nuevos miembros que se han acercado y saben inmediatamente que llegaron al lugar correcto.

(Archivoz) Mediante la repercusión internacional del RENAIES sobretodo en los países Iberoamericanos ¿Si puede decir que el RENAIES ha influenciado a la creación de otros proyectos en América Latina?

(GB) Casi de manera paralela a la RENAIES se fue dando en varios países de Iberoamérica, específicamente en los archivos universitarios, la inquietud de reunirse, de buscar espacios comunes a fin de dialogar sobre problemas comunes y sus posibles soluciones. En 1999, a iniciativa de Celia Ramírez, entonces coordinadora del Archivo Histórico de la UNAM, se llevó a cabo la primera Reunión de Archivos de Instituciones de Educación Superior a la que asistieron colegas de varios países iberoamericanos (España, Colombia, Brasil, Argentina, Perú, entre otros). Ahí nos enteramos de que en otros lugares había colegas que tenían las mismas inquietudes y asimismo, iniciaban reuniones de la misma tónica que la organizada en la UNAM. En algún momento, se pudieron conjuntar esos dos grupos de colegas y profesionales de los archivos universitarios y se formó la Red Iberoamericana de Archivos de la Educación Superior (RIAES) que ha venido organizando el Congreso Iberoamericano de Archivos Universitarios (CIAU) conjuntamente con algunas universidades de Latinoamérica (Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Pontificia Universidad Javeriana de Colombia, Universidad del Pacífico de Perú, Universidad de la Patagonia Austral de Argentina, Universidad de Puerto Rico, Universidad de Panamá, Universidad Nacional de Asunción en Uruguay).

Por supuesto que hay otros proyectos similares pero quería comentarte este caso para concluir que, la verdad no podría yo aseverar que sí, la RENAIES los ha inspirado, algo hay de eso en algunos casos, pero sin duda se trata de proyectos que tienen mucho que ver con inquietudes, problemas, búsqueda de soluciones a los mismos, necesidades de reunirse entre pares, en fin, cuestiones comunes que acercan a quienes consideramos que pueden ser interlocutores y comparten, asimismo, la idea de que el asociarse es un camino seguro hacia un mejor ser y hacer archivístico pues se benefician todos de todo.

(Archivoz)  ¿Actualmente en qué proyectos estas trabajando?

(GB) Desde hace ya algún tiempo, me he interesado en la historia de la archivística. Si observamos ese panorama en la literatura archivística, a nivel de países en Latinoamérica, encontraremos muy poco, si acaso en algunos de ellos, como Brasil, Bolivia, Costa Rica, y eso gracias a esfuerzos personales de algunos destacados archiveros. En México la situación es similar, esfuerzos aislados que de pronto producen algún texto, pero en realidad no existe un esfuerzo sistemático y colectivo.
Estos últimos años me ha interesado combinar mi sentido y gusto por los archivos y la archivística, con mi profesión original que es la historia. Y eso me ha llevado a la creación de espacios para estudiar y analizar precisamente, la historia de la archivística en México con algunos resultados ya publicados y por otro lado, he tenido la oportunidad de coincidir con algunos colegas de Chile, Argentina, Uruguay y Costa Rica y hemos creado el Grupo de Estudios sobre Historia de la Archivística en América Latina (GEHAAL) y llevamos a cabo el Seminario sobre Historia de la Archivística en América Latina: estados de la cuestión y perspectivas de análisis, con la participación de especialistas e interesados en el tema de diversos países de nuestra América Latina (Bolivia, Costa Rica, Uruguay, México, Colombia, Brasil, Argentina, Chile, Perú, Nicaragua, Panamá, Ecuador, República Dominicana) que han expuesto precisamente la situación de la archivística a lo largo del tiempo, en sus respectivos países. Pensamos pronto tener una primera publicación con la participación de todos esos colegas de Latinoamérica que nos han obsequiado conferencias y por supuesto, su tiempo y conocimientos.

(Archivoz) ¿Qué recomienda para seguir en la resistencia y fortaleza de los archivos?

(GB) Tanto para fortalecernos como profesionales como para fortalecer y desarrollar de mejor manera nuestra profesión a partir de un mejor y más amplio reconocimiento por parte de la sociedad, siempre recomendaré que, mediante el estudio, el análisis, la reflexión, reafirmemos la identidad archivística. ¿Cuál es nuestro objeto de estudio? ¿cuál nuestra razón de ser? ¿qué papel juega la archivística en el concierto de las ciencias con las que, definitivamente debemos interactuar y acercarnos, pero delimitando perfectamente nuestro campo de acción? ¿qué hay con la archivística y los requerimientos de una sociedad cada vez más urgida de información para resolver sus afanes democráticos? ¿qué del papel del archivista, que necesariamente debe ser más proactivo y cercano a la sociedad? ¿qué hay pues del archivista como profesional de los archivos y sus documentos en la sociedad de la información y del conocimiento?

En fin, creo que es muy necesario pensar en los archivos y en la archivística y buscar reforzar con ello su identidad y la de nosotros mismos como profesionales. Relacionado con la pregunta anterior, creo que en este sentido es fundamental la búsqueda de una historia de nuestro pensamiento y de nuestras prácticas de tratamiento documental; es fundamental conocer las ideas de quienes nos anteceden en esas prácticas, así como en los métodos que se utilizaron para tener organizados los archivos. La historia de la profesión nos permitirá construir nuestra propia identidad que, definitivamente, me atrevo a plantear, no está bien definida, sobre todo en estas épocas de tecnologías, de transparencia, de acceso a la información, de ciencias de la información. Y eso porque los archivistas muchas veces actúan en aras de esa necesidad inmediata que tienen los usuarios y nos olvidamos de hacerlo acorde con nuestros principios, métodos y herramientas. Creo que eso es fundamental, el fortalecer la identidad profesional y con ello darle su verdadero sentido y dignidad a la profesión, a la ciencia, a la disciplina, como queramos llamarle. De otra manera, sin una identidad firme, bien acotada, podremos perdernos en el mar de disciplinas (o ciencias) que se definen claramente por tener ellas si, la información, como objeto de estudio y razón de ser. Nosotros, y no lo olvidemos, tenemos como razón y sentido, los archivos y sus documentos, la información es y será un plus al buen desarrollo de nuestro trabajo basado en principios, métodos, técnicas, propias, surgidos de nuestra profesión a lo largo de los siglos.


Entrevista realizada por: Débora Villar Melo

Banner portugués

«Esta situación también nos permitió seguir dando capacitaciones y asesorías»: Entrevista con Jacobo Babines López, director del Archivo Histórico del Archivo General del Estado de Oaxaca

Hoy nos encontramos con Jacobo Babines López, quien es licenciado en Historia y cursó el Master universitario en Gestión Documental y Administración de Archivos en la Universidad Internacional de Andalucía, con más de veinte años de experiencia en el rescate, organización, conservación y organización del patrimonio documental de México, actualmente se desempeña como Director del Archivo Histórico del Archivo General del Estado de Oaxaca.

(Archivoz) ¿Qué es el Archivo General del Estado de Oaxaca (AGEO)?

El Archivo General del Estado de Oaxaca, es un órgano desconcentrado de la Secretaria General, con autonomía técnica, administrativa, operativa y de gestión, que tiene por objeto promover la organización de archivos, preservar, incrementar y difundir el patrimonio documental del Estado de Oaxaca, con el fin de salvaguardar la memoria estatal a corto, mediano y largo plazo, así como contribuir a la transparencia y rendición de cuentas conforme a las disposiciones previstas en la Constitución Federal y Estatal, la leyes federales, la legislación local y demás disposiciones normativas aplicables a la materia de archivos.

(Archivoz) En años recientes, hubo una modificación importante, transitando de Archivo Histórico a Archivo General del Estado, ¿cuál considera ha sido el reto más importante en torno a esta transición?

