Revista Archivoz

Archivoz es una nueva revista digital gratuita en formato blog de temática archivística y/o documental y de carácter divulgativo, que nace de un proyecto voluntario y altruista.

«Los archivos deben ser también representativos de la memoria colectiva»: entrevista a Javier Díez, Subdirector Gral. de Archivos y Gestión Documental de la Comunidad de Madrid

En esta ocasión, Archivoz entrevista a Javier Díez Llamazares, Subdirector General de Archivos y Gestión Documental de la Comunidad de Madrid, promotor de “Memorias del COVID19”, un interesante proyecto que pretende recoger todo tipo de material documental para crear un fondo que dé testimonio de la emergencia sanitaria y de su impacto en la sociedad madrileña.

(Archivoz) Buenos días y gracias por dedicarnos unos minutos para poder acercar a nuestros lectores el proyecto elaborado desde la Subdirección General de Archivos y Gestión Documental de la Comunidad de Madrid. ¿Cómo nació la idea de “Memorias del COVID19”?

(JDL) La idea nació a partir del llamamiento que realizaron a nivel internacional tanto el Consejo Internacional de Archivos como la UNESCO con el objetivo de implicar a los centros de archivo en la creación de un gran fondo documental que conserve a largo plazo los testimonios del confinamiento para ayudar a las generaciones futuras a entender la pandemia y su impacto en la sociedad. Con esta campaña, la Comunidad de Madrid pretende demostrar que los archivos deben ser también representativos de la memoria colectiva, por lo que no pueden ser monopolio casi exclusivo de la memoria oficial. Hay que abrir esa memoria al resto de la sociedad: a las asociaciones modestas, a los comercios y pequeñas empresas, a los colectivos reivindicativos, a los movimientos vecinales y, en fin, a los ciudadanos y personas físicas en general.

(Archivoz) Debido al llamamiento a los archivos por parte del Consejo Internacional de Archivos y de la UNESCO para recoger los testimonios de la Pandemia, ha proliferado las iniciativas de creación de archivos para conservar la memoria colectiva de la Pandemia por COVID-19. Ejemplos de estas iniciativas son: el Archivo Municipal de Barcelona con “Memòries del confinament” o el Museo Etnográfico de Castilla y León con “2020 testimonios de una pandemia – Antropología del presente”, entre otras instituciones repartidas a lo largo del territorio nacional. ¿Han contactado desde la Dirección General con otros proyectos similares a “Memorias del COVID19”?

(JDL) No hemos realizado un contacto con otras instituciones, pero sí que analizamos las diferentes iniciativas llevadas a cabo por algunas de las que cita y también por ayuntamientos de la Comunidad de Madrid.

(Archivoz) ¿Qué acogida está teniendo esta iniciativa por parte de los madrileños? ¿Están ustedes teniendo la respuesta que esperaban?

(JDL) La acogida está siendo buena. Ya se han puesto en contacto con nosotros diferentes personas que han recopilado materiales muy interesantes y también hemos recibido los primeros testimonios.  Como el objetivo de esta campaña es que tenga una prolongación en el tiempo, iremos dando diferentes impulsos a través de nuestras redes sociales en los próximos meses.

(Archivoz) De todo el material que les llega, ¿guardan toda la documentación o hacen una selección? En el caso de hacer una selección de los documentos recibidos, ¿cuáles son los criterios que aplican?

(JDL) Inicialmente y en función del volumen de aportaciones, la idea es hacer una selección que sea lo más representativa tanto de los documentos aportados como de la tipología de testimonios, lugares, situaciones, etc.

(Archivoz) En 2017 el Ayuntamiento de Barcelona y la Fundación Telefónica firmaron un convenio para digitalizar la documentación generada a raíz de los ataques terroristas de la Rambla de ese mismo año. Dicha documentación se encuentra custodiada por el Arxiu Municipal de Barcelona. ¿Qué opinión tiene usted de los proyectos de archivos colectivos? ¿Cuenta la Subdirección general con algún otro archivo creado a través de estrategias similares?

(JDL) Como he señalado anteriormente, creo que los archivos públicos deben ser también representativos de la memoria colectiva, y no solo patrimonio exclusivo de la memoria oficial. Por ello, me parecen iniciativas no solo interesantes, sino también necesarias por parte de las administraciones públicas. En este sentido, la Comunidad de Madrid ya ha llevado a cabo dos proyectos de similares características:

  • La colección fotográfica “Archivo Fotográfico de la Comunidad de Madrid. Madrileños” es el resultado de un proyecto llevado a cabo por la Comunidad de Madrid para la recogida de las fotos aportadas por los ciudadanos en el año 2007. Se desplegó por toda la Comunidad un amplio dispositivo para digitalizar y catalogar las fotos que los madrileños quisieran aportar. El único requisito demandado fue que la instantánea se hubiera tomado en algún municipio de la Comunidad de Madrid entre 1839, fecha de creación de la fotografía, y el año 2000. Toda esta colección de testimonios se puede consultar en el ‘Buscador de documentos y archivos’ del Portal de Archivos de la Comunidad de Madrid.
  • El proyecto ‘Compartiendo Memorias’, desarrollado en 2015 con motivo del Día Internacional de los Archivos. Con este proyecto, se quiso implicar a todos los madrileños a compartir todos aquellos documentos más antiguos y de mayor valor conservados en sus domicilios particulares, como correspondencia de antepasados que puedan hacer referencia a algún hecho histórico o circunstancia social, salvoconductos, pasaportes, nombramientos, diplomas, cartillas de racionamiento, nóminas, contratos, carnés de sociedades antiguas, autógrafos, recordatorios, fotografías de un antepasado en la Guerra de Cuba o en la de África…
(Archivoz) El confinamiento causado por el COVID19 ha hecho proliferar el arte. Algunas de las marcas más famosas han hecho diseños adaptados de sus campañas de marketing, las redes sociales se han llenado de movimientos artísticos en base al confinamiento y al uso de mascarillas, etc. ¿Van a tener en cuenta en “Memorias del COVID19” esta influencia que ha tenido el confinamiento en el arte?

(JDL) La influencia que el confinamiento ha tenido en el arte y que haya quedado reflejada en testimonios documentales será tenida en cuenta en “Memorias del COVID19”. No hay que olvidar que está campaña va destinada a recoger testimonios documentales para su tratamiento y custodia en un archivo. La influencia sobre otros materiales u objetos deberá quedar recogida en otro tipo de instituciones culturales, pues no es materia que deban abordar los archivos.

Una correcta gestión documental realizada por profesionales redunda en beneficios económicos para cualquier institución: la toma de decisiones y la gestión ordinaria de cualquier institución o empresa se apoya en documentos Clic para tuitear
(Archivoz) Por último, no podemos dejar de preguntar sobre la crisis económica que se avecina. La OCDE estima que España será una de las economías más afectadas por la crisis económica postcovid. ¿Cómo cree que afectará a un entorno profesional como el de los archivos, ya de por sí con poca visibilidad e inversión?

Partiendo de la premisa de que toda crisis económica afecta a cualquier sector productivo, creo que debemos distinguir dos ámbitos profesionales: el público y el privado. En cuanto al sector público, confío en que se puedan mantener las políticas archivísticas de inversión actualmente existentes. Por lo que respecta al sector privado, espero que no se vea afectado como en anteriores crisis. En cualquiera de los casos, el mensaje que debemos trasladar los archiveros es que una correcta gestión documental realizada por profesionales redunda en beneficios económicos para cualquier institución: la toma de decisiones y la gestión ordinaria de cualquier institución o empresa se apoya en documentos, que, como garantes y sustentadores de derechos y obligaciones, resultan imprescindibles para la existencia de cualquier actividad y de la institución u organización que la desarrolla.

Memorias del covid19

«El primer impulso creativo comienza a crecer y madurar en paralelo a un proceso de Documentación»: Entrevista a Mariana Carballal, docente, directora de cine, teatro y televisión.

Las unidades de información tienen de entre sus objetivos principales difundir y dar acceso a la documentación que albergan. Por ello, con esta entrevista queremos alcanzar una versión integradora que aúna el mundo de los archivos con diferentes perspectivas como la teatral, cinematográfica y televisiva.

Para ello, tenemos el placer de contar con Mariana Carballal; docente, directora de cine, teatro, televisión y activista por la igualdad de género en la cultura. Además, forma parte de la junta directiva de Clásicas y Modernas y ejerce como coordinadora en Galicia de los programas Temporadas de Igualdad y Bibliotecas en Igualdad.

(ARCHIVOZ) Un archivo audiovisual supone una fuente de consulta cuyo objeto es documentar, mediante el acceso a fuentes de referencia, la puesta en imágenes del guion cinematográfico. Durante su amplia trayectoria profesional, ¿ha acudido a este tipo de centros para desarrollar sus proyectos? ¿Y a otros centros de información?

(MC) En el proceso de creación de una película, una serie o una obra teatral, ocupa un espacio de máxima importancia el periodo de Documentación. Partimos de una idea, de una imagen, de un suceso o acontecimiento, etc. Y a partir de ese inicio comenzamos un largo proceso que aúna la aportación personal y la documental. Es imprescindible ahondar en el proceso de documentación para situar a los personajes, los acontecimientos en su contexto histórico, social, cultural…

Es probable que la idea de inicio tenga un componente personal importante, una apreciación subjetiva, que opera como motor de arranque pero que, posteriormente necesitará procesos de objetivación para que su desarrollo se encuadre en un contexto referencial adecuado.

El primer impulso creativo comienza a crecer y madurar en paralelo a un proceso de Documentación – información sobre todo los aspectos que lo componen.

En el área de la creación audiovisual, como ya he comentado, es probable que el inicio sea más personal, y que incluya la elaboración y escritura de un guion. Desde este inicio comienza el proceso, primero buscando documentación bibliográfica, consultas a referencias de escritura, guiones que puedan ser guía para tu propia creación, documentación histórica, revisión fílmica que amplíe tus posibilidades, museística que ponga luz a tus ideas… un proceso que puede prolongarse durante mucho tiempo (hablamos de dos años), hasta que las piezas de este puzle encajan.

En este periodo será fundamentales las revisiones a fondos documentales, La Filmoteca Nacional, por ejemplo, maneja un cuantioso fondo fílmico, bibliográfico, fotográfico, etc.

