administración electrónica

«En gestión documental la rueda ya está inventada: el reto hoy está en la gestión de los datos»: Entrevista con Marcos Mareque, fundador de Metadata

Entrevistamos a Marcos Mareque Domato, un profesional independiente de la gestión de información y documentación que lleva más de 15 años ejecutando proyectos y desde 2013 lo hace al mando de la compañía gallega Metadata. Su experiencia como consultor independiente y su visión experta sobre la problemática actual de los archivos en las organizaciones o sobre la implantación de la Administración electrónica en España, hacen que su testimonio nos resulte de extraordinario interés.

 (Archivoz) ¿Cómo has llegado a dedicarte a la consultoría especializada en gestión documental, de la información y contenidos?

(Marcos Mareque Domato) El mío ha sido un progreso profesional no previsto ni planificado. Antes de fundar mi compañía cursé un programa de creación de empresas con la Cámara de Comercio de Santiago de Compostela. Allí obtuve un plan de empresa personalizado para crearla; ni los expertos que me ayudaron entonces a elaborar este Plan ni yo mismo caímos en la cuenta de que una de mis líneas de negocio tenía que ser la consultoría. Creo que ni siquiera era consciente de todo lo que sabía o de que estaba capacitado para ejercerla. Fueron después los clientes quienes me mostraron que era así. Por ejemplo, una vez una cliente me dijo algo que me pareció muy significativo: “hablar contigo es otro mundo”. Esto fue tras conocer su caso y explicarle que sus problemas podrían enfocarse de un modo diferente al que planteaba el servicio que quería contratar.

Era algo frecuente: se me contactaba por una necesidad de servicios y, digamos que, de forma inconsciente, prestaba consultoría, proponía enfoques o soluciones que los clientes entendían buenos. Creo que se corrió la voz porque empezó a ser un caso recurrente, se me contactaba para asesorar. La conclusión fue que aparte de prestar otros servicios a través de la compañía, resulta que también era un consultor, aunque no lo hubiese planificado ni lo pusiese así en mi tarjeta de visita. Hoy en día ya me siento cómodo con hacerlo.

El poder asesorar a los clientes solo te lo posibilita el que exista detrás una trayectoria en la que apoyarse. En mi caso, soy licenciado en historia, me especialicé en documentación, aunque también estudié otras especialidades en la licenciatura. Si cursé documentación es porque me atraía el mundo de los archivos, pero aún era imprevisible a lo que me iba a dedicar. Mi primer contacto con la profesión fue a través de una beca del Arquivo de Galicia, me gustó mucho el trabajo, y después, con más o menos frecuencia encontraba empleo en el ámbito de la gestión documental. Tampoco descuidé, ni descuido, mi formación, es importante invertir una parte de lo ganado en seguir formándose y en estar actualizado.

Ofrecer mis propios servicios creando una empresa fue una decisión que por entonces me pareció lógica, una evolución lógica, incluso necesaria, de mi carrera profesional. Por un lado, sentía que tenía algo que ofrecer, y, por otro, el entorno laboral era precario, en el sentido de que parecía imposible la estabilidad si no era a través de oposiciones. Fue un paso arriesgado, pero desde que creé mi empresa he podido seguir trabajando en lo que me gusta. Y en toda esta trayectoria, ya desde aquella beca, he tenido la suerte de trabajar con grandes profesionales de los que aprendí mucho. No voy a hacer un listado porque seguro que me olvido de mencionar a alguien que debería, pero ya que me has preguntado por mi faceta como consultor, debo mencionar a Carlota Bustelo y a su Gabinete Umbus, de la que aprendí mucho al trabajar con ella.

Las experiencias acumuladas me han enseñado a enfocar los problemas de los clientes maximizando sus recursos para conseguirles las mejores soluciones posibles. Lo cual trato de hacer como consultor, sinceramente, sin inventar la rueda, no hace falta ni suele ser la mejor opción, lo mejor es analizar cada caso y proponer las soluciones que sabes que funcionan y que entiendes que son las mejores para cada organización adaptándolas a su contexto y circunstancias.

(Archivoz) En general, ¿en qué estado se encuentran los archivos en las organizaciones de nuestro entorno? ¿Cuál es la problemática típica del cliente que recurre a tus servicios?