En el 2017, se decretó la creación del Archivo General del Estado de Oaxaca, así como el traslado de todo su patrimonio documental a su nueva sede en Canteras, el mayor reto ha sido integrar a los usuarios e investigadores a la nueva normatividad existente, en cuanto a la consulta, los nuevos instrumentos de consulta, servicios de digitalización, horarios de atención, pero poco a poco hemos logrado que un mayor número de usuarios y servicios se vayan dando año con año.

(Archivoz) Caso contrario, ¿cuál considera ha sido el mayor beneficio?

El mayor beneficio, es que se organizó todo el material que constituye el Archivo Histórico, identificándose fondos, secciones y series documentales, años y números de cajas que conforman a cada fondo.

Además de la construcción de un edificio diseñado para el resguardo y conservación del patrimonio documental y no solo eso, sino que permitiera la interacción con el público en general, a través del parque del deporte, la sala de exposiciones, auditorio, talleres y bibliotecas, todo un conjunto arquitectónico de modernidad y majestuosidad.

(Archivoz) El AGEO tiene tres ejes rectores: el de la organización, el de la conservación y el de la difusión, ¿podría indicarnos cuáles son sus actividades más representativas en cada rubro?

El primer eje tiene que ver con la organización de los archivos de trámite, concentración e históricos, ya que de acuerdo con la Ley General de Archivos y la Ley de Archivos para el Estado de Oaxaca, el Archivo General del Estado de Oaxaca, se vuelve eje rector de la organización de los archivos de los sujetos obligados, por lo cual se capacita, asesora y valoran los trabajos hechos por los sujetos obligados, en cuanto a sus instrumentos archivísticos (Cuadro General Archivístico, Catálogo de Disposición Documental, Inventarios generales y de baja documental). Actividades que realiza la Dirección de Clasificación de Archivos.

El segundo eje, corresponde a la Dirección de Archivo Histórico, con tres funciones principales: la primera, la recepción y resguardo de los Archivos Históricos que sean patrimonio documental del estado de Oaxaca, con la formulación y actualización de instrumentos de control y consulta de los fondos resguardados para que el público en general pueda consultarlos, la segunda, la estabilización, conservación y restauración del patrimonio documental en sus diversos formatos, que permita la preservación de los documentos históricos y por último, la reprografía digital del material que por la importancia de la información que contiene, requiera ser preservado en un formato digital, para que esto agilice su consulta y se pueda conservar para la posteridad.

En cuanto al tercer eje, responde a la difusión de todas las actividades que se realizan en los dos anteriores ejes, sirviendo de diferentes medios de comunicación, ya sean escritas, audio y video, a través de diferentes plataformas, periódicos, redes sociales (Facebook, Twitter) nuestra página oficial en internet, YouTube, etc. Además de realizar actividades culturales, para que nuestros usuarios puedan acceder a testimonios documentales, conservaciones en el archivo, conferencias, talleres, obras de teatro, etc.

(Archivoz) No podemos dejar de lado uno de los acontecimientos recientes más relevantes: la declaratoria de emergencia sanitaria generada por el virus SARS- COV2 (COVID – 19), misma que continúa vigente en nuestro país, ¿cómo afectó o modificó las dinámicas y actividades archivísticas del AGEO esta situación?

El Gobierno del Estado de Oaxaca, preocupado por el bienestar y salud de sus trabajadores, desde el inicio de emergencia sanitaria, decidió suspender las actividades presenciales en cada una de sus dependencias e instituciones, este fue el primer gran reto que tuvimos que enfrentar, idear formas hibridas para continuar con nuestras actividades institucionales, por lo que se ideo trabajar desde nuestras casas, y de las tareas que son imprescindibles de realizar en nuestro edificio, se organizan con antelación, además de llevar estrictamente nuestro protocolo de seguridad, para tener un entorno seguro dentro de las áreas de trabajo.

De igual importancia ha sido aprovechar la estancia en el hogar, para tomar cursos, talleres, webinars, realizados vía online, esto para que nuestro personal se actualice, capacite y se desarrolle profesionalmente y con estos elementos se pueda desarrollar mejor nuestras actividades y poder ofrecer un mejor servicio a nuestros usuarios.

Esta situación también nos permitió dentro de la Dirección de Clasificación de Archivos, seguir dando capacitaciones y asesorías a los sujetos obligados mediante las plataformas de Meet y Zoom, aumentando al 200 %, estas actividades, esto para que siguieran realizando sus instrumentos archivísticos (cuadro general de clasificación CGCA, catálogo de disposición documental CADIDO, inventarios generales y de baja documental).

Por la emergencia sanitaria, tuvimos que cerrar la sala de consulta, pero no dejamos de recibir las solicitudes de nuestros usuarios, a los cuales les remitimos un archivo con el listado de documentos que se localizaron de la información solicitada, y se les ofrece el servicio de digitalización de los mismos, para que puedan continuar con sus investigaciones, a la distancia.

Por último, hemos estado recibiendo otros archivos o colecciones, para su resguardo y conservación dentro de los repositorios del AGEO.

En el 2020, en el mes de noviembre recibimos la Colección de Manuel R. Palacios Luna, quien fue director de la estación de ferrocarriles de Oaxaca, su acervo data 1946 a 1960. En el mes de diciembre se hizo el traslado y recepción del Archivo Histórico Judicial de Oaxaca, que está conformado por 5872 cajas AG10 y que data de 1540 a 1969. En ese mismo mes se recibieron las Colecciones: Ferretería y Mercería el Gallo y Lic. Alfredo Castillo Gómez, conformados por 66 y 82 cajas AG12 respectivamente, y que datan de 1910 a 1970 y siglos XVIII y XX.

En este 2021, se recibió en el mes de febrero el Archivo del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana, sección 22, conformado por 1571 expedientes. Y en este mes de marzo se trasladó el Archivo Histórico del Registro Civil, resguardado en 2544 cajas AG12, que data de 1861 a 1936.

De esta forma se han aumentado los archivos que se resguardan en el AGEO, los cuales estarán en proceso de organización, estabilización, digitalización y difusión. Estas tareas se harán en conjunto con la Fundación Alfredo Harp Helú, la Biblioteca de Investigaciones Juan de Córdoba, la Coordinación de Archivos Civiles y Eclesiásticos de Oaxaca, el Museo Infantil de Oaxaca y el Archivo General del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial del Estado de Oaxaca.

(Archivoz) En relación con la pregunta anterior, y a casi un año de este acontecimiento, ¿se ha implementado o implementará algún plan de acción?

Desde septiembre del 2020, se implementó un protocolo de seguridad, el cual se lleva estrictamente con el personal, en el cual asientan todas las medidas  de sanidad, convivencia, para realizar nuestras actividades de forma presencial en las instalaciones del AGEO. Por ejemplo se ha decidido volver a las actividades presenciales dentro del archivo, en un formato de 14 x 14, guardando la sana distancia y llevando constantemente el equipo de protección para seguridad de nuestro personal.

Dado que hemos visto que es muy requerido el servicio de digitalización, también se ha decidido reforzar el Departamento de Reprografía, aumentando en número de personas que laboran en él, mejorar nuestros procedimientos, para mejorar nuestros servicios, y así poder contar con un amplio acervo digital, al cual puedan acceder nuestro usuarios.

(Archivoz) Respecto a la realidad que viven actualmente los archivos en el Estado de Oaxaca, ¿cuál considera es su principal desafío?

Que cada uno de los sujetos obligados del Estado, conforme su sistema institucional de archivos, contar con su coordinador de archivos, tener sus áreas de archivo de trámite, concentración e histórico, que se formulen y actualicen sus instrumentos archivísticos  (cuadro general de clasificación, catálogo de disposición documental, inventarios generales y de baja documental), llevar de una forma programada sus transferencias y bajas documentales. No todos los sujetos obligados llevan homogéneamente la implementación de sus sistemas institucionales, por lo que se requiere que todos instrumenten de forma coordinada su sistema institucional de archivos.

