documentación

«Realmente el grupo que trabajamos en Sedas, va más allá del Repositorio.» Entrevista a Elvira Aleixandre Baeza, documentalista responsable del Centre de Documentació Europea (2ª parte)

Hoy seguimos con la segunda parte de la entrevista a Elvira Aleixandre Baeza, documentalista responsable del Centre de Documentació Europea (CDE) de la Biblioteca de la Universitat Jaume I. En esta segunda parte nos habla sobre aspectos más técnicos y de gestión de Sedas, el perfíl de sus usuarios y qué objetivos de futuro tienen (teniendo en cuenta la Pandemia por COVID-19).

(Archivoz) Entendemos que es un archivo en constante crecimiento ¿Cuales son los criterios de selección de la documentación a incluir en vuestro archivo? ¿De qué medios disponéis para buscar la documentación que deseáis incluir?

(E A) El criterio de selección es el siguiente: documentos, en todos los formatos, que traten sobre España y la Unión Europea, con el objetivo de crear un punto de entrada para esta materia. Es cierto, que también hemos incluido todos aquellos documentos que suponen hitos para nuestro país desde la preadhesión. Recogemos también la producción intelectual de nuestras universidades en la materia.

Los medios… son el conocimiento de los especialistas en la materia sobre dónde puede hallarse documentación pertinente, en el caso de que no esté digitalizada y que haya que desplazarse a algún archivo o biblioteca (Secretaría de Estado, el ejemplo más claro) lo hacemos en persona y con mucha voluntad, sobre todo y en este caso, las que viven en Madrid ya que allí se encuentra la mayor parte de documentación de este tipo. Hay una tendencia a que cada una se especialice en la documentación de su comunidad autónoma.

(Archivoz) Sedas es un repositorio digital, en acceso abierto creado a través de la colaboración de diferentes Centros de Documentación Europea de las universidades españolas y de la Representación de la Comisión Europea en España, en colaboración con la Secretaría de Estado para la Unión Europea. ¿Podrías explicarnos cómo es su gestión y coordinación al estar implicadas tantas instituciones?

(E A) Como te he comentado antes se creó un Comité técnico, actualmente esta formado por las compañeras de los Centros de Documentación Europea de la Universidad Carlos III de Madrid, la Universidad CEU San Pablo, la Universidad Francisco de Vitoria, la Universidad Politécnica de Madrid, la Universitat de València, la Universitat Jaume I y la Secretaría de Estado para la Unión Europea.

El Comité dicta las normas técnicas a seguir para la descripción de los documentos, los metadatos y su contenido, software, derechos de autor (licencias), distribución de documentos, así como todas cuestiones de difusión, campañas y colaboraciones.

Las veinte universidades que participan suben los documentos desde sus respectivas sedes, hemos elaborado un manual muy completo para ello y hemos impartido sesiones de formación presenciales a todo el equipo. Los permisos de autores y editoriales se guardan en el de la Universitat Jaume I donde se remiten por correo.

Gracias al software podemos compartir ítems, además de subir los documentos, realizamos importaciones desde otros repositorios, es decir, el documentalista hace la selección de documentos pertinentes para Sedas en el Repositorio de su universidad e importamos a nuestra comunidad los metadatos, aunque el documento no lo importamos, forma parte de la idea de crear un punto de acceso en nuestra materia.

El Comité técnico se reúne periódicamente en la Representación de la Comisión Europea en España (Madrid) que nos facilita las cuestiones prácticas (viaje, alojamiento) y solemos tener una reunión general todos los participantes, una vez al año, también en la Representación.
La red de CDE ya estaba consolidada como te decía al principio, esto fue clave para el desarrollo, contábamos con herramientas para comunicarnos en Internet, nos conocemos bien y además nos vemos en las reuniones y formaciones que organiza la Comisión Europea. De ahora en adelante, parece que tendremos que ceñirnos, como la mayoría, solo a entornos digitales.

(Archivoz) Adentrándonos en temas un poco más técnicos, utilizáis DSpace como software y como interface XMLUI (Manakin). ¿Cuáles fueron las razones para decantaros por este software y esta interface?

(E A) Ahora estamos con la versión 5.4 de DSpace. La opción la tomó la Universidad, y la archivera de la UJI, Lidón París comenzó a crear el Repositorio institucional. La opción estaba entre DSpace , Fedora y E-prints que son softwares potentes y fiables.

Se optó por DSpace porque era el software más extendido en las instituciones académicas y de investigación. Como sabes es un software de código abierto. Hemos ido mejorando el Repositorio con migraciones a versiones superiores, incluyendo esquemas de metadatos para ser recolectados correctamente (Hispana, Europena, Recolecta, Open Doar…), hemos sincronizado el Repositorio ORCID (Open Researcher and Contribution ID) para la gestión de autores y otros, siempre estamos con mejoras o actualizaciones.

(Archivoz) ¿Cual es el perfil más habitual de usuario que tenéis? ¿Tenéis pensado alguna futura estrategia de difusión para llegar a otro tipo de públicos?

(E A) Las estadísticas de uso del Repositorio nos dicen cuántos usuarios “bajan” documentos y otros muchos datos pero no su perfil exacto (aunque si su localización), por lógica, los documentos están dirigidos a perfiles académicos, nuestro público natural, pero como somos recuperables a través de Google y tenemos muchos tipos de documentos: vídeos, sellos, imágenes, carteles, habrá un porcentaje que no pertenezca a este grupo de usuarios.