Una vez iniciado el proceso de conformación de equipo y asumiendo funciones de dirección, cada responsable de sección (Iluminación, Dirección de Arte, Casting…), comenzará también un proceso profundo de documentación que será compartido y supervisado por la producción y la dirección a medida que avanza el proceso. Cada sección buscará fuentes documentales. En algunos casos, concretamente en la Dirección de Arte (decorados, localizaciones, etc,) hay poca bibliografía en España. Habitualmente se busca en fondos ingleses e italianos.

(ARCHIVOZ) El proceso de documentación –gestión de información fílmica, tratamiento informativo- aplicado a la producción cinematográfica afecta a todo el equipo de trabajo, especialmente en su fase de preproducción. ¿Cree necesaria esta figura de “documentalista” como parte del equipo en la realización de una producción?

(MC) La figura de un documentalista podría ser valiosa, pues ayudaría a todos los equipos a aunar criterios, o a explorar nuevas opciones. Sería interesante poder trabajar con una persona experta que maneja fondos documentales, que sabe en donde encontrar y que puede ayudar a todos los departamentos.

(ARCHIVOZ) De no ser así, ¿quién podría ser la figura que asuma este papel en el equipo? ¿El director?

(MC) Con esta respuesta, de alguna manera, dejo ver que en la actualidad y partiendo de la idea de la persona que dirige, el resto de personas responsables de equipos, dirección de arte, de fotografía de estilismo y peluquería, de iluminación, etc., buscan documentación que van poniendo en común bajo la supervisión de la dirección y la aprobación de producción.

(ARCHIVOZ) Por tanto, ¿cree que una actriz/actor necesita recurrir a este tipo de fuentes para complementar su actividad? ¿Cuáles son las más socorridas?

(MC) En el ámbito teatral se parte de producciones con menos recursos y dependerá del proyecto. Si es una obra en donde prima el texto, seguramente la persona que dirige toma casi todas las decisiones, aunque sean participadas a los equipos. En una propuesta escénica más colaborativa que parte de una idea, imagen, etc, será cada miembro del colectivo el que aporte documentación para ser después puesta en común y decidida en función del proyecto. En el ámbito teatral recurrimos al Centro de Documentación de Artes Escénicas y de la Música, que depende del Instituto de las Artes Escénicas y de la música del Ministerio de Cultura y Deporte de España. También en el Instituto nacional de Teatro (Unesco), de la Sociedad General de Autores (SGAE), de Catálogos de Festivales, De la Teatroteca (INAEM)..

Por último y centrándonos en el trabajo que deben realizar actores y actrices, es imprescindible que revisen fondos documentales que les permitirán situar en el contexto adecuado a sus personajes. Evidentes, cuando pensamos en una puesta en escena realista, pero también cuando los procesos creativos son trabajos de composición que no requieren una localización temporal, un espacio – tiempo concreto. Pero siempre será necesario crear marcos culturales, estéticos… Y para esto necesitarán revisar y conocer antecedentes de obras, puestas en escena, etc, que complementen  e inspiren nuestro/su  trabajo creativo.

(ARCHIVOZ) Mariana, enhorabuena por la magnífica entrevista que nos ha concedido. Es siempre un honor para nosotros contar con experiencias que vinculen otros campos profesionales con nuestro sector de la archivística y la gestión de información. Gracias por su colaboración, estaremos encantados de recibirla de nuevo.

«Soy un enamorado de los archivos periodísticos y fotográficos»: Entrevista a Javier Cruz, especialista en redes de información documental de la Universidad Javeriana

Hoy tenemos el placer de entrevistar a Javier Cruz Poveda de la Ciudad de Bogotá – Colombia, bibliotecólogo y archivista de la Universidad de la Salle y especialista en redes de información documental de la Universidad Javeriana. Próximamente iniciara una especialización en comunicación y periodismo digital.

Dentro de su experiencia profesional se destaca el análisis de contenidos digitales y documentación periodística para bases de datos. También laboró en medios de comunicación como: El Espectador y Revista Semana, entre otros medios de publicación a nivel nacional. Actualmente labora como Coordinador de la Biblioteca Pública Usaquén , de la Red Distrital de Bibliotecas Públicas de Bogotá.

Destacamos la siguiente introducción de nuestro querido Javier Cruz, para romper el hielo a esta interesante entrevista :

«Yo creo que, para iniciar, lo primero que debo hacer es destacar que todos los archivos son diferentes, pero los archivos periodísticos sean de prensa, radio y televisión son únicos y me atrevo a considerarlos que son unos archivos preciosos; usted me preguntará, ¿por qué son preciosos? y respondo: porque condensan una memoria histórica de país, esa condición no la tiene ningún otro archivo»

(Archivoz) ¿Cuéntanos un poco sobre las diferencias de un Archivo Periodístico, al Archivo Fotográfico en los procesos de conservación, administración y consulta desde tu experiencia profesional?

(JC) El archivo fotográfico requiere desde los procesos de conservación unas condiciones especiales: la temperatura ambiente; la poca exposición a la luz son primordiales por la composición de la emulsión que tienen las fotografías una vez han pasado su proceso químico de revelado. Hoy los archivos fotográficos son digitales y tienen otro proceso de almacenamiento. A diferencia de los análogos, el acceso de estos archivos digitales es más fácil ya que están en línea y pueden ser consultados por periodistas, editores y fotógrafos no solo desde la oficina sino desde su casa no importa la ciudad donde se encuentre ubicado.

(Archivoz) ¿Que experiencias a nivel  profesional obtuviste al laborar en el proyecto de digitalización de la Revista Semana, entre otras revistas como: (soho, Dinero, Jet Set y Fucsia)?

(JC) Todas. El solo hecho de hacer un análisis de plataformas y tipologías de redes (Lan, Wan y Man) me permitió encontrar el mejor camino para convertir miles de fotografías análogas en fotografías digitales y ubicarla en un proyecto sistemático al alcance de todos los usuarios involucrados en el tema; una experiencia de investigación, documentación y sustentación para lograr que el proyecto se realizara en un buen tiempo sin sobrecostos.

(Archivoz) Javier, desde tu perspectiva profesional, ¿Los ciudadanos del común valoramos realmente un archivo fotográfico y periodístico en la actualidad?

(JC) Desafortunadamente no. Y te cuento por qué. El desinterés por la investigación y el ejercicio de interés por la memoria histórica especialmente en los jóvenes no existe. Soy testigo, de estudiantes universitarios, que están haciendo un trabajo de investigación les da pereza llegar al archivo fotográfico; recuerdo una anécdota de una estudiantes de ciencias políticas de la Universidad Javeriana que tenía que hacer una investigación para la tesis sobre el proceso de paz del Caguán y prefirió enviar a sus papá para que le buscara la información porque ella no tenía tiempo. ¿Dónde queda el aprovechamiento de estos archivos?

(Archivoz) ¿Qué es lo más complicado o arriesgado de trabajar en un archivo fotográfico y periodístico, en un día de trabajo normal?

(JC) Buena pregunta. Ocurría mucho cuando se trabajaba con los archivos análogos: cuando sucedía una noticia de última hora y al límite de la hora del cierre para ilustrar, por ejemplo, la muerte de Pablo Escobar se necesita para la línea de tiempo una foto cuando él y su hijo se tomaron una foto en frente de la Casa Blanca y la foto no aparecía; esa carrera contra el tiempo hace de ese momento el mas intenso para que esos inconvenientes sean corregidos en la marcha.

(Archivoz) ¿Cuáles son las debilidades, oportunidades, fortalezas y amenazas, que actualmente están viviendo los archivos fotográficos y periodísticos? Danos una descripción breve.

(JC) Hay una debilidad muy marcada y es que no se están alimentando: la crisis económica ha hecho de los fotógrafos personas poco indispensables por aquello de la inmediatez entonces cualquiera con el móvil toma una foto y sale de paso para ilustrar la nota. Se está corriendo el riesgo de dilatar la memoria y los únicos culpables son los medios de comunicación. Entre las fortalezas y oportunidades considero que tienen una oportunidad latente de comercializar contenidos que producen; ojalá hoy lo puedan entender.

(Archivoz) Me llama la atención esta frase en tu experiencia laboral en el Periódico El Espectador: «Un mundo fantástico. Allí distinguí qué era una diapositiva, un negativo, un opaco una radiofoto y una telefoto«. ¿Esta frase marco tu vida profesional, en darle acogida y pasión por los archivos fotográficos y periodísticos?

(JC) Totalmente. En un archivo administrativo ves el mismo formato, la misma carpeta y el mismo anaquel; en el archivo fotográfico el hecho de encontrar variedad de soportes con un información importante me permitía creer que esto era un tesoro y que valía la pena custodiarlo para que próximas generaciones tuvieran la oportunidad de consultarlas.

(Archivoz)  Si fueras un inspector del grupo de inspección y vigilancia en materia archivística; ¿qué recomendarías a las entidades que tienen a cargo archivos fotográficos y periodísticos, con el fin de ver mejoras en sus procesos técnicos y de consulta al ciudadano?

(JC) Siento que los medios, salvo pocos casos, no están invirtiendo en esa materia prima que es el fotógrafo: esta persona es la encargada de vivir la experiencia en los diferentes rincones de Colombia, en consecuencia, esto va en detrimento de la memoria archivística tanto del medio de comunicación como del país. La memoria no es del medio es de la ciudadanía. Siento mucho que eso esté pasando.

(Archivoz) Devolviéndonos en la máquina del tiempo, cuéntanos una corta anécdota que te haya impactado en el archivo fotográfico y periodístico en tu vida laboral.

(JC)Son muchas. Pero recuerdo una muy especial: trabajaba en el Periódico El Espectador y ese día estaba procesando un material de la final de fútbol en Bogotá entre Millonarios y América; estaba en mi puesto cuando llegó el editor de deportes a mi escritorio venía acompañado de Francisco Maturana que quería una foto de ese partido en dónde aparecía con su grupo de jugadores. Fue bonito y emocionante conocer a una figura del fútbol colombiano que había clasificado a Colombia a un campeonato mundial de fútbol y en ese momento conducía el equipo de mis afectos: El América de Cali.

(Archivoz) La tecnología hoy en día, hace que nos facilite la vida dependiendo el entorno en que vivamos. Sin embargo, ¿Los archivos fotográficos y periodísticos podrán sobrevivir a nuevas tendencias tecnológicas, para que la sociedad pueda acceder a esos contenidos de valor histórico, social y cultural?