(Archivoz) ¿Qué podría recomendarles a aquellos estados que no han transitado o bien se encuentran en proceso de transición hacia sus Archivos Generales?

Lo medular es contar con su propia Ley de Archivo Estatal, que este alineada a la Ley General de Archivos, ya que es fundamental que todos sigamos el mismo modelo que se pretende con la implementación de Sistema Nacional de Archivos, y siendo los Archivos Generales los responsables de llevar a cabo la implementación de la ley local de archivos, esto de mano con la integración de su  Consejo Estatal de Archivos y de su Comité Técnico de Archivos.

Y considerando que cada Estado se viven diferentes realidades dentro de sus Archivos Generales, ellos mismos diagnosticaran cuáles son sus fortalezas y debilidades para la implementación de su Sistema Local de Archivos. Y de las experiencias que cada Archivo  General haya acumulado, se puedan compartir dentro de los trabajos que se realizan en el Consejo Nacional de Archivos.

(Archivoz) Finalmente, nuestros lectores no lo saben, pero el primer acercamiento para llevar a cabo esta entrevista, fue con la intención de difundir materiales de reciente publicación por parte del AGEO, ¿podría hablarnos un poco de estos?

Uno de los medios que hemos estando usando y experimentado, para la difusión de los materiales que se resguardan dentro del Archivo Histórico del AGEO, ha sido a través de la plataforma de ISSUU, donde hemos publicado dos trabajos digitales: Oaxaca festeja nuestra Independencia y Crimen y castigo, fotografía penitenciaria en el siglo XIX, el  primero de ellos contiene testimonios documentales relativos a los programas públicos: de los actos cívicos y festejos patrióticos en los municipios de Oaxaca de 1829 a 1947. El segundo contiene fotografías que datan de 1888 a 1891, de los reos de la cárcel pública estatal de Oaxaca, las cuales forman parte de los expedientes creados para la liberación de los presos, a través de la sentencia dictada por el Juzgado de lo Criminal o la Corte de Justicia, quienes remiten una copia al Alcaide de la Cárcel Pública, para ejecutar la sentencia.

Estas publicaciones han tenido una buena recepción, ya que han sido tienen 1007 impresiones y 703 lecturas, por lo cual este año vamos a realizar otras dos publicaciones, de los materiales que se resguardan en el archivo histórico.

Jacobo, agradecemos mucho la atención y el tiempo brindado, estamos seguros que nuestros lectores se acercarán a fin de conocer un poco más sobre este importante archivo, para ellos les pedimos consulten sus redes sociales.

El CEDIF fomenta el resguardo, difusión y acceso a los bienes documentales, (…) colaborando así en la conformación de la memoria colectiva de pertenencia nacional

Hoy nos encontramos con Román Moreno Soto, Coordinador del Centro de Documentación e Investigación Ferroviarias de México (CEDIF), quien nos hablará del patrimonio cultural ferrocarrilero.

(Archivoz) Para contextualizar a nuestros lectores, ¿podrías comentarnos cuál es la situación ferroviaria actual en nuestro país (México)?

Los sistemas de transporte existen para proporcionar conexiones sociales y económicas que a la par brindan beneficios tanto al individuo como a la sociedad, en ese sentido es  innegable importancia que los ferrocarriles históricamente han tenido durante los diversos momentos que ha transitado la actividad económica, política, social y cultural de nuestro país desde el siglo XIX y que durante los últimos años se expresa en el crecimiento constante del volumen de mercancías transportadas por el ferrocarril, lo cual ha implicado un uso cada vez más intensivo de la infraestructura ferroviaria actual.  Por otra parte, el ferrocarril a través de la modalidad interurbana y suburbana mantiene una participación importante en el movimiento de pasajeros. Durante 2017 se transportaron por ferrocarril 56 millones de pasajeros, según informes de la OCDE. Este papel relevante del sector, ha llevado a la actual Administración a considerar a la formulación y ejecución de proyectos de infraestructura ferroviaria tales como el Tren Maya y el Tren Transísmico como un tema estratégico y prioritario para el país, ya que representa una oportunidad para establecer medios para el desarrollo económico y competitivo con gran impacto social y ambiental, traduciéndose en un desarrollo sostenible a largo plazo.

(Archivoz) ¿Qué es el CEDIF?

El Centro de Documentación e Investigación Ferroviarias, CEDIF, como se le conoce comúnmente, es el área del Centro Nacional para la Preservación del Patrimonio Cultural Ferrocarrilero de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México que tiene como propósito preservar, organizar, describir y difundir los documentos históricos, planos, fotografías y publicaciones especializadas, que produjeron las empresas privadas ferroviarias y sobre todo la propia empresa pública Ferrocarriles Nacionales de México (FNM) durante el siglo XIX y casi todo el siglo XX, los cuales se resguardan en sus instalaciones ubicadas dentro del Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos en la Ciudad de Puebla.

(Archivoz) Cuéntanos un poco sobre la historia del CEDIF ¿Cómo surgió?

En un proyecto poco común en el mundo, la empresa pública Ferrocarriles Nacionales de México (FNM), en 1995, poco antes de iniciar su proceso de liquidación, pone en marcha el Programa Nacional de Rescate del Patrimonio Histórico, Cultural y Artístico (PRONARE) cuya organización y operación quedó a cargo del Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos (MNFM), que de inmediato se dio a la tarea de conformar un equipo interdisciplinario de especialistas altamente calificados, quienes durante cinco años recorrieron los principales centros ferrocarrileros del país, con el propósito de localizar y trasladar a las instalaciones del MNFM,  los objetos y acervos documentales recopilados, debido al inmenso volumen de estos últimos, en 1997, se crea el Centro de Documentación e Investigación Ferroviarias (CEDIF) con el objeto de contar con un espacio adecuado para resguardar el patrimonio documental de los Ferrocarriles Mexicanos, así como para fomentar y facilitar su consulta e investigación.

(Archivoz) ¿Cuál consideras es la relevancia de este Centro de Documentación e Investigación?

 Actualmente, constituye el repositorio más importante de la historia del ferrocarril en México, teniendo bajo su resguardo poco más de cuatro kilómetros de documentos históricos; 200 000 planos arquitectónicos de las estaciones ferroviarias; 86 000 imágenes blanco y negro y color; 27 000 negativos; 2 700 diapositivas, 122 videos en formato VHS; 18 películas y 40 000 volúmenes de impresos de publicaciones especializadas, es decir que sus acervos dan cuenta de más de 170 años de la historia, cultura y tecnología vinculadas con el transporte ferroviario, por lo que es una fuente primaria y vigente, que no sólo puede ser utilizada por los investigadores o académicos, reconocidos o no, que pertenecen a muy distintas disciplinas, sino también por los trabajadores del gremio que se capacitan para ascender a maquinistas de patio y camino, o aquellos que modifican o construyen las vías, o los empleados de las empresas concesionarias que realizan tareas de rehabilitación o argumentan, con los documentos que aquí se resguardan, cuál es el impacto ambiental que tienen los ferrocarriles en algunas zonas específicas del país.

Aún más, la documentación ha permitido más de 150 intervenciones a estaciones, puentes, túneles, bodegas y demás obras de infraestructura, como es el caso de las estaciones de San Luis Potosí, Querétaro, Aguascalientes, Chihuahua, Veracruz, Oaxaca, entre otras; el Puente de Matamoros, en Tamaulipas; el puente Tamós, de la línea Tampico-Magosal; las obras de dragado en Tampico y las de modificación o rectificación de líneas, como es el caso del Ferrocarril Suburbano de la Ciudad de México, sólo por mencionar algunas. Lo anterior llevó a que en 2016 recibiera el registro que otorga el Comité Mexicano Memoria del Mundo de México-UNESCO por “El valor excepcional y el interés que esta colección representa para el patrimonio documental de la humanidad”, colaborando así en su labor de preservación del patrimonio industrial a través de la conformación de la memoria colectiva y el fortalecimiento de la identidad moderna de los mexicanos.

