Entrevistas

Entrevistas a profesionales y expertos del sector

«La Labor de los Gremios es Luchar por la Representatividad de la Profesión»: Entrevista con Eugenio Bustos Ruz, Presidente de la Asociación de Archiveros de Chile

El día de hoy, tenemos una entrevista bien interesante y es que tenemos con nosotros al Presidente de la Asociación de Archiveros de Chile, Eugenio Bustos Ruz. 

(Archivoz) Eugenio, bienvenido a Archivoz. Un gusto tenerte con nosotros hoy.

(Eugenio Bustos Ruz) Agradezco a Archivoz la oportunidad que me otorga a través de esta entrevista para poder expresar opiniones relacionadas con el ámbito de los Archivos y principalmente de las Asociaciones Profesionales de Archivistas, Archiveros   y/o Archivólogos. Por cierto tenía conocimiento del prestigio de Archivoz y de su contribución de difusión profesional por lo que me resulta un honor participar en esta ocasión. Al mismo tiempo dar las gracias a una colega y amiga compatriota que me sugirió y facilitó tomar contacto con ustedes.

(Archivoz) Bueno Eugenio, cuéntanos brevemente de ti. Cómo llegaste al mundo de los archivos y qué te ha agradado de esta maravillosa profesión?

(EBR) Soy bibliotecólogo de origen, llegando a la Archivística casualmente  aunque se dice que en la vida nada sería casual. Encontrándome en Italia años atrás por haber obtenido una beca para estudios de lengua y cultura italiana en la Universidad de Siena, tuve la idea de seguir estudios de especialización en Bibliotecología pero con la limitante que las Universidades italianas exigían conocimientos de latín y griego antiguo los cuales no poseía, esto me llevó a seguir indagando hasta que finalmente pude consultar en la Biblioteca y Archivo Apostólicos del Vaticano en donde existen la Escuela de Biblioteconomía  y la de Archivística y entonces había que optar por un Diplomado que solamente exigía dominio de la lengua italiana debidamente acreditado y obviamente un título universitario, el detalle es que para los cursos especializados de mayor duración si se exigía lenguas clásicas pero no para los diplomados de duración de un año.  Sin dudar elegí Archivística porque me pregunté, si ya soy bibliotecólogo es mejor aprender una nueva disciplina, la Archivística concretamente y pienso fue la mejor decisión que con el transcurso del tiempo se transformó en una pasión.

(Archivoz) Qué ha sido lo más motivante que has encontrado en la archivística?

(EBR) Me hace recordar una frase de María Kodama una vez que dí una charla en la Fundación Internacional Jorge Luis Borges en Buenos Aires cuando dijo nos hablarán de los archivos “un mundo de misterio”, en consecuencia me atrajo ese mundo también para mi misterioso y tan valioso desde el punto de vista histórico para luego irme dando cuenta que los archivos son mucho más que historia sino testimonio y espejo de la sociedad, fiel reflejo de la Humanidad por lo cual eso es precisamente lo motivante.

(Archivoz) Cuentanos sobre el ejercicio de agremiación. Cuéntanos de la Asociación de Archiveros de Chile.

(EBR) De la Asociación de Archiveros de Chile debo decir que se trata de una corporación de derecho privado sin fines de lucro, es pequeña en número de afiliados pero ha realizado y sigue efectuando tareas. No hay que olvidar  que lo cualitativo puede valer más que lo cuantitativo, sus miembros son profesionales de experiencia y colaborativos. Esta Asociación ha sido capaz de coorganizar un CAM, un EBAM, participar en un Foro Mundial de las Culturas, efectuar jornadas de archivos municipales entre otras, y mantener una presencia activa en los organismos internacionales afines tales como el Consejo Internacional de Archivos y la Asociación latinoamericana de Archivos. En cuanto al Consejo Internacional de Archivos, cabe destacar que el Comité Directivo de Asociaciones Profesionales de dicho Consejo y del cual formo parte se reunió por primera vez en América del Sur en mayo de 2019, en Santiago de Chile. Por cierto todo se realiza con mucho esfuerzo y con la cooperación de entidades públicas o privadas de buena voluntad pero también a veces en situaciones adversas.  Esto me trae a la memoria un pensamiento del célebre Oscar Wilde: “en este mundo sólo hay dos tragedias: una es no conseguir lo que deseas y la otra conseguirlo”, ante esta disyuntiva a mi manera de pensar es mejor optar por conseguirlo…

(Archivoz) Cuáles son los retos que tiene esta asociación en tu país?

(EBR) Por suerte siempre existen los retos o desafíos y el punto es cómo afrontarlos. Actualmente hemos demostrado predisposición de colaborar en el proyecto de una nueva legislación archivística en Chile que es urgentemente necesario actualizar. Además nos preocupa la formación profesional y el reconocimiento de la profesión, esto es limitante en el país porque la profesión como tal todavía no existe y por ende no se reconoce, vale decir que hay tareas gigantescas por ejecutar en conjunto con el Archivo Nacional y  otras Asociaciones o Grupos de Archivistas existentes en el país, por lo que si somos convocados ahí estamos o estaremos aunque no sea  tan visible la participación que no significa que lo hagamos en la sombra. Además tratar de conquistar nuevos asociados pero dificulta por lo ya expuesto en el sentido que la Asociación de Archiveros de Chile no tiene carácter  gremial como otros colegios profesionales con sus profesiones reconocidas por el Estado.

(Archivoz) Con tu participación en ICA y en ALA, qué perspectiva regional tienes con respecto a las agremiaciones archivísticas?

(EBR)  Mi participación en ICA y en ALA por un largo tiempo ha sido y es absolutamente voluntaria y diría que aislada. Con esto me voy referir precisamente a la perspectiva regional y quisiera  explicar lo que sucede porque no basta la voluntad, se requiere además disponibilidad de recursos económicos ya que existe de por sí  el compromiso de concurrir a la reuniones y obviamente de tiempo extra para cumplir con los trabajos encomendados. Ante lo expuesto la participación de nuestra región es compleja y en mi caso lo he asumido en forma completamente  personal, eso ha significado muchas veces estar o sentirme a solas sin presencia de mis pares latinoamericanos comprendiendo sus limitaciones ajenas a su voluntad  y ante eso he sacado mis propias fuerzas para defender a las agremiaciones porque en el fondo igualmente me he sentido acompañado.

En el caso de ALA, ha sido un trabajo grato y a la vez duro, en una ocasión me opuse al aumento de cuotas para las agremiaciones porque todas no cuentan con recursos financieros suficientes y últimamente se presentó el serio problema de no contemplar el derecho a voto de las asociaciones, ante esto se logró un acuerdo escrito entre las Asociaciones de Chile y Uruguay por lo que en febrero de este año 2020 lo presenté en la Asamblea realizada en Sevilla, España, siendo reconsiderada la petición de derecho a voto para lo cual también se contó con el irrestricto apoyo de la Asociación de Archiveros de la Función Pública de España.

Sobre ICA, tampoco es fácil porque primero hay que superar la barrera idiomática, prácticamente el inglés resulta ser obligatorio añadiéndose conocimientos de francés en lo posible y los costos de viajes son más altos, aparte hay que  desenvolverse en un mundo distinto al nuestro específicamente en el sistema de trabajo. Volviendo al tema central de la pregunta sobre la perspectiva, afortunadamente se pueden ver luces en el horizonte ya que hay mucho entusiasmo y predisposición actualmente por parte de la Asociación Uruguaya de Archivólogos y a futuro por parte de la Sociedad de Colombiana de Archivistas, es un camino largo pero reconfortante y siento que he estado abriendo la puerta lo que justamente era y es el objetivo de la participación que he tenido en ICA, con ello confío en que si la semilla cae en tierra fértil dará buen fruto.

(Archivoz) Y con respecto a los archivistas?

(EBR) La perspectiva de los archivistas está sujeta a varias condiciones, primeramente a su vocación para luego agregar el sentido de la responsabilidad que tienen que demostrar con su trabajo ante la Sociedad y además es de suma importancia la ética profesional. Es trascendental que los archivistas participen y se involucren en las  agremiaciones porque solo unidos y no aislados se puede avanzar y fortalecer la profesión haciéndole ganar prestigio y posicionamiento, ello es una labor y un deber de los propios archivistas, demostrar su compromiso profesional y a la vez social.

(Archivoz) El caso colombiano de las agremiaciones profesionales refleja una situación de falta de representación política y social. Este mismo panorama se vive en Chile? Qué crees que le falta al gremio de los archivistas, en general, para poder tener poder político y social más representativo?

(EBR) La situación de Colombia sería coincidente con el caso de Chile. Para mí la representación política requiere otro esfuerzo, personalmente la considero arma de doble filo pero reconociendo que es necesaria. La política archivística se contrapone a la política de los  gobiernos de turno en el sentido que nuestra disciplina se basa en el principio de procedencia al contrario de la política de turno que por lo general trata de borrar todo lo anterior, en eso corremos el riesgo de ser considerados políticamente no útiles. Me explico, se puede y se debe llegar la política de los gobiernos con la base de una política archivística para ganar el respeto de la profesión y de esa manera obtener la comprensión y eventual apoyo estatal.

Respecto a la representación social, es otra tarea de importancia con el acercamiento de los archivos a la ciudadanía, esto se está dando mucho desde tiempo reciente con fuertes campañas del Consejo Internacional de Archivos apoyadas por los Archivos Nacionales, Archivos en general y Asociaciones.

La labor de los gremios es luchar por la representatividad de la profesión ante el poder político y la difusión de la misma en la Sociedad, vale decir trabajar conjuntamente en ambos sentidos.

(Archivoz)Para ir cerrando Eugenio, siempre me gusta tener una mirada sobre la formación actual del profesional archivista. Qué crees que nos falta para poder asumir los retos que plantea la sociedad, la tecnología y claro, la necesidad de consolidar la memoria de la humanidad.

(EBR) Siempre nos falta más de algo y especialmente en el presente con el avance constante y vertiginoso de la tecnología que es la herramienta de apoyo. Con esto la mayor preocupación debe ser la preservación digital, pero no olvidemos la historia archivística en la formación con el legado que nos dejara la Revolución Francesa, profundizar también la aplicación de la ética en una profesión delicada en ese aspecto ya que ello implica factores como el tráfico ilícito de documentos, otro deber es la protección de los archivos ante catástrofes naturales y también humanas como documentos de archivo de regímenes de facto independiente de su orientación, hechos de vandalismo, velar por la transparencia y acceso libre a la información, en suma lo vital es la custodia de la memoria. Por lo que expongo trato de decir que la formación archivística es mucho más que conocer de tecnología teniendo claro ante todo que la ciencia se apoya en la herramienta.

(Archivoz) Cuál es tu invitación para los archivistas que nos leen?

(EBR) Colegas, ante todo está la vocación en lo que sigo insistiendo, la profesión si bien nos da el sustento, la manera de retribuir es aportando más de sí mismos y de ahí retomo el tema de la agremiación. No hay que preocuparse por el reconocimiento, hay que estar dispuesto a entregarse a la Sociedad con humildad y seriedad.

Como anécdota les puedo contar que luego de exponer en unas jornadas en Jujuy, Argentina, al final se me acercó una persona diciéndome pero que pasión demuestra  usted y le respondí sonriente veo que se me nota, lo mismo me han dicho en varias ocasiones en Perú, Centroamérica, Italia e incluso algunos personeros del Consejo internacional de Archivos y esas expresiones son impagables.

Mi invitación es que se enorgullezcan y se apasionen por lo que hacen.

(Archivoz)Eugenio, gracias por esta espectacular entrevista. Por tu tiempo y por el apoyo al proyecto Archivoz. Aplaudimos tu trabajo y esfuerzo gremial, sin duda es un ejercicio que todos debemos apoyar y difundir. Cuenta con Archivoz siempre para poder apoyarte con ello.

(EBR) Reitero mis agradecimientos a Archivoz por esta entrevista y saludos al mundo archivístico.

Gracias Eugenio por esta espectacular entrevista. Complementa completamente lo que recientemente hablamos con John Cuervo, Presidente de la Sociedad Colombiana de Archivistas y a quien entrevistamos hace apenas unas semanas aquí y aquí la segunda parte

 


Entrevista realizada por Sergio Gómez Flórez.

Banner Archivoz en español

«En mi camino con los archivos también tuve la oportunidad crear empresas de gestión documental y ser coordinador de proyectos»: Entrevista a Edin Gutierrez, 1ra Parte

Tenemos el gusto de entrevistar a Edin Gutiérrez de Colombia. Profesional en Archivística de la Universidad de Antioquia, Administrador de Empresas de la Universidad Autónoma de las Américas, especialista en gerencia de proyectos y estudiante de Maestría en Administración. Es un emprendedor constante y lo asocia con la lectura en temas afines, para aplicarlos a sus proyectos labores, como personales. Es Docente.

Ha laborado en empresas públicas y privadas. Fue cofundador de una empresa de servicios archivísticos de la cual ya no forma parte, pero que actualmente sigue en el mercado (vendió su participación). Pasó por empresas pequeñas como una litografía (primer contacto con los archivos en medio de sus estudios) hasta empresas que tienen presencia a nivel nacional. Por último, fue coordinador de proyectos archivísticos para una entidad que tiene entre su portafolio la venta de estos servicios. Además, es autor del blog nosonpapeles.com y el podcast “Archivística a otro Nivel”.

Agradecemos a Edin por su valioso tiempo y disposición para esta entrevista, ganándose un espacio en el corazón de la Revisita Archivoz.

(Archivoz) ¿Cuéntanos en detalle como llegaste al mundo de los archivos?

Al mundo de los archivos y la archivística he llegado sin tenerlo presupuestado, por lo tanto, me sumo a muchos otros colegas que les ha pasado igual. Cuando estaba en el Colegio cursando el último grado para terminar el bachillerato, debíamos presentarnos a la Universidad, yo elegí la Universidad de Antioquia, la cual es pública y de un grandísimo prestigio en Colombia, pero no me iba a presentar a la sede principal en Medellín, sino la Seccional del Oriente Antioqueño, ubicada en el Municipio de El Carmen de Víboral. Para ese entonces (año 2005) la oferta académica era reducida, siempre me había llamada la atención estudiar Administración de empresas o Ingeniería de Sistemas, pero en la oferta de ese año en el seccional oriente solo estaba Ingeniería de Sistemas, así que esa es la que elegí como primera opción, y cómo tenía la posibilidad de elegir un programa de segunda opción, por descarte elegí la tecnología en Archivística, sin tener idea de lo que trataba. Cuando salieron los resultados del examen de admisión, estuve a dos puntos de quedar elegido en ingeniería en Sistemas, y por dicho puntaje, quedé seleccionado para el programa de segunda opción, la tecnología en Archivística. Al principio no estaba seguro si iniciar y presentarme, pero decidí probar, y esa prueba me tiene aquí, enamorado de lo que hago y de las maneras cómo lo hago.

En medio de mis estudios de la tecnología, yo trabajaba en una empresa litográfica, y estando en cuarto semestre, vi que esta empresa no tenía nada parecido a un archivo, así que me di cuenta de la gran oportunidad que tenía en manos para seguir aprendiendo poniendo en práctica la información que recibí desde la teoría, y demostré a mis jefes lo que podía hacer por ellos y por la empresa, y claro está, tuve que sacrificar tiempo de mi parte, con el objetivo que me dieran la oportunidad de formar un archivo para la empresa. Esta fue mi primera experiencia con los archivos.

Cuando terminé la tecnología, renuncié un 31 de diciembre a la litografía porque tenía como propósito conseguir un nuevo trabajo en el cual pudiera seguir aprendiendo, y se me dio la oportunidad de trabajar en una Alcaldía, allí pude seguir aprendiendo continuamente y más porque la persona que lideraba el área de Archivo Central, me iba guiando desde su experiencia. De esta entidad renuncié a los dos años porque ya estaba cansando de depender de los esfuerzos que hacía la líder del archivo para yo poder seguir, pues cada vez que se terminaba el contrato, los políticos enviaban posibles candidatos (ninguno sin formación) para trabajar en el Archivo, y a pesar de estar muy agradecido con la líder de archivo porque por ella (gracias a mi esfuerzo con el trabajo) pude estar por esos dos años, pero decidí buscar otra empresa en donde pudiera seguir aprendiendo y así llegué a una importante empresa privada con presencia a nivel nacional y que tenía una sede en Rionegro (Antioquia). De allí continué pasando por empresas cuando sentía que necesitaba seguir aprendiendo. En mi camino con los archivos también tuve la oportunidad crear empresas de gestión documental y ser coordinador de proyectos.

Mi acercamiento a los archivos fue desde auxiliar, analista, coordinador, gerente de empresa y docente.

(Archivoz) ¿Cómo llegaste a los caminos de la docencia y cuéntanos alguna anécdota que te haya marcado en este rol?

Me di cuenta que podría ser docente cuando dicté mi primera capacitación en gestión documental. Era empleado aún de una empresa privada, pero a la par, junto con otros compañeros de la Universidad, creamos una empresa para ofrecer servicios de gestión documental. Uno de los servicios que vendimos fue un proyecto en el cual se incluyeron capacitaciones, cuando yo dicté la primera capacitación, aunque estaba muy nervioso, me di cuenta que lo hacía bien, y los demás me comprendían, y a mí me encantó; desde allí me puse en la tarea de seguir aprendiendo y buscar una oportunidad como docente, hasta que lo pude hacer en varias entidades de educación, tan importantes como el SENA y la Universidad de Antioquia.

No sé si se puede considerar como una anécdota, pero si me marcó muchísimo en mi desarrollo profesional, y es el hecho de darme cuenta que, enseñando a otros, yo también estaba obteniendo nuevos conocimientos, y más cuando los estudiantes hacían preguntas que me ponían a dudar de lo que yo pensaba que tenía muy claro, y era en medio de analizar y estudiar lo relacionado con esos comentarios e inquietudes de los estudiantes, que me daba cuenta que fortalecía mi conocimiento.

“Quien se atreve a enseñar, nunca debe dejar de aprender” John Cotton Dana (1856-1929), es una frase que siempre pone mis pies en tierra, y hace que en mí esté presente como regla de vida, no permitir que me estanque en la comodidad de lo que ya sé, sino buscar fortalecer mis conocimientos para ponerlo a disposición de quienes consideren puede serles de utilidad.

(Archivoz) El emprendimiento hoy en día lo vemos como un camino a reinventarnos en varias facetas de la vida, ¿Edin es fácil hacer emprendimiento hoy en día en la gestión documental y que nos aconsejas para aplicarlo a nivel profesional?

Primero es saber que emprender, no estrictamente se refiere a crear una empresa. Emprender es llevar a cabo un proyecto nuevo, este puede ser estudiar, conseguir un nuevo empleo, y claro desarrollar un negocio, entre otras formas.

Daré respuesta a esta pregunta, relacionando emprendimiento como la ejecución de una empresa o un negocio. Y sobre este primero quiero compartir una frase que ya le he dado a conocer con otros:

“El ingrediente más importante es levantarte y hacer algo. Así de simple. Muchas personas tienen ideas, pero solo algunas deciden hacer algo hoy. No mañana. No la siguiente semana. Sino hoy. El verdadero emprendedor actúa en lugar de soñar” – Nolan Bushnell, emprendedor.

Esta frase es para decir que emprender como tal no es fácil o difícil, no solo en gestión documental, sino en cualquier área. He tenido la oportunidad de desarrollar negocios en gestión documental tanto como persona natural y como persona jurídica (empresa), y en los años que lo he hecho, me he llevado experiencias muy positivas y otras negativas, pero no fracasos, sino experiencias de las cuales aprendí, y aquí es en donde está lo más valioso creo yo, sumar conocimientos, aprendizajes, porque ellos me ayudan a potenciar mi perfil, y enseñar desde ellos.

Hoy en día, si un archivista se me acercara a comentarme que quiere empezar en el emprendimiento de la gestión documental y que desea empezar a ofrecer servicios archivísticos y me solicitara un consejo, hoy, mi respuesta sería: Empezar paso a paso:

Primero, tener la formación como Archivista. Así como para ejercer como abogado se debe ser abogado, de la misma manera pasa con la Archivística. Entonces, el primer paso es formarse en Archivística.

Luego, ejercer para sumar experiencia y así tener las suficientes bases para aportar en las organizaciones y ayudar a solucionar sus necesidades relacionadas con la gestión documental.

Y para mí, después de lo anterior, mi consejo más importante es que no comience al revés, es decir, no comience por crear el producto o servicio o incluso la empresa, sino que comience por crear una audiencia que esté dispuesta a escucharlo y q tener los servicios que ofrece siempre en sus favoritos. Y esto solo se logra si se concentra en construir una marca personal fuerte, que se reconozca en el medio archivístico por el aporte de valor que ofrece con base en los propios conocimientos y habilidades, y esto sí o sí le facilitará promocionar los propios servicios profesionales, pero algo mucho más importante, en un mercado en donde hay tantos profesionales y no profesionales que ofrecen los mismos tipos de servicios, crear una marca personal permitirá al archivista diferenciarse y estar en las primeras opciones en las mentes de quieren requieren lo que él o la archivista ofrece.

Jeff Bezos, el CEO de Amazon, determinó que “la marca personal es lo que dicen de ti cuando no estás presente”. Así que, para promocionar nuestros servicios archivísticos como nuestro negocio, no empezaría creando una empresa si nadie me conoce, primero consolidaría mi marca personal como archivista, para diferenciarme en el mercado, y a través de ella voy posicionando los servicios, y poco a poco llevaría a cabo un plan para migrar mi reconocimiento a través la creación de una empresa que luego me represente.

En mi experiencia, cuando se crea primero la empresa, y el archivista sale al competir al mercado, y luego después de un buen tiempo no logra concretar nada, llega la frustración y como siempre, es la archivística la culpable “porque a nadie le importa”.

Aclaro, el camino no es fácil, pero hay maneras diferentes de hacerlo menos tormentoso y que pueden traer resultados positivos.

Si me lo permiten, recomiendo el libro “tribus” de Seth Godin.

(Archivoz) La lectura es fundamental para enriquecer nuestro vocabulario, así como el saber de otras áreas del conocimiento. ¿Qué libros estás leyendo actualmente y cuales nos recomiendas para aplicarlos en la gestión documental?

Actualmente estoy leyendo el libro de “hábitos atómicos” de James Clear, porque pienso que los hábitos determinan nuestros resultados. Se dice que los hábitos son el piloto automático de nuestro cerebro, según los hábitos que hemos desarrollado e instaurado como comportamientos inconscientes, responderemos de una u otra manera a diferentes situaciones, y esas respuestas deberían ser las que más convienen para nuestro crecimiento personal y profesional (además del familiar y otros ámbitos de nuestras vidas).

Pero un libro que leí ya hace varios años, y que repito por lo menos una vez al año, es el libro que se llama “Demanda” de Adrian J. Slywotzky, y la primera vez que lo leí me marcó, porque abrió mi mente sobre como incentivar la demanda por los servicios de gestión documental, no solo a nivel de negocios, sino a nivel interno en las organizaciones como un servicio del área de archivo. Este libro me ayudó a comprender como surge, por qué y cómo se controla la demanda de un bien o servicio. Para mí, es un libro genial.

 


Entrevista realizada por Luis Guillermo Venegas B.

 

Banner Archivoz en español

“Somos herederos de todos estos movimientos de protesta que no suceden en un vacío, sino que son toda una historia que hemos estado haciendo desde 1898”: Entrevista a Marisol Ramos, Joel Blanco Rivera e Irmarie Fraticelli Rodríguez del Proyecto RickyRenuncia (2da parte)

Haz click aquí para leer la primare parte de la entrevista al Proyecto RickyRenuncia.

(AE) Utilizan Scalar como plataforma para su página digital. ¿Cuáles fueron las razones porque la escogieron? En general, ¿que deben iniciativas archivísticas tomar en cuenta cuando al momento de seleccionar herramientas de preservación y acceso a archivos digitales?

(JBR) Estaba participando con colegas de la Universidad de Puerto Rico quienes tienen el proyecto proyecto Diáspora. Esta iniciativa tiene que ver con un proceso de documentación de la migración en Puerto Rico dentro del contexto de los carnavales al igual del resto de las Antillas. A partir de ese proyecto supe acerca de Scalar. Es una plataforma desarrollada por una universidad para proyectos de humanidades digitales, de Digital Stewardship o Digital Publishing. Te da distintas alternativas de interactividad y de presentar la información. No es una forma simplemente estática y hay que decirlo, es gratuito.

Al ser un proyecto espontáneo y sin ningún tipo de apoyo institucional, nos decidimos por Scalar. Vimos que lo que ofrecía la plataforma, es decir un “hub”, y que a través de ahí podíamos conectar con la colección web en Twitter. También utilizamos otras herramientas, como las líneas de tiempo y los “map stories” para documentar las protestas alrededor del mundo y en Puerto Rico. Como toda plataforma, tiene sus pros y sus contras. Scalar es una plataforma de difusión y no una plataforma de preservación, entonces eso era lo otro que nosotros consideramos: qué hacemos con la la preservación de todo este contenido. Ya hemos tenido una reunión con Digital Library of the Caribbean para que el material que nosotros estamos recopilando, pueda formar parte de esa biblioteca digital.

(MR) Lo que se llama en inglés “open source”, tiene lo bueno y lo malo. Lo bueno es el costo, pero también sólo alguien que ya tenga las destrezas para hacer modificaciones puede hacerlo.  Es como dice Joel, lo primero que uno se tiene que preguntar es qué es la historia que tú quieres presentar, qué elementos quieres coordinar y cuál es la herramienta que se puede utilizar que te ayude. 

También se tienen que tomar muchas decisiones antes de utilizar la herramienta. Porque si uno empieza a lo loco, entonces se te hace un revolú y después la gente lo abandona. Esa es la razón por la que muchos proyectos empiezan y después se mueren, porque la gente no planifica a largo plazo. En mi visión, yo sabía que en algún momento íbamos a tener que mover el proyecto de la cuenta gratis a una cuenta en la que tenemos que pagar para tener más control de los materiales y de las modificaciones que quisiéramos hacer. Conseguimos un sitio que se llama ‘Reclaim Hosting’ que apoya a universidades con proyectos digitales por medio de una subscripción. Era claro que si íbamos a movernos en esa dirección, teníamos que conseguir a alguien que tuviera la destreza técnica para hacer los ajustes y cambios necesarios.

(AE) La catalogación de páginas web fue por medio de voluntarios mayormente, aparte de completar el trabajo de catalogación más rápido con un equipo más grande, ¿este tipo de crowdsourcing trae otros beneficios?

(MR) Es una oportunidad para ganar experiencia en un proyecto real que tiene un impacto en la sociedad. Especialmente para estudiantes que están en bibliotecología, archivística o en historia. Por ejemplo, Joel creó manuales para enseñar a la gente cómo conseguir la información y nosotros le damos crédito como parte del equipo de este proyecto. Este proyecto no ha pasado porque nosotros estamos haciendo todo, sino es un trabajo completamente de cooperación entre mucha gente y eso es un reflejo de lo que estamos documentando también. 

(JBR) Se crea una comunidad de bibliotecarios y archivistas que tienen un interés por contribuir y por colaborar. Se crea esa comunidad importante donde hay ese legado a ayudar y a formar parte de este proceso de documentación.

(AE)¿Cuál esperan sea la recepción de esta colección en Puerto Rico?

(IFR) La acogida entre la comunidad bibliotecaria y archivística en Puerto Rico ha sido bien bonita ya que he recibido correos de nuestras compañeras del proyecto Diáspora invitando a otros bibliotecarios y archivistas a que donen sus materiales. Para mí, es la esperanza de que estos materiales sean usados y de que de alguna manera nuestro proyecto sea una herramienta para que ayude a investigadores y estudiantes de otros círculos y comunidades académicas. 

Klaudia M. Zabala y Jaime G. Cabán muestran sus pancartas. 22 de julio de 2019, San Juan, Puerto Rico.

(JBR) Nosotros lo vemos como hasta cierto punto la conclusión de una primera fase. Y la segunda fase es la fase más importante ya que se hace un llamado a aquellas personas que quieran donar sus fotos, videos o materiales. Creo que lo otro es conectar lo que sucedió con lo de RickyRenuncia ya en un término más social. Cuando se cumplió un año de RickyRenuncia, y por la situación que estamos viviendo todos actualmente, esa conmemoración del primer año pasó sin pena ni gloria. Pero eso no quiere decir que la gente lo va a olvidar y el hecho de que se esté documentando abre las posibilidades de que en algún momento, a corto, largo plazo y continuamente se siga activando esa memoria de lo que sucedió.

(AE) ¿Algo que quisieran añadir?

(MR) En relación a la celebración del primer año, fui a una conferencia y estábamos reflexionando sobre las protestas y lo que significan. Anuncié que estábamos por lanzar el proyecto y la reacción fue muy positiva. Precisamente porque vamos a ser parte de una reflexión de lo que significa ser puertorriqueño en este momento. ¿Cómo se define eso de la puertorriqueñidad dentro y fuera de la isla y cuál es el sentido de la solidaridad? Yo veo a nuestro como parte de esas conversaciones.

(MR) Hay gente que nos pregunta por qué no hemos hecho lo mismo con los otros eventos como el Huracán María y los terremotos. Primero, ya hay otra gente haciendo eso y para mí lo que las protestas de RickyRenuncia representan es una de las pocas cosas positivas que ha salido de Puerto Rico y que no presenta a los puertorriqueños como víctimas. Eso ha sido una de las narrativas de los medios, tanto en Puerto Rico como en Estados Unidos y en el mundo. Y lo que pasó ese verano del año pasado refuerza la idea de que los puertorriqueños no somos víctimas, somos sobrevivientes. Lo de RickyRenuncia viene de los movimientos de Vieques, de las protestas de las huelgas estudiantiles y de la Telefónica. Somos herederos de todos estos movimientos de protesta que no suceden en un vacío sino que son toda una historia que hemos estado haciendo desde 1898. Esto no es espontáneo sino una continuación y es importante recordar a la gente que tenemos esa capacidad de controlar nuestro futuro y pues continuar pa’ lante. Cuando empezamos yo no tenía ninguna idea de que íbamos a tener el dinero de la Universidad de Connecticut para pagar los programadores, ni que íbamos hasta el invitados al beca del IMLS. Yo creo que esto es el principio de muchas cosas y somos tres puertorriqueños que nos conocemos de la Universidad de Puerto Rico y que espontáneamente nos juntamos. Si podemos inspirar a la gente a que vea que no se necesita mucho dinero para empezar estos proyectos, pues aquí estamos.

Imagen destacada: Listado de hashtags más populares, extraídos utilizando la herramienta TWARC.


Entrevista realizada por Cristina Fontánez Rodríguez, Yvette Ramírez y Caroline Gil.

Banner Archivoz en español

«Debemos entender nuestra profesión como algo integrativo y contributivo» Entrevista a John Cuervo, Presidente de la SCA (Segunda Parte)

La primera parte de la entrevista con John nos permitió conocer de su experiencia y visión docente y sobre los gremios de profesionales archivistas, hoy nos reunimos de nuevo para una segunda parte que esperamos nuestros lectores la disfruten tanto como nosotros la disfrutamos al hacerla.

John, bienvenido de nuevo. Continuemos entonces con la entrevista.

(Archivoz) John, en Colombia hay gremios profesionales que son muy grandes y tienen incluso incidencia en desarrollo de política pública. ¿Qué crees que le ha faltado al gremio de los archivistas para llegar a este escenario?

(John Francisco Cuervo) La pregunta ya esta respondida en buena parte, nos falta realmente ser gremio y con esto quiero indicar que el gremio no lo hace el nombre, lo hacen sus asociados, y para ello debemos romper con esa cultura profesional de ser aislados y pensar como un solo actor, los profesionales de los archivos y la información.

Este ejercicio debe partir de entender la profesión como algo integrativo y contributivo, saliéndonos de el paradigma de cuales fueron nuestras casas de formación, he visto esto como un gran bache en la búsqueda de un lograr un gremio fortalecido. Otro aspecto, no menos importante, se ha dado por el desconocimiento de la ciudadanía y de la sociedad en general, de la existencia de esta disciplina como un ejercicio profesional y que en algunos ámbitos, por acción u omisión, pretenden equiparar los niveles técnicos y tecnólogos con el ejercicio profesional, creando una sensación de que esta actividad la pueden ejercer personas que no se han formado profesionalmente y que nos pone en la situación que luego de mas de 40 años de existencia de formación profesional, algunas personas nos digan que si la administración de archivos es una carrera profesional, eso tiene unos efectos nefastos en el ejercicio profesional y en su exigencia por parte de la institucionalidad.

Otro aspecto, que debería contribuir a desmitificar esto que acabo de mencionar, es nuestra actitud profesional, y con esto me refiero a que existen colegas que, en su actividad profesional, de un lado, se han conformado con su actuar de base profesional y no han asumido el liderazgo que requiere la profesión en cuento al manejo de la información relegando nuestra idoneidad a otras áreas del conocimiento que solo la conocen referencialmente, las razones de ello no las puedo establecer, pero lo que si es cierto es que ello refleja que no nos vemos al mismo nivel de otros profesionales de otras áreas y eso es una clara afectación para el gremio y resulta paradójico si vemos nuestro nivel profesional es reconocido por fuera del país. En conclusión, no creemos en nosotros mismos, o por lo menos en lo que corresponde a nuestra propia profesión. Con estas problemáticas, resulta muy complicado desarrollar un liderazgo en el desarrollo de una política pública para la función archivística en el Estado Colombiano, que, en algunos de sus ejercicios, resulta siendo manejada por personas con unas formaciones de base que desconocen los fundamentos teóricos de la archivística y que, en el peor de los casos, terminan cambiando términos para desconocer su existencia. Un ejemplo de ello, aunque hay varios en ese mismo sentido, un documento emitido por el ente rector, en el que se sustituye el término de documento por el de “datos no estructurados”, para negar su manejo archivístico y de paso desconocer toda la teoría archivística en su aplicación.

Pero el aspecto mas relevante, sobre la pregunta, es que los gremios son los llamados a responder y pronunciarse sobre las temáticas y problemáticas del ejercicio al que representan y lo deben hacer oportuna y abiertamente, son los idóneos para hacerlo y en ese aspecto, a la SCA le faltado ser muy oportuna para realizarlo, y con ello para que sea escuchada, de nada sirve saber que se debe hacer, cuando se presenta una situación en particular, sino nos pronunciamos o lo hacemos fuera de tiempo. Esto debe hacer parte del ejercicio táctico de una agremiación. A esto se le debe sumar, el escribir, y con ello me refiero a realizar o acompañar la investigación, que es la fuente que le da herramientas a la observancia del ejercicio profesional. Los gremios mas destacados, normalmente presentan estudios o investigaciones que luego la institucionalidad debe revisar y en el mejor de los casos, adoptar. Eso le da liderazgo en la idoneidad y allí encuentra la posibilidad de orientar el desarrollo de una política pública. Aquí conviene recordar que por norma, tenemos una responsabilidad con el Sistema Nacional de Archivos en cuanto a que hacemos parte de sus instancias articuladoras en el orden territorial a través de los Consejos Territoriales de Archivos, instancias asesoras en la función archivística de cada uno de esos territorios y donde debemos designar unrepresentante de los archivistas, junto con el Colegio Colombiano de Archivistas y sobre este ejercicio hay mucho trabajo por hacer.

(Archivoz) El próximo año, se cumplen 20 años de la Sociedad Colombiana de Archivistas. Bajo tu presidencia, cuéntanos un poco de lo que viene para este importante gremio.

(JFC) Pues Sergio debemos empezar a dar resultados respecto de las metas que comentamos anteriormente. El tema de nuestra vinculación a ALA va por buen camino y eso nos permite pensar que lograremos el siguiente paso y es el de hacer parte de ICA. Esto en relación con la internacionalización de la Sociedad, además, ya tenemos cartas de entendimiento con nuestros pares en algunos países de la región.

El otro aspecto que deberá mejorar es nuestra participación y pronunciación sobre los temas relevantes a la función archivística del Estado y ello incluye los temas relacionados con el Sistema Nacional de Archivos y el ente rector en Colombia. Para ello vamos a fortalecer nuestros vínculos con los círculos académicos de mayor prestancia, dentro y fuera del país, con el propósito de fortalecer los procesos investigativos y control en favor de los archivos, los cuales pasan por temas no solo de acceso y transparencia, sino por el de ser garantes para los DDHH. Tenemos que preocuparnos por fortalecer la fundamentación teórica y el desarrollo de la disciplina pero en su implementación respecto del Programa de Gestión Documental, que no solo por las normas vigentes se debía haber tenido en es mayor estado de madures, sino que gracias a la situación de la pandemia, producto del Covid19, he evidenciado su atraso y no generando normas tangenciales, mas orientadas a infraestructura de la cual las entidades del orden nacional tienen un suficiencia en ello, pero que carecen de PGDs sólidos que les hubiesen permitido atender de una manera mas directa y oportuna sus servicios y tramites, bajo la presente coyuntura.

Esos ejercicios orientados a tecnología buscan tapar el vacío que ha dejado la no implementación de estos instrumentos archivísticos y además no resuelven la gestión, pero además pretenden minimizar no solo sus efectos, sino su necesidad. El problema de los archivos de las instituciones, al menos en el orden nacional, no es de tecnología es de rezago en su implementación y en el cumplimiento de las normas vigentes, lo que demuestra la omisión de estas a adelantar tal ejercicio como corresponde técnica y profesionalmente. Las cartillas, se las pueden ahorrar.

Finalmente, por supuesto si debemos realizar una celebración acorde con la ocasión y en la que esperamos no solo asidua participación, sino que podamos mostrar que somos un grupo mas numeroso, eso de entrada es una meta importante. Para la celebración esperamos contar con la participación de ALA y, en lo posible de ICA. También vamos a estar acompañados de varias de las principales asociaciones de nuestros países vecinos. No sabemos vamos a contar con la participación de nuestras instituciones gubernamentales, pero con seguridad nos acompañaran otros gremios y los delegados de las principales escuelas del país. Queremos algo sobrio, pero del mayor nivel, sería fantástico poder contar con un libro, pero me faltan manos para que nos ayuden a escribir toda esta historia. Me gustaría que ese escrito incluyera las impresiones de los socios fundadores, así como de todos aquellos que han sido parte de las JD, no solo de sus presidentes.

(Archivoz) Cambiemos un poco de tema. Entendemos que tu tesis de Maestría fue sobre los Sistemas Nacionales de Archivo de la Comunidad Andina de Nacionales. Cuéntanos ¿qué es un Sistema Nacional de Archivos? ¿Y por qué es importante?

(JFC) De manera breve, el concepto de Sistema Nacional de Archivos (SNA), corresponde con el estructura y funcionamiento de los archivos de un país, sean estos públicos o privados, y que implica aspectos como la forma centralizada o descentralizada de la estructura del Estado, el grado de autonomía de las autoridades en el ámbito nacional, regional y local, lo que evidencia la capacidad de intervención de la administración central en los asuntos locales, si se tiene en cuenta que tradicionalmente los Archivos Nacionales o Archivos Generales de la Nación tienen la misión de ser el ente rector para el Sistema.

A mayor grado de madurez del Sistema, indica que existe un mayor nivel de modernización de los archivos, como fuentes de información primaria. Su importancia debe ser vista como un ejercicio de democracia y participación en un Estado. Esto por supuesto, es una forma o un indicador que revela la situación social del país. Es por lo que quiero apropiarme de una manifestación del profesor Jaén, para responder a la pregunta sobre la importancia del SNA:

“Si en un Estado Democrático las personas tienen derecho a conocer la gestión del gobierno y, en consecuencia, el desenvolvimiento de la administración pública, el SNA debe garantizar y hacer valer esa facultad y, con ello, contribuir a la transparencia administrativa, a la limpia diligencia de los funcionarios públicos y a la incorrupta gestión de los gobernantes de turno. Solo así se podrá construir una sociedad más democrática, participativa y plural, con mayor sentido de pertenencia e identidad nacional”[1]

(Archivoz) ¿Cuál fue el resultado de tu investigación sobre los SNA en la CAN?

(JFC) Se hizo un análisis, en el marco de un modelo de madurez para un SNA, el cual revisó los aspectos normativos, tecnológicos y administrativos para cada uno de los países de la CAN, lo que puede considerarse favorable, en el caso particular de Colombia, es que fue la primera en todas las mediciones, pero hasta ahí llegan las buenas noticias., pues a pesar de ello, solo el aspecto normativo supero el 60%, el aspecto administrativo escasamente supero el 50% y el aspecto tecnológico no supero el 50%. Estos resultados ponen de presente lo relegados que se encuentran los SNA en los distintos países, si tenemos en cuenta que Colombia tuvo los mayores porcentajes en el análisis, que tampoco presentan un valor que se considere aceptable y que muestra el gran trabajo que hay por realizar en desarrollo de estos sistemas.

Y sobre otros aspectos derivados de la investigación se evidencio que no existen estudios evaluativos ni métodos aplicados de análisis relacionados con los Sistemas Nacionales de Archivo en el ámbito latinoamericano y los que se hicieron en algún momento y que no presentaron una metodología que fuera aplicable, tienen una desactualización superior a los 10 años. Otro aspecto que se evidencio es que no existe acompañamiento regional de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) a los SNA, ni desde los estados, ni desde las organizaciones no gubernamentales nacionales, así como tampoco de los entes regionales o multilaterales que fomentan el desarrollo de los archivos en Iberoamérica y en el mundo.

Finalmente, es evidente la de persona idóneo para apoyar la labor técnica de un Sistema Nacional de Archivos, situación que es proporcional a la falta de recursos, que además limitada el fortalecimiento de las plataformas tecnológicas para la interconexión y disponibilidad de la información en cada uno de los países, a lo que se debe agregar que no existen convenios ni acuerdos para este propósito por parte de ninguno de los países miembros de la CAN.

(Archivoz) Luego del desarrollo de esta investigación, ¿cómo ves al SNA de Colombia? ¿Y qué crees que se debería/podría cambiar o mejorar?

(JFC) En Colombia el SNA se encuentra integrado los archivos de las entidades del Estado y el Archivo General de la Nación, quien lo coordina y orienta, bajo criterios de unidad normativa, descentralización administrativa y operativa, concurrencia y subsidiariedad. Sus integrantes tienen a su cargo la adopción, articulación y difusión de las políticas, estrategias, metodologías, programas y disposiciones que en materia archivística y de gestión de documentos y archivos determine el Archivo General de la Nación.

John, cerramos esta entrevista con un inmenso gracias. Deseamos muchos éxitos en tu gestión como Presidente de la Sociedad Colombiana de Archivistas y dejamos las puertas abiertas para trabajar en otros espacios colaborativos que nos permitan continuar el ejercicio de fortalecimiento gremial y archivístico.

[1] Jaén, 2007; p. 23


Entrevista realizada por Sergio Gómez Flórez.

Banner Archivoz en español

«Los gremios son la comunidad donde podemos encontrar el espacio para manifestarnos profesionalmente». Entrevista a John Cuervo, Presidente de la SCA

John Francisco Cuervo Alonso, es un colega y amigo archivista, que hace tiempo queríamos entrevistar, pues su visión de la archivística y la gestión documental y sobre todo su experiencia, lo hacen un candidato a darnos una entrevista que guste a nuestro público. Por fortuna esperamos un poco y ahora, por fin tenemos el gusto de contar con su conocimiento y experiencia.

Actualmente, John es presidente de la Sociedad Colombiana de Archivistas la cual viene en un crecimiento vertiginoso que seguro le permitirá posicionarse muy bien en el campo gremial y consolidar grandes éxitos.

John, bienvenido a Archivoz. Como mencioné, es un gusto poder conversar contigo.

(John Francisco Cuervo) Apreciado Sergio y a todo el equipo de Archivoz, por supuesto y el gusto es mío, agradezco la deferencia en invitarme a este espacio.

(Archivoz) cuéntanos un poco de tu paso por la docencia

(John Francisco Cuervo) Mi primer ejercicio docente se dió en el segundo semestre del año 2002, en una situación de salida de una Profesora y me invitaron a que asumiera la materia, Bases de datos II, de la Decanatura de la Facultad de Sistemas de Información, Bibliotecología y Archivística de la Universidad de La Salle, institución de la cual soy egresado, como reemplazo en ese momento y que hice con entusiasmo, pero con toda la novatada del caso, dado mi escaso conocimiento pedagógico.

Lo recuerdo muy particularmente porque varios de sus alumnos, hoy en día son colegas con los cuales hemos compartido en proyectos y en determinados ejercicios, entre ellos recuerdo a Luis Eduardo Peña, John Fredy González (expresidente de la SCA), John González Flores, Claudia Villate, entre otros destacados profesionales que hicieron parte de ese grupo. Sin embargo, dado que no había graduado de la Especialización en Redes de Información, programa que desarrollo la Pontificia Universidad Javeriana, no tuve la opción de continuar dictando la materia. Posteriormente, a inicio del año 2007, por supuesto ya graduado de la especialización, fui invitado por la Dra. Ruth Helena Vallejo, en ese momento Decana de la Facultad de Sistemas de Información, Bibliotecología y Archivística de la Universidad de la Salle, a integrar el equipo de profesores para el área de tecnología, ejercicio que acompañé hasta finales del año 2008. La buena nueva es que volví a la catedra, pero esta vez en el nuevo programa de Archivística y Gestión de la Información Digital de la Universidad Distrital, el cual esta coordinado por la Dra. Ruth Vallejo.

(Archivoz) John, hablamos sobre los gremios archivísticos en general. ¿Por qué son importantes y por qué los archivistas debemos interesarnos en ellos?

(JFC) Empecemos con lo primero, porque son importantes. Los gremios son la comunidad donde podemos encontrar el espacio para manifestarnos profesionalmente, es decir, luego que nos graduamos, de alguna forma nos desvinculamos del entorno académico, en la mayoría de los casos, y nos queda el espacio del gremio donde podemos no solo mantener nuestra comunidad profesional con la cual nos formamos, sino que además la ampliamos porque allí participan, o deberían participar todos aquellos que hacen parte de esta, o como mínimo, deberían hacerse representar allí.

Este espacio es el que permite darnos visibilidad, no solo desde lo profesional, sino como instancia idónea de consulta para el Estado y para Sociedad. Dicho esto, es paradójico que nuestro gremio este tan, numéricamente hablando, mal representado y que los colegas en vez de buscar incluirse manifiesten su inconformidad con los mismos, de un lado, no integrandose a ellos, pero lo mas grave es dañino para la profesión, descalificándolos sin hacerse parte activa de los mismos y la importancia que esto conlleva, porque en, sentido gremial, la unión hace la fuerza y a pesar que muchos de nuestros colegas tienen unos vínculos laborales aceptables, existe otro tanto que no logran que se respeten los espacios profesionales que les corresponden a quienes se han formado en la base en esta noble profesión, y que además de ello, seamos satanizados por quienes no solo desconocen este ejercicio profesional, sino que además, se han conocido casos, donde las entidades u organizaciones han terminado afectadas por su vinculación. Lo anterior, sin mencionar, las afectaciones y los problemas que se han originado algunas entidades que son proveedores de servicios archivísticos, a los que yo denomino los mercaderes de los archivos, que, al desconocer a los profesionales archivistas, priman el beneficio del lucro a toda costa, sobre los resultados, que en algunos casos han sido nefastos para los archivos de las entidades y por supuesto para nuestra sociedad.

(Archivoz) Seguro tienes una visión global de la situación de las entidades gremiales, ¿qué puedes compartirnos?

(JFC) No como quisiera, pero si puedo indicarte que elementos veo. En el ámbito archivístico es importante decir que, dentro del Consejo Internacional de Archivos, el ente rector de archivística, en el mundo, existe un Comité Directivo de Asociaciones Profesionales que tiene 43 años de existencia y que realizó su última reunión anual en Santiago de Chile, en mayo 2019, evento que por primera vez se realizó en Suramérica.

Ahora bien, que asociaciones participaron de esta parte del continente, salvo la Asociación de Archiveros de Chile, que preside nuestro colega y amigo Eugenio Bustos, creo que muy pocas y de Colombia ninguna. Esto es muy diciente de cual es la situación gremial en este ámbito regional, con el agravante que ALA, el capítulo Iberoamericano de ICA, no tiene aun conformado un comité o grupo de asociaciones nacionales de profesionales archivistas o archiveros o archivólogos, como lo quieran definir, que seria el primer paso para tener una representación mas directa en el Comité Directivo de Asociaciones Profesionales del Consejo.

Existe un libro que escribió un colega y amigo Didier Grande, Archivista de la Ciudad de Ginebra y quien fue asesor de David Leitch, Secretario General del ICA, durante su estancia en ese cargo, y allí entregó un análisis de mas de 20 asociaciones de todas partes de mundo y donde señala cuáles son sus propósitos y sus enfoques, lo triste es que nosotros no quedamos incluidos allí.

Los ejercicios gremiales tienen una visión no solo cortoplacista sino muy centralista, en una profesión que es una disciplina que tiene prácticas universalmente aceptadas. Quisiera cerrar con una noticia positiva y es el hecho que la Asociación Latinoamericana de Archivos, ha convocado a las Asociaciones Nacionales de Archiveros, como lo han denominado, para iniciar un ejercicio que debe culminar con la conformación de un grupo o comité de estas asociaciones dentro de ese organismo.

Como iniciativa propia ya se han realizado contactos entre la asociación peruana y la colombiana, situación que surge de la acogida y aprecio que tienen nuestros colegas de ese país por el nuestro y esperamos seguir sumando a otros países, en este sentido, nunca es tarde para realizar estas tareas.

(Archivoz) Y en Colombia?

(JFC) Desde mi perspectiva, tenemos mucho terreno por avanzar en el fortalecimiento de los gremios archivísticos del país y de las regiones. En el país, debemos decirlo con orgullo, en relación con la Sociedad Colombiana de Archivistas – SCA, no solo es el gremio profesional nacional más grande e importante de archivistas en el país, sino que es ampliamente reconocido y ello es el resultado de un trabajo iniciado hace ya casi 20 años, que, a propósito, vamos a celebrar con orgullo, pues en la práctica, el gremio que existió hace algunos años conocido como la ACAR, tuvo una vida de 15 años y ya no existe. Lo anterior, no implica que la SCA no tenga problemas y dificultades, pero su duración en el tiempo es un indicador de constancia.

En relación con algunas agremiaciones regionales que se han creado en los últimos años, mi lectura es que han sido creadas con interés particularizados y un rasgo de ello es que tampoco han mostrado interés en hacer acercamientos con la SCA o con el Colegio Colombiano de Archivistas – CCA, con el agravante que el ámbito territorial la presencia profesional es en extremo mínima o inexistente en muchos de los casos, lo cual, desde lo técnico impacta negativamente el actuar de tales agremiaciones dado que su línea base desconoce, por acción o por omisión, principios y fundamentos técnicos que no pueden ser desatendidos.

(Archivoz) Ahora que eres presidente de la organización gremial más grande e importante de archivistas colombianos, cuéntanos sobre la SCA: Qué hacen, para quienes, cómo funciona

(JFC) Bueno Sergio, es una muy buena pregunta y por ello debo realizar un contexto que considero importante realizar antes de dar respuesta a tu pregunta. La creación de la Sociedad Colombiana de Archivistas se da en un momento en que, al margen del cambio de siglo que es una anécdota importante, los gremios existentes para esa época, como lo fue ACAR que ese momento solo se encontraba activo el capitulo de Antioquia, y de otro lado ASEBIAR, que estaba postrado ante la administración de un grupo de profesionales que no le proporcionaba dinámica e innovación y que tampoco permitía su renovación, se convocó a un grupo de profesionales del sector archivístico, provenientes fundamentalmente de las facultades de las universidades de La Salle y Javeriana, dentro de los que me cuento, dado que también soy socio fundador de la SCA, buscando espacios que ampliaran el espectro de la participación y que no se limitaran a los ejercicios que realizaban las asociaciones de egresados de las facultades mencionadas, además de manifestaciones de actores del sector que veían muy oportuno que los archivistas se hicieran representar gremialmente, aunque, para ese momentos, hubiese sido una iniciativa muy centralizada en Bogotá, pero en todo caso, necesaria en todo el ámbito nacional.

Ahora bien, sobre qué hacemos lo debemos fijar puntualmente, tal como lo tiene definido el artículo 2 de nuestros estatutos, que indica que somos una agremiación profesional sin animo de lucro, cuyo objetivo fundamental es conformar una fuerza profesional que mejore las condiciones profesionales de los archivistas del país, así como promover la modernización de los archivos colombianos y la protección del patrimonio documental archivístico de nuestra nación.

El cómo y para quienes lo hacemos, los establecen los fines de la SCA de los cuales destacamos el de agrupar profesionales, no exclusivamente archivistas, vinculados con el ejercicio de la archivística, así como también las instituciones que desarrollen este tipo de actividades en el país, enalteciendo y promoviendo la misión de los archivos y el quehacer de esta noble profesión. Vigilando el cumplimiento de la Ley General de Archivos y todas las disposiciones derivadas de esta norma, lo cual incluye la protección del ejercicio a través de profesionales idóneos, lo que incluye el código de ética que este ejercicio demanda y, en virtud de lo manifestado, denunciar los hechos punibles que cometan tanto instituciones como funcionarios en el manejo de los archivos del país. Sin embargo, y esto en función de para quienes trabaja la SCA, el ejercicio de propiciar espacios para la discusión de la problemática archivística nacional e iberoamericana a través de escenarios académicos e institucionales, en beneficio de los archivos, de nuestra profesión, pero principalmente de los ciudadanos, que es nuestro objetivo fundamental, si queremos una sociedad con mayor equidad y mejores garantías de derechos.

Dicho todo lo anterior, entramos al aspecto más complejo y problemático de la SCA, el cómo lo hacemos, y en ello también debo realizar un contexto, por supuesto tiene una alta carga subjetiva, pero creo que es algo que honestamente se debe hacer, si queremos, realmente, propiciar un cambio profundo en este aspecto. Como dije antes, soy socio fundador y en mi paso por la SCA, fui vocal, luego en una administración posterior, fui tesorero y mi último ejercicio fue el de fiscal, y eso fue hace casi 15 años. Y porque menciono esto, porque durante ese tiempo, como ocurre ahora, las administraciones concentraron su actuar en actividades con una alta carga administrativa y el ejercicio de dirección, que es el que debe desarrollar una Junta Directiva, quedaba supeditado a superar los baches administrativos. Para poder resolver esta situación se debe contar con un apoyo administrativo que libere la Junta Directiva del quehacer administrativo más operativo y lo concentre en los aspectos más tácticos y le de espacio para desarrollar el direccionamiento. Esto implica que deba existir una dirección administrativa que este sujeta a la Junta Directiva, y lo desarrolle como un ejercicio funcional. En general, las diferentes administraciones han adelantado sus ejercicios con un alto desgaste administrativo, que incluso ha ocasionado que algunos de sus ejercicios se hayan realizado a sus costas, situación que no debe presentarse en una organización gremial y que debería ser subsanada básicamente por el aporte de sus asociados, en el peor de los escenarios, y por ejercicios que desarrolle la propia asociación para su sostenibilidad y desarrollo, ya que esta en capacidad de hacerlo.

(Archivoz) Cuáles son tus metas en esta organización?

(John Francisco Cuervo) Lo primero, es ordenar la casa, para nadie es un secreto que este es nuestro gran talón de Aquiles, dado que varias de las estrategias que se quieren desarrollar, dependen de una sostenibilidad institucional y los números no nos están ayudando en ello. Si queremos tener un soporte administrativo que nos libere de actividades operativas debemos mejorar nuestros números. Una de las varias, estrategias que tenemos previstas, es aumentar consistentemente nuestros asociados, no es coherente hablar de mas de 900 asociados, y ver que solo tenemos activos alrededor de 50. En este aspecto tenemos un foco muy importante y debemos lograr que, al menos un 20% de ellos, se reactiven y generar un efecto domino para que los demás lo hagan por una acción de convicción. Por supuesto existen otras estrategias que nos van a ayudar con los números y la sostenibilidad, pero como agremiación el volumen de asociados es fundamental para su fortalecimiento.

El segundo aspecto, es la internacionalización de la SCA, somo la organización gremial nacional de los archivistas colombianos y su ejercicio a través de estos 20 años la ha llevado a posicionarse en el ámbito territorial, y esto es evidente no solo por las solicitudes que se reciben desde el territorio para que la SCA acompañe y participe en ejercicios allí, sino por la participación que registran están actividades, en mi criterio es un potencial que no se ha sabido aprovechar, no obstante, el punto es que nuestra profesión goza de reconocimiento en el ámbito iberoamericano, pero como lo mencione antes nuestra participación externa, por lo menos desde lo gremial, es nula y por ello es necesario que la SCA se haga participe no solo en la Asociación Latinoamericana de Archivos sino en el Consejo Internacional de Archivos. Al respecto te puedo adelantar que ya hemos establecido comunicación con ALA y esperamos que en lo que resta de este periodo, hagamos parte de esta organización, con los beneficios que ello implica. El siguiente paso en esta meta, por supuesto es ICA.

El tercer aspecto corresponde con el de la imagen y la respetabilidad de la SCA por parte de la institucionalidad. Tenemos que lograr que la SCA, de un lado, tenga el mismo reconocimiento que tiene en el ámbito territorial y que, al contrario de lo que sucede ahora, sea la institucionalidad la que acuda a consultar a la SCA y no al contrario, como sucede ahora y que le quita espacio para la toma de decisiones en aspectos relevantes no solo para la profesión sino para los archivos del país, en donde el ente profesional más idóneo debe pronunciarse con autonomía y ser escuchado con respeto. Para ello, también estamos recuperando la presencia de la SCA en los Comités Técnicos de ICONTEC, los cuales están trabajando en articulación con el AGN.

Por supuesto existen más objetivos por desarrollar, pero estos tres aspectos son los que reconozco como los más estratégicos para nuestra agremiación.

John, gracias por esta primera parte tan interesante y cargada de enseñanzas en torno al ejercicio gremial profesional. Invitados todos a seguir pendientes de la segunda parte de la entrevista que saldrá en apenas un par de días.


Entrevista realizada por Sergio Gómez Flórez.

Banner Archivoz en español

“Somos herederos de todos estos movimientos de protesta que no suceden en un vacío, sino que son toda una historia que hemos estado haciendo desde 1898”: Entrevista a Marisol Ramos, Joel Blanco Rivera e Irmarie Fraticelli Rodríguez del Proyecto RickyRenuncia (1era parte)

El 13 de julio de 2019, el Centro de Periodismo Investigativo publicó 889 páginas de comunicaciones privadas entre el gobernador de Puerto Rico, en aquel entonces, Ricardo Rosselló Nevares y miembros de su gabinete a través de la plataforma de mensajería Telegram. Dentro de esas comunicaciones se encontraban comentarios misóginos, homofóbicos y esquemas de corrupción. “¿No tenemos algún cadáver para alimentar a nuestros cuervos?”, escribió uno de los miembros del chat en referencia a las muertes ocasionadas a causa del Huracán María que azotó a la isla en el 2018. Se estima que en las repercusiones del huracán murieron alrededor de 4,600 personas.

El resultado de la filtración del chat fue un llamado inmediato y colectivo a la renuncia del gobernador, etiquetado en las redes sociales como #RickyRenuncia. Luego de dos semanas de protestas masivas, Ricardo Roselló anunció su renuncia, por medio de la página de Facebook del gobierno de turno, el 24 de julio de 2019.

El proyecto RickyRenuncia tiene como objetivo preservar materiales digitales relacionados a la renuncia del gobernador. En esta entrevista, Marisol Ramos, Bibliotecaria de Investigación de Estudios Latino Americanos e Ibéricos en la Universidad de California, Joel Blanco Rivera, profesor en la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía en la Ciudad de México, e Irmarie Fraticelli Rodríguez, estudiante de postgrado de Ciencias de la Información en la Universidad de Michigan, se reunieron con Archivistas en Espanglish para narrar cómo se dieron a la tarea de recopilar materiales tanto digitales como físicos y nos explican cuál es la importancia de documentar estos sucesos mediante métodos no-tradicionales.

(Archivistas en Espanglish) ¿De dónde surgió la idea del proyecto y cómo se dio la colaboración entre ustedes?
Tweet más compartido durante las protestas.

Tweet más compartido durante las protestas

(Joel) El proyecto comenzó en medio de las protestas. Marisol preguntó en su muro de Facebook si se estaba documentando lo que estaba sucediendo. Entonces yo le respondí porque justo cuando habían comenzado las protestas yo había comenzado a recopilar los tweets con la etiqueta #Rickyrenuncia. De ahí fue orgánico, comenzó la conversación y al poco tiempo Irmarie se incorporó al grupo.

(Irmarie) Todo fue espontáneo. Se trató de comentarios y conversaciones a través de Facebook. Por mi parte, durante la protesta masiva en la Autopista Luis A. Ferré se me ocurrió la idea de recuperar las pancartas. Las estaban tirando porque estaba lloviendo y se habían ensopado. De ahí Marisol me puso en contacto con Fernando Acosta, archivista del Princeton Library Digital Latin American Archive of Ephemera, donde tienen un enfoque de recopilar materiales puertorriqueños y entonces las pancartas le eran de gran interés.

(JBR) Entonces Irmarie tenía las pancartas, yo estaba con lo de Twitter y de ahí surgió la idea de también coleccionar contenidos de la web, especialmente noticias. Después me enteré de que el Internet Archive tiene una colección llamada “Spontaneous Events Collection” la cual le permite a grupos solicitar se parte de la colección con la ventaja de que no requiere pagar una subscripción a Archive-It. Entonces enviamos un correo al Internet Archive y al otro día nos aceptaron la propuesta. La responsabilidad de nosotros era hacia la selección de los recursos que iban a formar parte de la colección y también trabajar con los metadatos. El equipo del Internet Archive se encargó de todo lo técnico.

(AE) ¿Nos pueden hablar de cómo vivieron el verano del 2019 y cómo esas experiencias personales tuvieron un efecto en la creación del proyecto, la curaduría de contenido, las vías de acceso, alcance, etc?

(Marisol) Los que estamos fuera de Puerto Rico somos testigos de lo que está pasando en Puerto Rico pero también testigos de lo que está pasando con los puertorriqueños en la diáspora. En EEUU los puertorriqueños se estaban conectando y convocando marchas. Eso como que nos tocó. Como que no era nada más una cosa pasando en una islita en el Caribe.  El internet y las redes han extendido donde y quien se reconoce como parte de la identidad boricua. Tengo un amigo en Estonia y él hacía sus fotos allá, el único puertorriqueño, y las ponía en Facebook hablando de como él se estaba sintiendo y como quería estar allá como parte de las protestas ya que él había estado en Puerto Rico cuando pasaron las protestas de Vieques. Eso fue más o menos lo que me conectó; lo que me hizo pensar qué cosas queremos discutir.

(JBR)  Mi caso es un poco similar al de Marisol pero estando en México. A nivel personal por un lado sentía solidaridad y por otro nostalgia. No sé si nostalgia es la palabra correcta pero sentía que quería estar allá como puertorriqueño pero también como archivista. Por eso me he enfocado en archivar tweets. Tenía un dataset de tweets relacionados a la huelga del 2017 de la Universidad de Puerto Rico. Justo ese semestre Irmarie había sido mi estudiante y ese fue el semestre en el estaba trabajando para archivar tweets con mis estudiantes, usando Scalar y trabajando el tema de la situación fiscal y todos los recortes que estaban pasando en la Universidad. Entonces ya cuando surge lo de Roselló, también tuve ese interés de ir coleccionando tweets. Además como archivista sé que por razones principalmente tecnológicas no podemos esperar un año para entonces empezar a poder recopilar información digital, particularmente en las redes sociales. Pero eso también puede llevar a un proceso de pura acumulación y no es lo que quisimos hacer. Es más bien un proceso de selección.