Creo que sí que llegamos al “grand públic”, a esto han contribuido notablemente las redes sociales de Sedas Clic para tuitear

Cuando enlazamos algún documento en Twitter, se refleja inmediatamente en las estadísticas de uso, se producen picos en el acceso y la descarga de ellos en Sedas, esto es muy visible.

(Archivoz) Debido a la actual Pandemia a causa de la COVID-19, muchas instituciones han tenido que reinventarse y establecer nuevos protocolos acorde a la situación. ¿Cómo os ha afectado a vosotros?

(E A) A nosotras en el método de trabajo, no, ya nacimos digitales. Aunque echamos de menos las reuniones en la Representación de la Comisión, las formaciones presenciales, las reuniones informales, supongo que como todos en estos tiempos.

Lo único es que los desplazamientos a archivos o bibliotecas para obtener documentación en papel tendrán que posponerse, así como las presentaciones presenciales y muchos adaptarnos al teletrabajo.

(Archivoz) Y por último, pensando en las expectativas de futuro ¿Qué objetivos os planteáis cumplir? ¿Cómo crees que será la evolución del repositorio digital?

(E A) Continuar que no es poco, creo que tenemos que hacer un balance de contenidos y pensar en incluir otro tipo de documentos que hasta ahora no hemos ponderado como pueden ser tesis doctorales, TFG… siempre respetando los derechos de autor escrupulosamente.

También reflexionar sobre el papel y la línea de nuestras redes sociales, las estadísticas nos proporcionan una base para establecer las prioridades.

Quizá también incluir, en mayor número, documentos en otros idiomas que además de completar la colección nos darían una mayor visibilidad internacional.

A lo largo del curso académico siempre surgen posibilidades de colaboración con otras instituciones, bibliotecas y archivos para compartir información o realizar otras actividades como lo hicimos con una exposición conjunta con los Archivos Históricos de la Unión Europea en Florencia en 2016-17.

Realmente el grupo que trabajamos en Sedas, va más allá del Repositorio porque trabajamos en equipo no solo en la Comunidad Archivo Digital España- Unión Europea sino en muchas otras actividades que nos conciernen a los CDE.

 

*Imagen de portada: Logo de Sedas.


Entrevista realizada por: Inmaculada López Zurrón

«La documentación de la UE siempre ha estado muy bien sistematizada pero durante mucho tiempo las publicaciones al respecto se podían contar con los dedos de una mano.» Entrevista a Elvira Aleixandre Baeza, documentalista responsable del Centre de Documentació Europea (1ª parte)

Hoy tenemos el placer de entrevistar a Elvira Aleixandre Baeza, documentalista responsable del Centre de Documentació Europea (CDE) de la Biblioteca de la Universitat Jaume I. Esta entrevista se ha dividido en dos publicaciones. En la primera parte nos explica qué es un Centro de Documentación Europea, su funcionamiento y características a tarvés de su experiencia; además de explicarnos cómo se creó Sedas.

(Archivoz) Para comenzar, háblanos de tu trayectoria profesional. Nos gustaría que nos explicaras qué es un Centro de Documentación Europea y cómo llegaste a trabajar en él.

(Elvira Aleixandre) La Universitat Jaume I (UJI), en la que trabajo como documentalista (funcionaria de carrera), recibió el estatus de Centro de Documentación Europea (CDE) en 1992, la Comisión Europea y la UJI firmaron un convenio y pasamos a formar parte de la red de CDE, creada en 1962 en universidades para proporcionar documentación de la UE a las comunidades universitarias y al público en general.

Este convenio conllevaba recibir todas las publicaciones oficiales de la UE, así como un acceso privilegiado a sus bases de datos, se accedía a ellas a través una conexión X-25 y cada una tenía un lenguaje de interrogación diferente: CCL, Mistral…

Me encargué de organizar y poner en marcha el CDE de la Universidad, la formación que ofrecía la Comisión Europea y la Representación de la Comisión en Madrid era muy buena, estancia en el departamento de documentación, cursos intensivos de lenguajes documentales y bases de datos (Eurobases), fuentes de la Unión Europea, procedimientos etc.

La Universidad me dio todas las oportunidades, la materia me atraía (la parte técnica sobre todo), también conté con la formación que me ofrecían, informal pero rigurosamente, profesores como el ahora catedrático de Derecho Internacional Público de la Universidad de Valencia Jorge Cardona y la Biblioteca de la UJI donde se ubica el CDE en el organigrama institucional, con su director Vicent Falomir.

La red de CDE en España funcionaba muy bien, de forma cohesionada, yo creo que en parte, gracias a Pepa Michel, funcionaria de la Comisión Europea, quien más tarde fue Directora de la Biblioteca Nacional.

Cuando trabajas en un CDE, los usuarios pueden preguntar cualquier cosa relacionada con la UE, en cualquier política o materia, medio ambiente, mercado interior, investigación … la cantidad de publicaciones y series de documentos de las instituciones y organismos impone.

Cuando trabajas en un CDE, los usuarios pueden preguntar cualquier cosa relacionada con la UE, en cualquier política o materia, (…) la cantidad de publicaciones y series de documentos de las instituciones y organismos impone. Clic para tuitear

El apoyo entre colegas es muy importante. Recuerdo el respeto que les tenía a las estadísticas de Eurostat, creo que todavía lo conservo.