(Archivoz) ¿Existen otros Centros especializados en materia ferroviaria?

En nuestro país no, en Estados Unidos y Europa si existen centros de este tipo, por ejemplo el de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles.

(Archivoz) ¿Cuál es la importancia de la documentación bajo su resguardo?

Como ya mencione, los acervos documentales del CEDIF provienen de la empresa pública FNM, misma que promovió y apoyó de manera directa y comprometida el rescate y recuperación de sus archivos, que se encontraban en las oficinas y estaciones a lo largo y ancho de todo el país. Y dado que se trata de documentos de archivo, planos y fotos creados durante el ejercicio cotidiano de las actividades y procesos, los documentos son únicos e insustituibles. Incluso los libros y revistas que fueron editados por la empresa, así como aquellos de gran antigüedad, son ya considerados piezas históricas especiales.  Debe destacarse asimismo, que se trata de documentos originales, pues gracias a las medidas de control que se aplicaron durante el proceso de rescate y recuperación, estos acervos mantuvieron su integridad, en lo que se refiere a fondos documentales y sus series.

(Archivoz) ¿Cuál consideras es su documento más valioso? ¿Por qué?

Es difícil elegir uno debido a la diversidad documental, así que mencionaré el documento más valioso de cada una de las áreas del Cedif.  En el caso del acervo fotográfico, podemos considerar como joya, el álbum de los hermanos Schlattman de finales del siglo XIX, el cual se encuentra empastado en piel de color café y con letras doradas al frente donde se lee View on line of México, Cuernavaca & Pacific Railway, H. F. Schlattman Photo.  Es el registro que realizó el fotógrafo para la línea del Ferrocarril México, Cuernavaca y Pacífico, aproximadamente entre los años 1895-1898. Se trata de un registro que nos muestra en 102 imágenes, parte de la infraestructura ferroviaria instalada a lo largo de la línea, pero también muestra el paisaje y el entorno agrícola por el que atravesaba.

Mientras que en nuestra biblioteca, que resguarda libros cuya temática gira en torno a los ferrocarrileros y algunos de ellos son considerados verdaderos tesoros, entre los que desataca El Proyecto del primer camino de hierro de la República, desde el puerto de Veracruz a la capital de México, impreso por Ignacio Cumplido en 1837. Esta obra es valiosísima por las siguientes razones: porque marca el inicio de la literatura ferrocarrilera mexicana; porque su autor fue un español que desempeñó las carteras de Guerra y Marina, y la de Hacienda en los primeros gobiernos del México independiente, y bajo su supervisión se realizó el estudio de localización de la ruta, tarifas de pasajes y carga, etcétera, y, porque además, su impresión se debe a uno de los editores más destacados del siglo XIX mexicano.

En el Archivo Histórico, podemos destacar como el documentos más valioso el referente a las concesiones que se otorgaron para dar origen al Ferrocarril Nacional Mexicano, un documento que se encuentra en el fondo de la Junta Directiva, sección Líneas originarias. Es importante pues son tres documentos en el que quedaron plasmados la cimiente de lo que posteriormente sería el Ferrocarril Nacional Mexicano, una de las compañías que dieron forma a la consolidación de Ferrocarriles Nacionales de México, en 1908. Estos tres documentos reflejan los años convulsos de México, de mediados del siglo XIX, cuando fue invadido por los Estados Unidos y por Francia. El primer documento es una concesión que el gobierno de Ignacio Comonfort otorgó para la construcción de una línea férrea de Matamoros, Tamaulipas a Monterrey, Nuevo León en el año de 1856. El segundo es la concesión que otorgó a Scipion Sauvage el Emperador Maximiliano para la construcción de un ferrocarril de México a Toluca, en 1865. El tercer documento es la concesión que otorgó el Presidente Benito Juárez a Mariano Riva Palacio para que tendiera vías de Ferrocarril de México a Toluca y Cuautitlán, en el año de 1870.

Por último, en cuanto a los planos destacan aquellos que conforman el fondo Orizaba, los cuales fueron encontrados en esta ciudad veracruzana, y se trata del acervo más importante de la primera gran ruta construida en nuestro país, la del Ferrocarril Mexicano y sus ramales. Son un poco más de ocho mil los planos que lo conforman, entre ellos encontramos topográficos; arquitectónicos de estaciones, talleres, bodegas, almacenes; de puentes, túneles y alcantarillas y, diagramas técnicos de máquinas de vapor, de herrajes y accesorios de vía, entre otros más, que abarcan un periodo cronológico de 1841 a 1989. Fueron rescatados en dos etapas, la primera de febrero a agosto de 1996 en una bodega del taller de carpintería y la otra, de junio a septiembre de 1998 en la oficina del ingeniero residente. En este fondo se encuentran alrededor de cuarenta planos del Ferrocarril Imperial Mexicano, por las fechas que aparecen escritas en algunos de ellos se puede decir que fueron hechos entre 1865 y 1866. Estos materiales dan cuenta del esplendor que prometía el Segundo Imperio, a partir de los proyectos reflejados en los planos de singular técnica y belleza estética. Sin olvidar los valores histórico y patrimonial, son innegables otros aspectos relevantes, como el artístico, por el dibujo y coloreado, el cual aún se mantiene vivo. El valor técnico, porque consigna varias obras de carácter monumental y atrevido para la época en lo que fue la primera gran ruta de ferrocarriles de nuestro país.

(Archivoz) En materia archivística, ¿cuáles son sus prácticas?

Desde 1997, se laboraron las primeras fichas de registro, siguiendo como metodología la Norma ISAD-G. Actualmente, con apego a la Ley Federal de Archivos, el CEDIF fomenta el resguardo, difusión y acceso a los bienes documentales, mediante los servicios de consulta organizados en Archivo Histórico, Biblioteca Especializada, Fototeca y Planoteca, colaborando así en la conformación de la memoria colectiva de pertenencia nacional, labor que le ha sido reconocida con la obtención del Registro Nacional de Archivos del AGN y Memoria del Mundo de México-UNESCO y su aporte ha sido de gran relevancia para la mejor comprensión de la historia económica, política, social y cultural del México contemporáneo.

(Archivoz) En este mismo rubro, ¿cuál consideras es su mayor reto?

Sin lugar a dudas aún existen muchos retos y desafíos por afrontar. De todos ellos, el más importante está relacionado en buena medida con el vertiginoso desarrollo que han tenido en los albores del siglo XXI las tecnologías de la información y comunicación (TICS), en donde las nuevas generaciones han nacido en un mundo en el que estas se entienden como un elemento natural de la vida cotidiana, por lo que difícilmente se interesaran por archivos históricos que no participen en dicha vorágine tecnológica. En este sentido, el CEDIF tiene la responsabilidad de involucrarse en el contexto que la era digital exige, actualizar sus instrumentos archivísticos, con el objeto de tener conocimiento más exacto sobre las existencias documentales de los acervos, disminuir los rezagos en materia de catalogación y brindar un mejor servicio de consulta a los usuarios.

(Archivoz) ¿Cómo se visualiza el CEDIF en un futuro? ¿Hacia dónde se dirige?