(JC) Totalmente. Desde que las instituciones tengan presente que el archivo como las demás dependencias de la empresa son importantes van a sobrevivir; hoy puedes consultar archivos con el response de diseño desde tu celular sin problema.

(Archivoz) ¿Que reconocimientos o estímulos has obtenido por tu labor profesional o laboral en los archivos fotográficos y periodísticos?

(JC) Solo uno. En una alcaldía de Antanas Mockus, fui llamado por la ETB para que fuera jurado de un concurso de fotografía de la época. Fue gratificante ver obras fotográficas de personas del común que habían hecho un esfuerzo por “retratar” su ciudad y ponerla a disposición de la ciudadanía para que disfrutara de un recorrido fotográfico.

«El centro del proceso nunca debería ser la tecnología»: Entrevista a Xoán Porto, editor de Revista Naval y documentalista

Hoy entrevistamos a Xoán Porto, coeditor de Revista Naval y experto documentalista, curtido en el diseño y gestión de sistemas de vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva. En los últimos tiempos se dedica también al desarrollo de proyectos de digitalización de imágenes fotográficas. Su testimonio profesional nos ofrece una perspectiva privilegiada sobre la adecuada imbricación del soporte tecnológico al servicio de nuestras necesidades de información.

(Archivoz) ¿Cómo llegaste al mundo de la documentación?

(XP) Mi puerta de entrada fue la informática. La popularización de los microordenadores domésticos nos abrió a muchos chavales de los años 80 y 90 un mundo fascinante, numérico, lógico y abstracto. A mediados de los 90 tenía claro que me interesaba trabajar con la información, y el ámbito de la documentación, con ese enfoque hacia la automatización que proporciona la informática, me sedujo inmediatamente, así comencé los estudios de Biblioteconomía y Documentación, por aquel entonces de muy reciente implantación en Galicia. En 1998 obtuve una beca de investigación de 18 meses para trabajar en el servicio de documentación de un centro tecnológico. Es aquí donde me forjé como documentalista, ya como contratado, en una experiencia ininterrumpida de más de diez años en los que participé en el desarrollo de proyectos IDI, entre ellos el diseño e implantación de servicios de información empresarial pioneros en el ámbito de la innovación tecnológica, que se fueron consolidando en lo que hoy se denomina vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva.

(Archivoz) Hoy eres un profesional de internet con más de veinte años de experiencia en el ámbito de la gestión documental. En todo este tiempo, ¿Cómo describirías el cambio que se ha producido en este campo?

(XP) Me gusta hablar poniendo el foco en los usuarios, desde esta perspectiva y hablando en términos generales creo que la transformación más evidente se ha producido en dos aspectos en cierto modo antitéticos: el control de los procesos de información, y el control de la información misma en la red.

Por un lado hemos asistido al empoderamiento de los usuarios, que acceden directamente a las fuentes y a las informaciones que son relevantes para sus actividades sin necesidad de intermediación. Esto se debe en gran medida a la adquisición de competencias informacionales, ligadas a la universalización del acceso a los servicios de información que proporciona la red.

Es una buena noticia que muchas tareas, hasta hace no mucho reservadas al documentalista en las organizaciones, sean hoy asumidas de forma natural por los usuarios. En mi opinión hay que abandonar definitivamente esa visión del usuario-cautivo o dependiente. El profesional de la información tiene que desplazarse necesariamente hacia posiciones intelectualmente más exigentes y avanzadas como la planificación de procesos o estructuras de información y el diseño de servicios documentales enfocados a facilitar la gestión autónoma a sus usuarios y a la ciudadanía a medida que avanzan en sus competencias digitales, a las que sin duda hemos contribuido como colectivo a través del desarrollo de acciones de formación y el diseño de servicios cada vez más accesibles. La intermediación del profesional de la información seguirá existiendo, pero circunscrita a ámbitos especializados o de alto nivel.

Ahora bien, en el lado opuesto a este empoderamiento de los usuarios sobre sus procesos informativos, en la última década hemos asistido también a la transferencia del control sobre la información que creamos y almacenamos en red. La denominada “nube” es un término coloquial y asequible que esconde un brutal proceso de concentración de poder, basado en la explotación masiva de nuestras informaciones, metadatos y relaciones, en beneficio generalmente de empresas o grandes corporaciones con las que mantenemos una relación desigual. En la práctica hemos pasado de ser propietarios a usufructurarios de nuestra información, en la medida en que solo podemos disponer de ella en tanto no nos es vedado el acceso por parte de los propietarios de la infraestructura.

Pongo algunos ejemplos: el cierre de Megaupload por las autoridades estadounidenses en 2012 dejó a cientos de miles de usuarios legales -particulares, profesionales y empresas- sin acceso a su información personal o de trabajo. Solo en el ámbito de la gestión de imágenes, la desaparición repentina de servicios como Fotolog o Picasa, o los bandazos en las estrategias de proveedores como Imageshack o Flickr con sus cambiantes condiciones de uso, mantuvieron en vilo a no pocas instituciones que habían confiado la difusión de sus repositorios digitales a estas empresas. Con relativa frecuencia asistimos también –y reconozco que me sigue causando perplejidad- a los problemas que tienen numerosas instituciones incluso de carácter oficial, para recuperar el acceso a sus cuentas cuando son bloqueadas, o para restaurar contenidos censurados en medios sociales y servicios como Twitter, Facebook o Gmail, lo que a mi modo de ver, evidencia el nulo poder de negociación que tenemos los usuarios y la fragilidad del vínculo que nos une a nuestra propia información en la red.

El profesional de la información tiene que desplazarse necesariamente hacia posiciones intelectualmente más exigentes y avanzadas como la planificación de procesos o estructuras de información y el diseño de servicios. Clic para tuitear

 

(Archivoz) ¿Cuál es el avance que más valoras?

(XP) La movilidad. Al afrontar la gestión documental ligada a la red, la movilidad nos permite disponer de acceso prácticamente ubicuo en todo tipo de dispositivos y sin necesidad de conexiones físicas.

Quiero reivindicar a los profesionales de la información que desarrollan su trabajo en las vastas áreas geográficas rurales, donde la desigualdad se traduce en la dificultad para acceder a servicios básicos como la educación, la sanidad. En este contexto, la movilidad tiene que venir acompañada de ancho de banda y cobertura geográfica para garantizar el acceso de la ciudadanía a los servicios de la sociedad de la información en igualdad de condiciones, independientemente de donde vivan.

(Archivoz) Has participado en distintos proyectos de digitalización, ¿cuál es para ti el aspecto clave para llevar a buen término la digitalización de un archivo corporativo?

(XP) Los criterios de digitalización suelen estar pautados en los requisitos del proyecto, y cuando esto no es así podemos recurrir a alguna de las numerosas guías para distintos tipos de materiales que existen. Esto no suele ser problemático, sin embargo, donde nos podemos encontrar problemas es al subvertir el orden de las prioridades establecidas en la definición del proyecto. Hay que resistir la tentación de subordinar los objetivos o utilidades que se esperan obtener en el proyecto a las características de una determinada herramienta o software. El centro del proceso nunca debería ser la tecnología empleada. Idealmente, la tecnología tiene que ser una capa coyuntural, transparente, sustituible y, llegado el momento, incluso prescindible.

(Archivoz) ¿Qué importancia reviste la descripción para la gestión y explotación del archivo digital?

(XP) Por razones prácticas, las tareas de descripción suelen quedar relegadas para mejor ocasión en los proyectos de digitalización, y es una lástima porque a la hora de explotar un fondo o colección el retorno de las búsquedas es directamente proporcional al nivel de descripción alcanzado en los contenidos. La descripción es una tarea más intelectual que mecánica, por lo que a igual dedicación en tiempo y recursos produce menos resultados. Esto, a ojos de los responsables de la parte económica, no suele resultar vendible, casi siempre preferirán llenar una nota de prensa anunciando que se han digitalizado varios miles de páginas como resultado del proyecto antes que decir que se han descrito varios miles de documentos menos.

(Archivoz) ¿Cuáles son hoy las mayores barreras para la difusión del patrimonio digital?

(XP) En ocasiones el acceso a las colecciones digitalizadas se ve dificultado por temas relacionados con la gestión de derechos, véase la reciente polémica surgida por la apertura de la National Emergency Library, dentro del proyecto Open Library; O por la adopción por parte de las instituciones de políticas de difusión restrictivas sobre sus colecciones, que por diversos motivos vedan el acceso franco a las copias maestras de las digitalizaciones, u ofrecen de forma más o menos sutil objetos digitales de baja calidad y resolución; o con marcas de agua que llegan a ofuscar la información contenida en los documentos.

Por otra parte creo que hay un amplio margen de mejora en el diseño de las interfaces de presentación de resultados de imágenes gráficas. En ocasiones la estrategia de recuperación más ágil se basa en el hojeado secuencial de las páginas de un documento para detectar visualmente patrones de información observando la mancha gráfica que ocupan sobre la página. Salvando las distancias, habría que recuperar los aspectos positivos de la experiencia de usuario que ofrecían medios analógicos como los lectores de microfilme a la hora de revisar grandes cantidades de información gráfica de forma rápida y ágil, y que hemos perdido con su traslación al computador conectado a la red. En la actualidad estoy trabajando en el desarrollo de esta funcionalidad para presentar vistas unificadas de documentos gráficos, adaptando tecnologías deep zoom y de pirámide de imágenes como las empleadas para mostrar mapas, ortofotos e imágenes gigapixel.

Xoán Porto editando una gigafoto

Xoán Porto editando una gigafoto

(Archivoz) El archivo digital crece y evoluciona. En las organizaciones, pero también en nuestra vida personal, vamos acumulando no solo registros, documentos y datos, sino también todo un historial de soportes desfasados. ¿No crees que deberíamos planificar mucho mejor nuestro trabajo a la hora de almacenar, organizar y servir nuestra información?

(XP) ¡Me encanta la pregunta! En estos días de confinamiento por el COVID-19, en vez de hacer pan casero como todo el mundo, inicié la siempre postergada tarea de organizar el archivo familiar.

En general creo que es mejor adoptar un enfoque abierto. La visión de archivo no debería limitar la elección de tecnologías. Si los soportes o formatos en los que se almacena la información pueden suponer un problema a medio plazo, lo cual se dará prácticamente en todo aquello que no sea papel, lo que debemos hacer es anticiparnos a la obsolescencia para asegurar la reproductibilidad de la información en un horizonte temporal más o menos amplio.