Una de las características de la documentación de la UE es su multilingüismo (24 lenguas oficiales), en la práctica, existen tres lenguas de trabajo (EN, FR, DE) que a su vez son las únicas en las que podemos hablar en las reuniones en Bruselas (solo hay interpretación entre estas lenguas), en este campo he contado el asesoramiento del profesor Vicent Montalt de la UJI, investigador y traductor.

La documentación de la UE siempre ha estado muy bien sistematizada pero durante mucho tiempo las publicaciones al respecto se podían contar con los dedos de una mano. El conocimiento, complejo, básicamente se trasmitía de forma oral.

Me gustaría añadir que la Universitat Jaume I se ha caracterizado por estar en primera en línea en nuevas tecnologías, me refiero a que tuvimos el primer servidor World-Wide Web en España e incluso uno de los primeros mapas virtuales.

Estar en la UJI me hizo conocer bastante bien la Internet de 1992, telnet, FTP, por supuesto SMTP, bases de datos WAIS, también tuvimos el primer Gopher de España (CWIS)… No tardaría en llegar, en 1993, el World Wide Web. Todo ello gracias al equipo liderado por el profesor de la UJI Jordi Adell, pedagogo y ahora director del CENT, que nos puso las bases intelectuales y prácticas para ello muy bien cimentadas y que me permitió adquirir unas buenas “habilidades digitales”.

Por otra parte, varios años fui la Representante de los CDE españoles en Bruselas, esto me ayudó a entrar más aún en el ambiente de Bruselas y de los países miembros con sus particularidades. Me acompañó en el trabajo en Bruselas, al final, Rosario Martínez, Universidad del País Vasco, que consiguió una pregunta parlamentaria sobre los CDE cuando desapareció el Diario Oficial en papel y la versión digital no era la auténtica.

Así me especialicé con el estudio y la práctica. La documentación de la Unión Europea es internacional o supranacional si se quiere y abarca muchas materias dentro de una, en este campo España no se distinguía por nada, no se valoraba, aunque estuviéramos inmersos en el proceso de integración o que las decisiones que se tomaban y se toman en la UE nos afecten directamente.

Gracias por dejar que te conteste, ya sabes que no es normal que en esta profesión alguien se interese por lo que hay detrás del documento. Me he extendido porque creo muestra qué es un Centro de Documentación Europea.

(Archivoz) Archivo Digital España-Unión Europea, también conocido como Sedas, por sus siglas en inglés, recoge toda la documentación relevante sobre España y la Unión Europea que se encuentra dispersa en diferentes instituciones que trabajaron y/o trabajan en el ámbito de la Unión Europea, además de la producción intelectual en la materia de las universidades españolas. ¿Cómo surgió su creación?

(E A) En 2011, se dieron dos circunstancias, claramente la documentación de la UE era digital, en papel recibimos poco, y en la Biblioteca UJI se trabajaba en el Repositorio institucional.

Pensé que debíamos ofrecer a nuestros usuarios un servicio puesto al día y que los conocimientos de los documentalistas y bibliotecarios especializados continuaran llegando a ellos. Se precisaba acceder al texto completo de los documentos y que fueran recuperables a través los buscadores de Internet con identificadores estables (URI), tal y como lo estaba viendo con los documentos del Repositorio institucional. Me parecía importante integrarnos en el movimiento “Open Access” con todo lo que conlleva, técnica y éticamente.

Pensando en estas dos cosas, la creación de una comunidad en el Repositorio UJI me pareció la solución, la cuestión fue entonces centrar la materia, no se trataba de subir documentos que ya estuvieran en otras bases de datos de la UE, pero esto ya lo hicimos en equipo.

En 2011 expuse la idea a mis colegas de la red de CDE, a algunas les entusiasmo la idea y con ella fuimos a la Representación, creamos un Comité técnico y a partir de ahí, el proyecto ya fue completamente cooperativo. La Universitat Jaume I puso y pone los medios técnicos y creamos Archivo digital España-Unión Europea (Sedas).

Tras una presentación preliminar en Malta en una reunión de coordinadores organizada por la Comisión, el 4 de diciembre de 2012 tuvo lugar la presentación de Archivo Digital España-Unión Europea (SEDAS) en la sala Europa de la Representación en España de la Comisión Europea. Posteriormente se convocó una reunión informativa para centros de documentación y bibliotecas de ministerios y otras instituciones.

 

*Imagen de portada: Logo de Sedas.


Entrevista realizada por: Inmaculada López Zurrón

La reconstrucción del Arte a partir de los Archivos: visión de una Historiadora

Como Historiadora del Arte, el amor y la vocación por las Humanidades es algo que  llevo dentro desde la infancia. No es algo que se pueda racionalizar. Simplemente se siente, y a medida que uno se hace mayor, lo va cultivando y dirigiendo a aquellas disciplinas que más le atraen. En mi caso el interés y la pasión se focalizaron por el estudio del Arte Antiguo y Moderno y todo lo que lo hacía posible. Desde saber qué impulsaba a los artistas a desarrollar sus creaciones, de qué forma las desarrollaban técnicamente y cómo ellos y sus obras eran recibidas por sus contemporáneos.