(IFR) Para ese momento estaba en la isla y jamás pensé que iba a terminar haciendo un poco de archivística dentro dentro de las protestas porque yo me veía como una persona que estaba en la protesta. Yo también estaba molesta. Yo también quería ir a La Fortaleza a protestar  y también llevé mis pancartas. No fue hasta que leí las ideas que Marisol estaba publicando en Facebook que caí en conciencia de que yo también tengo todos estos conocimientos de cómo documentar estos eventos y tengo que aprovechar ese conocimiento. Recuerdo que en la misma protesta masiva yo le pregunté a mi hermana: “Debería recoger pancartas?, ¿ustedes se atreven a recoger pancartas conmigo?”. Terminamos todos bajo la lluvia recogiendo pancartas. Durante ese proceso no tuve mucho criterio de selección porque sabía que tenía que hacerle un acercamiento a la gente pero también sabía que ese acercamiento tenía que ser rápido y reconociendo que la gente estaba molesta. Así un poco aproveché y recogí las pancartas que la gente había tirado mientras entrevistaba a gente rápidamente. Sólo les pude pedir su primer nombre y preguntar por qué estaban ahí. Pude recopilar alrededor de 7 audios de personas leyendo sus pancartas y lo interesante es que en su voz se le nota la rabia que sentían.

Pancartas de protestas siendo secadas. “¡Un proceso improvisado y de bajo costo!”, destacó Irmarie jocosamente.

(AE) ¿Por qué decidieron comenzar coleccionando páginas web y Tweets para relatar este momento en particular?

(MR) Una de las razones es el hecho de que queremos que nuestro sitio web muestre que Puerto Rico es parte de movimientos sociales más grandes que la isla, que esto no es algo aislado, es una respuesta y es una adaptación de tácticas y movimientos que están pasando a nivel global. Porque precisamente si miras todo lo que se estaba compartiendo en las redes sociales se ve una conjunción de movimientos feministas, anticapitalistas anticorrupción, antirracistas,  derechos LGBTQ, entre otros. La comunicación estaba pasando en su mayoría en las redes y además hay una diferencia entre las cosas que aparecen en las noticias y lo que está pasando en la calle. Por eso es que queremos representaciones diferentes a las que aparecen en los medios de comunicación principales, porque estos hacen sus propias historias y escogen qué historia va a ser representada. De repente tienes un énfasis en ciertos individuos como Ricky Martin, Bad Bunny, el Rey Charlie, el perreo combativo y, es chévere, pero también habían otras cosas pasando y otra gente participando. Por eso el énfasis en lo digital. Además por su aspecto efímero, muchos archivos en Puerto Rico o en EEUU no tienen la flexibilidad o la capacidad para preservar este tipo de recurso mientras que nosotros llevamos años trabajando este tipo de cuestionamiento. Nos pareció que podríamos romper patrones y barreras tirándonos “de pecho” en un área difícil. Si no salimos de lo tradicional, miles de historias desaparecen. 

(JBR) Parte de lo que se ha documentado es sólo una representación de cómo se llevaron a cabo las protestas, particularmente el uso de las redes sociales como medios de comunicación. La cuestión de lo efímero es un detalle importante y también creo que es importante recalcar lo que estaba pasando fuera de San Juan. Los medios principales estaban poniendo imágenes de protestas en San Juan, especialmente en el Viejo San Juan.  Pero la realidad es que eso ocurrió en todo Puerto Rico y en Estados Unidos también. En el caso de la colección web no nos enfocamos solamente en noticias de los periódicos principales de Puerto Rico sino que también identificamos noticias de periódicos regionales. Era importante para nosotros identificar esas noticias como otra manera de documentar lo que sucedió. Porque siempre estarán los archivos oficiales que hablen sobre esto pero también existe este otro tipo de información que entendemos es igual de importante de preservar y difundir.

(MR)  También cabe enfatizar que las pancartas son creadas para el momento y la gente no las crea con intención de guardarlas para el futuro y si Irmarie no hubiera estado ahí, además de otros archiveros y bibliotecarios que hicieron lo mismo, no tendríamos casi registro de ese aspecto de las protestas. Aún así, representa sólo una fracción de todas las pancartas que se crearon durante ese período y el único otro récord de pancartas es a través de todas las imágenes en las protestas de la gente que tomaron fotos y por eso es que es importante el elemento físico, aunque a veces lo único que queda es lo efímero.

(IFR) Fue importante recopilar memes. Muchas de las convocatorias que se llevaron a cabo se dieron a través de memes. Estas también son imágenes que la gente crea pensando que son para un día en particular y después mueren. Además, las convocatorias muestran los múltiples sectores de la sociedad aquí y afuera que participaron como individuos y como organizaciones. Así que recopilar estos elementos digitales también nos llevan a reflexionar sobre los múltiples equipos que participaron y que aunque se diga que es una sola voz, la realidad es que fueron muchas organizaciones las que se unieron a esta protesta. Y ahí es donde está el valor histórico: en reconocer toda esa variedad de organizaciones, individuos y comunidades que salieron a protestar.

(MR)  Además tenemos la música y de la danza y cómo se utilizó como herramienta de resistencia y de protesta. Esos también son momentos bien efímeros y espontáneos y la única evidencia que tenemos de que sucedieron eran los vídeos que la gente estaba subiendo a las redes. Un buen ejemplo también son los cacerolazos. Era muy interesante como la gente, digamos en Nueva York, sacaba sus cacerolas y se tomaban vídeos para mostrar solidaridad con la gente en Puerto Rico. Hay un elemento de performance en todo este tipo de protesta que muchas veces no es capturado por los medios. Por eso queremos hacer un llamado a la gente a donar sus recursos digitales para así poder representar esa diversidad de voces que nunca se hubieran unido sino fuera por estos eventos.

(JBR) Cabe mencionar que también se recopilaron periódicos de distintos países. Y al igual que las pancartas sólo muestran una fracción de las personas que estuvieron ahí. Pero sigue siendo importante aclarar que el archivo RickyRenuncia no es un título absoluto, por eso le queremos dar énfasis al concepto de representación y reconocer los límites, silencios y vacíos del archivo.

(AE) La colección formará parte del Spontaneous Event Collections. ¿Cómo definen la palabra “espontáneo” en este contexto? ¿Por qué es esto un evento espontáneo?

(MR) Es una conversación que hemos tenido desde el principio de este proceso. Primero, es el nombre que usa el Internet Archive para describir eventos como Black Lives Matter y la Primavera Árabe. Podríamos decir que la palabra “espontáneo” es un poco disputada y en realidad no creo que sea la correcta. Hay momentos que sí son espontáneos como hacer una convocatoria por Facebook o Twitter y a partir de eso de repente todo el mundo aparece. Lo que no es espontáneo son realmente todas las organizaciones que se unieron y que hace años están protestando, desde que se estableció La Junta y desde el huracán María y algunos mucho antes que esos desastres. Por eso es que es una combinación de momentos espontáneos; pero espontáneos sólo en el sentido de cómo las protestas no consistían de un sólo grupo organizando a todo el mundo con antelación. Hay que matizar lo que es espontáneo versus lo que en realidad son organizaciones de base que ya estaban trabajando y que utilizaron el chat para galvanizar protesta y llamar atención a lo que estaba sucediendo en el país. Por eso es un evento histórico, porque no se parece ni siquiera a cuando hubo las protestas de Vieques, la Telefónica o las huelgas de los trabajadores. Porque esos son eventos que tenían raíces particulares pero lo del chat cortó a través de grupos porque creo que casi todo el mundo en Puerto Rico puede decir que perdió a alguien durante o después de María por la falta de organización, de coordinación, de apoyo y de responsabilidad por parte del gobierno de Puerto Rico y el gobierno de EEUU. Cualquier humano ve que se están burlando de los muertos y le va a servir de catalítico.

(JBR)  Esto es una buena pregunta para el Internet Archive. Pero sí, totalmente de acuerdo. Es importante notar que no fue que se filtró un chat y todo el mundo se molestó. El chat fue sólo la gota que colmó la copa.

(MR) La espontaneidad también viene de que el proyecto surgió de un post en Facebook. Y además, como humanos tenemos un impulso a organizar información y una manera de hacerlo es poniendo categorías y etiquetas. Quizás debemos pensar en otra etiqueta que sea más apropiada para este tipo de eventos.

(IFR)  Hasta cierto punto yo lo había pensado como el acto de nosotros tres como equipo reunirnos durante esa semana a dedicarnos a documentar. Primero el post de Marisol y después mi idea de recopilar pancartas en medio del expreso bajo la lluvia. Creo que eso también refleja la espontaneidad del proyecto. También fue espontáneo cómo se unieron al resto del equipo los programadores y diseñadores. Así que quizás la palabra espontánea habla más de nosotros que del evento como tal. Aparte la beca que nos acaban de otorgar del Institute of Museum and Library Services también fue algo bien espontáneo.

(MR) Al igual que la persona que toma una foto y de pronto esta se vuelve viral. Lo espontáneo es la conexión que estamos formando a través de tecnología que hace 20 años no teníamos. Ya no está en el reino de los fotógrafos profesionales sacar buenas fotos o vídeos. Ahora todos somos ciudadanos con la capacidad de archivar, con la capacidad de reportar y con la capacidad de exigir justicia. Y somos nosotros quienes tenemos que preservar nuestra propia historia, no podemos depender de instituciones ya que si no es parte de su misión, especialmente como comunidades minoritarias o marginadas, no existimos. A veces es mejor coleccionar las cosas y eventualmente buscar la institución o la organización no sólo con los recursos pero que también entienda de dónde vienes. Nosotros estamos tratando de facilitar eso. Servir de intermediarios es una manera de continuar este activismo archivístico con el cual estamos comprometidos. 

Haz click aquí para leer la segunda parte.

Imagen destacada: Listado de hashtags más populares, extraídos utilizando la herramienta TWARC.


Entrevista realizada por Cristina Fontánez Rodríguez, Yvette Ramírez y Caroline Gil.

Banner Archivoz en español

«Hace tiempo que las mujeres ocupan cargos de responsabilidad en la Biblioteca»: Entrevista a Raffaella Vincenti, Secretaria General y responsable de la oficina de la Biblioteca Apostólica Vaticana

En Archivoz tenemos el honor de entrevistar a Raffaella Vincenti que ocupa desde el año 2016 el cargo de Secretaria General y responsable de la oficina de la Biblioteca Apostólica Vaticana, ratificado este año por el Papa Francisco. Raffaella ha tenido una trayectoria brillante desde que en 1994 se licenciara en Historia de la lengua italiana (con Luca Serianni) en La Sapienza en Roma, pasando a especializarse en 2004 en la Escuela Especial para Archiveros y Bibliotecarios de La Sapienza, con una tesis en Informática para archivos y bibliotecas. Fue la primera mujer en la historia en entrar en el Consejo de Bibliotecas de la Biblioteca Apostólica Vaticana y desde 2010 enseña Bibliografía y Referencias en la Escuela de Biblioteconomía del Vaticano. Ante la repercusión de la ratificación de su nombramiento, hemos considerado de gran interés para nuestros lectores saber un poco más acerca de esta gran profesional del ámbito de las bibliotecas.

(Archivoz) Muchas gracias, Dott.ssa Vincenti, por colaborar con la revista. El pasado 12 de junio el Vaticano publicaba una nota de prensa en la que decía textualmente “Raffaella Vincenti, nombrada por el Papa como nueva jefa de la oficina de la misma institución, donde anteriormente ocupaba el cargo de secretaria” saltando inmediatamente a todos los medios por considerarse un claro signo de apertura que viene precedido de otros mensajes como el ofrecido por el Santo Padre en la Misa celebrada el 1 de enero de 2020 en la que indicaba la necesidad de involucrar a las mujeres en la toma de decisiones.

(RV) Tengo que confesar que la noticia ha tenido una repercusión exagerada en los medios dado que, en realidad, se trata de la confirmación de un puesto que S.E.R. el Card. Parolin me había otorgado en 2016, después de que mis superiores en la Biblioteca Vaticana me hicieran responsable de la Secretaría. Varias agencias de prensa han destacado el nombramiento quizás porque se ha producido junto al de Antonella Sciarrone Alibrandi, de mayor relevancia, como miembro del Consejo Directivo del AIF (Autoridad de Información Financiera).

Por supuesto, agradezco enormemente al Santo Padre la ratificación oficial del puesto; el papa Francisco tiene muy presente la labor profesional de las mujeres en la actividad de la Santa Sede, al mismo tiempo, es un deber para mí recordar que fueron los Prefectos de la Vaticana, tanto Raffaele Farina, ahora cardenal, como Mons. Cesare Pasini, el Prefecto actual, los que me nombraron responsable del Departamento de Adquisiciones en 2007 y Secretario ya en el 2012, antes del nombramiento del Card. Parolin. Ambos, y junto a ellos el P. Leonard Boyle, que me dio la oportunidad de trabajar en el Vaticano con un primer contrato de colaboración, han seleccionado al personal en base a sus competencias y sin tener en cuenta el género. Es cierto que la Biblioteca presenta en su organigrama una importante presencia femenina en cargos de responsabilidad, como sucede en paralelo en otras instituciones vaticanas

(Archivoz)¿Cómo se ha desarrollado su carrera profesional dentro de las instituciones vaticanas? ¿Cuáles son las funciones actuales como Secretario General de la Biblioteca Apostólica Vaticana?

(RV) Como he comentado anteriormente, fue el Prefecto Farina (después Cardenal Bibliotecario y Archivero de la Santa Iglesia Romana desde 2007 a 2012) quien me llamó en 2007 para el cargo de jefe del Departamento de las Adquisiciones, la oficina que en la Vaticana se ocupa de la adquisición de impresos. Mi formación es humanística, con una licenciatura en Historia de la Lengua Italiana, y un Diploma en la Scuola Speciale per Archivisti e Bibliotecari, en la Universidad Sapienza de Roma; he completado mi formación con el Diploma en Paleografía Griega y Archivística en el Archivo Apostólico Vaticano y el Diploma de Biblioteconomía en la Scuola Vaticana di Biblioteconomia.

Desde el punto de vista profesional, y teniendo en cuenta mi formación, mi interés se dirigió desde un primer momento al trabajo en bibliotecas y archivos. Después de una primera etapa en Vaticana, en la primera mitad de los años 90’, tuve la oportunidad de trabajar en varias bibliotecas de instituciones académicas (British School at Rome, Ecole Française de Rome, Pontificia Università Lateranense, rete URBS – Unione Romana Biblioteche Scientifiche) o en archivos y centros de documentación de instituciones italianas (RAI, ISTAT, Banca di Roma).

Al volver a trabajar en la Vaticana, y después de algunos años como responsable del Departamento de Adquisiciones, el Prefecto Mons. Pasini me nombró en 2012 responsable de la oficina de la Secretaría, que conlleva varias actividades de coordinación sobre todo con la Prefectura, de la que depende: gestión de las actividades generales de secretaría de Prefectura, Vice Prefectura y Oficina del Cardenal, además del Departamento de Admisiones, que acoge a los investigadores y gestiona el acceso a las salas de estudio; gestión ordinaria del personal; dirección de las tareas relacionadas con el Departamento de Reproducción de documentos; coordinación de las actividades generales de comunicación institucional de la Biblioteca incluida la gestión de las cuentas en redes sociales Twitter (en italiano e inglés) y el control de los contenidos vinculados a la página Web de la Biblioteca.

(Archivoz) ¿Cuál es su opinión personal sobre la apertura del papa Francisco a qué cada vez más mujeres ocupen cargos de responsabilidad reservados habitualmente a los hombres?

(RV) En mi opinión, es una cuestión que debe abordarse en términos más generales y de forma transversal contemplando en primer lugar un reconocimiento de las competencias y conocimientos que vaya más allá del género. Me alegro de que se tenga en cuenta a las mujeres para el acceso a puestos de responsabilidad tradicionalmente reservados a los hombres, pero solo cuando esta noticia no sea recibida como algo insólito o excepcional podremos considerar que el proceso ha finalizado: en ese momento será posible dejar a un lado los discursos de género y concentrarse finalmente en la importancia de la profesionalidad tout court. El Santo Padre habla a menudo del “genio” femenino recordando las características por las cuales las mujeres merecen mayor atención y responsabilidad en el desarrollo de sus actividades profesionales, pero en el ámbito de la Biblioteca, quizás por la fuerte connotación cultural que la distingue de otras instituciones vaticanas, está realidad ya era presente durante el pontificado de papa Benedicto XVI, que nombró a algunas de mis colegas para altos cargos: una de ellas es Barbara Jatta, actualmente directora de los Museos Vaticanos.

En realidad, hace tiempo que las mujeres ocupan cargos de responsabilidad en la Biblioteca y con un nivel de competencia tal que con su labor enriquecen tanto la vida institucional como el conjunto de relaciones y procesos, lo que al final se traduce en un mejor servicio a los investigadores. Como muestra, y por detenerme en aquellas que provienen de países de habla hispana, no puedo dejar de mencionar, con una pizca de orgullo, a la colega (y amiga) Ángela Nuñez Gaitán, responsable del Taller de Restauración de la Biblioteca. El área que dirige ha sido por tradición un ambiente masculino. Ella ha recogido una herencia muy importante, las experiencias y el saber manual que se ha trasnmitido a lo largo de varias generaciones en el Laboratorio, y las ha sabido conjugar con un profundo conocimientos de la teoría moderna de la restauración y, sobre todo, de las tecnologías que permiten una evolución basada en la protección y conservación de los materiales, manteniendo el respeto a su carácter de objetos históricos.

(Archivoz). La Biblioteca Vaticana ha dado en los últimos años un fuerte impulso a la digitalización de sus fondos manuscritos. ¿Qué proyectos existen para un futuro próximo?

(RV) En este momento estamos centrados en el proceso de digitalización, sin embargo, hemos iniciado en modo paralelo una serie de microproyectos colaterales que han ampliado los límites conceptuales. Por citar un ejemplo, a partir de la reproducción digital de los manuscritos se han llevado a cabo otras tareas como la integración con metadatos y la posibilidad de aumentar las posibilidades de estudio en colaboración, gracias a los estándares de interoperabilidad como IIIF, además del estudio de tecnologías más adecuadas para la visualización óptima de detalles difíciles de capturar a simple vista o para el tratamiento digital de materiales especialmente delicados, o a la actividad a favor de la estandarización en el campo de los bienes culturales de los formatos para la conservación a largo plazo como el FITS. Numerosas instituciones académicas de prestigio internacional nos están acompañando en estas nuevas iniciativas, muchas pioneras o de tipo experimental, que podemos considerar que constituyen nuestras propuestas de investigación en un futuro próximo.

(Archivoz) ¿Cómo está viviendo la Biblioteca Vaticana las consecuencias del Covid-19? La Biblioteca Vaticana es una de las instituciones que en primer lugar ha abierto sus puertas a los investigadores, respetando siempre todas las normas necesarias de seguridad e higiene. ¿Cómo valora este esfuerzo, que ha sido muy apreciado por la comunidad científica?

(RV) Al principio, se hizo un esfuerzo importante para trasladar las actividades ordinarias al teletrabajo, no siempre ha sido fácil, pero gracias a la colaboración entre los diferentes departamentos se pudo garantizar la continuidad a distancia de los servicios que no podían sufrir pausas o retrasos. Posteriormente, y al descender el nivel de emergencia, se pudo iniciar un proceso para poder abrir la Biblioteca con todas las medidas de seguridad y volver a las actividades ordinarias. En paralelo, se llevó a cabo un trabajo preliminar de supervisión de los de los espacios para evaluar los posibles riesgos y limitaciones; todo ello, en colaboración con el sistema sanitario interno que nos ha indicado las pautas a seguir.

Una vez que pudimos constatar que respetando las normas de distanciamiento y de higiene era posible retomar nuestras actividades para dar la posibilidad a los investigadores de completar el año académico, hemos abierto las Salas. Ha requerido un gran empeño, pero hemos sido premiados con la gratitud de los estudiosos, que constituyen nuestro focus institucional.

(Archivoz) ¿Qué tipología de usuario consulta y accede habitualmente a los fondos de la Biblioteca Vaticana? ¿Para la adquisición de nuevos fondos bibliográficos qué criterios se siguen en la actualidad?

(RV) Nuestros investigadores son en su mayoría académicos o especialistas en disciplinas humanísticas; la Biblioteca está abierta, de acuerdo con los deseos de los papas que, a lo largo del tiempo, a partir de Nicolás V en adelante, se han sucedido a la cabeza de la Iglesia, a todas las personas, sin distinción de raza, religión o creencia política. Con todo, conservamos un patrimonio particularmente delicado y rico que tenemos el deber de transmitir a las generaciones futuras, por ello el acceso a las colecciones está determinado por los objetivos y especialización de la investigación, lo cual constituye un criterio fundamental para recibir el carnet de la Biblioteca. Naturalmente, también acogemos a los estudiantes que están terminando sus estudios de licenciatura o la han obtenido recientemente, siempre que sus estudios requieran la consulta de los materiales conservados en la Biblioteca. Por regla general, intentamos equilibrar los dos aspectos de la consulta y la conservación, por tanto, invitamos a los investigadores a consultar primero la copia digital y, en un segundo momento, acceder a los originales (siempre que las condiciones del original lo permitan).

Los fondos manuscritos y todos aquellos materiales especiales como las estampas, las fotografías y el patrimonio numismático, conforman colecciones históricas que, salvo casos excepcionales de donaciones o compras particulares, no son alimentadas; los fondos impresos (o su correspondiente electrónico) están abiertos a las adquisiciones y constituyen la linfa vital de la actividad de investigación académica y, por ello, existe una oficina dedicada (del cual he sido responsable de la gestión, como comentaba, desde el 2007 al 2012), dentro del Departamento de Impresos, que se ocupa de las adquisiciones por compra, donación o intercambio. Los criterios se basan en su relación con las disciplinas representadas en las colecciones de la Biblioteca, y un grupo de personas expertas en las diferentes materias, dentro de nuestro personal, asesora a la responsable del Departamento en la selección de los títulos, utilizando en ocasiones las diferentes soluciones ofrecidas por los proveedores más organizados, que a menudo preparan listas de material específico para cada una de las bibliotecas en modo que la selección de las obras funcione de una manera más eficaz.

(Archivoz) Para finalizar, ¿Podría adelantarnos los proyectos que en modo general se plantea la Biblioteca Vaticana para el futuro?

(RV) Ya he comentado las actividades que se están desarrollando en modo paralelo a la digitalización y que probablemente constituirán el centro temático de nuestros intereses de desarrollo e investigación para el futuro. Añado que cada iniciativa requiere un esfuerzo constante para conseguir fondos suficientes que garanticen la cobertura económica: los colaboradores, pero también las actividades de estudio e instrumentación, necesitan, cómo es justo, de una disponibilidad económica que vaya más allá del presente o de un futuro inmediato. El Departamento de Promoción y Desarrollo se dedica a este aspecto en modo específico y su responsable es, también, una mujer. La Prefectura guía su labor proporcionándole una serie de indicaciones para que entre en contacto con las realidades más adecuadas para apoyarnos, no solo económicamente, sino también con un espíritu justo y una correcta declaración de intenciones.


Entrevista realizada por Marta Pavón Ramírez y Víctor Villapalos

Banner Archivoz en español

«Es necesario vivir más al día, no hacer tantos planes a largo plazo y acostumbrarse a niveles de incerteza e inseguridad más altos», entrevista a Mela Dávila, asesora e investigadora independiente, y creadora de Artfile

Con motivo de la actualización de la web Artfile, realizamos una entrevista a Mela Dávila, asesora e investigadora independiente, y su creadora. Nos habla de las novedades que ha incluído en su web, además de contarnos sus proyectos, las complejidades que suponen la gestión documental artística y cómo ha afectado a su profesión la COVID-19.

(más…)

“A Través de los archivos es posible volver a conectar hechos históricos y fenómenos que pueden colaborar para resolver problemas actuales”: Entrevista con Thayron Rangel

Hoy contamos con un invitado especial, Thayron Rangel es estudiante de doctorado del Programa de Ciencias de la Información de la Universidad Federal Fluminense (Brazil. Río de Janeiro), Técnico de la Coordinación General de Gestión de Documentos del Archivo Nacional de Brazil y docente invitado del curso de Posgrado en Gestión de la Información en el Centro Universitário Augusto Motta (Brazil. Rio de Janeiro).

(Archivoz) Gracias por aceptar la invitación. En la mayoría de los países en el mundo el pregrado en Archivología no es independiente, esta agregado a las Ciencias de Información; es decir Archivología, Bibliotecología y Ciencia de la Información, las tres áreas juntas forman un título profesional. En Brazil Archivología, Biblioteconomía y Ciencias de la Información son carreras independientes, ¿Qué lo motivó a graduarse en Archivología después de graduarse en Biblioteconomía?

(Thayron Rangel) Primero, me gustaría agradecer al comité editorial por la oportunidad de diálogo. Durante mi carrera profesional tuve la oportunidad de trabajar en bibliotecas (escolares, históricas y especializadas en el área legal), archivos y centros de documentación. A lo largo de mi carrera profesional en Biblioteconomía siempre he tenido contacto con documentos de archivo.

En este camino trabajé durante algunos años en TRANSPETRO (PETROBRAS Transporte, una subsidiaria del sistema PETROBRAS – (Petroleo Brasileiro S.A)) con la gestión de documentos relacionados con los barcos de las empresas. Más tarde, trabajé en otra empresa de ingeniería, esta vez en ingeniería civil. Estas experiencias despertaron curiosidad sobre la práctica archivística adecuada, ya que es notorio que existen varios problemas para la recuperación de información y su contexto de producción con la aplicación del conocimiento de la biblioteca, ya que en Brazil la capacitación y práctica de las áreas de Archivología y la Biblioteconomía son distintas. Paralelamente, siempre me ha interesado la mejora académica, que creo que se recomienda para un buen desempeño profesional. Entonces, ingresé al Máster en Ciencias de la Información y por razones personales abandoné la institución donde trabajaba. Como tenía parte del día libre, busqué capacitación en Archivología, como complemento profesional. Y con el tiempo, Archivología se ha convertido en el principal profesional para hacer. Hoy soy miembro del poder público federal y trabajo en el Archivo General de la Nación.

(Archivoz) ¿Qué consejo le darías a alguien que quiere comenzar una carrera en gestión de documentos?

(TR) La gestión documental es una área estratégica en organismos y entidades públicas y también en empresas privadas. La gestión de documentos puede racionalizar los costos y recursos de la institución (humanos, infraestructura, tecnológicos, financieros) a través de las funciones de archivo de clasificación, evaluación y selección de documentos. El desarrollo y la expansión de los recursos tecnológicos ha cambiado la práctica profesional de muchas áreas y, por supuesto, también de la Archivología. Estos cambios requieren un conocimiento interdisciplinario de profesionales que deseen trabajar con la gestión de documentos, tales como: gestión de flujo y procesos, gestión de bases de datos, gestión de proyectos, además de conocimientos específicos en los campos legal y tecnológico.

(Archivoz) ¿Cómo define la Archivología en Brazil y el papel del Archivo Nacional?

(TR) La Archivología brasileña puede definirse por diferentes elementos y aspectos, por el movimiento socioprofesional (creación de la Asociación de Archiveros de Brazil), por la creación del curso de nivel superior, aún en los años 70, por los primeros eventos científicos y profesionales y no menos importante, para la práctica de archivo. Independientemente del elemento que destacamos para analizar el surgimiento y la definición de la Archivología en Brazil, vale la pena mencionar que la esfera pública tiene un papel importante para el campo de los archivos brasileños. Esto se debe, en parte, a la relevancia que tiene el Archivo Nacional desde su aparición en 1838. El Archivo Nacional es un modelo de buenas prácticas y responsable de la orientación técnica de archivo para los órganos del Poder Ejecutivo federal (su campo de actividad). Sin embargo, el desarrollo de otros campos de estudio en Brazil es notorio, como el de los archivos médicos, los archivos personales y familiares, los memoriales universitarios y algunos otros.

(Archivoz) Coronavirus, ¿qué puede hacer la Archivología para ayudar al mundo a salir de esta pandemia?

(TR) La archivología tiene un papel importante en este difícil período por el que atraviesa la humanidad. Podemos decir que la pandemia expandió y reveló aspectos sociales e históricos preexistentes. Podemos discutir dos dimensiones relacionadas con la Archivología y la crisis de salud. En primer lugar, vimos que la ausencia o la no aceptación de la identificación del registro civil puede conducir a la imposibilidad de acceder a los servicios de salud. Siempre es necesario tener en cuenta que una buena parte de las personas en situaciones de vulnerabilidad social, o en las calles, no tienen los documentos que garantizan su pleno derecho a la ciudadanía. Era necesario que muchas personas se quedaran sin recursos financieros o que necesiten acceder a las políticas estatales de salud para que pudiéramos ver la relevancia de los documentos de archivo y su contexto de producción. Un ejemplo recurrente fue el conflicto causado por la desactualización de los datos de registro de las instituciones bancarias y la alta tasa de fraude y uso de datos personales, indebidamente por parte de terceros, en este período de pandemia. Aquí podemos ver la importancia de la estandarización documental y la fiabilidad de los documentos y el contexto de archivo, de acuerdo con la legislación vigente. Luego tenemos los archivos como representantes potenciales de la memoria y la historia colectiva y nacional. A través de los archivos es posible volver a conectar hechos históricos y fenómenos que pueden colaborar para resolver problemas actuales. Sin embargo, ambas formas de asistencia y colaboración solo ocurren a través de la realización y aplicación de buenas prácticas de archivo, realizadas por profesionales capacitados.

(Archivoz) ¿Qué temas considera emergentes en la gestión de documentos?

(TR) Creo que los temas más emergentes en la gestión de documentos fueron impulsados por el desarrollo tecnológico, la digitalización, la eliminación de documentos digitalizados y, consecutivamente, la evaluación de documentos. Otros temas también están presentes en las discusiones de archivo, como la producción de documentos digitales naturales y la confiabilidad de documentos y sistemas de archivo que protegen los documentos de archivo.

Gracias Thayron por tu disposición y tiempo para esta entrevista. Sin duda ha sido un espacio muy enriquecedor para todos. Esperamos contar con nuevas entrevistas contigo, seguro hay mucho más que contar.

 


Entrevista
realizada por: Débora Villar Melo

«Los Archivos Históricos y su Participación en la Transformación Digital» Entrevista con Claudia Castillo

La Transformación Digital es una tendencia tecnológica y empresarial que ha venido madurando y que dará un cambio sustancial a la sociedad como la conocemos. Los archivos no son ajenos a esta tendencia y como tal, tienen una implicación muy alta en su correcto desarrollo y por ello hemos invitado a Claudia Castillo a que nos dé su visión en torno a los archivos históricos y su relación con la transformación digital, sin duda una entrevista que esperamos disfruten tanto como nosotros.

(Archivoz)Hola Claudia, es un placer tener este espacio contigo.

(Claudia Castillo) Muchas gracias por la invitación, es un gusto compartir en este espacio.

(Archivoz)Cuéntanos de tu historia profesional, ¿cómo llegas a los archivos?

(Claudia Castillo) Desde muy pequeña he tenido un gran interés por el arte y luego de transitar por diferentes espacios de este campo, culminé mis estudios profesionales en Conservación y Restauración de Bienes Culturales Muebles; desde entonces me enamoré no solo del arte, si no de temas relativos a la memoria, la cultura y el patrimonio.

Llegué al mundo de los archivos a finales de la primera década de este siglo, cuando el Archivo General de La Nación de Colombia me abrió sus puertas a la que considero mi segunda casa. Allí he tenido la oportunidad de acercarme a este mundo, que es tan fascinante como complejo, lo que me ha llevado a recorrer un largo pero interesante camino a nivel profesional.

Durante este tiempo, me especialicé en gerencia y gestión cultural y otros estudios relativos a los archivos y gestión documental, que más allá del solo aprendizaje, me generaron grandes inquietudes sobre la conservación y preservación de la memoria y el patrimonio cultural, en un entorno tecnológico tan cambiante como el que estamos viviendo en la actualidad, en donde la los archivos no solo se encuentran dentro de una perspectiva de lo histórico y cultural, si no que este enfoque se extiende al contexto de la transparencia de la información pública y  la garantía de los derechos fundamentales, con una clara orientación hacia el servicio al ciudadano.

Estas inquietudes me llevaron a abordar temas de preservación a largo plazo, preservación digital, estudio de estándares de gestión y preservación de documentos, nuevas tecnologías, así como de políticas y normativa, entre otros. En este devenir obtuve mi título de Magíster en gestión documental, transparencia y acceso a la información y actualmente, con una visión muchísimo más amplia, me he integrado a la praxis de la construcción del patrimonio documental en el contexto de los archivos históricos del país y a la docencia universitaria.

¿Cuál es el panorama general los archivos históricos en el contexto de la transformación digital?

(C.C.)Considero que es un momento clave para la difusión de los archivos históricos, para dar a conocer los valiosos acervos que se encuentran en los archivos generales o institucionales.  La transformación digital es un concepto muy amplio que tiene que ver con todos los cambios que se producen por la incursión de nuevas tecnologías en todos los campos de la sociedad, es decir, en al campo político, económico, social y por supuesto el campo cultural.

Las tecnologías emergentes y el uso de técnicas descriptivas y modelos predictivos a través de la analítica de datos, considero que pueden ser una gran oportunidad para apoyar procesos de identificación de archivos históricos e incluso apoyar los procesos de descripción de los documentos de valor histórico y patrimonial. Por supuesto, el mayor impacto de las tecnologías de la información estaría en temas de difusión.

Interesante, ¿cómo se articula este panorama con la preservación, acceso y difusión de los mismos?

Estos son tres conceptos claves relacionados con los archivos históricos. La preservación es inherente al acceso, no tendría sentido preservar sin asegurar el acceso a los documentos en el futuro. Todas las actividades de preservación que se desarrollan en una institución sólo adquieren sentido cuando se asegura la accesibilidad, entendiendo que ésta incluye la consulta y la difusión de los documentos.

Me identifico con el concepto de acceso de Ray Edmondson, que explica el acceso como el derecho que tiene toda persona a consultar y conocer su patrimonio y como todos los usos, entregas físicas o exhibiciones de los contenidos de un archivo, a través de servicios de información, multimedia, publicaciones impresas, entre otros, que pueden incluir cualquier actividad de difusión con fines educativos, culturales o incluso comerciales.

¿Qué hacer para lograr la preservación del patrimonio documental?

Son muchas las respuestas. En principio diría que estamos en un momento crítico de la preservación del patrimonio documental en particular el de naturaleza digital y precisamente saber qué hacer es el quid del asunto. Digamos que, en el contexto de la preservación a largo plazo, existe una amplia tradición en la conservación y preservación de documentos textuales en soportes como el papel, por ejemplo. Este tipo de documentos constituyen una de las amplias gamas del patrimonio documental que, en condiciones adecuadas, tenemos una mayor certeza del tiempo que estarían disponibles para las futuras generaciones.

Pero si pensamos en los documentos analógicos el panorama de la preservación cambia y se convierte en un tema un tanto incierto; por ejemplo, documentos sonoros y audiovisuales en soportes analógicos, tienen gran riesgo de pérdida no solo por la fragilidad de los soportes, si no por las grandes problemáticas que genera la obsolescencia de los equipos de grabación y de reproducción, las cuales a su vez derivan en grandes dificultades para la valoración de este tipo de documentos.

Frente a esto, muchas instituciones de la memoria han emprendido grandes proyectos de digitalización, como una de las medidas para asegurar la preservación a largo plazo de aquellos contenidos que tienen carácter patrimonial y que por lo tanto deben ser accesibles todo el tiempo que sea necesario.

En tiempos de transformación digital, parecería una gran solución, pero esta situación ha traído consigo otras y más grandes incertidumbres para la preservación del patrimonio documental. Un ejemplo, lo constituyen grandes acervos que han sido digitalizados, pero carecen de elementos de descripción archivística suficientes para su recuperación y fácil acceso o de políticas para su gestión y preservación a largo plazo.

Creo que en este momento existe la tendencia a subordinar la generación de políticas, procesos, procedimientos y buenas prácticas de gestión documental y preservación, al uso o implementación de soluciones o herramientas tecnológicas, lo cual conlleva a grandes riesgos para la preservación de los documentos a largo plazo.

¿Cuál es la importancia del proceso de valoración para la preservación a largo plazo de los documentos de carácter histórico y patrimonial?

Definitivamente la valoración es el eje de la construcción de patrimonio documental porque finalmente, no es un papel, un pergamino, una cinta o un objeto digital lo que queremos conservar para la posteridad, si no el contenido y los valores que este representan. Un papel, por ejemplo, es un material a base de celulosa, con otro tipo de aditivos que lo convierten en un soporte que sirve para realizar un registro cualquiera que este sea. En este punto sería un elemento como muchos más, que aportaría información sobre su tecnología, sobre la forma como fue elaborado en un tiempo específico. Caso distinto es si el mismo soporte contiene el registro de información que lo hace único por la temática, el autor, su firma, etc., que permiten atribuirle valores históricos, científicos, estéticos o culturales, según el contexto de creación y por supuesto del contexto en el que se hace la valoración.

El proceso de valoración supone un análisis riguroso de la producción documental;  para una entidad de la administración pública implica incluso anticiparse a la misma producción documental para crear estrategias que, de acuerdo con los tiempos de retención, permitan que los documentos se preserven a lo largo del tiempo, seleccionando materiales de la mejor calidad o formatos estandarizados, normalizando los procesos y procedimientos de producción documental, de tal forma que se aseguren las características de autenticidad, fiabilidad, integridad y disponibilidad de los documentos por el tiempo que sea necesario.

Establecer criterios de valoración para determinar qué se debe preservar para el futuro es fundamental a la hora de seleccionar los elementos que formarán parte del patrimonio documental, independiente de su soporte o medio de producción. Para el caso de los archivos de las entidades públicas, estos criterios servirán para el establecimiento de los valores primarios o los valores secundarios de los documentos producidos en desarrollo de sus funciones los cuales se ven reflejados en instrumentos como las tablas de retención documental.

En el contexto archivístico, los instrumentos de valoración son imprescindibles para asegurar la preservación a largo plazo de los documentos, porque en ellos se materializa la intención de preservar aquellos que se consideran representativos dentro de un contexto sociocultural determinado, para el conocimiento de futuras generaciones.

Y desde este punto, ¿cómo tratar las colecciones de archivos privados?

Ese es otro de los escenarios de la valoración documental. Los archivos privados son conjuntos documentales producidos por parte de una institución, familia o persona, que revisten algún interés bien sea social, político, económico, técnico, científico o cultural y que por ello se considera que tienen gran significación histórica. Dentro del ámbito cultural, existen pautas o criterios que orientan la atribución de valores a este tipo de archivos, como los valores históricos, estéticos y simbólicos. Una vez se ha identificado el archivo privado, estos son los elementos que, de manera general, se tienen en cuenta para su ingreso a un acervo patrimonial. La clave de para la incorporación de este tipo de archivos al patrimonio documental, está en la creación de estrategias que faciliten su identificación y posterior valoración, en motivar a los poseedores o custodios de este tipo de archivos para que los pongan a disposición de los archivos generales y así asegurar su preservación a largo plazo y su difusión.

El tema de los archivos privados es realmente encantador porque la historia que se cuenta a través ellos tiene que ver con las personas y sus circunstancias en un contexto determinado. Son elementos del patrimonio que generalmente están conectados a procesos, prácticas y eventos que son significativos para una comunidad determinada y por lo tanto son significativos para la memoria colectiva de un país.

Cuéntanos más acerca de ¿La construcción social del patrimonio documental?

Bueno, esta es una idea relacionada con el concepto de patrimonio cultural de Llorens Prats; es algo así como la un construcción social o cultural dentro de un universo simbólico legitimado en donde debe existir consenso en torno a lo que se considera patrimonio o donde se genera un proceso de contextualización o recontextualización de lo que se considera como tal. Esto forma parte de un modelo teórico propuesto por este autor en relación con los procesos patrimoniales, que me gusta como referencia para entender un poco cómo se generan estos procesos, teniendo en cuenta que el patrimonio documental es fundamento de la memoria y la cultura y que los documentos, en su concepto más amplio, constituyen la estructura base de la construcción del patrimonio cultural.

Finalmente cuéntanos ¿Cuáles, consideras son los Retos para la preservación de los Archivos?

Tenemos grandes retos, pero haré referencia a los dos que considero más relevantes.

Uno es asumir con todo el rigor técnico los riesgos para la preservación de los archivos a largo plazo, en particular en el contexto de la transformación digital y su impacto en la producción documental. Adelantarnos a lo que pueda suceder a corto, mediano y largo plazo será la base de la creación de estrategias efectivas de preservación de los archivos.

Y el otro gran reto, es hacer efectiva la gestión del conocimiento en su concepto más amplio, creando las mejores condiciones para el crecimiento del capital humano de las instituciones. Sin duda el resultado será una mayor comprensión de lo que significa la gestión y preservación documental y cómo esto aporta a la generación de valor público y a la construcción del patrimonio documental.

Gracias Claudia por esta genial entrevista. Sin duda nos queda muy claro cómo los archivos son transversales en los procesos de transformación digital. Esperamos que podamos tener más espacios de conversación contigo para continuar hablando de este tema de tanto interés para la comunidad Archivística.


Entrevista
realizada por: José Libardo Borja

«Los retos no solo consisten en aplicar las estrategias para implementar soluciones de gestión de documentos electrónicos de archivos»: Segunda parte de la Entrevista con Ruth Helena Vallejo

Continuamos con la segunda parte de nuestra entrevista con Ruth Helena Vallejo Sierra. Recordemos que en la primera parte Ruth, nos habló sobre los gremios, la formación profesional y las experiencias laborales más siginificativas, junto con los muchos y valiosos aportes que ella ha realizado a la Archivística y la bibliotecología Colombiana. En esta segunda parte, hablamos sobre su percepción de la transformación digital y su impacto en nuestra profesión

[Archivoz] Hoy en día se habla de transformación digital y otra tendencias tecnológicas. ¿Cuál es tu opinión al respecto en estos temas y su articulación a futuro con la archivística, educación, proyección social y la historia?

(RV)Tenemos varios desafíos, el reconocimiento que la archivística como área del conocimiento que tiene muchas implicaciones en los procesos de transformación digital. Superar la cultura organizacional a calificar el tema como competencia de los ingenieros de sistemas; la conformación de planes de estudio más alineados con las nuevas realidades; aunque es preciso reconocer que los retos no solo consisten en aplicar las estrategias para implementar soluciones de gestión de documentos electrónicos de archivos, sino que éste tarea implica la necesidad de construir espacios para el diálogo interdisciplinar con otros profesionales y sobre todo enfatizar en la provisión de servicios digitales dirigidos a la ciudadanía para incrementar los niveles de participación ciudadana y ello requiere de procesos de formación para el establecimiento de la cultura digital.

Igualmente es una oportunidad invaluable, para poner en evidencia el conocimiento que hemos venido perfeccionando a través de los años sobre estándares, procesos, lenguajes controlados, uso de metadatos, interoperabilidad, repositorios, descripción documental, aspectos sin los cuales es imposible hablar de transformación digital.

[Archivoz] En la vida, cuando pasamos por la etapa escolar nos preguntamos luego, que queremos estudiar, o que queremos hacer a nivel profesional. ¿Revélanos  cómo llegaste a los archivos y cuales eran tus expectativas en ese momento?

(RV)Bueno cuando terminé el Colegio, indagué en las guías académicas sobre las profesiones existentes en el país, me encontré con una que tenía que ver con información, libros y lectura y opté por ella porque correspondía con cosas que me gustaban, aunque la verdad cuando eres tan joven para elegir una profesión, tus expectativas no son tan claras. Así llegué al programa de Bibliotecología y Archivística; durante todo mi primer semestre empecé a entender realmente de qué se trataba; en los siguientes semestres en mis  prácticas me enfrenté a un fondo acumulado y la diversidad zoológica que allí se encuentra y entendí que debía reorientar mi visión profesional!!!;  luego mi trabajo de grado, coincidió con la creación del  Archivo General de la Nación en los comienzos de los años 90 y así  con el acompañamiento Jorge Palacios Preciado mi jurado, profesor, y director del AGN, presentamos la “Propuesta para la descentralización del Sistema Nacional de Archivos” como una opción  a la compleja definición de los tipos de archivos y la regionalización del sistema en el país.

Ya en mi etapa académica empecé a ser docente del área y luego como Decana en la Universidad de La Salle tuvimos la oportunidad con el equipo de profesores de pensar la primera maestría en archivística del país, conformar el primer grupo de investigación en el tema, editar y dirigir la revista Códices, que pretendía impulsar la producción de conocimiento científico en el campo. También en este tiempo, pude hacer parte del equipo que lidero el proceso de expedición de la ley de ejercicio profesional, y de ser miembro fundador del colegio profesional, También en el acompañamiento al equipo de profesores de la Distrital para impulsar la implementación de un programa de archivística en la universidad.

Otro aspecto a mencionar es la reflexión que he hecho sobre la necesidad de aplicar el mercadeo de servicios al campo y que se refleja en algunas de mis publicaciones. Hoy te puedo decir que, si tuviera que decidir de nuevo, volvería a elegir ser Bibliotecóloga y Archivista, esta profesión ha llenado todas mis expectativas.

[Archivoz] Para ir cerrando esta entrevista, queremos preguntarte, ¿cómo te visualizas en 10 años y a la vez nuestra profesión como archivistas en Colombia y el mundo?

(RV) En 10 años espero continuar en la docencia, la investigación y la producción académica para aportar al estudio del ejercicio profesional, al desarrollo de la archivística como profesión y a la formación de profesionales con la mayor idoneidad, conciencia social y ética. La archivística debe continuar aportando a la ciudad y al país, creando espacios de diálogo sobre las innovaciones profesionales necesarias para seguir vigentes como profesión, superar la visión instrumentalista; tenemos que convocar al diálogo para resolver las problemáticas del sector y seguir creciendo en el desarrollo de la formación postgradual.

Tendremos que continuar las discusiones sobre nuestros fundamentos teóricos, tener respuestas sobre las estrategias de preservación a largo plazo, tener suficientes claridades sobre el impacto de las tecnologías disruptivas en nuestro quehacer, y especialmente sobre la gestión de datos en las organizaciones.

[Archivoz] Cual de estas universidades marcan la pauta en la academia, cuando hablamos de la archivística y sus aspectos relevantes en formación profesional y académica en Colombia?: Universidad de la Salle, Universidad del Quindío, Universidad de Antioquia, Sena, Uninpahu, Universidad Javeriana, Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, Universidad Distrital. Cuéntanos en breve…

(RV) Creo que todas las escuelas y programas han contribuido a conformar los saberes y las prácticas archivísticas que han permitido el avance que hoy se exhibe desde Colombia en materia de legislación y normatividad archivística, en contar con profesional preparado que ejerce desde todas las regiones, en el que la archivística pueda ser considerada una profesión en el país y en lograr que nuestros profesionales se inserten rápidamente en el mercado laboral. Y es importante que empecemos a dialogar sobre un perfil común de formación para los archivistas colombianos.

[Archivoz] ¿Para ti el docente nace o se hace? ¿Descríbenos como llegaste a estos caminos de la enseñanza superior en los niveles pregrado y postgrado?

(RV) Ser docente implica mucha dedicación, compromiso y gusto, además de formación, no es un tema que se resuelve en las horas de clase; porque  debes estar siempre en sintonía con tu práctica docente, actualizándote dispuesto a aprender siempre, buscando nuevas didácticas para facilitar los procesos de enseñanza-aprendizaje y renovarte permanentemente, implica también compartir tus aprendizajes y a aprender del otro, a reflexionar siempre sobre tus prácticas, además de entender la responsabilidad tan grande que tienes con los futuros profesionales, porque la relación pedagógica marca un itinerario no solo de conocimientos, sino sobre todo psico-afectivo y ético  que acompaña tanto los ejercicios de formación como los de la práctica profesional cotidiana.

Así que la docencia ha hecho parte de mi vida, mi madre fue maestra y nos dio ejemplo de dedicación, perseverancia y compromiso con la enseñanza; así que llegue a estos caminos porque es lo que más disfruto de mi ejercicio profesional y porque mi mayor orgullo es ser llamada “Profe”.

La Revista Archivoz, te agradece Ruth por esta entrevista tan nutrutiva para nosotros y para todos nuestros lectores. Esperamos contar contigo en más espacios colaborativos para seguir difundiendo el quehacer de esta hermosa profesión.

«Nuestros profesionales no encuentran necesario o no conocen lo que significa el compromiso gremial». Entrevista Ruth Helena Vallejo, Doctora en Documentación de la Universidad de Salamanca

Entrevistamos a Ruth Helena Vallejo Sierra, de El Líbano – Tolima, Colombia. Coordinadora del programa Archivística y Gestión de la Información Digital, de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Doctora en documentación de la Universidad de Salamanca, Magíster en Administración de Empresas, de la Universidad Nacional de Colombia, Especialista en Gerencia de Mercadeo de la Universidad del Rosario, Bibliotecóloga y Archivista de la Universidad de la Salle. Ruth ha participado en producciones académicas, artículos de investigación, participación en conferencias nacionales e internacionales, así como también apoyo en trabajo gremial en el campo archivístico y bibliotecas.

En la siguiente entrevista conoceremos sobre sus experiencias y anécdotas en el campo académico, proyectos archivísticos y áreas afines, retos a futuro, de su gran bagaje profesional y laboral.

Bienvenida Ruth, y gracias por tu tiempo para esta entrevista.

[Archivoz] Ruth, ¿Cuáles son los retos y desafíos a futuro del programa de Archivística y Gestión de la Información Digital, que diriges actualmente en la Universidad Distrital?

(Ruth Vallejo) Desde el inicio pensar en qué programa de Archivística debería construirse desde la Universidad Distrital fue un gran desafío, porque además de las competencias profesionales propias de un profesional, implicaba reflexionar sobre lo que significa la archivística en el contexto de la Universidad Pública de Bogotá.  Ahora bien, era importante superar estereotipos sobre el quehacer profesional, también en un nuevo perfil de estudiantes jóvenes y sin experiencia en el campo, que están mirando la profesión desde su vocación y no solo como una oportunidad laboral; pero además estar a la vanguardia de los retos que nos impone hoy las TIC y las discusiones sobre los fundamentos teóricos como disciplina científica.

Llevamos dos años de implementación, así que debemos conformar una planta docente especializada, construyendo nuestro proceso investigativo, desarrollando la oferta de extensión y proyección social. Sabemos el compromiso que enfrentamos en ser un programa de alta calidad lo que nos exige estar en permanente autoevaluación; y en ser reconocidos por el alto nivel técnico, compromiso ético y ciudadano de los estudiantes, docentes y egresados.

Otro aspecto de gran interés es construir con los estudiantes y futuros profesionales, la perspectiva no solo tecnológica de la profesión sino su carácter social y político. La Archivística y la gestión de la información digital son apuestas ético-políticas muy importantes para garantizar el acceso a la información, guiado por principios de transparencia, lo cual es un elemento central que aporta a las ciudadanías, dentro de las cuales están por supuesto las digitales, lo cual implica además trabajar en estrategias y mecanismos de formación de los usuarios en el uso crítico de los servicios digitales que ponen mucho más cerca al Estado con la ciudadanía.

[Archivoz]. ¿Cuáles deben ser esas habilidades, destrezas y demás aspectos que debemos tener en cuenta los profesionales en archivística, para escribir producción intelectual como aporte a la academia?

(RV) Todos los profesionales tenemos algo que decir sobre nuestro ejercicio profesional, sin embargo, hay un temor a valorar esa experiencia, como suficiente o importante y sobre el grado de interés que puede despertar; es decir tenemos la materia prima, pero no lo divulgamos. Una de las formas que se pueden explorar para romper con el miedo a hacer públicas las acciones y buenas prácticas que hemos tenido en el ejercicio de las funciones archivísticas es precisamente abordar la sistematización de experiencias como técnica de movilización de los saberes y las prácticas, que se han aprendido. La práctica es un lugar de reflexión y construcción muy importante y en un campo como la Archivística se requiere mucho el aprendizaje del cómo resolver problemas de organización de la información documental, con mediación tecnológica, por la vía de conocer las experiencias exitosas y los desaciertos que se han cometido. Esto es muy importante porque el error es fuente valiosa de conocimiento.

Aquí es importante reconocer que los temas sobre los que podemos contar se encuentran en la cotidianeidad de nuestro ejercicio profesional; luego poco a poco vamos dando y aprendiendo la estructura metodológica. Entonces el primer paso es tener la motivación, es querer hacerlo, luego revisar y valorar de las múltiples actividades y trabajos que nos gustaría compartir; paciencia, es necesario escribir y reescribir los textos, es muy difícil que desde nuestro primer esfuerzo resulte la pieza final; rigor, hay que ser precisos y hacer análisis cuidadoso de lo que deseamos contar;  y empezar, buscar el espacio más adecuado para publicar nuestra producción, otro aspecto importante es pensar que la comunicación puede ser en múltiples formatos.

La producción intelectual tiene una intencionalidad, compartir lo que se piensa, analizar a quién le quiero comunicar, porque esto incide en nuestro lenguaje, el formato y la manera como describimos el texto; y aprender las lógicas y formas de una publicación periódica, o de un blog, por ejemplo. Yo aprendo cada día de lo que leo y de mis propios escritos.

[Archivoz]   Anécdotas, Recuerdos y mil historias podríamos encontrar en tu bagaje profesional. ¿Cuéntanos en breve, alguna de ellas que te haya marcado y con cual te identificas?

(RV) Una experiencia significativa en mi vida profesional fue el proceso que tuvimos que realizar para lograr la Ley de ejercicio profesional del archivista Ley 1409 de 2010. No solo por el impacto que esto tendría en nuestra profesión, sino por toda la complejidad que implicó su trámite, porque uno es el documento que se construye desde los ideales y otro el que resulta después de las negociaciones con todos los grupos de interés. En primera instancia la discusión que sostuvimos con la academia y las asociaciones sobre la necesidad o no de contar con leyes distintas para la bibliotecología y la archivística; por supuesto esto implicó debatir desde lo epistemológico, desde la experiencia formativa, desde el mercado laboral.

Posteriormente el dialogo con los legisladores frente al riesgo social que implicaba que la gestión de documentos estuviera a cargo de personal no preparado, y de explicarles que existía una profesión llamada archivística y relatar el recorrido y desarrollo de la profesión en el país, que existía escuelas profesionales y una tradición archivística. Otro parte, fue el abordaje con los historiadores frente a mostrar que la archivística como disciplina científica había evolucionado y que ya no era una ciencia auxiliar de la historia, y el reconocimiento del trabajo que han realizado en todas las regiones en la organización y recuperación de archivos históricos; fue muy complicado que se entendiera que el objetivo de nuestro proyecto era reconocer una profesión y no afectar el derecho al trabajo de quienes por muchos años  se habían ocupado en el campo, sin tener la titulación.

Esto nos implicó también pedir las claridades del Ministerio de Educación Nacional sobre la aprobación de las entidades que podían o no otorgar el título de archivista, y en los niveles que tenían autorizados, (técnico, tecnológico y profesional); Además que el sector entendiera las diferencias entre la formación para el trabajo y la educación superior.  Todas las peripecias que implicó la conformación de nuestro Colegio profesional. Fue un trabajo que requirió mucho tiempo, dedicación, reflexión, para luego iniciar su socialización con los egresados, la difusión con los empleadores. Ahora que se cumplen 10 años de su expedición bien vale la pena hacer un balance de este logro. Entonces creo que me identificó completamente en continuar el trabajo para darle sentido, legitimidad, apropiación y valoración social a la profesión y a los archivos.

[Archivoz] ¿Qué libros nos recomiendas en estos momentos, para aplicarlos al quehacer archivístico, así como también mejorar nuestros hábitos de lectura y apropiarnos de otros temas de interés?

(RV) Creo que generar un comportamiento lector parte de la base de leer lo que nos gusta, y en el formato con que nos sintamos más cómodos. La literatura nos permite ver el reflejo y la visión de realidades de todas las épocas a través de la mirada de sus autores y es una herramienta invaluable para trabajar sobre la apropiación social de los archivos, pues a través de los relatos podemos darle el contexto necesario para que se entienda la función social y la necesidad que tiene la sociedad de esta profesión.

Por ejemplo, en estos tiempos estuve leyendo el ciclo de novelas del “Cementerio de los libros olvidados” a propósito de la reciente muerte de su autor, Carlos Ruíz Safón; en el tercer libro (“El Laberinto de los espíritus”) hay un fragmento muy poderoso “pero creyeron que todo el archivo había quedado destruido en el incendio. El pasado no desaparece, por mucho que se esfuercen los necios en olvidarlo y los embaucadores en falsificarlo, para venderlo ora vez como si fuera nuevo”. Piensen Uds. un taller de lectura para los ciudadanos, sobre la importancia y la función de los archivos, basados en libros donde los archivos sean protagonistas o tengan una influencia en el desenlace; esto puede ser una manera diferente de comunicarnos y de ser más cercanos frente a nuestro discurso técnico a veces instrumentalista y el lenguaje más claro para todos.

Otro libro que he tenido la oportunidad de leer en estos días es, “Y Julia retó a los dioses” de Santiago Posteguillo historia de la emperatriz romana; fue interesante leer aquí la historia de Galeno de Pérgamo, su médico y la búsqueda incesante de unos papiros y códices para entender la anatomía humana, al tiempo  que relataba sobre la pandemia que tuvo que controlar mientras estaban en Egipto y como sus recomendación son igual de vigentes hoy frente a las medidas que  se han tomado para combatir las pandemia actual.

[Archivoz]   Ruth Helena, ¿En qué aspectos deben mejorar las agremiaciones del sector archivístico y bibliotecas en Colombia, y a nivel mundial, con el fin de que los profesionales sientan un respaldo y no un espaldarazo ante sus peticiones o necesidades?

(RV) En cuanto a los profesionales, es hora de hacerse estas preguntas, ¿qué puedo hacer yo hoy por el colegio profesional? ¿Cuál es su actuación profesional frente a la asociación?, ¿en qué debemos mejorar los profesionales para poder hacer agremiaciones fuertes y que tengan la solidez para sentir que nos representa y lucha por nuestros intereses?; ¿por qué seguimos esperando que unos pocos interesados que trabajan por las reivindicaciones profesionales den las luchas solos y sin ningún respaldo? No será que existe una falta de motivación, nuestros profesionales no encuentran necesario o no conocen lo que significa el compromiso gremial, y solo cuando los intereses individuales se ven afectados, recuerdan su existencia.

En relación a las asociaciones, creo que algunas deben hacer una revisión profunda sobre su razón de ser y las funciones que están desempeñando, para poder ser el escenario de discusión de las problemáticas del sector, que se haga evidente el interés de la asociación de defender los intereses de los profesionales, y realizar las sanciones necesarias por las malas prácticas.  Aunque en este caso el problema no es la fortaleza de la asociación y su aplicación del código de ética, sino la falta de una reflexión propia sobre los principios y reglas que deben regular y guiar la actividad profesional de cualquiera de nosotros. Es imprescindible entender que solo el respaldo y la unión, es el único camino para robustecernos; para poder ejercer presión social.

Las asociaciones internacionales hacen un gran esfuerzo por liderar el sector, pero han tenido muchas dificultades para lograr una representatividad de América Latina, por ejemplo, el número de asistentes a sus congresos o el número de agremiados. Creo que un poco se debe también a una falta de cultura gremial en nuestros países.

 [Archivoz] La docencia y la investigación hoy en día es un trabajo articulado y que aporta conocimiento en cualquier área interdisciplinar ¿Que nos falta o como debemos prepararnos mejor, para avanzar en el campo docente y apoyar la parte investigativa en la archivística y áreas afines?

(RV) La apuesta para desarrollar la investigación en este campo es asumir cada proceso que realizamos, que en ocasiones pensamos que se trata de seguir estrictamente la aplicación de normas y estándares, como posibilidades para investigar. En la implementación de los procesos que componen la cadena de la gestión documental hay grandes oportunidades para investigar, para profundizar en los conocimientos sobre las organizaciones, sus procesos, funciones, las tendencias mismas del campo. Observar sistemáticamente lo que se está haciendo en otras latitudes y realizar ejercicios reflexivos de adaptación o implementación son opciones que nos acercan a la investigación.

La idea es que los profesionales hagan de la investigación una actitud para resolver los problemas que enfrentan en las entidades. Por ejemplo, las construcciones de instrumentos archivísticos deben entenderse como procesos de investigación; tenemos que reflexionar sobre las implicaciones que tuvo esta pandemia para la gestión documental y cómo vamos a resolver las problemáticas que se generaron, es indispensable indagar sobre la realidad de nuestro ejercicio profesional.   Hay que atreverse a proyectarnos, los estudios prospectivos son más necesarios que nunca antes los vertiginosos cambios que nos enfrentamos hoy.

Las escuelas de formación debemos trabajar en generar habilidades para la investigación desde el comienzo del proceso formativo y hacer parte de nuestra práctica permanente. La investigación es un proceso transversal que debe desarrollarse en todos los espacios académicos. Hay que empezar a investigar porque solo así se aprende.

 [Archivoz] ¿Alguna entidad que haya marcado tu vida laboral y profesional?

(RV) Todas las entidades me han enseñado algo, me han permitido reconstruirme como bibliotecóloga y archivística. Mi vida laboral y profesional se ha enmarcado fuera del ejercicio tradicional de la profesión, lo que ha ampliado mi visión sobre el alcance de la misma; aunque hay dos líneas de mi ejercicio profesional que me han marcado, una el mundo académico, formarme e iniciarme como docente e investigadora en la Universidad de La Salle y  acompañar el proceso del programa de archivística y gestión de la información digital en la Universidad Distrital han sido logros y experiencias que valoro profundamente; Y  otra mi paso por el sector público, y la riqueza que esto me trajo en pensar en el país y en hacer cosas que impacten la vida de los ciudadanos; en el Archivo General de la Nación, preguntándome que caja de herramientas deberíamos ofrecer a las regiones para organizar y salvaguardar el patrimonio documental; En la Red Distrital de Bibliotecas Públicas,  BibloRed comprender el significado real de democratizar el conocimiento y lo que te engrandece el trabajo con y para la comunidad y finalmente en el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, pensar en la ciencia como un bien público, la ciencia abierta, el acceso abierto a la información y a los datos científicos.

 

«Toda información tiene un porqué y para qué desde la ciencia»: Entrevista a Manuel Paulino Linares, autor de ‘Infórmate, Investiga y Comunica’

Esta obra didáctica y popular, ofrece al lector y usuario un acercamiento a temáticas de obligada aplicación. Miradas diversas en sus contenidos, trincan los caminos para desarrollar la aplicación del método científico en nuestras relaciones sociales, estudiantiles y profesionales, como lo demanda las sociedades en desarrollo.

Dr. David Caldevilla Domínguez, Universidad Complutense de Madrid


La información es la materia prima de nuestro accionar diario, saber acceder, buscarla, leerla, clasificarla, ordenarla, y con ella: dialogar y comunicar es un reto que determina la formación cultural, el nivel en los logros de proyectos y el éxito de vida del ser humano. El objetivo de esta obra es precisamente trasmitir al lector y usuario las particularidades en los interrelacionados saberes que aportan las ciencias de la información, la documentación, comunicación y las metodologías de investigación, permitiéndole al lector actuar por un mejor éxito en su gestión.

Dirigida a profesores, estudiantes, investigadores, ejecutivos, emprendedores y al público en general, motiva a lograr una mejor organización en la información que usted investiga, ganando en prontitud para la búsqueda, calidad y seguridad en la información que le interese, contribuyendo también a que sea una herramienta para propiciar mejores acercamientos a los métodos, recursos informativos y comunicativos, validados y recomendados por los clásicos reconocidos por las ciencias. Los contenidos del libro se enlazan con hechos históricos, curiosidades y actualizadas formas de hacer para que el lector y usuario gane en conocimiento. Se le permite acceder desde los hipervínculos de la obra, a importantes recursos de información. De gran aporte es la bibliografía consultada, disponible al final de cada capítulo y referenciada bajo el estilo de referencias bibliográficas ISO-960.

El capítulo primero del libro “Infórmate, Investiga y Comunica”, titulado “Infórmate” se detiene en definir desde un orden práctico sobre lo que es información y sus enfoques que se precisan y se posicionan en aras del éxito esperado por todos. Herramientas de uso y búsqueda de información en la web y en otros productos comunicativos, así como importantes recursos de información conforman este capítulo.

El segundo capítulo “Investiga” pone a su disposición, para su mejor gestión, recursos sobre técnicas y métodos para investigar, y que son importantes para el logro de los resultados en estudios, formación e inversiones. Apoyados con evidentes ejemplos se precisa cómo hacer, y las fundamentaciones que apoyan estos saberes se describen de forma directa, utilizando términos entendibles para cualquier usuario y lector que pretenda el firme propósito de practicar estos contenidos.