Hacia consolidarse como el moderno depositario de los diversos acervos histórico-documentales producidos por las empresas ferrocarrileras históricas que existieron en México, garantizando la preservación de los materiales y la seguridad del personal de trabajo y los usuarios. Logrando ser el promotor nacional de la investigación en materia de patrimonio cultural ferroviario, a través de proyectos que coadyuven a impulsar condiciones favorables al medio ambiente, la movilidad urbana, la recreación y la salud, trayendo consecuencias benéficas en términos de desarrollo social y sustentabilidad a la sociedad.

Román, agradecemos mucho tu tiempo y tus palabras. Finalmente, a nuestros lectores los invitamos a consultar su sitio web y redes sociales.


Entrevista realizada por María Saribel Cortés Hernández

 

Banner Archivoz en español

Fondo fotográfico sobre mujer. Colección privada «Hermanos López Andrés» (Archivo Histórico Provincial de Alicante)

Hemos elegido el fondo fotográfico sobre mujer de la colección privada “Hermanos López Andrés” para la participación del AHPA en la sección “Joyas Documentales” de la revista Archivoz.

Esta elección se debe a que el AHPA, dentro de su línea de trabajo permanente sobre perspectiva de género iniciada en 2015, tiene actualmente entre su oferta cultural la exposición “Imagen de mujer en el AHPA”. La muestra pretende descifrar, a través de la fototeca del AHPA, conformada por importantes colecciones fotográficas de origen público y privado, cuál ha sido la imagen de la mujer construida a lo largo del tiempo y conservada para la posteridad en fotografías y diversos documentos gráficos. Tiene también como objetivo plantear una pregunta abierta sobre la composición de esa imagen de mujer para la reflexión colectiva. Por último, quiere subrayar con su carácter gráfico el inmenso valor de la fotografía como documento informativo y para la reconstrucción de la historia reciente.

Recreación de un salón burgués en la exposición “Imagen de Mujer en el AHPA”.

Recreación de un salón burgués en la exposición “Imagen de Mujer en el AHPA”.

Recreación de un salón burgués en la exposición “Imagen de Mujer en el AHPA”. La colección “Hermanos López Andrés” pertenece a la donación efectuada al AHPA por los hermanos López Andrés en 2017. La familia López Andrés pertenece a la burguesía de la localidad de Novelda y su actividad profesional se desarrolló en el ámbito del área de espectáculos siendo propietaria de cines y teatros. Es una colección de amplio volumen y diversidad documental: hemerográfica, bibliográfica, documentos de archivo y fotográfica.

Sin embargo, la fotografía tiene un peso específico enorme dentro de ella y destaca especialmente el gran número de retratos femeninos y fotos sobre mujer, individuales o en grupo, realizando diversas tareas. Es por ello que este conjunto documental constituye el núcleo central de la exposición “Imagen de mujer en el AHPA”. Gracias a esta gran diversidad y amplia perspectiva de la colección hemos podido establecer los bloques de la muestra y el itinerario expositivo de la misma, incorporando después fotografías de otros fondos nuestros tanto públicos como privados:
• La mujer en el hogar
• La mujer en el trabajo
• La mujer en el ámbito de la cultura
• La mujer en el ocio y las fiestas
• La mujer en la Religión
• La mujer en la publicidad y el erotismo
• La mujer en el franquismo
• La mujer en otras culturas

Sobresalen en la colección los retratos de mujeres de aire romántico propios de finales del siglo XIX y principio del siglo XX y las imágenes costumbristas de mujeres de la burguesía realizando actividades relacionadas con el ocio y la cultura. Algunas de estas fotografías son las que hemos seleccionado y hoy presentamos.

Retrato de la madre de los hermanos Don Lázaro y Don Luis López Andrés. Fuente: donación Hnos. López Andrés. AHPA.

Retrato de la madre de los hermanos Don Lázaro y Don Luis López Andrés. Fuente: donación Hnos. López Andrés. AHPA.

Entre la pluralidad de fotografías encontramos una tipología que destaca sobre el resto, y se trata de la tarjeta de visita, también conocida como la carte de visite. Este formato fotográfico se inventó en 1854 en París y gozó de gran popularidad, primero en Europa, y después en el resto del mundo, ya que a través del mismo se podía obtener copias, concretamente ocho tomas en un mismo negativo de vidrio. Con todo, debemos tener en cuenta que únicamente las personas pertenecientes a las altas clases sociales podían acceder a este tipo de fotografía acudiendo a los estudios de los fotógrafos de la época para retratarse. Es el caso de la familia “López Andrés”, cuyos miembros están todos retratados. Estas copias les servían para regalarlas e intercambiarlas con otros, por lo que constituyó un nuevo modo de establecer relaciones con amigos y familiares.

Tarjeta de visita de la segunda mitad del siglo XIX. Fuente: donación Hnos. López Andrés. AHPA.

Tarjeta de visita de la segunda mitad del siglo XIX. Fuente: donación Hnos. López Andrés. AHPA.

Por lo general, en la parte inferior o trasera de cada imagen aparece el nombre del fotógrafo que hizo el retrato, este dato nos ayuda a conocer los negocios fotográficos que había establecidos por aquel entonces en las ciudades. En cuanto a la reproducción, estas imágenes están hechas con una impresión albúmina, que consiste en una fotografía de papel delgado sobre una tarjeta de papel más grueso. En el fondo “Hermanos López Andrés” encontramos este formato y también las conocidas como tarjetas de gabinete, que eran iguales que las anteriores pero de mayor tamaño y se hicieron desde principios de la década de 1870 en adelante.

Gracias a las tarjetas de visita se conoce la fisonomía de grandes personalidades del siglo XIX y de familias al completo como la que nos concierne en este caso. Además, este material arroja a día de hoy luz sobre cómo eran los atributos de los personajes de entonces, la indumentaria típica o los peinados usuales en la época en cuestión. Otro aspecto que destaca en este fondo es que muchas de las fotografías son coloreadas, puesto que antes de la invención de la fotografía a color, esta era monocromática. La técnica de coloración que mencionamos se realizaba a mano, y consistía en aplicar cualquier tipo de pintura a la superficie para darle mayor realismo. Una cantidad ingente de imágenes de este fondo están coloreadas, sobre todo determinados elementos de la fotografía que se quieren destacar.

Fotografía coloreada. Fuente: donación Hnos. López Andrés. AHPA.

Fotografía coloreada. Fuente: donación Hnos. López Andrés. AHPA.

En cuanto a su conservación, las fotografías se almacenan en sobres individuales de papel y estos a su vez dentro de cajas de cartón. Se trata de sobres de cuatro solapas realizados a medida de cada una de las fotografías, con un papel de alto contenido en alfacelulosa, sin reserva alcalina y libre de ácido, que cumple con las normas establecidas por la ANSI IT9.2-1991 y el P.A.T. para la correcta conservación de materiales fotográficos. Los sobres se almacenan en posición horizontal dentro de cajas de cartón de conservación que cumplen igualmente con las especificaciones anteriores. Con respecto a las condiciones ambientales, la colección comparte espacio con otras tipologías documentales realizadas en materiales diferentes a los fotográficos. Esto nos obliga a establecer unos parámetros de humedad y temperatura adecuados y comunes para todos ellos con un máximo de 18ºC y 50% de humedad relativa. Con el fin de evitar la manipulación de los originales toda la colección está digitalizada. De este modo se pueden consultar las copias digitales evitando tanto su exposición a la luz, que en el caso de los materiales fotográficos es muy dañina, como las fluctuaciones de humedad y temperatura a las que se pueden ver sometidas al sacarlas del depósito y llevarlas a las salas de trabajo. Para su muestra en nuestra exposición temporal “Imagen de mujer” se realizaron copias en papel en un tamaño DIN A3 evitando la exposición de los originales.

Confiamos en que las fotografías que hemos seleccionado ilustren bien la condición de “joya documental” que esta colección tiene.

 

*Imagen de portada: Proceso de conservación de las fotografías de la colección Hnos. López Andrés. AHPA.