(MMD) He podido conocer muchos archivos. Si te llaman, es porque necesitan ayuda y su estado general no es el mejor. Por hablar de problemas que entiendo como muy comunes, es habitual que muchos organismos no entiendan al archivo como un elemento de soporte fundamental, es lo menos prioritario o no se le presta la atención debida. También es muy común en los archivos públicos la falta de recursos, tanto económicos, lo cual limita todo, incluidos los servicios que los externos les podemos aportar, como de personal, que es insuficiente para realizar todos los procesos que deben ejecutarse en los archivos. He trabajado con empleados públicos tremendamente competentes, pero que están desbordados de trabajo y solo pueden atender bien lo que entienden que deben priorizar. En archivos privados y también generalizando, la problemática más típica es el desconocimiento de técnicas especializadas, en consecuencia, no pueden practicar una buena gestión documental.

Por profundizar un poco más, aunque sea a nivel macro, porque bajar a lo específico sería largo: en archivos físicos lo habitual es que los técnicos consigan asegurar la localización y la conservación, pero a partir de ahí hay una enorme variedad de estados respecto al resto de procesos, desde poder realizarlos mejor o peor hasta no realizarse. En archivos electrónicos, y aquí ya participé en otro escenario diferente que es el de implementación, la situación se vislumbra mucho mejor, porque ya antes de la creación de los documentos se hizo análisis documental y están identificados, clasificados e incluso evaluados. Pero también con documento electrónico me encontré con escenarios problemáticos, por ejemplo, su archivado en múltiples aplicaciones informáticas y descontextualizados.

Sobre los servicios que me demandan o problemas a atender, en este contexto que he mencionado te puedes imaginar que todos los posibles: la propia consultoría, identificación de procedimientos y series documentales, formación, creación o revisión de cualquiera de los instrumentos de gestión documental, políticas de gestión de documentos, transferencias documentales, organización del archivo, etc. A lo que más tiempo de trabajo he dedicado los últimos años ha sido a valoración de documentación y a consultoría para implementación de la administración y del documento electrónico, dentro de esto último, dedicando tiempo destacado al análisis de procesos o procedimientos para su automatización. Aunque no por falta de demanda o necesidad de los otros servicios, simplemente los últimos que mencioné eran más interesantes tanto en lo profesional como en lo económico, aparte de requerir mucho tiempo y en mi caso, con una pequeña empresa, no puedo atender a todo al mundo.

Es habitual que fíen todo a proveedores tecnológicos, sin poner en duda sus servicios ni sus competencias. El resultado puede no ser necesariamente la mejor solución o la más adecuada para cada organización. Clic para tuitear
(Archivoz) Después de varias décadas de informatización, la consultoría externa parece haber demostrado ser -en demasiadas ocasiones- el caballo de Troya de un costoso paquete de software. Se hace necesaria una consultoría que sea independiente del sector TIC para acompañar las decisiones en las materias que nos ocupan, a fin de atajar deficiencias e implementar mejoras, atendiendo única y completamente a la realidad de los problemas. ¿Crees que las empresas y las administraciones perciben claramente esta necesidad?

(MMD) Claramente no, aunque hay variedad de casos, algunas sí y otras no, si los tuviese que poner en una balanza, creo que se inclinaría hacia el lado de los casos en que no. He trabajado con entidades que demandaron esta consultoría independiente que les ayudó, entre otras muchas cosas, a analizar, pensar y definir lo que necesitaban en cuanto a softwares. Esta es la mejor forma, cada organización tiene unas características propias, sus propias necesidades, unos escenarios de implantación, y un presupuesto. La consultoría les sirvió, entre muchas otras cosas, para poder seleccionar en el mercado tecnológico las soluciones más óptimas y viables para cada una de esas organizaciones. Pero entiendo que es más habitual que tanto Administración como empresa fíen todo a los proveedores tecnológicos, sin poner para nada en duda que muchos presten muy buenos servicios ni sus competencias, el resultado puede ser el «costoso paquete de software» que mencionas y no necesariamente la mejor solución que podrían haber obtenido o la más adecuada para cada organización.

(Archivoz) ¿Qué opinión te merece el grado actual de implantación de la Administración electrónica en España?