El último capítulo “Comunica” parte de la comunicología como disciplina transversal a cualquier conocimiento, ciencia o saber, como práctica necesaria para logar el éxito en cualquier gestión. Son al igual que los restantes capítulos varios acápites que fundamentan el saber exitoso de la comunicación en todos los entornos: especializados, públicos, empresariales, privados. En fin, se argumenta desde este saber cómo proceder y a qué atenernos para logar productos y resultados de éxito e impacto desde la acción comunicativa.

Las estrategias aplicadas para los logros de este libro, están dadas desde el conocimiento científico, se apoyaron, en experiencias docentes y de investigaciones, además de intercambios con expertos, consultas y valoraciones a documentos validados ante las comunidades internacionales. Son contenidos decisorios para la toma de decisiones a la hora de formarnos profesionalmente, producir y ofertar nuevos servicios y productos.

Hola Linares, ¿qué te motivó para escribir Infórmate, Investiga y Comunica?

Todo comenzó a partir de la información compilada con motivo de la tesis de maestría en temas del tratamiento a la información especializada. Desde ese conocimiento, percibí la necesidad que hay en los diferentes públicos de conocer cuál es la información más fiable y como acceder a ella, investigar en función de ella y después compartirla y ubicarla a disposición de otros.

¿Cuál es el aporte fundamental del libro pensando en los profesionales de la información?

La oportunidad que les da para ordenar sus intereses informativos a partir de formas, herramientas y métodos que se ofrecen en sus tres capítulos. También radica su aporte en el tipo de lenguaje con que se redactaron estos conocimientos científicos, muy práctico y legible para cualquier profesional de la información en las ciencias, pero necesario también en la vida diaria de estudiantes, profesionales y otros públicos. Los ejemplos que se exponen están sustentados en hechos históricos e historias de vida en la humanidad, datos que enriquecen el saber y despierta intereses.

¿Crees que se puede servir la información y a la vez investigar y comunicar ciencia?

Claro que sí, somos todos seres humanos comprometidos con el progreso y el conocimiento, no nos podemos concebir buscando y procesando información de cualquier tipo y para cualquier fin sin antes saber cómo comprobar su procedencia, su nivel de veracidad y claridad. Para esto, hay que conocer métodos y herramientas que lo permiten para después procesarla mental o explícitamente desde una forma expresiva, y dársela a conocer a una persona o comunidad. Toda información tiene un porqué y para qué desde la ciencia, saber entonces informarte, investigar en función de la información de interés y saber cómo comunicarla, es todo un proceso para comunicar ciencia.

¿Cuál es la mayor satisfacción que te ha traído el libro?

El conocimiento que aportó, las búsquedas y constatación de toda la información que se aporta en el libro, con la clara conciencia y convicción de que después lo pondría a disposición de todos los interesados y de qué ayudará a ganar en conocimientos para una mejor selección, procesamiento y comunicación de la información que pretendemos en función de nuestros objetivos estudiantiles, investigativos o profesionales.

Gracias Linares por tu tiempo y esfuerzo

 

 


Entrevista realizada por: Yorlis Delgado López

«Para nosotros el tiempo ha avanzado normalmente, pero para ellos el tiempo se detuvo»: Entrevista a Carlos Juárez y Daniel Alvarado, Archivo del Grupo de Apoyo Mutuo (GAM)

Hoy en Archivoz entrevistamos a Carlos Juárez, asesor jurídico del Área de Transparencia y Comunicación del Archivo Histórico GAM, y a Daniel Alvarado, asesor de Derechos Humanos del Archivo GAM.

El Archivo del Grupo de Apoyo Mutuo (GAM) es un proyecto memorístico encargado de rescatar y preservar miles de documentos con testimonios de las víctimas de violaciones de los derechos humanos a lo largo de la guerra civil que asoló Guatemala entre 1960 y 1996.

Sin duda, una propuesta imprescindible la de este archivo para la dignificación de la población que sufrió los abusos durante esas décadas de conflicto armado, cuyo objetivo es ser garantía de la justicia social:

El GAM nace por un grupo grande de mujeres que decide salir a la calle a pedir justicia por todas las desapariciones de sus familiares en Guatemala. Carlos Juárez

 

Accede al Podcast de la entrevista en Anchor o en Spotify:

 

«Creemos que el fondo debe consultarse in situ en el propio archivo, ya que así se establece un contacto directo con el investigador»: Entrevista a María José Calpe Martín, archivera de la Fundación Max Aub

Hoy entrevistamos a María José Calpe Martín, archivera de la Fundación Max Aub, nos hablará sobre las características de su fondo, la actividad del archivo de la fundación y de su visión sobre cómo afecta a instituciones como la suya la pandemia de COVID-19.

(más…)

«El bibliotecario en muchas ocasiones se convierte en un auténtico detective»: Entrevista a Beatriz Belinda Yúfera, jefa de sección de materiales especiales de la Biblioteca Regional Joaquín Leguina

Entrevistamos a Belinda Yúfera Rodríguez, jefa de la Sección de Materiales Especiales de la Biblioteca Regional Joaquín Leguina de Madrid, con motivo de la exposición “Carteles Vinfer: colección Fernández Ardavín” que nos muestra un recorrido por la cartelería de la primera mitad del siglo XX.

(Archivoz) Estimada Belinda, muchas gracias por dedicarnos este tiempo para hablarnos de la exposición y de tu experiencia profesional en el sector. ¿Cómo llegaste a la Biblioteca Regional? ¿Cómo ha evolucionado durante los últimos años?

(BYR) Después de más de diez años en Bibliotecas Públicas, la decisión de incorporarme al equipo de la Biblioteca Regional de Madrid (BRM), cambió mi trayectoria profesional en cuanto objetivos, ya que llevar la sección de Materiales Especiales implicó el priorizar el trabajo técnico y la especialización frente a las líneas prioritarias de una biblioteca pública.  Indudablemente, mis inicios en la Biblioteca Nacional de España me permitieron hacer frente a la amplitud de documentos y su variedad. He aprendido mucho desde luego y sigo aprendiendo ya que desde el principio quise afrontar todos los materiales que tenía a mi cargo. La variedad de conocimientos es indudable, el material patrimonial con el fondo moderno comparten nuestro trabajo.  Así, por ejemplo, tenemos documentos sonoros y audiovisuales que entran por Depósito Legal, frente a una compra patrimonial gráfica y cartográfica de siglos pasados. Sin olvidar, las donaciones que cada vez están adquiriendo mucho significado. Gracias al personal que componemos la sección podemos hacer el esfuerzo de conseguir ofrecer al público un extenso conjunto, permitiendo su consulta presencial y digital.   La evolución es indudable y creo que hemos conseguido dar a la sección una entidad propia que la caracteriza.

(Archivoz) Tras 13 años en la Biblioteca Joaquín Leguina, sería interesante que nos cuentes, brevemente, qué tipo de fondos se engloban bajo el concepto “materiales especiales” y cómo son los usuarios que se acercan a investigar sobre la cultura madrileña.

(BYR) Como indicaba anteriormente, la sección cuenta con material sonoro y audiovisual, así como música impresa y manuscrita.  También con cartografía y documentos gráficos que se pueden dividir en grabados, dibujos, cartelería, fotografía, tarjetas postales, ephemera que abarca multitud de documentación, por ejemplo, facturas, pequeñas estampas, cromos, programas de todo tipo de actividades culturales, entre otros ejemplos.  Hay que destacar, la inclusión documental de colecciones personales.  He hablado del Depósito Legal, la BRM recibe todo lo editado en la Comunidad Autónoma, esto significa recibir los materiales descritos no solo a través de compra y donación, sino mediante lo que se publica en nuestra región.  El incremento documental constante en nuestra sección es muy significativo.

«La Biblioteca Regional de Madrid no es una biblioteca de estudio y préstamo domiciliario, es un centro de consulta e investigación» by Beatriz Belinda Yúfera, jefa de sección de materiales especiales Clic para tuitear

En respuesta al tipo de usuario interesado en nuestros fondos, el perfil se ajusta predominantemente al de investigador, estudioso e interesado en conocer y profundizar, como bien se indica en la pregunta, sobre la cultura madrileña. La BRM no es una biblioteca de estudio y préstamo domiciliario, es un centro de consulta e investigación.  Los usuarios pueden consultar nuestros fondos de acceso no abierto, salvo, por supuesto, las colecciones de referencias que complementan sus trabajos e indagaciones.

(Archivoz) La Biblioteca Regional tiene como objetivo reunir, conservar y difundir el patrimonio impreso o producido sobre Madrid y la Comunidad, ¿Qué estrategias utilizáis para aumentar la visibilidad de estos a la ciudadanía?

(BYR) Evidentemente la BRM tiene entre sus objetivos la difusión del patrimonio bibliográfico y documental, así como de la cultura madrileña.  La BRM está muy activa en el Portal del Lector de la Comunidad de Madrid, en el que el usuario puede encontrar un apartado específico dedicado a la Biblioteca Regional. Las estrategias de la biblioteca se centran en que el usuario conozca el centro bibliotecario y toda su actividad programada anualmente caracterizada por cursos, conferencias, proyecciones de cine, itinerarios, ciclos musicales, encuentros de autores, cursos de formación… todo ello dirigido esencialmente a dar a conocer y promocionar la cultura y la historia de Madrid ciudad y su comunidad.  Por otra parte, el intercambio institucional y profesional entre entidades del sector bibliotecario y de la documentación facilita la conexión y la participación en actos, eventos y convenios.  La BRM es miembro de comisiones estatales, así como de asociaciones como AEDOM (Asociación Española de Documentación Musical) e IBERCARTO (Grupo de Trabajo de Cartotecas Públicas Hispano-Lusas). Su proyección es significativa ya que es la cabecera del sistema bibliotecario madrileño. Por supuesto, hay que nombrar la progresiva y ascendente actividad en las redes sociales.

Junto a ello, destacaremos las exposiciones como la dedicada a los carteles de Vinfer y su empresa familiar. Sin olvidar, la Biblioteca Digital de Madrid, una vía online imprescindible para acceder a los fondos de las distintas secciones que comprenden la biblioteca: revistas y periódicos, libros, manuscritos, colecciones personales, junto a los materiales descritos pertenecientes a la sección.

(Archivoz) Hace tiempo que la labor de digitalización por parte de las bibliotecas y archivos es imprescindible, pero para abrir las posibilidades de acceso el bibliotecario tiene que enriquecer los registros, ¿qué habilidades y fuentes usan los especialistas para resolver los misterios que se encuentran en el material gráfico?

(BYR) Verdaderamente, el bibliotecario en muchas ocasiones se convierte en un auténtico detective. Es muy interesante, que un pequeño dato descubierto circunstancialmente después de consultar  una biografía o de tomar nota de una mención facilitada por un librero, por ejemplo, lleva a descubrir una trayectoria vital y profesional llena de interés, polifacética y perdida en el tiempo, tenemos el caso de Vandel, un artista que nos parece increíble, fotógrafo, cineasta, escultor… Precisamente, su conocimiento, nos llevó a elaborar junto con la Biblioteca Nacional de España unos itinerarios madrileños de gran repercusión, ya que un impresionante conjunto de placas de cristal dedicado al toreo de los años 20 y 30, permitió que su estudio e investigación le conviertan en un personaje destacado de nuestra colección fotográfica.

Nuestro trabajo catalogador está fundamentado por obras especializadas, referencia complementaria, catálogos, diccionarios biográficos… que nos permiten sustentar científica y documentalmente lo que a veces el azar nos facilita. Tenemos mucho interés en abrir vías a los usuarios para que puedan proseguir profundizando en autores, artistas, temática de interés … principalmente de Madrid y su región.

(Archivoz) Desde tu perspectiva profesional y mirando hacia el futuro inminentemente digital en el que nos encontramos, ¿Cómo se plantea la recopilación de otros materiales que queden excluidos del Depósito Legal?

(BYR) El documento digital cada vez más prioritario está planteando nueva política de preservación y conservación.  Hay que enfocar este tema para que no se pierda mucha documentación.  Por ejemplo, la difusión de cartelería, programas, comunicaciones… nos lleva a pensar en nuevas medidas técnicas que permitan recoger todo lo que se publica de forma digital.  Estamos en el proceso al igual que otras instituciones públicas y privadas. Actualmente, se está colaborando con la Biblioteca Nacional de España en la recolección web. Es fundamental para la historia futura tener en cuenta esta cuestión trascendental desde todos los puntos de vista.

(Archivoz) Todas las digitalizaciones que salen de la biblioteca regional son de acceso abierto ¿cómo ha impactado esta medida a vuestra sección? ¿crees que hace falta una mayor concienciación de los derechos de autor y una mayor difusión por parte de las bibliotecas públicas para que el usuario conozca los recursos disponibles y no cometa irregularidades en el uso de las imágenes que se encuentran por Internet?

(BYR) Nuestra Biblioteca Digital de Madrid permite el acceso abierto a los documentos que no están sujetos a derechos de autor.  Actualmente, se está trabajando en facilitar a través de la BD, el acceso a los materiales que sí tienen derechos, aunque con carácter informativo, ya que su consulta se tiene que hacer localmente en la biblioteca. La defensa del autor y su obra es imprescindible. Es un tema complejo y por supuesto, las bibliotecas tienen que facilitar al usuario toda la información y recursos para que haya una concienciación de lo que supone la infracción en cuanto la utilización de imágenes, música, audiovisual… Nuestra sección al igual que todas las demás secciones de la BRM, estamos al tanto legislativa y jurídicamente de todo lo que está vinculado con esta cuestión, dado que nos afecta directamente. Al público interesado se le facilita las normas relativas a la reproducción de documentos, las cuales se elaboraron tras constituir un grupo de trabajo que analizó la normativa existente para llevar a cabo una clara especificación al respecto. No obstante, como he indicado, no es un asunto fácil para las entidades bibliotecarias y documentales dada la diversidad de conceptos y decisiones.

(Archivoz) Las exposiciones en el Complejo El Águila son la mayor oportunidad de disfrutar de vuestros fondos, ¿Nos puedes resumir un poco el proceso desde la selección de la temática hasta su puesta en escena como comisaria de algunas de las exposiciones realizadas?

(BYR) Ciertamente, las exposiciones como he comentado son importantes como un medio difusor de nuestros fondos. Actualmente además del Complejo El Águila, tenemos la BRM, una sala propia que nos permite ampliar la posibilidad expositiva.  Los fondos de la sección han intervenido en todas aquellas exposiciones en las que la BRM ha colaborado.  Como comisaria quiero destacar la titulada “Leyendo Madrid. Cien años de Bibliotecas Públicas”, que nos sirvió para recopilar y redescubrir una historia bibliotecaria importantísima para la ciudad de Madrid y por supuesto, la dedicada a los carteles de la Colección Fernández Ardavín, que actualmente ha sido prorrogada después de estos meses de confinamiento. Esta última exposición es un ejemplo de labor detectivesca antes indicada, unos carteles pintados ofrecidos por una librería que llegan a la biblioteca firmados por Vinfer, y a partir, de ese dato, viendo su interés, creatividad y brillantez, nos ponemos en contacto con otro librero que poseía para la venta la totalidad de carteles que han permitido a la BRM, formar una importante colección de carteles firmados por Vinfer y otros artistas, procedentes de la empresa familiar Litografía Fernández, creada por su padre. El conocimiento de la familia y su excelencia profesional han facilitado profundizar en la vida y producción de un artista también conocido como César Fernández Ardavín.  Además, el contacto familiar ha supuesto la disponibilidad de un fondo digitalizado, previamente puesto a punto para su exposición y conocimiento del público en general.

(Archivoz) En la muestra de carteles de la Colección Fernández Ardavín, recientemente restaurada y digitalizada, nos da a conocer uno de los principales cartelistas del S. XX, su vida, su obra y su proceso creativo desde los dibujos preparatorios al cartel publicitario finalizado, ¿Por qué Vinfer? ¿Nos puedes decir otros ejemplos de grandes artistas que por el momento se quedan en el tintero?

(BYR) Vinfer, ¿por qué no?, la concatenación de posibilidades y circunstancias, su adquisición, su catalogación, el estado de los documentos, la propuesta aceptada de digitalización, el interés de la Subdirección General del Libro por el conjunto vinferiano… permitió que se finalizara con una excelente y única exposición en la propia biblioteca. Todo el proceso es un ejemplo perfecto del tratamiento documental llevado a cabo por la BRM en relación a sus colecciones. Quiero destacar la labor de Carmen Ruiz de Clavijo, protagonista también de esta entrevista, en el proceso catalogador, ya que gracias a su buen hacer pudimos dar un impulso clave.

Señalaría que los propios personajes que protagonizan la colección constituyen un elenco artístico sin parangón sobre el que hay que profundizar. La muestra ha sacado, en muchos casos, del olvido a un grupo esencialmente femenino de cantantes, bailarinas, vedetes, actrices… sobre el que se debería proseguir trabajando para su mayor conocimiento y divulgación. ¡Cada cartel es una mina que hay que explorar!

En relación con esta pregunta, la BRM trabaja constantemente por sacar a la luz la vida y obra de artistas madrileños, por ejemplo, tenemos el caso del dibujante Francisco Ortego, al que hemos dedicado una pieza destacada en el Portal del Lector. Por otra parte, la biblioteca ha ido adquiriendo en los últimos años, un gran conjunto gráfico documental perteneciente a uno de los grandes del cartelismo, JANO. Este conjunto va a constituir una de las grandes colecciones documentales de la BRM.  Estamos en el proceso de catalogación y tras su puesta a punto y digitalización se pretende poder organizar una exposición conmemorativa en el año 1922 cuando se cumplen los 100 años de su nacimiento.

(Archivoz) ¿Cómo podemos seguir disfrutando de los Carteles Vinfer?

(BYR) Aunque la muestra no pueda continuar, la Biblioteca Digital de Madrid es un medio de disfrute de la cartelería y los dibujos que se han presentado en la misma, además de otros carteles, no muchos, que por espacio no ha sido posible incluir. Se han ofrecido más de 70 carteles que también han protagonizado noticias en redes sociales, así como la edición de un folleto que recoge toda la exposición. Por otra parte, solo recordar que la sección de Materiales Especiales está a disposición para atender todas aquellas consultas vinculadas con Vinfer, Litografía Fernández, ilustradores y artistas, todos ellos protagonistas en unos momentos complicados. También, el catálogo de la BRM, es una herramienta interesante para poder acceder al conjunto sobre el que gira la entrevista.

La BRM está a disposición total a través de todos los medios disponibles, es una biblioteca abierta que tendría que ser más conocida ya que posee unas colecciones como la Colección Fernández Ardavín, que deben ser más conocidas y divulgadas, por eso, la exposición ha sido una gran oportunidad.

(Archivoz) Belinda, enhorabuena por la exposición y todo el trabajo que se realiza desde su departamento para darnos a conocer el legado madrileño en gran parte disponible online. Ha sido un placer contar con experiencias que nos abran el gran abanico archivístico. Gracias por su colaboración.

(BYR) Muchísimas gracias por el interés y amabilidad. Esta entrevista ejemplariza la interesante labor que está llevando a cabo Archivoz en pro de la labor bibliotecaria y documental. ¡Enhorabuena¡ Espero que podamos seguir colaborando, dado que esta iniciativa es una ejemplo de la importancia de continuar llevando a cabo acciones en común.

*Foto de portada realizada por Luis García (Zaqarbal) on May 30, 2011.

Hereby published under GFDL and Cc-by-sa-3.0,2.5,2.0,1.0 licenses.

«Nos dimos a la tarea de volver populares los archivos»: Entrevista a Tatiana Duplat, Doctora en Historia de la Universidad de Granada

Tenemos el gusto de  entrevistar a Tatiana Duplat Ayala, historiadora de la Pontificia Universidad Javeriana, galardonada con el Premio Nacional Otto de Greiff a Mejores Trabajos de Grado en su primera versión. Se formó como Doctora en Historia egresada del Programa de Paz y Conflictos de la Universidad de Granada. Cuenta con amplia experiencia en el diseño e implementación de proyectos nacionales, en el marco de procesos de cambio social y construcción de paz en Colombia.

(más…)

“Tenemos que transmitir a la sociedad el valor patrimonial de este trabajo como un bien público”: Lourenzo Fernández Prieto y Antonio Míguez Macho, miembros de HISTAGRA (Parte II)

El proyecto Nomes e Voces estudia la represión franquista durante la Guerra Civil y su posterior dictadura en Galicia. Impulsado desde el departamento de Historia Contemporánea de la Universidad de Santiago de Compostela se insertó en el marco del “Ano da Memoria” (2006) promovido por la Consellería de Cultura e Deporte de la Xunta de Galicia.  Las cifras recogidas en su web no dejan lugar a dudas sobre el volumen ingente de trabajo: 512 entrevistas (tanto a supervivientes de la época como a familiares directos), 2.799 causas vaciadas, más 12.600 fragmentos de sonido, 3.470 entradas de registros de defunciones (recorriendo registros civiles de Galicia y ayuntamientos limítrofes con Zamora), 9.600 entradas bibliográficas o 22.340 ítems de imágenes recogidas, provenientes en su mayoría de las familias de las víctimas. Tras la primera parte de la entrevista publicada el 9 de julio, Retomamos la charla en las reflexiones sobre las entrevistas a supervivientes o familiares como herramienta clave en la investigación.

(ARCHIVOZ) ¿Existe esa condición balsámica para las víctimas en un proyecto que aboga por la conciliación con el pasado?

Rotundamente sí. La experiencia con las entrevistas fue siempre de agradecimiento. Todos y todas se mostraron amables con nosotros, y además nos facilitaron enormemente el trabajo. Para ellos, que desde la Universidad nos preocupásemos por su historia y sus recuerdos, fue otorgarles un valor que hasta ese momento se había quedado de puertas para adentro. No sé si tanto como conciliación con el pasado, pero desde luego si que tuvieron la sensación, y así nos lo decían, de que por fin se hacía caso de sus historias que muchas veces no habían contado a nadie, ni a sus hijos, y que nos las contaban a nosotros.

(ARCHIVOZ) Y, sobre todo, ¿las expectativas de lo que esperabais encontraros se han visto acrecentadas? ¿En qué medida?

Cuando estábamos preparando el cuestionario tipo de entrevista, que después se adaptaba a cada experiencia, nuestra intención primera era preguntar por nombres de represaliados ya fueran asesinados, encarcelados, escondidos o huidos. También, la violencia ejercida sobre la mujer, desde las rapadas, las violadas o las maltratadas, un tipo de violencia que no aparece en la documentación tipo –causas militares, registros de cárceles o documentación gubernamental-. En todos los casos el testimonio superó nuestras expectativas. La gente no solo nos hablaba de sus familiares o conocidos, también de vecinos o familias que por las circunstancias violentas del momento, los unió. Hijos de agricultores que son amigos de hijos de abogados o médicos y cuya relación se basó en que los padres de ambos compartieron celda y muerte, y que por lo tanto nos cuestan su experiencia y la del otro, pudiendo de esta forma cruzar datos y corroborarlos. Asimismo, fuimos siendo conscientes de que los asesinos eran pocos y conocidos por todos y aunque eran reticentes a dar nombres (nos decían para no molestar a los hijos que no tienen culpa de los que hicieron sus padres), sí que eran reconocidos y en un mismo lugar, se repetían los mismos nombres. También nos proporcionaron ubicaciones casi exactas de los espacios de violencia, muchos de ellos olvidados por la ciudadanía y que gracias a su testimonio son ahora recuperables. Por último, y esto sí que no lo esperábamos, la gran mayoría de las familias guardaron cartas, testimonios escritos, fotografías o materiales (herramientas, peines, figuras…) de sus allegados asesinados. Multitud de estos elementos están ahora a disposición del personal investigador, escaneados y accesibles porque lo primero que esta gente exigía a la hora de prestarlos para su reproducción es que su uso fuese abierto y siempre gratuito. Son más de 20.000 imágenes de todo tipo que, aunque ahora no se puedan prestar debido a que nomesevoces.net, como indicamos, está en hibernación, estarán a disposición de cualquier persona interesada más pronto que tarde.

(ARCHIVOZ) Además de la difusión que lleváis a través de publicaciones especializadas e informes, así como la información alojada en vuestra propia web y redes sociales, ¿cuáles son las actividades que desarrolláis para dar a conocer tanto el proyecto como los resultados de la investigación?

En primer lugar la presencia del personal investigador en diversos congresos nacionales e internacionales sobre historia oral, genocidio, franquismo, violencia, constituyen la mejor plataforma para dar a conocer nuestro trabajo a otros compañeros así como poder intercambiar datos y experiencias. La presencia en congresos internacionales (Oral History-Praga, 2010 Ciencias Históricas-Amsterdam 2010, AAEI-Taffs 2008) o la presentación de resultados en el Congreso de rendición de cuentas, también en 2010: Memoria de Guerra Cultura de Paz en Europa y América. También es de destacar la presentación en conferencias y seminarios en varias universidades norteamericanas (Princeton, CUNY, Columbia, Pittsburg, Hoffstra, Texas-Tech).

En segundo lugar, una de las premisas que teníamos en nomesevoces.net y que mantenemos en HISTAGRA, es acercar a la ciudadanía el resultado de nuestro trabajo apostando, de este modo, por la transferencia del conocimiento a la sociedad, uno de los puntos básicos de la investigación. Colaboramos con cuanta iniciativa cultural surge: documentales, películas, periódicos, webs, libros, folletos o visitas guiadas. También atendemos, dentro de nuestras escasas posibilidades, a las demandas que desde asociaciones culturales non hacen, tanto en la presentación de libros o mediante conferencias y debates. A este respecto, la presencia en acontecimientos tales como la inauguración de plazas, homenajes a represaliados, colaboración en libros colectivos es asidua.  En los últimos años, hemos realizado varias muestras expositivas con el material y que pueden ser consultadas en nuestra web. Una de las que más demanda ha tenido, y que próximamente se podrá ver en A Baña durante los meses de agosto y septiembre, es la que produjimos sobre la represión en Santiago de Compostela en 2016 aprovechando la celebración del congreso 1936. Un novo relato? 80 anos, entre historia e memoria y que se pudo ver en la Fundación Eugenio Granell. Ha estado itinerando por los IES (Instituto de Ensinanza Secundaria) de Compostela, Laxe, Lalín, Rianxo e iba seguir por Ribeira, Boiro, A Pobra y Zas, pero por las circunstancias actuales tuvo que ser suspendida.

(ARCHIVOZ) ¿Cuál ha sido la respuesta de los materiales didácticos que habéis preparado a este respecto?

Cuando nos propusimos completar el congreso 1936. Un novo relato? 80 anos, entre historia e memoria con la exposición, nuestra intención fue ofrecer a la ciudad de Santiago un espacio de reflexión sobre el golpe de estado de 1936 y la dictadura. Sin embargo, esta primera intención fue ampliamente superada debido a la demanda que desde las instituciones educativas se nos hizo. Fue el IES Xelmirez II de Compostela que hace algo más de un año nos pidió ayuda ante la proliferación entre el alumnado de actitudes condescendientes sino de justificación ante la violencia franquista, nazi y fascista. Creímos que la exposición,  junto a una conferencia podría amortiguar este tipo de actitudes, que por otra parte, pensábamos que se circunscribían a este centro. La sorpresa fue cuando meses después desde Laxe, se nos planteó lo mismo, desde Rianxo, y desde otros IES compostelanos como el Rosalía de Castro. Ahí nos dimos cuenta de la importancia de este tipo de actividades, algo que expusimos al nuevo gobierno municipal y a la concejalía de Educación que nos mostró su apoyo para poder exhibir todos estos materiales, junto con una charla al alumnado por parte de los comisarios e investigadores.

La necesidad de pedagogía que aún es necesaria para que la gente comprenda la importancia del pasado y su significado en el presente. Clic para tuitear
(ARCHIVOZ) Hace algunos meses inaugurábais en Santiago de Compostela una exposición que recogía distintos espacios de la ciudad en los que hombres y mujeres habían sido paseados, torturados, encarcelados… Eran enclaves de los que la mayor parte de los habitantes compostelanos desconocían su existencia. ¿Cuánto queda por hacer para ser conscientes de nuestro pasado más inmediato?

La exposición Desmontar o franquismo, realizada en colaboración con el Observatorio Europeo de memorias da la Fundación Solidaritat de la UB pretendió ser un espacio de reflexión sobre la simbología  de la dictadura en nuestra ciudad. Realizamos un itinerario en cinco etapas: persistencia, veladuras, amnesias, expropiaciones y ausencias. Reproducimos espacios y simbología  que fueron olvidados por la ciudadanía  de Santiago, así como una cartografía interactiva de la violencia en Galicia. Los visitantes quedaban asombrados que, espacios comunes de su día a día habían sido lugares de terror: la guardería de la Alameda o el aeropuerto de Lavacolla; otros de los que se desconocía su significado anterior a 1936: las sedes de los partidos y sindicatos o los lugares de esparcimiento. Esto nos dio idea de la necesidad de pedagogía que aún es necesaria para que la gente comprenda la importancia del pasado y su significado en el presente. Las políticas públicas de memoria son cada vez más necesarias, y así se entendió desde el ayuntamiento compostelano con la posible firma de un convenio de investigación sobre el estudio e investigación de los lugares de memoria de la ciudad para de este modo cartografiarlos y darlos a conocer a todos, no solo a los habitantes del municipio, también a los visitantes que año tras año se cuentan por miles.

(ARCHIVOZ) ¿Este olvido premeditado es común en otras investigaciones históricas contemporáneas?

Con la memoria del golpe de Estado y de la Guerra Civil, existen ideas enfrentadas que conllevan a ciertos olvidos, recuerdos y lecciones. En nuestra experiencia la mayoría de las personas entrevistadas nos indicaban que no tenían ansias de revancha, que solo querían que a su familiar se le reconociese que había sido asesinado o encarcelado injustamente. Nunca nos reclamaron acciones económicas, solo que se recuperase su memoria. Para la mayoría, poder votar en 1977 y sobre todo la victoria del PSOE en 1982, culminaron muchos de sus deseos. Entendieron estos acontecimientos como la “venganza” a las acciones de la dictadura. Fueron muchos los testimonios que nos dijeron que habían votado al PSOE en honor y recuerdo a su padre, a su hermano o a un conocido.

(ARCHIVOZ) ¿Habéis observado nuevas iniciativas -cooperativas, asociaciones… sensibilizadas con el tema- a raíz de la existencia del proyecto?

Entre el año 2006 y el 2099 fueron muchas las asociaciones locales que se crearon para la recuperación de la memoria de sus vecinos asesinados, con la intención de señalar un lugar de asesinato o realizar una publicación donde se dejara constancia del pasado traumático de la localidad. Iniciativas locales que nos ayudaron mucho, ya que si pudimos llegar a familias y archivos privados fue gracias e ellas. Con la desaparición de las ayudas públicas a partir de 2009, aunque muchas siguieron trabajando, lo hicieron en precario, además con el problema de la edad avanzada de muchos socios y la falta de relevo generacional. Es verdad que, desde hace un par de años, parece que vuelven a resurgir algunas, con gente nueva en las directivas y que retoman algunos de los proyectos con los que se habían puesto en marcha, pero desde luego nada comparado con la explosión de 2006.

(ARCHIVOZ) ¿Cuáles son los límites y prospectivas del proyecto?

Todo el patrimonio del proyecto documental, oral y gráfico, así como la base de datos, está ahí, en uso. Lo que tenemos que conseguir transmitir a las autoridades y también a la sociedad en su conjunto es el valor patrimonial de este trabajo, entendido como un bien público. Por ello, incluso antes de conseguir financiación, es fundamental la concienciación. Si sabemos que tenemos entre manos algo muy valioso, es mucho más sencillo encontrar formas de hacerlo viable. De ahí en adelante, se ensancha el horizonte y las posibilidades en términos de investigación, relación con el público, recursos a disposición de la sociedad, son muy amplios.

La constitución de un Centro da Memoria que daría cabida, soporte y continuidad al proyecto en términos de investigación, documentación e interpretación, sería imprescindible para poder manejar procesar y sacar partido a toda la información recogida y poder ponerla a disposición de la ciudadanía y personas interesadas. Continuar la investigación después de 1940 también. Lo contrario es la ignorancia, el desconocimiento. El principal resultado de la investigación es que el relato del pasado incómodo dominante, el construido por los verdugos que consiguieron y detentaron el poder, era falso, orwelliano y kafkiano. En unas semanas se publica en PUZ un libro colectivo (somos doce autores escribiendo mancomunadamente) que también es producto de las conclusiones de nomesevoces.gal: 1936. Un nuevo relato. De ahí hacia delante queda un mundo por conocer y un océano por trabajar.

“Tenemos que transmitir a la sociedad el valor patrimonial de este trabajo como un bien público”: Entrevista a Lourenzo Fernández Prieto y Antonio Míguez Macho, miembros de HISTAGRA (Parte I)

El proyecto Nomes e Voces estudia la represión franquista durante la Guerra Civil y su posterior dictadura en Galicia. Impulsado desde el departamento de Historia Contemporánea de la Universidad de Santiago de Compostela se insertó en el marco del “Ano da Memoria” (2006) promovido por la Consellería de Cultura e Deporte de la Xunta de Galicia.  Las cifras recogidas en su web no dejan lugar a dudas sobre el volumen ingente de trabajo: 512 entrevistas (tanto a supervivientes de la época como a familiares directos), 2.799 causas vaciadas, más 12.600 fragmentos de sonido, 3.470 entradas de registros de defunciones (recorriendo registros civiles de Galicia y ayuntamientos limítrofes con Zamora), 9.600 entradas bibliográficas o 22.340 ítems de imágenes recogidas, provenientes en su mayoría de las familias de las víctimas.

(ARCHIVOZ)¿Cuáles son las principales claves y soportes del proyecto para que 14 años aún permanezca tan vivo?

(HISTAGRA) En aquel 2006 el proyecto se desarrolló con los investigadores expertos de las tres universidades gallegas y profesionales independientes, dependió organizativamente de la USC y  estuvo en pleno funcionamiento hasta 2012. Con el cambio de gobierno en 2009, la subvención que recibía disminuyó drásticamente, hasta desaparecer un año después. Logramos mantenerlo a flote unos años más gracias al amparo del Grupo de investigación HISTAGRA que reunía al núcleo principal de investigadores del proyecto Nomes e Voces . Desde 2013, y al no poder seguir manteniendo al equipo, tan solo pudimos asumir el mantenimiento de la página web, donde está la base de datos que alberga 14.000 biografías de hombres y mujeres que padecieron la violencia golpista entre 1936 y 1939. La siguiente fase del proyecto, que era investigar la represión económica y la persecución de los años cuarenta, ya no pudo realizarse. Tampoco la constitución de un Centro da Memoria que daría cabida, soporte y continuidad al proyecto en términos de investigación, documentación e interpretación. Actualmente, son varias las tesis, artículos y estudios diversos que se están llevando a cabo gracias a su bagaje, pero ya dentro de la estrategia de HISTAGRA. Por lo tanto no podemos decir que el proyecto está vivo, aunque “muerto” tampoco. ¿Quizás en hibernación?

(ARCHIVOZ) ¿Cómo es el perfil del equipo y, cuál es el secreto para que una investigación de esta naturaleza pueda mantenerse en el tiempo?

(HISTAGRA) La estructura del equipo estaba configurada del siguiente modo: Un coordinador por provincia, en razón de las lógicas documentales y administrativas: Emilio Grandío (USC) por Coruña, Mª Jesús Souto (USC) por Lugo, Julio Prada (UdV)  por Ourense y Dionisio Pereira por Pontevedra y para la Galicia exterior, Xosé Manoel Núñez Seixas (USC), todo coordinado por el responsable del Grupo HISTAGRA, Lourenzo Fernández Prieto. Además, dada la importancia que desde el proyecto se le dio a la recuperación de testimonios orales, había un responsable de Fuentes Orales, Xurxo Pantaleón, y varios investigadores: Andrés Domínguez Almansa, Gustavo Hervella García, Antonio Miguez Macho, Eva Vieites Salmonte y Natalia Novoa Domínguez que llevaron el peso de la investigación desde la pesquisa documental y la construcción de las bases de datos a la construcción de primeros resultados. Más adelante se incorporaron Mónica Rocha Novoa y Antonio Somoza Cayado además de Chus Martínez Domínguez como responsable de la página web, cuando la Consellería traslado la responsabilidad de comunicación sobre este tema al proyecto, primero a través de anodamemoria.com para pasar a Nomesevoces.net, que es la que se mantiene en la actualidad.

La investigación se mantiene en el tiempo, pero sin ninguna financiación específica, a través de HISTAGRA. Se trata de un grupo de investigación del SUG reconocido como Referencia Competitiva, lo que asegura un apoyo logístico, económico y reputacional, y se beneficia de la relación intensa con otros grupos de las universidades españolas, portuguesas y también de varias europeas y latinoamericanas. La investigación que se desarrolla desde la universidad, apoyada en convocatorias públicas autonómicas, estatal y europeas, proporcionan una red de seguridad, tanto para mantener –aunque sea con mucho esfuerzo- los fondos del proyecto y también proporciona relaciones profesionales con otros proyectos que, investigando acontecimientos semejantes, se enriquecen mutuamente. En segundo lugar, independientemente de las prioridades políticas, la sociedad –igual que la historiografía- siguió y sigue interesándose por la violencia golpista y del franquismo en todas sus facetas. El asociacionismo memorialista –y como siempre personas concretas-, el trabajo de investigadores independientes y el interés de algunos concellos e instituciones locales como la Deputación da Coruña hizo posible que nomesevoces.net nunca desapareciera del todo.

(ARCHIVOZ) Existen diversas iniciativas, preferentemente dentro del Estado, con las que compartís objetivos e intereses. ¿Retroalimentáis vuestras investigaciones en paralelo? ¿Qué tipo de colaboraciones lleváis a cabo? ¿De todas esas propuestas cuál consideráis más próxima a la vuestra?

(HISTAGRA) El contacto con otros grupos de investigación fue una de las premisas con las que nació el proyecto, no en vano, desde el primer momento se formó un consejo asesor donde estaban profesores de la universidad de A Coruña, Vigo, Santiago, así como investigadores freelance. Además, las profesoras  y reconocidas especialistas en el tema Conxita Mir de la Universitat de Lleida y Ángela Cenarro de la de Zaragoza, tuvieron una implicación especial como asesoras externas.

En 2007, Nomesevoces.net organizó unas jornadas de grupos de investigación –creo que unas de las primeras- sobre memoria histórica a la que fueron invitados otros proyectos del Estado, tanto para establecer líneas comunes de investigación, como para detectar problemas en el desarrollo de los trabajos y hallar soluciones. En aquel momento, grupos de Andalucía, Madrid, Cataluña, Aragón y Asturias debatieron en la Facultad de Historia de Santiago sobre cómo se podía desarrollar la investigación sobre la violencia de 1936, cómo se tendría que implicar a la sociedad y cómo tendríamos que comunicarnos con ella desde la universidad.

Años después, con el cambio de gobierno en la Comunidad Foral de Navarra, la UPNA a través de los profesores Emilio Majuelo y Fernando Mendiola, puso en marcha un proyecto de investigación sobre el estudio de la represión franquista en su territorio, así como un proceso de recuperación de fondos orales, documentales y fotográficos. Durante varias semanas, investigadores navarros estuvieron en nomesevoces.net observando nuestro trabajo. Se firmó un convenio entre ambas universidades, por el que la base de datos de víctimas fue adaptada y replicada en Navarra. Otros contactos similares se iniciaron también  por iniciativa del doctor Víctor Lucena en Aragón. Y nuestra alianza el muy fuerte con el Observatorio de Memoria EDUROAM de la UB y otras iniciativas. También con numerosos investigadores independientes e iniciativas fotográficas y fílmicas. Una de las últimas colaboraciones con Carlos Hernández para su libro sobre los campos de concentración.

Al final, y debido al contacto que siempre mantuvimos con otras investigaciones, las semejanzas con otras iniciativas son muchas, lo que facilita el intercambio de información y su adaptabilidad a la hora de proceder a investigaciones comparativas. Si todos aplicamos la misma definición a “víctima”, “campo de concentración”, “asesinato”…, el cruce de datos es mucho más efectivo. Un ejemplo práctico lo constituye el mapa de fosas del Ministerio de Justicia, donde las cifras y los lugares de Galicia son los proporcionados por nomesevoces.net, y que son semejantes en criterio a los de otras provincias.

(ARCHIVOZ) Entre los principales objetivos del proyecto destacan la elaboración de una relación de las víctimas de la represión y los lugares de memoria. Trabajáis con fuentes orales, escritas, recogida de materiales documental y gráfico. ¿Qué diferencia la fuente oral de otras fuentes? ¿Cuál y cómo es el tratamiento y almacenaje que otorgáis a todos estos recursos? ¿Qué límites marcan los derechos de autor tanto para a la documentación sonora como a las fotos y documentos? La investigación arroja interesantes resultados en la web: tanto la base de datos de las víctimas, como los mapas de Galicia con lugares de enterramiento, fosas, cementerios, fusilamientos, centros de detención o paseos. ¿Cómo fue el trabajo de exponer toda esta información en el dominio? ¿Qué diferencias subrayáis entre el archivo físico y el archivo digital como tal? ¿Cómo ha sido la acogida y recepción por parte de las víctimas y sus entornos?

(HISTAGRA) Una de las cosas más positivas, fuera de la investigación, fue la relación con las víctimas del franquismo, tanto con las directas que había sufrido cárcel, tortura o exilio, como con sus familiares. Nos abrieron sus casas, nos recibieron muchas veces en familia, como un acontecimiento, nos ofrecieron fotografías, cartas de despedida, y nos contaron sus recuerdos más íntimos. Las familias vivieron como una liberación y un reconocimiento el proceso de investigación que nosotros desarrollamos con ellos. Además, por motivos relacionados con la legalidad vigente, tanto las entrevistas como la documentación tenían que ir acompañadas con una “hoja de autorización” firmada por ellos en la cual se explicaba que tanto el testimonio como las imágenes donadas, podrían usarse en investigación y esto, que en un principio podría ser un problema, no lo fue en absoluto y todos y todas firmaron el documento. De hecho, que ahora se puedan consultar estos testimonios o se puedan publicar esas fotografías es gracias a la enorme generosidad de todas estas personas. Ellas consideraron que era la última oportunidad de poder relatar lo vivido y que, además, se podrían conservar sus recuerdos en la universidad otorgándoles de este modo un valor que iba más allá del personal. Porque si para ellos la carta de despedida de su padre tenía un valor sentimental evidente, nosotros desde el proyecto le dimos la importancia histórica que se merecía, lo que contribuyó a enorgullecer más el legado familiar.

(ARCHIVOZ) ¿Os habéis encontrado con cierto recelo a pesar del paso del tiempo?

(HISTAGRA) La mayoría de la gente se mostró amable, incluso entusiasmada, con que la universidad le dedicase atención. No obstante, siempre hay excepciones. De las más de 500 entrevistas que hicimos, en tres nos restringieron su uso hasta la muerte del entrevistado, y en una ocasión se nos pidió dinero por hablar. Pero, insistimos, son casos excepcionales y muy aislados que refuerzan la lógica de la norma. Entrevistamos a personas que en el momento eran simpatizantes o militantes de partidos de izquierda y esos no presentaron ningún problema. Pero también hablamos con gente de derechas de familias perseguidas por el golpismo que, sin embargo, no tuvieron inconveniente en hablar el asesinato o encarcelamiento de sus familiares en el golpe, durante la guerra o durante el franquismo. También, y es de justicia reflejarlo así, mientras formalmente los gobiernos de la Xunta y central, dirigidos por el PP, mostraron reticencias a apoyar la investigación, fueron varios los ayuntamientos del Partido Popular y no pocos cargos públicos los que nos brindaron su apoyo, tanto facilitándonos la consulta de documentación como ayudándonos a buscar testimonios que se prestasen a ser entrevistados. Los problemas más importantes los tuvimos con algunos pocos jueces de primera instancia que se negaron a facilitar la consulta de datos de defunción en los registros civiles por lo que Lourenzo Fernández, en calidad de coordinador del Proyecto se entrevistó con el Presidente del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia de entonces para obtener desbloquear el acceso a unos archivos que son públicos de pleno derecho. Los buenos oficios del Presidente del TSXG surtieron los efectos administrativos y legales oportunos. Otro problema lo tuvimos con la Iglesia, pues algunas diócesis nos negaron rotundamente la consulta de libros parroquiales de defunción, para este fin.

«Los archivos deben ser también representativos de la memoria colectiva»: entrevista a Javier Díez, Subdirector Gral. de Archivos y Gestión Documental de la Comunidad de Madrid

En esta ocasión, Archivoz entrevista a Javier Díez Llamazares, Subdirector General de Archivos y Gestión Documental de la Comunidad de Madrid, promotor de “Memorias del COVID19”, un interesante proyecto que pretende recoger todo tipo de material documental para crear un fondo que dé testimonio de la emergencia sanitaria y de su impacto en la sociedad madrileña.

(Archivoz) Buenos días y gracias por dedicarnos unos minutos para poder acercar a nuestros lectores el proyecto elaborado desde la Subdirección General de Archivos y Gestión Documental de la Comunidad de Madrid. ¿Cómo nació la idea de “Memorias del COVID19”?

(JDL) La idea nació a partir del llamamiento que realizaron a nivel internacional tanto el Consejo Internacional de Archivos como la UNESCO con el objetivo de implicar a los centros de archivo en la creación de un gran fondo documental que conserve a largo plazo los testimonios del confinamiento para ayudar a las generaciones futuras a entender la pandemia y su impacto en la sociedad. Con esta campaña, la Comunidad de Madrid pretende demostrar que los archivos deben ser también representativos de la memoria colectiva, por lo que no pueden ser monopolio casi exclusivo de la memoria oficial. Hay que abrir esa memoria al resto de la sociedad: a las asociaciones modestas, a los comercios y pequeñas empresas, a los colectivos reivindicativos, a los movimientos vecinales y, en fin, a los ciudadanos y personas físicas en general.

(Archivoz) Debido al llamamiento a los archivos por parte del Consejo Internacional de Archivos y de la UNESCO para recoger los testimonios de la Pandemia, ha proliferado las iniciativas de creación de archivos para conservar la memoria colectiva de la Pandemia por COVID-19. Ejemplos de estas iniciativas son: el Archivo Municipal de Barcelona con “Memòries del confinament” o el Museo Etnográfico de Castilla y León con “2020 testimonios de una pandemia – Antropología del presente”, entre otras instituciones repartidas a lo largo del territorio nacional. ¿Han contactado desde la Dirección General con otros proyectos similares a “Memorias del COVID19”?

(JDL) No hemos realizado un contacto con otras instituciones, pero sí que analizamos las diferentes iniciativas llevadas a cabo por algunas de las que cita y también por ayuntamientos de la Comunidad de Madrid.

(Archivoz) ¿Qué acogida está teniendo esta iniciativa por parte de los madrileños? ¿Están ustedes teniendo la respuesta que esperaban?

(JDL) La acogida está siendo buena. Ya se han puesto en contacto con nosotros diferentes personas que han recopilado materiales muy interesantes y también hemos recibido los primeros testimonios.  Como el objetivo de esta campaña es que tenga una prolongación en el tiempo, iremos dando diferentes impulsos a través de nuestras redes sociales en los próximos meses.

(Archivoz) De todo el material que les llega, ¿guardan toda la documentación o hacen una selección? En el caso de hacer una selección de los documentos recibidos, ¿cuáles son los criterios que aplican?

(JDL) Inicialmente y en función del volumen de aportaciones, la idea es hacer una selección que sea lo más representativa tanto de los documentos aportados como de la tipología de testimonios, lugares, situaciones, etc.

(Archivoz) En 2017 el Ayuntamiento de Barcelona y la Fundación Telefónica firmaron un convenio para digitalizar la documentación generada a raíz de los ataques terroristas de la Rambla de ese mismo año. Dicha documentación se encuentra custodiada por el Arxiu Municipal de Barcelona. ¿Qué opinión tiene usted de los proyectos de archivos colectivos? ¿Cuenta la Subdirección general con algún otro archivo creado a través de estrategias similares?

(JDL) Como he señalado anteriormente, creo que los archivos públicos deben ser también representativos de la memoria colectiva, y no solo patrimonio exclusivo de la memoria oficial. Por ello, me parecen iniciativas no solo interesantes, sino también necesarias por parte de las administraciones públicas. En este sentido, la Comunidad de Madrid ya ha llevado a cabo dos proyectos de similares características:

  • La colección fotográfica “Archivo Fotográfico de la Comunidad de Madrid. Madrileños” es el resultado de un proyecto llevado a cabo por la Comunidad de Madrid para la recogida de las fotos aportadas por los ciudadanos en el año 2007. Se desplegó por toda la Comunidad un amplio dispositivo para digitalizar y catalogar las fotos que los madrileños quisieran aportar. El único requisito demandado fue que la instantánea se hubiera tomado en algún municipio de la Comunidad de Madrid entre 1839, fecha de creación de la fotografía, y el año 2000. Toda esta colección de testimonios se puede consultar en el ‘Buscador de documentos y archivos’ del Portal de Archivos de la Comunidad de Madrid.
  • El proyecto ‘Compartiendo Memorias’, desarrollado en 2015 con motivo del Día Internacional de los Archivos. Con este proyecto, se quiso implicar a todos los madrileños a compartir todos aquellos documentos más antiguos y de mayor valor conservados en sus domicilios particulares, como correspondencia de antepasados que puedan hacer referencia a algún hecho histórico o circunstancia social, salvoconductos, pasaportes, nombramientos, diplomas, cartillas de racionamiento, nóminas, contratos, carnés de sociedades antiguas, autógrafos, recordatorios, fotografías de un antepasado en la Guerra de Cuba o en la de África…
(Archivoz) El confinamiento causado por el COVID19 ha hecho proliferar el arte. Algunas de las marcas más famosas han hecho diseños adaptados de sus campañas de marketing, las redes sociales se han llenado de movimientos artísticos en base al confinamiento y al uso de mascarillas, etc. ¿Van a tener en cuenta en “Memorias del COVID19” esta influencia que ha tenido el confinamiento en el arte?

(JDL) La influencia que el confinamiento ha tenido en el arte y que haya quedado reflejada en testimonios documentales será tenida en cuenta en “Memorias del COVID19”. No hay que olvidar que está campaña va destinada a recoger testimonios documentales para su tratamiento y custodia en un archivo. La influencia sobre otros materiales u objetos deberá quedar recogida en otro tipo de instituciones culturales, pues no es materia que deban abordar los archivos.

Una correcta gestión documental realizada por profesionales redunda en beneficios económicos para cualquier institución: la toma de decisiones y la gestión ordinaria de cualquier institución o empresa se apoya en documentos Clic para tuitear
(Archivoz) Por último, no podemos dejar de preguntar sobre la crisis económica que se avecina. La OCDE estima que España será una de las economías más afectadas por la crisis económica postcovid. ¿Cómo cree que afectará a un entorno profesional como el de los archivos, ya de por sí con poca visibilidad e inversión?

Partiendo de la premisa de que toda crisis económica afecta a cualquier sector productivo, creo que debemos distinguir dos ámbitos profesionales: el público y el privado. En cuanto al sector público, confío en que se puedan mantener las políticas archivísticas de inversión actualmente existentes. Por lo que respecta al sector privado, espero que no se vea afectado como en anteriores crisis. En cualquiera de los casos, el mensaje que debemos trasladar los archiveros es que una correcta gestión documental realizada por profesionales redunda en beneficios económicos para cualquier institución: la toma de decisiones y la gestión ordinaria de cualquier institución o empresa se apoya en documentos, que, como garantes y sustentadores de derechos y obligaciones, resultan imprescindibles para la existencia de cualquier actividad y de la institución u organización que la desarrolla.

Memorias del covid19

«El primer impulso creativo comienza a crecer y madurar en paralelo a un proceso de Documentación»: Entrevista a Mariana Carballal, docente, directora de cine, teatro y televisión.

Las unidades de información tienen de entre sus objetivos principales difundir y dar acceso a la documentación que albergan. Por ello, con esta entrevista queremos alcanzar una versión integradora que aúna el mundo de los archivos con diferentes perspectivas como la teatral, cinematográfica y televisiva.

Para ello, tenemos el placer de contar con Mariana Carballal; docente, directora de cine, teatro, televisión y activista por la igualdad de género en la cultura. Además, forma parte de la junta directiva de Clásicas y Modernas y ejerce como coordinadora en Galicia de los programas Temporadas de Igualdad y Bibliotecas en Igualdad.

(ARCHIVOZ) Un archivo audiovisual supone una fuente de consulta cuyo objeto es documentar, mediante el acceso a fuentes de referencia, la puesta en imágenes del guion cinematográfico. Durante su amplia trayectoria profesional, ¿ha acudido a este tipo de centros para desarrollar sus proyectos? ¿Y a otros centros de información?

(MC) En el proceso de creación de una película, una serie o una obra teatral, ocupa un espacio de máxima importancia el periodo de Documentación. Partimos de una idea, de una imagen, de un suceso o acontecimiento, etc. Y a partir de ese inicio comenzamos un largo proceso que aúna la aportación personal y la documental. Es imprescindible ahondar en el proceso de documentación para situar a los personajes, los acontecimientos en su contexto histórico, social, cultural…

Es probable que la idea de inicio tenga un componente personal importante, una apreciación subjetiva, que opera como motor de arranque pero que, posteriormente necesitará procesos de objetivación para que su desarrollo se encuadre en un contexto referencial adecuado.

El primer impulso creativo comienza a crecer y madurar en paralelo a un proceso de Documentación – información sobre todo los aspectos que lo componen.

En el área de la creación audiovisual, como ya he comentado, es probable que el inicio sea más personal, y que incluya la elaboración y escritura de un guion. Desde este inicio comienza el proceso, primero buscando documentación bibliográfica, consultas a referencias de escritura, guiones que puedan ser guía para tu propia creación, documentación histórica, revisión fílmica que amplíe tus posibilidades, museística que ponga luz a tus ideas… un proceso que puede prolongarse durante mucho tiempo (hablamos de dos años), hasta que las piezas de este puzle encajan.

En este periodo será fundamentales las revisiones a fondos documentales, La Filmoteca Nacional, por ejemplo, maneja un cuantioso fondo fílmico, bibliográfico, fotográfico, etc.

Una vez iniciado el proceso de conformación de equipo y asumiendo funciones de dirección, cada responsable de sección (Iluminación, Dirección de Arte, Casting…), comenzará también un proceso profundo de documentación que será compartido y supervisado por la producción y la dirección a medida que avanza el proceso. Cada sección buscará fuentes documentales. En algunos casos, concretamente en la Dirección de Arte (decorados, localizaciones, etc,) hay poca bibliografía en España. Habitualmente se busca en fondos ingleses e italianos.

(ARCHIVOZ) El proceso de documentación –gestión de información fílmica, tratamiento informativo- aplicado a la producción cinematográfica afecta a todo el equipo de trabajo, especialmente en su fase de preproducción. ¿Cree necesaria esta figura de “documentalista” como parte del equipo en la realización de una producción?

(MC) La figura de un documentalista podría ser valiosa, pues ayudaría a todos los equipos a aunar criterios, o a explorar nuevas opciones. Sería interesante poder trabajar con una persona experta que maneja fondos documentales, que sabe en donde encontrar y que puede ayudar a todos los departamentos.

(ARCHIVOZ) De no ser así, ¿quién podría ser la figura que asuma este papel en el equipo? ¿El director?

(MC) Con esta respuesta, de alguna manera, dejo ver que en la actualidad y partiendo de la idea de la persona que dirige, el resto de personas responsables de equipos, dirección de arte, de fotografía de estilismo y peluquería, de iluminación, etc., buscan documentación que van poniendo en común bajo la supervisión de la dirección y la aprobación de producción.

(ARCHIVOZ) Por tanto, ¿cree que una actriz/actor necesita recurrir a este tipo de fuentes para complementar su actividad? ¿Cuáles son las más socorridas?

(MC) En el ámbito teatral se parte de producciones con menos recursos y dependerá del proyecto. Si es una obra en donde prima el texto, seguramente la persona que dirige toma casi todas las decisiones, aunque sean participadas a los equipos. En una propuesta escénica más colaborativa que parte de una idea, imagen, etc, será cada miembro del colectivo el que aporte documentación para ser después puesta en común y decidida en función del proyecto. En el ámbito teatral recurrimos al Centro de Documentación de Artes Escénicas y de la Música, que depende del Instituto de las Artes Escénicas y de la música del Ministerio de Cultura y Deporte de España. También en el Instituto nacional de Teatro (Unesco), de la Sociedad General de Autores (SGAE), de Catálogos de Festivales, De la Teatroteca (INAEM)..

Por último y centrándonos en el trabajo que deben realizar actores y actrices, es imprescindible que revisen fondos documentales que les permitirán situar en el contexto adecuado a sus personajes. Evidentes, cuando pensamos en una puesta en escena realista, pero también cuando los procesos creativos son trabajos de composición que no requieren una localización temporal, un espacio – tiempo concreto. Pero siempre será necesario crear marcos culturales, estéticos… Y para esto necesitarán revisar y conocer antecedentes de obras, puestas en escena, etc, que complementen  e inspiren nuestro/su  trabajo creativo.

(ARCHIVOZ) Mariana, enhorabuena por la magnífica entrevista que nos ha concedido. Es siempre un honor para nosotros contar con experiencias que vinculen otros campos profesionales con nuestro sector de la archivística y la gestión de información. Gracias por su colaboración, estaremos encantados de recibirla de nuevo.

«Soy un enamorado de los archivos periodísticos y fotográficos»: Entrevista a Javier Cruz, especialista en redes de información documental de la Universidad Javeriana

Hoy tenemos el placer de entrevistar a Javier Cruz Poveda de la Ciudad de Bogotá – Colombia, bibliotecólogo y archivista de la Universidad de la Salle y especialista en redes de información documental de la Universidad Javeriana. Próximamente iniciara una especialización en comunicación y periodismo digital.

Dentro de su experiencia profesional se destaca el análisis de contenidos digitales y documentación periodística para bases de datos. También laboró en medios de comunicación como: El Espectador y Revista Semana, entre otros medios de publicación a nivel nacional. Actualmente labora como Coordinador de la Biblioteca Pública Usaquén , de la Red Distrital de Bibliotecas Públicas de Bogotá.

Destacamos la siguiente introducción de nuestro querido Javier Cruz, para romper el hielo a esta interesante entrevista :

«Yo creo que, para iniciar, lo primero que debo hacer es destacar que todos los archivos son diferentes, pero los archivos periodísticos sean de prensa, radio y televisión son únicos y me atrevo a considerarlos que son unos archivos preciosos; usted me preguntará, ¿por qué son preciosos? y respondo: porque condensan una memoria histórica de país, esa condición no la tiene ningún otro archivo»

(Archivoz) ¿Cuéntanos un poco sobre las diferencias de un Archivo Periodístico, al Archivo Fotográfico en los procesos de conservación, administración y consulta desde tu experiencia profesional?

(JC) El archivo fotográfico requiere desde los procesos de conservación unas condiciones especiales: la temperatura ambiente; la poca exposición a la luz son primordiales por la composición de la emulsión que tienen las fotografías una vez han pasado su proceso químico de revelado. Hoy los archivos fotográficos son digitales y tienen otro proceso de almacenamiento. A diferencia de los análogos, el acceso de estos archivos digitales es más fácil ya que están en línea y pueden ser consultados por periodistas, editores y fotógrafos no solo desde la oficina sino desde su casa no importa la ciudad donde se encuentre ubicado.

(Archivoz) ¿Que experiencias a nivel  profesional obtuviste al laborar en el proyecto de digitalización de la Revista Semana, entre otras revistas como: (soho, Dinero, Jet Set y Fucsia)?

(JC) Todas. El solo hecho de hacer un análisis de plataformas y tipologías de redes (Lan, Wan y Man) me permitió encontrar el mejor camino para convertir miles de fotografías análogas en fotografías digitales y ubicarla en un proyecto sistemático al alcance de todos los usuarios involucrados en el tema; una experiencia de investigación, documentación y sustentación para lograr que el proyecto se realizara en un buen tiempo sin sobrecostos.

(Archivoz) Javier, desde tu perspectiva profesional, ¿Los ciudadanos del común valoramos realmente un archivo fotográfico y periodístico en la actualidad?

(JC) Desafortunadamente no. Y te cuento por qué. El desinterés por la investigación y el ejercicio de interés por la memoria histórica especialmente en los jóvenes no existe. Soy testigo, de estudiantes universitarios, que están haciendo un trabajo de investigación les da pereza llegar al archivo fotográfico; recuerdo una anécdota de una estudiantes de ciencias políticas de la Universidad Javeriana que tenía que hacer una investigación para la tesis sobre el proceso de paz del Caguán y prefirió enviar a sus papá para que le buscara la información porque ella no tenía tiempo. ¿Dónde queda el aprovechamiento de estos archivos?

(Archivoz) ¿Qué es lo más complicado o arriesgado de trabajar en un archivo fotográfico y periodístico, en un día de trabajo normal?

(JC) Buena pregunta. Ocurría mucho cuando se trabajaba con los archivos análogos: cuando sucedía una noticia de última hora y al límite de la hora del cierre para ilustrar, por ejemplo, la muerte de Pablo Escobar se necesita para la línea de tiempo una foto cuando él y su hijo se tomaron una foto en frente de la Casa Blanca y la foto no aparecía; esa carrera contra el tiempo hace de ese momento el mas intenso para que esos inconvenientes sean corregidos en la marcha.

(Archivoz) ¿Cuáles son las debilidades, oportunidades, fortalezas y amenazas, que actualmente están viviendo los archivos fotográficos y periodísticos? Danos una descripción breve.

(JC) Hay una debilidad muy marcada y es que no se están alimentando: la crisis económica ha hecho de los fotógrafos personas poco indispensables por aquello de la inmediatez entonces cualquiera con el móvil toma una foto y sale de paso para ilustrar la nota. Se está corriendo el riesgo de dilatar la memoria y los únicos culpables son los medios de comunicación. Entre las fortalezas y oportunidades considero que tienen una oportunidad latente de comercializar contenidos que producen; ojalá hoy lo puedan entender.

(Archivoz) Me llama la atención esta frase en tu experiencia laboral en el Periódico El Espectador: «Un mundo fantástico. Allí distinguí qué era una diapositiva, un negativo, un opaco una radiofoto y una telefoto«. ¿Esta frase marco tu vida profesional, en darle acogida y pasión por los archivos fotográficos y periodísticos?

(JC) Totalmente. En un archivo administrativo ves el mismo formato, la misma carpeta y el mismo anaquel; en el archivo fotográfico el hecho de encontrar variedad de soportes con un información importante me permitía creer que esto era un tesoro y que valía la pena custodiarlo para que próximas generaciones tuvieran la oportunidad de consultarlas.

(Archivoz)  Si fueras un inspector del grupo de inspección y vigilancia en materia archivística; ¿qué recomendarías a las entidades que tienen a cargo archivos fotográficos y periodísticos, con el fin de ver mejoras en sus procesos técnicos y de consulta al ciudadano?

(JC) Siento que los medios, salvo pocos casos, no están invirtiendo en esa materia prima que es el fotógrafo: esta persona es la encargada de vivir la experiencia en los diferentes rincones de Colombia, en consecuencia, esto va en detrimento de la memoria archivística tanto del medio de comunicación como del país. La memoria no es del medio es de la ciudadanía. Siento mucho que eso esté pasando.

(Archivoz) Devolviéndonos en la máquina del tiempo, cuéntanos una corta anécdota que te haya impactado en el archivo fotográfico y periodístico en tu vida laboral.

(JC)Son muchas. Pero recuerdo una muy especial: trabajaba en el Periódico El Espectador y ese día estaba procesando un material de la final de fútbol en Bogotá entre Millonarios y América; estaba en mi puesto cuando llegó el editor de deportes a mi escritorio venía acompañado de Francisco Maturana que quería una foto de ese partido en dónde aparecía con su grupo de jugadores. Fue bonito y emocionante conocer a una figura del fútbol colombiano que había clasificado a Colombia a un campeonato mundial de fútbol y en ese momento conducía el equipo de mis afectos: El América de Cali.

(Archivoz) La tecnología hoy en día, hace que nos facilite la vida dependiendo el entorno en que vivamos. Sin embargo, ¿Los archivos fotográficos y periodísticos podrán sobrevivir a nuevas tendencias tecnológicas, para que la sociedad pueda acceder a esos contenidos de valor histórico, social y cultural?