Artículo facilitado por: Archivo Histórico Provincial de Alicante

El estado del arte de la archivología en Brasil

El Archivo Nacional de Brazil en su revista Acervo, en los meses de septiembre/diciembre de 2018 publicó un Dossier titulado «El Estado del arte de la Archivología en Brazil I». La idea es conocer de que esta hecha la Archivología en el país. La tipología documental está dividida en Editorial, Presentación, Entrevista con Mercedes de Vega, el Dossié temático con cinco artículos y para finalizar la primera edición de los artículos de temática libre y una reseña.

fonte: http://mapadecultura.rj.gov.br/manchete/arquivo-nacional

En el Editorial asignado por Flora Matela Lobosco (Edición y revisión) y Thiago Cavaliere Mourelle (Edición científica), tratan de contarnos que la edición es en conmemoración a los ciento ochenta y ocho años del Archivo Nacional de Brazil, creado para implementar y acompañar la política del archivo en el país, y el periódico Acervo que nació en 1986 como herramienta para la misión. Los editores consideran el resultado como referencia para los archivistas e investigadores.

Adriana Cox Hollós y Eliezer Pires da Silva (Comisión Editorial) presentan el contenido, a seguir, reafirmando el propósito de las instituciones archivísticas para el desarrollo de las políticas públicas en favor de la Archivología. En la presentación se explica el por qué de cada texto elegido para formar El Estado del arte de la Archivología en Brazil, y concluye que la característica interdisciplinar de la disciplina es muy importante para el desarrollo de los estudios.

En entrevista con Mercedes Vega presidenta de la Asociación Latinoamericana de Archivos (ALA) y directora general del Archivo General de la Nación de México, el Acervo busca conocer las diferencias y semejanza, sobre los archivos en América Latina. A pesar de las peculiaridades de visión y medios de estrategias que son definidas por la Historia de cada país, según Vega el reto en común de los archivos en el continente es la accesibilidad y la colaboración, en una intersección Institución Archivística, Sociedad, y Política de gobierno.

Para empezar el Dossier El estado del arte de la Archivología en Brazil Angelica Alves de Cunha Marques relata la historia de los posgrados stricto-sensu con investigaciones sobre archivos y Archivología en Brazil de 1972-2015. Su investigación localizó 470 estudios en 58 instituiciones, aunque el primer posgrado stricto-sensu en Brazil fue inaugurado en 2012. El resultado cuantitativo indica una expansión progresiva, principalmente después del posgrado stricto-sensu, cualitativamente considera una predominancia en la interlocución entre la institución archivística, funciones de trabajo y gestión administrativa. Considera que la contingencia en la Archivología es por no tener autonomía de ciencia siendo considera una rama de la Ciencia de la información.

A seguir trata de la Gobernanza archivística, según el investigador José Maria Jardim. Para el autor Gobernanza archivística es un conjunto de acciones que dialogan con los aspectos sociales, culturales, políticos y técnico-científico. Por la gobernanza se puede interpretar el trabajo y la autoridad archivística en los niveles micro y macro. Se espera una elevación de investigaciones en gobernanza archivística en la ciencia, para que se marque el camino de aplicabilidad de la Archivología en entidad públicas y privadas.

Acerca de gestión de programas y servicios de archivos el próximo artículo examina el uso del vocabulario controlado en la Archivología. Se defiende el uso del vocabulario controlado, de un modelo para la normalización, la descripción de funciones, actividades, personas e instituciones, identificación de sinónimos, lenguaje controlado, puntos de acceso y remisivas. Es contra el uso del vocabulario controlado importado de la Bibliotecología y la Ciencia de la Información, o sea, replicar una forma que no respecta a las particularidades de la Archivología.

Después de reflexionar acerca de los programas y servicios, se cuestiona el Archivo como entidad y su proceso de formación, por eso Renato Pinto Venancio y Lidiane Silva Barbos nos dan a conocer: Como surgen los fondos archivísticos. La formación del Archivo es superior a la simple noción de producción de documentos, no es apenas la totalidad númerica de documentos en una institución. El fondo archivístico es la construcción intelectual pues los  documentos pueden ser perdidos, modificados o destruidos. Como ejemplo narra la trayectoria del Archivo Público Mineiro, ubicado en el estado de Minas Gerais. Por análisis cuantitativo comprueba que un fondo archivístico no es solamente números de documentos, y supone la noción de – estructura orgánica principio basilar – para la elaboración de estrategias en organización de conjuntos documentales, con la ciencia que trata de la memoria y las inteligencias y no de datos efímeros.

Para finalizar el dossié Sérgio Matias da Silva y Aline Lopes de Lacerda proponen una herramienta para la catalogación de imágenes. En el artículo los autores enseñan como realizar una análisis documental de imágenes con mediación de la información por parte del archivista. El método propuesto se llama, Panofsky, es utilizado en cinco etapas: Lectura, Determinación y análisis de contenido, selección de fuentes, documentación exógena y representación documental. La importancia del trabajo es generar información semática para que el consultante tenga éxito en la recuperación de la imagen.

Patrimonio y Memoria fueron el tema de los artículos libres, Janete Leiko Tanno investiga Centros de documentación y patrimonio documental e Juan Bernardo Montaya-Mongollón y Telma Campanha de Carvalho Madio cuestionan los espacios de memoria con el artículo, El documento digital como fuente de memoria organizacional. En ambos se habla que todos tienen derecho a tener su memoria preservada para acceder a su historia y origen.

¿Cuál es el papel del Archivo? Para contestar esa pregunta Roasale de Mattos Souza reseña el libro, El archivo y el lugar, de Margareth da Silva. Su tesis es que el Archivo no se ubica en el pasado tampoco en el futuro, el archivo es el presente y sirve para la ciudadanía y el acceso a la información.

En esta edición se nota que la Archivología brasilera esta preocupada con la relación entre Archivo y Sociedad; Historia de los Archivos y la Archivística; Objeto y finalidad de la Archivología; Gestión de los programas y servicios de archivos. Hay un consenso que los archivos son productores y administradores genuinos del conocimiento, no apenas el brazo derecho de la burocracia.

«Hemos sabido refundir diferentes opciones de difusión y comunicación en una única herramienta»: Entrevista a María Isabel Vila González, Jefe del Servicio del Archivo Municipal de Málaga

Hoy tenemos el placer de entrevistar a María Isabel Vila González, Jefe del Servicio del Archivo Histórico y Administrativo-Intermedio del Ayuntamiento de Málaga.

Nos va a contar como ha nacido “El Archivo sale a la calle” (ARCA), presentada el 17 de febrero de 2020, la aplicación móvil que ofrece un recorrido por la historia de la ciudad de Málaga gracias a la geolocalización de fotografías antiguas. La Aplicación incluye 40 instantáneas y 15 planos correspondientes a edificios o trazados de vías urbanas. Alrededor de 30 fotografías llevan asociadas placas físicas, con códigos QR, que han sido ubicadas  en los lugares exactos desde donde fueron fueron tomadas hace 70, 80 o 100 años. ARCA es  una App gratuita, disponible para Android e IOS, bajo las credenciales del Ayuntamiento de Málaga. Además de en español, los contenidos se muestran en inglés y francés. Y, por cierto, :

#UnArchivoEs un centinela del conocimiento y las voces del pasado que trabaja para conservar la memoria y la historia del futuro” Clic para tuitear
(Archivoz) Muchas gracias por estar hoy con nosotros, ¿qué le parece si, para comenzar, nos habla un poco de su institución?