Este interés fue lo que me llevó a estudiar Historia del Arte, centrándome en Historia y Arte Medieval, pero teniendo siempre una gran pasión por el Arte Europeo de Entreguerras, aunque este hecho, a priori, pueda parecer contradictorio.

Uno de los elementos que más me fascinó, supongo que inspirada por mi Profesor de Arte de Antiguo y Medieval, era el uso recurrente y necesario que él hacía de las fuentes escritas coetáneas de las obras que estudiábamos en las distintas clases. Era a partir de recurrir a las fuentes documentales (algunas de ellas publicadas y otras inéditas, conservadas en archivos) que las obras adquirían otra dimensión, más allá de la simple descripción formal, y que, por tanto, permitía que reviviese su esencia primigenia.

Ante esta realidad mis estudios me proporcionaron una nueva perspectiva en la concepción Histórico-Artística, convirtiéndose en un proyecto vital, en aquel momento presente, y, como años más tardes he comprobado, futuro.

Como Historiadora del Arte, mi prioridad es la de desarrollar la investigación para recuperar, restituir y restablecer la memoria e identidad de obras que en muchas ocasiones, por circunstancias diversas, se ha desvanecido. Es por esto, que resulta esencial, contar con la información que los documentos (contemporáneos o posteriores) nos ofrecen. Es de este modo como se puede restituir y reconstruir la Historia de las piezas y poder conocer, o como mínimo aproximarse, a su autor, al comitente, a cómo tenía que ser la obra, a qué sitio se tenía que ubicar, y muchos otros ítems que enriquecen la identidad de la pieza.

Poder tener acceso a todos estos datos no siempre es posible, ya que en demasiadas ocasiones los fondos documentales de muchos archivos han sufrido importantes pérdidas (mayoritariamente por causa de los conflictos bélicos de nuestro país). En este caso, cuando no tengo oportunidad de documentar con fuentes de archivo las obras sobre las que investigo, la identificación y adscripción de las piezas debe hacerse mediante estudio formal y comparativo con otros autores y obras con las que poder ponerlas en relación, tanto por cronología como por topografía. De este modo, es como en muchos casos, se pueden adscribir a sus creadores, muchas obras de las que no se conoce la documentación contractual, y así aumentar y enriquecer los diferentes corpus de obra, y también, la identidad y periplo del artista, aunque en ciertos casos no podamos conocer su nombre y se deba bautizar con el topónimo de la primera población conocida por la que trabajó.   

Los casos de estudio son muy diversos, y como más antigua es la obra de arte, más complejo resulta poder conocer su trayectoria, ya que su memoria puede haberse diluido con mayor facilidad, debido a que resulta más complicado poder encontrar testimonios y evidencias escritas que nos aporten un testimonio fiable lo más imparcial posible, para poder restituir la personalidad de la obra.

Frontal de altar dedicado a los martirios de santa Tecla con san Pablo acogiendo a la virgen mártir. Mármol. Ubicado en el ábside central de la catedral de Tarragona. Ca. 1198 – 1220 (© Foto Mia Alsina)

Afortunadamente como Historiadora del Arte cuento con la gran ventaja de los testimonios gráficos, dónde se plasmaron y reprodujeron, en gran número de ocasiones, los Bienes a estudiar (en ocasiones a posteriori a su realización), ya fuese en pintura, grabado, dibujo, y posteriormente, en fotografía y registros audiovisuales. Por lo tanto se suma un elemento más a la ecuación de mis investigaciones, resultando esencial la búsqueda en gabinetes de dibujos y grabados, así como los depósitos de obra gráfica de archivos, museos, biblioteca, fundaciones e instituciones particulares. Por fortuna, muchas de estas reproducciones fueron realizadas por artistas que, con mucho interés y sensibilidad, se dedicaron a plasmar dichos Bienes, y por lo tanto, la aproximación a su apariencia real es de gran fiabilidad. Teniendo en consideración los múltiples conflictos bélicos de nuestro país, donde el patrimonio resultó altamente damnificado, si no fuese por estas imágenes, la identidad de gran cantidad de obras no habría llegado hasta nuestro conocimiento.

Otro recurso de gran relevancia es el de la literatura y crónicas de viajes que personajes pertenecientes a ámbitos de los más variopinto tuvieron el acierto de plasmar en las páginas de sus cuadernos. Igual que sucede con la documentación gráfica conservada, en gran cantidad de ocasiones, dichos relato que funcionan como dietarios o incluso memorias, nos aportan descripciones ricamente detalladas de elementos patrimoniales que hoy en día ya no se conservan, o que, si lo hacen, pueden encontrarse en un estado de conservación muy deteriorado.

Llegado este punto y con el corpus documental recopilado, y el estudio formal y comparativo de la obra y el artista en su contexto histórico realizado, es el momento de poder reflejar, de la forma más fiel posible, las conclusiones a las que se ha podido llegar. Gracias a la tecnología 3D, que permite reconstruir muchas obras perdidas o altamente damnificadas, se puede restablecer en gran parte, la identidad original de las obras, e incluso hacer restituciones virtuales para presentarlas en sus ubicaciones originales.

Así pues, me resulta muy gratificante ver y experimentar como la Historia del Arte es una disciplina viva que crece constantemente, aportándonos nuevos datos y elementos que nos permiten ampliar la perspectiva, así como focalizar en aspectos concretos. Y más, hoy en día, con todas las aportaciones que las nuevas tecnologías y medios audiovisuales interactivos nos aportan, permitiendo aproximar mucho más el Arte y su Historia a toda la población, enriqueciéndonos tanto a nivel individual como colectivo.