(MMD) Hablando en general, entiendo que se han dado grandes pasos y muy rápido, por otra parte, obligatorios desde la aprobación de la Ley 39/2015. Y es muy positivo disponer ya, además del marco internacional de buenas prácticas y especificaciones tecnológicas en gestión documental, de un marco legislativo y técnico ya muy desarrollado, aunque, en mi opinión, debe mejorarse mediante la práctica. Y por supuesto disponer cada vez de más experiencias de implantación. Pero decir Administración es decir miles de sujetos, para opinar sobre cómo han aplicado estos estándares o en qué grado se está sería necesario tener un conocimiento mayor del que yo tengo. Puedo opinar en específico, de los sujetos que conozco de primera mano, en los que a pesar de las prisas creadas por los plazos impuestos por la Ley 39/2015, las cuales nunca son buenas aliadas, además en un marco de transformación, lo cual no es sencillo ya de por sí, mi valoración es muy buena, es una valoración sincera, si no tuviese nada bueno que decir al respecto, no diría nada.

En la gestión de los datos existen muchas carencias, como estamos viendo ahora mismo en la gestión de la pandemia. Y no solo es un reto para las administraciones, sino también para nosotros como profesionales Clic para tuitear
(Archivoz) ¿Cuáles podrían ser los retos más inmediatos para adecuar mejor la gestión documental en administraciones al servicio público?

(MMD) En gestión documental hay que implementar o poner en práctica lo que no se haya hecho. Esto, dependiendo del contexto, puede ser complejo y requerir de mucho esfuerzo constituyendo un reto. Pero, como comentaba antes, la rueda ya está inventada. Creo que el reto podría estar más en la gestión de los datos, donde, en mi opinión, existen muchas carencias, como estamos viendo ahora mismo en la gestión de la pandemia. Y no solo un reto para las administraciones, sino también para nosotros como profesionales que poseemos conocimientos y técnicas especializadas para ello. No obstante, al igual que pasó con nuestra transformación hacia los documentos electrónicos, deberemos adaptarlas y este puede ser un importante e interesante desafío.

(Archivoz) El cambio tecnológico sigue transformando, a marchas forzadas, las competencias profesionales en el campo de la información y la documentación. De acuerdo con tu experiencia sobre el terreno, ¿podríamos afirmar que subsiste hoy en las empresas de nuestro entorno algún perfil profesional asimilable al documentalista?

(MMD) Si hablar de Administración en general resulta complejo, más lo es de empresas, pues las hay de muchos tipos y de muy diferente tamaño. En cualquier caso, independientemente de la denominación que consideremos más adecuada para cada uno de nosotros (documentalista, archivero o archivista, gestor de la información y de la documentación, etc.), me parece poco probable la subsistencia de un profesional sin competencias tecnológicas, al igual que en la mayoría de los sectores. En el nuestro, efectivamente, hemos tenido que adaptarnos muy deprisa, para poder no solo subsistir sino cuando menos coliderar junto con los servicios tecnológicos.

El cambio ha sido bueno para la profesión, duro o a marchas forzadas, pero cuando se nos requirió pudimos poner en valor conocimientos, instrumentos y técnicas muy útiles que atesorábamos, cuando el perfil que comentas era una figura prácticamente inexistente en empresas, o así lo percibía yo en mi entorno. Ahora veo que se incorporaron al menos en empresas especializadas, en algunas grandes empresas y en empresas de sectores específicos profesionales con variadas denominaciones: documentalista, gestor documental, document controller u otras, pero del perfil.

(Archivoz) Pudiera parecer que tratando de satisfacer necesidades reales, en muchas ocasiones las organizaciones se dejan llevar, tal como hace el resto de los consumidores, por el solucionismo tecnológico; sin valorar apenas otros muchos aspectos clave como el control de calidad o la importancia creciente de los datos. Frente a esta situación, ¿no deberíamos tomar más en consideración los aspectos humanos de todos los procesos?