(MIV) El Archivo Municipal es el Archivo del Ayuntamiento de Málaga y por lo tanto conserva y difunde toda la documentación generada por el principal órgano de gobierno de la ciudad desde su creación, en el año 1489, hasta nuestros días. Eso se traduce en un volumen  considerable de documentación, unos 15 Kilómetros lineales, producto y reflejo de las actividades y gestiones municipales durante siglos. Somos por lo tanto, un centro de referencia  para reconstruir la historia de la ciudad pero  al mismo tiempo un  instrumento esencial para el trabajo diario en muchos departamentos municipales. Como cabecera técnica del Sistema Municipal de Archivos, también estamos colaborando y trabajando, activamente, en la implantación y desarrollo de la Gestión de Documentos Electrónicos en nuestra institución que incluye la materialización, con todas las garantías, del Archivo Electrónico Único.

(Archivoz) Vuestro proyecto reivindica la historia, memoria, e identidad de la ciudad; contadnos, ¿en qué consiste el uso de esta aplicación?

(MIV) Dentro de nuestro  valioso Patrimonio Documental se localiza nuestro Fondo Fotográfico integrado por más de 15.000 imágenes con una cronología amplia que arranca en el siglo XIX. De este conjunto global se ha realizado una cuidadosa selección para su incorporación a  ARCA.

Esta Aplicación ofrece al usuario diferentes funcionalidades:

  • Un Mapa interactivo donde están  reflejados los distintos puntos de interés.
  • Un sistema de notificaciones o avisos de la cercanía  de los hitos cercanos
  • Diferentes enlaces a “Más información” donde el usuario puede encontrar  datos adicionales sobre cada imagen o documento. Al mismo tiempo, se ofrece  información sobre el proyecto ARCA y la Aplicación enlaza a la  Web del Archivo y  a nuestro catálogo on line en varios de sus puntos.
  • Los contenidos están, además  categorizados por familias con lo que es posible visualizar sólo las imágenes asociadas a un grupo temático. Por citar algún ejemplo:
      • La Málaga invisible (edificios y zonas desaparecidas)
      • La ciudad litoral y el Puerto
      • Comercio y Cultura
  • Es posible, igualmente, compartir contenidos, directamente a través de la App en las redes sociales y  también marcar como favoritos algunas de los hitos.
  • Incorpora un potente lector de códigos QR que permite visualizar directamente la imagen asociada a las placas ubicadas en el mobiliario urbano.

Uno de los aspectos más importante de ARCA, que me gustaría destacar,  es su posibilidad de aumentar el contenido. Esto nos permite plantearnos nuevos objetivos y fases de desarrollo en un futuro.

(Archivoz) ¿Cómo surgió la idea? Porque está claro que han sabido adaptarse y sacar partido a la revolución en el mundo digital en la que vivimos actualmente.

(MIV) Este proyecto fue fruto, curiosamente,  de “un sueño”. La idea es una evolución de una actividad que organizamos dentro de una  de las ediciones de la Noche en Blanco, que cada año se celebra en nuestra ciudad, organizada por  el Área de Cultura, y que aglutina un variado número de iniciativas.  En aquella edición  la temática central elegida  fueron  “Los Sueños”. Desde el Archivo Municipal diseñamos una actividad que ofrecía  “Ventanas Oníricas”, que conectaban pasado y presente, repartidos por distintos puntos  de la ciudad. Para ello colocamos vinilos, con  códigos QR, que permitían a través de cualquier móvil o tablet, visionar la fotografía correspondiente a cada ubicación.

Tuvo un gran éxito y decidimos repensar el proyecto para enriquecerlo y potenciarlo con el uso de las nuevas tecnologías. Queríamos crear una oferta cultural interesante pero sobre todo estable en la ciudad. Una vez marcados los objetivos y contenidos,  presentamos  el Proyecto a un Premio de Innovación, organizado por el Departamento de Calidad del Área de Personal de nuestro  Ayuntamiento,  y lo ganamos. Este Premio nos permitió desarrollar la App de ARCA.

(Archivoz) Vuestro proyecto está dirigido a aumentar la visibilidad ciudadana, además de aportar una nueva visión en las actividades de ocio y culturales. Sin embargo, ante el valioso patrimonio documental de su archivo, ¿está enfocado el uso de la aplicación también a atender a un tipo de público más especializado como el profesional de la información, investigadores o estudiantes?

(MIV) Uno de los aspectos más destacables  de esta  App es su versatilidad, ya  que resulta interesante tanto para el público generalista como para  aquellos que tienen un perfil de carácter más profesional o científico. El tratamiento técnico que se ha dado a los documentos ha sido muy riguroso y cumple todos los requisitos de  los estándares y normas asociadas a la descripción archivística. Y todo ello intentado ofrecer, al mismo tiempo, un resultado final atractivo, ágil y fresco para cualquier perfil.

En el Archivo Municipal creemos que lo científico no tiene por qué estar reñido con la claridad de contenidos e incluso podemos plantearnos ofrecer un producto “divertido”.

Por ello nuestro público objetivo es muy amplio: ciudadanos, turistas, estudiantes, profesores, investigadores…

(Archivoz) Un proyecto de tal envergadura necesita un equipo multidisciplinar ¿cuál es vuestro perfil profesional?

(MIV) El esquema y desarrollo de la estructura de los contenidos ha sido resultado del trabajo  del equipo humano del Archivo Municipal,  fundamentalmente del personal Técnico con colaboración, en aspectos puntuales, del personal auxiliar.

Ha sido vital el asesoramiento continuo de los  especialistas en nuevas tecnologías de la  empresa que ha diseñado la App, Ingenia,  que ha tenido una gran paciencia con nosotros. Y como no citar el apoyo y la aportación del Centro Municipal de Informática.

Los Servicios Operativos del Ayuntamiento también han sido esenciales. Gracias a ellos hemos colocados las placas por la ciudad. Quiero destacar que hemos contado, en este proceso,  con la colaboración de numerosos comercios y empresas de Málaga que amablemente nos han permitido colocar las placas en las fachadas de sus negocios.

(Archivoz) ¿Cuáles son los problemas principales que habéis tenido a la hora de desarrollar esta herramienta?

(MIV) Tenemos un importante volumen de material fotográfico muy interesante y la selección ha sido difícil. De hecho se han  realizado varios filtros hasta obtener el producto final que nos parecía más adecuado.

Otro aspecto complicado fue  la elaboración de la información que acompañan a los hitos que ofrece la Aplicación, donde es importante saber destacar de una forma muy resumida los datos más valiosos.

La geolocalizacion también ha tenido sus más y sus menos ya que los paseos por la ciudad, y las consultas a Google Maps, han sido continuos  durante todas  las fases del diseño de la Aplicación.

A ello hay que sumar la conexión con nuestras herramientas tecnologías y nuestras redes sociales. En resumidas cuentas,  un trabajo complejo donde hay que interconectar muchos elementos y que requiere de numerosas revisiones hasta llegar a la versión final.

(Archivoz) ¿Cuál ha sido la acogida del proyecto por parte de los usuarios?

(MIV) Muy buena. Creo que ofrecemos  un producto atractivo para cualquier grupo de interés al margen del contexto o del  perfil específico formativo o profesional. Un dato curioso es que durante el confinamiento, también,  hemos sacado partido a esta App,  a través de nuestras redes sociales, para lo que creamos incluso un hashtag #ARCAdesdecasa

Durante el confinamiento, también, hemos sacado partido a esta App, a través de nuestras redes sociales, para lo que creamos incluso un hashtag #ARCAdesdecasa Clic para tuitear
(Archivoz) ¿Y por parte de los profesionales de la Información y Documentación?

Hemos recibido muchas felicitaciones y creemos que seguramente, otras instituciones seguirán  un camino parecido al nuestro. Nuestra principal aportación creemos que radica en haber sabido refundir diferentes opciones de difusión y comunicación en una única herramienta y siempre sin olvidar los aspectos metodológicos y técnicos de nuestra profesión. Creemos que con ellos estamos contribuyendo a mejorar la visibilidad del Patrimonio Documental ofreciendo un producto actual, accesible y que puede ser interesante para cualquier perfil.