(JC) Totalmente. Desde que las instituciones tengan presente que el archivo como las demás dependencias de la empresa son importantes van a sobrevivir; hoy puedes consultar archivos con el response de diseño desde tu celular sin problema.

(Archivoz) ¿Que reconocimientos o estímulos has obtenido por tu labor profesional o laboral en los archivos fotográficos y periodísticos?

(JC) Solo uno. En una alcaldía de Antanas Mockus, fui llamado por la ETB para que fuera jurado de un concurso de fotografía de la época. Fue gratificante ver obras fotográficas de personas del común que habían hecho un esfuerzo por “retratar” su ciudad y ponerla a disposición de la ciudadanía para que disfrutara de un recorrido fotográfico.

«Un libro es una puerta al conocimiento, se merecen un respeto»: Entrevista a Lucas y Gabriel, editores del proyecto O Enfermo Literario

Lucas y Gabriel son historiadores con maestría en historia moderna y contemporánea, y amantes de la lectura. Desde el 2017 mantienen un blog bilingüe especializado en reseñas literarias. Su principal objetivo es fomentar entre sus contactos de las redes sociales la pasión por la lectura, atraer su interés a través de una forma cómoda y práctica sobre ciertos ejemplares que ellos mismos resumen y comentan.

(ARCHIVOZ) ¿Por qué os surgió la idea de crear un blog especializado en reseñas literarias? ¿Cuál fue el principal objetivo que os motivó a hacerlo?

(Lucas y Gabriel) Es una manera de expresar lo que sentimos con la lectura, compartirlo con el mundo, recomendar nuestros títulos favoritos y apoyar a las librerías y editoriales. Nuestro proyecto es bilingüe, publicamos en gallego y castellano, pero sabemos que en español podemos llegar a un mayor número de personas, pero usar nuestra lengua, el gallego, nos ayuda a proteger y a promocionar nuestra cultura. Estamos muy orgullosos de nuestras raíces. Creemos que proyectos como el nuestro son la prueba de que en las RRSS, en la red, y en la mente de las nuevas generaciones aun pervive el amor por la lectura.

(ARCHIVOZ) ¿Cuántos libros leéis al año de media?

(LyG) Entre los dos podemos leer una media de 50 libros al año. Este año será diferente, la pandemia ha afectado a nuestra rutina, y hemos leído mucho más en estos meses.

(ARCHIVOZ) ¿En qué medida creéis que afecta la lectura en el comportamiento de la sociedad?

(LyG) La lectura nos transforma, genera una sociedad crítica, sensible, creativa y comprometida. Los libros son un espacio para reivindicar, leer es revolucionario.

(ARCHIVOZ) Como apasionados de la lectura y conocedores en profundidad de las bibliotecas españolas, ¿cómo describiríais la situación actual de las bibliotecas en nuestro país?

(LyG) No conozco en profundidad la situación de las bibliotecas en el resto del Estado, pero en Galicia la situación es dramática, sobre todo en el área rural, y no es que sea mucho mejor en las ciudades. Desde nuestro punto de vista, el uso de las bibliotecas en general está bastante obsoleto, son escasas y cuentan con una falta de personal especializado muy preocupante. La inversión en cultura disminuye cada año, supongo que no se considera rentable…

(ARCHIVOZ) ¿Y de las librerías?

(LyG) Terrible. Se me parte el alma, el sector está muriendo. Las librerías se despersonalizan, solo sobrevive la venta en grandes almacenes u oligopolios del sector. Un libro no es una lata de refresco, el cliente necesita un ambiente cuidado y acogedor, consejo y atención personalizada. Un libro es una puerta al conocimiento, se merecen un respeto.

(ARCHIVOZ) Con vuestra carrera profesional como historiadores, ¿cómo creéis que afecta la lectura al comportamiento de la sociedad? ¿Creéis que se debería dar más importancia sobre estos asuntos en las escuelas?

(LyG) Somos conocedores de que los poderes económicos y políticos siempre han sentido pavor ante una sociedad culta. Nos quieren robotizados, no pensantes, por eso la lectura es una asignatura pendiente en el sistema educativo.

(ARCHIVOZ) Los distintos géneros literarios son tendencia en algún momento de una época concreta, ¿consideráis que la eminente demanda sobre algunos géneros es una forma de plasmar la situación política y sociológica de un país?

(LyG) Totalmente. En plena crisis económica las distopías y el género fantástico han vivido un auge espectacular, evadirse de lo que nos entristece o convertirse en la heroína del distópico mundo real. Lo mismo ocurre en plena marea violeta con la literatura feminista y las obras de grandes autoras, reivindicando su huella en la historia. Somos lo que leemos y leemos lo que somos.

(ARCHIVOZ) Muchas gracias Lucas y Gabriel por dedicarnos este rato para explicarnos el objetivo de vuestro proyecto. Sin duda, la lectura abre fronteras y engrandece a las sociedades.

«El centro del proceso nunca debería ser la tecnología»: Entrevista a Xoán Porto, editor de Revista Naval y documentalista

Hoy entrevistamos a Xoán Porto, coeditor de Revista Naval y experto documentalista, curtido en el diseño y gestión de sistemas de vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva. En los últimos tiempos se dedica también al desarrollo de proyectos de digitalización de imágenes fotográficas. Su testimonio profesional nos ofrece una perspectiva privilegiada sobre la adecuada imbricación del soporte tecnológico al servicio de nuestras necesidades de información.

(Archivoz) ¿Cómo llegaste al mundo de la documentación?

(XP) Mi puerta de entrada fue la informática. La popularización de los microordenadores domésticos nos abrió a muchos chavales de los años 80 y 90 un mundo fascinante, numérico, lógico y abstracto. A mediados de los 90 tenía claro que me interesaba trabajar con la información, y el ámbito de la documentación, con ese enfoque hacia la automatización que proporciona la informática, me sedujo inmediatamente, así comencé los estudios de Biblioteconomía y Documentación, por aquel entonces de muy reciente implantación en Galicia. En 1998 obtuve una beca de investigación de 18 meses para trabajar en el servicio de documentación de un centro tecnológico. Es aquí donde me forjé como documentalista, ya como contratado, en una experiencia ininterrumpida de más de diez años en los que participé en el desarrollo de proyectos IDI, entre ellos el diseño e implantación de servicios de información empresarial pioneros en el ámbito de la innovación tecnológica, que se fueron consolidando en lo que hoy se denomina vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva.

(Archivoz) Hoy eres un profesional de internet con más de veinte años de experiencia en el ámbito de la gestión documental. En todo este tiempo, ¿Cómo describirías el cambio que se ha producido en este campo?

(XP) Me gusta hablar poniendo el foco en los usuarios, desde esta perspectiva y hablando en términos generales creo que la transformación más evidente se ha producido en dos aspectos en cierto modo antitéticos: el control de los procesos de información, y el control de la información misma en la red.

Por un lado hemos asistido al empoderamiento de los usuarios, que acceden directamente a las fuentes y a las informaciones que son relevantes para sus actividades sin necesidad de intermediación. Esto se debe en gran medida a la adquisición de competencias informacionales, ligadas a la universalización del acceso a los servicios de información que proporciona la red.

Es una buena noticia que muchas tareas, hasta hace no mucho reservadas al documentalista en las organizaciones, sean hoy asumidas de forma natural por los usuarios. En mi opinión hay que abandonar definitivamente esa visión del usuario-cautivo o dependiente. El profesional de la información tiene que desplazarse necesariamente hacia posiciones intelectualmente más exigentes y avanzadas como la planificación de procesos o estructuras de información y el diseño de servicios documentales enfocados a facilitar la gestión autónoma a sus usuarios y a la ciudadanía a medida que avanzan en sus competencias digitales, a las que sin duda hemos contribuido como colectivo a través del desarrollo de acciones de formación y el diseño de servicios cada vez más accesibles. La intermediación del profesional de la información seguirá existiendo, pero circunscrita a ámbitos especializados o de alto nivel.

Ahora bien, en el lado opuesto a este empoderamiento de los usuarios sobre sus procesos informativos, en la última década hemos asistido también a la transferencia del control sobre la información que creamos y almacenamos en red. La denominada “nube” es un término coloquial y asequible que esconde un brutal proceso de concentración de poder, basado en la explotación masiva de nuestras informaciones, metadatos y relaciones, en beneficio generalmente de empresas o grandes corporaciones con las que mantenemos una relación desigual. En la práctica hemos pasado de ser propietarios a usufructurarios de nuestra información, en la medida en que solo podemos disponer de ella en tanto no nos es vedado el acceso por parte de los propietarios de la infraestructura.

Pongo algunos ejemplos: el cierre de Megaupload por las autoridades estadounidenses en 2012 dejó a cientos de miles de usuarios legales -particulares, profesionales y empresas- sin acceso a su información personal o de trabajo. Solo en el ámbito de la gestión de imágenes, la desaparición repentina de servicios como Fotolog o Picasa, o los bandazos en las estrategias de proveedores como Imageshack o Flickr con sus cambiantes condiciones de uso, mantuvieron en vilo a no pocas instituciones que habían confiado la difusión de sus repositorios digitales a estas empresas. Con relativa frecuencia asistimos también –y reconozco que me sigue causando perplejidad- a los problemas que tienen numerosas instituciones incluso de carácter oficial, para recuperar el acceso a sus cuentas cuando son bloqueadas, o para restaurar contenidos censurados en medios sociales y servicios como Twitter, Facebook o Gmail, lo que a mi modo de ver, evidencia el nulo poder de negociación que tenemos los usuarios y la fragilidad del vínculo que nos une a nuestra propia información en la red.

El profesional de la información tiene que desplazarse necesariamente hacia posiciones intelectualmente más exigentes y avanzadas como la planificación de procesos o estructuras de información y el diseño de servicios. Clic para tuitear

 

(Archivoz) ¿Cuál es el avance que más valoras?

(XP) La movilidad. Al afrontar la gestión documental ligada a la red, la movilidad nos permite disponer de acceso prácticamente ubicuo en todo tipo de dispositivos y sin necesidad de conexiones físicas.

Quiero reivindicar a los profesionales de la información que desarrollan su trabajo en las vastas áreas geográficas rurales, donde la desigualdad se traduce en la dificultad para acceder a servicios básicos como la educación, la sanidad. En este contexto, la movilidad tiene que venir acompañada de ancho de banda y cobertura geográfica para garantizar el acceso de la ciudadanía a los servicios de la sociedad de la información en igualdad de condiciones, independientemente de donde vivan.

(Archivoz) Has participado en distintos proyectos de digitalización, ¿cuál es para ti el aspecto clave para llevar a buen término la digitalización de un archivo corporativo?

(XP) Los criterios de digitalización suelen estar pautados en los requisitos del proyecto, y cuando esto no es así podemos recurrir a alguna de las numerosas guías para distintos tipos de materiales que existen. Esto no suele ser problemático, sin embargo, donde nos podemos encontrar problemas es al subvertir el orden de las prioridades establecidas en la definición del proyecto. Hay que resistir la tentación de subordinar los objetivos o utilidades que se esperan obtener en el proyecto a las características de una determinada herramienta o software. El centro del proceso nunca debería ser la tecnología empleada. Idealmente, la tecnología tiene que ser una capa coyuntural, transparente, sustituible y, llegado el momento, incluso prescindible.

(Archivoz) ¿Qué importancia reviste la descripción para la gestión y explotación del archivo digital?

(XP) Por razones prácticas, las tareas de descripción suelen quedar relegadas para mejor ocasión en los proyectos de digitalización, y es una lástima porque a la hora de explotar un fondo o colección el retorno de las búsquedas es directamente proporcional al nivel de descripción alcanzado en los contenidos. La descripción es una tarea más intelectual que mecánica, por lo que a igual dedicación en tiempo y recursos produce menos resultados. Esto, a ojos de los responsables de la parte económica, no suele resultar vendible, casi siempre preferirán llenar una nota de prensa anunciando que se han digitalizado varios miles de páginas como resultado del proyecto antes que decir que se han descrito varios miles de documentos menos.

(Archivoz) ¿Cuáles son hoy las mayores barreras para la difusión del patrimonio digital?

(XP) En ocasiones el acceso a las colecciones digitalizadas se ve dificultado por temas relacionados con la gestión de derechos, véase la reciente polémica surgida por la apertura de la National Emergency Library, dentro del proyecto Open Library; O por la adopción por parte de las instituciones de políticas de difusión restrictivas sobre sus colecciones, que por diversos motivos vedan el acceso franco a las copias maestras de las digitalizaciones, u ofrecen de forma más o menos sutil objetos digitales de baja calidad y resolución; o con marcas de agua que llegan a ofuscar la información contenida en los documentos.

Por otra parte creo que hay un amplio margen de mejora en el diseño de las interfaces de presentación de resultados de imágenes gráficas. En ocasiones la estrategia de recuperación más ágil se basa en el hojeado secuencial de las páginas de un documento para detectar visualmente patrones de información observando la mancha gráfica que ocupan sobre la página. Salvando las distancias, habría que recuperar los aspectos positivos de la experiencia de usuario que ofrecían medios analógicos como los lectores de microfilme a la hora de revisar grandes cantidades de información gráfica de forma rápida y ágil, y que hemos perdido con su traslación al computador conectado a la red. En la actualidad estoy trabajando en el desarrollo de esta funcionalidad para presentar vistas unificadas de documentos gráficos, adaptando tecnologías deep zoom y de pirámide de imágenes como las empleadas para mostrar mapas, ortofotos e imágenes gigapixel.

Xoán Porto editando una gigafoto

Xoán Porto editando una gigafoto

(Archivoz) El archivo digital crece y evoluciona. En las organizaciones, pero también en nuestra vida personal, vamos acumulando no solo registros, documentos y datos, sino también todo un historial de soportes desfasados. ¿No crees que deberíamos planificar mucho mejor nuestro trabajo a la hora de almacenar, organizar y servir nuestra información?

(XP) ¡Me encanta la pregunta! En estos días de confinamiento por el COVID-19, en vez de hacer pan casero como todo el mundo, inicié la siempre postergada tarea de organizar el archivo familiar.

En general creo que es mejor adoptar un enfoque abierto. La visión de archivo no debería limitar la elección de tecnologías. Si los soportes o formatos en los que se almacena la información pueden suponer un problema a medio plazo, lo cual se dará prácticamente en todo aquello que no sea papel, lo que debemos hacer es anticiparnos a la obsolescencia para asegurar la reproductibilidad de la información en un horizonte temporal más o menos amplio.

Los reproductores tienden a estropearse, incluso por la falta de uso, por lo que lo adecuado es tenerlos al menos por duplicado y mantenerlos operativos. En ocasiones si el volumen de información con la que contamos es reducido, resulta más rentable recurrir puntualmente a una empresa especializada para obtener copias digitales de buena calidad.

Hay que desterrar la creencia que una buena digitalización hace innecesarios los soportes originales y que podemos deshacernos de ellos para ahorrar espacio. Una digitalización realizada, pongamos por ejemplo hace diez o quince años, con criterios técnicos aceptables para la época con toda seguridad nos parecería ahora insuficiente bajo los estándares actuales. Las tecnologías de digitalización avanzan y no solo en las capacidades de captación del hardware, cada vez más capaz de extraer de los originales nueva información y con mayor fidelidad; sino también en el campo que se abre a nivel de software, aplicando transformaciones que mejorarán la calidad gráfica en las imágenes, la resolución, el color o el sonido con información que no existe en los soportes originales mediante la aplicación de técnicas computacionales.

De lo que estoy persuadido es que es más probable que los soportes originales, independientemente de que puedan ser reproducidos en el futuro, sobrevivirán a las copias digitales de las sucesivas digitalizaciones y redigitalizaciones que sufrirán a lo largo de sus vidas.

(Archivoz) ¿Será necesario reforzar el rol de los profesionales de la información y la documentación digital en las organizaciones? ¿O por el contrario es una causa perdida frente al auge de la Inteligencia Artificial?

(XP) Lo que conviene reforzar es la definición del perfil documentalista, y reafirmarnos en ello. Creo que de forma subconsciente tendemos a asociar documentación con papel. Esto puede explicar el por qué muchos profesionales, quizás por una tecnofilia mal entendida propia del cambio de época, tendieron a renegar del término documentalista en su currículum. Aún recuerdo con horror la época en que todo el mundo a mi alrededor era infonomista… ni el propio Alfons Cornella se acordará ya del término, si se me permite la broma.

En cuanto al papel de las personas ante la evolución tecnológica y en concreto ante la inteligencia artificial, me quedo con las palabras de Jaron Lanier: “los bits no significan nada sin una persona culta que los interprete”. Al comienzo de la entrevista comentaba mis inicios en la informática allá por los años ochenta, por aquel entonces, en la inocencia de mi mente infantil e influenciado por las series televisivas y el cine de la época, recuerdo mi primera interacción ante un Spectrum, aporreando el teclado para presentarme educadamente y preguntando su nombre al computador… en lenguaje natural ¡pero en inglés, eso sí! Evidente no obtuve respuesta pero aprendí algo sobre expectativas y realidad. Treinta y cinco años después muchos hogares disponen de asistentes de voz personales que ofrecen una experiencia de automatización con cierta apariencia de inteligencia artificial. No creo que la evolución de la tecnología cambie la esencia de la profesión, pero sí que nos desplazará hacia posiciones intelectualmente más exigentes como comentaba anteriormente, asumiendo los roles de organizadores procesos de información o pensadores de estructuras que han de ser codificadas, por ejemplo, por informáticos.

Conviene reforzar la definición del perfil documentalista, y reafirmarnos en ello: no creo que la evolución de la tecnología cambie la esencia de la profesión. Clic para tuitear

 

(Archivoz) Como experto que eres en fotografía e imagen digital, ¿qué medidas podrían ser las más urgentes para garantizar la preservación de nuestro patrimonio digital?

(XP) Me parece muy pertinente la distinción entre el patrimonio en soporte tradicional y el patrimonio digital. Cuando hablamos de fotografía tradicional, el estudio de sus características físico-químicas, durabilidad de los materiales, criterios de conservación, etc. están establecidos, al menos en sus fundamentos. Si nos referimos a las imágenes digitales, carentes como tales de corporeidad e incluso de la noción de originalidad, el estudio de sus características con fines de preservación se ciñe al estudio de los soportes de almacenamiento y a los códecs de los formatos en los que están codificadas.

Digitalizando fotografíasMás allá de los aspectos materiales y lógicos, uno de los grandes problemas a que nos enfrentamos, sobre todo en el ámbito de la fotografía vernácula y los archivos familiares, es la necesidad de definir los imprecisos límites de lo que debe ser preservado en lo digital, ante la ingente cantidad de imágenes que se crean a diario, la mayor parte de ellas para satisfacer necesidades efímeras, pero no por ello descartables para su conservación. En este contexto, en el que se producen –y también se destruyen– imágenes fijas y en movimiento como nunca antes en la historia, mi visión pasa por el fomento de la autogestión consciente de las colecciones, para preparar ya desde hoy nuestro futuro pasado digital; En este sentido estoy desarrollando un proyecto colaborativo, el Arquivo Imaxe, para crear un repositorio con las mejores prácticas en este ámbito, para que sirvan como herramientas modelo o guías para personas individuales o colectivos interesados en estos procesos.

(Archivoz) A la hora de ilustrar contenidos en internet, tendemos a echar mano de los bancos de imágenes en línea y ya casi no recurrimos a profesionales y artistas (diseñadoras, fotógrafos…) de nuestro entorno. ¿Qué efectos puede tener esta tendencia? Y en general, ¿qué importancia concedes en tu trabajo a las tendencias que nos marca el mercado TIC?

(XP) Precisamente estos días asistimos a la enésima polémica en esta materia: los fotógrafos de prensa españoles se han rebelado contra la intención de la Liga de Fútbol Profesional, que pretendía -aprovechando las restricciones de movimiento provocadas por COVID-19- centralizar la oferta de imágenes de los entrenamientos ofreciéndolas a los medios de comunicación a través de su propia productora y con sus propios fotógrafos. Lógicamente este tipo de acciones, además de atentar contra la libertad información, suponen un empobrecimiento de la calidad de la información.

Lo mismo se puede decir del recurso a los bancos de imágenes gratuitos o de pago. Es un recurso inmediato a la hora de contar con imágenes que enriquecen visualmente y hacen más atractivos los contenidos, pero si todos utilizamos la misma fotografía de Wikimedia para ilustrar cualquier asunto, con toda la buena voluntad que haya tras el gesto de compartir una imagen para terceros, lo que estamos provocando es el empobrecimiento y la uniformización de la información, al reducir la amplia variedad de tipologías de los objetos, lugares, etc. a unas pocas realidades. Por ejemplo, si tomamos la foto de un hórreo para ilustrar aquel que vimos en un viaje a Asturias… ¿nos servirá la foto de cualquier horreo asturiano? ¿eliminaremos de un plumazo las variantes morfológica que hay entre ellos función de la zona o el uso? ¿nos dará igual incluso utilizar la foto de un hórreo de la costa gallega si es la única foto disponible a nuestro alcance en el banco de imágenes?

En las últimas elecciones estadounidenses, los medios promocionaron la historia del joven estudiante y fotógrafo amateur Gage Skidmore, que se tomó la molestia de asistir a los mítines de todos los candidatos políticos, tomando fotografías de ellos y subiéndolas a su cuenta de Flickr con una licencia Creative Commons. Efectivamente muchos grandes medios recurrieron a estas fotografías para ilustrar sus informaciones, pero cuando hablamos de fotografía informativa, el componente editorial es muy marcado, y la visión del fotoperiodista, que asiste al acto y extrae la información más significativa del mismo, no se debería perder mediante la utilización no justificada de imágenes de recurso o archivo.

En estos días de excepción por la pandemia, seguramente a más de una, entre las personas que leen Archivoz Magazine, le habrá chocado el uso abusivo de imágenes de archivo que sirven los informativos televisivos para ilustrar situaciones cotidianas: mientras la voz en off informa, por ejemplo, de las medidas de distancia social en los locales de hostelería todavía cerrados, se acompaña la información con imágenes en las que la gente no guarda distancia física ni toma otras precauciones higiénicas que ya hemos asumido. Nuestro cerebro tarda en comprender por qué hay esta desalineación entre el mensaje recibido, entre lo que se nos dice y lo que vemos, y todo porque los medios han perdido la buena costumbre de indicar que están utilizando imágenes de archivo.

Hoy, que contamos con todo tipo de tecnologías para la captación de imagen y sonido, podríamos poner el énfasis en crear contenidos propios y originales. En muchas ocasiones, por pura pereza, preferiremos utilizar la fotografía de un tercero que se pone a nuestra disposición antes que realizarla por nosotros mismos. En este sentido existe la tendencia, alentada en gran medida por las plataformas y medios sociales, de apropiarse del trabajo intelectual de terceros poniéndolo a disposición bajo fórmulas pseudocolaborativas, desposeyéndolo incluso de la preceptiva mención de autoría… y es que no: ni Internet ni Wikipedia son fuentes a las que mencionar en un pie de foto.

(Archivoz) El periodismo digital es otro de los vectores de tu carrera profesional, ¿qué opinión te merece el modelo actual de explotación de contenidos por parte de los medios digitales? ¿Se ha rendido internet ante el algoritmo de Google? ¿Qué calidad nos depara el áuge del posicionamiento de pago?

(XP) Sí, aunque me considero documentalista, me siento cómodo en todas las posiciones que hay en el triángulo de relaciones que se establece en torno a las ciencias de la información: la Documentación (los procesos informativos), el Periodismo (la comunicación) y la Informática (la automatización)… Funcionalmente -y huyendo de corporativismos- también podría definirme como analista, fotógrafo, periodista, informático, etc., del mismo modo en que por ejemplo un periodista se adentra en el campo de la documentación bajo la etiqueta de periodista de datos.

Sobre el modelo actual de explotación de contenidos, creo que es en gran medida el resultado de una estrategia digital de huida hacia adelante de los medios tradicionales. En un momento dado se puso de moda poner botones para compartir los contenidos hacia los medios sociales. Es como si vas a una heladería y al entrar te recomiendan irte a otro local en el que venden los mismos helados y donde te lo vas a pasar aún mejor. De esta forma los medios de comunicación se han convertido en prescriptores cualificados de los medios sociales y les han dado el control, gratis y sin contraprestación, sobre el centro de su negocio: los lectores. Hoy en día los medios sociales son grandes corporaciones que retienen al público, poseen gran parte de la tarta publicitaria que anteriormente correspondía a los medios de comunicación, y mediatizan en gran medida su tráfico.

En cuanto al posicionamiento de pago, sinceramente no sé si nos hemos rendido ante el algoritmo o no, pero me gustaría cerrar invitando a hacer esta reflexión: ¿Desde cuánto hace que desechas la primera página de resultados de Google porque solo contiene recomendaciones de pago, la entrada a la Wikipedia y spam bien posicionado? ¿Cuánto hace que Gmail no es el gestor de correo eficiente que te permitía recuperar rápidamente cualquier mensaje? ¿Cuántos minutos de videotutorial en Youtube has visto para descubrir que eso que necesitabas aprender se puede resumir en 30 segundos o en un par de líneas de texto? Tengo la percepción de que hace tiempo que estas herramientas ya no funcionan, o al menos no lo hacen en el sentido en que deberían si estuvieran centradas en el interés del usuario. En este sentido quiero creer que el futuro pasa por tener interacciones en las que las máquinas nos hablen como personas, pero en el que las personas no tengamos que comportarnos como máquinas. Creo que los profesionales de la información tenemos un apasionante papel en esta tarea.

«Hemos sabido refundir diferentes opciones de difusión y comunicación en una única herramienta»: Entrevista a María Isabel Vila González, Jefe del Servicio del Archivo Municipal de Málaga

Hoy tenemos el placer de entrevistar a María Isabel Vila González, Jefe del Servicio del Archivo Histórico y Administrativo-Intermedio del Ayuntamiento de Málaga.

Nos va a contar como ha nacido “El Archivo sale a la calle” (ARCA), presentada el 17 de febrero de 2020, la aplicación móvil que ofrece un recorrido por la historia de la ciudad de Málaga gracias a la geolocalización de fotografías antiguas. La Aplicación incluye 40 instantáneas y 15 planos correspondientes a edificios o trazados de vías urbanas. Alrededor de 30 fotografías llevan asociadas placas físicas, con códigos QR, que han sido ubicadas  en los lugares exactos desde donde fueron fueron tomadas hace 70, 80 o 100 años. ARCA es  una App gratuita, disponible para Android e IOS, bajo las credenciales del Ayuntamiento de Málaga. Además de en español, los contenidos se muestran en inglés y francés. Y, por cierto, :

#UnArchivoEs un centinela del conocimiento y las voces del pasado que trabaja para conservar la memoria y la historia del futuro” Clic para tuitear
(Archivoz) Muchas gracias por estar hoy con nosotros, ¿qué le parece si, para comenzar, nos habla un poco de su institución?

(MIV) El Archivo Municipal es el Archivo del Ayuntamiento de Málaga y por lo tanto conserva y difunde toda la documentación generada por el principal órgano de gobierno de la ciudad desde su creación, en el año 1489, hasta nuestros días. Eso se traduce en un volumen  considerable de documentación, unos 15 Kilómetros lineales, producto y reflejo de las actividades y gestiones municipales durante siglos. Somos por lo tanto, un centro de referencia  para reconstruir la historia de la ciudad pero  al mismo tiempo un  instrumento esencial para el trabajo diario en muchos departamentos municipales. Como cabecera técnica del Sistema Municipal de Archivos, también estamos colaborando y trabajando, activamente, en la implantación y desarrollo de la Gestión de Documentos Electrónicos en nuestra institución que incluye la materialización, con todas las garantías, del Archivo Electrónico Único.

(Archivoz) Vuestro proyecto reivindica la historia, memoria, e identidad de la ciudad; contadnos, ¿en qué consiste el uso de esta aplicación?

(MIV) Dentro de nuestro  valioso Patrimonio Documental se localiza nuestro Fondo Fotográfico integrado por más de 15.000 imágenes con una cronología amplia que arranca en el siglo XIX. De este conjunto global se ha realizado una cuidadosa selección para su incorporación a  ARCA.

Esta Aplicación ofrece al usuario diferentes funcionalidades:

  • Un Mapa interactivo donde están  reflejados los distintos puntos de interés.
  • Un sistema de notificaciones o avisos de la cercanía  de los hitos cercanos
  • Diferentes enlaces a “Más información” donde el usuario puede encontrar  datos adicionales sobre cada imagen o documento. Al mismo tiempo, se ofrece  información sobre el proyecto ARCA y la Aplicación enlaza a la  Web del Archivo y  a nuestro catálogo on line en varios de sus puntos.
  • Los contenidos están, además  categorizados por familias con lo que es posible visualizar sólo las imágenes asociadas a un grupo temático. Por citar algún ejemplo:
      • La Málaga invisible (edificios y zonas desaparecidas)
      • La ciudad litoral y el Puerto
      • Comercio y Cultura
  • Es posible, igualmente, compartir contenidos, directamente a través de la App en las redes sociales y  también marcar como favoritos algunas de los hitos.
  • Incorpora un potente lector de códigos QR que permite visualizar directamente la imagen asociada a las placas ubicadas en el mobiliario urbano.

Uno de los aspectos más importante de ARCA, que me gustaría destacar,  es su posibilidad de aumentar el contenido. Esto nos permite plantearnos nuevos objetivos y fases de desarrollo en un futuro.

(Archivoz) ¿Cómo surgió la idea? Porque está claro que han sabido adaptarse y sacar partido a la revolución en el mundo digital en la que vivimos actualmente.

(MIV) Este proyecto fue fruto, curiosamente,  de “un sueño”. La idea es una evolución de una actividad que organizamos dentro de una  de las ediciones de la Noche en Blanco, que cada año se celebra en nuestra ciudad, organizada por  el Área de Cultura, y que aglutina un variado número de iniciativas.  En aquella edición  la temática central elegida  fueron  “Los Sueños”. Desde el Archivo Municipal diseñamos una actividad que ofrecía  “Ventanas Oníricas”, que conectaban pasado y presente, repartidos por distintos puntos  de la ciudad. Para ello colocamos vinilos, con  códigos QR, que permitían a través de cualquier móvil o tablet, visionar la fotografía correspondiente a cada ubicación.

Tuvo un gran éxito y decidimos repensar el proyecto para enriquecerlo y potenciarlo con el uso de las nuevas tecnologías. Queríamos crear una oferta cultural interesante pero sobre todo estable en la ciudad. Una vez marcados los objetivos y contenidos,  presentamos  el Proyecto a un Premio de Innovación, organizado por el Departamento de Calidad del Área de Personal de nuestro  Ayuntamiento,  y lo ganamos. Este Premio nos permitió desarrollar la App de ARCA.

(Archivoz) Vuestro proyecto está dirigido a aumentar la visibilidad ciudadana, además de aportar una nueva visión en las actividades de ocio y culturales. Sin embargo, ante el valioso patrimonio documental de su archivo, ¿está enfocado el uso de la aplicación también a atender a un tipo de público más especializado como el profesional de la información, investigadores o estudiantes?

(MIV) Uno de los aspectos más destacables  de esta  App es su versatilidad, ya  que resulta interesante tanto para el público generalista como para  aquellos que tienen un perfil de carácter más profesional o científico. El tratamiento técnico que se ha dado a los documentos ha sido muy riguroso y cumple todos los requisitos de  los estándares y normas asociadas a la descripción archivística. Y todo ello intentado ofrecer, al mismo tiempo, un resultado final atractivo, ágil y fresco para cualquier perfil.

En el Archivo Municipal creemos que lo científico no tiene por qué estar reñido con la claridad de contenidos e incluso podemos plantearnos ofrecer un producto “divertido”.

Por ello nuestro público objetivo es muy amplio: ciudadanos, turistas, estudiantes, profesores, investigadores…

(Archivoz) Un proyecto de tal envergadura necesita un equipo multidisciplinar ¿cuál es vuestro perfil profesional?

(MIV) El esquema y desarrollo de la estructura de los contenidos ha sido resultado del trabajo  del equipo humano del Archivo Municipal,  fundamentalmente del personal Técnico con colaboración, en aspectos puntuales, del personal auxiliar.

Ha sido vital el asesoramiento continuo de los  especialistas en nuevas tecnologías de la  empresa que ha diseñado la App, Ingenia,  que ha tenido una gran paciencia con nosotros. Y como no citar el apoyo y la aportación del Centro Municipal de Informática.

Los Servicios Operativos del Ayuntamiento también han sido esenciales. Gracias a ellos hemos colocados las placas por la ciudad. Quiero destacar que hemos contado, en este proceso,  con la colaboración de numerosos comercios y empresas de Málaga que amablemente nos han permitido colocar las placas en las fachadas de sus negocios.

(Archivoz) ¿Cuáles son los problemas principales que habéis tenido a la hora de desarrollar esta herramienta?

(MIV) Tenemos un importante volumen de material fotográfico muy interesante y la selección ha sido difícil. De hecho se han  realizado varios filtros hasta obtener el producto final que nos parecía más adecuado.

Otro aspecto complicado fue  la elaboración de la información que acompañan a los hitos que ofrece la Aplicación, donde es importante saber destacar de una forma muy resumida los datos más valiosos.

La geolocalizacion también ha tenido sus más y sus menos ya que los paseos por la ciudad, y las consultas a Google Maps, han sido continuos  durante todas  las fases del diseño de la Aplicación.

A ello hay que sumar la conexión con nuestras herramientas tecnologías y nuestras redes sociales. En resumidas cuentas,  un trabajo complejo donde hay que interconectar muchos elementos y que requiere de numerosas revisiones hasta llegar a la versión final.

(Archivoz) ¿Cuál ha sido la acogida del proyecto por parte de los usuarios?

(MIV) Muy buena. Creo que ofrecemos  un producto atractivo para cualquier grupo de interés al margen del contexto o del  perfil específico formativo o profesional. Un dato curioso es que durante el confinamiento, también,  hemos sacado partido a esta App,  a través de nuestras redes sociales, para lo que creamos incluso un hashtag #ARCAdesdecasa

Durante el confinamiento, también, hemos sacado partido a esta App, a través de nuestras redes sociales, para lo que creamos incluso un hashtag #ARCAdesdecasa Clic para tuitear
(Archivoz) ¿Y por parte de los profesionales de la Información y Documentación?

Hemos recibido muchas felicitaciones y creemos que seguramente, otras instituciones seguirán  un camino parecido al nuestro. Nuestra principal aportación creemos que radica en haber sabido refundir diferentes opciones de difusión y comunicación en una única herramienta y siempre sin olvidar los aspectos metodológicos y técnicos de nuestra profesión. Creemos que con ellos estamos contribuyendo a mejorar la visibilidad del Patrimonio Documental ofreciendo un producto actual, accesible y que puede ser interesante para cualquier perfil.

 

Imagen de portada:

*Imágenes cedidas por el Archivo Municipal de Málaga.

«Los archiveros somos «facilitadores» del trabajo de los demás»: Entrevista con Víctor M. Bello Jiménez, archivero y escritor

Desde el año 2008 se celebra el 9 de junio como el Día Internacional de los Archivos auspiciado por el ICA 1 Consejo Internacional de Archivos  (International Council on Archives). Este día fue elegido porque el 9 de junio de 1948, el Consejo Internacional de Archivos se estableció bajo los auspicios de la UNESCO. Esta elección fue aprobada de inmediato y adoptada por la comunidad archivística internacional 2.

Celebrando este día nos parece justo dar relevancia a las personas que trabajan en estos centros poderosos de la cultura, custodios silenciosos de la historia y eternos amantes de la información. Por ello hemos seleccionado a un profesional del entorno cultural canario, Víctor M. Bello Jiménez, que es un colaborador infatigable en la difusión archivística,  y que pertenece, participa y organiza eventos, exposiciones, charlas y encuentros de conocida calidad,  donde colaboran profesionales de reconocido prestigio. Y que hace, de una reunión técnica y/o de unas jornadas de investigación, una experiencia de intercambio de conocimiento especial, donde aúna la calidad formativa y el confort profesional con un cálido y familiar acogimiento.

Por ello queremos empezar por el principio, ¡de su vida profesional, claro! preguntándole directamente,

(ARCHIVOZ) ¿Cómo llega a Canarias un cordobés?

(VBJ) Vine a estudiar. Mi idea era ser físico, pero pronto me reorienté a la historia, gracias a lo cual terminé trabajando de archivero.

(ARCHIVOZ)  ¿Cómo fue la incorporación a la vida laboral dentro del un Archivo Municipal de San Bartolomé de Tirajana? Sabemos que su lugar de trabajo en San Bartolomé , al principio, fue cuanto menos, diferente, ya que muy pocos eran los investigadores y muy lejano el pueblo.

(VBJ) Sí, el principio fue bastante diferente. No sólo por la lejanía del pueblo en el que comencé (conocido como Tunte) sino porque la contratación tampoco era la idónea para posicionarte en la administración. Venía de ser becario en El Museo Canario 3 y en el Archivo Histórico Provincial de Las Palmas 4, es decir, de archivos históricos, y de repente involucrarte en la vorágine de un archivo administrativo te obliga a una formación permanente. La batalla diaria de los archiveros es muy desconocida y casi nada reconocida, pero es gratificante. Yo siempre digo en mis cursos que los archiveros somos facilitadores del trabajo de los demás, ya sean funcionarios de la administración pública o empresas, ciudadanos particulares o investigadores y cuando consigues ese objetivo reconforta el esfuerzo.

(ARCHIVOZ)  Realizar un Doctorado suele abrir puertas en el mundo científico y cultural, pero al realizar su tesis doctoral sobre Archivos y Poder, ¿nunca temió que la temática pudiera ser incómoda? Yo lo tildaría de valiente, pero puede que otros lo tildaran de inconsciente, ¿no cree?

(VBJ) Pues la verdad es que no me planteé si resultaría incómodo para alguien. En cualquier caso, seguía la estela de grandes investigadores que habían trabajado sobre ese tema. Es cierto que hablar de las esferas de poder desde un punto de vista crítico suele generar debates confrontados, pero creí que era necesario explorar cómo ha actuado el poder con respecto a los archivos a lo largo de la Historia en Canarias. Lo hice bajo el título Política archivística y actuación del poder en la administración local canaria (siglos XV a XXI) 5  con la pretensión de mostrar que los círculos de poder, generalmente, sólo prestan atención a los archivos cuando pueden obtener un beneficio, ya sea organizándolos o destruyéndolos. Así era en el siglo XV y así es en el XXI.

(ARCHIVOZ)  ¿Cómo pasa un técnico de la administración a realizar trabajos en investigación histórica y archivos, sin perder la esperanza, siendo profesional liberal? ¿Tiene su riesgo, no?

(VBJ) Sí. Es algo arriesgado, porque pierdes la seguridad de una nómina a final de mes, pero en la vida hay que priorizar los intereses que, en mi caso, eran familiares. Es una pelea continua para obtener proyectos, pero como técnico de la administración veía que desarrollar cualquier proyecto dependía de demasiados factores que no podía controlar y preferí emprender otro tipo de proyectos durante un tiempo, que dependieran más de mí directamente. Así que decidí hacerme autónomo para trabajar en diferentes archivos, con diversas metodologías y realidades, lo que me lleva a hacer investigaciones sobre fuentes documentales históricas, gestión de archivos de muy diverso tipo, auditorías, impartición de cursos u organización de jornadas; incluso proyectos personales como publicación de libros técnicos o literarios.

(ARCHIVOZ) ¿Podrías citar algunos de esos proyectos?

(VBJ) Si sobre gestión de archivos he realizado algunos proyectos en el Archivo municipal de Teguise, fundamentalmente con documentación de obras y urbanismos; en el Cabildo de Gran Canaria, por ejemplo, he tenido proyectos con Servicios Sociales y con Patrimonio Histórico. Estos son proyectos de corta temporalidad. Más espaciados en el tiempo son los concernientes a localización de documentos históricos sobre Canarias o investigaciones históricas. Y, en cuanto a la formación, imparto cursos sobre Archivística general, gestión de archivos municipales, de archivos de empresas o paleografía; unos cursos que he comenzado a impartir online a consecuencia del confinamiento.

(ARCHIVOZ) Después de la colaboración durante años en el Archivo Municipal de Teguise, donde realizaste diferentes labores, ¿cuál es el proyecto mas importante que estas realizando?

(VBJ) Con Teguise he realizado proyectos muy interesantes, como el que llamamos Colecciones Digitales 6, consistente en la localización de documentos históricos sobre Lanzarote en los archivos españoles para, después, obtener copias digitales y, con los permisos oportunos, subirlos a la web del Archivo Municipal de Teguise. También organicé las tres ediciones de las jornadas de Archivo que se han celebrado en este municipio.

(ARCHIVOZ)  Y ahora mismo, ¿con qué proyectos estás?

(VBJ) Como decía antes, con la preparación de cursos online, y como proyecto de largo tiempo, con la reconstrucción histórica y documental del Archivo del Marquesado de Lanzarote. Se trata de un archivo que desapareció, no se sabe bien cuándo, como consecuencia de los ataques piráticos a la Isla y la disgregación familiar. Se trata de un proyecto financiado por el Gobierno de Canarias para este año 2020.

(ARCHIVOZ) Cuando un profesional se plantea la reconstrucción de un Archivo desaparecido, ignoto, ¿cuáles son los pasos que seguir?

(VBJ) La base de mi proyecto es un inventario de dicho archivo del siglo XVII. A partir de él, junto con otras noticias e investigaciones que he ido realizando, voy buscando pistas y referencias a documentos que  pudieran haber estado en este archivo en algún momento de su historia, intentando reconstruir su contexto. Es un trabajo que no se había emprendido antes y voy dando pasitos para su reconstrucción, si no total (que será imposible por la desaparición de muchos documentos tras los ataques piráticos), sí en parte, gracias, fundamentalmente, a las copias que de muchos documentos se han conservado en otros archivos.

(ARCHIVOZ) Reconociendo el trabajo técnico y especial en la reconstrucción de este Archivo, ¿cree que este proyecto tiene algo de mágico, de ensoñación romántica?

(VBJ) Puede ser. Pero es que ser archivero creo que tiene algo de romanticismo, y en el caso de este proyecto que realizo, también de explorador, de conocer lugares remotos en el tiempo a través de los archivos y el papel. Ser archivero no es algo que nadie desee desde pequeño, surge de repente, como un enamoramiento.

 

(ARCHIVOZ)  ¿Podremos disfrutar de este proyecto en modo divulgativo y desenfadado, tipo novela histórica de pequeño formato tras su presentación académica?

(VBJ) (Risas). Todo es posible. Ahora que estoy leyendo el libro de Irene Vallejo El infinito en un junco, estoy viendo que su éxito reside en haber salido del academicismo, en contar las cosas de un modo desenfadado. Quizá a los archiveros nos haga falta algo así para llegar más a la ciudadanía. De hecho, ese era el objetivo fundamental de las jornadas de archivos que he dirigido en Teguise durante varios años: explicar a la ciudadanía el gran potencial de los archivos pero sin hablar de las técnicas que empleamos ni teorías ni modelos, etc. Y el resultado es positivo.

 

(ARCHIVOZ) Y para finalizar:  ¿Tras habitar en tantos lugares, tienes una definición clara cuando te preguntan de dónde eres? El territorio nacional, ¿se te está quedando pequeño?

(VBJ) Tengo muy claro de dónde soy, de Castro del Río. De hecho, cuántos más años cumplo, más hecho de menos estar allí. Aunque también me encanta Alcázar de San Juan, el pueblo en el me crié, y, por supuesto, las Islas Canarias, donde he madurado. El territorio nacional no se me queda pequeño, ni mucho menos, aún no conozco muchos lugares. Hace unos años, una archivera francesa, Christine Martínez, nos contaba en unas jornadas en Bilbo, que en Francia e Inglaterra estaba de moda hacer prácticas de intercambio entre archivos. Creo que es algo muy interesante. En muchos archivos se desarrollan proyectos muy buenos y esta práctica daría lugar a un aprendizaje fantástico y de intercambio de experiencias y conocimientos.

Notas:

[1]:https://www.ica.org/en/international-council-archives-0/ica-70-years-of-international-influence-timeline

[2]:https://www.culturaydeporte.gob.es/cultura/areas/archivos/mc/archivos/nhn/actividades/dia-internacional-archivos.html

[3]:http://www.elmuseocanario.com/

[4]:http://www.gobiernodecanarias.org/cultura/archivolaspalmas/

[5]:https://dialnet.unirioja.es/servlet/tesis?codigo=88305

[6]:https://archivoteguise.es/colecciones-digitales

 

 

 

“El Centro de Estudios Dalinianos se ha convertido en un centro de referencia, mundial me atrevería a decir, para investigadores de Dalí, el surrealismo y las vanguardias del siglo XX.” Entrevista a Montse Aguer, directora del Centro de Estudios Dalinianos

Hoy tenemos el placer de entrevistar a Montse Aguer, Directora de los Museos Dalí y del Centro de Estudios Dalinianos. Nos habla sobre las peculiaridades que tiene el interesantísimo fondo documental del Centro, sus expectativas de futuro y cómo ha afectado la COVID-19 a la institución.

(más…)

«El acceso abierto ya es imparable»: Entrevista a Uxía Gutiérrez, coordinadora de Bibliosaúde

Entrevistamos a Uxía Gutiérrez, coordinadora de la biblioteca virtual Bibliosaúde, la red de cooperación integrada por las bibliotecas de los centros hospitalarios del Sistema Público de Salud de Galicia.

En un momento tan complicado para nuestros servicios de salud, apreciamos mucho su testimonio experto. Uxía Gutiérrez nos habla sobre su trabajo diario como bibliotecaria en Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol, describiendo las particularidades de esta importante faceta de la documentación sanitaria. En la entrevista también nos avanza algunas de las primeras consecuencias visibles de la pandemia para nuestro entorno profesional.

(Archivoz) ¿Cómo llegaste a ser bibliotecaria en un hospital?

(Uxía Gutiérrez) Pues yo estudié en la Universidade de Santiago de Compostela, realicé la licenciatura de Geografía e Historia. Primero me especialicé en Arte, y posteriormente hice la especialidad de Archivística y Biblioteconomía en la misma universidad. En el año 1990 estaba trabajando como colaboradora en la biblioteca del Ateneo Ferrolán por las tardes y en una biblioteca escolar durante unos meses por las mañanas, y salió una convocatoria en el periódico en la que solicitaban personal para la biblioteca del Hospital Arquitecto Marcide. Me presenté, hice unas pruebas y entrevistas y así empecé a trabajar en una biblioteca de hospital. Posteriormente, en el 2005 el Servizo Galego de Saúde convocó oposiciones también para bibliotecarios y consolidé la plaza como personal estatutario.

(Archivoz) ¿Qué balance harías sobre la evolución de la gestión documental y las bibliotecas en el ámbito hospitalario, durante todo este tiempo?

(UG) Bueno, pues como llevo tanto tiempo en este ámbito hospitalario, nada más y nada menos que 30 años, te diré que la evolución ha sido como un viaje desde la prehistoria a un futuro de ciencia ficción, ja, ja, ja,

He pasado desde el libro de registro manual y los ficheros catalográficos a un SIGB, una biblioteca virtual, un repositorio, un descubridor y un gestor de enlaces, entre otros. De la fotocopiadora al escáner. Del CD-ROM y el fax, a Internet, a la nube y el correo electrónico.

La evolución de las TICs ha supuesto una revolución en nuestro trabajo y nuestras bibliotecas. Ha cambiado todo: la gestión documental de la biblioteca, los espacios, los servicios, incluso la visión y el papel de los bibliotecarios y documentalistas. Ya no nos ven como los que prestamos libros, somos gestores de la información y del conocimiento, curadores de contenidos, community managers, gestores de redes sociales, creadores de webs, analistas de datos…

Las tecnologías nos han proporcionado nuevos roles que hemos incorporado a los tradicionales de gestionar y recuperar información, que seguimos realizando, aunque con nuevas herramientas.

(Archivoz) ¿Podrías describir la experiencia de Bibliosaúde, la red que coordinas? ¿Qué otros hitos destacarías en esa evolución?

(UG) Bibliosaúde es una biblioteca virtual y una red de bibliotecas de centros hospitalarios y la Consellería de Sanidade, del Sistema Público de Salud de Galicia. Se fraguó durante 2007 y se inauguró en 2008. En aquel momento teníamos claro que había que hacer la transición a lo virtual, pero no queríamos prescindir del personal que ya teníamos, por eso nos decidimos por un modelo integrador, en el que en lugar de crear una nueva biblioteca virtual al margen de las bibliotecas presenciales, las integrase y fuesen estas mismas bibliotecas presenciales el núcleo de trabajo y el personal que crearía la biblioteca virtual. Al seguir existiendo el componente presencial, nos asegurábamos también de no perder visibilidad en el medio virtual.

En ese momento nos pareció lo más rápido y también lo más económico. Además el personal bibliotecario pasó a ser parte de la nueva biblioteca virtual, se sintió implicado en el proyecto, pues eran los protagonistas de ese cambio.

No estoy arrepentida de este modelo participativo, pero si es cierto que a veces se nos duplica el trabajo, pues sumamos al trabajo de la biblioteca hospitalaria el de la biblioteca virtual. La coordinación recae en uno de los miembros de la red, y las cargas de trabajo se vuelven a duplicar.

El problema también es que en este tiempo no se ha dotado con más personal cualificado en biblioteconomía y documentación a los centros hospitalarios.

Aún así, hemos conseguido una gran biblioteca virtual, que cubre las necesidades de información de nuestros usuarios. Además del catálogo BICO, creamos contenidos como la producción científica de nuestros investigadores en SOPHOS, y preservamos y difundimos sus publicaciones científicas, clínicas, docentes o audiovisuales desde el repositorio institucional RUNA, así como la documentación institucional que se genera. Difundimos la investigación de nuestro personal a través de las redes, sobre todo twitter, y nuestro trabajo docente en facebook y en un canal de youtube también, o curiosidades históricas de nuestras bibliotecas y hospitales en pinterest.

Los programas de formación son esenciales en nuestro trabajo. Formamos mediante la creación de guías y tutoriales y con cursos de formación continuada, tanto presenciales como en línea, sobre todo al personal sanitario, pero también en recursos de gestión y administración como Aranzadi, La Ley, o Mementos.

Una labor que requiere tiempo y conocimientos específicos, es la de evaluar las colecciones y los fondos de la biblioteca virtual, negociaciones con editores, la gestión económica, todo un proceso laborioso y fundamental en el ámbito sanitario.

Cuando la necesidad de información es asistencial, el factor inmediatez es fundamental. Ha de ser consultable en cualquier lugar: consulta clínica, a pie de cama, una ambulancia, urgencias, donde la necesiten en ese momento. Clic para tuitear
(Archivoz) A diario ayudas a los profesionales del servicio público de salud a localizar la información que necesitan en bases de datos especializadas de todo el mundo. ¿Qué caracteriza al usuario en el campo biomédico?

(UG) Los usuarios de los servicios de salud son muy variados, desde médicos, que conforman el mayor porcentaje de usuarios que nos demandan información, hasta enfermería, técnicos de salud de diferentes especialidades, investigadores, psiquiatras, psicólogos, farmacéuticos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales e incluso personal de gestión, como jurídicos o economistas. Es un espectro muy variado.

Pero no cabe duda de que el principal grupo demandante de información en los hospitales son los sanitarios y sobre todo los médicos. Necesitan información a tres niveles, docente, asistencial e investigador.

Este tipo de información ha de estar muy actualizada, y ha de ser fiable, de calidad, basada en evidencias, evaluada y contrastada, y por supuesto muy ágil. Cuando la necesidad de información es asistencial, el factor inmediatez es fundamental, y ha de ser consultable en cualquier lugar: la consulta clínica, a pie de cama del enfermo, o en una ambulancia, las urgencias, donde la necesiten en ese momento.

Por eso es importante que el acceso a recursos de ayuda a la toma de decisiones clínicas, pueda realizarse durante las 24 horas, los 365 días del año, y desde cualquier lugar y dispositivo. En ese sentido la Biblioteca Virtual Bibliosaúde ha contribuido mucho a mejorar el acceso inmediato a la información.

(Archivoz) ¿Cómo valoran los usuarios el servicio que prestáis?

(UG) Yo diría que lo valoran muy bien en general. No sólo la evaluación de los recursos que ponemos a su disposición en la Biblioteca Virtual, si no también servicios como el SOD, para obtención de documentos. Es imposible suscribir todos los títulos de publicaciones científicas que existen a nivel mundial y que se indexan en las principales bases de datos internacionales biomédicas como Medline, Embase, Scopus, Web of Science, Cinahl y otras como IBECS, Cuiden o Medes en el ámbito hispanoamericano. Por eso el servicio de solicitud y obtención de artículos y el préstamo interbibliotecario son de los más demandados en nuestro tipo de bibliotecas. Se localizan y obtienen miles de artículos al año en otras bibliotecas sanitarias, para que los usuarios tengan acceso a esa información.

Las búsquedas bibliográficas, son un apoyo fundamental para ellos en los ámbitos de investigación y docencia, y como apoyo a las tesis, publicaciones, trabajos de fin de máster, revisiones sistemáticas, guías de práctica clínica, etc. Creo que también es muy apreciado por ellos, tener especialistas que realizan estas búsquedas, muchas veces complejas, que les requerirían a ellos disponer de un tiempo que no tienen dada su carga asistencial y laboral, y una profundidad de conocimientos de las bases de datos que se escapan a sus conocimientos.

Aun así trabajamos mucho como formadores, tanto presenciales como en línea, para enseñarles a buscar correctamente en las principales bases de datos y los recursos que ponemos a su disposición. Así aprenden a utilizarlos y para qué sirven, y en qué circunstancias es más adecuado consultar unos u otros.

Atención Primaria ha sido una de las grandes beneficiadas, con la creación de la biblioteca virtual, pues pasó de no tener acceso a bibliotecas que eran tradicionalmente hospitalarias, a tener a su alcance herramientas que les facilitan la actualización de conocimientos continua. Ha supuesto una democratización del acceso a la información, que valoran muy altamente.

(Archivoz) ¿Además de la lectura de libros qué o otros servicios demandan los pacientes y usuarios del hospital?

(UG) En mi hospital no existía biblioteca de pacientes, hasta que empezamos a trabajar en el proyecto de Biblioterapia con la Axencia do coñecemento en Saúde (ACIS) y Avalia-T, que es la agencia de evaluación de tecnologías sanitarias del Servizo Galego de Saúde. Este proyecto es un paso más allá de la simple lectura de libros, pues implica una selección y evaluación de libros por un grupo de expertos que incluía pacientes también, durante un año. Es una colección pensada para que el personal sanitario pueda “prescribir” estas lecturas, igual que se prescribe un fármaco y como complemento a estos, a determinados pacientes como ayuda a situaciones personales, o determinadas patologías, que les ayudarán a comprender lo que les está pasando y a superar determinadas circunstancias. Además este proyecto nos llevó a cooperar con la red de las bibliotecas públicas de Galicia.

Más allá de esto, sabemos que no toda la información de salud que circula por Internet es confiable, y nos preocupa mucho este tema de la “formación en salud a la ciudadanía”, por eso en la biblioteca virtual Bibliosaúde tenemos una selección de recursos bajo el epígrafe “Bibliosaúde para cidadáns” donde se han evaluado y seleccionado recursos y webs de salud dirigidos a pacientes de calidad validada y fiable y adaptados a su legibilidad de lectura de términos médicos.

Colaboramos desde el principio con E-Saúde, el portal digital dirigido a pacientes del Servizo Galego de Saúde que ofrece información verídica, legible y confiable de salud para la ciudadanía, realizando glosario de términos médicos en la información de salud de la A a la Z.

También hemos participado en cursos a asociaciones de pacientes, explicándoles como seleccionar información fiable y de calidad en salud en Internet, y cuáles son las fuentes que deberían consultar.

(Archivoz) ¿Cuáles son las labores técnicas que consumen la mayor parte de vuestra jornada de trabajo?

(UG) Sin duda la selección y evaluación de herramientas y colecciones, porque hay que conocerlas en profundidad y estudiarlas, compararlas en caso de amplia oferta en el mercado, valorarlas, y esto consume mucho tiempo. Luego tus conocimientos y valoraciones has de plasmarlos en guías y tutoriales para formar al personal sanitario en su buen uso.

Me resultaría imposible lanzar búsquedas bibliográficas especializadas en Bases de datos, si previamente no las conozco en profundidad, no las estudio y no las evalúo.

Aunque luego preparar las estrategias de búsqueda en cada base de datos consume también mucho tiempo, sobre todo cuando son búsquedas exhaustivas y muy pertinentes para estudios de investigación, publicaciones, tesis, revisiones sistemáticas, etc.

El servicio de Obtención de Documentos es muy demandado, y hay días que hay que dedicarle una gran parte de la jornada también.

Preparar la formación, consume una gran parte de tiempo y cada vez actuamos más como formadores en todos los ámbitos, presencial y virtual.

La atención al usuario, ya sea presencial o virtual, dependiendo de la dificultad de sus consultas, también requiere una buena inversión de tiempo.

(Archivoz) Además de atender las demandas de información específica de cada colectivo de usuarios, ¿qué relación tenéis con la ingente cantidad de información y documentación sanitaria que produce el hospital? En líneas generales, ¿qué trabajo que realizáis en relación con la documentación clínica?

(UG) Nuestra relación con la documentación producida en los hospitales se manifiesta en el repositorio institucional. En RUNA mantenemos una colección de Documentación Clínica institucional, la de Documentación administrativa de la organización, la de publicaciones de la organización, la de docencia, etc. Toda esa información nos encargamos los bibliotecarios de subirla al repositorio mediante archivo delegado. La coordinadora de RUNA, Carmen, se encarga de que todos los documentos cumplan los estándares y normativas necesarias antes de ser publicadas.

En la colección de Documentación Clínica, se suben los protocolos, planes de cuidados, guías, etc que se crean en la organización. Se ha añadido un campo CIE-10 que puede enlazar si se quisiera con las historias clínicas.

(Archivoz) Los servicios públicos de salud también tienen que hacer frente a la enorme carestía de las licencias en el ámbito biomédico. ¿Qué opinión te merece el modelo de negocio actual de las publicaciones científicas?

(UG) Efectivamente, el actual modelo de licencias de suscripción de colecciones resulta muy costoso de mantener, porque los precios se incrementan mucho más que nuestros presupuestos. Por eso nosotros estamos a favor del modelo de publicación de Acceso Abierto.

Creo que las organizaciones deberían de favorecer este modelo, además de manteniendo repositorios institucionales, estableciendo políticas y mandatos institucionales sobre acceso abierto, premiando en sus políticas y objetivos el depósito en repositorios, incentivando la publicación mediante la vía verde en sus repositorios, ayudando a las buenas investigaciones en los pagos de los APC (Article Processing Charge), incentivando para que sus trabajadores publiquen en revistas de acceso abierto en los baremos de concursos y OPEs y reconocimientos de méritos, o convirtiéndose en editoras de publicaciones en acceso abierto con revisión por pares para sus investigadores. Deberían también de fomentar los datos abiertos. Tienen que entender que el acceso abierto amortiza la inversión en investigación.

Creo sinceramente que estamos en un momento de cambios en el negocio de la publicación científica y las grandes editoriales tendrán que adaptar sus modelos económicos de suscripción, y tendrán que flexibilizar estos modelos actuales tan rígidos.

COVID ha hecho tambalear los modelos de negocio y publicación actuales. Dada la urgencia, se ha incrementado la publicación en repositorios y pre-prints, que pueden ser revisadas por otros pares con comentarios y mejoras. Clic para tuitear
(Archivoz) ¿De qué manera ha afectado a vuestro trabajo la emergencia sanitaria del COVID19? ¿Qué otros retos tenéis por delante las profesionales de la documentación sanitaria?

(UG) COVID-19 nos ha afectado, evidentemente. Ha promovido el teletrabajo masivo, demostrando que es posible trabajar eficazmente desde casa también. Nos ha hecho recapacitar sobre la formación en línea, que deberemos de incrementar todavía más, y con otras metodologías más adecuadas que las simples guías en pdf y más interactivas.

Nos ha reafirmado en la necesidad de la cooperación con otros profesionales y bibliotecas. Aunque es algo que sabíamos y siempre hemos hecho, esta época ha venido a demostrarnos que trabajamos todos en el mismo barco y con los mismos objetivos. Esto nos ha llevado a unirnos a casi 90 bibliotecarios de ciencias de la salud de toda España y crear un proyecto como #AyudaBiblioteca #Covid-19 que se plasmó en el site COVID-19 por especialidades y temas en el que todos contribuimos en recopilar información de calidad y evaluada para todas las especialidades sanitarias. También ayudó el hecho de que muchas editoriales publicasen en acceso abierto sobre COVID. Esto ha demostrado que el Acceso Abierto es ya imparable, pues si no hubiese existido no hubiese avanzado tan rápidamente la investigación sobre COVID. Además ha hecho tambalear los modelos de negocio y publicación actuales, ya que dada la urgencia en la rapidez de transmisión de la información, se ha incrementado la publicación en repositorios y pre-prints, que pueden ser revisadas por otros pares con comentarios y mejoras de esos pre-prints.

Les hemos dado un excelente servicio adelantándonos a sus necesidades de información, ya evaluada y clasificada, gracias al trabajo cooperativo, lo que también nos ha reafirmado en nuestro papel de evaluadores y seleccionadores de la información de calidad.

Nuestros espacios físicos se han visto implicados en esta pandemia, ya que en algunos casos se han reconvertido en UCIS, en centros de citas de COVID, en salas de reunión…

Se nos han abierto nuevas perspectivas de roles, como la lucha contra la información fraudulenta en redes sociales e Internet para proteger a la población de los bulos en materia sanitaria.

En fin, tenemos un mundo abierto de posibilidades y un futuro para reescribir nuestro trabajo. Pero como reto fundamental en mi ámbito, me planteo el que se contrate a profesionales graduados o licenciados en biblioteconomía y documentación en todos los hospitales, sobre todo si son hospitales universitarios.

“El interés por el cine doméstico responde a la transformación de la noción de intimidad”: Juan de Dios López López, codirector del proyecto «De imagen íntima a patrimonio audiovisual» (Parte II)

Juan de Dios López López lidera junto a dos colegas de la Universidad de Córdoba un proyecto que analiza el creciente interés por el cine doméstico y su reivindicación como parte del patrimonio cinematográfico. Retomamos la charla con él para profundizar en la inclusión de este en las filmotecas y otros archivos públicos.

 

(ARCHIVOZ) ¿Cómo ha sido la respuesta por parte de los particulares (de los dueños o sus descendientes) en cuanto a la cesión de los materiales? ¿Cuáles son las ventajas para ellos? Ceden un poco de su «intimidad» al compartir imágenes del entorno familiar pero por contra ¿qué reciben? ¿Cuáles crees que son las bazas para que instituciones como archivos o filmotecas se muestren interesadas en estas cintas?

(JDLL) Hay varios motivos que pueden llevar a donar estos materiales. En primer lugar, por supuesto, la posibilidad de obtener gratuitamente una copia digitalizada de las películas. Mucha gente ya no cuenta con el proyector y lleva mucho tiempo sin ver sus películas familiares grabadas en Super-8 (y esto está comenzando también a pasar con formatos más actuales como el VHS), por lo que tener una copia digitalizada les da la oportunidad de volver a ver sus películas grabadas hace 40 o 50 años, la oportunidad de ver imágenes en movimiento de seres queridos que ya no están, etc. En el caso del proyecto “Mi Vida” de la Filmoteca de Andalucía, la cesión del material puede ser temporal. Es decir, que una vez digitalizada la cinta, el donante puede depositar la cinta original en la filmoteca o llevársela de nuevo a casa.
Pero también hay otros motivos, y esto son hipótesis con las que estamos trabajando, como, por ejemplo, que se hayan heredado esas películas y ya no signifiquen mucho personalmente porque no se conoce quiénes son las personas que aparecen filmadas. Podría ser una bisabuela o un tío lejano de quienes apenas conoces nada, porque no te han contado las historias que hay detrás de la película. Entonces, hay poco apego al material, pero consideras que puede ser importante quizás desde un punto de vista histórico o de la investigación. O, incluso, puedes tener la esperanza de que llegue a alguien que te pueda contar esas historias olvidadas. En cualquier caso, dilucidar cuáles son esos motivos forma parte de nuestros objetivos de investigación.