Los reproductores tienden a estropearse, incluso por la falta de uso, por lo que lo adecuado es tenerlos al menos por duplicado y mantenerlos operativos. En ocasiones si el volumen de información con la que contamos es reducido, resulta más rentable recurrir puntualmente a una empresa especializada para obtener copias digitales de buena calidad.

Hay que desterrar la creencia que una buena digitalización hace innecesarios los soportes originales y que podemos deshacernos de ellos para ahorrar espacio. Una digitalización realizada, pongamos por ejemplo hace diez o quince años, con criterios técnicos aceptables para la época con toda seguridad nos parecería ahora insuficiente bajo los estándares actuales. Las tecnologías de digitalización avanzan y no solo en las capacidades de captación del hardware, cada vez más capaz de extraer de los originales nueva información y con mayor fidelidad; sino también en el campo que se abre a nivel de software, aplicando transformaciones que mejorarán la calidad gráfica en las imágenes, la resolución, el color o el sonido con información que no existe en los soportes originales mediante la aplicación de técnicas computacionales.

De lo que estoy persuadido es que es más probable que los soportes originales, independientemente de que puedan ser reproducidos en el futuro, sobrevivirán a las copias digitales de las sucesivas digitalizaciones y redigitalizaciones que sufrirán a lo largo de sus vidas.

(Archivoz) ¿Será necesario reforzar el rol de los profesionales de la información y la documentación digital en las organizaciones? ¿O por el contrario es una causa perdida frente al auge de la Inteligencia Artificial?

(XP) Lo que conviene reforzar es la definición del perfil documentalista, y reafirmarnos en ello. Creo que de forma subconsciente tendemos a asociar documentación con papel. Esto puede explicar el por qué muchos profesionales, quizás por una tecnofilia mal entendida propia del cambio de época, tendieron a renegar del término documentalista en su currículum. Aún recuerdo con horror la época en que todo el mundo a mi alrededor era infonomista… ni el propio Alfons Cornella se acordará ya del término, si se me permite la broma.

En cuanto al papel de las personas ante la evolución tecnológica y en concreto ante la inteligencia artificial, me quedo con las palabras de Jaron Lanier: “los bits no significan nada sin una persona culta que los interprete”. Al comienzo de la entrevista comentaba mis inicios en la informática allá por los años ochenta, por aquel entonces, en la inocencia de mi mente infantil e influenciado por las series televisivas y el cine de la época, recuerdo mi primera interacción ante un Spectrum, aporreando el teclado para presentarme educadamente y preguntando su nombre al computador… en lenguaje natural ¡pero en inglés, eso sí! Evidente no obtuve respuesta pero aprendí algo sobre expectativas y realidad. Treinta y cinco años después muchos hogares disponen de asistentes de voz personales que ofrecen una experiencia de automatización con cierta apariencia de inteligencia artificial. No creo que la evolución de la tecnología cambie la esencia de la profesión, pero sí que nos desplazará hacia posiciones intelectualmente más exigentes como comentaba anteriormente, asumiendo los roles de organizadores procesos de información o pensadores de estructuras que han de ser codificadas, por ejemplo, por informáticos.

Conviene reforzar la definición del perfil documentalista, y reafirmarnos en ello: no creo que la evolución de la tecnología cambie la esencia de la profesión. Clic para tuitear

 

(Archivoz) Como experto que eres en fotografía e imagen digital, ¿qué medidas podrían ser las más urgentes para garantizar la preservación de nuestro patrimonio digital?

(XP) Me parece muy pertinente la distinción entre el patrimonio en soporte tradicional y el patrimonio digital. Cuando hablamos de fotografía tradicional, el estudio de sus características físico-químicas, durabilidad de los materiales, criterios de conservación, etc. están establecidos, al menos en sus fundamentos. Si nos referimos a las imágenes digitales, carentes como tales de corporeidad e incluso de la noción de originalidad, el estudio de sus características con fines de preservación se ciñe al estudio de los soportes de almacenamiento y a los códecs de los formatos en los que están codificadas.

Digitalizando fotografíasMás allá de los aspectos materiales y lógicos, uno de los grandes problemas a que nos enfrentamos, sobre todo en el ámbito de la fotografía vernácula y los archivos familiares, es la necesidad de definir los imprecisos límites de lo que debe ser preservado en lo digital, ante la ingente cantidad de imágenes que se crean a diario, la mayor parte de ellas para satisfacer necesidades efímeras, pero no por ello descartables para su conservación. En este contexto, en el que se producen –y también se destruyen– imágenes fijas y en movimiento como nunca antes en la historia, mi visión pasa por el fomento de la autogestión consciente de las colecciones, para preparar ya desde hoy nuestro futuro pasado digital; En este sentido estoy desarrollando un proyecto colaborativo, el Arquivo Imaxe, para crear un repositorio con las mejores prácticas en este ámbito, para que sirvan como herramientas modelo o guías para personas individuales o colectivos interesados en estos procesos.

(Archivoz) A la hora de ilustrar contenidos en internet, tendemos a echar mano de los bancos de imágenes en línea y ya casi no recurrimos a profesionales y artistas (diseñadoras, fotógrafos…) de nuestro entorno. ¿Qué efectos puede tener esta tendencia? Y en general, ¿qué importancia concedes en tu trabajo a las tendencias que nos marca el mercado TIC?

(XP) Precisamente estos días asistimos a la enésima polémica en esta materia: los fotógrafos de prensa españoles se han rebelado contra la intención de la Liga de Fútbol Profesional, que pretendía -aprovechando las restricciones de movimiento provocadas por COVID-19- centralizar la oferta de imágenes de los entrenamientos ofreciéndolas a los medios de comunicación a través de su propia productora y con sus propios fotógrafos. Lógicamente este tipo de acciones, además de atentar contra la libertad información, suponen un empobrecimiento de la calidad de la información.

Lo mismo se puede decir del recurso a los bancos de imágenes gratuitos o de pago. Es un recurso inmediato a la hora de contar con imágenes que enriquecen visualmente y hacen más atractivos los contenidos, pero si todos utilizamos la misma fotografía de Wikimedia para ilustrar cualquier asunto, con toda la buena voluntad que haya tras el gesto de compartir una imagen para terceros, lo que estamos provocando es el empobrecimiento y la uniformización de la información, al reducir la amplia variedad de tipologías de los objetos, lugares, etc. a unas pocas realidades. Por ejemplo, si tomamos la foto de un hórreo para ilustrar aquel que vimos en un viaje a Asturias… ¿nos servirá la foto de cualquier horreo asturiano? ¿eliminaremos de un plumazo las variantes morfológica que hay entre ellos función de la zona o el uso? ¿nos dará igual incluso utilizar la foto de un hórreo de la costa gallega si es la única foto disponible a nuestro alcance en el banco de imágenes?

En las últimas elecciones estadounidenses, los medios promocionaron la historia del joven estudiante y fotógrafo amateur Gage Skidmore, que se tomó la molestia de asistir a los mítines de todos los candidatos políticos, tomando fotografías de ellos y subiéndolas a su cuenta de Flickr con una licencia Creative Commons. Efectivamente muchos grandes medios recurrieron a estas fotografías para ilustrar sus informaciones, pero cuando hablamos de fotografía informativa, el componente editorial es muy marcado, y la visión del fotoperiodista, que asiste al acto y extrae la información más significativa del mismo, no se debería perder mediante la utilización no justificada de imágenes de recurso o archivo.

En estos días de excepción por la pandemia, seguramente a más de una, entre las personas que leen Archivoz Magazine, le habrá chocado el uso abusivo de imágenes de archivo que sirven los informativos televisivos para ilustrar situaciones cotidianas: mientras la voz en off informa, por ejemplo, de las medidas de distancia social en los locales de hostelería todavía cerrados, se acompaña la información con imágenes en las que la gente no guarda distancia física ni toma otras precauciones higiénicas que ya hemos asumido. Nuestro cerebro tarda en comprender por qué hay esta desalineación entre el mensaje recibido, entre lo que se nos dice y lo que vemos, y todo porque los medios han perdido la buena costumbre de indicar que están utilizando imágenes de archivo.

Hoy, que contamos con todo tipo de tecnologías para la captación de imagen y sonido, podríamos poner el énfasis en crear contenidos propios y originales. En muchas ocasiones, por pura pereza, preferiremos utilizar la fotografía de un tercero que se pone a nuestra disposición antes que realizarla por nosotros mismos. En este sentido existe la tendencia, alentada en gran medida por las plataformas y medios sociales, de apropiarse del trabajo intelectual de terceros poniéndolo a disposición bajo fórmulas pseudocolaborativas, desposeyéndolo incluso de la preceptiva mención de autoría… y es que no: ni Internet ni Wikipedia son fuentes a las que mencionar en un pie de foto.

(Archivoz) El periodismo digital es otro de los vectores de tu carrera profesional, ¿qué opinión te merece el modelo actual de explotación de contenidos por parte de los medios digitales? ¿Se ha rendido internet ante el algoritmo de Google? ¿Qué calidad nos depara el áuge del posicionamiento de pago?

(XP) Sí, aunque me considero documentalista, me siento cómodo en todas las posiciones que hay en el triángulo de relaciones que se establece en torno a las ciencias de la información: la Documentación (los procesos informativos), el Periodismo (la comunicación) y la Informática (la automatización)… Funcionalmente -y huyendo de corporativismos- también podría definirme como analista, fotógrafo, periodista, informático, etc., del mismo modo en que por ejemplo un periodista se adentra en el campo de la documentación bajo la etiqueta de periodista de datos.

Sobre el modelo actual de explotación de contenidos, creo que es en gran medida el resultado de una estrategia digital de huida hacia adelante de los medios tradicionales. En un momento dado se puso de moda poner botones para compartir los contenidos hacia los medios sociales. Es como si vas a una heladería y al entrar te recomiendan irte a otro local en el que venden los mismos helados y donde te lo vas a pasar aún mejor. De esta forma los medios de comunicación se han convertido en prescriptores cualificados de los medios sociales y les han dado el control, gratis y sin contraprestación, sobre el centro de su negocio: los lectores. Hoy en día los medios sociales son grandes corporaciones que retienen al público, poseen gran parte de la tarta publicitaria que anteriormente correspondía a los medios de comunicación, y mediatizan en gran medida su tráfico.