Es en momentos de incertidumbre y stress colectivo, como los que estamos viviendo, en lo que todo tiene que ser inmediato y con resultados a corto plazo, que más necesario resulta romper una lanza a favor del buen uso del tiempo, la calma y la paciencia, valores que nos bridan las Humanidades. Y qué mejor ejemplo que la búsqueda de archivo para comprenderlo. Solamente así podremos llegar a una reflexión útil y crítica que nos permita crecer y evolucionar como individuos, y por ende, como colectivo.

Partiendo del principio que el estudio requiere tiempo y maduración, la organización de los distintos proyectos de estudio y catalogación de obras de arte, deben partir del hecho de ofrecer la máxima atención a la pieza, así como a las personas e instituciones que las custodian, ya que son ellas quien dedican gran esfuerzo a su cuidado y conservación.

 

Portada: Pere Joan. «San Jorge matando el dragón». Escultura en piedra ubicada en la fachada gótica de la calle del Bisbe del Palau de la Generalitat. Barcelona. Ca. 1420 (© Foto Mia Alsina)

«Es necesario vivir más al día, no hacer tantos planes a largo plazo y acostumbrarse a niveles de incerteza e inseguridad más altos», entrevista a Mela Dávila, asesora e investigadora independiente, y creadora de Artfile

Con motivo de la actualización de la web Artfile, realizamos una entrevista a Mela Dávila, asesora e investigadora independiente, y su creadora. Nos habla de las novedades que ha incluído en su web, además de contarnos sus proyectos, las complejidades que suponen la gestión documental artística y cómo ha afectado a su profesión la COVID-19.

(más…)

«Creemos que el fondo debe consultarse in situ en el propio archivo, ya que así se establece un contacto directo con el investigador»: Entrevista a María José Calpe Martín, archivera de la Fundación Max Aub

Hoy entrevistamos a María José Calpe Martín, archivera de la Fundación Max Aub, nos hablará sobre las características de su fondo, la actividad del archivo de la fundación y de su visión sobre cómo afecta a instituciones como la suya la pandemia de COVID-19.

(más…)

“El Centro de Estudios Dalinianos se ha convertido en un centro de referencia, mundial me atrevería a decir, para investigadores de Dalí, el surrealismo y las vanguardias del siglo XX.” Entrevista a Montse Aguer, directora del Centro de Estudios Dalinianos

Hoy tenemos el placer de entrevistar a Montse Aguer, Directora de los Museos Dalí y del Centro de Estudios Dalinianos. Nos habla sobre las peculiaridades que tiene el interesantísimo fondo documental del Centro, sus expectativas de futuro y cómo ha afectado la COVID-19 a la institución.

(más…)

“La ciencia fundamenta muchas iniciativas políticas, económicas y sociales“: Entrevista a Marta Fallola, responsable del Servicio de Difusión de la Cultura Científica en la Universidad de Extremadura.

(ARCHIVOZ) Buenas tardes, Marta, es un placer poder hacerle una entrevista a una persona con tanta trayectoria profesional como la tuya. Cuéntanos un poco como has llegado a ser la responsable del Servicio de Difusión de la Cultura Científica. ¿Cuándo empezó este servicio y con qué finalidad surgió su creación?

(Marta Fallola) He tenido la suerte de vivir los comienzos del Servicio de Difusión de la Cultura Científica, creado hace ahora 9 años, en octubre del 2010. Con mis dos compañeras que trabajan conmigo, Cristina Núñez y Macarena Parejo, empezamos a desarrollar los contenidos del servicio. Ha sido una gran aventura y un reto que inicié con mucha ilusión. Había que definir objetivos, acciones, crear un programa de trabajo, darse a conocer dentro de la universidad y fuera, convencer a los investigadores de la importancia de que la divulgación esté estructurada, planificada en la universidad, y que, si todos sumamos, la comunicación es mucho más efectiva. Por lo tanto, el servicio fue configurado como un sistema de apoyo a la investigación, integrado dentro del Vicerrectorado de Investigación. El servicio nació para reforzar y apoyar la comunicación de resultados de investigación y desarrollo tecnológico, así como, para avanzar y estrechar enlaces con los distintos destinatarios de las acciones de cultura científica, ya sea la comunidad universitaria, los estudiantes no universitarios o las empresas. Queremos potenciar el diálogo e interacción entre ciencia y sociedad, mediante actividades de divulgación científica llevadas a cabo de una manera rigurosa, atractiva y accesible para todos los públicos.

(ARCHIVOZ) Como secretaria actual del Servicio de Difusión de la Cultura Científica de la UEX (SDCC), ¿Cómo describirías el objetivo principal de la divulgación científica? ¿Cuánto de positivo es la divulgación científica en el entorno Universitario y, sobre todo, para la ciudadanía?