(ARCHIVOZ) Quizá por cercanía cultural y territorial uno de los proyectos que más os toca es «Mi Vida» de la Filmoteca de Andalucía. ¿Podrías comentarnos en qué se basa, qué tipo de materiales reúne y cómo se organizan?

(JDLL) El proyecto de la Filmoteca de Andalucía surge en 2016 con la intención de recopilar cine doméstico producido en Andalucía en formatos que, por el paso del tiempo, corren riesgo de deterioro o pérdida, como el 16mm o el 8 mm. Pero sobre todo, el popular Super-8, que es el formato que más se ha donado. La Filmoteca ha puesto en marcha varias campañas solicitando donaciones, pero el proyecto sigue abierto de modo continuo y sigue recibiendo películas. Como bien dices, el proyecto ”Mi Vida” nos toca de cerca puesto que trabajamos justo al lado de la filmoteca andaluza. No obstante, lo interesante es que no se trata de un proyecto aislado, sino que se inscribe en un conjunto de proyectos similares, interesados en la recuperación de cine doméstico, que se están desarrollando en los últimos años tanto a nivel nacional como internacional. De hecho ya se ha constituido una red, la Red de Cine Doméstico, que une y coordina a varias de estas iniciativas surgidas en todo el territorio del estado español.

 

(ARCHIVOZ) Sois conocedores que en otras comunidades como Murcia, Galicia o Extremadura se están llevando a cabo proyectos similares. ¿A qué factores puede deberse esta sensibilidad hacia el cine doméstico como tendencia?

(JDLL) Creo que tiene ver con varios motivos. En primer lugar, hay que considerar el desarrollo de las tecnologías audiovisuales que, por un lado, han dejado obsoletos los formatos que se están recuperando, como el Super-8, pero también otros como el VHS que creo que no tardará en ser objeto también de campañas de recuperación. Pero, por otro lado, el mismo desarrollo tecnológico ha posibilitado la digitalización de ese material fílmico destinado a perderse. Esta aceleración tecnológica se inscribe también en un incremento del sentimiento de nostalgia por el pasado perdido que está íntimamente relacionado con esa “inflación patrimonial” de la que hablábamos antes. También habría que considerar, a mí juicio, las nuevas tendencias historiográficas que tratan de construir la historia con materiales que vayan más allá de los documentos oficiales y las perspectivas del poder instituido. Tampoco se puede desdeñar al considerar este interés por las películas caseras las propias texturas y cualidades del cine doméstico: su apariencia de verdad, su supuesta ingenuidad, su idealización de la familia, etc.; o, incluso, podríamos apuntar como motivo del interés contemporáneo por el cine doméstico la actual reconfiguración de los espacios público y privado o la propia transformación de la noción de intimidad. Me parece evidente, por todos estos motivos, que el cine doméstico, y las prácticas de archivo en las que está siendo incluido, nos brinda múltiples líneas de investigación fértiles y novedosas.

(ARCHIVOZ) Más allá del formato, del propio valor documental del cine doméstico, una vez que los fondos sean digitalizados ¿podrían surgir nuevos usos como material de recurso y documentación para artistas, universidades, productoras o directores del cine de reapropiación?

(JDLL) Por supuesto, de hecho los ejemplos son ya múltiples. Efrén Cuevas, profesor de Comunicación Audiovisual de la Universidad de Navarra, ha estudiado a fondo el tema y coordinó en 2010 el libro ‘La casa abierta. El cine doméstico y sus reciclajes contemporáneos’, un trabajo de referencia en nuestro proyecto en el que se analizan varias experiencias de reutilización y reapropiación de películas caseras. Muchos cineastas contemporáneos utilizan metraje doméstico en sus producciones cinematográficas, ya sea como material exclusivo o intercalándolas en el montaje con imágenes rodadas profesionalmente. También la televisión lleva décadas utilizando imágenes domésticas en diversos tipos de programa. Recordemos, por ejemplo, ‘Videos de primera’ realizado casi exclusivamente con vídeos familiares en los que aparecían situaciones cómicas, caídas, golpes, etc. Y, por supuesto, en la actualidad se pueden encontrar múltiples imágenes domésticas o “no profesionales” en los informativos, en programas de entretenimiento, de humor, nostálgicos, etc. La actual recuperación de películas caseras en formato Super-8 y su puesta a disposición de artistas, investigadores o cineastas creo que augura un uso mucho mayor de estas imágenes en producciones y estudios de todo tipo.

 

 

Juan de Dios López López es Profesor del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de Córdoba y doctor en Antropología Social por la Universidad de Granada. Obtuvo el Premio de Investigación PatrimoniUN10 a la Mejor Tesis Doctoral, concedido por el Campus de Excelencia Internacional en Patrimonio de la Universidad de Jaén. Es miembro del grupo de investigación Laboratorio de Estudios Interculturales de la Universidad de Granada. Ha trabajado como investigador social tanto en universidades como en otras instituciones públicas y privadas y ha participado en proyectos de investigación nacionales e internacionales sobre patrimonio inmaterial y procesos de patrimonialización, el fenómeno turístico o la pobreza urbana, entre otras temáticas. Junto a Ignacio Alcalde Sánchez y Fernando Cañete Buenestado lleva cabo el proyecto de investigación ‘De imagen íntima a patrimonio audiovisual. La inserción del cine doméstico en el archivo público’.

 

“El interés por el cine doméstico responde a la transformación de la noción de intimidad”: Juan de Dios López López, codirector del proyecto «De imagen íntima a patrimonio audiovisual» (Parte I)

Desde hace algunos años percibimos un interés creciente por recuperar esa parte del patrimonio cinematográfico vinculado al cine doméstico. Diferentes agrupaciones en el territorio español procuran reclamar el protagonismo de cintas caseras, a menudo en formatos que van quedando obsoletos como el Super-8. Esos documentos que recogen celebraciones íntimas, reuniones familiares o encuentros sociales ayudan a reconstruir no solo nuestro pasado sino también la imagen cinematográfica del país. Juan de Dios López López lidera junto a dos colegas de la Universidad de Córdoba un proyecto que analiza esta tendencia y, sobre todo, su inserción en el catálogo de filmotecas y otros archivos públicos. Acercarnos a su investigación nos ayudará a comprender el fenómeno.

(ARCHIVOZ) Antes de nada, aunque actúes como interlocutor en nuestra entrevista, el equipo de trabajo lo completan Ignacio Alcalde Sánchez y Fernando Cañete Buenestado, compañeros de la Universidad de Córdoba. ¿Cómo os conocistéis y, sobre todo, como surgió la idea del proyecto?

(JDLL) Ignacio Alcalde y yo somos profesores de Antropología Social en la Universidad de Córdoba, y compartimos despacho, por lo que trabajamos codo a codo de forma habitual. En la UCO se oferta desde hace tres cursos un grado universitario en Cine y Cultura, donde el área de antropología social tiene cierta presencia. Queríamos dedicar una parte de la enseñanza sobre antropología audiovisual a las prácticas cotidianas de producción y consumo audiovisual y, en ese sentido, la filmación de películas caseras o la confección de álbumes de fotos familiares nos parecía central.
La Facultad de Filosofía y Letras de la UCO, donde trabajamos, está prácticamente a 100 metros de la sede de Filmoteca de Andalucía y un día visitándola encontramos un tríptico en el que se hablaba del proyecto «Mi Vida». Evidentemente, enseguida sentimos la necesidad de conocer más a fondo este proyecto y otros similares. Y comenzamos a leer todo aquello que encontramos relacionado con el cine doméstico.
Al poco tiempo se unió al proyecto Fernando Cañete, que es graduado en Gestión Cultural y tiene un máster en cinematografía, en el marco del cual realizó prácticas en la Filmoteca colaborando precisamente en las tareas de archivo y digitalización de las cintas donadas al proyecto «Mi Vida». En la actualidad, Fernando está cursando los estudios de doctorado y su tesis doctoral se enmarca en este proyecto de investigación.

 

(ARCHIVOZ) ¿Cuáles fueron los principales objetivos que establecisteis cuando poníais en marcha la propuesta? ¿Se han visto modificados o incrementados con el paso de los meses? ¿A qué se puede deber este cambio?

(JDLL) El proyecto que estamos planteando se encuentra de hecho en sus primeras fases de desarrollo. Las preguntas que nos estamos haciendo en esta primera fase tienen que ver fundamentalmente con los significados y el valor otorgado a estas películas por parte de los distintos agentes implicados en estos proyectos de recuperación de cine doméstico. Entre tales agentes podríamos señalar, evidentemente, a las personas que donan sus películas caseras, pero también el personal técnico de los archivos y las filmotecas, los gestores públicos, o los investigadores, activistas políticos o artistas interesados en reutilizar ese material fílmico en sus proyectos de investigación, de intervención política o creación estética. Nos interesa mucho el cambio que se produce tanto en las funciones como en los significados de este cine cuando son trasladadas del espacio íntimo y restringido del hogar al espacio, en principio mucho más amplio y accesible, de los archivos y filmotecas públicas. Tales significados, por supuesto, no serán unívocos y tendremos que analizar cuáles son las discrepancias que se producen entre unos y otros y en qué medida responden a los contextos de enunciación y a las intencionalidades de cada uno de los agentes.

 

(ARCHIVOZ) Tenéis muy presente en vuestro trabajo términos de Nathalie Heinich como «inflación patrimonial» o las palabras de Barbara Kirshenblatt-Gimblett sobre patrimonio cultural. ¿Podrías profundizar en estas claves? ¿Cómo enriquece el contexto patrimonial el cine doméstico?

(JDLL) Una de mis principales líneas de investigación son las políticas patrimoniales y los procesos de patrimonialización. De modo que, desde un primer momento, me pregunté si este interés de los archivos y las filmotecas por el cine doméstico podría ubicarse en ese contexto de “inflación patrimonial”, definido por Nathalie Heinich y que se refiere a la ampliación progresiva de la noción de patrimonio, que ha llegado a abarcar cada vez más objetos y expresiones culturales, y cada vez más cotidianos y alejados de las construcciones monumentales. Algo que viene sucediendo desde la aprobación en 2003 de la Convención de la UNESCO sobre Patrimonio Inmaterial, e incluso antes, desde la década de los sesenta y la introducción de la noción de ‘bienes culturales’. No voy a entrar ahora a valorar este hecho. Pero sí que me parece significativo que, si efectivamente se le estuviera dando un tratamiento patrimonial a las películas domésticas, podría decirse que se está traspasando una última frontera: la de la vida doméstica y la intimidad. O dicho de otra forma, se le estará dando un tratamiento público a películas producidas en el hogar y cuyos espectadores, a priori, iban a ser exclusivamente los miembros de la familia y personas muy allegadas.
Lo que si parece claro es que la idea de una “segunda vida” que, según Barbara Kirshenblatt-Gimblett, obtendrían todos los objetos patrimonializados, encaja perfectamente con los nuevos usos que adquieren o potencialmente pueden adquirir las películas familiares. Los significados y usos de estas películas necesariamente se van a ver transformados con su traslado a las filmotecas, lejos de sus contextos originales de producción. En cierto modo, como ha dicho Gil-Manuel Hernández, los elementos patrimonializados podrían asemejarse a los zombis: cuerpos a los que, después de haber perdido su funciones y significados primigenios, se les insufla una nueva vida que no tiene mucho que ver con la anterior.

 

(Sigue en Parte II)

«Pudieron guardar y recuperar miles de libros de los agujeros hechos por los ataques de los misiles»: Entrevista con Mohammed Jasim, exdirector de la Biblioteca de la Universidad de Mosul

Entrevista con Mohammed Jasim, exdirector de la Biblioteca de la Universidad de Mosul y coordinador de la ayuda internacional a la misma. Mohammed presentará su punto de vista sobre la situación actual de la Biblioteca de la Universidad de Mosul, y sobre la campaña nacional e internacional para restaurarla. Mohammed coordina estos esfuerzos, trabajando con instituciones locales e internacionales para aumentar el apoyo a la biblioteca y para crear nuevas colecciones. Colabora con las autoridades de Mosul para tratar la planificación y la posible reconstrucción de la biblioteca.

Noemi, de Archivoz, habló con Mohammed para informarse sobre la Biblioteca de la Universidad de Mosul y sobre el trabajo de reconstrucción de la misma.

(Archivoz) Nos gustaría saber un poco más sobre usted. ¿Podría presentarse?

(Mohammed) Me llamo Mohammed Jasim Aal-Hajiahmed, soy el exdirector de la Biblioteca de la Universidad de Mosul y el coordinador de la ayuda internacional a la Biblioteca desde la destrucción y el incendio causados por ISIS durante su ocupación de Mosul, en el norte de Irak.

(Archivoz) ¿Podría hablarnos de la Universidad de Mosul y de su Biblioteca, para ayudarnos a entender su papel fundamental para las universidades y las bibliotecas de Irak, tanto antes como después del ataque de ISIS?

(Mohammed) La Universidad de Mosul es la segunda universidad de Irak después de la Universidad de Bagdad. Tiene 55.000 estudiantes, y cuenta con 125 departamentos de ciencias y humanidades, 25 facultades y 8 centros de investigación. La Biblioteca de la Universidad de Mosul se construyó en 1967, y era una de las más grandes de Irak y una de las más importantes de Oriente Medio. Llegó a albergar más de un millón de libros: 600.000 materiales en lengua árabe y 400.000 recursos en inglés y en otros idiomas, cubriendo diversos campos del conocimiento, así como 30.000 publicaciones periódicas, que en algunos casos databan del 1700 d.C. La biblioteca contenía 1.600 manuscritos, 5.000 publicaciones gubernamentales desde la fundación del estado iraquí moderno en 1921, y versiones del Corán del siglo XVIII. La Biblioteca también tenía 10.000 libros de consulta. Los espacios de cultura extranjera dieron a los estudiantes e investigadores la oportunidad de explorar diversas tradiciones literarias y tierras lejanas.

(Archivoz) Después del ataque de ISIS del 6 de junio de 2014, ¿qué pasó con la Universidad y la biblioteca? ¿Qué libros y manuscritos fueron destruidos y cómo fueron dañados?

(Mohammed) Como casa de aprendizaje y conocimiento en el centro de la Universidad, la Biblioteca fue una de las primeras instituciones objetivo de ISIS después de la ocupación de Mosul en 2014. Más tarde la quemarían completamente, destruyendo casi todo su contenido y la estructura del edificio, dejando a unos 55.000 estudiantes y a unos 11.000 empleados, así como a investigadores independientes de Mosul, ciudades cercanas y otras zonas de Irak, sin los recursos necesarios para completar sus proyectos académicos.

(Archivoz) ¿Cómo reaccionó la población de Mosul? ¿Cómo intentaron, después del ataque, salvar partes de la biblioteca?

(Mohammed) Una vez que la Universidad fue liberada por las fuerzas iraquíes, un grupo de personas, jóvenes y viejos, fueron corriendo hacia la Biblioteca. Mientras la batalla continuaba en el otro lado de la ciudad, pudieron guardar y recuperar miles de libros de los agujeros hechos por los ataques de los misiles. A partir de esto, podemos imaginar la importancia de la Biblioteca, no solo para los estudiantes, sino también para el pueblo de Mosul.

(Archivoz) ¿Cómo reaccionó el resto del mundo? ¿Mosul tenía apoyo? ¿En qué forma se brindó? ¿Hubo aspectos tanto perjudiciales como beneficiosos?

(Mohammed) Después de la liberación, enviamos una carta de apelación a las instituciones internacionales, las universidades y las bibliotecas, con la ayuda de Angela Boskovitch, pidiéndoles que ayudaran a la Biblioteca de la Universidad de Mosul, ya que creemos que Irak ha luchado en nombre de la comunidad internacional y ahora es el momento de que la comunidad internacional nos apoye para reconstruir la Universidad y, también, la Biblioteca.

Recibimos materiales urgentes del fondo Prince Claus Fund de Ámsterdam, y otros materiales bibliotecarios de la universidad Charles University de la República Checa. También recibimos libros desde instituciones y universidades locales e internacionales, e incluso de personas que querían ayudar a la Biblioteca de la Universidad de Mosul. Comenzamos a enviar estos libros a las facultades y a los departamentos pertinentes. Agradecemos todos estos esfuerzos, aunque, a veces, recibimos donaciones de libros que no necesitamos, o incluso materiales antiguos que son una carga y que dificultan nuestra tarea, ya que no tenemos suficiente espacio para almacenarlos. Tenemos un buen acuerdo con Book Aid International: ellos nos proporcionan materiales según lo que necesitamos exactamente, y nosotros hemos recibido hasta ahora cerca de 8.000 libros mediante ese acuerdo.

(Archivoz) ¿Cómo ha manejado la Universidad la situación? ¿Qué decisiones se han tomado desde la destrucción? ¿Cuáles han sido las primeras prioridades?

(Mohammed) Después de la liberación, la Universidad reabrió, aunque cerca del 70% de los edificios habían sido destruidos. Algunas facultades fueron destruidas completamente, como la Biblioteca. Al principio, los esfuerzos se centraron en arreglar las aulas para los estudiantes que se incorporaban a la Universidad y se matriculaban para estudiar, aunque la Universidad nunca había cerrado porque seguía funcionando fuera de la región del Kurdistán para los estudiantes que estaban fuera de la ciudad. El personal y los estudiantes trabajaban juntos para reparar y pintar las aulas, utilizando su propio dinero. Después de eso, el *PNUD *(Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) comenzó a restaurar los edificios, y el gobierno ayudó a reconstruir los edificios de las facultades. La Biblioteca ha presentado hace poco una oferta de financiación, y el edificio será restaurado por el PNUD.

(Archivoz) ¿Cómo ha afectado este suceso a los estudiantes y al personal, puesto que no solo se han destruido libros o manuscritos, sino también toda la infraestructura y los objetos físicos que se necesitan en el día a día?

(Mohammed) Fue realmente difícil empezar de cero; el panorama era horrible, especialmente cuando la mayor parte de la ciudad había sido arrasada, la Universidad, destruida, y la Biblioteca, quemada y bombardeada. Fue una pesadilla para nosotros; nadie puede imaginárselo. Empezamos cuando ni siquiera teníamos sillas para sentarnos. En la Biblioteca tenemos 135 empleados, pero no tenían un puesto para empezar a trabajar, ya que todo había sido destruido. Los estudiantes empezaron a venir a la Universidad por turnos, ya que no había suficientes aulas para ellos. Es realmente difícil describir esa situación, pero lo bueno es que todo el mundo se comprometió a hacer un cambio, desde los estudiantes que insistieron en venir a la Universidad y en reanudar sus estudios, hasta todo el personal que fue desplazado y se trasladaba a la Universidad de Mosul todos los días desde el Kurdistán. Así que hay una voluntad de cambiar y de empezar de nuevo a pesar de los desafíos que todos hemos tenido que enfrentar.

(Archivoz) ¿Cómo es el trabajo hoy en día en la Universidad y en la Biblioteca?

(Mohammed) En este momento, la Universidad está trabajando correctamente. Tiene 55.000 estudiantes con instituciones en pleno funcionamiento. La Universidad ha reanudado sus actividades académicas, como conferencias, talleres, charlas y otros actos científicos. Ha entrado en una nueva era después de nombrar a un nuevo presidente, el Profesor Qusay Al-Ahmadi, que comenzó a involucrar a la Universidad en las actividades sociales de Mosul. Ahora podemos ver que la Universidad está ofreciendo consultoría a otros sectores de la ciudad para ayudarlos a florecer de nuevo.

Lamentablemente, la Biblioteca sigue funcionando desde una ubicación auxiliar, a la espera de la restauración del edificio, porque no podemos ponernos a trabajar del todo hasta que haya un edificio para albergar los ordenadores y otros departamentos de la biblioteca.

(Archivoz) Mohammed, usted coordina la reconstrucción de la Biblioteca. ¿Cómo es trabajar con instituciones locales e internacionales para que aumente la ayuda a la Biblioteca y para crear nuevas colecciones? ¿Podría explicarnos cómo está haciendo este trabajo?

(Mohammed) Como mencioné antes, tras la liberación empecé a enviar cartas de apelación describiendo la situación a la comunidad internacional. Conseguí obtener materiales urgentes para la Biblioteca como ordenadores, sillas para el personal, escritorios, etc., a través del fondo Prince Claus Fund de Ámsterdam y de la universidad Charles University, y agradecemos a la ONG People in Need por su ayuda para que esto fuera posible. En 2018 también visité el Reino Unido y me reuní con personas de Book Aid International para esbozar el acuerdo para recibir libros según lo que necesitamos exactamente, y agradecemos a Book Bridge Institution por su coordinación. También me reuní con el director de la biblioteca Bodleian Library de Oxford, lo que significó que pudimos conectar la Universidad de Mosul con Oxford University Press para tener acceso a algunos de sus materiales electrónicos; debemos agradecer al Irak Britain Business Council por su coordinación por hacer que esto suceda. También di una charla en la conferencia de la UNESCO celebrada en París en septiembre de 2018 en el marco de la iniciativa de la UNESCO «Revivir el espíritu de Mosul» (“Revive the Spirit of Mosul”). Me dirigí a los donantes internacionales que asistían a la conferencia para hablarles sobre la cuestión de la Biblioteca. También debo agradecer a todas las universidades iraquíes locales que nos donaron libros desde el principio de la liberación, y a universidades como las de Plymouth y Manchester por la donación de libros, así como al Iraqi and American Reconciliation Project por sus esfuerzos en la recopilación de libros de diferentes lugares dentro de Estados Unidos. Muchas gracias a la Mosul Eye Institution por sus esfuerzos a la hora de apoyar a la Biblioteca y conectarnos con muchas instituciones internacionales, y gracias por su ayuda a todas las personas y a los grupos cuyos nombres no he podido mencionar.

Nuestra prioridad ahora es conseguir que la Universidad vuelva a tener al estatus internacional que tenía antes. Clic para tuitear
(Archivoz) ¿Qué es lo siguiente? ¿Cuáles son las prioridades? ¿Hay planes de digitalización? ¿Donaciones? ¿Recursos electrónicos?

(Mohammed) Nuestra prioridad ahora es conseguir que la Universidad vuelva a tener al estatus internacional que tenía antes. En cuanto a la Biblioteca, nos estamos centrando en conseguir recursos electrónicos, ya que es la mejor manera y la más fácil de ayudar a nuestros estudiantes y conseguir que tengan acceso a materiales actualizados. No es una tarea fácil, ya que cuesta mucho dinero, pero estamos haciendo todo lo posible para que sea así. También queremos asociarnos con bibliotecas internacionales como la British Library, que es una de las principales instituciones culturales del mundo. Una vez que tengamos el edificio, podremos empezar a poner en marcha planes para la digitalización, ya que creemos que si hubiéramos digitalizado nuestros materiales el desastre no sería tal. La digitalización y la formación de nuestro personal son algunas de nuestras prioridades. Estamos recibiendo donaciones de libros, pero una vez más nos gustaría coordinarnos con los donantes para seleccionar lo que necesitamos, en lugar de que nos envíen materiales que no deseamos.

(Archivoz) Si es posible, ¿podría decirnos cuál es su experiencia personal en todo esto?

(Mohammed) Ahora estoy realizando mi doctorado en la UAB en España, pero sigo comprometido con la coordinación de la ayuda internacional a la Biblioteca de la Universidad de Mosul, ya que es mi segunda casa. Pasé aproximadamente 18 años trabajando en la Biblioteca; cada rincón de ella representa algo para mí. Por lo tanto, todo el personal de la Biblioteca y yo estamos comprometidos con que la Biblioteca vuelva a funcionar de nuevo y con la reconstrucción de nuestras colecciones para que sean aún mejores que antes.

«En gestión documental la rueda ya está inventada: el reto hoy está en la gestión de los datos»: Entrevista con Marcos Mareque, fundador de Metadata

Entrevistamos a Marcos Mareque Domato, un profesional independiente de la gestión de información y documentación que lleva más de 15 años ejecutando proyectos y desde 2013 lo hace al mando de la compañía gallega Metadata. Su experiencia como consultor independiente y su visión experta sobre la problemática actual de los archivos en las organizaciones o sobre la implantación de la Administración electrónica en España, hacen que su testimonio nos resulte de extraordinario interés.

 (Archivoz) ¿Cómo has llegado a dedicarte a la consultoría especializada en gestión documental, de la información y contenidos?

(Marcos Mareque Domato) El mío ha sido un progreso profesional no previsto ni planificado. Antes de fundar mi compañía cursé un programa de creación de empresas con la Cámara de Comercio de Santiago de Compostela. Allí obtuve un plan de empresa personalizado para crearla; ni los expertos que me ayudaron entonces a elaborar este Plan ni yo mismo caímos en la cuenta de que una de mis líneas de negocio tenía que ser la consultoría. Creo que ni siquiera era consciente de todo lo que sabía o de que estaba capacitado para ejercerla. Fueron después los clientes quienes me mostraron que era así. Por ejemplo, una vez una cliente me dijo algo que me pareció muy significativo: “hablar contigo es otro mundo”. Esto fue tras conocer su caso y explicarle que sus problemas podrían enfocarse de un modo diferente al que planteaba el servicio que quería contratar.

Era algo frecuente: se me contactaba por una necesidad de servicios y, digamos que, de forma inconsciente, prestaba consultoría, proponía enfoques o soluciones que los clientes entendían buenos. Creo que se corrió la voz porque empezó a ser un caso recurrente, se me contactaba para asesorar. La conclusión fue que aparte de prestar otros servicios a través de la compañía, resulta que también era un consultor, aunque no lo hubiese planificado ni lo pusiese así en mi tarjeta de visita. Hoy en día ya me siento cómodo con hacerlo.

El poder asesorar a los clientes solo te lo posibilita el que exista detrás una trayectoria en la que apoyarse. En mi caso, soy licenciado en historia, me especialicé en documentación, aunque también estudié otras especialidades en la licenciatura. Si cursé documentación es porque me atraía el mundo de los archivos, pero aún era imprevisible a lo que me iba a dedicar. Mi primer contacto con la profesión fue a través de una beca del Arquivo de Galicia, me gustó mucho el trabajo, y después, con más o menos frecuencia encontraba empleo en el ámbito de la gestión documental. Tampoco descuidé, ni descuido, mi formación, es importante invertir una parte de lo ganado en seguir formándose y en estar actualizado.

Ofrecer mis propios servicios creando una empresa fue una decisión que por entonces me pareció lógica, una evolución lógica, incluso necesaria, de mi carrera profesional. Por un lado, sentía que tenía algo que ofrecer, y, por otro, el entorno laboral era precario, en el sentido de que parecía imposible la estabilidad si no era a través de oposiciones. Fue un paso arriesgado, pero desde que creé mi empresa he podido seguir trabajando en lo que me gusta. Y en toda esta trayectoria, ya desde aquella beca, he tenido la suerte de trabajar con grandes profesionales de los que aprendí mucho. No voy a hacer un listado porque seguro que me olvido de mencionar a alguien que debería, pero ya que me has preguntado por mi faceta como consultor, debo mencionar a Carlota Bustelo y a su Gabinete Umbus, de la que aprendí mucho al trabajar con ella.

Las experiencias acumuladas me han enseñado a enfocar los problemas de los clientes maximizando sus recursos para conseguirles las mejores soluciones posibles. Lo cual trato de hacer como consultor, sinceramente, sin inventar la rueda, no hace falta ni suele ser la mejor opción, lo mejor es analizar cada caso y proponer las soluciones que sabes que funcionan y que entiendes que son las mejores para cada organización adaptándolas a su contexto y circunstancias.

(Archivoz) En general, ¿en qué estado se encuentran los archivos en las organizaciones de nuestro entorno? ¿Cuál es la problemática típica del cliente que recurre a tus servicios?

(MMD) He podido conocer muchos archivos. Si te llaman, es porque necesitan ayuda y su estado general no es el mejor. Por hablar de problemas que entiendo como muy comunes, es habitual que muchos organismos no entiendan al archivo como un elemento de soporte fundamental, es lo menos prioritario o no se le presta la atención debida. También es muy común en los archivos públicos la falta de recursos, tanto económicos, lo cual limita todo, incluidos los servicios que los externos les podemos aportar, como de personal, que es insuficiente para realizar todos los procesos que deben ejecutarse en los archivos. He trabajado con empleados públicos tremendamente competentes, pero que están desbordados de trabajo y solo pueden atender bien lo que entienden que deben priorizar. En archivos privados y también generalizando, la problemática más típica es el desconocimiento de técnicas especializadas, en consecuencia, no pueden practicar una buena gestión documental.

Por profundizar un poco más, aunque sea a nivel macro, porque bajar a lo específico sería largo: en archivos físicos lo habitual es que los técnicos consigan asegurar la localización y la conservación, pero a partir de ahí hay una enorme variedad de estados respecto al resto de procesos, desde poder realizarlos mejor o peor hasta no realizarse. En archivos electrónicos, y aquí ya participé en otro escenario diferente que es el de implementación, la situación se vislumbra mucho mejor, porque ya antes de la creación de los documentos se hizo análisis documental y están identificados, clasificados e incluso evaluados. Pero también con documento electrónico me encontré con escenarios problemáticos, por ejemplo, su archivado en múltiples aplicaciones informáticas y descontextualizados.

Sobre los servicios que me demandan o problemas a atender, en este contexto que he mencionado te puedes imaginar que todos los posibles: la propia consultoría, identificación de procedimientos y series documentales, formación, creación o revisión de cualquiera de los instrumentos de gestión documental, políticas de gestión de documentos, transferencias documentales, organización del archivo, etc. A lo que más tiempo de trabajo he dedicado los últimos años ha sido a valoración de documentación y a consultoría para implementación de la administración y del documento electrónico, dentro de esto último, dedicando tiempo destacado al análisis de procesos o procedimientos para su automatización. Aunque no por falta de demanda o necesidad de los otros servicios, simplemente los últimos que mencioné eran más interesantes tanto en lo profesional como en lo económico, aparte de requerir mucho tiempo y en mi caso, con una pequeña empresa, no puedo atender a todo al mundo.

Es habitual que fíen todo a proveedores tecnológicos, sin poner en duda sus servicios ni sus competencias. El resultado puede no ser necesariamente la mejor solución o la más adecuada para cada organización. Clic para tuitear
(Archivoz) Después de varias décadas de informatización, la consultoría externa parece haber demostrado ser -en demasiadas ocasiones- el caballo de Troya de un costoso paquete de software. Se hace necesaria una consultoría que sea independiente del sector TIC para acompañar las decisiones en las materias que nos ocupan, a fin de atajar deficiencias e implementar mejoras, atendiendo única y completamente a la realidad de los problemas. ¿Crees que las empresas y las administraciones perciben claramente esta necesidad?

(MMD) Claramente no, aunque hay variedad de casos, algunas sí y otras no, si los tuviese que poner en una balanza, creo que se inclinaría hacia el lado de los casos en que no. He trabajado con entidades que demandaron esta consultoría independiente que les ayudó, entre otras muchas cosas, a analizar, pensar y definir lo que necesitaban en cuanto a softwares. Esta es la mejor forma, cada organización tiene unas características propias, sus propias necesidades, unos escenarios de implantación, y un presupuesto. La consultoría les sirvió, entre muchas otras cosas, para poder seleccionar en el mercado tecnológico las soluciones más óptimas y viables para cada una de esas organizaciones. Pero entiendo que es más habitual que tanto Administración como empresa fíen todo a los proveedores tecnológicos, sin poner para nada en duda que muchos presten muy buenos servicios ni sus competencias, el resultado puede ser el «costoso paquete de software» que mencionas y no necesariamente la mejor solución que podrían haber obtenido o la más adecuada para cada organización.

(Archivoz) ¿Qué opinión te merece el grado actual de implantación de la Administración electrónica en España?

(MMD) Hablando en general, entiendo que se han dado grandes pasos y muy rápido, por otra parte, obligatorios desde la aprobación de la Ley 39/2015. Y es muy positivo disponer ya, además del marco internacional de buenas prácticas y especificaciones tecnológicas en gestión documental, de un marco legislativo y técnico ya muy desarrollado, aunque, en mi opinión, debe mejorarse mediante la práctica. Y por supuesto disponer cada vez de más experiencias de implantación. Pero decir Administración es decir miles de sujetos, para opinar sobre cómo han aplicado estos estándares o en qué grado se está sería necesario tener un conocimiento mayor del que yo tengo. Puedo opinar en específico, de los sujetos que conozco de primera mano, en los que a pesar de las prisas creadas por los plazos impuestos por la Ley 39/2015, las cuales nunca son buenas aliadas, además en un marco de transformación, lo cual no es sencillo ya de por sí, mi valoración es muy buena, es una valoración sincera, si no tuviese nada bueno que decir al respecto, no diría nada.

En la gestión de los datos existen muchas carencias, como estamos viendo ahora mismo en la gestión de la pandemia. Y no solo es un reto para las administraciones, sino también para nosotros como profesionales Clic para tuitear
(Archivoz) ¿Cuáles podrían ser los retos más inmediatos para adecuar mejor la gestión documental en administraciones al servicio público?

(MMD) En gestión documental hay que implementar o poner en práctica lo que no se haya hecho. Esto, dependiendo del contexto, puede ser complejo y requerir de mucho esfuerzo constituyendo un reto. Pero, como comentaba antes, la rueda ya está inventada. Creo que el reto podría estar más en la gestión de los datos, donde, en mi opinión, existen muchas carencias, como estamos viendo ahora mismo en la gestión de la pandemia. Y no solo un reto para las administraciones, sino también para nosotros como profesionales que poseemos conocimientos y técnicas especializadas para ello. No obstante, al igual que pasó con nuestra transformación hacia los documentos electrónicos, deberemos adaptarlas y este puede ser un importante e interesante desafío.

(Archivoz) El cambio tecnológico sigue transformando, a marchas forzadas, las competencias profesionales en el campo de la información y la documentación. De acuerdo con tu experiencia sobre el terreno, ¿podríamos afirmar que subsiste hoy en las empresas de nuestro entorno algún perfil profesional asimilable al documentalista?

(MMD) Si hablar de Administración en general resulta complejo, más lo es de empresas, pues las hay de muchos tipos y de muy diferente tamaño. En cualquier caso, independientemente de la denominación que consideremos más adecuada para cada uno de nosotros (documentalista, archivero o archivista, gestor de la información y de la documentación, etc.), me parece poco probable la subsistencia de un profesional sin competencias tecnológicas, al igual que en la mayoría de los sectores. En el nuestro, efectivamente, hemos tenido que adaptarnos muy deprisa, para poder no solo subsistir sino cuando menos coliderar junto con los servicios tecnológicos.

El cambio ha sido bueno para la profesión, duro o a marchas forzadas, pero cuando se nos requirió pudimos poner en valor conocimientos, instrumentos y técnicas muy útiles que atesorábamos, cuando el perfil que comentas era una figura prácticamente inexistente en empresas, o así lo percibía yo en mi entorno. Ahora veo que se incorporaron al menos en empresas especializadas, en algunas grandes empresas y en empresas de sectores específicos profesionales con variadas denominaciones: documentalista, gestor documental, document controller u otras, pero del perfil.

(Archivoz) Pudiera parecer que tratando de satisfacer necesidades reales, en muchas ocasiones las organizaciones se dejan llevar, tal como hace el resto de los consumidores, por el solucionismo tecnológico; sin valorar apenas otros muchos aspectos clave como el control de calidad o la importancia creciente de los datos. Frente a esta situación, ¿no deberíamos tomar más en consideración los aspectos humanos de todos los procesos?

(MMD) Es que esa es mi experiencia, de la que hablo en toda esta entrevista. Habrá por supuesto muchas otras. En las consultorías en que participé, fueron pilares la gestión de la calidad, el tratamiento de los datos o el análisis de las personas o departamentos que participan en los procesos, todo esto en un marco de automatización, con denominaciones diferentes que se adecuaban mejor en cada organismo, de procesos de gestión, procesos de negocio, procesos de trabajo o procedimientos administrativos. Entre los objetivos no estaba substituir a los humanos que ejecutan los procesos por máquinas y software, los objetivos, en un nuevo entorno tecnológico, eran simplificar los procesos, eliminar trámites o tareas innecesarias, que los trabajos se pudiesen hacer más seguros y mejor. Como resultado obtenemos procesos que incluso se pueden considerar más personales, más a medida de los participantes, porque al implementarlos en la tecnología se ha analizado antes al servicio a proporcionar, incluyendo al proveedor y al cliente o destinatario, junto a las características y necesidades de ambos.

«Era necesario desarrollar nuestros propios diseños, programas y procesos para adaptarnos mejor a la realidad»: Entrevista a Juan Pablo Suárez y Matías Butelman, fundadores de Bibliohack

Entrevistamos a Juan Pablo Suárez y Matías Butelman, fundadores de Bibliohack, una iniciativa que trabaja en bibliotecas, archivos y museos con tecnología adecuada al contexto latinoamericano, siguiendo los principios del acceso abierto y la tecnología libre. El proyecto, activo desde el año 2013, trata de impulsar nuevas redes profesionales e institucionales que permitan producir y liberar recursos,  sumando masa crítica para definir políticas públicas que favorezcan la preservación del patrimonio cultural, el acceso abierto al conocimiento y la reforma de la propiedad intelectual.

Hace tiempo que deseábamos ofrecer el testimonio de estos dos jóvenes profesionales argentinos sobre su singular proyecto de hardware libre para digitalización.  Quizás hoy, con la profundización de la crisis mundial en la que estamos inmersos, se hace más necesaria que nunca una reflexión global para la puesta en marcha de soluciones sostenibles, también en el campo de la documentación.

(Archivoz) ¿Cómo nació Bibliohack?

(Juan Pablo Suárez) Yo comencé a armar estativos para digitalización en 2011, siguiendo las indicaciones para el «modelo estándar» del foro diybookscanner.org, que eran muy simples de fabricar si tenías alguna práctica en carpintería. La idea surgió a partir de la inquietud de varias personas, como María Rosa Mostaccio de la Biblioteca de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, o Patricio Lorente de Wikimedia Argentina y de la Universidad Nacional de la Plata, que necesitaban iniciar proyectos de digitalización pero no disponían de recursos para adquirir equipos comerciales.

En ese entonces yo dedicaba mucho tiempo a una iniciativa llamada «Derecho a leer» (derechoaleer.org) que buscaba dar visibilidad a problemas relacionados con el acceso al conocimiento en internet, debidos a las restricciones de la propiedad intelectual. Entonces, al contribuir a hacer accesibles y económicas las tecnologías de digitalización también se facilitaba la posibilidad de que más gente e instituciones compartieran por las redes libros y documentos. Esa era la motivación principal de dedicar tiempo a conocer y desarrollar esta clase de recursos en aquella época. En el blog quedó documentado cómo fue este primer avance.

Un año después lo conocí a Matías, que trabajaba en el Colegio Nacional Buenos Aires, dependiente de la UBA, y tenía las mismas inquietudes respecto al uso de este tipo de tecnologías como una respuesta posible a la digitalización del acervo de la biblioteca. Con algo de financiación de la Asociación Cooperadora del Colegio y otros dos proyectos que surgieron (el archivo del Centro de Estudios Históricos de la Fuerza Aérea y archivo de un tribunal de la ciudad de La Plata) pudimos dedicarnos al proyecto con mayor intensidad.

Comenzamos a pensar en cómo podían combinarse los saberes y prácticas provenientes de la cultura hacker con el funcionamiento de las instituciones culturales tradicionales, como bibliotecas, museos o archivos Clic para tuitear

En ese momento vimos que era necesario desarrollar nuestros propios diseños, programas y procesos para adaptarnos mejor a la realidad concreta con la que nos tocaba operar: el personal de las instituciones, los costos, los materiales de fabricación disponibles localmente, etc. Entonces empezamos a pensar en cómo podían combinarse todos estos saberes y prácticas que venían de la cultura hacker, el software libre y las comunidades colaborativas que emergen de las redes, con el funcionamiento de las instituciones culturales tradicionales, como bibliotecas, museos o archivos. Esto es básicamente la esencia del proyecto bibliohack.

(Matías Butelman) Mi primera experiencia con archivos y bibliotecas estuvo relacionada con el legado de mi abuelo, Enrique Butelman, fundador de la editorial Paidós. Durante muchos años de mi adolescencia revolví sus libros y papeles y me fui familiarizando con algunas intuiciones básicas mientras buscaba dar un orden a todo ese material. Pero la experiencia decisiva, creo, se dio en el Colegio Nacional de Buenos Aires, dependiente de la Universidad de Buenos Aires, donde empecé trabajando con la gestión de contenidos y la publicación en línea de información de diferentes áreas.

El CNBA es una institución de casi dos siglos, ubicada en la llamada Manzana de las Luces, donde se encuentra la Iglesia de San Ignacio, la más antigua preservada de la ciudad. Este aspecto es, ciertamente, decisivo para el Colegio, que es de esas instituciones en las que todo parece ser patrimonio: el edificio, los bancos de las aulas, los detalles de los claustros, las colecciones didácticas de los gabinetes de ciencias, la historia oral de sus generaciones. Y, claro, la biblioteca. Fue allí donde, en 2013, por iniciativa de la directora de la biblioteca Adriana Carreira, se dio inicio a un proyecto piloto para construir una biblioteca digital en la que exponer las colecciones especiales que custodian.

Yo sabía de Juan Pablo por el proyecto de digitalización que había desarrollado en la Facultad de Filosofía y Letras, donde yo estudiaba, y lo contacté para construir un dispositivo acorde a las colecciones especiales de la biblioteca del CNBA. En un primer momento se trabajaría con ciertos libros antiguos, de la época de la colonia, que habían llegado a la biblioteca en la década del 1930. Por su forma y estado de conservación, estos materiales requerían una manipulación especial. El escáner que Juan Pablo había construido en FFyL no se acomodaba a este tipo de materiales por lo que él propuso construir uno que contemplara la posibilidad de incluir impresos de mayores dimensiones. Esta fue la primera innovación que demandó el proyecto en el colegio. Pero además Juan Pablo, atento

Ensamblaje del último prototipo de escáner cenital de Bibliohack

Ensamblaje de escáner cenital en la Universidad Nacional de Colombia, BibloRed, Bogotá (2019)

a las dificultades de seguir las indicaciones del proyecto original de diybookscanner.org, rediseñó toda la estructura utilizando únicamente listones de madera y un modo de ensamblaje que podía prescindir de routers CNC, cuyo uso en ese entonces aumentaba el costo de fabricación de modo considerable.

La idea de bibliohack empieza a cobrar forma a partir de la experiencia que tuvimos en el CNBA, de ir resolviendo junto al equipo de bibliotecarias diferentes desafíos técnicos e institucionales, como lograr extraer a un archivo CSV los registros atrapados en la base MicroISIS – ¡aplicación que merece un capítulo aparte!-, descifrar las normas de catalogación utilizadas por la Universidad, elegir una aplicación web apropiada para exponer los registros y objetos digitales en internet. Notamos que cada uno de esos pasos podían en su mayor parte solucionarse con recursos que ya estaban abiertos y disponibles en internet, al igual que el escáner. No sin ejercer, a veces, un esfuerzo para dominar y adaptar esas herramientas.

No hay que perder de vista que, a pesar de ser una institución prestigiosa y centenaria, es una escuela secundaria, es una escuela pública y depende de la Universidad de Buenos Aires, que es una universidad enorme y pública de una ciudad de Argentina, que es parte de Latinoamérica. Todos estos aspectos son los que fueron dando forma a una respuesta que tuvo siempre presente la necesidad de ofrecer soluciones adecuadas a ese contexto.

Esto terminó de quedar claro cuando, después de haber construído un primer prototipo en la biblioteca del CNBA, pudimos construir algunos en otras organizaciones, como mencionaba Juan Pablo más arriba. Y lo que pudimos apreciar fue que las diferentes dificultades, los mismos obstáculos -vinculados a disponibilidad de herramientas,

Ensamblaje del último prototipo de escáner cenital de Bibliohack

Ensamblaje de escáner «en v» para Archivo del Agua, Mendoza (2018)

o apoyo de la gestión de sistemas, o presencia de personal capacitado en fotografía o propiedad intelectual, o prioridad en la agenda de la organización, por solo mencionar algunos- parecían replicarse de modos casi idénticos.

Fue entonces cuando empezamos a imaginar qué pasaría si aplicáramos lo que habíamos aprendido en foros y proyectos de internet (un modo de trabajo colaborativo, basado en la construcción de bienes comunes con documentación y código abiertos) a los desafíos que la transformación digital presentaba a bibliotecas, archivos y museos. Si pudimos replicar un escáner aprovechando la experiencia de que otros habían tenido, ¿por qué no podríamos resolver así otros problemas relacionados, como la gestión de metadatos o la publicación en línea de los catálogos? Y, del mismo modo, ¿por qué no podrían otros aprovechar lo que nosotros y las instituciones con las que trabajamos habíamos podido solucionar?

(Archivoz) ¿Cuál fue vuestra principal motivación para poner en marcha un proyecto de tecnología libre para bibliotecas, archivos y museos?

(JPS) La idea de que el conocimiento es un patrimonio colectivo y que es importante garantizar su acceso universal es un paradigma que guía tanto a las instituciones de la memoria como a las comunidades que sostienen a los proyectos del conocimiento libre. Entender las nuevas formas de la colaboración usando internet sin duda ha sido un gran hallazgo de estas últimas décadas, pero las instituciones tradicionales traen un activo muy valioso y robusto con ellas que es una larga tradición de ideas, discursos y prácticas que han hecho posible la provisión de los recursos humanos y materiales necesarios para sostener esta misión de preservación y acceso a través de geografías, épocas y contextos históricos muy cambiantes. Si tenemos en cuenta que en las comunidades digitales nos estamos preguntando como hacer para no perder los enlaces publicados hace un par de años apenas, creo que aún tenemos mucho que aprender. Así que la motivación tiene mucho que ver con llevar discursos de un lado a otro, ver cómo se articulan y ayudar a generar sinergias entre ambos mundos, que en realidad son uno solo.

(Archivoz) Hace tiempo que el software libre ha demostrado su eficacia y rendimiento en la gestión de los fondos documentales de las comunidades e instituciones. No obstante, el discurso de la ‘transformación digital’ remite con frecuencia a un modelo de negocio basado en la externalización de los procesos técnicos a través de equipamientos propietarios. ¿Podemos afrontar los desafíos de la digitalización sin asumir esas arriesgadas y costosas dependencias? ¿Es posible avanzar hacia la soberanía tecnológica? ¿Qué rol debe desempeñar hoy la cooperación profesional e institucional en nuestros archivos?

(MB) No hay dudas de que hoy en día gran parte de los procesos informáticos críticos de bibliotecas, archivos y museos pueden solucionarse con software libre y de código abierto. Hay ejemplos de sobra. En bibliotecas, el uso de Koha para la gestión integral de sus procesos. En archivos Archivematica, AtoM o Collective Access, que también es la opción indicada para la gestión integral de colecciones de museos. Omeka para exponer colecciones digitales. Repositorios en Islandora o Dspace. Gran cantidad de organizaciones alrededor del mundo hoy emplean estas herramientas de modo más que satisfactorio. La apuesta de bibliohack es que también los aspectos de hardware e incluso el flujo de trabajo completo de la apertura puede llevarse a cabo del mismo modo.

Pero, claro, la puesta en uso de esta clase de herramientas no está desprovista de aprendizajes y ensayos que muchas veces terminan en frustración. Que las herramientas estén disponibles no quiere decir que su adopción y adaptación sean automáticas. Este es justamente el punto de contar con profesionales de lo digital dentro de las instituciones. Su presencia contribuye no solo a permitir grandes lanzamientos de soluciones digitales con anuncios y publicaciones, sino también a producir las sucesivas versiones, arreglos y mejoras construidas al calor de la experiencia integral de una institución patrimonial. Un equipo in-house, a diferencia de un proveedor externo, puede construir y fortalecer la infraestructura de modo tal que cada nuevo proyecto digital sea más fácil de realizar, al tiempo que permite explorar nuevos desafíos y posibilidades. Un equipo in-house también puede responder y adaptarse en medio del camino ante imprevistos supuestos equivocados. El costo de las fallas se reduce y es posible maniobrar con mayor comodidad ante los inevitables imprevistos que lo digital siempre trae aparejados.

Hemos visto abundantes ejemplos de contratación de servicios externos, generalmente costosos, que terminan muy mal, con toda clase de deficiencias, y no por ello se abandona el modelo Clic para tuitear

(JPS) Estas son precisamente la clase de cosas que los modelos de externalización de los servicios digitales no permiten, porque no es el negocio de las agencias ni están preparadas para ello. Nosotros hemos visto abundantes ejemplos de contratación de servicios externos, generalmente costosos, ya sea para digitalizar o gestionar una colección digital, que terminan muy mal, con toda clase de deficiencias, y no por ello se abandona el modelo de contratar un proveedor externo para realizar estas tareas. Hace falta un cambio en la cultura de nuestras organizaciones para incorporar estas tareas a su funcionamiento habitual: hay que estar dispuestos a aprender, y a tolerar esa frustración si elegimos la opción in-house.

(MB) Del mismo modo en que los especialistas en conservación de bienes culturales han ganado legítimos espacios en las instituciones, hay toda una serie de perfiles profesionales enfocados en informática, diseño, fotografía y propiedad intelectual que deben empezar a considerarse propios de las instituciones de custodia de patrimonio. Que las instituciones den lugar a estos saberes y prácticas las habilita también a contribuir con nuevas investigaciones y desarrollos. Invertir el rol de las instituciones de patrimonio, de consumidoras a productoras de conocimientos y soluciones, es quizás el horizonte final de su transformación digital como nos gusta entenderla: poner a bibliotecas, archivos o museos en la posición no sólo de desarrollar ellas mismas soluciones informáticas para sus procesos críticos sino también en la posición de colaborar con desarrollos impulsados por otras organizaciones de su propio sector o incluso de sectores más amplios.

Imaginar a las organizaciones GLAM como actores de peso propio en universo del open source puede parecer extravagante, pero ¿no abrevan la misma idea del código abierto y las formas de trabajo colaborativo del mundo tecnológico en la práctica colaborativa inherente a este tipo de instituciones? Si las grandes empresas pueden colaborar para bajar sus costos y asegurar su desempeño digital en un mundo cada vez más informatizado, ¿por qué no podrían hacerlo las instituciones tradicionales de la información que en contextos anteriores, previos a la invención de la computadora, ya lo habían hecho creando catálogos colectivos, censos de fondos e intercambios internacionales de piezas para colecciones etnográficas y arqueológicas?

Juan Pablo Suárez de Bibliohack presentando prototipo de escáner cenital

Juan Pablo Suárez presentando el primer prototipo de escáner cenital en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (2017)

(Archivoz) Está claro que digitalizar no es solo escanear, alojar y organizar los documentos. Para abrir verdaderamente nuestras colecciones resulta imprescindible conectar, enriquecer y difundir los registros. ¿Cuáles son las principales barreras y restricciones que podemos encontrarnos a la hora de implantar en nuestros archivos un auténtico modelo de acceso abierto?

(MB) Creo que lo primero es aceptar que abierto es un concepto difuso. A simple vista es una metáfora que parece referir a un acto de pura voluntad, como quien gira una llave o empuja una puerta. Los logos de los movimientos asociado a lo abierto abundan en estas imágenes. Pero en la mayor parte de los casos, me atrevo a afirmar, no hay ni llave, ni cerradura, ni puerta, porque cuando hablamos de abierto hablamos en general de información digital alojada en servidores, recuperable por diversos medios y reutilizable sin mayores restricciones. Y esto ya implica poder cumplir con una serie de condiciones como las que enumeramos antes y que en general no están dadas para muchos países y organizaciones.

(JPS) Además, “digitalizar” no es un mero cambio de soporte, es volver a editar una obra en un nuevo formato, con nuevos condicionamientos y nuevas posibilidades, y llevar a cabo ese proceso no es algo automático, y es el núcleo de lo que luego habilita el acceso digital. Cuando decimos “editar” nos referimos justamente a una serie de interpretaciones y juicios de valor que están más allá de los procesos técnicos.

(MB) Si lo que queremos es poder facilitar información en formato digital accesible y fiable en internet de modo sostenible en el tiempo para todo tipo de usos sociales debemos poder abordar el problema en sus diferentes dimensiones, de las más específicas a las más generales. Un nivel es el de las herramientas y las infraestructuras, del que ya hemos hablado.

Otro nivel es el de las capacidades y los recursos humanos, del que algo mencionamos también. Muchos problemas se derivan de la ausencia de competencias vinculadas gestión de metadatos y conocimiento de múltiples estándares de descripción, o fotografía e iluminación, o gestión de derechos, tanto de propiedad intelectual para bibliotecas y museos, como otros vinculados a privacidad, confidencialidad y demás en caso de archivos.

Un tercer nivel es el que podríamos llamar de las disposiciones institucionales. En países como la Argentina, de institucionalidades más bien frágiles, más allá de que existen una Ley de Acceso a la Información Pública o una Ley de Repositorios para las investigaciones científicas, la implementación de estas políticas sigue dependiendo, finalmente, de decisiones ejecutivas a nivel de cada organización.

Muchas discusiones, más aún en archivos, bibliotecas o museos de carácter puramente histórico, terminan centrándose en cuáles son las mejores formas de convencer e incentivar a directivos a compartir el material de modo irrestricto en Internet. Por fuera de cada organización también podemos preguntarnos si a nivel de las administraciones municipales, provinciales o nacionales existen políticas orientadas a asegurar el acceso, y con esto queremos decir políticas que justamente atiendan todos los niveles inferiores antes mencionados: decisiones institucionales, capacidades en planta, herramientas e infraestructura. Y la misma pregunta también creo es válida para los esfuerzos de cooperación internacional en temas de patrimonio y archivos.

En el caso de Argentina ha habido proyectos gubernamentales de forma intermitente y es por ello que hoy no existe en el país nada parecido a uno o varios portales de acceso abierto al patrimonio de museos, archivos y bibliotecas como si existen en varios países de Europa o, para no alejarnos de nuestro caso, en Chile. Por último, incluso las políticas a nivel de la administración pueden encontrarse con barreras de otro orden: las legales.

(JPS) En estos días hubo un debate en Estados Unidos a raíz de la iniciativa del Internet Archive de poner en línea un catalogo amplio de obras para apoyar al sistema educativo (National Emergency Library), que está privado de las bibliotecas físicas por el COVID19. La iniciativa provocó una airada protesta de asociación de editores y autores, que no dudaron de hablar de “piratería” a pesar que el acceso a las obras se hace cumpliendo todos los requisitos usuales en la bibliotecas actuales para el préstamo digital. Esto nos alerta de lo lejos que estamos todavía de llegar a una situación de acceso razonable.

(MB) Y eso que hablamos de Estados Unidos, donde hay excepciones dentro del Fair Use. En Argentina y otros países del continente las excepciones son un tema pendiente y urgente. La ausencia de un marco legal propicio para este tipo de trabajos y de políticas de gestión de información en el sector público desincentivan la inversión institucional en infraestructuras, procesos y capacidades vinculadas al acceso abierto.

(Archivoz) Bibliohack es un proyecto que comienza a trascender fronteras. ¿Cuál de sus logros -hasta el día de hoy- valoran más? ¿Qué otros desafíos tienen a la vista?

(MB) Haber podido establecer lazos con diferentes personas y grupos en todo Latinoamérica y más allá es quizás lo más estimulante de esta iniciativa. La sensación de poder valorar los esfuerzos realizados con visiones similares e integrarlos en perspectivas aún mayores es algo ciertamente satisfactorio. Colegas como Daniela Schütte de Memoria Chilena, Juan Pablo Angarita de la Biblioteca Digital de Bogotá, con quienes nos fuimos encontrando en medio del camino, hoy son aliados a la distancia sin quienes sería muy difícil imaginar nuestro proyecto. Hacia el futuro -quizás de modo inminente, vistas las circunstancias en que será publicada la entrevista- el desafío es sin dudarlo involucrar de modo definitivo a las organizaciones que nos apoyan, y a otras nuevas, en un proceso colaborativo como los que describimos más arriba.

(JPS) Para poner una nota de color, una cosa que valoro mucho, es que la mayoría de los lugares donde nos toca trabajar son edificios muy emblemáticos, o con historias particulares, por ejemplo la Academia Nacional de la Historia funciona en el antiguo Congreso de la Nación que ahora está preservado ¡adentro de otro edificio!, el propio Colegio Nacional Buenos Aires del que habló Matías es otro ejemplo, o el exótico Palacio de Aguas Corrientes, el edificio Alas de la Fuerza Aérea, o las ex-fabricas tabacaleras convertidas en instituciones culturales o educativas (como la sede de Filosofía y Letras de la UBA, o el Museo de Arte Moderno), en fin, es un extraño incentivo conocer por dentro muchos de esos lugares, así que si su biblioteca, museo o archivo esta en un edificio llamativo o exótico ¡no dude en llamarnos!

“El criterio de las exposiciones ha querido ser siempre escuchar el latido de la calle”: Entrevista a María del Olmo, directora del Archivo Histórico Provincial de Alicante

Entrevistamos a María del Olmo Ibáñez, directora del Archivo Histórico Provincial de Alicante (AHPA) y doctora en Filosofía y Letras por la Universidad de Alicante. María es además autora de numerosas publicaciones en libros y revistas científicas en los campos de la Filosofía y la Archivística, lo que la ha llevado a ser galardonada con el VIII Premio de Ensayo Pablo de Olavide “El Espíritu de la Ilustración” (Universidad Pablo de Olavide, Sevilla). En la siguiente entrevista nos cuenta su visión sobre los archivos históricos, y más concretamente, nos explica los fondos del AHPA, las principales líneas de trabajo de la institución y los retos futuros.

Bienvenida María, y gracias por tu tiempo para esta entrevista.

(Archivoz). Antes de profundizar en tu labor como directora del AHPA, nos gustaría conocer un poco más sobre tu trayectoria profesional. ¿Cómo llegaste al mundo de los archivos y cuál ha sido tu experiencia en este campo?

(MDO) Hola. Soy licenciada en Historia, durante la carrera formé parte de un trabajo de investigación promovido por el Departamento de Historia Moderna de mi universidad, que tenía por objetivo el vaciado de los protocolos notariales correspondientes al periodo de 1700/1750, del Archivo Histórico Provincial de Alicante. Esa experiencia me hizo comprender de verdad y sentir por primera vez, que la historia no eran libros escritos por alguien, que entre las líneas había seres humanos que habitaban para siempre en los documentos. A partir de entonces me sedujeron los archivos. Al acabar la carrera empecé a orientar mi destino en ese horizonte con la obtención de diversas becas en ese campo.

(Archivoz). Nos gustaría que nos transmitieras tu opinión sobre cuál crees que es el papel que desempeña un archivo histórico en la sociedad.

(MDO) Un archivo histórico es la casa de la memoria colectiva de la sociedad, en primer lugar. Ese es su papel como custodio de los documentos que testimonian nuestra historia. En segundo lugar, sigue siendo garante de derechos porque guarda documentos que todavía tienen valor probatorio, jurídico, etc. Y en tercer lugar, debería ser un centro cultural activo que contribuya a la difusión de la cultura, pero también a crear cultura como agente social con mucha potencialidad en ese sentido: exposiciones, didáctica, actividades culturales diversas: presentaciones de libros, recitales de poesía, cesión de sus dependencias para actos culturales de la sociedad, etc.

Un archivo histórico es la casa de la memoria colectiva de la sociedad. Clic para tuitear
(Archivoz). El AHPA, como archivo histórico provincial alberga una gran cantidad de documentación, pública y privada, ¿cuál destacarías?

(MDO) Desde el punto de vista histórico los protocolos notariales nos han acompañado casi desde el comienzo de nuestra existencia. La ley del notariado de 1931 nos adjudicó su custodia. La riqueza de los protocolos notariales es inmensa para la investigación en áreas tan distintas como la economía, la sociología o el folclore. Ellos recogen la vida social de la gente corriente en todos los ámbitos. La gente corriente es la que teje la historia. Se escrituran las compras y ventas, las dotes, los testamentos, la constitución de sociedades, etc. Sin embargo, son también muy importantes los fondos contemporáneos más recientes que tienen que ver con la memoria histórica. Entre ellos destacan el fondo de la Dirección Provincial de Instituciones Penitenciarias o el Gobierno Civil. Ambos narran y testimonian toda la represión del franquismo, y contribuyen al derecho a la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas.

 

(Archivoz). Siempre se ha pensado que los archivos históricos tienen un público muy claro como son los investigadores, ¿sería eso cierto aplicado al AHPA?

(MDO) Cada vez es menos así. Los investigadores forman quizás ya el grupo más minoritario del público de los archivos históricos. En primer lugar está el público en general que participa de las actividades culturales que organizamos: exposiciones, recitales, etc., como ya he señalado. En segundo lugar, en nuestro caso, están los estudiantes ya que tenemos un programa de aula didáctica muy activo y nos visitan cerca de 20.000 alumnos de las diversas etapas al año. Y en tercer lugar están los ciudadanos que necesitan nuestros documentos para su vida ordinaria, por ejemplo, con el fondo del Catastro. Detrás los investigadores tradicionales.

La riqueza de los protocolos notariales es inmensa para la investigación en áreas tan distintas como la economía, la sociología o el folclore. Clic para tuitear
(Archivoz). Además de la atención al ciudadano, descripción e informatización archivística, digitalización y el resto de tareas que desarrolláis en el archivo, también realizáis periódicamente exposiciones, ¿qué temáticas abarcáis y con qué finalidad?

(MDO) El criterio de las exposiciones ha querido ser siempre escuchar el latido de la calle, buscar la sintonía con los intereses de la gente. En ese sentido hemos conmemorado hitos de la historia reciente que cobraron interés para el público como la Transición, la Guerra Civil o el aniversario de Miguel Hernández. Ante la sensibilidad por el tema del feminismo y la violencia de género hemos hecho dos exposiciones sobre la mujer. Otras se han orientado a documentar nuestras fiestas y tradiciones como las Hogueras o la Semana Santa. Y también hemos difundido la recepción de fondos de instituciones importantes para la ciudad como el fondo des Instituto de Segunda Enseñanza Jorge Juan, por el que pasaron casi todos los alicantinos desde finales del siglo XIX. Para ello realizamos una exposición sobre la historia de la enseñanza en la provincia.

 

(Archivoz). En tu artículo Los archivos históricos en el siglo XXI: ¿Hacia una redefinición? explicas que actualmente es una realidad la existencia en un mismo archivo de dos espacios: el físico y el virtual, y que el segundo es ya tan real como el primero. Sin lugar a dudas, la presencia en redes del AHPA es constante y toda actividad in situ se ve reflejada en las redes virtuales: Facebook, Twitter, Instagram e incluso un canal de YouTube. ¿Cómo surgió esta idea (casi necesidad), y cuál está siendo su repercusión?

(MDO) La verdad es que la repercusión de nuestra exposición sobre la Guerra Civil en Alicante en 2016 fue la que nos movió a adentrarnos en el mundo de las redes sociales, que inauguramos con nuestro Facebook. La respuesta de la gente fue inmediata y ha ido creciendo exponencialmente. En las redes le hemos querido dar el protagonismo precisamente a la gente publicando cada visita o cada acto que se ha realizado en el centro. Después fue el canal de YouTube, para concentrar en él el material de los que hemos llamado “Archivo Vivo”, entrevistas a personas testigos del tema de las exposiciones, y también para guardar los audiovisuales de las exposiciones, para preservarlas así venciendo su condición efímera. Después vinieron Twitter e Instagram. El mundo de hoy tiene esas dos realidades y los archivos, como parte de la sociedad, deben estar en ambas. La interactuación con nuestros usuarios es infinitamente mayor con ellas.

 

(Archivoz). Ya para finalizar, ¿qué nuevos horizontes os planteáis en el AHPA a corto-medio plazo?

(MDO) Después de la descripción de fondos y difusión de fuentes, seguiremos con nuestras líneas de trabajo fundamentales: exposiciones y didáctica, nos caracterizan. Puedo contar que la nueva exposición en la que estamos trabajando, en colaboración con la Universidad de Alicante, se titula “Valencianos en guerra (1808/1814). Va a ser novedosa porque la “historia pública” estará muy presente en ella.