En cuanto al posicionamiento de pago, sinceramente no sé si nos hemos rendido ante el algoritmo o no, pero me gustaría cerrar invitando a hacer esta reflexión: ¿Desde cuánto hace que desechas la primera página de resultados de Google porque solo contiene recomendaciones de pago, la entrada a la Wikipedia y spam bien posicionado? ¿Cuánto hace que Gmail no es el gestor de correo eficiente que te permitía recuperar rápidamente cualquier mensaje? ¿Cuántos minutos de videotutorial en Youtube has visto para descubrir que eso que necesitabas aprender se puede resumir en 30 segundos o en un par de líneas de texto? Tengo la percepción de que hace tiempo que estas herramientas ya no funcionan, o al menos no lo hacen en el sentido en que deberían si estuvieran centradas en el interés del usuario. En este sentido quiero creer que el futuro pasa por tener interacciones en las que las máquinas nos hablen como personas, pero en el que las personas no tengamos que comportarnos como máquinas. Creo que los profesionales de la información tenemos un apasionante papel en esta tarea.

«Hemos sabido refundir diferentes opciones de difusión y comunicación en una única herramienta»: Entrevista a María Isabel Vila González, Jefe del Servicio del Archivo Municipal de Málaga

Hoy tenemos el placer de entrevistar a María Isabel Vila González, Jefe del Servicio del Archivo Histórico y Administrativo-Intermedio del Ayuntamiento de Málaga.

Nos va a contar como ha nacido “El Archivo sale a la calle” (ARCA), presentada el 17 de febrero de 2020, la aplicación móvil que ofrece un recorrido por la historia de la ciudad de Málaga gracias a la geolocalización de fotografías antiguas. La Aplicación incluye 40 instantáneas y 15 planos correspondientes a edificios o trazados de vías urbanas. Alrededor de 30 fotografías llevan asociadas placas físicas, con códigos QR, que han sido ubicadas  en los lugares exactos desde donde fueron fueron tomadas hace 70, 80 o 100 años. ARCA es  una App gratuita, disponible para Android e IOS, bajo las credenciales del Ayuntamiento de Málaga. Además de en español, los contenidos se muestran en inglés y francés. Y, por cierto, :

#UnArchivoEs un centinela del conocimiento y las voces del pasado que trabaja para conservar la memoria y la historia del futuro” Clic para tuitear
(Archivoz) Muchas gracias por estar hoy con nosotros, ¿qué le parece si, para comenzar, nos habla un poco de su institución?

(MIV) El Archivo Municipal es el Archivo del Ayuntamiento de Málaga y por lo tanto conserva y difunde toda la documentación generada por el principal órgano de gobierno de la ciudad desde su creación, en el año 1489, hasta nuestros días. Eso se traduce en un volumen  considerable de documentación, unos 15 Kilómetros lineales, producto y reflejo de las actividades y gestiones municipales durante siglos. Somos por lo tanto, un centro de referencia  para reconstruir la historia de la ciudad pero  al mismo tiempo un  instrumento esencial para el trabajo diario en muchos departamentos municipales. Como cabecera técnica del Sistema Municipal de Archivos, también estamos colaborando y trabajando, activamente, en la implantación y desarrollo de la Gestión de Documentos Electrónicos en nuestra institución que incluye la materialización, con todas las garantías, del Archivo Electrónico Único.

(Archivoz) Vuestro proyecto reivindica la historia, memoria, e identidad de la ciudad; contadnos, ¿en qué consiste el uso de esta aplicación?

(MIV) Dentro de nuestro  valioso Patrimonio Documental se localiza nuestro Fondo Fotográfico integrado por más de 15.000 imágenes con una cronología amplia que arranca en el siglo XIX. De este conjunto global se ha realizado una cuidadosa selección para su incorporación a  ARCA.

Esta Aplicación ofrece al usuario diferentes funcionalidades:

  • Un Mapa interactivo donde están  reflejados los distintos puntos de interés.
  • Un sistema de notificaciones o avisos de la cercanía  de los hitos cercanos
  • Diferentes enlaces a “Más información” donde el usuario puede encontrar  datos adicionales sobre cada imagen o documento. Al mismo tiempo, se ofrece  información sobre el proyecto ARCA y la Aplicación enlaza a la  Web del Archivo y  a nuestro catálogo on line en varios de sus puntos.
  • Los contenidos están, además  categorizados por familias con lo que es posible visualizar sólo las imágenes asociadas a un grupo temático. Por citar algún ejemplo:
      • La Málaga invisible (edificios y zonas desaparecidas)
      • La ciudad litoral y el Puerto
      • Comercio y Cultura
  • Es posible, igualmente, compartir contenidos, directamente a través de la App en las redes sociales y  también marcar como favoritos algunas de los hitos.
  • Incorpora un potente lector de códigos QR que permite visualizar directamente la imagen asociada a las placas ubicadas en el mobiliario urbano.

Uno de los aspectos más importante de ARCA, que me gustaría destacar,  es su posibilidad de aumentar el contenido. Esto nos permite plantearnos nuevos objetivos y fases de desarrollo en un futuro.

(Archivoz) ¿Cómo surgió la idea? Porque está claro que han sabido adaptarse y sacar partido a la revolución en el mundo digital en la que vivimos actualmente.

(MIV) Este proyecto fue fruto, curiosamente,  de “un sueño”. La idea es una evolución de una actividad que organizamos dentro de una  de las ediciones de la Noche en Blanco, que cada año se celebra en nuestra ciudad, organizada por  el Área de Cultura, y que aglutina un variado número de iniciativas.  En aquella edición  la temática central elegida  fueron  “Los Sueños”. Desde el Archivo Municipal diseñamos una actividad que ofrecía  “Ventanas Oníricas”, que conectaban pasado y presente, repartidos por distintos puntos  de la ciudad. Para ello colocamos vinilos, con  códigos QR, que permitían a través de cualquier móvil o tablet, visionar la fotografía correspondiente a cada ubicación.

Tuvo un gran éxito y decidimos repensar el proyecto para enriquecerlo y potenciarlo con el uso de las nuevas tecnologías. Queríamos crear una oferta cultural interesante pero sobre todo estable en la ciudad. Una vez marcados los objetivos y contenidos,  presentamos  el Proyecto a un Premio de Innovación, organizado por el Departamento de Calidad del Área de Personal de nuestro  Ayuntamiento,  y lo ganamos. Este Premio nos permitió desarrollar la App de ARCA.

(Archivoz) Vuestro proyecto está dirigido a aumentar la visibilidad ciudadana, además de aportar una nueva visión en las actividades de ocio y culturales. Sin embargo, ante el valioso patrimonio documental de su archivo, ¿está enfocado el uso de la aplicación también a atender a un tipo de público más especializado como el profesional de la información, investigadores o estudiantes?

(MIV) Uno de los aspectos más destacables  de esta  App es su versatilidad, ya  que resulta interesante tanto para el público generalista como para  aquellos que tienen un perfil de carácter más profesional o científico. El tratamiento técnico que se ha dado a los documentos ha sido muy riguroso y cumple todos los requisitos de  los estándares y normas asociadas a la descripción archivística. Y todo ello intentado ofrecer, al mismo tiempo, un resultado final atractivo, ágil y fresco para cualquier perfil.

En el Archivo Municipal creemos que lo científico no tiene por qué estar reñido con la claridad de contenidos e incluso podemos plantearnos ofrecer un producto “divertido”.

Por ello nuestro público objetivo es muy amplio: ciudadanos, turistas, estudiantes, profesores, investigadores…

(Archivoz) Un proyecto de tal envergadura necesita un equipo multidisciplinar ¿cuál es vuestro perfil profesional?

(MIV) El esquema y desarrollo de la estructura de los contenidos ha sido resultado del trabajo  del equipo humano del Archivo Municipal,  fundamentalmente del personal Técnico con colaboración, en aspectos puntuales, del personal auxiliar.

Ha sido vital el asesoramiento continuo de los  especialistas en nuevas tecnologías de la  empresa que ha diseñado la App, Ingenia,  que ha tenido una gran paciencia con nosotros. Y como no citar el apoyo y la aportación del Centro Municipal de Informática.

Los Servicios Operativos del Ayuntamiento también han sido esenciales. Gracias a ellos hemos colocados las placas por la ciudad. Quiero destacar que hemos contado, en este proceso,  con la colaboración de numerosos comercios y empresas de Málaga que amablemente nos han permitido colocar las placas en las fachadas de sus negocios.

(Archivoz) ¿Cuáles son los problemas principales que habéis tenido a la hora de desarrollar esta herramienta?

(MIV) Tenemos un importante volumen de material fotográfico muy interesante y la selección ha sido difícil. De hecho se han  realizado varios filtros hasta obtener el producto final que nos parecía más adecuado.

Otro aspecto complicado fue  la elaboración de la información que acompañan a los hitos que ofrece la Aplicación, donde es importante saber destacar de una forma muy resumida los datos más valiosos.

La geolocalizacion también ha tenido sus más y sus menos ya que los paseos por la ciudad, y las consultas a Google Maps, han sido continuos  durante todas  las fases del diseño de la Aplicación.

A ello hay que sumar la conexión con nuestras herramientas tecnologías y nuestras redes sociales. En resumidas cuentas,  un trabajo complejo donde hay que interconectar muchos elementos y que requiere de numerosas revisiones hasta llegar a la versión final.

(Archivoz) ¿Cuál ha sido la acogida del proyecto por parte de los usuarios?

(MIV) Muy buena. Creo que ofrecemos  un producto atractivo para cualquier grupo de interés al margen del contexto o del  perfil específico formativo o profesional. Un dato curioso es que durante el confinamiento, también,  hemos sacado partido a esta App,  a través de nuestras redes sociales, para lo que creamos incluso un hashtag #ARCAdesdecasa

Durante el confinamiento, también, hemos sacado partido a esta App, a través de nuestras redes sociales, para lo que creamos incluso un hashtag #ARCAdesdecasa Clic para tuitear
(Archivoz) ¿Y por parte de los profesionales de la Información y Documentación?

Hemos recibido muchas felicitaciones y creemos que seguramente, otras instituciones seguirán  un camino parecido al nuestro. Nuestra principal aportación creemos que radica en haber sabido refundir diferentes opciones de difusión y comunicación en una única herramienta y siempre sin olvidar los aspectos metodológicos y técnicos de nuestra profesión. Creemos que con ellos estamos contribuyendo a mejorar la visibilidad del Patrimonio Documental ofreciendo un producto actual, accesible y que puede ser interesante para cualquier perfil.