(MMD) Es que esa es mi experiencia, de la que hablo en toda esta entrevista. Habrá por supuesto muchas otras. En las consultorías en que participé, fueron pilares la gestión de la calidad, el tratamiento de los datos o el análisis de las personas o departamentos que participan en los procesos, todo esto en un marco de automatización, con denominaciones diferentes que se adecuaban mejor en cada organismo, de procesos de gestión, procesos de negocio, procesos de trabajo o procedimientos administrativos. Entre los objetivos no estaba substituir a los humanos que ejecutan los procesos por máquinas y software, los objetivos, en un nuevo entorno tecnológico, eran simplificar los procesos, eliminar trámites o tareas innecesarias, que los trabajos se pudiesen hacer más seguros y mejor. Como resultado obtenemos procesos que incluso se pueden considerar más personales, más a medida de los participantes, porque al implementarlos en la tecnología se ha analizado antes al servicio a proporcionar, incluyendo al proveedor y al cliente o destinatario, junto a las características y necesidades de ambos.

El cnADe que vivimos en la Revista Archivoz

Han tenido que pasar unos días para asentar nuestras ideas y poder ofrecer una visión general y realista de lo que vivimos en Leganés los pasados 4 y 5 de Febrero de 2020 en el que  definitivamente se consolida como uno de los encuentros más importante para los profesionales del archivo y del documento electrónico, el cnADe (Congreso Nacional de Archivo y Documento Electrónico).

  • Más de 500 profesionales asistentes
  • Más de 20 empresas e instituciones patrocinadoras
  • Colaboración de las principales Asociaciones profesionales
  • Seguimiento de los principales medios de difusión del sector
  • Profesionales de más de 250 instituciones públicas distintas
  • Casi 50 mesas y ponencias, más de 10 talleres
  • Casi 100 ponentes

Organizado con el apoyo del Ayuntamiento de Leganés y el Club de innovación, con un comité de lujo formado por Alejandra Escudero, Alfonso Díaz Rodríguez, Beatriz Franco Espiño, Eugenio Villareal, Gerardo Bustos, José María Nogales, Julio Cerdá y Sonia Crespo.

Apoyado por el Ministerio de Eduación , Cultura y Deporte, la Federación Epañola de Municipios y provincias y la Federación andaluza de municipios y provincias,  respaldado por las grandes empresas Odilo, Gestiona, T-Systems, Berger Levrault, normadat, Odei, Spigraph, Kodak Alaris, Guadaltel, IECISA-Fujitsu, Audifilm, Agtic, Asac, Vodafone, Wolters Kluwer, también por las Asociaciones profesionales  como Asociación de archiveros de Andalucía, Aldee, Associació d’Arxivers i Gestors de Documents de Catalunya, Acal, Archiveros españoles de la función pública, ANABAD, Asociación de archiveros de Extremadura, Asociación de archiveros del Principado de Asturias, Associació d’arxivers i gestors de documents valencians, Cosital y Mujeres de la Función pública. Los principales medios de difusión en materia de gestión documental, archivística, administración digital, etc., también apoyaron el evento Actualidad 21, Gobierno transparente, Revista Archivoz, AjuntamentImpulsa.cat, novagob, Red internacional de evaluación, Revistas de transformación digital.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si tenemos que destacar algo del #cnADde2020 , sin duda fue la asistencia, más de 500 profesionales nos reuníamos en un mismo entorno para hablar de algo que nos preocupa mucho, la mejorara en la gestión electrónica de los documentos.

Y así fue, archiveros, informáticos, secretarios generales, alcaldes, concejales, jefes de servicio, juristas, delegados de prevención, tecnólogos, documentalistas, jefes de proyecto, consejeros, consultores, jefes de venta, responsables de producto, etc. se reunieron para hablar y también escuchar, conocer éxitos y fracasos, compartir experiencias, aprender de los aciertos y de los errores, encontrarse, reencontrarse, conocerse y reconocerse.

«Ponencias, mesas, experiencias y talleres de alta calidad de la mano de los mejores profesionales del sector»

El resultado estuvo a la altura de las expectativas, el archivo electrónico único, el Esquema Nacional de Interoperabilidad (ENI) y el Esquema Nacional de Seguridad (ENS),  la importancia de la colaboración entre administraciones, la interoperabilidad, los catálogos de procedimientos , catálogo de tipos documentales, la gran importancia del SIA (Sistema de Información en Red), la protección de datos, almacenamiento,  difusión…

La Valoración

Destacamos  contenidos tan clásicos y, a la vez tan de actualidad como es la valoración documental, fue rara la ponencia, mesa o taller en la que no se mencionara este procedimiento archivístico, fue sorprendente que la sala dónde se celebrara la Mesa «La valoración de documentos como base de los sistemas de gestión documental» se llenó 10 minutos antes de su inicio.