«Dejar de cobrar por el uso comercial supone una ventaja indudable para todos aquellos que tienen iniciativas basadas en el uso de nuestros fondos digitales»: Entrevista a Mar Pérez Morillo, directora de la División de Procesos y Servicios Digitales de la BNE

El pasado 30 de abril la Biblioteca Nacional de España anunciaba que permitirá el uso comercial gratuito de las imágenes digitalizadas de las obras en dominio público, noticia que ha tenido una gran acogida por la importancia de este movimiento aperturista. Por ello, hoy os presentamos esta breve entrevista con Mar Pérez Morillo, directora de la División de Procesos y Servicios Digitales, desde la que se coordinan los proyectos de reutilización, los portales de difusión de la BNE (web, intranet y redes sociales), el catálogo, la Biblioteca Digital Hispánica y el Depósito Legal Electrónico

(Archivoz) Buenos días, Mar, y muchas gracias por realizar esta entrevista para todos nuestros lectores. Recientemente, hemos conocido que la Comisión Permanente del Real Patronato de la BNE aprobó solicitar al Ministerio de Cultura autorización para suprimir el pago por el uso comercial de las imágenes digitales de obras que se encuentran en dominio público. ¿Qué implicaciones tiene esta decisión del Patronato y qué beneficios ofrece a los usuarios?

(MPM) En estos momentos difíciles para todos y en particular para la industria cultural, la Comisión Permanente del Patronato ha pensado que esta medida podía fomentar la reutilización de nuestras colecciones y también impulsar la creatividad y la iniciativa empresarial basada en el patrimonio cultural. Dejar de cobrar por el uso comercial supone una ventaja indudable para todos aquellos que tienen iniciativas basadas en el uso de nuestros fondos digitales. Y además encaja con nuestra estrategia de impulso de la reutilización de nuestras colecciones.

(Archivoz) Imaginamos que llegar a esta decisión no ha sido fácil. ¿En qué momento empezasteis a plantearos esta estrategia? ¿Con qué obstáculos os habéis encontrado?

(MPM) La BNE lleva pensando en tomar esta medida bastante tiempo. De hecho, recientemente se eximió del pago por el uso de nuestras imágenes digitales cuando el fin fuera académico o de investigación. Una de las principales misiones de la BNE, recogidas en su Estatuto, es impulsar el acceso y la reutilización de sus colecciones. Esta medida va en esa línea. Tratándose de imágenes que están en dominio público no tiene mucho sentido cobrar por su uso. De esta forma, nos alineamos también con la Directiva europea 2019/790 de abril de 2019 sobre los derechos de autor y derechos afines en el mercado único digital en lo que se refiere al uso del patrimonio digital en dominio público.

Una de las principales misiones de la @BNE_biblioteca, recogidas en su Estatuto, es impulsar el acceso y la reutilización de sus colecciones. Clic para tuitear

Quizá el argumento de más peso que ha impedido tomar esta medida antes es la pérdida de ingresos asociada. Hay que decir que el volumen de ingresos por este concepto no es muy alto y que, además, creemos que a la larga la solicitud de reproducciones crecerá. Ya hace unos años se simplificaron y abarataron los precios y aumentaron un 20% las solicitudes. Y es que por las reproducciones no podemos dejar de cobrar porque conllevan un proceso que tiene un coste para la Biblioteca.

(Archivoz) En estos días hemos visto que ha sido recibido de forma muy positiva en redes sociales. ¿Qué impacto crees que puede tener en la consulta y reutilización de las colecciones?

(MPM) Nuestros usuarios llevan esperando esta medida mucho tiempo. Sabemos que hay muchos proyectos e iniciativas que se ven frenados por la necesidad de pagar por el uso comercial. Es posible que, como con otras medidas similares de impulso de la reutilización, se tarde algo de tiempo en ver el impacto pero creemos que para la industria editorial y, en general las culturales y creativas, es una infraestructura muy valiosa para crear productos nuevos. El uso de las colecciones de la BNE no ha dejado de crecer y de tener impacto de formas diferentes desde 2007: a través de los portales de acceso (Hemeroteca Digital y Biblioteca Digital Hispánica), las redes sociales, proyectos como los libros interactivos, los micrositios, las exposiciones virtuales, y luego BNELab (Comunidad BNE, BNEscolar…). Son políticas de gran calado cuyos resultados se verán con el tiempo.

(Archivoz) Sin duda, es un paso muy importante que la Biblioteca Nacional de España, cabecera del sistema bibliotecario español, dé este paso hacia la apertura de contenidos digitales. ¿Qué influencia crees que puede tener en el resto de instituciones culturales, especialmente en otras bibliotecas?

(MPM) Cada institución tiene sus circunstancias y su propia estrategia. Creemos que esta medida es adecuada para la BNE, pero cada institución es la que mejor puede saber qué licencias son adecuadas de acuerdo con su situación.

Nuestros usuarios llevan esperando esta medida mucho tiempo. Sabemos que hay muchos proyectos e iniciativas que se ven frenados por la necesidad de pagar por el uso comercial Clic para tuitear
(Archivoz) ¿Por qué es tan importante ayudar a impulsar modelos de negocio relacionados con la industria editorial y las industrias culturales?

(MPM) Que tenemos que conservar, proteger y difundir nuestro patrimonio documental y bibliográfico es algo de lo que nadie duda hoy, pero si este patrimonio sirve de impulso a la industria editorial y cultural en general es además una fuente de riqueza para la sociedad y una forma de devolverle a esta todo el valor y el conocimiento que albergamos, poniéndolo a su servicio.

«Mientras los demás niños corrían y saltaban, yo leía»: Entrevista a Mª del Carmen Reina Jiménez, escritora.

En muchas ocasiones se utiliza la expresión: … “más libros, más libres”,  y nunca mejor dicho que hoy para conmemorar el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, declarado por la UNESCO en París en 1995 , haciendo visible a una escritora canaria que nos muestra la vida de otras mujeres relevantes de este archipiélago con la publicación de: “Antología de 100 Escritoras Canarias”(Mercurio ed., 2020)

María del Carmen Reina Jiménez, (Las Palmas de Gran Canaria, 1924) mujer, profesora, activista, comprometida y defensora de los derechos de las mujeres, tiene una trayectoria literaria que ejemplifica toda una vida. Ha escrito en periódicos habitualmente como en La Provincia (noticias sobre su persona ) y publicado obras como: “Mujer y cultura en Canarias” (Colectivo de Mujeres Canarias ed., 1989) y “Mujeres en la isla” (Mercurio, 2018). Siendo también coautora en diferentes libros.

(ARCHIVOZ)  La primera pregunta es obligada ¿Cómo empieza a escribir en unos tiempos, donde las mujeres parece que tenían relegada su actividad al entorno del hogar? Ya que sabemos que su actividad fue muy temprana.

(MC) Tuve la suerte, que en casa de mis padres había una buena biblioteca. Yo de muy pequeña, había tenido polio, lo que me impedía correr. Frente a la casa de mis padres, vivía el matrimonio Laplace-Prats, con una hija única dos años mayor que yo. Mi amiguita tenía la mejor biblioteca infantil que yo nunca había visto. Así que, mientras los demás niños corrían o saltaban, yo leía. La mamá de mi amiga fue la escritora María Teresa Prats , fundadora de la revista “Mujeres en la Isla” Y ella contribuyo a mi gusto por la literatura. Y bien es verdad que, salvo mi diario, escribir en serio fuer durante mi carrera. Soy profesora de Infantil, Primaria e inglés y mi primer libro publicado fue “500 experiencias en pre-escolar” (ed. Copicentro, 1986), el cual conservo con cariño.

(ARCHIVOZ)¿Conserva aún, sus primeros escritos?

(MC) Sí, conservo algunos relatos, poemas y mi primer libro mencionado.

(ARCHIVOZ) Su labor docente y sus inquietudes literarias ¿fueron un empuje para especializarse en el tema de la mujer, o como se diría actualmente, fue un daño colateral al ser en 1972 ponente en el I Congreso Nacional de “Mujer y Familia”.

(MC) Yo creo que lo que me llevó a escribir sobre mujeres, antes de participar como ponente en el año 1972 en el Congreso Nacional de Mujer y Familia (en la dictadura ) defendiendo el papel de la mujer en el trabajo fuera del hogar, fue el contacto con alguna de esas “Mujeres en la isla” de las que fui amiga de algunas de ellas y en sus magníficas tertulias.

Obras publicadas por Mª del Carmen Reina Jiménez

(ARCHIVOZ) En sus primeras publicaciones y en las reediciones ¿se ha encontrado trabas a la hora de poder investigar en bibliotecas o archivos? Ya que suponemos que hasta momentos muy recientes, las catalogaciones y las indizaciones estaban muy poco dinamizadas en esta temática, ¿no?

(MC) A la hora de realizar mi trabajo de investigación he contado siempre con el apoyo del Museo Canario , de los pocos archivos donde se recogen vidas de mujeres, excepciones como el Archivo de Teguise que me ha proporcionado muy valiosa documentación de mujeres importantes y del Archivo Histórico Artístico de Las Palmas de Gran Canaria. Pero he tenido que investigar por mi cuenta con personas muy mayores que tenían noticias de estas mujeres y su relación con la cultura.

(ARCHIVOZ)Como ha sido su experiencia en Archivos para la recopilación de la información histórica de mujeres del XIX. ¿Encontró apoyo en el personal de los Archivos, cual fue el más visitado? Aunque sabemos de primera mano la atención tan cercana, amable y buena que reciben los y las investigadoras en los Archivos Canarios.

(MC) Ya comenté que he encontrado apoyo en algunos archivos, pero tengo que destacar no solo el apoyo sino el material que me ha permitido completar las biografías de muchas mujeres, es el Archivo Histórico de la Villa de Teguise y su directora Maruchi (María Dolores Rodríguez Armas) que me ha ayudado muchísimo. Ha sido el archivo que más he visitado

(ARCHIVOZ) Tras la lectura de su Antología de 100 Escritoras Canarias, creemos que esta obra debería ser de obligada tenencia en Bibliotecas Universitarias, (al menos) ¿se plantea realizar una reedición ampliada?

(MC)La Antología de 100 Escritoras Canarias, la escribí para dar a conocer en Institutos, Colegios y Universidades, a nuestras principales escritoras canarias. El libro acaba de salir, se presentó el 6 de Marzo, y a los pocos días se declaró la Orden de Emergencia Nacional por el Covid19. Estoy pendiente, que el Gobierno de Canarias, acepte la distribución de mi obra por los centros de enseñanza

(ARCHIVOZ)¿Que opinión tiene sobre los repositorios, blog o twitwers, de historia y vida de mujeres que nos podemos encontrar en internet tipo: @mujerconciencia, @ONUmujeres, @RedBibliosMuje, @MujeresPasado, por ejemplo. ¿Cree que esta información masiva y abierta puede colapsar o confundir la búsqueda de información precisa? ¿Puede ser una paradoja, una antinomia?

(MC)Para las redes sociales, solo utilizo internet para la búsqueda de datos, no suelo entrar en Blogs.

(ARCHIVOZ) Y, por último, ¿Cuál fue el primer libro que leyó y cuál será el que acometa en este Dia Internacional del Libro 2020?

(MC) El primer libro que leí cuando tenía cinco años fue “La abeja Maya “, el segundo “Corazón “de Edmundo de Amicis y estoy releyendo la obra de Rosa Montero “ La ridícula idea de no volverte a ver”.

Complemento de notas para consultas                                          https://www.unesco.org/new/es/unesco/events/prizes-and-celebrations/celebrations/international-days/
https://www.laprovincia.es/gran-canaria/2016/03/29/santa-brigida-homenajea-tres-profesoras/805612.html
http://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/campus/doc/htmls/zona_igualdad/Banco_de_recursos/Documentacion/doc12.pdf

Tesis doctoral de Ruth Díaz Tarife, consultable: https://riull.ull.es/xmlui/bitstream/handle/915/14560/Mujeres%20en%20la%20isla%20%281953-1964%29%20una%20publicacion%20canaria%20de%20la%20mujer%20en%20el%20franquismo.pdf?sequence=1&isAllowed=y
https://jable.ulpgc.es/mujeresenlaisla
http://www.elmuseocanario.com/index.php/es/el-museo/historia
http://www.gobiernodecanarias.org/cultura/archivolaspalmas/
https://archivoteguise.es/

 

«La visualización es imprescindible porque ayuda a evidenciar conexiones entre ideas»: Entrevista a Elenar Urizar, pionera en técnicas de visual thinking

Elena Urizar es pionera en técnicas de visual thinking o pensamiento visual, un lenguaje creativo que mezcla texto y dibujo, y que se utiliza en la creación de esquemas visuales que ayudan a resumir y comprender ideas o conceptos. Un tipo de mapas conceptuales cada vez más valorados por en el mundo de los negocios. Hoy entrevistamos a una de las máximas exponentes en este lenguaje en España y en el mundo para sumergirnos en los secretos que hay detrás de estas técnicas.

(Archivoz) Buenos días, Elena, y muchas gracias por dedicar unos minutos a nuestra revista. Lo primero que llama la atención es tu trayectoria profesional. ¿Cómo es el cambio de dedicarse a la consultoría tecnológica a prestar servicios de visual thinking? ¿Nos hablas un poco de tu trayectoria?

(EU) Buenos días, realmente yo acabé en el mundo de la tecnología un poco por azar, estudié Bellas Artes y desde pequeña siempre me he expresado visualmente, de hecho de mayor lo que quería hacer era crear dibujos animados. Mi inicio profesional fue como diseñadora gráfica de becaria en el Museo Guggenheim en Nueva York y en distintas agencias de publicidad y comunicación, donde descubrí la gestión de clientes. Me ficharon en una pequeña agencia que se dedicaba al diseño web en los turbulentos años de la burbuja de internet, ésta se vendió a una mayor y de ahí pasé a Indra como responsable de UX donde aprendí que la tecnología nos facilita la vida si pone las necesidades del usuario por delante.

En esta época descubrí el visual thinking, en particular el graphic recording o captura en directo, empecé a probar y como me gusta a mí decir eché todos los ingredientes al caldero e hice la “poción mágica” y me convertí en profesional de la visualización.

(Archivoz) ¿Qué fue lo que te resultó más difícil a la hora de iniciarte en visual thinking? ¿Es más importante saber dibujar o potenciar la capacidad de abstracción y de síntesis?

(EU) Lo cierto es que a mí me enamoró desde el principio, fue como si hubiese encontrado el entorno para desarrollar mis capacidades. Las principales son la capacidad de escucha y de observación para extraer lo esencial de cada momento y el dibujo es la herramienta a través de la cual se expresan las ideas que se quieren transmitir. Realmente dibujar te conduce a fijarte en los detalles y a concentrarte en lo que quieres representar, así que yo diría que a través de la práctica del dibujo potenciamos la capacidad de abstracción y de síntesis. Y para mejorar en el dibujo la condición es practicar.

(Archivoz) ¿Una imagen vale más que mil palabras?

(EU) Depende de la situación, hay veces en que las palabras son muy necesarias y el dibujo no las puede sustituir, quizás el mundo de la catalogación y archivo sea un buen ejemplo de esto. Pero si hablamos de entendimiento y comunicación la visualización es imprescindible porque ayuda a evidenciar conexiones entre ideas, patrones para entender relaciones y a simplificar la explicación de conceptos complejos, sin olvidar que el aspecto estético llama la atención y ayuda a que se atienda a aquello que queramos contar.

(Archivoz) ¿Qué es lo que más valor aporta y por qué tiene tanto éxito utilizar visual thinking en eventos profesionales?

(EU) Lo primero por lo que acabo de comentar, consigue atraer la atención de los participantes pero lo más importante es que esa información que se está tratando, sobre todo en el caso de las mesas redondas, quede capturada y se pueda conservar y compartir. En mi opinión también es una muestra de consideración hacia la audiencia porque pueden seguir lo que están escuchando a través de las imágenes que se van creando en tiempo real.

(Archivoz) ¿Existen códigos o conceptos predefinidos en imágenes concretas, es decir, es un lenguaje propio o entre vuestros profesionales utilizáis soluciones concretas y comunes a la hora de representar ideas o conceptos?

(EU) Cada uno de nosotros tiene un estilo personal y trabaja como le resulta más natural, en mi caso a mi me divierte hacer una creación especial cada vez, conectarme con quien está hablando y traducir sus palabras a lenguaje visual. Es verdad también que muchos conceptos se repiten y hay figuras que dibujas casi automáticamente. Mi recomendación para quien quiera explorar este mundo que primero identifique los conceptos de su entorno y los aprenda a representar para construir su propio lenguaje visual.

(Archivoz) Tu participación en eventos dentro del sector información/documentación, principalmente en los eventos de la Sociedad Española de Documentación e Información Científica, siempre han tenido mucho éxito precisamente porque ayudabas a los asistentes a salir de las sesiones con un esquema muy claro de las ideas fuerza que habían trasladado los ponentes. ¿Qué suelen comentarte en los eventos cuando haces los paneles visuales? ¿Qué feedback tienes del público?

(EU) Es uno de mis eventos favoritos por todo lo que aprendo cada vez y porque me he dado cuenta del importantísimo valor que tiene este sector y sus profesionales preservando conocimiento e innovando, creo que deberíais ser mucho más reconocidos por la opinión pública. Lo que más recibo es agradecimiento y aprecio, comentan que les he servido de ayuda para conectarse y seguir las intervenciones, además algo que me hace muy feliz escuchar es que ven lo esencial reflejado y tratándose de jornadas profesionales mucho más.

(Archivoz) Quizá para muchos de nuestros lectores que se encuentran preparando oposiciones el visual thinking también sea una herramienta interesante para hacer mapas conceptuales de los temas. ¿Conoces experiencias en este sentido? ¿Qué puede aportar este lenguaje en el estudio?

(EU) Para mí el dibujo es una herramienta fundamental para el estudio, primero porque cuando lo estás trabajando exige que sintetices e identifiques conceptos clave, y después porque es un apoyo para el repaso. Si lo puedes representar quiere decir que lo has entendido y como consecuencia te lo has aprendido.

Si lo puedes representar quiere decir que lo has entendido y como consecuencia te lo has aprendido. Clic para tuitear
(Archivoz) Lamentablemente, la pandemia del COVID-19 que está asolando el mundo ha obligado a suspender gran parte de la actividad presencial. ¿Cuáles son tus próximos proyectos? ¿Os movéis también en eventos virtuales?

(EU) Sí, ha sido un shock como para tantos sectores y actividades. En mi caso particular  fue un parón radical porque yo estoy especializada en participar en eventos en vivo y en directo, así que lo que estoy haciendo es registrar gráficamente eventos virtuales, tanto reuniones como conferencias, como recetas de cocina. Ahora el reto es comunicarlo y que se convierta en una línea de trabajo que puede ser temporal o quedarse, sumada a la creación de resúmenes e historias visuales como trabajo de estudio que, de nuevo, sirvan para ayudar a la reflexión, el entendimiento y la comunicación según sea el caso.

«El principal reto en realidad es adecuar nuestra gestión documental a escenarios imprevistos» Entrevista con Carlos Zapata, en tiempos de COVID-19. (Parte 2)

La primera parte de esta entrevista, dejó entrever, entre otras cosas, que los archivos no estaban preparados para casos como el que se vive actualmente por cuenta del COVID-19. Pero de esto nos quedarán muchas lecciones que seguro permitirán potenciar el uso y la importancia de éstos. Justo de ello hablaremos en esta segunda parte de nuestra entrevista con Carlos Zapata.

(Archivoz) ¿Cuáles crees que son los principales retos que se deben asumir en estos tiempos, con respecto al uso, seguridad y disponibilidad de los archivos?

(CZ) El primero es que un servicio esencial como el de garantizar el acceso a la información no puede parar. En este momento, aprovechando la situación de emergencia que se suscitó con el aislamiento, es probable que cientos de entidades no hayan logrado afinar sus sistemas de seguridad de la información, e incluso no hayan podido garantizar el acceso electrónico a documentos necesarios para la toma de decisiones (muy seguramente debieron enviar personal para consultar los archivos físicos exponiéndolos al contagio), exponiéndose al robo, filtración o pérdida de información. En este punto el reto fundamental que debemos asumir los archivistas es doble, por un lado debemos proteger no solo los documentos físicos sino también los documentos electrónicos y garantizar el acceso a los mismos 7×24, sino que somos co-responsables de proteger los derechos de los ciudadanos y garantizar la continuidad del negocio en nuestras organizaciones.

Sin embargo, desde mi punto de vista, los retos superan el tema de la seguridad y la disponibilidad de la información. El principal reto en realidad es adecuar nuestra gestión documental a escenarios imprevistos, anticiparnos, definir planes de acción y protocolos apropiados para que la información siga llegando a quienes la necesitan (usuarios internos o externos), que sea preservada en el tiempo y que contribuya al desarrollo de la sociedad. Es necesario compatibilizar el avance de las entidades con el de la gestión documental; mientras las primeras avanzan al ritmo del desarrollo de las TIC, la gestión documental va a paso de elefante; la pregunta es si estamos preparados para soportar adecuadamente la continuidad del negocio de nuestras entidades.

Si no aprovechamos los nuevos avances de las tecnologías como la Inteligencia Artificial, el Machine Learning y el Blockchain, el Big Data por citar algunos, podemos desaparecer como profesión pues si no modernizamos y evolucionamos nuestro trabajo podrá ser realizado por computadoras y robots; esto no lo digo Yo, lo dicen los expertos en el mundo de las TI, y no dudo que esta afirmación sea una amenaza real.

(Archivoz) Como iniciativa, muchas bibliotecas y museos abrieron vía web sus colecciones y realizan recorridos virtuales. ¿Porqué este tipo de iniciativas no se han visto de parte de los archivos?

(CZ) Si se ha visto, aunque en menor medida que en las bibliotecas y museos (el Archivo General de la Nación y el Archivo de Bogotá son ejemplo de ello). Pero déjeme acotar su pregunta a los archivos nacionales o históricos, pues resulta difícil de responder frente a los archivos administrativos. Es evidente que los primos hermanos de los archivos, como son las bibliotecas y los museos, llevan décadas afianzando su relación con la comunidad. Debido a que resguardan información por naturaleza destinada al ámbito de la cultura, la formación y el entretenimiento, han desarrollado servicios más amplios que los archivos; de otro lado las características de sus colecciones facilitan ponerlas en la web de manera masiva, y con pocas restricciones. Sin embargo hay un aspecto que tiene relación con su pregunta que debo resaltar; durante mucho tiempo se ha considerado que los archivos conservan información cuyo acceso debe ser restringido, con lo cual los archivistas no hemos desarrollado habilidades para comunicar y divulgar abiertamente su contenido. Es un aspecto en el cual los archivistas debemos trabajar, pues no vemos el concepto de servicio de forma apropiada, sino como un proceso reactivo (o pasivo), más que proactivo.. Llegó  hora de sacarle provecho a las Leyes de Transparencia y Acceso a la Información Pública.

(Archivoz) Carlos, para cerrar, cuáles crees que serán las lecciones aprendidas y los cambios que se darán en los archivos tras superar esta crisis?

(CZ)La primera es que debemos imaginar lo inimaginable; la segunda es que tenemos que mejorar nuestra capacidad de innovación para cumplir nuestra misión profesional; también es necesario que nos adaptemos rápidamente, pues estoy seguro que vendrán cambios a los cuales debemos responder de manera inmediata, lo cual demanda usar tanto nuestros conocimientos actuales como adquirir nuevas habilidades y conocimientos y competencias; de igual forma tenemos que aprender a partir de los errores profesionales cometidos, los cuales saldrán a la luz una vez superada la contingencia.

Una ultima recomendación para todos los archivistas como guardianes de la memoria de nuestra organizaciones y de la sociedad, es identificar, reunir, clasificar y archivar la información digital que se ha producido para enfrentar la pandemia, representada en mensajes de facebook, twitter, instagram, páginas web y otros tipos de contenido digital producidos desde que se conoció el primer contagio, hasta luego de haber superado la pandemia. Esta información hace parte de un evento que afectó significativamente nuestra sociedad y no puede perderse.

Como corolario, creo que gracias al Covid-19 estamos mucho más cerca de la pregonada oficina sin papeles (así no me guste el término) que hace tres meses, pero primero tenemos que superar la pandemia.

Carlos, como siempre gracias por tu tiempo y disposición. Ha sido una gran entrevista.

«En un escenario como el de hoy, los archivos exhiben todas sus potencialidades»: Entrevista con Carlos Zapata, en tiempos de COVID-19. (Parte I)

Hoy, en medio de la crisis, los archivos cobran una especial relevancia, para garantizar la continuidad de las actividades de quienes teletrabajan y para servir como soporte y agilizador de los servicios médicos que requieren decisiones rápidas y eficientes, basadas en evidencias, en muchos casos documentales.

Por ello, hoy quisimos consultar a un experto y referente archivista para que nos cuente sobre su visión sobre esta situación en términos de la importancia de los archivos y el papel de los archivistas.

(Archivoz)Carlos, un gusto tenerte de nuevo en Archivoz.

(Carlos Zapata) Hola, me complace nuevamente estar en este medio de comunicación compartiendo con la comunidad archivística.

(Archivoz)Carlos, en estas épocas de teletrabajo y crisis por una pandemia global, ¿cuál es el papel que cumplen los archivos?

(CZ) Sin duda esta debe ser una pregunta que nos estamos haciendo hoy todos los archivistas del mundo. Una de las cosas que me he preguntado a propósito de esta crisis de salud pública, es cuántos de nosotros habíamos previsto en nuestros planes de contingencia ante eventuales desastres naturales, accidentales o provocados, alguna acción frente a una pandemia como la que hoy tiene en vilo a más de 170 países, llevándonos a un aislamiento sin precedentes en la historia reciente de la humanidad. De hecho sería muy relevante realizar una investigación a nivel internacional sobre este aspecto que estoy mencionando.

En el campo laboral y profesional, y particularmente en lo concerniente al mundo de la archivística y los archivos, hay tres factores externos que han incidido en el estado actual de cosas: en primer lugar la rápida expansión del Covid-19; de otro lado la lenta reacción de muchos países, que no permitió tomar medidas oportunas y eficaces para hacerle frente a las medidas de aislamiento tomadas por varios gobiernos del mundo; y en tercer lugar, la adecuación de las entidades del Estado y en general de las empresas privadas de todos los sectores para implementar masivamente y de manera inesperada el teletrabajo, incluyendo la realización de todas las actividades en las cuales intervienen documentos e información. También hay factores internos como la poca preparación de los responsable de gestión documental para atender la totalidad de procesos relacionados con la función archivística, y responder a las necesidades de información de los empleados.

En un escenario como el de hoy, los archivos exhiben hoy todas sus potencialidades no solo como fuentes de información para garantizar la continuidad de las actividades de las organizaciones, sino como garantía de derechos para los ciudadanos, quienes dependen de información precisa y oportuna para atender sus necesidades, en una situación de aislamiento, en el que la movilidad está restringida; adicionalmente, hemos vistos como los archivos nacionales de diferentes países de la región han comenzado a ofrecer una variedad de servicios de información, poniendo una parte del patrimonio documental que albergan al alcance del público; un aporte importante en este momento tiene que ver con servicios y ofertas culturales para el ocio y entretenimiento, aprovechando así la coyuntura para fortalecer su relación con la sociedad. Creo que esto será objeto de investigaciones y debates en los meses y años posteriores al levantamiento del confinamiento.

(Archivoz) ¿Y los archivistas?

(CZ) En honor a la verdad, nos tomó completamente desprevenidos, no estábamos preparados para un escenario real (ya no hipotético) de trabajo en una oficina sin papeles. Por un lado no creo que en su gran mayoría los Jefes de Archivo y Gestión Documental de miles de entidades y empresas tuvieran preparada sus entidades para asumir la gestión documental de manera remota, entre otras cosas porque aún nos basamos en el papel como medio de registro de información, y nuestro sistema archivístico sigue siendo analógico. Sería importante conocer por ejemplo como están atendiendo las entidades que no tienen digitalizada toda la información que necesitan, o que por ejemplo tienen sus documentos en empresas de custodia (las cuales también son sujeto de restricciones por la cuarentena), y aún en los casos donde el archivo es administrado por la misma entidad (están asistiendo técnicos de archivo y archivistas a laborar?). Muy seguramente proyectos archivísticos de diferente naturaleza con personal propio o contratado hoy están suspendidos, lo cual afectará la continuidad de las labores de nuestras entidades, si la medida de aislamiento se extiende (como es previsible) por varias semanas o incluso meses.

(Archivoz) La mayoría de las empresas están funcionando con estrategias de teletrabajo. ¿qué tan preparados estaban los archivos y los archivistas para asumir estos escenarios?

(CZ) Como lo señalé en la pregunta anterior, los archivistas no nos imaginamos un escenario laboral por fuera de nuestros departamentos de archivo y gestión documental, ni alejados del ámbito desde el cual se desarrollan las actividades de nuestras organizaciones; durante la segunda parte del Siglo XX, expertos de varias especialidades, incluidos los profesionales de la información y los tecnologistas, hemos estado pregonando (la mal denominada) «oficina sin papeles». Sin duda el desarrollo de las tecnologías de la información y las comunicaciones ha venido contribuyendo para que este escenario estuviera cada vez mas cercano, pero no de la forma como tuvimos que asumirlo de la noche a la mañana. Primero porque gran parte de los documentos que las administraciones producen o necesitan siguen gestionándose en papel, y segundo porque los mismos Sistemas de Gestión Documentos Electrónicos están desarrollados de manera incipiente, limitándose a gestionar por medios electrónicos una mínima parte de documentos (por ejemplo correspondencia, pqrs, facturas, entre otros); en este segundo aspecto, a pesar de que los trámites electrónicos han mostrado avances significativos, éstos solo abarcan unos cuantos documentos del trámite. Muy seguramente las empresas que contaban con departamentos de gestión documental robustos y presupuestos apropiados, y dependen en menor medida de terceros, han asumido de mejor manera la contingencia, aunque no creo que estuvieran del todo preparadas para atender todos sus servicios de manera digital o mediante procesos electrónicos remotos.

Hay un aspecto que resulta crítico en los archivos nacionales, y es la adecuada conservación de sus fondos, dado que para ellos es necesaria la presencia de profesionales en conservación directamente en los sitios donde se encuentran los documentos de valor histórico; labores de limpieza, desinfección, desinsectación, restauración, entre otras, se hacen de manera presencial, y si se prolonga el aislamiento los documentos se exponen a riesgos de deterioro.

(Archivoz)¿Qué crees que debemos mejorar a futuro en nuestros archivos para solventar situaciones como la que tenemos en este momento a nivel mundial?

(CZ) Todo. En primer lugar debemos rediseñar nuestros planes de contingencia y atención de desastres, incluyendo medidas para mitigar los efectos de pandemias, contaminación química, nuclear, etc., que impliquen restricciones para trabajar de manera presencial; por otro lado es necesario acelerar el proceso de digitalización de nuestras entidades, pero de manera técnica e integral y no a retazos. También es imperativo mejorar las competencias digitales del equipo de trabajo de las áreas de gestión documental y de todos los empleados y funcionarios de las organizaciones. Finalmente creo que debemos aprender de esta experiencia para transformar la gestión documental, y con ella la función archivística, digitalmente.

No se trata de digitalizar los cientos de miles o millones de documentos de una entidad, sino de implementar apropiadamente (usando estándares técnicos) la gestión de documentos electrónicos, para lo cual los procesos deben ser electrónicos. Así mismo, resulta urgente que se mejoren las condiciones de conectividad y de seguridad electrónica, para que el teletrabajo no afecte el desempeño de Internet, debido a que este tipo de contingencias implican el tránsito de cientos TB de información lo que pueden colapsar las comunicaciones.

Es innegable que el mundo archivístico (en realidad el mundo entero) no será el mismo a partir de ahora.

 

«Hay que romper con el estigma de que una persona con discapacidad no puede realizar labores en la línea de gestión documental»: Entrevista con Pedro Abel Medina Ríos, docente e investigador

Hoy tenemos el placer de entrevistar a Pedro Abel Medina Ríos, Persona hipoacúsico bilateral, Sordo, Bilingüe, postlocutivo, y oralizado, usuario de Lengua de Señas Colombiana. Nacido en la ciudad de Villavicencio-Meta, Colombia. Instructor del Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), quien lleva 19 años como docente de Instituciones de Educación Superior, de los cuales 14 años como instructor de esa entidad, donde ha participado en todas las modalidades de formación y como Líder Sennova e Investigador – Instructor. Apasionado por el mundo de las personas Sordas, asesor en neologismos para L.S.C.

Actualmente vinculado en el Centro de Gestión Administrativa como Instructor –Investigador de carrera administrativa en el área de Gestión Documental y de la Información.

(Archivoz) Primero que todo, agradecemos tu apoyo en la entrevista. Actualmente estás al frente como asesor de 2 proyectos SENA, Dirección General. Cuéntanos de qué tratan estos proyectos.

(Pedro Medina) El primer proyecto es sobre el fortalecimiento de la Política Institucional de Atención a personas con discapacidad a nivel nacional, se plantea una ruta de atención integral articulada con los procesos misionales del SENA, que permite la “Inclusión para Tod@s”. El segundo proyecto de Bibliotecas inclusivas es el fortalecimiento del Sistema de Bibliotecas del Sena – SBS, con la implementación de estrategias pedagógicas y tecnológicas que permiten la “Inclusión para Tod@s”, permitiendo el acceso al sistema por parte de todas las personas incluso a las personas con cualquier discapacidad.

[Archivoz] Acércanos un poco más a tu trabajo, háblanos sobre tu función como instructor e investigador en el SENA y en otras entidades educativas en las que has laborado, en el tema de gestión documental.

(PM) Mi función como la de cualquier profesor, docente, tutor e instructor es la de orientar procesos de formación integral profesional y en materia de la gestión documental la experiencia se exige una actualización constante, manejo de herramientas tecnológicas y aplicación de prospectiva, vigilancia e inteligencia organizacional, para preparar a los aprendices en el conocimiento de alertas tempranas, disminuyendo el tiempo en la reacción y aumentar la capacidad de respuesta en los diferentes procesos de la Gestión Documental en las instituciones.

(Archivoz) Te consideras un investigador apasionado por el mundo de la discapacidad, en tu desarrollo profesional, ¿sientes el apoyo del gobierno o de otras entidades sobre tu talento en el manejo de lenguaje de señas, en la enseñanza archivística y/o Gestión Documental en las entidades de educación superior?

(PM) Si, claro, actualmente si, digamos que han mejorado los apoyos, aunque no siempre lo sentí así, tener una discapacidad no ha sido impedimento para lograr desempeñarme en mis labores, de hecho, desde que superé los niveles de la aceptación de mi discapacidad logré visualizar completamente, conociendo y documentándome, conseguí exigir asertivamente mis derechos y logré ganar espacios que antes nunca pensé conseguir, hasta ganar el concurso en la Comisión Nacional del Servicio Civil – CNSC y tener un futuro asegurado para mí y mi familia.

(Archivoz) Devolviéndonos en el tiempo, ¿cómo te llego a gustar el tema de los archivos, combinándolo con la docencia y la tecnología?

(PM) Bueno, siempre tuve la necesidad de ser organizado, ordenado con mis cosas e incluso con mis ideas, y cuando mis oídos se afectaron por un accidente a los 8 años, tuve la necesidad de ser muy observador, debía escanear todo, las personas, sus actitudes, sus movimientos, sus expresiones, sus labios y los entornos, para lograr descifrar los mensajes. Aprendí desde pequeño que para lograr algo debía planear y seguir las fases o etapas planeadas apoyándome con la tecnología existente y cuando conocí la problemática en los archivos y la necesidad de cumplir una metodología para ayudar a la gente y empresas, sentí que en esta área como lo es la “Archivística” podía ser muy productivo, por supuesto el gusto personal por enseñar me llevo a ser docente.

(Archivoz) La vida da muchas vueltas, según una frase de cajón. Siendo un profesional de la lengua de señas, ¿cómo interpretas esta frase a tu vida personal y profesional?

(PM) Bueno, no soy un profesional de la lengua de señas, mis profesiones son: Ciencias de la Información e Ingeniería de Sistemas, tengo estudios en inclusión y manejo de la diversidad funcional (auditiva, visual, intelectual, física y psicosocial), sólo soy usuario de la lengua de señas colombiana – LSC, estoy aprendiendo lengua de señas americana – ASL… pero analizando la pregunta, es verdad la vida se encarga de enseñarnos que no hay nada escrito y que podemos lograr lo que nos propongamos, que a veces las barreras las ponemos nosotros mismos y que tener una discapacidad no es impedimento para ser completamente feliz, de hecho la vida da muchas vueltas y me he encontrado con aquellos que me decían NO y ahora agachan la cabeza, otros se sorprenden de ver una persona Sorda en mi situación.

[Archivoz] Coméntanos sobre publicaciones o artículos que hayas escrito, sobre archivos, gestión documental, tecnología, basados en la inclusión social y/o condición de discapacidad.

(PM) Bueno, comenté que soy investigador apasionado por el mundo de la persona Sorda, por lo tanto lo que hago en buena parte lo dedico a mejorar entornos para la persona sorda, la otra dedicación es para otras discapacidades; he sido ponente nacional e internacional (Argentina, Brasil, Paraguay y Francia) destacando las habilidades de personas sordas en el área de la gestión documental y demostrando la capacidad de concentración en procesos monótonos donde la persona sorda supera al oyente; he escrito sobre tecnología inclusiva, he desarrollado software (ovas y avas) para apoyar procesos académicos y de formación en LSC y he diseñado estrategias pedagógicas para abordar la diversidad funcional auditiva en entornos de formación y laborales, en el SENA logré desarrollar 3 proyectos de innovación durante 3 años para fortalecer la formación profesional integral – FPI en aprendices Sordos aplicado al programa de formación Tecnólogo en Gestión Documental y al programa Técnico en Asistencia en Organización de Archivos, donde acompañé a 60 aprendices Sordos en el camino de los archivos y ahora disfruto verlos graduados, algunos laborando en empresas en el área de estudio, otros con empresas propias y ejerciendo y otros finalizando sus carreras profesionales en áreas administrativas.

[Archivoz] Define en una frase, la actualidad y el futuro de la gestión documental a nivel mundial.

(PM) La gestión documental actualmente pasa por una sugestión de conciencia empresarial creciente y con preocupación por una intervención asertiva, y a futuro se convertirá en un aspecto esencial en la toma de decisiones para cualquier empresa, independiente de su tamaño y su tipo.

(Archivoz) ¿cuáles son tus recomendaciones a la hora de emprender un proyecto para los profesionales de información, documentación; que les llame la atención apoyar la inclusión social y personas con discapacidad?

(PM) Romper con el estigma que una persona con discapacidad no puede realizar labores en la línea de gestión documental y de la información; dar la oportunidad de conocer el hermoso mundo de la diversidad funcional en el cual cualquier persona puede llegar allí; documentarse sobre los beneficios: económicos, tributarios, en procesos de licitaciones, créditos de organismos estatales, arancelarios, deducción en declaración de renta, disminución de la base gravable en industria y comercio, disminución en cuotas de contratación de aprendices Sena, entre otros beneficios sociales al apoyar la inclusión y contratar una persona con discapacidad. Agregaría que incluir laboralmente a personas con discapacidad genera un impacto muy positivo en las empresas, promueve el trabajo en equipo en los empleados, se crea un compromiso mayor y pertinente empresarial y se mejora la reputación institucional.

(Archivoz) ¿Que tan accesibles son los archivos, para las personas con algún tipo de discapacidad, ¿y que dificultades has experimentado?

(PM) Teniendo en cuenta que los archivos deben cumplir con la norma de infraestructura dada por ley, se puede decir que hay condiciones de conservación documental óptima en muchas de las locaciones destinados a los archivos en Colombia, como también hay muchas que no cumplen con requisitos mínimos siquiera para los mismos archivos administrados y también para las personas convencionales. La accesibilidad debe ser la implementación consciente de un Diseño Universal – DU, que favorezca a los usuarios tanto internos como externos en una institución. Dificultades he tenido muchas, pero las he sabido sobrellevar y con una buena actitud he logrado cambios sustanciales con respecto a mi discapacidad.

(Archivoz) Eres afortunado y bendecido en laborar como docente, investigador, instructor, entre otros roles, sin importar tu discapacidad actual. De acuerdo a lo anterior, ¿cómo analizas el mercado laboral y las oportunidades laborales que carece el gremio archivístico en Bogotá y en Colombia en personas que tengan algún tipo de discapacidad?

(PM) Considero que las oportunidades laborales deben ser para todos, con o sin discapacidad, en auditorias de gestión documental que he hecho, he visto casos de jefes de archivo que no son archivistas y sus subalternos sin conocimiento mínimo en archivística…ahora bien, actualmente hay muchas ofertas en el tema de la archivística y gestión documental, pero no el acceso a ellas para personas con discapacidad, yo diría que debemos trabajar conjuntamente en la sensibilización social y permitir que la “inclusión” como su palabra lo indica debe ser para tod@s, y es que cuando hablamos del gremio archivístico todas las discapacidades tienen lugar, desde una persona Sorda que puede ser en ciertos casos más hábil que los oyentes en manejo visual de información, teniendo una concentración casi 10 veces mayor, hasta una persona ciega con su habilidad para cruzar bases de datos, manejo de Big data en corto tiempo. Partiendo del hecho que cuando perdemos un sentido se agudizan los otros y en eso podemos ser expertos, siempre y cuando superemos la aceptación de nuestra discapacidad con ayuda de tod@s y así beneficiarnos mutuamente.

«Uno de los objetivos más importantes del proyecto era estudiar el alcance de técnicas de aprendizaje automático para clasificar imágenes no transcritas según sus contenidos textuales» Entrevista a Enrique Vidal, coord. del Proyecto Carabela (1a Parte)

Hoy queremos dar a conocer el Proyecto Carabela, consiste en la indexación probabilística de colecciones de manuscritos de los siglos XV – XVI con el fin de proteger nuestro patrimonio histórico subacuático. Para que nos explique en qué consiste y cómo ha sido el desarrollo de este proyecto, tenemos el placer de entrevistar a Enrique Vidal, uno de sus coordinadores.

(más…)

«Es increíble que muchas organizaciones modernas dejen sus archivos en manos de profesionales que no se han formado para ello»: Entrevista con Arcángel Sánchez (Segunda Parte)

Continuamos hablando con Arcángel sobre Archivos Universitarios. En esta segunda parte, vamos a ir un poco más profundo en su opinión sobre el estado actual de los archivos y el papel del profesional archivista en dicho trabajo. Escenario en el que Arcángel, ha escrito recientemente una nota de mucho interés para quienes estamos en el medio.

(Archivoz) ¿Qué crees que hace falta, en general, para que los archivos sean más visibles y accesibles para todos?

(AS) Son varias cosas. En primer lugar, que existan los ARCHIVOS, es decir que en las organizaciones sean estas públicas o privadas se consoliden archivos en sus distintos tipos, pero preferiblemente Sistemas de Gestión de Documentos y Archivos.

En segundo lugar, que esos archivos sean coordinados por personal profesional especializado en archivología o archivística, lo común es ver un archivo dirigido por cualquier tipo de profesional inclusive sin experiencia y preparación académica, esto es lo que yo llamo como intrusismo profesional. Por otra parte, está la capacitación o formación propiamente dicha de quienes son profesionales del área, no basta con una preparación de grado, hay que estudiar posgrados y doctorados en el área, aspecto que en Latinoamérica aún debemos desarrollar en cantidad, variedad y calidad, por supuesto hay países que poseen una gran oferta académica de estudios de cuarto nivel en el área, pero otros países sólo poseen estudios de grado con grandes carencias. En tercer lugar, sería interesante que organizaciones internacionales pudieran crear programas de becas para profesionales latinoamericanos para que puedan estudiar doctorados por ejemplo en España. Estamos en plena sociedad de la información y el conocimiento, por lo que si una carrera es importante para el desarrollo de un país es la Archivología, el que se puedan consolidar medios para la formación de profesionales en el área, ayudará a fortalecer tanto a las universidades con nuevas y actualizadas ofertas académicas, como a las empresas que contratan profesionales de la archivología, logrando con ello su modernización, en especial la tecnológica. 

(Archivoz)¿cuál ha sido tu aporte, para hacer que eso que acabas de decirnos que hace falta en los archivos, se materialice y se implemente?

(AS) Por una parte, las investigaciones que he realizado que dan empuje a nuestro sector, a su visibilidad y a la exhortación para que las instituciones, sin importar su tipo, públicas o privadas, tomen en cuenta a la gestión de documentos como área fundamental para su buen funcionamiento. De igual forma podría incluir mi participación como ponente y conferencista en eventos nacionales e internacionales, en donde trato de sensibilizar a los asistentes a estos eventos sobre la importancia de la gestión documental, mostrando con mis propuestas temas innovadores que van dirigido sobre todo a su aplicación práctica. Finalmente, mi trabajo como consultor y profesional planificando y consolidando Sistemas de Gestión de Documentos y Archivos, ha permitido que varias instituciones, en especial universidades puedan contar con este importante recurso técnico especializado. 

(Archivoz) En esos aportes, ¿has sentido que otras profesiones han invadido el quehacer del archivista?

El intrusismo es innegable en nuestro campo, y no con nuestro consentimiento, sino por la falta de conocimiento de los perfiles de los profesionales de la información por parte de las empresas contratantes. Siempre he comparado a los archivos en las organizaciones con los cerebros en las personas. Por lo que los archivos conservan información que es de gran importancia, como lo son los recuerdos para las personas. Y es increíble que muchas organizaciones modernas hoy en día dejen en manos de personas que no están preparadas o profesionalizadas en nuestra área, a los archivos de sus empresas, en el entendido que los documentos y la información contenida en ellos, son un intangible de un valor incalculable, y fundamentales para la mejora de su competitividad en el mercado donde se desenvuelven, al igual que hacer el trabajo de forma más rápida y cumplir con las legislaciones que le son inherentes. No darse cuenta de ello, significa estar fuera de la sociedad de la información donde estamos inmersos. Por lo tanto, los archivos, los Sistemas de Gestión de Documentos y Archivos de las empresas-instituciones y las organizaciones archivísticas deben estar preferiblemente a cargo de profesionales de la Archivología, pues es así como podrán conseguir un cambio y mejora.

(Archivoz) A propósito, recién escribiste un artículo sobre el tema, quieres contarnos un poco tu opinión al respecto y la visión que has construido a lo largo de todos tus años de experiencia.

A lo largo de los años me he dado cuenta de que aquellas empresas que no tienen archivos no funcionan adecuadamente, pero que aquellas que lo tengan, y que los mismos sean coordinados por profesionales no especializados en el área, tienden a funcionan inadecuadamente. Sin embargo, hay que destacar que, en muchos casos, existen archivos coordinados por profesionales de diversas áreas pero que se han dedicado a especializarse con estudios de posgrado en nuestra área. Eso tiene gran valor, pues si bien no tiene la formación de grado en archivología-archivística, han dedicado su tiempo en ampliar sus conocimientos y eso seguramente se ve volcado a una buena gestión archivística. Si bien el intrusismo se da en nuestra área, el mismo puede ser positivo o negativo, ya que, si conseguimos que los profesionales de otras áreas que incursionan en nuestra área estén bien preparados, conseguiremos una sinergia de saberes que conlleva a una multidisciplinariedad que muchas veces es beneficiosa si sabe gestionar adecuadamente. Pero sin duda alguna, lo ideal es cada archivo cuente con profesionales de la archivología a su cargo. Considero que hay mucho que trabajar al respecto, pues las legislaciones no defienden la profesionalización especializada en el área archivística, y eso hay que ir cambiándolo poco a poco, junto con la existencia misma de archivos en las organizaciones y de su conformación como sistemas de información.

(Archivoz) Arcangel, para cerrar esta entrevista, ¿cuál es tu visión de cara al futuro de los archivos?

Siempre será positiva, ya que escogí esta profesión como una que tuviese un verdadero significado para las organizaciones, pues son los archivos los encargados de proteger y conservar la memoria, las evidencias de estas. Mucho se habla de la desaparición del papel, y creo que por completo tal vez no le veremos. Sin embargo, vivimos en un mundo en donde los documentos físicos y digitales convergen en el quehacer de las organizaciones modernas y para estar en sintonía con estos cambios tecnológicos debemos estar siempre preparados y actualizados en conocimiento y experiencia. Debemos seguir trabajando y tener presente que la sensibilización de la importancia de los archivos en las organizaciones y para nuestra sociedad, debe ser un proyecto de ejecución permanente.

No queda mas que agradecer a Arcángel por su tiempo para esta entrevista y por su gran aporte a los archivos universitarios. Seguro nos veremos pronto en Archivoz.

«Una universidad con un Sistema de Gestión de Documentos es sinónimo de calidad, transparencia, buen servicio.»: Entrevista con Arcángel Sánchez (Primera Parte)

Arcángel Eduardo Sánchez Gómez es un amigo que ha trabajado durante muchos años en el sector de archivos de instituciones de educación superior y sumado con ello, una experiencia única, por así decirlo, a la cual acudiremos hoy para que nos cuente cómo funcionan estos archivos y cuáles son los principales retos a los que se enfrentan. 

Arcangel ha liderizado por diversos proyectos de difusión del quehacer archivístico. Logrando con ello visibilización del gremio y claro, aumentar la conciencia en América Latina alrededor de la transparencia y el acceso a la información, también es docente universitario y ha escrito muchos artículos en varias revistas y medios web, los cuales hemos disfrutado mucho.

(Archivoz) Arcángel, gracias por tu tiempo para esta entrevista.

(Arcángel Sanchez) De nada, gracias a ustedes por la oportunidad de contarles un poco sobre mi actividad profesional e investigativa. 

(Archivoz) Siempre nos gusta iniciar, conociendo un poco sobre nuestros entrevistados. Arcángel, cuéntanos de ti; ¿cómo llegaste al mundo de los archivos y cuál ha sido tu experiencia en este campo?

(AS) Sobre cómo llegué al mundo de la Archivología te cuento que fue en 1990 cuando ingresé a estudiar en la Escuela de Bibliotecología y Archivología de la Universidad Central de Venezuela, por recomendación de la carrera por parte de mis padres. Sin embargo, mi idea era cambiarme a estudiar Comunicación Social, lo que nunca sucedió ya que analicé la importancia que tiene la Archivología para las organizaciones modernas, y terminé estudiando esta hermosa carrera.

Inmediatamente luego de culminar mi carrera de grado ingresé a estudiar una Maestría en Política y Gestión de la Innovación Tecnológica en el Centro de Estudios del Desarrollo (CENDES) de la Universidad Central de Venezuela, uno de los centros de investigación de mayor exigencia académica de mi país. De allí que pude combinar los temas de innovación con la gestión documental en las organizaciones modernas y desarrollar trabajos de investigación centrados en estos interesantes temas. Tuve la oportunidad de dictar clase en esta maestría lo que fue un gran reto profesional.

Sobre mi experiencia en el campo laboral ha sido diversa, por 24 años trabajé en la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela (UCV) consolidando su Departamento de Información, Documentación y Archivo, fue una experiencia inolvidable llena de satisfacciones, ya que, junto con el mejor de los grupos de trabajo que un profesional puede tener, logramos diseñar e instalar el mejor archivo de toda la UCV, tanto en materia de recursos humanos como de espacios físicos, equipos y mobiliario. Nos faltó hace muchas cosas, pero fue una gran escuela para quienes participamos en este proyecto que a su vez apoyó a la formación de muchos profesionales de la archivología venezolanos. 

De igual forma trabajé como docente por 17 años en la Escuela de Archivología y Archivología de la UCV dictando diversas materias de su pensum, desarrollando mi actividad investigativa ya sea de manera individual, con estudiantes e investigadores, algunos quienes se encuentran laborando hoy en día en otras universidades e instituciones del mundo entero dada la emigración del talento humano venezolano debido al problema político y económico de mi país de origen.

Aún me quedaba algo de tiempo para incursionar en el mundo del emprendimiento, por lo que el 2007 junto con mi hermano Economista y un amigo Informático creamos la empresa de consultoría Proyectos Archicom, con la cual junto con otros amigos y colegas de diversas profesiones, pudimos dictar más 100 cursos de capacitación en los diez años que estuvimos funcionando en Venezuela, así como realizamos diversas asesorías técnicas a empresas como Petróleos de Venezuela, Nestlé Venezuela, Schllumberger, Seguros Altamira, Universidad de Yacambú, Preca, entre muchas otras. 

En el año 2015 recibí un llamado de parte del Consejo de Educación Superior del Ecuador para ayudarles a capacitar a 60 coordinadores de los archivos de las universidades de ese país, por lo que, junto con una colega venezolana, dictamos tres cursos de capacitación con una duración total de 120 horas, esto bajo financiamiento de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI). Esta actividad dio pie a realizar en el año 2016 tres investigaciones de gran importancia como son la consolidación de una serie de Directrices para la Consolidación de Sistemas de Gestión de Documentos y Archivos para las Instituciones de Educación Superior (IES) del Ecuador; una propuesta de indicadores para la evaluación institucional de las IES del Ecuador; y un estudio del desarrollo y prospectiva de la oferta académica de carreras de grado y postgrado referidas a la Archivología y Gestión Documental, así como se logró organizar el Primer Encuentro Nacional de Archivos Universitarios, investigaciones y evento también financiados por la OEI y el CES.

Posteriormente en el año 2017 estuve realizando algunas asesorías a dos universidades del Ecuador, la Universidad Técnica de Ambato y la Universidad Técnica Particularde Loja, con el fin de planificar el desarrollo de sus Sistemas de Gestión de Documentos y Archivos y ya desde el año 2018 me encuentro bajo contrato coordinando el Archivo Institucional de la Universidad Técnica de Ambato en Ecuador, fecha en que de forma definitiva emigré de Venezuela a este bello país. 

(Archivoz) cuéntanos sobre tu experiencia en archivos universitarios.

(AS) Como he mencionado anteriormente mi experiencia ha estado centrada en consolidar Sistemas de Gestión de Documentos y Archivos para universidades, aun cuando he realizado asesorías a diversas organizaciones trabajando diversos temas o requerimientos.  El trabajo en archivos universitarios ha incluido la gestión tanto de documentos físicos como electrónicos de estas instituciones. Esto ha permitido desarrollar proyectos de diseño y acondicionamiento de espacios físicos para albergar grandes masas documentales, incluyendo la selección y dotación de materiales y equipos de trabajo, al igual de determinar espacios para el recurso humano y la atención de usuarios. Asimismo, he adquirido conocimientos teóricos y prácticos sobre gestión de procesos, con lo cual los proyectos que he desarrollado incluyen la elaboración de manuales de procedimientos e instructivos especializados en gestión documental, tema que me apasiona ya que considero fundamental el estandarizar los diversos procesos que se ejecutan en un Sistema de Gestión de Documentos y Archivos. 

Indudablemente parte de mi trabajo también ha estado centrado en la elaboración de instrumentos técnicos archivísticos como Cuadros de Clasificación de Documentos tanto funcionales como orgánicos-funcionales, al igual que Tablas de Retención Documental. 

Adicionalmente he tenido la gran oportunidad de trabajar con informáticos durante toda mi carrera profesional por lo que he podido adquirir experiencia en el diseño y desarrollo conjunto de sistemas automatizados de información, actividad que es muy importante tanto a la hora de llevar los inventarios documentales como de implementar la gestión electrónica de documentos. 

Finalmente he podido emprender y gestionar proyectos de digitalización documental, así como de capacitación del recurso humano, por lo que considero durante mis años como archivólogo he podido reunir una serie de conocimientos y experiencias que me permiten elevar la competitividad y calidad de la organización donde esté laborando, a través de la gestión de sus documentos físicos y electrónicos. 

(Archivoz) Desde tu perspectiva, ¿cuál es el estado actual de los archivos universitarios en América Latina?

(AS) Es muy diferente la situación en cada país, como también lo es para cada una de sus universidades ya sean públicas o privadas. Son realidades distintas. Lo que si he visto es que existe un interés cada vez más arraigado en insertar a la gestión documental como parte de la estrategia institucional universitaria, sin embargo, hay mucho por trabajar. Considero que el mundo de la gestión documental en universidades es muy distinto al de las empresas, no sólo por las tipologías documentales que una universidad genera, mucha de ellas de índole histórica, sino también por la diversidad de requerimientos de información y usuarios que tienen los archivos universitarios. Su importancia es vital para cualquier país y en verdad que aún hay mucho que trabajar, pero sobre todo sensibilizar a docentes y autoridades sobre la importancia de los archivos, documentos e información universitarios. Una universidad con un Sistema de Gestión de Documentos y Archivos tanto físicos como electrónicos es otra cosa, es sinónimo de calidad, transparencia, buen servicio y de conservación-difusión de su patrimonio documental e histórico. 

Un aspecto interesante en el que he podido trabajar en los años que llevó en el Ecuador, es el de realizar una propuesta de indicadores especializados en gestión documental para las universidades ecuatorianas, trabajo que si bien ha sido técnico y de asesor al Consejo de Educación Superior, se ha logrado impulsar a través de la Red de Archivos Universitarios del Ecuador creada en el 2015, y del empuje de su directiva y de los coordinadores de las más de 60 universidades de este país,  a fin que se inserten algunos indicadores o requerimientos en materia de gestión documental de las universidades ecuatorianas en el modelo de evaluación institucional aplicado entre septiembre y diciembre del 2019,. En el mes de marzo del año 2020 se presentarán los resultados de esta primera evaluación que se hace a la gestión documental universitaria ecuatoriana, por lo que los datos obtenidos serán de gran importancia para estas instituciones, en virtud que se está dando un cambio positivo sobre el tema, dándole un importante papel a los archivos y a la gestión de los documentos universitarios.

(Archivoz) Siempre hemos pensado que los archivos universitarios tienen un público objetivo muy grande y accesible, como lo son los estudiantes. ¿Qué tan cierto es este escenario?

(AS) En realidad, los archivos universitarios y sus servicios-productos se deben a una diversidad de usuarios entre estos estudiantes, pero también empleados, docentes, investigadores y público en general. Por lo que los encargados de los archivos universitarios deben detectar cuales son los requerimientos de cada grupo y generar, productos, servicios y tecnología para cubrir sus expectativas, lo ideal es que con sus ideas vayan generando diversos tipos de innovación las cuales ejerzan un verdadero cambio en la calidad de las universidades y sobre todo el preservar para las generaciones futuras la interesante e importante información y documentación que estas instituciones han generado. 

…Continuará

«Esta sociedad en la que vivimos, no está motivada por la cultura en general»: Entrevista a Amparo Berlinches, arquitecta y presidenta de la asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio

Amparo Berlinches es arquitecta y presidenta de la asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, asociación que, como dice su el manifiesto fundacional, “surge con la intención de defender y promover el Patrimonio Histórico, Artístico, Cultural y Natural de Madrid, en un sentido temporalmente amplio que abarque desde el legado del pasado lejano al de la modernidad”. Por ello, Amparo y sus colaboradores trabajan sin descanso para defender el patrimonio histórico, también el documental.

(Archivoz) Queríamos agradecerte la participación en la revista y empezar por el principio, por conocer qué te motivó a estudiar arquitectura y, sobre todo, cómo empezaste a colaborar en la asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio. ¿Cuál es su origen?

(Amparo Berlinches) Estudié Arquitectura por vocación y en mis últimos años de estudiante siempre me interesó la disciplina de Historia de la Arquitectura y por ello me especialicé en Restauración de Monumentos. He trabajado mucho en la publicación de monografías de Arquitectura referidas a Madrid y su Comunidad. En 1990 comencé a dirigir la publicación “Arquitectura y Desarrollo Urbano”. Son 17 tomos con monografías de todos los pueblos de la Comunidad. La elaboración de esta obra que dirigí desde la Subdirección General de Arquitectura, estaba a cargo de un buen número de arquitectos, historiadores y documentalistas entre los que estaba Vicente Patón, primer presidente e ideólogo de lo que habría de ser Madrid Ciudadanía y Patrimonio en el año 2009. Paralelamente a este trabajo en 1999-2002, formé parte de la Junta de Gobierno del COAM y presidí la comisión de Patrimonio colegial. En aquella comisión nos propusimos redactar una guía de Arquitectura de la capital y después de dos años de ingente trabajo se publicó “Arquitectura de Madrid” que es un amplísimo compendio de la arquitectura de nuestra ciudad. Para su elaboración quise contar con arquitectos interesados y buenos conocedores de nuestra arquitectura y también estuvo entre ellos Vicente Patón. En aquellos años se forjó nuestra gran amistad que ha perdurado hasta su fallecimiento en 2016.

Ya en todas estas aventuras laborales, detectamos la necesidad de buscar alguna fórmula que más allá del control administrativo oficial coadyuvara a la preservación del patrimonio desde la sociedad civil. Fue Vicente en 2009 cuando recogiendo iniciativas de pequeñas agrupaciones de defensores de distintas inquietudes vinculadas al patrimonio madrileño, se decidió crear una asociación cultural sin ánimo de lucro que agrupara a todas ellas y al estar registrada en la Comunidad de Madrid, pudiera dotarlas también de cobertura jurídica.
La asociación Cultural Madrid Ciudadanía y Patrimonio se creó en el Ateneo de Madrid el 21 de Noviembre de 2009.

(Archivoz) Entre las actividades que lleváis a cabo, nos ha parecido muy interesante el exhaustivo trabajo que realizáis desde el Observatorio del patrimonio. ¿Nos cuentas cómo funciona? ¿Cómo se puede colaborar con vosotros?

(AB) El Observatorio del patrimonio es una herramienta abierta que permite a cualquier usuario plantear o denunciar el estado de un bien patrimonial dando cuenta de su estado, localización, y todos aquellos datos que considere sustanciales y que quedan reflejados en una planimetría en la que se recoge su grado de peligro con un grafismo de distintos colores que abarcan desde un bien en observación, amarillo, estado preocupante, marrón, de urgente tratamiento, rojo y desaparecido o demolido, negro.

El Observatorio se administra por MCyP recogiendo estas propuestas y completándolas con datos propios relativos a autor, enlaces de interés,  grado de protección y todo aquello que complemente el conocimiento del bien propuesto para el Observatorio.

(Archivoz) ¿Qué otras actividades lleváis a cabo desde la asociación?

(AB) Llevamos a cabo toda actuación que implique coadyuvar desde la sociedad civil a la protección de nuestro patrimonio y esto abarca desde visitas a todos los grupos políticos, atención a los ciudadanos que denuncian en nuestro mail situaciones de peligro, denuncias e informes a los organismos públicos responsables y llegado el caso, por desgracia frecuente, denuncias en Juzgados o en la Fiscalía de Medio Ambiente y Patrimonio.

Muchos de estos informes son utilizados para argumentar e incoar la protección debida que como responsables y competentes en esta labor deben ejercer las distintas administraciones Clic para tuitear

Una faceta muy importante de MCyP, es la información abierta en nuestra web de todos aquellos casos que merecen nuestro estudio, documentando los casos que entendemos en peligro y aportando a la Administración estos estudios e informes para su conocimiento y protección. Se da la circunstancia de que muchos de estos informes son utilizados para argumentar e incoar la protección debida que como responsables y competentes en esta labor deben ejercer las distintas administraciones. Hay que reseñar que, por desgracia, no siempre somos atendidos en nuestras iniciativas.

(Archivoz) ¿Por qué es tan importante una asociación como la vuestra y a qué se tiene que enfrentar para mantener el patrimonio histórico a salvo?

(AB) Creemos en la importancia de la sociedad civil como instigadora de esta labor de defensa, siempre en apoyo de las instituciones y en un deseo de coadyuvar a sus funciones y cuando ello no es posible, con actuaciones legales que fuerzan lo que debiera ser una atención constante a la llamada de “la calle”.

(Archivoz) A los políticos ¿les interesa poco el patrimonio histórico? ¿A qué problemas os soléis enfrentar desde la asociación?

(AB) Esta sociedad en la que vivimos, no está motivada por la cultura en general y en particular por el patrimonio histórico quizás por su  implicación en operaciones inmobiliarias en las que prima siempre el beneficio económico del promotor frente a la conservación de un bien que es de todos aunque su titular sea su propietario. Nos encontramos casi siempre con el desinterés de los políticos, cuando no con un interés dirigido al beneficio  de unos pocos. Hay poca cultura patrimonial en nuestros políticos. Y hay políticos cultos, pero este interés por lo cultural se desdibuja cuando hay un interés particular al que la política se ve obligada a proteger por razones muchas veces oscuras e incomprensibles.