 

Imagen de portada:

*Imágenes cedidas por el Archivo Municipal de Málaga.

Nuevas pautas para el Patrimonio, en la nueva realidad de la desescalada del Covid_19

El 20 de abril de 2020 nos hicimos eco en un artículo, de muchas de  las noticias relacionadas con las pautas de actuación a tener en cuenta para la protección del depósito del virus covid-19 sobre el  Patrimonio Histórico-Artístico. Realizas todas ellas  para que este virus no afecte directamente a las personas que trabajan en Patrimonio con él, en general, y sobre las personas que lo utilizaran el Patrimonio en un futuro casi inmediato, incidiendo claramente en el tema con el que mas cercanía tenemos, el Patrimonio Documental, apelando irremediablemente al sentido común como defensa.

Ahora ya tenemos una nueva clarificación académica, científica y oficial, contrastada en este documento, que sin duda será de una ayuda valiosísima. Las referencias a las recomendaciones sobre Archivos y Bibliotecas, lo podemos encontrar a partir de la pagina 26 1.

Utilicémosla.

Y también, el sentido común.

[1] https://www.culturaydeporte.gob.es/actualidad/2020/06/200601-medidas-patrimonio.html

 

 

Haz clic para acceder a documento-gesti-n-patrimonio-cultural-covid-19.pdf

«El acceso abierto ya es imparable»: Entrevista a Uxía Gutiérrez, coordinadora de Bibliosaúde

Entrevistamos a Uxía Gutiérrez, coordinadora de la biblioteca virtual Bibliosaúde, la red de cooperación integrada por las bibliotecas de los centros hospitalarios del Sistema Público de Salud de Galicia.

En un momento tan complicado para nuestros servicios de salud, apreciamos mucho su testimonio experto. Uxía Gutiérrez nos habla sobre su trabajo diario como bibliotecaria en Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol, describiendo las particularidades de esta importante faceta de la documentación sanitaria. En la entrevista también nos avanza algunas de las primeras consecuencias visibles de la pandemia para nuestro entorno profesional.

(Archivoz) ¿Cómo llegaste a ser bibliotecaria en un hospital?

(Uxía Gutiérrez) Pues yo estudié en la Universidade de Santiago de Compostela, realicé la licenciatura de Geografía e Historia. Primero me especialicé en Arte, y posteriormente hice la especialidad de Archivística y Biblioteconomía en la misma universidad. En el año 1990 estaba trabajando como colaboradora en la biblioteca del Ateneo Ferrolán por las tardes y en una biblioteca escolar durante unos meses por las mañanas, y salió una convocatoria en el periódico en la que solicitaban personal para la biblioteca del Hospital Arquitecto Marcide. Me presenté, hice unas pruebas y entrevistas y así empecé a trabajar en una biblioteca de hospital. Posteriormente, en el 2005 el Servizo Galego de Saúde convocó oposiciones también para bibliotecarios y consolidé la plaza como personal estatutario.

(Archivoz) ¿Qué balance harías sobre la evolución de la gestión documental y las bibliotecas en el ámbito hospitalario, durante todo este tiempo?

(UG) Bueno, pues como llevo tanto tiempo en este ámbito hospitalario, nada más y nada menos que 30 años, te diré que la evolución ha sido como un viaje desde la prehistoria a un futuro de ciencia ficción, ja, ja, ja,

He pasado desde el libro de registro manual y los ficheros catalográficos a un SIGB, una biblioteca virtual, un repositorio, un descubridor y un gestor de enlaces, entre otros. De la fotocopiadora al escáner. Del CD-ROM y el fax, a Internet, a la nube y el correo electrónico.

La evolución de las TICs ha supuesto una revolución en nuestro trabajo y nuestras bibliotecas. Ha cambiado todo: la gestión documental de la biblioteca, los espacios, los servicios, incluso la visión y el papel de los bibliotecarios y documentalistas. Ya no nos ven como los que prestamos libros, somos gestores de la información y del conocimiento, curadores de contenidos, community managers, gestores de redes sociales, creadores de webs, analistas de datos…

Las tecnologías nos han proporcionado nuevos roles que hemos incorporado a los tradicionales de gestionar y recuperar información, que seguimos realizando, aunque con nuevas herramientas.

(Archivoz) ¿Podrías describir la experiencia de Bibliosaúde, la red que coordinas? ¿Qué otros hitos destacarías en esa evolución?

(UG) Bibliosaúde es una biblioteca virtual y una red de bibliotecas de centros hospitalarios y la Consellería de Sanidade, del Sistema Público de Salud de Galicia. Se fraguó durante 2007 y se inauguró en 2008. En aquel momento teníamos claro que había que hacer la transición a lo virtual, pero no queríamos prescindir del personal que ya teníamos, por eso nos decidimos por un modelo integrador, en el que en lugar de crear una nueva biblioteca virtual al margen de las bibliotecas presenciales, las integrase y fuesen estas mismas bibliotecas presenciales el núcleo de trabajo y el personal que crearía la biblioteca virtual. Al seguir existiendo el componente presencial, nos asegurábamos también de no perder visibilidad en el medio virtual.

En ese momento nos pareció lo más rápido y también lo más económico. Además el personal bibliotecario pasó a ser parte de la nueva biblioteca virtual, se sintió implicado en el proyecto, pues eran los protagonistas de ese cambio.

No estoy arrepentida de este modelo participativo, pero si es cierto que a veces se nos duplica el trabajo, pues sumamos al trabajo de la biblioteca hospitalaria el de la biblioteca virtual. La coordinación recae en uno de los miembros de la red, y las cargas de trabajo se vuelven a duplicar.

El problema también es que en este tiempo no se ha dotado con más personal cualificado en biblioteconomía y documentación a los centros hospitalarios.

Aún así, hemos conseguido una gran biblioteca virtual, que cubre las necesidades de información de nuestros usuarios. Además del catálogo BICO, creamos contenidos como la producción científica de nuestros investigadores en SOPHOS, y preservamos y difundimos sus publicaciones científicas, clínicas, docentes o audiovisuales desde el repositorio institucional RUNA, así como la documentación institucional que se genera. Difundimos la investigación de nuestro personal a través de las redes, sobre todo twitter, y nuestro trabajo docente en facebook y en un canal de youtube también, o curiosidades históricas de nuestras bibliotecas y hospitales en pinterest.

Los programas de formación son esenciales en nuestro trabajo. Formamos mediante la creación de guías y tutoriales y con cursos de formación continuada, tanto presenciales como en línea, sobre todo al personal sanitario, pero también en recursos de gestión y administración como Aranzadi, La Ley, o Mementos.

Una labor que requiere tiempo y conocimientos específicos, es la de evaluar las colecciones y los fondos de la biblioteca virtual, negociaciones con editores, la gestión económica, todo un proceso laborioso y fundamental en el ámbito sanitario.

Cuando la necesidad de información es asistencial, el factor inmediatez es fundamental. Ha de ser consultable en cualquier lugar: consulta clínica, a pie de cama, una ambulancia, urgencias, donde la necesiten en ese momento. Clic para tuitear
(Archivoz) A diario ayudas a los profesionales del servicio público de salud a localizar la información que necesitan en bases de datos especializadas de todo el mundo. ¿Qué caracteriza al usuario en el campo biomédico?

(UG) Los usuarios de los servicios de salud son muy variados, desde médicos, que conforman el mayor porcentaje de usuarios que nos demandan información, hasta enfermería, técnicos de salud de diferentes especialidades, investigadores, psiquiatras, psicólogos, farmacéuticos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales e incluso personal de gestión, como jurídicos o economistas. Es un espectro muy variado.

Pero no cabe duda de que el principal grupo demandante de información en los hospitales son los sanitarios y sobre todo los médicos. Necesitan información a tres niveles, docente, asistencial e investigador.

Este tipo de información ha de estar muy actualizada, y ha de ser fiable, de calidad, basada en evidencias, evaluada y contrastada, y por supuesto muy ágil. Cuando la necesidad de información es asistencial, el factor inmediatez es fundamental, y ha de ser consultable en cualquier lugar: la consulta clínica, a pie de cama del enfermo, o en una ambulancia, las urgencias, donde la necesiten en ese momento.

Por eso es importante que el acceso a recursos de ayuda a la toma de decisiones clínicas, pueda realizarse durante las 24 horas, los 365 días del año, y desde cualquier lugar y dispositivo. En ese sentido la Biblioteca Virtual Bibliosaúde ha contribuido mucho a mejorar el acceso inmediato a la información.

(Archivoz) ¿Cómo valoran los usuarios el servicio que prestáis?

(UG) Yo diría que lo valoran muy bien en general. No sólo la evaluación de los recursos que ponemos a su disposición en la Biblioteca Virtual, si no también servicios como el SOD, para obtención de documentos. Es imposible suscribir todos los títulos de publicaciones científicas que existen a nivel mundial y que se indexan en las principales bases de datos internacionales biomédicas como Medline, Embase, Scopus, Web of Science, Cinahl y otras como IBECS, Cuiden o Medes en el ámbito hispanoamericano. Por eso el servicio de solicitud y obtención de artículos y el préstamo interbibliotecario son de los más demandados en nuestro tipo de bibliotecas. Se localizan y obtienen miles de artículos al año en otras bibliotecas sanitarias, para que los usuarios tengan acceso a esa información.

Las búsquedas bibliográficas, son un apoyo fundamental para ellos en los ámbitos de investigación y docencia, y como apoyo a las tesis, publicaciones, trabajos de fin de máster, revisiones sistemáticas, guías de práctica clínica, etc. Creo que también es muy apreciado por ellos, tener especialistas que realizan estas búsquedas, muchas veces complejas, que les requerirían a ellos disponer de un tiempo que no tienen dada su carga asistencial y laboral, y una profundidad de conocimientos de las bases de datos que se escapan a sus conocimientos.

Aun así trabajamos mucho como formadores, tanto presenciales como en línea, para enseñarles a buscar correctamente en las principales bases de datos y los recursos que ponemos a su disposición. Así aprenden a utilizarlos y para qué sirven, y en qué circunstancias es más adecuado consultar unos u otros.