Beatriz Franco :«La valoración juega un papel clave en la transformación electrónica» «Tenemos que estar ya pensando en migraciones desde la creación del documento, el papel podemos tenerlo accesible dentro de 50 años, seguramente los documentos electrónicos que estamos generando hoy, NO, es ahí donde empieza la valoración desde el inicio»
Ricard Pérez :«Pensamos en la valoración como eliminación destrucción… y sin embargo lo que hacemos es un acto en positivo, determinamos que queremos conservar y de manera subsidiaria eliminamos documentación» «lo que determinamos es lo que vamos a dejar ver en un futuro»
Antonia Heredia Herrera: «Me encanta el término Valoración, muy por encima de calificación, ahora bien poner la valoración como base de los sistemas de gestión documental es exagerado, la base de todo será siempre la descripción documental, sin descripción no tendríamos las Series documentales descritas en el SIA, y por tanto no podríamos hacer la valoración.»

Los metadatos

Bien sabido es, y así escuchamos en cada uno de los rincones del cnADe, la importancia  de los metadatos en la gestión del archivo electrónico, pero tuvieron que ser ellas, Marta Munera y Pilar Campos, con su divertido, fresco  #metabingo las que materializaron la realidad del «caos» de los distintos esquemas de metadatos.

Y, una vez mas se demuestra  que la #gamificación es una fuente de enseñanza espectacular.

#isadg #eni #neda #premis #iso23081 #ead

 

Los homenajes y los premios

Emotivo fue el bonito cierre del Congreso con el merecido homenaje a Javier Barbadillo y sorprendido fue Eugenio Villarreal, del Ayuntamiento de Leganés, al recibir el II Premio cnADe.

UN EMOTIVO HOMENAJE A JAVIER BARBADILLO CIERRA EL II CONGRESO CNADE

Para finalizar nos quedamos con la intervención de Alfonso Díaz Díaz Rodríguez en la que le intenta explicar a la «IA – Inteligencia Artificial» que es un archivero.

«El Archivo es una pieza central dentro de la Autoridad Portuaria de Gijón»: Entrevista a Ana Espina. Responsable de Archivo y Documentación en la APG

Ana Espina Díaz, Licenciada en Derecho por la Universidad de Oviedo, Especialista Universitario en Archivística por la Fundación Carlos de Amberes y UNED y Experto Universitario en Gestión de Documentos digitales en empresas e instituciones por la Universidad Europea Miguel de Cervantes. Trabaja en la Autoridad Portuaria de Gijón desde agosto de 2002, desde septiembre de 2004 como Técnico de Gestión Documental. En la actualidad forma parte del grupo de trabajo dedicado a la implantación de la Administración Electrónica en la Autoridad Portuaria de Gijón. Desde noviembre de 2004 forma parte de diversos grupos de trabajo creados en el ámbito de los archivos del sistema portuario estatal, organizando, dirigiendo y coordinando la celebración de las III Jornadas de Archivos Portuarios en la Autoridad Portuaria de Gijón.

(Archivoz) Muchas gracias Ana por darnos la posibilidad de conocer, un poco mejor, la Autoridad Portuaria de Gijón de la mano de su archivo. Hablemos del Archivo. ¿Qué papel juega la gestión de archivo en la Autoridad Portuaria de Gijón?

(Ana Espina) En primer lugar, me gustaría agradecer la posibilidad que nos dais de visibilizar nuestro archivo, y con él, los archivos portuarios, que son los grandes desconocidos dentro de los archivos estatales.
El Archivo es una pieza central dentro de la Autoridad Portuaria de Gijón ya que no sólo custodiamos documentos históricos, sino que también hacemos labores de Archivo Central e Intermedio, e incluso, en el caso de expedientes de una duración prolongada en el tiempo, como es el caso de las concesiones, custodiamos parte de esos expedientes, como pueden ser los documentos relativos a las fases iniciales del expediente (presentación de ofertas, proyectos). Por eso para la Autoridad Portuaria de Gijón es muy importante contar con un buen servicio de Archivo, porque nos sirve no sólo para conocer la historia de nuestra institución, sino también como soporte para la gestión diaria de nuestras actuaciones..