 

Imagen de portada:

*Imágenes cedidas por el Archivo Municipal de Málaga.

“El criterio de las exposiciones ha querido ser siempre escuchar el latido de la calle”: Entrevista a María del Olmo, directora del Archivo Histórico Provincial de Alicante

Entrevistamos a María del Olmo Ibáñez, directora del Archivo Histórico Provincial de Alicante (AHPA) y doctora en Filosofía y Letras por la Universidad de Alicante. María es además autora de numerosas publicaciones en libros y revistas científicas en los campos de la Filosofía y la Archivística, lo que la ha llevado a ser galardonada con el VIII Premio de Ensayo Pablo de Olavide “El Espíritu de la Ilustración” (Universidad Pablo de Olavide, Sevilla). En la siguiente entrevista nos cuenta su visión sobre los archivos históricos, y más concretamente, nos explica los fondos del AHPA, las principales líneas de trabajo de la institución y los retos futuros.

Bienvenida María, y gracias por tu tiempo para esta entrevista.

(Archivoz). Antes de profundizar en tu labor como directora del AHPA, nos gustaría conocer un poco más sobre tu trayectoria profesional. ¿Cómo llegaste al mundo de los archivos y cuál ha sido tu experiencia en este campo?

(MDO) Hola. Soy licenciada en Historia, durante la carrera formé parte de un trabajo de investigación promovido por el Departamento de Historia Moderna de mi universidad, que tenía por objetivo el vaciado de los protocolos notariales correspondientes al periodo de 1700/1750, del Archivo Histórico Provincial de Alicante. Esa experiencia me hizo comprender de verdad y sentir por primera vez, que la historia no eran libros escritos por alguien, que entre las líneas había seres humanos que habitaban para siempre en los documentos. A partir de entonces me sedujeron los archivos. Al acabar la carrera empecé a orientar mi destino en ese horizonte con la obtención de diversas becas en ese campo.

(Archivoz). Nos gustaría que nos transmitieras tu opinión sobre cuál crees que es el papel que desempeña un archivo histórico en la sociedad.

(MDO) Un archivo histórico es la casa de la memoria colectiva de la sociedad, en primer lugar. Ese es su papel como custodio de los documentos que testimonian nuestra historia. En segundo lugar, sigue siendo garante de derechos porque guarda documentos que todavía tienen valor probatorio, jurídico, etc. Y en tercer lugar, debería ser un centro cultural activo que contribuya a la difusión de la cultura, pero también a crear cultura como agente social con mucha potencialidad en ese sentido: exposiciones, didáctica, actividades culturales diversas: presentaciones de libros, recitales de poesía, cesión de sus dependencias para actos culturales de la sociedad, etc.

Un archivo histórico es la casa de la memoria colectiva de la sociedad. Clic para tuitear
(Archivoz). El AHPA, como archivo histórico provincial alberga una gran cantidad de documentación, pública y privada, ¿cuál destacarías?

(MDO) Desde el punto de vista histórico los protocolos notariales nos han acompañado casi desde el comienzo de nuestra existencia. La ley del notariado de 1931 nos adjudicó su custodia. La riqueza de los protocolos notariales es inmensa para la investigación en áreas tan distintas como la economía, la sociología o el folclore. Ellos recogen la vida social de la gente corriente en todos los ámbitos. La gente corriente es la que teje la historia. Se escrituran las compras y ventas, las dotes, los testamentos, la constitución de sociedades, etc. Sin embargo, son también muy importantes los fondos contemporáneos más recientes que tienen que ver con la memoria histórica. Entre ellos destacan el fondo de la Dirección Provincial de Instituciones Penitenciarias o el Gobierno Civil. Ambos narran y testimonian toda la represión del franquismo, y contribuyen al derecho a la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas.

 

(Archivoz). Siempre se ha pensado que los archivos históricos tienen un público muy claro como son los investigadores, ¿sería eso cierto aplicado al AHPA?

(MDO) Cada vez es menos así. Los investigadores forman quizás ya el grupo más minoritario del público de los archivos históricos. En primer lugar está el público en general que participa de las actividades culturales que organizamos: exposiciones, recitales, etc., como ya he señalado. En segundo lugar, en nuestro caso, están los estudiantes ya que tenemos un programa de aula didáctica muy activo y nos visitan cerca de 20.000 alumnos de las diversas etapas al año. Y en tercer lugar están los ciudadanos que necesitan nuestros documentos para su vida ordinaria, por ejemplo, con el fondo del Catastro. Detrás los investigadores tradicionales.

La riqueza de los protocolos notariales es inmensa para la investigación en áreas tan distintas como la economía, la sociología o el folclore. Clic para tuitear
(Archivoz). Además de la atención al ciudadano, descripción e informatización archivística, digitalización y el resto de tareas que desarrolláis en el archivo, también realizáis periódicamente exposiciones, ¿qué temáticas abarcáis y con qué finalidad?

(MDO) El criterio de las exposiciones ha querido ser siempre escuchar el latido de la calle, buscar la sintonía con los intereses de la gente. En ese sentido hemos conmemorado hitos de la historia reciente que cobraron interés para el público como la Transición, la Guerra Civil o el aniversario de Miguel Hernández. Ante la sensibilidad por el tema del feminismo y la violencia de género hemos hecho dos exposiciones sobre la mujer. Otras se han orientado a documentar nuestras fiestas y tradiciones como las Hogueras o la Semana Santa. Y también hemos difundido la recepción de fondos de instituciones importantes para la ciudad como el fondo des Instituto de Segunda Enseñanza Jorge Juan, por el que pasaron casi todos los alicantinos desde finales del siglo XIX. Para ello realizamos una exposición sobre la historia de la enseñanza en la provincia.

 

(Archivoz). En tu artículo Los archivos históricos en el siglo XXI: ¿Hacia una redefinición? explicas que actualmente es una realidad la existencia en un mismo archivo de dos espacios: el físico y el virtual, y que el segundo es ya tan real como el primero. Sin lugar a dudas, la presencia en redes del AHPA es constante y toda actividad in situ se ve reflejada en las redes virtuales: Facebook, Twitter, Instagram e incluso un canal de YouTube. ¿Cómo surgió esta idea (casi necesidad), y cuál está siendo su repercusión?

(MDO) La verdad es que la repercusión de nuestra exposición sobre la Guerra Civil en Alicante en 2016 fue la que nos movió a adentrarnos en el mundo de las redes sociales, que inauguramos con nuestro Facebook. La respuesta de la gente fue inmediata y ha ido creciendo exponencialmente. En las redes le hemos querido dar el protagonismo precisamente a la gente publicando cada visita o cada acto que se ha realizado en el centro. Después fue el canal de YouTube, para concentrar en él el material de los que hemos llamado “Archivo Vivo”, entrevistas a personas testigos del tema de las exposiciones, y también para guardar los audiovisuales de las exposiciones, para preservarlas así venciendo su condición efímera. Después vinieron Twitter e Instagram. El mundo de hoy tiene esas dos realidades y los archivos, como parte de la sociedad, deben estar en ambas. La interactuación con nuestros usuarios es infinitamente mayor con ellas.

 

(Archivoz). Ya para finalizar, ¿qué nuevos horizontes os planteáis en el AHPA a corto-medio plazo?

(MDO) Después de la descripción de fondos y difusión de fuentes, seguiremos con nuestras líneas de trabajo fundamentales: exposiciones y didáctica, nos caracterizan. Puedo contar que la nueva exposición en la que estamos trabajando, en colaboración con la Universidad de Alicante, se titula “Valencianos en guerra (1808/1814). Va a ser novedosa porque la “historia pública” estará muy presente en ella.