Atención Primaria ha sido una de las grandes beneficiadas, con la creación de la biblioteca virtual, pues pasó de no tener acceso a bibliotecas que eran tradicionalmente hospitalarias, a tener a su alcance herramientas que les facilitan la actualización de conocimientos continua. Ha supuesto una democratización del acceso a la información, que valoran muy altamente.

(Archivoz) ¿Además de la lectura de libros qué o otros servicios demandan los pacientes y usuarios del hospital?

(UG) En mi hospital no existía biblioteca de pacientes, hasta que empezamos a trabajar en el proyecto de Biblioterapia con la Axencia do coñecemento en Saúde (ACIS) y Avalia-T, que es la agencia de evaluación de tecnologías sanitarias del Servizo Galego de Saúde. Este proyecto es un paso más allá de la simple lectura de libros, pues implica una selección y evaluación de libros por un grupo de expertos que incluía pacientes también, durante un año. Es una colección pensada para que el personal sanitario pueda “prescribir” estas lecturas, igual que se prescribe un fármaco y como complemento a estos, a determinados pacientes como ayuda a situaciones personales, o determinadas patologías, que les ayudarán a comprender lo que les está pasando y a superar determinadas circunstancias. Además este proyecto nos llevó a cooperar con la red de las bibliotecas públicas de Galicia.

Más allá de esto, sabemos que no toda la información de salud que circula por Internet es confiable, y nos preocupa mucho este tema de la “formación en salud a la ciudadanía”, por eso en la biblioteca virtual Bibliosaúde tenemos una selección de recursos bajo el epígrafe “Bibliosaúde para cidadáns” donde se han evaluado y seleccionado recursos y webs de salud dirigidos a pacientes de calidad validada y fiable y adaptados a su legibilidad de lectura de términos médicos.

Colaboramos desde el principio con E-Saúde, el portal digital dirigido a pacientes del Servizo Galego de Saúde que ofrece información verídica, legible y confiable de salud para la ciudadanía, realizando glosario de términos médicos en la información de salud de la A a la Z.

También hemos participado en cursos a asociaciones de pacientes, explicándoles como seleccionar información fiable y de calidad en salud en Internet, y cuáles son las fuentes que deberían consultar.

(Archivoz) ¿Cuáles son las labores técnicas que consumen la mayor parte de vuestra jornada de trabajo?

(UG) Sin duda la selección y evaluación de herramientas y colecciones, porque hay que conocerlas en profundidad y estudiarlas, compararlas en caso de amplia oferta en el mercado, valorarlas, y esto consume mucho tiempo. Luego tus conocimientos y valoraciones has de plasmarlos en guías y tutoriales para formar al personal sanitario en su buen uso.

Me resultaría imposible lanzar búsquedas bibliográficas especializadas en Bases de datos, si previamente no las conozco en profundidad, no las estudio y no las evalúo.

Aunque luego preparar las estrategias de búsqueda en cada base de datos consume también mucho tiempo, sobre todo cuando son búsquedas exhaustivas y muy pertinentes para estudios de investigación, publicaciones, tesis, revisiones sistemáticas, etc.

El servicio de Obtención de Documentos es muy demandado, y hay días que hay que dedicarle una gran parte de la jornada también.

Preparar la formación, consume una gran parte de tiempo y cada vez actuamos más como formadores en todos los ámbitos, presencial y virtual.

La atención al usuario, ya sea presencial o virtual, dependiendo de la dificultad de sus consultas, también requiere una buena inversión de tiempo.

(Archivoz) Además de atender las demandas de información específica de cada colectivo de usuarios, ¿qué relación tenéis con la ingente cantidad de información y documentación sanitaria que produce el hospital? En líneas generales, ¿qué trabajo que realizáis en relación con la documentación clínica?

(UG) Nuestra relación con la documentación producida en los hospitales se manifiesta en el repositorio institucional. En RUNA mantenemos una colección de Documentación Clínica institucional, la de Documentación administrativa de la organización, la de publicaciones de la organización, la de docencia, etc. Toda esa información nos encargamos los bibliotecarios de subirla al repositorio mediante archivo delegado. La coordinadora de RUNA, Carmen, se encarga de que todos los documentos cumplan los estándares y normativas necesarias antes de ser publicadas.

En la colección de Documentación Clínica, se suben los protocolos, planes de cuidados, guías, etc que se crean en la organización. Se ha añadido un campo CIE-10 que puede enlazar si se quisiera con las historias clínicas.

(Archivoz) Los servicios públicos de salud también tienen que hacer frente a la enorme carestía de las licencias en el ámbito biomédico. ¿Qué opinión te merece el modelo de negocio actual de las publicaciones científicas?

(UG) Efectivamente, el actual modelo de licencias de suscripción de colecciones resulta muy costoso de mantener, porque los precios se incrementan mucho más que nuestros presupuestos. Por eso nosotros estamos a favor del modelo de publicación de Acceso Abierto.

Creo que las organizaciones deberían de favorecer este modelo, además de manteniendo repositorios institucionales, estableciendo políticas y mandatos institucionales sobre acceso abierto, premiando en sus políticas y objetivos el depósito en repositorios, incentivando la publicación mediante la vía verde en sus repositorios, ayudando a las buenas investigaciones en los pagos de los APC (Article Processing Charge), incentivando para que sus trabajadores publiquen en revistas de acceso abierto en los baremos de concursos y OPEs y reconocimientos de méritos, o convirtiéndose en editoras de publicaciones en acceso abierto con revisión por pares para sus investigadores. Deberían también de fomentar los datos abiertos. Tienen que entender que el acceso abierto amortiza la inversión en investigación.

Creo sinceramente que estamos en un momento de cambios en el negocio de la publicación científica y las grandes editoriales tendrán que adaptar sus modelos económicos de suscripción, y tendrán que flexibilizar estos modelos actuales tan rígidos.

COVID ha hecho tambalear los modelos de negocio y publicación actuales. Dada la urgencia, se ha incrementado la publicación en repositorios y pre-prints, que pueden ser revisadas por otros pares con comentarios y mejoras. Clic para tuitear
(Archivoz) ¿De qué manera ha afectado a vuestro trabajo la emergencia sanitaria del COVID19? ¿Qué otros retos tenéis por delante las profesionales de la documentación sanitaria?

(UG) COVID-19 nos ha afectado, evidentemente. Ha promovido el teletrabajo masivo, demostrando que es posible trabajar eficazmente desde casa también. Nos ha hecho recapacitar sobre la formación en línea, que deberemos de incrementar todavía más, y con otras metodologías más adecuadas que las simples guías en pdf y más interactivas.

Nos ha reafirmado en la necesidad de la cooperación con otros profesionales y bibliotecas. Aunque es algo que sabíamos y siempre hemos hecho, esta época ha venido a demostrarnos que trabajamos todos en el mismo barco y con los mismos objetivos. Esto nos ha llevado a unirnos a casi 90 bibliotecarios de ciencias de la salud de toda España y crear un proyecto como #AyudaBiblioteca #Covid-19 que se plasmó en el site COVID-19 por especialidades y temas en el que todos contribuimos en recopilar información de calidad y evaluada para todas las especialidades sanitarias. También ayudó el hecho de que muchas editoriales publicasen en acceso abierto sobre COVID. Esto ha demostrado que el Acceso Abierto es ya imparable, pues si no hubiese existido no hubiese avanzado tan rápidamente la investigación sobre COVID. Además ha hecho tambalear los modelos de negocio y publicación actuales, ya que dada la urgencia en la rapidez de transmisión de la información, se ha incrementado la publicación en repositorios y pre-prints, que pueden ser revisadas por otros pares con comentarios y mejoras de esos pre-prints.

Les hemos dado un excelente servicio adelantándonos a sus necesidades de información, ya evaluada y clasificada, gracias al trabajo cooperativo, lo que también nos ha reafirmado en nuestro papel de evaluadores y seleccionadores de la información de calidad.

Nuestros espacios físicos se han visto implicados en esta pandemia, ya que en algunos casos se han reconvertido en UCIS, en centros de citas de COVID, en salas de reunión…

Se nos han abierto nuevas perspectivas de roles, como la lucha contra la información fraudulenta en redes sociales e Internet para proteger a la población de los bulos en materia sanitaria.

En fin, tenemos un mundo abierto de posibilidades y un futuro para reescribir nuestro trabajo. Pero como reto fundamental en mi ámbito, me planteo el que se contrate a profesionales graduados o licenciados en biblioteconomía y documentación en todos los hospitales, sobre todo si son hospitales universitarios.

«En gestión documental la rueda ya está inventada: el reto hoy está en la gestión de los datos»: Entrevista con Marcos Mareque, fundador de Metadata

Entrevistamos a Marcos Mareque Domato, un profesional independiente de la gestión de información y documentación que lleva más de 15 años ejecutando proyectos y desde 2013 lo hace al mando de la compañía gallega Metadata. Su experiencia como consultor independiente y su visión experta sobre la problemática actual de los archivos en las organizaciones o sobre la implantación de la Administración electrónica en España, hacen que su testimonio nos resulte de extraordinario interés.

 (Archivoz) ¿Cómo has llegado a dedicarte a la consultoría especializada en gestión documental, de la información y contenidos?

(Marcos Mareque Domato) El mío ha sido un progreso profesional no previsto ni planificado. Antes de fundar mi compañía cursé un programa de creación de empresas con la Cámara de Comercio de Santiago de Compostela. Allí obtuve un plan de empresa personalizado para crearla; ni los expertos que me ayudaron entonces a elaborar este Plan ni yo mismo caímos en la cuenta de que una de mis líneas de negocio tenía que ser la consultoría. Creo que ni siquiera era consciente de todo lo que sabía o de que estaba capacitado para ejercerla. Fueron después los clientes quienes me mostraron que era así. Por ejemplo, una vez una cliente me dijo algo que me pareció muy significativo: “hablar contigo es otro mundo”. Esto fue tras conocer su caso y explicarle que sus problemas podrían enfocarse de un modo diferente al que planteaba el servicio que quería contratar.

Era algo frecuente: se me contactaba por una necesidad de servicios y, digamos que, de forma inconsciente, prestaba consultoría, proponía enfoques o soluciones que los clientes entendían buenos. Creo que se corrió la voz porque empezó a ser un caso recurrente, se me contactaba para asesorar. La conclusión fue que aparte de prestar otros servicios a través de la compañía, resulta que también era un consultor, aunque no lo hubiese planificado ni lo pusiese así en mi tarjeta de visita. Hoy en día ya me siento cómodo con hacerlo.