(Archivoz)En los últimos tiempos los organismos públicos están inmersos en plena transformación digital para adaptarse al cumplimiento de las Leyes 39 y 40/2015 ¿En qué punto se encuentra la Autoridad Portuaria de Gijón, a éste respecto?

(A.E) Como sabes, estas leyes supusieron una gran transformación en la forma de trabajar de la Administración y los puertos, como parte integrante de la Administración del Estado, nos vimos inmersos en esta necesidad de transformación.
En Gijón, con la publicación de las leyes, ya nos pusimos en marcha para hacer un estudio de la situación en la que nos encontrábamos y hacia la que teníamos que dirigirnos. Para ello se creó un grupo interdisciplinar de Administración Electrónica que se encargó de analizar los requerimientos legales, las herramientas que la Administración General del Estado ponía a disposición a través del Portal de Administración Electrónica (PAe) y su Centro de Transferencia de Tecnología (CTT), las herramientas de las que disponíamos y los procedimientos que realizábamos dentro de la APG.

Con el resultado obtenido elaboramos un pliego para la contratación de una plataforma de Administración Electrónica, contrato que adjudicamos hace ahora 2 años y que nos ha permitido avanzar mucho en el cumplimiento de las leyes 39 y 40/2015.

(Archivoz) ¿Qué papel juega el archivo en éste proceso?

(A.E.) Como comentaba antes, la Dirección de la Autoridad Portuaria de Gijón entendió desde el primer momento que este era un proyecto interdisciplinar en el que debíamos implicarnos varias direcciones de la APG.

El archivo, que somos una de las partes integrantes del grupo de Administración Electrónica nos ocupamos de reelaborar el cuadro de clasificación documental con el que contábamos hasta ahora, pasando de un cuadro orgánico a un cuadro funcional, basándonos para ello en el trabajo que está realizando el Grupo de Trabajo del Cuadro de Clasificación de Archivos portuarios, así como en el Cuadro de Clasificación de funciones comunes de la Administración General del Estado elaborado por el Subgrupo de trabajo de Funciones de la Comisión Superior Calificadora de Documentos Administrativos.

Estudiamos las Normas Técnicas de Interoperabilidad del Documento Electrónico, del Expediente Electrónico, de la Digitalización de Documentos, etc, para, en primer lugar, saber de qué estábamos hablando y, en segundo lugar, poder explicar al adjudicatario con exactitud qué era lo que queríamos y cómo lo queríamos.

Por otra parte  ayudamos a desarrollar los procedimientos administrativos, estudiamos las herramientas que nos afectaban directamente para saber cómo funcionaban y qué podíamos aprovechar de las mismas, etc.

Además, estamos en contacto con compañeros de otras Autoridades Portuarias que también están implicados en el desarrollo de la Administración Electrónica en su organización, para tratar de homogeneizar la implantación de la misma en todo el sistema portuario.

(Archivoz) Como sabes octubre de 2018 era la fecha límite que establecía la Ley 39 /2015 para que todas las administraciones públicas dispusieran de un archivo electrónico único. ¿Crees que éste aspecto está resuelto en la Administración?

(A.E.) El archivo electrónico único es, desde mi punto de vista, la parte más floja en el desarrollo de la ley.

Si bien es cierto que desde la AGE se creó Archive como aplicación web de archivo definitivo de expedientes, la integración, al menos para nosotros, está resultando complicada. Además, al ocuparse sólo de los expedientes electrónicos, tenemos el problema de los expedientes mixtos, aquellos que se iniciaron en papel y que, debido a su duración, se convirtieron en electrónicos en las últimas fases de su tramitación. Para su conversión a expedientes íntegramente electrónicos es necesario llevar a cabo una digitalización certificada de los documentos anteriores y eso, en el caso de expedientes muy voluminosos, requiere de una inversión en tiempo y dinero que hay que plantearse abordar. Nosotros de momento vamos a empezar a digitalizar los expedientes de concesiones recientes para dejarlos como expedientes íntegramente electrónicos.