(Archivoz) Sabemos que has participado y liderado proyectos de restauración de edificios emblemáticos de Madrid y que, incluso, fuiste Premio Nacional de Arquitectura en 1981. ¿Qué retos tiene por delante una ciudad como Madrid en la defensa de su patrimonio?

(AB) Mi interés profesional y personal siempre ha estado vinculado a estas tareas y es cierto que he tenido la suerte de realizar obras que me han interesado y que han tenido cierto reconocimiento. También por ello, esto me ha motivado en mayor medida pues desde la realización profesional de muchas obras de restauración puedo concluir que nuestro patrimonio da significado a la ciudad, que nuestra arquitectura consolidada es el carácter que singulariza nuestros barrios, en definitiva su personalidad y su atractivo. Es difícil, introducir nueva arquitectura en una ciudad consolidada y encierra mayor dificultad que el mero mimetismo de lo existente que es criterio muy asumido por los controles administrativos oficiales. Hacer buena arquitectura, arquitectura actual, en una ciudad consolidada es de los ejercicios más difíciles y por desgracia menos frecuentes.

Los retos que presenta una ciudad como Madrid no cambian mucho con el tiempo ni con las corporaciones responsables de nuestro patrimonio. Llevamos muchos años esperando un buen Catálogo de protección de edificios que actualice el vigente de 1997 y que debía haberse renovado en 2001, han pasado más de 20 años y esta tarea está por hacer. Pero no es solo ampliar y actualizar este catálogo, es que este documento debe ser creíble y quiénes primero tienen que hacerlo creíble son las propias administraciones. Hemos visto como edificios catalogados de intocables y que además tenían la protección de Bienes de Interés Cultural, han sido demolidos con la connivencia de Ayuntamiento y Comunidad de Madrid y de ellos el caso más sangrante ha sido el de la Operación Canalejas que ha supuesto un indeseable precedente.

Por otra parte tenemos pendiente la promulgación de una ley de Patrimonio de la Comunidad de Madrid. En 2013 se promulgó la Ley 3/2013 de Patrimonio Cultural que fue declarada inconstitucional en 2016 por el Tribunal Constitucional en  buena parte de sus artículos y que aún no ha sido corregida en estos aspectos denunciados ni en otros que suponen una verdadera desprotección de nuestro patrimonio.

Los retos más importantes a mi juicio, son la promulgación por el Ayuntamiento de Madrid y por la Comunidad de Madrid, de unas normas legales adecuadas, creíbles y consecuentes. Y que además se cumplan.

(Archivoz) Uno de los aspectos que más importa a nuestros lectores es la defensa del patrimonio documental. ¿Habéis detectado casos en los que peligrara patrimonio histórico documental? ¿Nos puedes hablar de algún caso en concreto?

(AB) El patrimonio documental es otra “cenicienta” del Patrimonio. No hay más que aproximarse a un archivo parroquial para ser consciente de que los archivos parroquiales bien cuidados, los menos, lo son por el interés personal de algún párroco o estudioso. Los archivos administrativos municipales de muchos municipios están algo más custodiados por la CM. Ello se hace patente cuando se emprende un trabajo como ”Arquitectura y Desarrollo Urbano” en el que hemos encontrado de todo, municipios con su documentación ordenada y un archivero responsable y documentos tratados como papel “al peso”… y lo mismo en los archivos parroquiales.

El patrimonio documental es otra “cenicienta” del Patrimonio Clic para tuitear

El Archivo Regional es a mi juicio un modelo afortunado de edificio y de instalación con capacidad de crecimiento, moderno y bello. Pues bien, en este edificio modélico, se piensa instalar la Dirección General de Patrimonio con sus funcionarios y sus cuantiosos fondos… esto a mi juicio es un enorme disparate que perjudicará el correcto funcionamiento y el futuro de esta instalación.

También en relación con patrimonio documental me preocupa especialmente el caso del Archivo del Colegio Oficial de Arquitectos. Estos fondos valiosísimos, todos los proyectos elaborados por los arquitectos colegiados en Madrid, están sin catalogar ni expurgar y se piensa en su destrucción controlada confiando en la custodia de los archivos municipales para realizar cualquier trabajo de investigación de la obra de un arquitecto, de un edificio en el que se quiera actuar, de un entorno que se quiera estudiar o cualquier otra circunstancia. Quien esto ha decidido no es consciente y no tiene idea de las carencias de estos archivos municipales, empezando por el Archivo de Villa y no digamos el archivos de expedientes de licencias urbanísticas que son fundamentales para obras de rehabilitación, i.t.e.s. etc.

¡Dios guarde nuestro patrimonio…!

«En los periódicos de nuestra Hemeroteca surgen historias que llevan decenas de años esperando a que alguien conecte la información que contienen para transformarlas en algo útil y bello»: Entrevista a Fernando Rivera, Biblioteca-Hemeroteca del Ateneo Ferrolán

En Archivoz nos interesa mostrar la gran riqueza y diversidad existente en los fondos de documentación histórica. Hoy hemos querido acercarnos a la complejidad específica de la gestión de fondos y servicios documentales de las instituciones culturales locales. Queremos saber qué afectos mueven a sus profesionales, cuáles son sus problemas y cómo afrontan los retos del presente: los cambios en la sociedad, la digitalización y la gestión documental automatizada.

Fernando Rivera es el responsable de la Biblioteca – Hemeroteca «Ángeles Alvariño» del Ateneo Ferrolán, una entidad cultural fundada en 1879 y que desde entonces mantiene vigente su compromiso con la cultura en la ciudad de Ferrol (A Coruña). Su testimonio nos introduce de manera ejemplar en la realidad actual de este tipo de entidades.

(Archivoz) ¿Cómo llegaste a esta profesión? ¿Qué te motiva en el día a día?

(Fernando Rivera) Creo que, como la inmensa mayoría de las personas que nos dedicamos al mundo de las bibliotecas, archivos, museos o centros de documentación, llegué a esto por vocación.

Soy titulado de la segunda promoción de Biblioteconomía y Documentación de la Universidade da Coruña. Desde 1999 he trabajado en bibliotecas universitarias, empresas de documentación o centros tecnológicos desempeñando todo tipo de funciones, desde catalogar publicaciones a impartir teleformación sobre gestores documentales o desarrollar proyectos de innovación; creo que esto dice mucho acerca del carácter de nuestra profesión. Desde 2009 soy el bibliotecario del Ateneo Ferrolán, una institución de tradición centenaria en la ciudad de Ferrol, abierta a todo tipo de colectivos y manifestaciones artísticas, culturales y sociales.

En el día a día resulta gratificante –en lo profesional y en lo personal– comprobar cómo es posible despertar en personas de todas las edades el interés y la ilusión por el descubrimiento que nace del estudio de objetos aparentemente inanimados como son los libros; o cómo, desde los ejemplares periódicos de nuestra Hemeroteca, surgen historias que llevan decenas de años aguardando a que alguien conecte la información que contienen para transformarlas en algo útil y bello para la vida diaria de las personas, aquí y ahora en pleno siglo XXI.

(Archivoz) El centro que diriges se define como Biblioteca-hemeroteca y ofrece algunas características singulares ¿Qué distingue vuestras colecciones?

(FR) Nuestras colecciones son el reflejo del devenir histórico del Ateneo Ferrolán como entidad, y de la ciudad en general. Gonzalo Torrente Ballester decía sobre su ciudad natal que es “una ciudad lógica enclavada en una tierra mágica”. Ferrol fue creada a mediados del siglo XVIII prácticamente desde la nada para erigir los Reales Arsenales de la Armada siguiendo los ideales de racionalidad de la Ilustración. Esta ingente realización atrajo a miles de personas, llegando a ser la primera ciudad de Galicia en número de habitantes en el último tercio del XVIII.

Desde entonces hasta hoy la ciudad está sujeta y acusa especialmente las vicisitudes históricas de Galicia y España, por su fuerte dependencia de las políticas estatales con sus núcleos de decisión a cientos de kilómetros, acentuando los efectos de las cíclicas crisis sociales y económicas. En el seno de la sociedad local, altamente estamental, crecieron los ideales conservadores y liberales; y también el movimiento obrero, ya que Ferrol era una isla industrial en una Galicia que fue prácticamente ajena a la revolución de las máquinas.

Biblioteca - Hemeroteca (X. Porto)

Biblioteca – Hemeroteca (X. Porto)

En este contexto, y a partir de la segunda mitad del siglo XIX se desarrollaron de forma febril las primeras manifestaciones del periodismo impreso. La ciudad fue cuna de numerosas cabeceras, muchas de ellas de carácter efímero apenas superaron el primer número, otras aún perviven, aunque le fueran amputadas a la ciudad, como el diario El Correo Gallego. Esta cabecera, nacida en Ferrol fue trasladada a Santiago de Compostela en plena guerra civil. Todas estas cabeceras son como instantáneas mecanoscritas de la historia, fiel reflejo de un momento de la ciudad. En la Hemeroteca del Ateneo conservamos ejemplares de gran interés –muchos de ellos únicos– de la prensa local de los siglos XIX y XX.

Por otra parte, la colección de la biblioteca está orientada hacia los estudios de carácter local. Queremos ser muy selectivos con esta colección sobre, temas ferrolanos y gallegos, que en la actualidad crece gracias a donaciones públicas y privadas que son siempre muy bienvenidas. Como muestra de la importancia de este tipo de colecciones, este año por ejemplo tenemos dos celebraciones protagonizadas por personajes históricos ferrolanos que trascienden el interés local, como son la conmemoración del 200 aniversario del nacimiento de Concepción Arenal, o la celebración del Día das Letras Galegas en homenaje a la figura de Ricardo Carvalho Calero.

(Archivoz) ¿Crees que la ciudadanía conoce y valora esos fondos de manera suficiente?

Creo que los usuarios que están más familiarizados con la utilización de recursos documentales, como investigadores y profesores, historiadores o estudiantes; conocen y aprecian la importancia de nuestro fondo documental, y valoran enormemente el trabajo que hacemos por preservarlo y ponerlo a su disposición.

Pero reconozco que existe –más que desconocimiento– lo que yo denomino un cierto conocimiento difuso por parte de la ciudadanía en general en torno a los servicios que ofrecemos. Creo que esto es algo común en menor o mayor medida a todas las instituciones de nuestro entorno profesional. Por eso pienso firmemente que buena parte de nuestra tarea consiste precisamente en actuar a través de todos los vehículos de difusión posibles (boletines, web, redes sociales, organización y participación en jornadas, o en entrevistas como esta misma que agradezco a Archivoz) para captar el interés y vencer la resistencia o los miedos, a veces alimentados por prejuicios o imágenes estereotipadas, para que muchas más personas se animen a entrar en la biblioteca y hagan uso de sus servicios.

Son estos casos los especialmente motivadores y enriquecedores profesionalmente, pues la tarea del bibliotecario es más compleja y rica, al pasar a ser un prescriptor de información, y en ocasiones, un formador o guía en el autoaprendizaje de esas competencias informacionales por parte del ciudadano. Lo cierto es que, una vez superada esa barrera de desconocimiento, la valoración del servicio es muy positiva por parte de los usuarios, sobre todo porque pueden comprobar de primera mano la utilidad del servicio al ver satisfecha su demanda de información; o en su caso, al ser referenciados hacia otros recursos o servicios que pueden resolver su problema. Es en este punto último donde los profesionales de los distintos servicios de información nos configuramos como una red de apoyo mutuo: aunque sea de forma invisible e intangible, ¡estamos ahí!

Una de mis tareas fundamentales es asegurarme –utilizando en ocasiones algo de pedagogía profesional– de que los cargos directivos de la entidad sean los primeros interesados en reconocerla y valorarla. En este sentido tengo que decir que me he sentido respaldado por las sucesivas juntas directivas que han pasado por el Ateneo a lo largo de estos ya más de 10 años. Por la naturaleza cultural del Ateneo, las personas que ocupan puestos de responsabilidad suelen mostrar sensibilidad y empatía hacia el servicio de biblioteca-hemeroteca. Esto es una importante ventaja, sobre todo cuando hay que confrontar y hacer ver el porqué de determinadas decisiones tomadas en virtud del criterio profesional del bibliotecario.

Tener el respaldo de la Junta directiva es la palanca que nos proyecta también hacia el exterior. Como bibliotecario, también debo prestar apoyo técnico –en los ámbitos de mi responsabilidad profesional– a la directiva del Ateneo, así como en su relación institucional con otras entidades e instituciones públicas que gestionan los recursos y derechos a los que podemos acogernos.

Espacios de trabajo (X.Porto)

Espacios de trabajo (X.Porto)

(Archivoz) Hace tiempo que la Hemeroteca emprendió el proceso de digitalización ¿Qué particularidades habéis encontrado al digitalizar un fondo como este?

(FR) Me gustaría hacer dos consideraciones como punto de partida: la primera es que la digitalización no supone un ahorro de espacio o costes de conservación de la colección. El documento objeto de la digitalización debe ser conservado igualmente y para su consulta física debemos mantener los mismos recursos existentes. El disponer de una copia digital maestra, para cuya obtención en ocasiones deterioramos aunque sea mínimamente el documento durante su manipulación, no sustituye la consulta, ya que para la investigación, hay muchos aspectos de la caracterización del documento que solo son apreciables mediante el acceso físico al mismo.

La segunda consideración es que la digitalización no simplifica la gestión de la colección. Sin duda facilita la difusión del contenido intelectual de los documentos y con efecto multiplicador; pero esto añade complejidad al tener que dedicar más recursos y más específicos, a la gestión y el mantenimiento de la colección digital.

Esto que comento de entrada, y que puede resultar obvio en el desarrollo de nuestra práctica profesional, es sin embargo uno de los principales malentendidos que hay que deshacer a la hora de abordar y defender un proyecto de digitalización ante personas que no tienen perfil técnico. Para comprobarlo basta con consultar la hemeroteca reciente: cuando alguna entidad o institución pública se embarca en talleres de empleo o iniciativas para digitalizar patrimonio documental, suelen ser éstas, el ahorro de espacio y de costes, las que se aluden como las principales ventajas que se esperan alcanzar.

Hecho este inciso, en el Ateneo hemos desarrollado un proyecto para recuperar, digitalizar y poner en valor la mayor parte de nuestro fondo de prensa local histórica. Para ello contamos con el inestimable apoyo económico de la Fundación Barrié. Se trata de ejemplares de prensa, en muchos casos únicos y de gran valor histórico y social. Son principalmente cabeceras de prensa editadas en Ferrol a finales del siglo XIX o comienzos del XX. Nuestra colección digital se nutre de la copias digitales procedentes de este proyecto, disponibles para consulta; así como colecciones digitales externas recibidas por varias vías como la donación o adquisicion de colecciones de prensa histórica en CD-ROM, etc.

Uno de nuestros objetivos a corto plazo es proceder a la digitalización de la colección completa de los diarios Ferrol Diario y El Norte. Ésta es una necesidad muy demandada por parte de los usuarios, casi podría decir que es ansiada, por cuanto abarca un periodo de nuestra historia reciente, en las postrimerías del franquismo y la transición democrática, que es un campo muy abierto para la investigación. Por otra parte, con los medios de digitalización de los que disponemos en la biblioteca-hemeroteca, puntualmente se digitalizan determinados documentos de interés o a demanda, pasando a formar parte de la colección digital.

En cuanto a particularidades, en la digitalización de prensa el punto más crítico es el postprocesado OCR (reconocimiento óptico de caracteres), en muchos casos la calidad de la impresión no es buena, o el estado de conservación del original que llegó hasta hoy no está en las mejores condiciones, la conversión de la imagen digital en caracteres legibles exige muchas horas de dedicación para la corrección de errores.

(Archivoz) ¿Existe algún plan de difusión para estos fondos através de Internet?

El fin último de la digitalización es la consulta del contenido de la colección de prensa histórica a través de internet. Es un proceso que ya iniciamos en su momento con sucesivos gestores de contenidos que no se adecuaban a nuestras necesidades y que continuamente estamos repensando. En este punto creo que es importante compartir el aprendizaje que obtuvimos: hay que dedicar más tiempo a la fase de análisis, subordinando a ella la implantación de soluciones de software que en principio parecen muy atractivas y asequibles, pero que en la práctica consumen un tiempo y unos recursos técnicos muy por encima de las ventajas que puedan presentar a priori.

Actualmente estamos trabajando con colaboradores en el diseño de un sistema de gestión portable basado en elementos preprocesados, que eliminan la dependencia de tecnologías de servidor y recursos informáticos. Creo que vamos por buen camino y en los próximos meses podremos ofrecer buenas noticias. El siguiente punto en nuestra hoja de ruta digital pasa por el desarrollo de una API y la colaboración con otras redes como Galiciana y Europeana.

(Archivoz) El mundo de los archivos y la gestión documental siempre ha estado muy presente en las Xornadas de Documentación que organiza el Ateneo Ferrolán. ¿Qué os animó para iniciar estos eventos especializados en vuestra ciudad? ¿Cómo valoras hoy la experiencia?.

Las Xornadas DOC se vienen celebrando desde 2013. Aquella primera edición nació de la inquietud por dar visibilidad y comunicar a la sociedad la importancia del trabajo que se realiza desde archivos, bibliotecas, museos, centros de documentación. Creímos que ningún sitio mejor que un ateneo para dar cabida al debate y la opinión desde diferentes enfoques y puntos de vista. Buscamos un formato que diera pie a la interacción profesional desde campos de aplicación distintos, y también que suscitara el interés por conocer lo que ofrecen los servicios de información a la ciudadanía en general.

La experiencia de aquella jornada, dedicada a las bibliotecas y archivos especializados en información local, fue muy positiva y tuvo buena acogida entre la comunidad, la universidad, y a nivel institucional. El resultado de todas las ediciones ha sido sumamente enriquecedor y generador de contactos e intercambio de experiencias, una retroalimentación en la que todos ganamos. Quiero agradecer muy especialmente la colaboración desinteresada de los profesionales que participan en las Xornadas, así como la colaboración recabada de instituciones como la Universidade da Coruña o el Concello de Ferrol, entre otras.

Desde 2013 hemos abordado muchos otros temas: experiencias en la creación de archivos y centros de documentación basados en la aportación y colaboración colectiva; la contribución social de los servicios documentales de las bibliotecas especializadas en los ámbitos universitario, militar, penitenciario o eclesial, acercando a la ciudadanía estas realidades; la gestión documental en los medios de comunicación y los retos que suponen la revolución tecnológica y las redes sociales. Los contenidos de las ponencias están disponibles en audio a través del micrositio de las jornadas o en Internet Archive. El próximo mes de mayo celebraremos las quintas Xornadas DOC, dedicadas a las bibliotecas escolares como formadoras y educadoras, a las que desde aquí quiero invitar a los lectores de Archivoz.

(Archivoz) El Ateneo Ferrolán es una entidad cultural que ha resistido desde 1879 los avatares de la historia y lo ha hecho manteniendo su vocación de servicio a la comunidad. ¿Cómo enfrenta su futuro el centro que diriges?
Xoán Porto

Edificio del Ateneo Ferrolán (X. Porto)

(FR) El Ateneo tiene una azarosa vida, a lo largo de más de 140 años, con distintas épocas en las que agonizaba y resurgía sobre sus cenizas. Su penúltima etapa se cortó abrúptamente con el golpe de estado que lideró el general Franco. La violenta represión que siguió al levantamiento militar alcanzó en nuestra ciudad unas cotas de brutalidad estremecedoras.

Tras la “longa noite de pedra”, con el regreso de las ansias de libertad y democracia, la sociedad ferrolana de los años 1970 reavivó el fuego que habían alentado generaciones pasadas. Bajo ese espíritu, en 1983 se creó el servicio de hemeroteca. Desde 1996 la biblioteca quedó integrada en la red de bibliotecas de Galicia, y en 2008 la Xunta de Galicia le otorgó la consideración de biblioteca de titularidad privada de especial interés para Galicia, por la importancia de sus fondos hemerográficos.

El lema del Ateneo Ferrolán es “Un lugar para la cultura”, como profesional me siento muy honrado y es a la vez una gran responsabilidad representar, desde mi ámbito, a una entidad que fue y es modelo. Me gustaría aprovechar la ocasión para agradecer a todas las personas, socios y socias del Ateneo, que contribuyen y se esfuerzan en mantener abierto este faro de la cultura, porque en los tiempos que corren es algo casi heroico.

En cuanto al futuro de la biblioteca-hemeroteca, me gusta ver las cosas siempre con optimismo, pero sin perder de vista el horizonte. En este sentido, una de las cuestiones acuciantes es resolver el asunto del traslado de los fondos bibliográficos que permanecen fuera de la entidad, a raíz de la problemática surgida durante el desarrollo de las obras de rehabilitación de la sede del Ateneo, un edificio histórico del siglo XVIII, legado por el benefactor Pedro Carvajal al Ayuntamiento de Ferrol.

Además del problema sobrevenido con los fondos, la obra municipal pretendía acabar con muchos de los problemas históricos de la biblioteca, ubicada en la tercera planta y bautizada con el nombre de la insigne oceanógrafa ferrolana Ángeles Alvariño. Desgraciadamente y a día de hoy, aunque buena parte de las problemáticas como las copiosas goteras se fueron solventando con la nueva cubierta, y se mejoró el espacio útil para depósito de fondos, dotándose también de un acceso adaptado con ascensor, imprescindible para prestar el servicio de forma adecuada; el proyecto arquitectónico también provocó nuevos problemas, como el diseño de superficies desniveladas, disfuncionales para su utilización; y dejó sin solventar o agravó otros, como el diseño de la iluminación natural y artificial de los espacios o el control de las condiciones ambientales en las salas. Creo que, en algún momento, bibliotecarios y arquitectos deberíamos sentarnos a hablar (risas).

(Archivoz) ¿Cuáles consideras que son los retos del presente para los profesionales de la documentación en este tipo de entidades culturales?

Creo que los retos para el profesional en un centro como este no son muy distintos a los que afronta la profesión en general: presupuestos muy ajustados por la coyuntura económica general que obligan al profesional a multiplicarse; desde la utilización y captación de recursos materiales, hasta el desarrollo de todo tipo de tareas que exigen la aplicación de conocimientos de distintas disciplinas (mantenimiento de sistemas informáticos, comunicación pública, colaboración con la acción cultural de la entidad, atención al público, organización de exposiciones, jornadas, edición de publicaciones, difusión de actividades…) y todo ello en un horario exiguo.

En resumen, trabajar en un centro con una personalidad cultural tan acusada como el Ateneo Ferrolán trasciende lo laboral y la implicación personal es inevitable. Podría resumirlo en que la tarea es tan agotadora como enriquecedora.

«El problema viene cuando ese factor de impacto de la revista se utiliza para medir el prestigio de un autor en lugar de analizar el reconocimiento (citación) del autor»: entrevista a Vicente G. Bote, Dec. de la F. de CC. de la Información y Comunicación de la UNEX

El sistema que mide la producción científica empieza a preocupar a los expertos por tres motivos: calidad, costes y prestigio. En primer lugar, la calidad del contenido de los trabajos en sí mismos queda, en muchas ocasiones, a la sombra del prestigio con el que se caracteriza a los autores y revistas (en base al número de citas que reciben) y que, a su vez, influye proporcionalmente con el tercer aspecto, el económico.

Para analizar en profundidad estos problemas que preocupan a toda la comunidad científica y a todos los documentalistas desde hace décadas, escucharemos la versión del experto en materia D. Vicente Guerrero Bote (Decano de la Facultad de Ciencias de la Información y Comunicación de la Universidad de Extremadura).

(Archivoz) Partiendo de la determinación que surgió en el S. XVII de que si está en un journal es ciencia, y si no, no lo es, se ha creado un ardid llamado “factor de impacto” que algunas revistas tienen como sello de calidad para hacerse imprescindibles en la Comunidad Científica. Este sistema ha promovido que los científicos se preocupen más por divulgar en revistas prestigiosas que por la credibilidad y calidad de sus publicaciones. Vicente, teniendo en cuenta tu posición del ranking de autores españoles en Bibliometría y Documentación, ¿qué opinas sobre esta dicotomía entre calidad y prestigio?

(Vicente Guerrero) El factor de impacto es una medida de la difusión de las revistas, creado para que los Bibliotecarios tuvieran algún parámetro para decidir qué revistas comprar. Pero también es de gran importancia para los autores, puesto que lo que debería importarles es difundir su conocimiento y captar citas, y en ese sentido es importante elegir una buena revista que tenga una amplia difusión que te facilite captar esas citas.

El problema viene cuando ese factor de impacto de la revista se utiliza para medir el prestigio de un autor en lugar de analizar el reconocimiento (citación) del autor. Dentro de lo que se publica en cada revista, hay trabajos buenos y malos, no todos los que se publican en la revista deben tener la misma consideración.

(Archivoz) Respecto a estos reconocimientos basados en citas, algunos críticos lo consideran una práctica inmoral, ya que afirman que las publicaciones científicas que obtienen un mayor impacto en las revistas más prestigiosas se acaban citando entre ellas, y así sucesivamente, sin tener en cuenta la calidad de lo que se cita y solo dando importancia en bucle al prestigio ficticio. ¿Consideras que este sistema es una medida perjudicial para el avance de la ciencia en cuánto a lo que la calidad de las publicaciones se refiere?

(VG) No, esto no es cierto. Las publicaciones pueden llevar a cabo determinadas acciones que incrementan su citación, pero, no la citación de otras revistas. Hay que tener en cuenta que las referencias las ponen los autores.

A mí alguna revista me ha preguntado que por qué le mandaba un artículo a su revista si citaba más otras revistas, y yo entendí que era una forma de obligarme a citar la revista. El trabajo terminó publicándose en otra revista de mayor factor de impacto sin ninguna referencia a la primera revista.

(Archivoz) Se habla de que todo este problema tiene un núcleo: el monopolio de algunos editores de los que dependen algunas revistas, y “casualmente”, casi siempre de alto impacto y elevados costes de acceso. ¿Son razonables los precios que piden algunas revistas a sus suscriptores? ¿crees que poder acceder o no a una publicación científica puede depender única y exclusivamente de las capacidades económicas del centro, universidad, etc.? De forma paralela, a su vez, los autores, para publicar en esas revistas de mayor impacto social también deben pagar tasas elevadas, ¿en qué medida afecta esto a la calidad de los datos publicados y al tan sonado intrusismo y piratería de ciertos journals?

(VG) Bueno, las revistas tienen un costo y de alguna forma hay que pagarlo. Pero, normalmente si pagan los autores es de acceso libre.

Hoy en día, prácticamente todas las revistas permiten poner los artículos en acceso abierto si el autor paga los costes de la revista. De este modo, depende de los autores.

Evidentemente, no exige lo mismo una revista que consigue una gran difusión que otra que no la tiene.

(Archivoz)Con objetivo de mejorar la calidad de las publicaciones, desde mitades del siglo XX se ha instaurado en casi todas las revistas el procedimiento peer review (revisión por pares o arbitraje), pero no fue hasta hace pocos años cuándo se instauró el sistema revisión con doble ciego, para que no se pudiese identificar ni la autoría ni la afiliación de las publicaciones (así los revisores no se verían influenciados por sus intereses, ya que en muchos casos los revisores son a su vez autores), ¿Peer review consigue dar más calidad y credibilidad a las publicaciones? ¿crees que es realmente una medida efectiva para evitar cualquier tipo de fraude tanto en las publicaciones como en las revisiones o propondrías algún otro tipo de sistema mejorado?

(VG) Al hablar de investigación, la revisión la tiene que hacer alguien que conozca el tema de investigación, que solo puede ser otro investigador.

Desde siempre ha sido ciego para el autor, de modo que el autor nunca sabía quién le revisaba su artículo. Yo no soy muy partidario del doble ciego, cuando estás evaluando un trabajo siempre viene bien conocer la trayectoria del investigador, y ver cuántas veces se autocita. A veces se descubre el autor analizando la citación. Todo debe estar en su justa medida, no está bien una autocitación excesiva, pero el que haya alguna autocitación muestra una trayectoria del investigador en el tema.

(Archivoz) Háblanos ahora del del Open Access. Este movimiento, además de enfrentarse al monopolio editorial que mencionábamos anteriormente, tiene como objetivo romper aquellas barreras de acceso a la ciencia que limitan a ciertos científicos a avanzar con sus investigaciones. Como investigador y divulgador de alto impacto en materia de Documentación, ¿en qué medida os afecta y/o favorece el Open Access? ¿Crees que con los principios de estas iniciativas se va a conseguir paliar el problema con los “gigantes editores”?

(VG) En la medida que las revistas Open Access consigan reconocimiento, citación, sí. Existen también publicaciones Open Access, conocidas como deprededadoras, cuyo único objetivo es cobrar las tasas por la publicación que es su negocio, aunque no hagan un proceso de difusión o revisión serio. Hay revistas científicas que tienen una tasa de rechazo de artículos superior al 90%, una revista Open Access difícilmente va a rechazar un 90% de su negocio.

Como he dicho, una revista de alto impacto tiene un alto coste, y de alguna forma se tiene que financiar. Si un autor tiene un trabajo bueno, debe intentar publicarlo en la revista de mayor impacto posible, y si dispone de fondos, deberá pagar por ponerlo en acceso abierto. Si no dispone de fondos, hay publicaciones que permiten poner en acceso un preprint en los repositorios institucionales.

(Archivoz) Y ya para finalizar, teniendo en cuenta tu admirable trayectoria como investigador en la materia, ¿qué medidas crees que serían las adecuadas para eliminar la tricotomía que existe entre prestigio-calidad-precio?

(VG) En el caso de los centros públicos está claro, que se financien los costes de publicación en las revistas de alto impacto.

Gracias Vicente por colaborar con ARCHIVOZ y mostrarnos tu punto de vista como investigador.

«Nuestro reto es documentar la actividad de los gobiernos abiertos como apoyo a la rendición de cuentas»: Entrevista a Rosario Lopaz, experta en Gestión Documental para el Gobierno Abierto

Hoy en Archivoz nos acercamos a Rosario Lopaz, vocal de la Junta Directiva de SEDIC, vicepresidenta de ACREDITRA, y destacada profesional del panorama archivísitco que está especializada en transparencia y gestión documental para el Gobierno abierto.

(Archivoz) Buenos días, Rosario, muchas gracias por dedicarnos unos minutos para participar en esta entrevista. Nos gustaría comenzar preguntándote por tu trayectoria profesional, ¿cómo te has especializado en gestión documental para Gobierno Abierto?

(Rosario Lopaz) He trabajado como archivera en la Sociedad Estatal de Participaciones (SEPI), y como documentalista en la Biblioteca del Banco de España. En la actualidad, soy consultora en gestión documental y transparencia, experta en estudios de identificación y valoración de series documentales e imparto cursos de Archivística en SEDIC. Soy Politóloga y realicé el Curso de Experto en Gestión Documental para el Gobierno Abierto impartido por la Fundación de Ciencias de la Documentación, mi interés por impulsar la gestión documental y la transparencia bajo los principios del gobierno abierto tiene por objetivo fomentar la democracia considerando a los ciudadanos como destinatarios de unos archivos abiertos, y en el centro del debate político mediante la defensa del derecho de acceso a la información pública, la rendición de cuentas y la lucha contra la corrupción.

(Archivoz) ¿Qué significado tiene la gestión documental y la transparencia para el Gobierno Abierto?

(RL) En los últimos años,  el nuevo modelo de gobernanza denominado Gobierno Abierto (Open Government), sustentado en los principios de transparencia, participación, colaboración ciudadana, rendición de cuentas, innovación y nuevas tecnologías ha logrado una gran aceptación debido a la crisis de confianza y legitimidad de las democracias actuales. En relación con la gestión documental, el presidente Obama en el año 2011, a través del Memorándum sobre Gobierno Abierto, impulsó la gestión de documentos como mecanismo vertebrador y armazón de este paradigma.

La gestión documental y transparencia forman un binomio indisociable, en el cual los documentos son el verdadero objeto de la transparencia. Para entender su verdadero significado en el marco del gobierno abierto se debe considerar una doble perspectiva de análisis: gestión documental como herramienta de gestión administrativa y como herramienta de transparencia. La línea metodológica denominada por Cerrillo y Casadesús,  transparencia por diseño en gestión documental, refleja esta doble perspectiva de herramienta de gestión interna y de transparencia garantizando el acceso efectivo de la ciudadanía a la información pública y reforzando los pilares efectivos del gobierno abierto.

(Archivoz) Como herramienta de gestión administrativa, ¿qué alcance tiene en las organizaciones?

(RL) Bajo esta línea, la propia definición de gestión documental en la norma ISO 15489-2006, como: “área de gestión responsable de un control eficaz y sistemático de la creación, recepción, mantenimiento, uso y disposición de documentos de archivo, incluidos los procesos para incorporar y mantener en forma de documentos la información y prueba de las actividades y operaciones de las organizaciones”, nos da una idea por su marcado carácter transversal, de los beneficios que tiene como herramienta de gestión interna.

Implementar sistemas de gestión documental como fuentes de información de las actividades de la organización, logrará simplificar y estandarizar los procesos de negocio mediante la creación de documentos de calidad (auténticos, fiables, íntegros y accesibles), desde el inicio de su ciclo vital. Es necesario conocer el contexto de producción de los documentos y su trazabilidad para rastrear el proceso de toma de decisiones, servir a la rendición de cuentas y luchar contra la corrupción.

(Archivoz) ¿Y como herramienta de transparencia?

(RL) Es clave para implementar las leyes de transparencia, acceso a la información y buen gobierno, garantizando el ejercicio del derecho de acceso de los ciudadanos a la información pública, así como para la implementación de las políticas de gestión documental, de transparencia activa y datos abiertos. La gestión documental actúa como soporte para la protección de derechos y obligaciones a través de los portales de transparencia y en respuesta a las solicitudes de acceso, con rapidez y fiabilidad.

La ausencia de referencias en la Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno para impulsar la gestión documental y los archivos en las Administraciones Públicas ha sido destacada por diversas asociaciones y expertos en Gobierno como responsable de desplazar la gestión documental del discurso de la transparencia. Contemplar la gestión documental como herramienta de trasparencia en el marco del Gobierno abierto implica alinear las políticas de gestión documental y de archivo con las políticas de gobierno abierto y transparencia para fomentar la participación pública y la colaboración ciudadana.

(Archivoz) ¿Existe algún Modelo de Gestión Documental enmarcado en los dictados del Gobierno Abierto?

(RL) En mi opinión, El Modelo de Gestión de Documentos y Administración de Archivos (MGD), para la Red de Transparencia y Acceso a la Información Pública (RTA), encuadrado en el Programa de la Unión Europea para la cohesión social de América Latina EUROsociAL, que ha contado con la participación de la Subdirección General de los Archivos Estatales de España y la OEA, es el referente teórico que enlaza la gestión documental y la transparencia con los principios conformadores del Gobierno abierto.

El MGD contempla las dos perspectivas de análisis mencionadas, facilita y homogeneiza la gestión documental y contribuye a mejorar la gestión administrativa, garantizando el ejercicio del derecho de acceso de los ciudadanos a los documentos. La implementación de sistemas de gestión documental acordes con el MGD, contribuirá a alinear las políticas de gestión documental y de archivo con las políticas de acceso a la información pública, transparencia, gobierno y datos abiertos, objetivo necesario para mejorar la administración de los sistemas de archivos nacionales.

(Archivoz) ¿Qué iniciativas enmarcadas en los dictados del Gobierno Abierto impulsan la gestión documental y la transparencia?

(RL) Entre otras voy a destacar,  la excelente iniciativa de la RTA de impartir cursos virtuales a directivos, profesionales, técnicos y administrativos de las instituciones públicas, sobre las guías y directrices del MGD, en España a través del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, apostando por la formación continua en gestión documental y transparencia para el desarrollo de este modelo.

También, el taller organizado por SEDIC en el marco de la Semana de la Administración Abierta de 2018,  para dar a conocer la gestión documental y de archivo como herramienta y medida de transparencia en el que participó la Asociación Española de Acreditación para la Transparencia (ACREDITRA), es una buena iniciativa. Como desarrollo de buenas prácticas en este ámbito,  esta asociación en el Sistema Español para la Acreditación de Transparencia (SIESTRA), dentro de su sistema de indicadores ha incluido el denominado: Gestión documental y de archivos para la transparencia, como medida de instrumento de control y rendición de cuentas.

(Archivoz) ¿Cuáles serían los instrumentos necesarios de gestión documental y transparencia para avanzar en los principios del Gobierno abierto?

(RL) En mi opinión, son dos los instrumentos complementarios y de naturaleza esencial que sitúan a los archiveros y gestores documentales como actores fundamentales en el desarrollo de este gobierno y para la implantación de la administración electrónica: el calendario de conservación y la  política de gestión de  documentos electrónicos.

Me refiero a la administración electrónica ya que en su desarrollo e implantación el ciudadano tiene derecho a relacionarse electrónicamente con las Administraciones,  lo que significa simplificar procedimientos y tener en cuenta aspectos de interoperabilidad y seguridad de la información.

El calendario de conservación producto del proceso de valoración e instrumento para lograr una mejor administración de los documentos junto con el cuadro de clasificación funcional, debe contar con: los datos identificativos de las series documentales, señalando para cada una de ellas los niveles de seguridad de protección de datos personales; los referidos en el Esquema Nacional de Seguridad; el tipo de acceso, los valores primarios y secundarios, así como el dictamen de la Comisión Superior Calificadora de Documentos Administrativos (CSCDA), en su caso.

El segundo instrumento en el entorno de la administración electrónica y la transformación digital de las Administraciones públicas es la política de gestión de documentos electrónicos. La implementación de esta política alienada con los principios de transparencia, acceso a la información pública, buen Gobierno y rendición de cuentas, es fundamento del gobierno abierto y soporte de sus principios. Es importante señalar que la implementación de las políticas de gestión de documentos electrónicos es contemplada como una obligación democrática.

(Archivoz) En los Planes de Acción de España para la Alianza de Gobierno Abierto (Open Government Partnership), ¿cómo se contempla  la gestión documental y de archivos?

(RL) España pertenece a la Alianza para el Gobierno Abierto desde el año 2011 y ha presentado tres planes nacionales y un documento marco correspondiente al cuarto plan.  En el I Plan de Acción (2012-2014), el compromiso fue la aprobación de una ley de transparencia, la vigente Ley 19/2013, de 9 de diciembre que, como he señalado, no hace alusión a la gestión documental en las Administraciones Públicas, desvinculando el desarrollo del gobierno abierto y la transparencia en las políticas de gestión de documentos y archivos.

El II Plan de acción 2014-2016, se reflejaron diez compromisos para perfeccionar la democracia y recuperar la confianza de los ciudadanos, en ninguno de ellos se contemplaba el diseño de políticas de gestión documental vinculadas con el desarrollo del gobierno abierto. De entre todos los compromisos, los que manifiestan alguna conexión tangencial de la gestión documental y de archivos y la transparencia son el referido al portal de la transparencia del Ministerio de la Presidencia y la mejora del acceso y la calidad de la información del Portal de Archivos Españoles (PARES).

El III Plan de Acción de España 2017-2019, en el eje sobre transparencia figuraban los compromisos de la mejora del portal de transparencia y el derecho de acceso, el desarrollo de programas de apertura de la información y su reutilización, la Carpeta Ciudadana del Punto de Acceso General, el Sistema Archive, y el desarrollo del Reglamento de la Ley 19/2013 ampliamente demandado por la sociedad civil y motivado por las carencias de la ley de transparencia estatal que estaba siendo superada y mejorada por las leyes autonómicas aprobadas con posterioridad.

En el Documento Marco del IV Plan Nacional (2019-2021), que en la actualidad  no ha sido aprobado, lo más interesante son las aportaciones de la asociación Archiveros Españoles en la Función Pública (AEFP). Estas aportaciones formuladas bajo diez compromisos y metas relacionados con el documento marco son muy relevantes para el desarrollo de la gestión documental y la transparencia en el marco del Gobierno Abierto. Entre ellos, destaco: el primero, para  impulsar el uso de los archivos como herramienta para la participación informada de los ciudadanos; el tercero, en relación con el fortalecimiento de la relación entre participación, transparencia, integridad, gestión documental y archivos; el cuarto, sobre apertura de los datos e información procedente de los archivos públicos, y el  séptimo sobre el control de la plasmación documental de todas las decisiones mediante la elaboración de políticas de gestión documental en todos los organismos obligados.

(Archivoz) ¿Cuál es el reto de los profesionales de archivo para impulsar la gestión documental y la transparencia?

(RL) Las políticas públicas de transparencia y acceso a la información tienen que incorporar políticas de  gestión documental y en la elaboración de las políticas de transparencia los profesionales de archivos debemos participar junto con los gestores en transparencia. Nuestro reto es documentar la actividad de los gobiernos abiertos como apoyo a la rendición de cuentas y construir la memoria de las sociedades para el presente y para el futuro

Debemos trabajar todos juntos, los responsables de gestión documental y de archivos, los de transparencia y acceso a la información pública y también con los responsables de tecnologías de la información y gobierno electrónico. Así, entenderemos que la gestión documental aliada con la transparencia y en el marco del gobierno abierto está entre nosotros y ha venido para quedarse.

«Los archivos fotográficos contienen múltiples variables que se ponen en juego en el momento de su tratamiento archivístico.» Entrevista a Susanna Muriel, archivera especializada en Patrimonio Fotográfico.

Hoy entrevistamos a Susanna Muriel Ortiz, archivera especializada en Patrimonio Fotográfico. Nos habla sobre las peculiaridades de la conservación y gestión de la documentación fotográfica, además de explicarnos los proyectos que lleva a cabo para su difusión en Barcelona.

(más…)

«En el desarrollo y la ejecución de grandes proyectos de plantas industriales se genera una cantidad inmensa de documentación asociada a cada proceso»: Entrevista a María Alcoba, Document controller en Duro Felguera

María Alcoba Villadangos. Documentalista de gran experiencia en el mundo de la ingeniería, actualmente Document Controller en la empresa Duro Felguera, nos hace un resumen de su incursión en una gran empresa de ingeniería, así como de las funciones de un Document Controller.

(Archivoz) ¿Cómo una profesional de la información desembarca en una empresa como Duro Felguera  y cómo sucedió?

(María Alcoba) Cuando acabé el máster en Salamanca, me volví a Oviedo y desde allí empecé a buscar trabajo activamente. Actualicé mi CV y empecé a inscribirme en todas las páginas de búsqueda de trabajo que encontraba y a revisar las ofertas que iban apareciendo. No me importaba mucho donde fuera el puesto de trabajo, si era en España o fuera, si era temporal o no, lo único que quería era trabajar y empezar a “rodar” en el mundo profesional.

Una de las muchas ofertas a las que me inscribí en aquel momento fue para una beca en Duro Felguera donde buscaban una persona que tuviera formación en Biblioteconomía y documentación. No sabía muy bien cuales iban a ser mis funciones ni qué documentación tenía que gestionar, ni tenía ningún conocimiento sobre ingeniería. Pero podían más las ganas que tenía de trabajar que el miedo a lo desconocido.

Recibí la llamada para hacer una entrevista a los pocos días. Recuerdo que salí de la entrevista bastante contenta, pero aún tenían candidatos que entrevistar y me habían dicho que ya me llamarían en un par de semanas para decirme algo, así que no me quise hacer muchas ilusiones.

Pero, al día siguiente recibí una nueva llamada de RRHH comunicándome que era la candidata elegida para cubrir el puesto. Trabajar en “lo mío” y encima en Asturias… ¡No me lo podía creer! Y aquí sigo, casi 8 años después…

(Archivoz) Todos los comienzos son complicados, pero en tu caso… ¿cómo fue empezar a trabajar en algo tan distinto a lo que conocías hasta el momento?

(M.A.) Pues la verdad es que fue duro… como comentaba antes, cuando entré allí no tenía ningún tipo de conocimiento sobre ingeniería, ni sobre centrales térmicas ni ciclos combinados, ni sobre plantas industriales ni sabía que era un EPC, nada de nada…me decían cosas que me sonaban a chino. Así que fue un aprendizaje continuo e intenso. Cada día llegaba a casa con la sensación de haber aprendido algo nuevo. No sabía si después del año de beca seguiría trabajando allí pero tenía claro que por todo lo que estaba aprendiendo merecía la pena el trabajo.

Poco a poco me fui familiarizando con la terminología, con los procesos y los flujos de documentación, con la tipología documental y fue conociendo a la gente, a los ingenieros con los que tenía que trabajar codo con codo en cada proyecto, que me ayudaron mucho en este proceso de adaptación y aprendizaje.

Se usaban metadatos sí, pero nada tenían que ver con lo que yo había estudiado durante la carrera. Lo preguntaba todo, no me quería quedar con dudas y que luego eso supusiera cometer algún error.

Al poco de entrar, tuve que cubrir a una compañera que se quedaba de vacaciones y durante un mes tenía que ocuparme del proyecto que ella gestionaba. Fue una prueba de fuego y un aprendizaje exprés. El trabajo tenía que hacerse a tiempo y hacerse bien, así que tenía bastante presión encima. Aunque con ayuda de otros compañeros fui superando día a día el reto.

También tuve la suerte de hacerme amiga de un informático el mismo día que entré y que a día de hoy conservo como uno de mis mejores amigos. Él, que trabajaba principalmente en aquel momento dando soporte al dpto. de documentación, me enseñó cómo funcionaban las “tripas” del sistema de gestión documental que usábamos en aquel momento. Eso me dio una visión más profunda de todo el proceso documental y me facilitó mucho las cosas. Es fundamental “entender” bien el porqué de los procesos, saber cuándo las cosas están bien hechas y poder detectar fallos cuando los haya o problemas que tengan usuarios externos.

Otra parte fundamental de la adaptación fue acostumbrarme a trabajar cada día en otros idiomas, principalmente en inglés, pero también francés en algunos casos ya que al tratarse de una empresa multinacional, ejecuta proyectos por todo el mundo: Contestar emails, llamadas telefónicas, dar soporte a usuarios externos que tienen que usar nuestro sistema de gestión documental, etc…

(Archivoz) ¿Cuál es la función de un Document controller?

(M.A.) En el desarrollo y la ejecución de grandes proyectos de plantas industriales se genera una cantidad inmensa de documentación asociada a cada proceso por el que pasa el proyecto: ingeniería, suministros, construcción, puesta en marcha de la planta, etc…

Dependiendo del tipo de proyecto, estamos hablando de alrededor de 2.000 – 3.000 documentos en proyectos pequeños hasta 30.000 – 40.000 documentos en proyectos grandes (enormes). Esto hace necesario que exista personal específico que gestione ese volumen documental tan grande y lo ponga al servicio de todas las personas que trabajen en el proyecto (ingenieros, suministradores, clientes, contratistas, montadores, etc…).

La principal función de un Document Controller por tanto es gestionar toda esa documentación mediante un sistema de gestión documental que permita consultar siempre la información y asegurar que ésta sea veraz, válida y esté actualizada y disponible en cualquier momento y desde cualquier lugar del mundo, estableciendo niveles de seguridad de acceso a la información para cada usuario y garantizando que la información cumple con los estándares y formatos oficiales.

La principal función de un Document Controller por tanto es gestionar toda esa documentación mediante un sistema de gestión documental que permita consultar siempre la información y asegurar que ésta sea veraz, válida y esté… Clic para tuitear
(Archivoz) Veo que la buena relación, aunque sea personal, con informática hizo que tu adaptación y conocimiento del trabajo fuera óptimo, ¿verdad? Lo normal es que el mundo de la información y la informática vayan de la mano siempre y trabajen como un equipo. ¿Qué importancia tiene este aspecto en Duro Felguera?

(M.A.) Si, exacto. Es indispensable que informática y documentación trabajen de forma conjunta y Duro Felguera no es una excepción.

La comunicación fluye entre ambos departamentos y esto facilita mucho las cosas, desde documentación, en ocasiones, detectamos problemas que está dando el sistema o cosas que se pueden mejorar de cara a realizar una mejor gestión o a hacer que el sistema sea más intuitivo para usuarios externos, de esa manera  se lo comunicamos para que luego desde informática se encarguen del desarrollo y la programación para cubrir esas necesidades.

La gestión documental en cualquier empresa está en constante evolución Clic para tuitear

Esa comunicación es bidireccional. Si en informática tienen que desarrollar una actualización del sistema o un módulo nuevo que nos afecte, siempre tienen en cuenta nuestra opinión y el trabajo que desempeñamos.

Esta buena comunicación facilitó mucho la implantación del nuevo sistema de gestión documental que se adquirió hace unos años y que partiendo de un estándar, se desarrolló internamente para satisfacer lo mejor posible las necesidades de la empresa en materia de gestión documental.

Sin un director general implicado, con amplios conocimientos en gestión documental y en informática que trasladaba esas necesidades de la empresa en objetivos concretos apostando fuertemente por ello, un departamento de informática muy competente y un departamento de documentación participando activamente en el desarrollo y testeo del sistema y en su posterior formación de usuarios, esa implantación no hubiera sido posible.

Me gustaría resaltar que, por lo que he podido comprobar hablando con otros profesionales del sector, me siento orgullosa de que se reconozca a Duro Felguera como un referente en Gestión Documental entre las empresas del sector, ya no solo en cuanto al sistema de gestión sino a la forma en que se lleva la gestión de la documentación en sí misma y en darle la importancia que tiene dentro de la empresa.

La mayoría de las empresas cuenta con sistemas de gestión documental descentralizados, sin unificar, más bien básicos e incluso precarios en algunos casos. Así que, aunque aún tenemos muchos aspectos que se pueden mejorar, es un orgullo trabajar con ese reconocimiento externo.

(Archivoz) Los profesionales de la información, en algunos ámbitos, no somos demasiado valorados, ¿qué lugar ocupan en una gran empresa como Duro Felguera?

(M.A.)En el mundo industrial, la gestión documental siempre ha estado muy presente. Al llevar a cabo proyectos tan grandes se hace necesario gestionar toda esa documentación que se genera, pero es cierto que hasta hace no mucho, esa labor la venían haciendo otro tipo de profesionales como ingenieros o gente con un perfil más administrativo.

Pero sí que estoy viendo un cambio de tendencia, un cambio lento pero que está ahí.

Cada vez hay más profesionales de la información trabajando como Document Controller en empresas de ingeniería o en gabinetes de arquitectura, gestionando documentación técnica Clic para tuitear

Duro Felguera, cuenta con departamento de documentación de larga trayectoria, pero fui la primera persona en entrar en el departamento que había cursado estudios en Biblioteconomía y Documentación. A partir de ese momento, las nuevas incorporaciones que me han sucedido, ya tienen ese perfil.

Aun así hay mucho que trabajar para ganar en visibilidad y reconocimiento y ponernos al nivel del mundo anglosajón donde la figura del Document Controller está tan valorada. Es necesario por un lado que las empresas sean conscientes de los beneficios que supone tener profesionales de la información en sus equipos y que, a la hora de sacar una oferta de empleo, sepan definir exactamente el perfil profesional que buscan y lo llamen por su nombre.

Por otro lado, es necesario que desde la propia Universidad se hable de la figura del Document Controller como una salida laboral tan buena como las demás (Archivero/a, Bibliotecario/a, etc…) y se impartan cursos o seminarios sobre ello.

(Archivoz) ¿Qué consejos le darías a un documentalista que quiera trabajar en una empresa de ingeniería como Document Controller?

(M.A.)Pues el primer consejo que le daría es que pierda ese miedo a no saber a qué se va a enfrentar. Nade nace aprendido y todo trabajo tiene su periodo de adaptación y formación. A cada persona le llevará más o menos tiempo pero lo acabará dominando y disfrutará con su trabajo.

Por otro lado, le recomendaría que se lleve bien con la informática y con el mundo digital en general porque su trabajo va a ser digital principalmente, y por tanto le va a resultar más fácil su día a día si es un medio que domina.

Y sobre todo, le aconsejaría que tenga una mente abierta ya que eso le permitirá adaptar mejor todo lo aprendido durante la carrera al entorno industrial y a este tipo de gestión documental.

En el mundo actual, donde impera la necesidad de una transformación digital de las empresas, un mundo en el que los datos cobran cada vez más importancia, estoy segura de que junto con otros perfiles más tecnológicos, seremos una figura de vital importancia para que esa gestión de la información que se digitalice, se haga de forma correcta y eficiente para las empresas.

Por tanto animo a todos los documentalistas que estén interesados en probar este nuevo ámbito profesional, a que no duden, y lo hagan, y lo mismo para los recién titulados.

Muchísimas gracias María!

“Hay que conocer las posibilidades de una restauración para saber qué resultados esperar y cuáles no”: Entrevista a Rita Udina, restauradora de obra gráfica y documental

Hoy tenemos el placer de entrevistar a Rita Udina, restauradora especializada en obra gráfica y documental. Su taller, compuesto por un equipo especializado en los diferentes tipos de soportes, ha colaborado con instituciones, empresas y coleccionistas particulares tanto españoles como extranjeros.

(más…)

«Al no haber un estándar de catalogación es más complicado el trabajo, pero eso es parte de la dificultad que queremos salvar con el proyecto»: Entrevista a los investigadores e investigadoras del Proyecto Silknow

Silknow es un proyecto de investigación internacional financiado por la Comisión Europea, dedicado a resaltar la importancia del patrimonio de la seda para Europa como espacio de intercambio cultural, económico y lingüístico a través de la conservación, comprensión y divulgación del patrimonio cultural europeo relacionado con los textiles de seda entre los siglo XV y XIX. Y cuenta con la colaboración de instituciones como el Instituto Cervantes, la Organización Mundial del Turismo, el Victoria and Albert Museum (Reino Unido), Patrimonio Nacional (España), Centre des Monuments Nationaux (Francia) y The Getty Research Institute (EE. UU.).

(más…)

“Memorias del Siglo XX no es un archivo comunitario, pero es un espacio en el cual las comunidades ven reflejadas sus memorias”. Entrevista a Nicolás Holloway Guzmán, Coordinador de Capacitaciones en Memorias del Siglo XX.

Si bien forma parte recientemente del Archivo Nacional de Chile -desde inicios del año 2019-, el proyecto Memorias del Siglo XX lleva más de doce años ejecutando un modelo de gestión participativa en diversas localidades a lo largo del país, a través de las Bibliotecas Públicas, Museos y otros espacios patrimoniales, recopilando más de 10.000 documentos digitales y fotografías, junto al registro de más de 250 entrevistas testimoniales que nos cuentan la historia de las comunidades de la voz de sus propios protagonistas. Entrevistamos a Nicolás Holloway G., Coordinador de Capacitaciones, quien nos explica la metodología que los transforma hoy en un referente del trabajo participativo y de la promoción de archivos comunitarios en el marco de los desafíos que supone la construcción de la nueva institucionalidad archivística, cultural y patrimonial.

(Archivoz) ¿Qué es Memorias del Siglo XX y desde dónde surge esta iniciativa? ¿Tomaron como referente alguna iniciativa similar?

(Nicolás Holloway) Memorias del Siglo XX es un proyecto que surgió el año 2007 en la ex Dibam (Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos), actual Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, que a su vez es parte del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. Surgió en el contexto del Bicentenario de Chile (1810-2010), ante la pregunta por la memoria y la valoración documental que no hace parte de las instituciones patrimoniales tradicionales como la Biblioteca Nacional, el Archivo Nacional, los museos, etc. Sus dos objetivos principales son promover la participación en procesos sociales o colectivos de memoria y diversificar las colecciones institucionales. En el proceso de creación del proyecto se hizo un levantamiento de experiencias similares a nivel nacional, donde si bien no se encontró nada exactamente igual, desde fines de los noventa se reconocen algunas iniciativas de gestión participativa en bibliotecas públicas y museos del país, y previamente en el ámbito de la educación popular y la memoria local. A su vez, a nivel internacional, hemos revisado y encontrado elementos y experiencias similares en otros países, pero por lo general se centran en la recopilación de fotografías y/o la generación de repositorios virtuales con imágenes, o sea con un foco más documental. No me atrevería a decir que no hay, pero la verdad no conocemos otros programas similares que promuevan espacios sociales de encuentro y diálogo en torno a la memoria y al patrimonio local o comunitario.

(Archivoz) ¿Cuál es la metodología de trabajo de Memorias del Siglo XX?

(NH) La metodología se propone como un círculo en expansión, donde el primer paso es la difusión y convocatoria, en la cual el espacio que está convocando difunde e invita a los vecinos a que asistan y participen de este proyecto. Esta difusión puede ser puerta a puerta, volantes, afiches, redes sociales, radios locales, etc. y se realiza de la mano de la o el jefe de biblioteca, quien conoce mejor a sus vecinos y los convoca a la primera instancia que es un encuentro comunitario de memoria. En este encuentro se reúne un grupo de vecinos, en promedio 15 ó 20 personas, dependiendo de las condiciones climáticas, la cercanía, la estrategia de convocatoria, etc. En el encuentro se plantea la pregunta orientadora ¿Qué recordamos del siglo XX y del pasado reciente?, se hacen trabajos en grupo, una plenaria, y a través de una línea de tiempo se identifican ciertos elementos colectivos del recuerdo. Casi siempre aparecen elementos comunes en la primera instancia como por ejemplo: los medios de transporte, el tren, los terremotos, el Golpe de Estado o la Reforma Agraria, y también aparecen otros temas que son particulares de cada identidad local. Esa es una primera cartografía o visualización de las temáticas, desde donde se pueden abrir varias sucesivas y los encuentros se pueden hacer una vez al mes o cada tres semanas, dependiendo del entusiasmo y los tiempos de las encargadas en las bibliotecas. Después de los encuentros, que se pueden hacer permanentes, se abre el proceso de recopilación y documentación, en los cuales se invita al vecino a que lleve sus fotografías y documentos a la biblioteca o la institución anfitriona, para que sea digitalizado y documentado. Se genera entonces una copia digital master, una copia de uso, se describe y se autoriza la publicación en el sitio web, para que sea parte del repositorio y se realice la catalogación en el nivel central, a quienes se les envía la digitalización. Hay un primer levantamiento descriptivo participativo, es decir: tú vienes con tu fotografía y nos cuentas la historia de ella. Creo que junto con los encuentros de memoria, esta es una de las mayores riquezas de nuestro material, porque las fotos fueron valoradas, descritas y testimoniadas por quien las llevó. Finalmente los documentos se devuelven al propietario, y se hace una elaboración y devolución a la comunidad, porque es un principio de la propuesta metodológica que lo compartido por la comunidad, les pertenece, por lo tanto tiene que ser exhibido en su espacio local, ya sea a través de una exposición, cápsulas radiales o entrevistas en formato audiovisual que se difunden en medios locales. Aproximadamente el 80% de los procesos decantan en una exposición o muestra fotográfica, que también resulta ser un estímulo para ampliar el recordar colectivo, ya que la gente se reconoce en las imágenes y se anima a compartir y traer más material documental. En este sentido la devolución no cierra el ciclo de trabajo, más bien lo vuelve a abrir para profundizar o ampliar las temáticas tratadas.

(Archivoz) ¿Siempre se devuelve a las personas los materiales que aportan? ¿No se han creado archivos locales con lo recopilado?

(NH) Los documentos siempre se devuelven al propietario, no hay un afán extractivista o expropiador, es tu foto, tu recuerdo. Sin embargo como ahora somos parte del Archivo Nacional nos estamos cuestionando qué pasará cuando alguien desee transferir o donar documentos, porque en ese caso nos tenemos que hacer parte de la política más amplia de archivo en estas materias. A su vez, todo esto está bajo el plan de conformación de los Archivos Regionales, que por ley tendrán que empezar a crearse dos por año, por lo que en caso de donaciones, el material debería quedarse –probablemente- en la capital regional para luego formar parte del patrimonio documental local/regional.

(Archivoz) ¿Cuánto tiempo dura el proceso desde que comienza hasta que concluye?

(NH) Uno podría decir en modo esquemático que el proceso puede llevar unos dos años entre difusión y convocatoria, luego una seguidilla de encuentros, después el proceso de recopilación y descripción participativa, para finalmente generar una elaboración que dé cuenta de las memorias, y devolverla a la comunidad, re-elaboradas en una exposición, cuadernillo o cápsulas radiales. Es importante mencionar que el encargado local no deja todas sus otras funciones para dedicarse a esto, sino que es una tarea extra que asume, por lo general con mucho entusiasmo y compromiso porque les hace sentido el rescate y la promoción de la cultura y memoria local, por eso si bien se podría realizar todo el ciclo intensamente durante un año, en la práctica son aproximadamente dos.
Actualmente hay algunas bibliotecas que están desde el 2009 continuando el proceso, en distinta intensidad. Por ejemplo, en Tongoy han seguido profundizando o ampliando algunos temas y ya es parte de la cultura de la biblioteca local el encuentro comunitario de memoria, que hacen acompañado de mate y churrascas , transformándolo en un encuentro social reconocido. Entonces no hay un egreso definido a priori, sino más bien un espacio constante de construcción de memoria.

(Archivoz) En términos prácticos, ¿qué tipo de material reciben?

(NH) En un 80 o 90% la documentación que nos facilitan las personas que participan del proceso son fotos, porque también es lo más común. El siglo XX supuso la democratización de la fotografía, por lo que es un gran testimonio. Pero también tenemos afiches, panfletos, mapas, etc. En el sitio incluso es posible acceder al material por formato. Sabemos también que no todas las experiencias significativas fueron fotografiadas por diversas razones, por lo cual, los encuentros, la oralidad y las entrevistas testimoniales, también cumplen un rol en la posibilidad de narrar las experiencias colectivas.

(Archivoz) ¿Cuál es el rol de Memorias del Siglo XX para acercar el espacio institucional a la comunidad y desde el otro lado, la historia no contada, no oficial a la historia oficial o formal si se parte siempre desde la institucionalidad?

(NH) Memorias trata de acercar los espacios institucionales al cotidiano de la gente, por eso no se desarrolla en las capitales regionales necesariamente o con el estandarte del ministerio, sino que se desarrolla en el espacio local que es la biblioteca pública, en la cual los vecinos se reúnen, se encuentran y dialogan en torno a sus experiencias, memorias y patrimonio. Sabemos que somos parte de la institucionalidad y la biblioteca también lo es, por lo tanto hay ciertas limitantes, pero también son espacios que posibilitan una cobertura mayor que si fuéramos una agrupación o sociedad particular.
Por otra parte, este proyecto promueve ejercicios sociales de memoria, que es diferente a historia o historiografía porque no hay una pregunta de investigación que subyace, o una hipótesis. Siempre partimos de la pregunta general “¿Qué recordamos del siglo XX y del pasado reciente” y ahí a partir de una lluvia de ideas vamos identificando ciertos hitos que resultan aglutinadores o nudos temáticos de los recuerdos y testimonios. No pretendemos hacer la historia de cada uno de los pueblos en los que estamos, sino más bien promovemos el ejercicio de dinamizar el acto del recuerdo, de la memoria.

(Archivoz) ¿Qué tipo de profesionales son los que trabajan tanto desde el equipo del programa como en la localidad misma?

(NH) El equipo central actualmente está constituido por 7 personas, entre los cuales hay dos sociólogas, una periodista, tres historiadoras/es y un audiovisualista. Además, nos apoyan dos bibliotecarias que nos aportan también con todo lo relacionado a las tecnologías de la información y aquello que en nuestra propia historia interna llamábamos catalogación y hoy sabemos que en nomenclatura archivística es descripción. A nivel regional, los que nos apoyan en las bibliotecas públicas son sus encargadas/os, y también bibliotecarias/os, antropólogas/os, periodistas u otros profesionales del ámbito de las humanidades y las ciencias sociales. Hasta ahora no habíamos trabajado directamente con archiveros, pero dado que nos integramos recientemente al Archivo Nacional, y éste generó un área de trabajo relativa a los archivos comunitarios, contamos con un archivero y una antropóloga trabajando en conjunto con Memorias y que sin duda nos aportarán significativamente en términos técnicos, metodológicos y políticos.

(Archivoz) ¿Cuál es el espacio que ocupa Memoria Siglo XX en la reciente proliferación y construcción de archivos comunitarios en Chile?