(MF) La divulgación científica que realizamos desde las universidades y centros de investigación tiene varios objetivos. En primer lugar, está la misión de promover la cultura científica en la sociedad. Hay que seguir trabajando en la alfabetización científica, teniendo en cuenta, además, que los ciudadanos desean estar informados, como así lo subrayan las sucesivas encuestas de percepción social de la ciencia que lleva a cabo la FECYT cada dos años. Nosotros queremos ir más allá de la transmisión de información, en el sentido clásico de comunicación, y esperamos contribuir a que los ciudadanos puedan juzgar, ser críticos y formar una opinión basada en la evidencia y en el conocimiento. La ciencia fundamenta muchas iniciativas políticas, económicas y sociales, y en esta era digital, de redes sociales y de fragmentación de la información que vivimos, todo el mundo opina, pero en mucha ocasiones estas valoraciones están basadas en percepciones personales o preferencias sociales. Es por ello que el público debe acceder al contenido científico, entenderlo y ponerlo en contexto.

Asimismo, otro objetivo fundamental de la divulgación es que la sociedad conozca a los investigadores y valore el trabajo que están desarrollando ya que, en la mayoría de los casos, la investigación se lleva a cabo con fondos públicos. Pretendemos avanzar hacia una investigación cercana, próxima a las preocupaciones e intereses sociales, en contacto con los ciudadanos y diferentes agentes sociales y económicos, todo ello en línea con el principio transversal de Investigación e Innovación Responsables (RRI por sus siglas en inglés), que promueve la Unión Europea en el programa Horizonte 2020. Por este motivo, es fundamental contextualizar la comunicación de la ciencia y diseñarla en función de diferentes públicos y objetivos.

Por último, pero no por ello menos importante, apoyamos la divulgación dirigida a acercar la ciencia y la tecnología a los más jóvenes, los estudiantes no universitarios. Pretendemos dar a conocer las profesiones STEAM (ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas) que van a tener una alta demanda laboral y que en muchas ocasiones sufren de estereotipos, de falta de referentes y modelos (sobre todo en el caso de las chicas).

(ARCHIVOZ) En el último Programa de Actividades (2017) del SDCC se definen los objetivos del Servicio: visibilidad y reconocimiento de la producción científica de la UEX, fomentar los canales de comunicación entre la comunidad investigadora, empresas y otros agentes, potenciar la vocación científica y acercar la ciencia y la tecnología a la sociedad. Háblanos un poco sobre los dos últimos, ya que diferenciáis en vuestros objetivos las actividades que llegan al público general de las actividades de divulgación para los estudiantes.

(MF) Las actividades de divulgación científica se diseñan sobre todo en función del público destinatario. No es lo mismo planificar un taller para niños, ofreciendo un primer contacto más directo y visual con la ciencia, con el objetivo de despertar la curiosidad, que llevar a cabo talleres con estudiantes de educación secundaria. Hay actividades como la Noche de los investigadores que tienen un gran impacto social, y son muy llamativas, en las que el propósito es poner la ciencia y sus investigadores en la actualidad del día. En otros proyectos, como es el caso de la Semana de la ciencia, pretendemos que los estudiantes colaboren en la realización del contenido de las actividades, que tengan un papel más proactivo. Esta manera facilita aprender haciendo. También desarrollamos actividades para otro tipo de públicos en riesgo de exclusión social, un programa de radio sobre ciencia realizado íntegramente por los presos del centro penitenciario de Badajoz y talleres de tecnología dirigidos personas con discapacidad. En nuestro servicio redactamos notas de prensa de resultados de investigación. Esta labor, que requiere de una comunicación y colaboración muy estrecha con el investigador, es muy gratificante sobre todo cuando ves la noticia publicada en los medios de comunicación, y que esta difusión de la investigación sea origen de colaboraciones diversas, ya sea entre grupos de investigación o entre investigadores y empresas.

(ARCHIVOZ) Entrando en mayor detalle, ¿qué tipo de iniciativas se llevan a cabo dentro del servicio para comunicar los resultados de la I+D y la divulgación científica en la sociedad en general?

(MF) Como ya indiqué antes, nuestras actividades se diseñan en función del público destinatario. Tenemos actividades dirigidas a niños de Educación Primaria (Desayuna con la ciencia), a estudiantes de Educación Secundaria (la Semana de la ciencia, Guiones para la ciencia, entre otros) y a toda la sociedad, por ejemplo, la Noche de los Investigadores y Pint of Science. También, editamos una revista de divulgación científica, la revista digital Viceversa, de periodicidad mensual y gratuita. Redactamos notas de prensa, artículos, entrevistas sobre la investigación y el desarrollo tecnológico que genera la universidad. En este sentido, estamos registrados en la agencia española de noticias de ciencia SINC y en la agencia internacional EurekAlert.

Somos un servicio de apoyo a los investigadores. Por tanto, colaboramos también en proyectos, congresos, seminarios. Asimismo, pretendemos fomentar la formación en comunicación y divulgación científica. Es necesario proporcionar a los investigadores, estudiantes y futuros divulgadores las pautas y herramientas para llevar a cabo una divulgación científica atractiva, amena y eficaz

(ARCHIVOZ) El SDCC está registrado en la red nacional de Unidades de Cultura Científica de Innovación (Red UCC+i), coordinada por FECYT (Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades), ¿qué relación implica esta vinculación?