(Archivoz) Por lo que veo, la colaboración entre Autoridades portuarias es un elemento importante en el proceso de adaptación a la Administración electrónica. ¿Qué destacarías de ello?

(A.E.) La colaboración entre organismos iguales es fundamental para no estar siempre inventando la rueda. Si algo ya está hecho y funciona, úsalo; mejorarlo si puedes, evoluciona, pero no hace falta hacerlo de nuevo. Como en todos los colectivos grandes (somos 28, más Puertos del Estado), no todos vamos al mismo ritmo, pero intentamos ayudarnos unos a otros. Eso sí, echamos en falta la coordinación de Puertos del Estado. Es comentario generalizado entre las Autoridades Portuarias que Puertos del Estado, como organismo centralizador, debería liderar este proceso de adaptación a la Administración Electrónica de los puertos, pero, de momento, ese liderazgo no se está produciendo así que la coordinación es más por la voluntariedad que pongamos a nivel particular que porque haya una verdadera coordinación “oficial”.

(Archivoz) Es una suerte que la Dirección de la APG haya involucrado desde un inicio al Archivo en la Adaptación de la institución a la Administración electrónica, pero la importancia del Archivo siempre fue así dentro de la Institución? ¿Cómo fueron los inicios?

(A.E.) Yo llevo en el Archivo de la Autoridad Portuaria de Gijón 15 años y siempre me sentí apoyada por mis superiores. El Archivo depende de la Secretaría General y tanto el anterior Secretario (hoy Director del Puerto) como la Secretaria actual creyeron siempre en la importancia del Archivo. Cuando entré en el Archivo necesité formación especializada en la materia (soy licenciada en Derecho), y siempre conté con el apoyo necesario para ello. Y siempre me animaron a participar en grupos de trabajo, colaboraciones con otras organizaciones…

En 2005 firmamos un convenio de colaboración con el Principado de Asturias para adherirnos a la red SIDRA y colgar en ella el catálogo de nuestra biblioteca, lo que me permitió conocer a Pilar Sánchez Vicente (@psanchezvicente) y todo el equipo de trabajo del Centro de Documentación del Principado de Asturias, todos ellos fantásticos. Y en 2007 organizamos en Gijón las III Jornadas de Archivos Portuarios, lo que supuso un hito para mí: novata como era en el mundo archivístico, conocer a gente como Eduardo Núñez, archivero municipal de Gijón, o Alfonso Díaz (@alfonsdr) , archivero del Principado de Asturias, coordinar las ponencias, la celebración de las jornadas, la publicación de las actas… todo ello no hubiera sido posible sin el apoyo de la Dirección.

(Archivoz) Sin duda,  te has instruido de los mejores… Para terminar, ¿qué papel crees que tendrá el Archivo dentro de la Autoridad Portuaria dentro de 20 años?

(A.E.) 20 años… Uff, cuesta imaginar cómo será esto dentro de tanto tiempo. Seguiremos custodiando papel, eso seguro, y seguiremos sirviendo de fuente para investigaciones históricas: el Puerto de Gijón desempeña un papel fundamental dentro del desarrollo de la industria asturiana, por lo que cualquier investigación histórica sobre la materia acaba pasando por nuestros fondos.

Dentro de la organización, seguiremos sirviendo de apoyo en la gestión diaria: mejorando la definición de procedimientos para intentar reducir las cargas administrativas a los ciudadanos, garantizando la custodia de los documentos y la disponibilidad de los mismos tanto interna como externamente… Evidentemente, utilizaremos otras herramientas de trabajo, porque necesitamos apoyarnos en el desarrollo tecnológico para poder seguir avanzando, pero, en lo fundamental, las funciones del Archivo seguirán siendo, en esencia, las mismas que hace años: servir de apoyo a la gestión diaria de las instituciones, garantizar al ciudadano el acceso a la información y permitir a la sociedad en general reconstruir la historia de nuestro país y de nuestro entorno.

(Archivoz) Muchísimas gracias Ana por dejarnos entrar en la Autoridad Portuaria de Gijón y enhorabuena el trabajo que estáis realizando en favor de la Administración electrónica, que sin duda, será referente en breve espacio de tiempo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.