(NH) Creo que ocupa un espacio por una parte de experiencia en trabajos participativos que tienden a lo comunitario, porque incluso la noción de comunidad es algo que uno podría problematizar. Pero para nosotros con nuestra premisa, es la comunidad pragmática que se reúne y se encuentra en el anhelo de compartir un espacio y ejercicio de memoria. Los archivos comunitarios son un ámbito en formación que desde el Archivo Nacional se empezó a trabajar este año, al alero de Memorias del Siglo XX y se han contratado profesionales para que generen propuestas en la idea de continuar este camino, porque tampoco tenemos la receta de qué hacer y cómo hacerlo exactamente. Probablemente sean muy distinto el archivo feminista, el de los afrodescendientes, o el del espacio de memorias y derechos humanos, porque hay particularidades que no se pueden imponer a priori, entonces lo que Memorias ha venido haciendo es aportar desde su trabajo participativo con comunidades. Hay una propuesta metodológica que ha sido muy flexible, con la que se han hecho trabajos en bibliotecas, museos, recintos penitenciarios, colegios, etc. y desde ahí aporta una manera organizada o secuencial con técnicas y procesos bien descritos. Memorias del Siglo XX no es un archivo comunitario, pero es un espacio en el cual las comunidades ven reflejadas sus memorias. No es propiamente un archivo, pero sí un espacio de reconocimiento y valoración de las experiencias comunes y documentos que tradicionalmente han estado alejadas de la institucionalidad.

*Memorias del Siglo XX cuenta con una plataforma digital (https://www.memoriasdelsigloxx.cl/) donde es posible navegar en su archivo a través de temas, lugares, tiempo y formatos. A su vez, se encuentran disponibles para descargar todas las publicaciones que han realizado, incluyendo las ocho Guías de Capacitación, un manual didáctico con procedimientos e instrumentos de trabajo para llevar a cabo la propuesta metodológica utilizada durante 12 años en el proyecto y que es posible replicar en cualquier otro proyecto similar de construcción memorias y/o de archivo comunitario.

«Lo peor es la autocensura que hoy practican algunos historiadores» : Entrevista con Francisco Xavier Redondo Abal, escritor y usuario investigador en archivos

Transcurridos más de 40 años de la muerte del dictador Francisco Franco, la recuperación de la memoria histórica sigue siendo en España un tema candente para la sociedad y para los profesionales de sus archivos. En Archivoz hemos querido aproximarnos a este debate a través de la óptica del usuario investigador de este tipo de documentación histórica.

Francisco Xavier Redondo Abal es un investigador centrado en la recuperación de la memoria histórica democrática, materia sobre la cuál ha escrito numerosos artículos y libros. Su testimonio resulta muy esclarecedor. Y es que además de historiador, escritor y usuario de archivos, nuestro entrevistado de hoy también es bibliotecario en la Universidade de Santiago de Compostela.

(Archivoz) Trabajas como bibliotecario y dedicas buena parte de tu tiempo libre a investigar en los archivos y a escribir sobre algunos de los episodios más duros de nuestra historia reciente. ¿Cómo empezaste en esto? ¿Qué es lo que te motiva como investigador?

(Francisco Xavier Redondo Abal) Es cierto que me gano la vida trabajando en la Biblioteca, pero mi formación primera es la de licenciado en Geografía e Historia -en la especialidad de Historia Contemporánea- y mi gran vocación son los estudios históricos: evaluar, comparar, analizar e interpretar los hechos del pasado para comprender de dónde venimos y entender el presente para, así, prevenirnos en el futuro. Las principales motivaciones que tengo como investigador son dos: descubrir aspectos del pasado oculto que muchas veces aparecen soterrados y, sobre todo, aprender y adquirir nuevos conocimientos a través de la investigación. Lo cierto es que, independientemente de que uno publique sus resultados y estos sean objeto de críticas y citas, la investigación histórica engancha. Y engancha mucho.

(Archivoz) ¿Cuál te parece que debiera ser el papel del Estado y de los archivos españoles para restablecer la dignidad de las víctimas del franquismo?

(FXRA) España es, tras Camboya, el estado donde más asesinados todavía permanecen en fosas de vergüenza: 114.000 hombres y mujeres que fueron víctimas de la barbarie y la intolerancia. Personas ejecutadas tras un minucioso y orquestado plan de exterminio elaborado y planificado mucho antes del asesinato de Calvo Sotelo. Un plan estructurado que dio comienzo con el golpe de Estado del 18 de julio de 1936 y que, al fracasar, derivó en una guerra de tres años. Lo que no podemos olvidar es que todos aquellos asesinados, todos los encarcelados y todos los exiliados no habían cometido delito de ninguna especie. Fueron, precisamente, los militares sublevados y sus soportes -la Iglesia católica, los grupos ideológicamente reaccionarios y las oligarquías económicas (industrial, financiera y rural)- los únicos que cometieron delito al oponerse por las armas a la legalidad constitucional y democrática representada por la Segunda República.

Una de las fosas comunes descubiertas en Estépar (Burgos) proveniente de agosto-septiembre de 1936, al inicio de la Guerra Civil Española.

Una de las fosas comunes descubiertas en Estépar (Burgos). Wikimedia

¿El papel del Estado en la reparación de las víctimas? Mira, el problema de España reside en que no es un país normalizado democráticamente y falta mucho camino por recorrer. Hay que tener presente que tres años de guerra y cuarenta de dictadura dejaron un poso de miedo y de terror que ayudó a enterrar la memoria y su relato. Ahí están, vivos y coleando, los mitos del franquismo. Mitos que historiadores serios como Reig Tapia, Francisco Espinosa, Ángel Viñas o, antes que ellos, Herbert Southworth, y muchos más intentan refutar a base de estudios rigurosos. Mitos que, por otro lado, quedaron bien consolidados durante la «modélica» Transición. Hubo que esperar al año 2002 para que el Congreso de los Diputados condenara formalmente el franquismo, aunque en realidad aquello fue un pacto tácito entre las dos fuerzas políticas mayoritarias. El Estado español debería declarar ilegales los consejos de guerra celebrados a raíz del inicio de la Guerra Civil; limpiar las calles y las plazas de los nombres fascistas (¿te imaginas en Alemania una calle dedicada a Himmler, Heydrych, Goebbels…?); demoler el Valle de los Caídos y devolver los bienes como el Pazo de Meirás; el Estado está obligado a trabajar en las tareas de exhumación, identificación y entrega a los familiares de los restos de las personas desaparecidas y asesinadas desde 1936 y, al mismo tiempo, reparar económicamente a sus descendientes; por otro lado, el Estado que se dice democrático debería perseguir legislativamente toda apología al fascismo y al franquismo, investigar y juzgar a los funcionarios que torturaron y asesinaron a opositores antifranquistas, algo muy difícil de llevar a cabo mientras no se derogue la Ley de Amnistía del año 1977.

Los archivos custodian parte de la memoria de la represión y son una base fundamental para conocer y estudiar aquel período histórico. Cualquier ciudadano alemán puede en la actualidad consultar sin cortapisas los archivos de la Stasi, la policía secreta de la extinta República Democrática de Alemania. ¿Se puede acceder sin restricciones a los archivos del Ministerio del Interior en España? ¿Y consultar el archivo particular de Franco, depositado en una entidad privada? Las respuestas, obviamente, son negativas.

(Archivoz) Investigadores y familiares de las víctimas han denunciado los obstáculos que aún existen para la consulta de determinados fondos documentales del período franquista. Incluso el Consejo de Derechos Humanos de la Asamblea General de Naciones Unidas o Amnistía Internacional han puesto en evidencia la aplicación abusiva de la Ley de secretos oficiales y otras restricciones del libre acceso a los documentos. ¿Cómo afectan a vuestro trabajo estas limitaciones de acceso?

(FXRA) Los obstáculos para el acceso a determinada documentación archivística existen, claro que sí. La Ley de Secretos Oficiales, de 1968, y la de Patrimonio Histórico y Documental, de 1985, no ayudan desde luego a superar muchas restricciones. En mi caso, por fortuna, nunca observé problemas y jamás se me negó el acceso a la documentación solicitada. Otra cosa bien diferente ocurre cuando esa documentación llega para tu consulta filtrada, censurada, amputada. Eso me pareció que ocurrió en un determinado archivo cuando solicité poder consultar los expedientes de incautación de la biblioteca privada de Castelao. Accedí a los documentos, pero estoy seguro que faltaban muchos.

Para realizar mis trabajos realicé muchas visitas a diferentes archivos: desde el Diocesano de Mondoñedo hasta el del Reino de Galicia, pasando por el Archivo General de la Administración de Alcalá de Henares, el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, los archivos militares de Ferrol, el del Museo de Pontevedra, el Universitario de Santiago de Compostela, varios archivos histórico-provinciales, municipales… Todos sus archiveros fueron grandes profesionales: su amabilidad, disponibilidad y sus orientaciones resultaron fundamentales para poder redactar mis trabajos. Sin su profesionalidad todo hubiera sido más complicado y, desde luego, los resultados diferentes.

(Archivoz) La represión política es un fenómeno que acontece por muchas vías, muchas veces de forma extraoficial y extrajudicial. ¿Qué importancia adquiere la documentación de los archivos en la investigación actual? ¿Y las fuentes orales?

(FXRA) La documentación archivística y el relato oral de quienes vivieron aquellos años se complementan y retroalimentan cuando hablamos del fenómeno de la represión franquista. No debemos olvidar que esa represión dejó una huella indeleble en la memoria de mucha gente que, ya como víctimas o como testigos, la vivieron en primera persona. Desde luego, los sublevados y sus colaboradores no tuvieron la necesidad de documentar el «paseo» de Ánxel Casal (que «un día apareció muerto en una cuneta», según leí hace muy poco en El Correo Gallego, como si sufriera un infarto) o el asesinato de Juana Capdevielle, por poner dos ejemplos. Pero hubo personas que vieron los cuerpos acribillados y otras que fueron obligadas a enterrarlos. Por otro lado, la represión jurídico-militar generó una documentación muy valiosa para el estudio de la represión: desde la detención de un individuo -y quién o quiénes la practicaron- hasta la instrucción del sumario -quién la llevo a cabo- pasando por las declaraciones del imputado y los testigos -qué dijeron y en qué términos, qué acusaciones expresaron- para concluir con las sentencias – cuáles fueron y quiénes las firmaron-.

(Archivoz) En los últimos tiempos hemos asistido también a algunas actuaciones que afectan a la difusión de los resultados de investigación. Baste recordar las resoluciones judiciales contra algunos compañeros vuestros o la reciente decisión de la Universidad de Alicante de eliminar de Internet los datos de quien condenó a muerte al poeta de Miguel Hernández. ¿Qué opinión te merece esta situación, a estas alturas?

(FXRA) Lo ocurrido en la Universidad de Alicante al respecto del caso de Miguel Hernández y la cita del nombre del ponente del consejo de guerra que condenó al poeta es una muestra más de lo que hablamos al principio de esta entrevista: España es un Estado sin normalizar. Pero, desde mi punto de vista, lo peor es la autocensura que hoy practican algunos historiadores ante la amenaza de lo que puede acarrearle ciertas investigaciones. Es decir, está ganando terreno la idea de no crearse problemas y evitar, por poner un ejemplo, citar los nombres y apellidos de los represores. Esta amputación del relato me resulta desagradable. Hace ya unos años, un solvente historiador como es Francisco Espinosa publicó a este respecto un libro revelador: Callar al mensajero, con un subtítulo que dice La represión franquista, entre la libertad de información y el derecho al honor. Pues bien, allí el autor extremeño describe y analiza casos muy significativos de la lucha existente entre la necesidad de saber y conocer contra eso que se llama honor. Casos como el de Dionísio Pereira, denunciado por los hijos del alcalde falangista de Cerdedo, o el de Ramón Garrido y el cierre por sentencia judicial de una página web en la que se relataba el terror fascista en O Grove durante la Guerra Civil. Lo cierto es que muchos jueces admitieron a trámite denuncias contra historiadores, documentalistas o cineastas acusados de «herir el honor» de pistoleros y criminales. Pocos jueces, casi ninguno, acudieron a una fosa a levantar acta e investigar qué ocurrió con los cuerpos encontrados y cosidos a balazos. Por lo que se ve, esos ciudadanos carecían de honor y no había que molestar mostrando la verdad de lo sucedido.

(Archivoz) ¿Cómo valoras la labor profesional de las personas que trabajan en los archivos españoles? ¿Has detectado algún problema reseñable en los servicios de los archivos donde investigas?

(FXRA) Como ya te comenté anteriormente, yo nunca observé problemas a la hora de solicitar, consultar y reproducir documentación archivística. Y hablamos de documentación dura en el sentido que trata de cárcel, fusilamientos, depuraciones… Jamás encontré cortapisas e incluso el profundo conocimiento mostrado por muchos archiveros de los fondos existentes en los lugares donde trabajan resultó una ayuda fundamental, sirvió para explorar otras vías y mejorar el resultado final de mis investigaciones. En la mayoría de los casos, mi experiencia en los archivos me muestra que sus funcionarios trabajan con una profesionalidad digna de elogio. Otra cosa diferente es la legislación sobre el acceso al documento.

(Archivoz) ¿Qué esperanzas albergas para la recuperación de la memoria histórica democrática en los próximos años? ¿Puedes avanzarnos alguno de los asuntos con los que trabajas en la actualidad?

(FXRA) Yo soy bastante pesimista en cuanto a la reparación de las víctimas y sus familiares y sobre la recuperación de nuestra memoria histórica democrática. Y eso que conceptos como Verdad, Justicia y Reparación son recomendaciones que diferentes organismos de Naciones Unidas han encomendado al Estado español. Pero existe un dique de contención que se llama Ley 46/1977, de 15 de octubre, de Amnistía, una norma jurídica que impide investigar y enjuiciar supuestos crímenes contra la humanidad cometidos durante la Guerra Civil y el franquismo. Al final, todo se resume en una cuestión de voluntad política para legislar en favor de las víctimas. Pero esa voluntad no existe. Y cuando surge, aparece tímida y asustadiza, dando la impresión de que conocer la verdad resulta molesto y hasta peligroso. Lleva razón Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, cuando, apesadumbrado, reclama una actuación urgente para que las víctimas del franquismo dejen de vivir con la angustia de saber que sus padres o abuelos pueden seguir tirados en una cuneta para siempre. Todo un presidente de Gobierno se jactó de que no daría un solo euro para la memoria histórica. Y más recientemente, un diputado neofascista electo en el Parlamento andaluz calificó, en su rabioso discurso durante un pleno, a los voluntarios de las exhumaciones de «buscadores de huesos». Lo dicho, un país sin normalizar.

Pero, así y todo, hay que destacar que los trabajos relacionados con nuestro pasado reciente no cesan y muchos estudios aparecen firmados por historiadores solventes y comprometidos que trabajan con rigor y metodología científica (nada que ver con Pío Moa, César Vidal, Rafael Torres, Martín Rubio…).

Hace dos años publiqué mi último trabajo, un ensayo sobre la actuación del Tribunal de Orden Público en Galicia (‘Arelas de liberdade na Galiza’, Editorial Laiovento) y acabo de terminar un estudio sobre el que no debo avanzarte nada porque está presentado a un premio de investigación, pendiente de fallo. Para entonces, si tú quieres, hablamos.

«La Biblioteca del HUCA es un servicio de apoyo a la actividad asistencial, docente y de investigación, mediante la gestión y difusión de documentación e información.» Entrevista a Carolina Pinín. Bibliotecaria del Hospital Universitario Central de Asturias

Carolina Pinín Osorio. Bibliotecaria de Hospital Universitario Central de Asturias, con casi 15 años de experiencia en desarrollar,  implantar y gestionar bibliotecas especializas en ciencias de la salud. Actualmente volcada en la formación de usuarios y en la difusión de contenidos científicos. Miembro de la junta de Apei (Asociación Profesionales Especialistas de la Información).

(Archivoz) Lo primero de todo, muchas gracias por la entrevista. Actualmente estas al frente de una biblioteca tan importante como la del Hospital Universitario Central de Asturias. Háblanos de como surge y cual es su estructura.

(Carolina Pinín) El Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) depende del Servicio de Salud del Principado de Asturias. Hasta junio de 2014 estaba configurado por varios centros físicamente diferenciados y con particulares culturas organizativas, aunque con gestión unificada bajo una sola Gerencia: el Hospital Nuestra Señora de Covadonga, el Instituto Nacional de Silicosis y el Hospital General de Asturias, todos ellos con Biblioteca. Aunque en 2008 se logra la unificación virtual de sus fondos bibliográficos en los catálogos de la Biblioteca, no es hasta que se produce el cambio de emplazamiento, en 2014, cuando se logra la  unificación física de las tres bibliotecas en una, Biblioteca HUCA.

(Archivoz) Acércanos un poco mas a tu trabajo y háblanos de qué función tiene el Servicio de información y biblioteca de un hospital?

(C.P.)La Biblioteca del Área Sanitaria IV es una biblioteca especializa en ciencias de la salud. Es un punto de referencia de información situado en el Hospital Universitario Central de Asturias. Esta Biblioteca está integrada en el proceso de gestión del conocimiento y como parte de los servicios de información del Área Sanitaria. Es un servicio de apoyo a la actividad asistencial, docente y de investigación, mediante la gestión y difusión de documentación e información.

Precisamente, el mes pasado el periódico La Nueva España realizó un reportaje de la Biblioteca muy interesante, os dejo el enlace por si os apetece verlo 🙂

(Archivoz) Una biblioteca especializada al servicio de la investigación, ¿Qué funciones  realiza principalmente?

(C.P.)

  • Gestión de recursos de información: selección, adquisición y cancelación de suscripciones a revistas, y otros servicios.
  • Servicio de obtención de documentos.
  • Atención y formación al usuario: recuperación de información, búsquedas bibliográficas, asesorar e impartir la formación continuada de los profesionales sanitarios.
  • Apoyo a docencia e investigación de los distintos servicios del área sanitaria.
  • Difundir la Biblioteca: sus servicios y recursos: hacer tutoriales de aprendizaje y manejo de todos los recursos virtuales accesibles para dar a conocer todas las herramientas de la biblioteca y difundirlos.
  • Establecer relaciones con el resto de bibliotecas del Sistema Sanitario Público Asturiano, con la Consejería de Sanidad y con la Universidad de Oviedo.
  • Participar en proyectos junto con el resto de Bibliotecas específicas de ciencias de salud.
(Archivoz) Vemos que las tareas son múltiples y variadas. ¿Con cuánta gente cuenta el Servicio?

(C.P.) El servicio cuenta con personal administrativo, 4 auxiliares, un administrativo. Con perfil específico solo está la Bibliotecaria, que asume la Responsabilidad del Servicio de Biblioteca del Área Santiaria IV.

(Archivoz) Si tuvieras que definir los usuarios que acuden al centro. ¿Cómo lo harías?

(C.P.) Tenemos varios tipos de usuarios:

– Profesionales sanitarios de diferentes categorías: Facultativos, personal de Enfermería, fisioterapeutas etc…Ellos demandan artículos científicos y ayuda en las búsquedas bibliográficas.

– Estudiantes: no tenemos que olvidar que el HUCA, es un hospital universitario.  Utilizan la Biblioteca como lugar de estudio y nos piden apoyo en la recuperación de información de cara a sus trabajos.

(Archivoz) Tiene la biblioteca algún servicio especializado para pacientes?

(C.P.) Existió una Biblioteca de pacientes en los años 90, pero actualmente no damos dicho servicio. Es uno de mis proyectos personales pero actualmente no podemos asumirlo.

(Archivoz) ​¿Cuáles son los objetivos que se plantea el Centro a corto plazo?

(C.P.) A corto plazo nos planteamos dos objetivos claros, obtener la certificación del Servicio de Biblioteca de acuerdo con la Norma UNE en ISO 9001:2015 ; y ejecutar el proyecto de unificación de la Colección de revistas en papel de todas la Red de Bibliotecas Sanitarias del Sistema Sanitario Público Asturiano.

(Archivoz) ​¿Cómo ves la Biblioteca dentro de 20 años? Hacia que lado crees que debe evolucionar?

(C.P.) La Biblioteca deberá adaptarse a los cambios. Me imagino que dentro de nuestra Comunidad Autónoma se unificarán servicios.
En cuanto a recursos, actualmente el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ya hace compras centralizadas para las diferentes comunidades autónomas.
Los profesionales a cargo de las Bibliotecas de Ciencias de la Salud deberemos aumentar nuestras competencias y centrarlos en un perfil más tecnológico, de gestión, de marketing, de comunicación y seguir especializándonos en las materias y las herramientas con las que trabajamos.

Muchas gracias Carolina!!!

«Es mi batalla personal. Demostrar que los documentalistas son imprescindibles en las empresas»: Entrevista con Lara Rey, responsable de Strategic Watch & Information Management en Ferroglobe

Lara Rey, experta en Vigilancia Tecnológica e Inteligencia competitiva, con más de 20 años de experiencia y actualmente responsable de Strategic Watch & Information Management en Ferroglobe, nos explica la importancia de la figura de un documentalista en el sector de la investigación y el desconocimiento que hay sobre las ventajas que pueden aportar estos profesionales a la posición competitiva de las empresas.

(Archivoz) Lara, como documentalista en un departamento de I+D de una gran empresa, cuéntanos para contextualizar esta entrevista cuales son las principales tareas que llevas a cabo .

(Lara Rey) Pues nada que no haga cualquier documentalista en un lugar similar al mío. Búsquedas puntuales de información, boletines diversos sobre países en concreto o productos, vigilancia de patentes, vigilancia de competidores, seguimiento de proyectos, boletines de noticias, seguimiento de importaciones y exportaciones de productos, normativa, legislación, etc…

(Archivoz) La Vigilancia Tecnológica (VT)se enmarca en la norma UNE 166000:2006 y de su definición se pueden deducir las 4 grandes fases por las que está formada: Identificación, selección, análisis y difusión de la información. En tu labor como responsable de esta tarea, ¿cómo describirías el flujo de trabajo dentro de estos procesos? ¿Qué metodología debe usarse para conocer qué tipo de información relevante hay que vigilar?

(LR) Creo que solo con la segunda pregunta tendría para escribir un manual. Veamos.

Dentro de ese flujo, la identificación y selección de fuentes es quizá la parte más entretenida y sencilla. La difusión de la información tampoco tiene complejidad. Bajo mi experiencia, lo más complejo con diferencia es el análisis de inteligencia. Contestando, ya, a la segunda pregunta, de forma breve, el tipo de información relevante no se adivina. Es a base de hablar con las personas a la que enfocas esa información. De ir perfilando, desgranando y aprendiendo, de ensayo/error. Y por su puesto de un conocimiento interno importante.

(Archivoz) Generalmente, el proceso de Vigilancia Tecnológica se atribuye a los entornos de I+D+i y, por ende, se tiende a pensar que la persona idónea para desarrollar este tipo de actividades es un ingeniero, ¿cuál es tu opinión sobre esta disyuntiva que nos afecta actualmente a los expertos en gestión documental? ¿Crees que se debe en mayor medida al desconocimiento por parte de las empresas en las Ciencias de la Información?

(LR) Muy buena pregunta. Es mi batalla personal. Demostrar que los documentalistas son imprescindibles en las empresas.

Las facultades de Documentación, salvo honrosas excepciones, no tienen adaptado el programa a estos puestos de trabajo. Las empresas no demandan un perfil como el nuestro. Y nosotros, ahí estamos, dale que dale reivindicando un papel que no está reconocido por nadie.

Sé que las empresas necesitan documentalistas. Podría enumerar bastantes razones por las que somos necesarios. Cada una de ellas podría ser rebatida con mayor o menor dificultad por un empresario, ¿por qué un documentalista y no un ingeniero industrial, o un químico o un farmacéutico o un administrativo?

La búsqueda de empleo para los profesionales de la información no es sencilla teniendo presente el práctico desconocimiento que tiene la sociedad de nuestras funciones y posibilidades.

La vigilancia tecnológica toma de las ciencias de la información y documentación las técnicas propias de recogida y análisis de la documentación científica, el almacenamiento de la información en ella contenida, y la recuperación y difusión de la misma. Lo mismo que ha hecho toda la vida un archivero o un bibliotecario. Lo que cambia es el entorno y las fuentes.

La labor de los documentalistas en la gestión de un sistema de vigilancia tecnológica/inteligencia competitiva será fundamental, ya que buscará y captará la información relevante, la tratará y validará, y explotará y difundirá a quien demande esa información. Lo que es la bibliometría y la cienciometría, el diseño de mapas tecnológicos o análisis de patentes son tareas que podrían desempeñar los documentalistas que debido a su poca inserción en el mundo empresarial pasan completamente desapercibidos.

El auge de los sistemas de VT e IC (Inteligencia competitiva) supone una oportunidad para los profesionales de la información, que tienen 2 retos: incorporar y valorizar los conocimientos y técnicas propias de las ciencias de la información y documentación; y poner en valor ante la sociedad la calidad del trabajo documental, amenazado por la irrupción de neologismos y denominaciones que enmascaran técnicas tradicionales de la profesión.

(Archivoz) Estudios indican que una buena aplicación de este puesto para llevar a cabo la Vigilancia Tecnológica puede ayudar a situar a la empresa en el entorno competitivo, cuéntanos en qué medida y cómo afecta.

(LR) Básicamente a no duplicar esfuerzos, a estar al día de todo lo que necesites saber para acudir a una feria, en una reunión, hablando con un cliente, y por supuesto a localizar nichos de mercado u orillas del negocio.

(Archivoz) Recientemente ha surgido la figura del document controller y los expertos lo definen como la persona que se encarga de controlar que los flujos de información internos y externos funcionen. ¿Deberían plantearse en las universidades españolas una orientación más definida en esta disciplina? Tenemos el ejemplo del caso anglosajón, en el que se diferencia perfectamente la figura del record management a la del librarian, por ejemplo.

(LR) ¿Por qué lo llaman document controller, content curator, data curator, cuando quieren decir Documentalista? Como dijo en su momento Tomas Baiget: “A mi entender nada justifica este nuevo nombre, pues el hecho de que ahora haya Internet, webs y blogs no hace cambiar nuestras funciones de toda la vida. Ni tampoco creo que lo justifique ningún posible matiz de contexto interno/externo, empresa/administración pública”

Si que es cierto que hay pequeños matices. Un document controller es un profesional que suele trabajar bajo la supervisión del Project Manager, y cuya principal responsabilidad consiste en la gestión de la ingente documentación generada a lo largo del transcurso de un proyecto (sea el que sea)

Pero vamos, nada nuevo para un documentalista.

«Aplicar tecnología capaz de tomar decisiones de una manera eficiente y sin equivocaciones ha sido uno de los grandes retos»: Entrevista a Arturo Ferreira, CEO en iArchiva

Recientemente, saltaba la noticia (publicada en el Diario de Sevilla) sobre una empresa almeriense que había desarrollado un gestor documental para el tratamiento y la clasificación automática de documentos. Ante la interesante apuesta tecnológica, e intuyendo el enorme impacto que podría tener en la profesión el desarrollo de soluciones tecnológicas similares basadas en inteligencia artificial, decidimos entrevistar a su CEO, Arturo Ferreira, para conocer de primera mano su propuesta tecnológica y su opinión sobre el futuro profesional.

(Archivoz) Buenos días, Arturo, muchas gracias por dedicarnos unos minutos para esta entrevista en la que pretendemos conocer mejor el gestor documental que habéis desarrollado en iArchiva basado en inteligencia artificial. Antes de nada, ¿nos hablas un poco de ti? ¿Qué formación tienes y cómo empezaste a enfocar tu carrera profesional hacia la realización de proyectos de desarrollo de software en gestión documental?

(Arturo Ferreira) Siempre gracias a vosotros. Soy Ingeniero Técnico en Informática y empecé mi experiencia profesional muy temprano, con apenas 18 años. Cuando acabé mi carrera, me fui a Madrid a trabajar a Indra, donde al cabo de pocos años estuve dedicado a proyectos internacionales y finalmente a la gestión de contenidos con las primeras versiones de Sharepoint y CMS de Microsoft. Posteriormente dejé el tema de la gestión documental unos años en los que trabajé en Terra, Azertia y finalmente en Ibermática donde ya entre como Gerente de Cuentas. Esto ultimo me dio la capacidad de orientar el negocio hacia partes interesantes como era la gestión de contenidos digitales, transformación digital, ciudades digitales, etc., donde empecé a tener contacto con Alfresco, Nuxeo, Documentum, Filenet, etc.

Por el 2007 implantando, probablemente, uno de los primeros sistemas de transformación digital documental, recuerdo una formación en una empresa que cambió mi perspectiva para siempre. Una empleada de la empresa decía, con mucho criterio, que esto de los gestores documentales estaba muy bien, pero que ella en papel tenía su procedimiento de catalogación implementado y que era muy rápido y que ahora estaba anclada a la pantalla del ordenador sin posibilidad de cambiar el procedimiento del programa para cambiarlo y consecuentemente, el proceso iba a ser tan rápido y tan lento como nosotros mismos habíamos desarrollado. ¿Que sentido tenía aquello si no podría aplicar la inteligencia del ordenador al procedimiento en sí mismo para que no le preguntara obviedades. Aquello me dio que pensar, y tenía razón, así que me puse a ver el estado del arte respecto a la automatización en gestores documentales, y la sorpresa es que no había nada. Y de ahí surgió la idea de iArchiva. En el año 2010 me propuse desarrollar la tecnología y elaborar un proyecto piloto que permitiera ver si existía tecnología suficiente para hacer esto. En el año 2013 empezamos a hacer las primeras implantaciones para obtener el feedback de nuestros clientes y en el año 2016 nació iArchiva como el producto que conocemos hoy.

(Archivoz) ¿Cuándo viste la oportunidad de aplicar la inteligencia artificial a los procesos documentales complejos como la clasificación o la descripción de documentos?

(AF) Uno de los primeros problemas que nos encontramos en las primeras versiones de los pilotos desarrollados, era la rigidez del sistema. Necesitábamos tener capacidad de improvisación y de toma de decisiones ante situaciones y documentos nuevos aunque muy parecidos a otros que iArchiva si tenía la experiencia de tratar. Para esto decidimos implementar un sistema de inteligencia artificial que no solo fuera capaz de intuir que hacer con un documento en una situación desconocida, si no que además aprendiera de las pocas interacciones que realiza con los usuarios.

(Archivoz) ¿Cómo nació IArchiva y cómo funciona exactamente? ¿Cuál dirías que ha sido el mayor reto a la hora de desarrollar esta solución tecnológica?

(AF) iArchiva nació con la idea de automatizar por completo la gestión de un documento, desde su creación o llegada a la empresa pasando por su gestión y validación hasta su almacenamiento definitivo. Es decir, suprimir la gestión de los documentos por parte del personal. Para esto iArchiva analiza el contenido de los documentos y en base a su información es capaz de tomar decisiones por sí mismo respecto a las actividades que se deben realizar con ese documento.

Desde un punto de vista global, el reto ha sido entrar de lleno con tecnología tan innovadora en un entorno tan poco evolucionado desde un punto de vista tecnológico como la gestión documental. Esta claro que la tecnología siempre ha estado al alcance, pero en las empresas siempre ha existido, existe y existirá, una fuerte tendencia a la gestión de documentos en papel, ya sea por confianza del trabajador, como retrasos en algunas administraciones en su capacidad de gestión y recepción de documentos electrónicos.

Desde un punto de vista técnico, el aplicar tecnología capaz de tomar decisiones de una manera eficiente y sin equivocaciones ha sido uno de los grandes retos. Además, nosotros tomamos la decisión de hacer un análisis de documentos sin plantillas (no haciendo reconocimientos zonales) para que iArchiva pudiera ser mas polivalente y sobre todo independiente del formato del documento, dándole realmente importancia a su contenido. Esto conlleva la realización de un análisis sintáctico del documento y en muchas ocasiones aplicar la experiencia adquirida por el sistema en situaciones similares. Desde luego esto no sería posible si iArchiva no pudiera adaptarse a nuevas situaciones.

(Archivoz) Entendemos que la mejora en la velocidad de procesamiento y en el ahorro de costes debe ser muy importante, pero imaginamos que se cuenta con algún porcentaje de error en el tratamiento documental que hacéis. ¿Qué métodos utilizáis para solventar estos problemas?

(AF) Efectivamente, el ahorro de costes es muy importante, tanto que el retorno de inversión de iArchiva es inferior a 6 meses. En el caso de los errores, yo no los llamaría tal, iArchiva no tomará nunca una decisión incorrecta sobre un documento, pero puede ser que tenga dudas en que hacer con él. En ese caso se levanta una llamada al usuario para que despeje las dudas de la identificación del documento para que este pueda seguir su curso. iArchiva aprende de lo que hace el usuario y se adapta para que la proxima situación parecida en la que se vuelva a encontrar sea capaz de resolverla.

(Archivoz) ¿Habéis contado con documentalistas o archiveros a la hora de desarrollar el proyecto?

(AF) Al inicio del proyecto consultamos a distintos documentalistas para asesorarnos a la hora de ver el estado del arte y establecer las mejores practicas en la gestión de documentos. Desde el punto de vista electrónico, un documento no está sujeto a las limitaciones físicas de su ubicación, disponibilidad, etc., así que tuvimos que hacer nuestra propia metodología de trabajo adaptando las distintas metodologías disponibles que fueran «procesables» desde un punto de vista electrónico y que se pudieran enseñar a una inteligencia artificial.

(Archivoz) Con la proliferación de desarrollos basados en software libre, hace unos años hubo cierto auge en la implementación de soluciones de gestión documental. ¿Crees que en el futuro se extenderá el uso de estos sistemas basados en inteligencia artificial? ¿Ves posible el desarrollo estos sistemas en software libre?

(AF) Los gestores documentales que implantabamos hace 10-15 años no eran otra cosa que programas que permitían traspasar un procedimiento manual a su símil electrónico inmediato. Esto ha sido suficiente durante algunos años, aunque la gran mayoría de las empresas no tienen todavía un gestor documental en su organización, es por eso que creo que estas soluciones no acabaron de encajar en las organizaciones o ser entendidas por los usuarios.

Los gestores documentales que implantabamos hace 10-15 años no eran otra cosa que programas que permitían traspasar un procedimiento manual a su símil electrónico inmediato. Clic para tuitear

El software libre ha sido la clave para desarrollar esta tecnología y hacerla asequible para los distintos programas que utilizamos todos los días. Nosotros mismos utilizamos muchas tecnología de software libre. Otra cosa que vayamos a encontrar una solución completa «in the box» que se pueda implantar directamente en nuestra empresa. Desde luego, la inteligencia artificial terminará por estar en todo, ya que proporciona una capacidad de adaptación a situaciones nuevas que no lo tiene la tecnología tradicional. De hecho muchos de las mejores tecnologías de inteligencia artificial son de software libre.

(Archivoz) Otro punto interesante de vuestro proyecto es la posibilidad de explotación de los datos. ¿Qué aporta vuestra solución tecnológica en este aspecto en contraposición a otros tipos de software de gestión documental?

(AF) iArchiva está diseñado principalmente para se autónomo y no depender en la mayoría de los casos de un usuario. Además como he dicho antes, no trabajamos con plantillas que nos impediría flexibilizar el reconocimiento de un documento mas allá de su estructura. A diferencia de otros sistemas de gestión documental, esto nos da la capacidad de analizar la información contenida en la documentación mas allá de su estructura y formato. Esto nos permite la explotación de los datos y gestionar no solo los documentos existentes, si no que además predecir cuando un documento debería llegar o avisar al usuario si ese documento no ha llegado

(Archivoz) ¿Está preparada la administración pública para implementar este tipo de soluciones? ¿Os habéis encontrado con muchas reticencias?

(AF) La administración ha sido la gran impulsora de este tipo de soluciones. Desde que decidieran comunicarse con las empresas de manera electrónica se ha producido una evolución increíble de las soluciones de transformación digital. No obstante debido a la crisis, se produjeron dos grupos muy diferenciados. Los que lograron realizar su transformación digital porque empezaron pronto, y los que empezaron tarde y la dejaron a medias. Aunque existen diversas leyes que regulan la administración electrónica, debido al parón evolutivo que produjo la crisis, propició que algunas administraciones se quedaran sin presupuesto para finalizar sus proyectos de transformación digital.

El problema radica en que, con el ánimo de cumplir los objetivos impuestos en temas de procedimiento electrónico administrativo, los procedimientos se trasladaron, olvidándose de partes esenciales como la gestión de la documentación. ¿Qué sentido tiene un procedimiento administrativo electrónico si al final tengo que imprimirme los documentos? La documentación electrónica en muchos casos debe sobrevivir al software y al hardware, por lo que debemos definir sistemas de almacenamiento longevos y preparados para miles de millones de documentos. Desde un punto de vista estructural, esto es un reto en sí mismo. El trasladar únicamente los procedimientos de manera electrónica, olvidándonos de la longevidad y estructuras documentales en muchos casos después de algunos años de uso, está produciendo un abandono sistemático de su uso en algunas administraciones.

¿Qué sentido tiene un procedimiento administrativo electrónico si al final tengo que imprimirme los documentos? Clic para tuitear
(Archivoz) Ya hemos comentado en otras entrevistas el impacto que tendrá en el empleo la normalización de proyectos basados en inteligencia artificial ¿Qué opinas sobre ello?

(AF) Efectivamente, la normalización conlleva una capacidad de interconexión entre sistemas desarrolladas por distintas personas y empresas, compartir información y la estandarización. La inteligencia artificial no deja de ser, hoy día, algo que a vista de muchos es de «laboratorio» y sin embargo está aquí para quedarse. De la misma forma que otras tecnologías han definido sus estándares como el «OpenHardware» que permitió la estandarización de los sensores y controladores de Arduino, o en la misma gestión documental electrónica que establecieron CMIS como estándar de interconexión entre ellos, PDF/A como estándar de archivo longevo.

La normalización siempre ha llevado a la explosión de la tecnología y su completa adaptabilidad y evolución y, por ende, supervivencia. En el futuro, al igual que la construcción de piezas o la ingeniería, transformaron profesiones como la arquitectura, la ingeniería civil o la informática, sufriendo una profunda transformación en su aplicación. Yo, que soy Ingeniero Informático, he visto como continuamente cambiaba mi profesión, y he pasado de programar ordenadores en ensamblador (binario) a los lenguajes de alto nivel que, debido a la estandarización, nos permiten desarrollar complejas tecnologías a una velocidad que hace 10 años parecía impensable.

«Falta voluntad política y un uso adecuado de recursos económicos para contar con archivos organizados y abiertos»: Entrevista con Rocío Pazmiño, Expresidenta de ALA.

Hoy tenemos una entrevista que, en nuestro concepto, alimentará con demasía a los archivistas y amigos que nos leen. No es para menos, en las siguientes líneas tendremos una conversación muy interesante con Rocío Pazmiño, ex presidenta de la Asociación Latinoamericana de Archivos y Directora del Archivo Nacional de Ecuador. Una persona brillante a todas luces y que en la actualidad tiene una responsabilidad enorme y de la cual estamos seguros, podemos aprender mucho.

Rocío, los archivistas que nos leen, seguro disfrutarán esta entrevista y como sabemos que tu agenda debe ser muy ocupada, procuraremos ser breves.

(Archivoz) Rocío, cuéntanos un poco sobre tu paso por los archivos. ¿cómo llegaste a enamorarte de los archivos? ¿Porqué?

(Rocío Pazmiño): Mi paso por los archivos estuvo vinculado a mi quehacer histórico. Me inicié como usuaria por mi formación de historiadora, y desde entonces existe una relación muy estrecha, imprescindible, entre la historia,  los archivos y mi proyecto de vida. El archivo constituye un espacio, casi siempre  al interior de una institución,  donde co-habitan la historia y la memoria. La memoria necesita un lugar y ese es el archivo.

(Archivoz) suponemos que luego de mucho trabajo, llegaste al Archivo Nacional de Ecuador. ¿Qué lecciones te ha traído esta experiencia?

(RP): La más importante para mí, que no es posible perder de vista el objetivo misional y la responsabilidad social delArchivo Histórico Nacional. En la actualidad los archivos históricos no pueden ser considerados únicamente como repositorios de documentos para custodiar el pasado. Son herramientas fundamentales para la conformación de la memoria y la identidad. Los archivos también representan los símbolos materiales y los referentes fundamentales que nos permiten acercarnos al conocimiento de la sociedad, a su desarrollo y a la evolución de los pueblos en un espacio y en un tiempo determinado.

(Archivoz) Desde tu visión como directora de un archivo nacional y conociendo un poco más las realidades de los archivos nacionales de la región, ¿cuáles consideras son las fortalezas y las debilidades en materia archivística de los países de América Latina?

(RP): Como fortalezas: Durante las últimas décadas se ha ampliado la conciencia colectiva, desde diferentes sectores de la sociedad civil, sobre la importancia de los archivos, su recuperación, salvaguarda y acceso a la información. La cooperación internacional bilateral y multilateral favorece la archivística de la región y propicia su posicionamiento en organismos especializados de otras latitudes.

Como debilidades:

  • La poca comprensión de los gobiernos sobre que la gestión documental y la administración de archivos deben ser elementos esenciales de los nuevos modelos de  gobernanza,  que se sustentan en el derecho humano de acceso a la información, la transparencia, la rendición de cuentas, la protección de datos personales y el gobierno abierto.
  • Una débil relación con la Academia. La actividad archivística de Iberoamérica exige establecer alianzas con los sectores académicos para producir conocimientos que le den sustento científico.
  • Limitada articulación con las Universidades. Propiciar que las universidades iberoamericanas, en colaboración con los archivos nacionales y otras instituciones afines, desarrollen y publiquen estudios comparados sobre los diversos regímenes archivísticos nacionales y, en especial, sobre sus sistemas y políticas archivísticas.
  • Frágil atención de los gobiernos para propiciar la redacción, publicación y/o actualización de la legislación archivística.
  • Ausencia notable depolíticas públicas tendientes a la implantación y fortalecimiento de los sistemas nacionales de archivo. 
(Archivoz) Regionalmente, en la agenda de casi todos los gobiernos, está la transparencia y el acceso a la información. Tema que sin duda parte de contar con archivos organizados y abiertos ¿Qué tanto de esa agenda política realmente se cumple?

(RP): Considero que falta voluntad política y un uso adecuado de recursos económicos para contar con archivos organizados y abiertos. Predomina más el discurso que la acción en la casi totalidad de los gobiernos de nuestra región, frente al acceso y a la transparencia de la información. (1) Sin embargo, no se puede desconocer los esfuerzos que en estas últimas décadas se han llevado adelante en algunos países de la región a partir entre otras, de las directrices difundidas por la UNESCO sobre el desarrollo y la  promoción  de la  información  gubernamental de  dominio  público.

(Archivoz) ¿Qué tanto están listos los archivos para soportar la transparencia y el acceso a la información?

En nuestra región existen diferentes niveles de desarrollo de la gestión documental, y no todos los archivos están preparados para ofrecer servicios eficientes y de calidad, con criterios técnicos  y que  sirvan para garantizar el derecho que todo ciudadano tiene para acceder a la información.

La situación actual devela que la política de gestión de documentos y de archivos no ha sido una prioridad para los gobiernos, a pesar de que es fundamental transparentar la gestión pública, garantizar la protección de los datos personales y mejorar la organización, clasificación y manejo de documentos; además temas relacionados a la digitalización de los documentos, el uso adecuados de plataformas digitales, infraestructura, entre otros también han sido descuidados.

La falta de coherencia entre las políticas de transparencia y de gestión documental, nos conmina a trabajar en conjunto y aunar esfuerzos entre los diferentes países de la región, para lograr una reflexión comparada de cómo responden nuestras instituciones a las demandas ciudadanas. Intercambiar experiencias y aprender lecciones exitosas serían fuentes muy importantes para mejorar nuestro servicio.

(Archivoz)¿Y los archivistas?

(RP): El papel de los archiveros es fundamental para gestionar adecuadamente los documentos, ponerlos al servicio de la ciudadanía y cumplir con los postulados de la  transparencia; pero: ¿Cómo se pueden implementar las políticas de transparencia y de gestión documental, si todavía en algunos países de la región no existe la carrera que forma a los archivistas?

Uno de los principales desafíos que  actualmente enfrentamos es la tarea de  sensibilizar en las diferentes instancias académicas sobre la necesidad de contar con profesionales en formación  archivística vinculada a las demandas sociales y culturales, a la participación ciudadana y al acceso a la información.

La transparencia y el acceso a la información deben constituir un eje fundamental en la formación técnica, teórica- conceptual de los profesionales, con lo cual se garantizaría el acceso a la información como derecho constitucional y derecho de los ciudadanos; así como la transparencia de las instituciones democráticas que guardan información como soporte de las decisiones políticas de los gobiernos.

(Archivoz) A propósito de los archivistas, ¿cuáles cree usted que son los temas en los que debemos establecer fortalezas? De cara a la agenda política de transparencia y acceso a la información.

(RP):

  • En la formación profesional de los archivistas y su relación con el acceso a la información pública.
  • En el papel que los archivistas desempeñan frente a una eficiente gestión documental.
  • En la responsabilidad social de los archivos y los archivistas como garantes de los derechos. ¿Cuál es el cambio social al que anhelamos contribuir?
  • Intercambiar experiencias de los archivos de los países de Iberoamérica y de cómo han avanzado en las políticas de transparencia y de gestión documental.
(Archivoz) Mucho se habla del rol del archivista en la cuarta revolución. Nuestro papel como responsables de la información y el impacto per sé que debemos liderar. ¿Cree usted que estamos listos para ello?

(RP):  Queda un largo camino por recorrer y muy pocos archivos de la región están transitando por el nuevo paradigma que marca la llamada cuarta revolución. En este contexto el archivista tiene la responsabilidad social de enfrentar los nuevos retos que se proponen en la Sociedad de la Información,  dejando de lado a los modelos operativos tradicionales para incorporar,  las nuevas tecnologías  en el tratamiento archivístico. Estar a tono con los nuevos  tiempos para mejorar la eficacia de los archivos,  actualizándose e informándose para sacar provecho de estas nuevas tecnologías (herramientas útiles), que contribuirán a mejorar las relaciones con los diversos sectores de la sociedad civil.

(Archivoz) ¿Cómo están los archivos nacionales de América Latina frente a los archivos nacionales de Europa, australia u otros? que, en el imaginario de la región, siempre los visualizamos como más avanzados.

(RP):  Considero que son dos realidades diferentes. Es decir, los países europeos, de norteamérica o Australia, Nueva Zelanda, entre otros, tienen culturas diferentes a las iberoamericanas lo que se expresa en muchas esferas distintas, también en los archivos. Pero también hay aspectos más objetivos, como la falta de apoyo y sensibilidad de los gobiernos ante la importancia de los archivos, como repositorios de la memoria de la nación y herramientas efectivas para la transparencia y el buen gobierno, ha marcado la diferencia. En varios países latinoamericanos, esta situación junto a la falta de apoyo económico hace que las posibilidades de desarrollo de los archivos en general sean muy limitada.  Sin embargo, debo destacar las buenas prácticas y avances de algunos Archivos Nacionales de Latinoamérica, los cuales han trabajado muy puntualmente en temas fundamentales para el desarrollo archivístico de la región, por ejemplo el trabajo de Colombia en materia de las nuevas tecnologías, México con su nueva Ley General de Archivos y sus nuevos edificios para resguardar su patrimonio documental, Brasil con sus programas de investigación, Chile, Uruguay, Perú, entre otros.

(Archivoz) ¿cuáles son, entonces, las estrategias que lidera ALA para lograr transformar los archivos nacionales y su impacto en la región?

(RP):  Los objetivos de ALA no son transformar los Archivos Nacionales sino facilitar la colaboración entre las diferentes instancias archivísticas Latinoamericanas para fortalecerlas y coordinarlas en sus desafíos. En el año de 2015, se llevó a cabo en la ciudad de Quito,  el 9° Seminario Internacional de Archivos de Tradición Ibérica (SIATI), “Sistemas Nacionales de Archivos en Iberoamérica: Balances y Perspectivas (1970–2014)”. En el marco de este evento se nombró un nuevo Comité Directivo, y la presidencia recayó en la Dra. Mercedes de Vega. Una de las primeras tareas que se propuso fue la elaboración de un Plan Estratégico, mismo que fue aprobado en base a tres objetivos con sus respectivas estrategias para el período 2015-2019:

  1. Incentivar la adhesión de nuevos integrantes;
  2. Fomentar la investigación y docencia archivísticas en Iberoamérica;
  3. Difundir y promover las actividades de los archivos y archivistas en Iberoamérica.

Finalizado el año 2019, propondremos un nuevo Plan estratégico alineado con los objetivos de fomentar la toma de conciencia archivística en América Latina; e incentivar a los gobiernos para que otorguen a los archivos la prioridad que les corresponde en los planes nacionales de desarrollo para la transparencia y la memoria.

(Archivoz) ¿cuál es el principal reto para lograr esa transformación?

(RP): Sensibilizar a los gobiernos sobre la importancia que tienen los archivos y la necesidad de contar con políticas públicas y motivar a los archivistas para el logro de estos objetivos

(Archivoz) ¿Y cuál es el principal reto que tienen, entonces, los distintos archivos regionales?

(RP): Creo que nuestra cultura se está enfrentando a un cambio de paradigma fundamental en materia de archivos y es el referido al cambio de soporte de papel a digital. Los Archivos en general y los archiveros tenemos que asumir este desafío pues está en juego la preservación de nuestra cultura, de la memoria de nuestros países. Es una gran oportunidad para modernizarnos, para actualizarnos, para ordenar nuestros procesos y entrar en las tecnologías de la información. ALA conoce que esto no puede esperar y está iniciando este trabajo a través de la instalación de mesas de trabajo en torno al tema, que puedan liderar la información y experiencia para apoyar este desarrollo en los diferentes países.

(Archivoz) A diario podemos encontrar noticias sobre archivos en mal estado, abandonados, perdidos, afectados por el clima e incluso de forma premeditada por personas con intereses particulares. ¿Cuál cree usted que debería ser la estrategia de los distintos gobiernos para cambiar un poco este panorama?

(RP): Lo fundamental está relacionado con el diseño de las políticas archivísticas. El diseño de las políticas públicas para los archivos deben contemplar, en nuestra opinión dos ejes fundamentales: el uno de los Archivos históricos como patrimonio documental, y el otro de los archivos de la administración pública;  estos dos ejes deben estar atravesados, a su vez,  por un conjunto de objetivos, decisiones y acciones, encaminados a solucionar los problemas.

En relación a la salvaguarda del patrimonio documental, debe quedar claro que más allá de la conservación física de los documentos históricos, lo que interesa es diseñar políticas dirigidas a recuperar los archivos históricos como los “lugares de la memoria”,  y, a su vez la  responsabilidad de la memoria en la función social de la archivística

En lo que se refiere, al segundo eje propuesto por nosotros para el diseño de las políticas públicas de los archivos, específicamente,  de los archivos de la administración pública, consideramos que se debe trabajar alrededor de acciones encaminadas a conseguir una adecuada organización de los documentos y de los archivos, así como a la implementación de una normatividad, estándares y competencias de calidad, entre otras.

(Archivoz) ¿Cuál es tu visión sobre el futuro de los archivos? Es decir, ¿qué crees que pasará en 10 años o en 20?

(RP):  Me parece importante rescatar el enorme trabajo que llevan adelante algunos archivos en Iberoamérica, y con certeza puedo afirmar que el futuro es prometedor. Sin duda alguna, esta fusión enriquecedora entre la tecnología y la gestión archivística que se ha  generado en las últimas décadas, prosperará enormemente. El futuro de los archivos es digital, y por ende, se implementarán y desarrollarán muchas más herramientas con las cuales se logrará optimizar el acceso a la información. El acceso a la información estará garantizada, pues con la digitalización de los contenidos el usuario tendrá acceso todo momento y desde cualquier lugar. Los archivos históricos mejorarán los servicios para los investigadores ya que ahorrarán tiempo y contarán con la información necesaria para desarrollar sus proyectos de investigación. Consideremos, además que el documento histórico se podrá conservar mejor,  ya que el usuario al contar con la información digitalizada no tendrá que acudir al archivo y manipular directamente el documento.

(Archivoz) ¿Conocías Archivoz?

(RP): Conoci “Archivoz” hace poco y me parece un medio de comunicación muy fresco y renovado que rompe completamente los paradigmas en torno a cómo debe ser la difusión de la archivística. Mis felicitaciones y  reconocimiento al grupo de profesionales que conforman este proyecto, que sin duda se está convirtiendo en un referente de las novedades en la materia, esperemos seguir colaborando desde la ALA con “Archivoz”.

( Archivoz) ¿Consideras que la Asociación Latinoamericana de Archivos, necesitaría una reingeniería en todos sus frentes de trabajo, a nivel social, político ,gremial, profesional, a corto y largo plazo?

(RP): Si, de acuerdo. Aunque la tarea no es fácil considero que es necesario que los miembros de la ALA nos sentemos para discutir este tema que  fue planteado por Mercedes de Vega. La propuesta de cambio implicaría el estudio y creación de: Un marco normativo y la redefinición de beneficiarios; Un marco jurídico; Un modelo de sostenibilidad auto responsable y de procuración de fondos; Administración y gestión viables; Órganos de gobierno y recursos humanos propios; Beneficios para los miembros.

Para llevar adelante esta tarea, la ALA, cuenta con nuevos estatutos, los cuales le permiten a la Asociación una mayor capacidad de gestión y desarrollo de proyectos en favor de sus agremiados y de la comunidad archivística de Iberoamérica.

Estaremos trabajando para que esta iniciativa se haga realidad respetando su esencia y sus valores que se forjaron desde su creación.

( Archivoz) ¿ Cuál es el paso a seguir, para que otras naciones latinoamericanas hagan parte de la Asociación y trabajen de la mano en nuevos proyectos archivisticos en todos sus aspectos?

(RP): Buscaremos que la ALA tenga presencia en todas las naciones latinoamericanas a través de sus Archivos Nacionales, Órganos de transparencia, Asociaciones, Centros de documentación, profesionales de la archivística, entre otros. Debemos fortalecernos como gremio en esta gran comunidad de archivistas de Iberoamérica y eso solo podemos hacerlo trabajando en conjunto desde todos los frentes y proponiendo proyectos que busquen el desarrollo archivístico en nuestra región.

Nuestro agradecimiento sincero a Rocio y a la Asociación Latinoamericana de Archivos por hacer posible esta entrevista. Como ya lo mencionamos, nuestros lectores la disfrutarán tanto como nosotros o más, incluso.

Como bien saben, nuestro objetivo es llevar el quehacer archivístico a todas partes, de forma sencilla y fácil de entender. Quizá con ello, se logre fortalecer la preocupación por la preservación de la memoria de la humanidad. Estamos seguro que continuaremos colaborando con nuestros amigos de ALA, para traer nuevos contenidos y sobretodo, para seguir fortaleciendo el rol de los archivos y los archivistas en la sociedad.

 

«El Archivo es una pieza central dentro de la Autoridad Portuaria de Gijón»: Entrevista a Ana Espina. Responsable de Archivo y Documentación en la APG

Ana Espina Díaz, Licenciada en Derecho por la Universidad de Oviedo, Especialista Universitario en Archivística por la Fundación Carlos de Amberes y UNED y Experto Universitario en Gestión de Documentos digitales en empresas e instituciones por la Universidad Europea Miguel de Cervantes. Trabaja en la Autoridad Portuaria de Gijón desde agosto de 2002, desde septiembre de 2004 como Técnico de Gestión Documental. En la actualidad forma parte del grupo de trabajo dedicado a la implantación de la Administración Electrónica en la Autoridad Portuaria de Gijón. Desde noviembre de 2004 forma parte de diversos grupos de trabajo creados en el ámbito de los archivos del sistema portuario estatal, organizando, dirigiendo y coordinando la celebración de las III Jornadas de Archivos Portuarios en la Autoridad Portuaria de Gijón.

(Archivoz) Muchas gracias Ana por darnos la posibilidad de conocer, un poco mejor, la Autoridad Portuaria de Gijón de la mano de su archivo. Hablemos del Archivo. ¿Qué papel juega la gestión de archivo en la Autoridad Portuaria de Gijón?

(Ana Espina) En primer lugar, me gustaría agradecer la posibilidad que nos dais de visibilizar nuestro archivo, y con él, los archivos portuarios, que son los grandes desconocidos dentro de los archivos estatales.
El Archivo es una pieza central dentro de la Autoridad Portuaria de Gijón ya que no sólo custodiamos documentos históricos, sino que también hacemos labores de Archivo Central e Intermedio, e incluso, en el caso de expedientes de una duración prolongada en el tiempo, como es el caso de las concesiones, custodiamos parte de esos expedientes, como pueden ser los documentos relativos a las fases iniciales del expediente (presentación de ofertas, proyectos). Por eso para la Autoridad Portuaria de Gijón es muy importante contar con un buen servicio de Archivo, porque nos sirve no sólo para conocer la historia de nuestra institución, sino también como soporte para la gestión diaria de nuestras actuaciones..

(Archivoz)En los últimos tiempos los organismos públicos están inmersos en plena transformación digital para adaptarse al cumplimiento de las Leyes 39 y 40/2015 ¿En qué punto se encuentra la Autoridad Portuaria de Gijón, a éste respecto?

(A.E) Como sabes, estas leyes supusieron una gran transformación en la forma de trabajar de la Administración y los puertos, como parte integrante de la Administración del Estado, nos vimos inmersos en esta necesidad de transformación.
En Gijón, con la publicación de las leyes, ya nos pusimos en marcha para hacer un estudio de la situación en la que nos encontrábamos y hacia la que teníamos que dirigirnos. Para ello se creó un grupo interdisciplinar de Administración Electrónica que se encargó de analizar los requerimientos legales, las herramientas que la Administración General del Estado ponía a disposición a través del Portal de Administración Electrónica (PAe) y su Centro de Transferencia de Tecnología (CTT), las herramientas de las que disponíamos y los procedimientos que realizábamos dentro de la APG.

Con el resultado obtenido elaboramos un pliego para la contratación de una plataforma de Administración Electrónica, contrato que adjudicamos hace ahora 2 años y que nos ha permitido avanzar mucho en el cumplimiento de las leyes 39 y 40/2015.

(Archivoz) ¿Qué papel juega el archivo en éste proceso?

(A.E.) Como comentaba antes, la Dirección de la Autoridad Portuaria de Gijón entendió desde el primer momento que este era un proyecto interdisciplinar en el que debíamos implicarnos varias direcciones de la APG.

El archivo, que somos una de las partes integrantes del grupo de Administración Electrónica nos ocupamos de reelaborar el cuadro de clasificación documental con el que contábamos hasta ahora, pasando de un cuadro orgánico a un cuadro funcional, basándonos para ello en el trabajo que está realizando el Grupo de Trabajo del Cuadro de Clasificación de Archivos portuarios, así como en el Cuadro de Clasificación de funciones comunes de la Administración General del Estado elaborado por el Subgrupo de trabajo de Funciones de la Comisión Superior Calificadora de Documentos Administrativos.

Estudiamos las Normas Técnicas de Interoperabilidad del Documento Electrónico, del Expediente Electrónico, de la Digitalización de Documentos, etc, para, en primer lugar, saber de qué estábamos hablando y, en segundo lugar, poder explicar al adjudicatario con exactitud qué era lo que queríamos y cómo lo queríamos.

Por otra parte  ayudamos a desarrollar los procedimientos administrativos, estudiamos las herramientas que nos afectaban directamente para saber cómo funcionaban y qué podíamos aprovechar de las mismas, etc.

Además, estamos en contacto con compañeros de otras Autoridades Portuarias que también están implicados en el desarrollo de la Administración Electrónica en su organización, para tratar de homogeneizar la implantación de la misma en todo el sistema portuario.

(Archivoz) Como sabes octubre de 2018 era la fecha límite que establecía la Ley 39 /2015 para que todas las administraciones públicas dispusieran de un archivo electrónico único. ¿Crees que éste aspecto está resuelto en la Administración?

(A.E.) El archivo electrónico único es, desde mi punto de vista, la parte más floja en el desarrollo de la ley.

Si bien es cierto que desde la AGE se creó Archive como aplicación web de archivo definitivo de expedientes, la integración, al menos para nosotros, está resultando complicada. Además, al ocuparse sólo de los expedientes electrónicos, tenemos el problema de los expedientes mixtos, aquellos que se iniciaron en papel y que, debido a su duración, se convirtieron en electrónicos en las últimas fases de su tramitación. Para su conversión a expedientes íntegramente electrónicos es necesario llevar a cabo una digitalización certificada de los documentos anteriores y eso, en el caso de expedientes muy voluminosos, requiere de una inversión en tiempo y dinero que hay que plantearse abordar. Nosotros de momento vamos a empezar a digitalizar los expedientes de concesiones recientes para dejarlos como expedientes íntegramente electrónicos.

(Archivoz) Por lo que veo, la colaboración entre Autoridades portuarias es un elemento importante en el proceso de adaptación a la Administración electrónica. ¿Qué destacarías de ello?

(A.E.) La colaboración entre organismos iguales es fundamental para no estar siempre inventando la rueda. Si algo ya está hecho y funciona, úsalo; mejorarlo si puedes, evoluciona, pero no hace falta hacerlo de nuevo. Como en todos los colectivos grandes (somos 28, más Puertos del Estado), no todos vamos al mismo ritmo, pero intentamos ayudarnos unos a otros. Eso sí, echamos en falta la coordinación de Puertos del Estado. Es comentario generalizado entre las Autoridades Portuarias que Puertos del Estado, como organismo centralizador, debería liderar este proceso de adaptación a la Administración Electrónica de los puertos, pero, de momento, ese liderazgo no se está produciendo así que la coordinación es más por la voluntariedad que pongamos a nivel particular que porque haya una verdadera coordinación “oficial”.

(Archivoz) Es una suerte que la Dirección de la APG haya involucrado desde un inicio al Archivo en la Adaptación de la institución a la Administración electrónica, pero la importancia del Archivo siempre fue así dentro de la Institución? ¿Cómo fueron los inicios?

(A.E.) Yo llevo en el Archivo de la Autoridad Portuaria de Gijón 15 años y siempre me sentí apoyada por mis superiores. El Archivo depende de la Secretaría General y tanto el anterior Secretario (hoy Director del Puerto) como la Secretaria actual creyeron siempre en la importancia del Archivo. Cuando entré en el Archivo necesité formación especializada en la materia (soy licenciada en Derecho), y siempre conté con el apoyo necesario para ello. Y siempre me animaron a participar en grupos de trabajo, colaboraciones con otras organizaciones…

En 2005 firmamos un convenio de colaboración con el Principado de Asturias para adherirnos a la red SIDRA y colgar en ella el catálogo de nuestra biblioteca, lo que me permitió conocer a Pilar Sánchez Vicente (@psanchezvicente) y todo el equipo de trabajo del Centro de Documentación del Principado de Asturias, todos ellos fantásticos. Y en 2007 organizamos en Gijón las III Jornadas de Archivos Portuarios, lo que supuso un hito para mí: novata como era en el mundo archivístico, conocer a gente como Eduardo Núñez, archivero municipal de Gijón, o Alfonso Díaz (@alfonsdr) , archivero del Principado de Asturias, coordinar las ponencias, la celebración de las jornadas, la publicación de las actas… todo ello no hubiera sido posible sin el apoyo de la Dirección.

(Archivoz) Sin duda,  te has instruido de los mejores… Para terminar, ¿qué papel crees que tendrá el Archivo dentro de la Autoridad Portuaria dentro de 20 años?

(A.E.) 20 años… Uff, cuesta imaginar cómo será esto dentro de tanto tiempo. Seguiremos custodiando papel, eso seguro, y seguiremos sirviendo de fuente para investigaciones históricas: el Puerto de Gijón desempeña un papel fundamental dentro del desarrollo de la industria asturiana, por lo que cualquier investigación histórica sobre la materia acaba pasando por nuestros fondos.

Dentro de la organización, seguiremos sirviendo de apoyo en la gestión diaria: mejorando la definición de procedimientos para intentar reducir las cargas administrativas a los ciudadanos, garantizando la custodia de los documentos y la disponibilidad de los mismos tanto interna como externamente… Evidentemente, utilizaremos otras herramientas de trabajo, porque necesitamos apoyarnos en el desarrollo tecnológico para poder seguir avanzando, pero, en lo fundamental, las funciones del Archivo seguirán siendo, en esencia, las mismas que hace años: servir de apoyo a la gestión diaria de las instituciones, garantizar al ciudadano el acceso a la información y permitir a la sociedad en general reconstruir la historia de nuestro país y de nuestro entorno.

(Archivoz) Muchísimas gracias Ana por dejarnos entrar en la Autoridad Portuaria de Gijón y enhorabuena el trabajo que estáis realizando en favor de la Administración electrónica, que sin duda, será referente en breve espacio de tiempo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.