(MF) Efectivamente, estamos registrados como UCC+i en la red de FECYT. El Libro Blanco de Unidades de la Cultura Científica y la Innovación (2012) define estas estructuras como los principales agentes de la difusión de la ciencia y la innovación en España, actuando de intermediarias entre los investigadores y los medios de comunicación. El establecimiento de esta red promovida desde FECYT está en el origen de los encuentros ComCiRed (Comunicar Ciencia en Red). Estos congresos de varios días, que se celebran cada año, nos reúnen a todas las UCC+i con el objetivo de compartir experiencias, casos de éxito, escuchar a expertos en la materia y conocer nuevas iniciativas. Son unos encuentros muy enriquecedores que favorecen además el contacto y la relación entre las personas que trabajamos en las unidades de cultura científica, compañeros y también amigos. Asimismo, la FECYT publica todos los años la convocatoria de ayudas para el Fomento de la Cultura Científica y la Innovación, en la que hay una línea especialmente dirigida a financiar el programa de trabajo de las UCC+i.

(ARCHIVOZ) ¿Desde el Servicio de Difusión de la UEX, se lleva algún tipo de contabilidad basada en indicadores bibliométricos de la producción científica?

(MF) No, esta labor la lleva a cabo en la UEx el Servicio de Bibliotecas. Para nosotros la labor de la Biblioteca en indicadores junta con las estadísticas que proporciona el portal de transparencia nos es muy útil y valiosa como fuente de información para comunicar ciencia. Y es que nuestras notas de prensa tienen a menudo como referencia publicaciones en revistas científicas.

(ARCHIVOZ) En tu labor como secretaria del Servicio, ¿Apuntan los datos algún descenso en el interés por la ciencia en los jóvenes?

(MF) El interés por la ciencia y la tecnología en los jóvenes ha aumentado en los últimos años, si comparamos los datos de la Encuesta de Percepción Social de la Ciencia de FECYT (2018). De hecho, el interés por estas temáticas disminuye a medida que la edad de la ciudadanía se incrementa, así el mayor interés por la ciencia y la tecnología se registra entre las personas de 15 a 24 años (22,7%) y el menor en las personas de más de 64 años (6,7%). Nosotros, también observamos este interés en los más jóvenes, y lo que es muy importante, para atraerlos es necesario adaptar el contenido convirtiéndoles en protagonistas de la acción y tener claro, que para ellos, la principal fuente de información científica está en Internet y en las redes sociales.

(ARCHIVOZ) El 11 de febrero se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Hoy en día los datos siguen siendo sorprendentemente bajos, por ejemplo, menos del 7% de las niñas se ven como científicas en un futuro. Como mujer y como secretaria de un servicio de difusión científica, ¿qué opinas en cuánto a estos datos y qué medidas crees que sería importante tomar respecto a la divulgación y educación?

(MF) Nosotros trabajamos en la línea de proporcionar a las niñas modelos y referentes de mujeres que trabajan en el ámbito STEM, sobre todo en ingeniería. Queremos dar visibilidad a estas mujeres, satisfechas con su trabajo y que ofrecen otra perspectiva más social de lo que es el mundo de la ingeniería. Además, nuestro objetivo es ayudar a romper el techo de cristal. Es decir, queremos divulgar y compartir experiencias de mujeres de todas las generaciones de edad, que han alcanzado puestos de responsabilidad, por ejemplo, son catedráticas, dirigen grupos o institutos de investigación, o son IP de proyectos de investigación. Las mujeres deben apostar por ellas y aspirar también a la gestión y dirección.

El objetivo es que las mujeres estudien y trabajen en aquello que les gusta y es su vocación, ya sea en el ámbito STEM o no, pero que su decisión sea libre de prejuicios, estereotipos o falsas referencias.

(ARCHIVOZ) Gracias de nuevo Marta por colaborar con Archivoz y comunicar a nuestros lectores todas las iniciativas con las que trabajáis en el servicio de difusión de la UEX para acercar la ciencia a la sociedad en general.

“Todos los registros de autoridad tendrán que vincularse a wikidata o terminarán siendo irrelevantes”: entrevista a Tomás Saorín, profesor en la Universidad de Murcia

Archivoz asistió al Wikidata Glam Workshop con motivo del 6º aniversario del proyecto Wikidata de la fundación Wikimedia, celebrado el pasado 25 de octubre en el Archivo general de la Región de Murcia. Unas jornadas enfocadas a los y las profesionales de la información, de los archivos y las bibliotecas. Para entender cómo puede ayudar esta herramienta colaborativa a los profesionales de los archivos contamos con Tomás Saorin, coordinador de las jornadas.

(Archivoz)- Tomás, ante todo gracias por atendernos, ¿En qué se diferencia Wikidata de Wikipedia?

(Tomás Saorin)- Es muy sencillo. Wikipedia es algo con mucha tradición en su formato: artículos de enciclopedia. Para cada asunto notable hay un artículo que es diferente en cada idioma. Un artículo en alemán puede ser muy bueno, y el mismo artículo en portugués estar muy incompleto, porque están hechos por comunidades de editores diferentes. Los artículos entre sí no están sincronizados, tienen un ciclo de vida propio. Wikidata es, por el contrario, una base de datos estructurada (un grafo de conocimiento) donde se almacenan en un único sitio los datos factuales que deberían ser iguales para un mismo contenido: la fecha de fallecimiento de una persona, las coordenadas de una ciudad, etc. Para cada concepto, objeto o hecho Wikidata almacena sus datos factuales, que luego podrán ser reutilizados en cualquier Wikipedia, porque son independientes del idioma.

(Archivoz)- ¿Y qué utilidad tienen estos datos, si lo que los usuarios leen son los artículos de Wikipedia?

(TS) Tienen mucho valor. Cuando buscamos en Google a menudo localizamos documentos, de cuya lectura obtenemos información o respuestas. Pero cuando queremos respuestas concretas del tipo ¿Cuál es la temperatura de ebullición del agua? sabemos que hay respuestas concretas, y no un conjunto de páginas en las que podemos leer la respuesta. Muchos de esos datos se están volcando de manera colaborativa y abierta en la plataforma Wikidata, de forma que numerosas aplicaciones podrán interactuar con ella para enriquecerse de significados y datos precisos. Las grandes empresas están creando sus grafos, pero son cerrados. Este es un grafo de alcance universal y con un formato y diseño abierto. Y además de abierto, semántico, es decir, que puede ser entendido por máquinas y puede servir para almacenar y compartir muchos tipos de conjuntos de datos que ahora están encerrados en silos: podríamos tener toda la catalogación de las obras de Mozart, o la lista de todos los bienes declarados de interés cultural en una zona, o el lugar donde han estudiado los diputados de una legislatura, y además combinarlo todo.

(Archivoz)- ¿Pero de verdad Wikidata es relevante para los archivos, o solo para el ámbito de la comunicación relacionada con las industrias culturales (medios, bibliotecas, patrimonio)?

(TS)- Los archivos poseen un acervo de documentos y fondos relevantes para la historia social y cultural de sus comunidades, y su acceso es laborioso. Una de las formas de acceso son las autoridades personales, de familia y de organizaciones, y para estas tres entidades, Wikidata permite enriquecimiento de datos que los sistemas de archivos por sí solos no pueden alcanzar. Además, integrarse en las redes de datos enlazados abiertos permite descubrir contenidos partiendo desde una fuente en el campo patrimonial (museo) y que terminemos en una fuente de información de archivos: supone pasar de un nicho especializado a estar presentes en cualquier otro ámbito de información que explote la web semántica. Se multiplican las posibilidades de descubrimiento. Los registros de autoridad convencionales de bibliotecas y archivos poseen información de valor que puede elevar la calidad de los registros de Wikidata, y a la inversa, en Wikidata hay numerosos aspectos de valor que mejoran la calidad de los registros de autoridad. Hay un beneficio espectacular, visible cuando se alcance cierta masa crítica en contenidos y cierto éxito de algunos proyectos demostrativos de consumo e interconexión de datos. Más pronto que tarde todos los registros de autoridad tendrán que vincularse a Wikidata o terminarán siendo irrelevantes.

(Archivoz)- ¿Todos esos datos no están ya disponibles en la web?

(TS)- En la web hay un caos accesible, podemos encontrar algo de casi todo, pero no siempre en un formato que nos permita usarlo en aplicaciones. La búsqueda en la web obtiene documentos, textos, discurso. La búsqueda en Wikidata nos da resultados, tablas, conjuntos de datos estructurados. Y no es un recurso ajeno, podemos enriquecer y editar sus datos, ampliar la cobertura y obtener beneficio de la vinculación entre datos de contextos diferentes. Nuestro registro de autoridad puede contener un elemento sobre los músicos Albéniz o Granados y su fecha de fallecimiento, pero al conectarse con Wikidata también podemos saber la causa de su muerte, de modo que nuestros sistemas de información permitan descubrir información a partir de elementos no previstos: documentos de personas que hayan fallecido en un accidente naval.

(Archivoz)- Como profesor de la facultad de Comunicación y Documentación de la Universidad de Murcia, ¿Cómo ves el futuro de los profesionales de los archivos?

(TS)- Pues los requisitos de formación son cada vez  más exigentes, pero veo una importante diferencia entre quienes ya forman parte de la profesión, y por lo tanto pueden acceder a acciones de formación continuada dentro de su contexto, y quienes están fuera buscando acceder al mercado de trabajo. Hay dos perfiles, el gestor de documentos, que cada vez necesita una mayor comprensión de los elementos tecnológicos del ciclo de vida de los documentos, seguridad, interoperabilidad, etc. y aquellos centrados en los fondos históricos. Estos últimos tienen que integrar sus colecciones en la web semántica; los portales de memoria han de mejorar mucho para tener cierta relevancia – o, digamos, oportunidad de atención, en la web y generarse servicios más creativos que combinen información propia con externa. El trabajo de descripción tiene que generar más valor, conectando fondos propios con externos, evitando el efecto silo. Y eso requiere que el archivero que lidere proyectos de difusión digital, portales de memoria, tiene que conocer cómo publicar con calidad en la web de datos, cómo publicar conjuntos de datos. Y eso requiere combinar destrezas de áreas de publicación digital que en muchos proyectos digitales de archivos y patrimonio no terminan de plasmarse en toda su potencia. Edición digital, publicación web, aplicación de ontologías, discovery, …
El perfil de gestor de documentos puede llegar a ocupar posiciones estratégicas en la gestión de información de las organizaciones, con participación en la mejora de procesos y flujos de trabajo. La línea de formación de la ESAGED define un área profesional muy relevante, con un perfil de analista que aporta mucho valor a las organizaciones.

Un taller en el que se pudo comprobar las inquietudes de los profesionales de la información, bibliotecarios y archiveros de la Región de Murcia vinculados al patrimonio cultural y los datos abiertos en las sucesivas intervenciones de los asistentes y las repuestas que obtuvieron de los organizadores del Wikidata Glam Worshop.