El poder asesorar a los clientes solo te lo posibilita el que exista detrás una trayectoria en la que apoyarse. En mi caso, soy licenciado en historia, me especialicé en documentación, aunque también estudié otras especialidades en la licenciatura. Si cursé documentación es porque me atraía el mundo de los archivos, pero aún era imprevisible a lo que me iba a dedicar. Mi primer contacto con la profesión fue a través de una beca del Arquivo de Galicia, me gustó mucho el trabajo, y después, con más o menos frecuencia encontraba empleo en el ámbito de la gestión documental. Tampoco descuidé, ni descuido, mi formación, es importante invertir una parte de lo ganado en seguir formándose y en estar actualizado.

Ofrecer mis propios servicios creando una empresa fue una decisión que por entonces me pareció lógica, una evolución lógica, incluso necesaria, de mi carrera profesional. Por un lado, sentía que tenía algo que ofrecer, y, por otro, el entorno laboral era precario, en el sentido de que parecía imposible la estabilidad si no era a través de oposiciones. Fue un paso arriesgado, pero desde que creé mi empresa he podido seguir trabajando en lo que me gusta. Y en toda esta trayectoria, ya desde aquella beca, he tenido la suerte de trabajar con grandes profesionales de los que aprendí mucho. No voy a hacer un listado porque seguro que me olvido de mencionar a alguien que debería, pero ya que me has preguntado por mi faceta como consultor, debo mencionar a Carlota Bustelo y a su Gabinete Umbus, de la que aprendí mucho al trabajar con ella.

Las experiencias acumuladas me han enseñado a enfocar los problemas de los clientes maximizando sus recursos para conseguirles las mejores soluciones posibles. Lo cual trato de hacer como consultor, sinceramente, sin inventar la rueda, no hace falta ni suele ser la mejor opción, lo mejor es analizar cada caso y proponer las soluciones que sabes que funcionan y que entiendes que son las mejores para cada organización adaptándolas a su contexto y circunstancias.

(Archivoz) En general, ¿en qué estado se encuentran los archivos en las organizaciones de nuestro entorno? ¿Cuál es la problemática típica del cliente que recurre a tus servicios?

(MMD) He podido conocer muchos archivos. Si te llaman, es porque necesitan ayuda y su estado general no es el mejor. Por hablar de problemas que entiendo como muy comunes, es habitual que muchos organismos no entiendan al archivo como un elemento de soporte fundamental, es lo menos prioritario o no se le presta la atención debida. También es muy común en los archivos públicos la falta de recursos, tanto económicos, lo cual limita todo, incluidos los servicios que los externos les podemos aportar, como de personal, que es insuficiente para realizar todos los procesos que deben ejecutarse en los archivos. He trabajado con empleados públicos tremendamente competentes, pero que están desbordados de trabajo y solo pueden atender bien lo que entienden que deben priorizar. En archivos privados y también generalizando, la problemática más típica es el desconocimiento de técnicas especializadas, en consecuencia, no pueden practicar una buena gestión documental.

Por profundizar un poco más, aunque sea a nivel macro, porque bajar a lo específico sería largo: en archivos físicos lo habitual es que los técnicos consigan asegurar la localización y la conservación, pero a partir de ahí hay una enorme variedad de estados respecto al resto de procesos, desde poder realizarlos mejor o peor hasta no realizarse. En archivos electrónicos, y aquí ya participé en otro escenario diferente que es el de implementación, la situación se vislumbra mucho mejor, porque ya antes de la creación de los documentos se hizo análisis documental y están identificados, clasificados e incluso evaluados. Pero también con documento electrónico me encontré con escenarios problemáticos, por ejemplo, su archivado en múltiples aplicaciones informáticas y descontextualizados.

Sobre los servicios que me demandan o problemas a atender, en este contexto que he mencionado te puedes imaginar que todos los posibles: la propia consultoría, identificación de procedimientos y series documentales, formación, creación o revisión de cualquiera de los instrumentos de gestión documental, políticas de gestión de documentos, transferencias documentales, organización del archivo, etc. A lo que más tiempo de trabajo he dedicado los últimos años ha sido a valoración de documentación y a consultoría para implementación de la administración y del documento electrónico, dentro de esto último, dedicando tiempo destacado al análisis de procesos o procedimientos para su automatización. Aunque no por falta de demanda o necesidad de los otros servicios, simplemente los últimos que mencioné eran más interesantes tanto en lo profesional como en lo económico, aparte de requerir mucho tiempo y en mi caso, con una pequeña empresa, no puedo atender a todo al mundo.

Es habitual que fíen todo a proveedores tecnológicos, sin poner en duda sus servicios ni sus competencias. El resultado puede no ser necesariamente la mejor solución o la más adecuada para cada organización. Clic para tuitear
(Archivoz) Después de varias décadas de informatización, la consultoría externa parece haber demostrado ser -en demasiadas ocasiones- el caballo de Troya de un costoso paquete de software. Se hace necesaria una consultoría que sea independiente del sector TIC para acompañar las decisiones en las materias que nos ocupan, a fin de atajar deficiencias e implementar mejoras, atendiendo única y completamente a la realidad de los problemas. ¿Crees que las empresas y las administraciones perciben claramente esta necesidad?

(MMD) Claramente no, aunque hay variedad de casos, algunas sí y otras no, si los tuviese que poner en una balanza, creo que se inclinaría hacia el lado de los casos en que no. He trabajado con entidades que demandaron esta consultoría independiente que les ayudó, entre otras muchas cosas, a analizar, pensar y definir lo que necesitaban en cuanto a softwares. Esta es la mejor forma, cada organización tiene unas características propias, sus propias necesidades, unos escenarios de implantación, y un presupuesto. La consultoría les sirvió, entre muchas otras cosas, para poder seleccionar en el mercado tecnológico las soluciones más óptimas y viables para cada una de esas organizaciones. Pero entiendo que es más habitual que tanto Administración como empresa fíen todo a los proveedores tecnológicos, sin poner para nada en duda que muchos presten muy buenos servicios ni sus competencias, el resultado puede ser el «costoso paquete de software» que mencionas y no necesariamente la mejor solución que podrían haber obtenido o la más adecuada para cada organización.

(Archivoz) ¿Qué opinión te merece el grado actual de implantación de la Administración electrónica en España?

(MMD) Hablando en general, entiendo que se han dado grandes pasos y muy rápido, por otra parte, obligatorios desde la aprobación de la Ley 39/2015. Y es muy positivo disponer ya, además del marco internacional de buenas prácticas y especificaciones tecnológicas en gestión documental, de un marco legislativo y técnico ya muy desarrollado, aunque, en mi opinión, debe mejorarse mediante la práctica. Y por supuesto disponer cada vez de más experiencias de implantación. Pero decir Administración es decir miles de sujetos, para opinar sobre cómo han aplicado estos estándares o en qué grado se está sería necesario tener un conocimiento mayor del que yo tengo. Puedo opinar en específico, de los sujetos que conozco de primera mano, en los que a pesar de las prisas creadas por los plazos impuestos por la Ley 39/2015, las cuales nunca son buenas aliadas, además en un marco de transformación, lo cual no es sencillo ya de por sí, mi valoración es muy buena, es una valoración sincera, si no tuviese nada bueno que decir al respecto, no diría nada.

En la gestión de los datos existen muchas carencias, como estamos viendo ahora mismo en la gestión de la pandemia. Y no solo es un reto para las administraciones, sino también para nosotros como profesionales Clic para tuitear
(Archivoz) ¿Cuáles podrían ser los retos más inmediatos para adecuar mejor la gestión documental en administraciones al servicio público?

(MMD) En gestión documental hay que implementar o poner en práctica lo que no se haya hecho. Esto, dependiendo del contexto, puede ser complejo y requerir de mucho esfuerzo constituyendo un reto. Pero, como comentaba antes, la rueda ya está inventada. Creo que el reto podría estar más en la gestión de los datos, donde, en mi opinión, existen muchas carencias, como estamos viendo ahora mismo en la gestión de la pandemia. Y no solo un reto para las administraciones, sino también para nosotros como profesionales que poseemos conocimientos y técnicas especializadas para ello. No obstante, al igual que pasó con nuestra transformación hacia los documentos electrónicos, deberemos adaptarlas y este puede ser un importante e interesante desafío.

(Archivoz) El cambio tecnológico sigue transformando, a marchas forzadas, las competencias profesionales en el campo de la información y la documentación. De acuerdo con tu experiencia sobre el terreno, ¿podríamos afirmar que subsiste hoy en las empresas de nuestro entorno algún perfil profesional asimilable al documentalista?

(MMD) Si hablar de Administración en general resulta complejo, más lo es de empresas, pues las hay de muchos tipos y de muy diferente tamaño. En cualquier caso, independientemente de la denominación que consideremos más adecuada para cada uno de nosotros (documentalista, archivero o archivista, gestor de la información y de la documentación, etc.), me parece poco probable la subsistencia de un profesional sin competencias tecnológicas, al igual que en la mayoría de los sectores. En el nuestro, efectivamente, hemos tenido que adaptarnos muy deprisa, para poder no solo subsistir sino cuando menos coliderar junto con los servicios tecnológicos.

El cambio ha sido bueno para la profesión, duro o a marchas forzadas, pero cuando se nos requirió pudimos poner en valor conocimientos, instrumentos y técnicas muy útiles que atesorábamos, cuando el perfil que comentas era una figura prácticamente inexistente en empresas, o así lo percibía yo en mi entorno. Ahora veo que se incorporaron al menos en empresas especializadas, en algunas grandes empresas y en empresas de sectores específicos profesionales con variadas denominaciones: documentalista, gestor documental, document controller u otras, pero del perfil.

(Archivoz) Pudiera parecer que tratando de satisfacer necesidades reales, en muchas ocasiones las organizaciones se dejan llevar, tal como hace el resto de los consumidores, por el solucionismo tecnológico; sin valorar apenas otros muchos aspectos clave como el control de calidad o la importancia creciente de los datos. Frente a esta situación, ¿no deberíamos tomar más en consideración los aspectos humanos de todos los procesos?

(MMD) Es que esa es mi experiencia, de la que hablo en toda esta entrevista. Habrá por supuesto muchas otras. En las consultorías en que participé, fueron pilares la gestión de la calidad, el tratamiento de los datos o el análisis de las personas o departamentos que participan en los procesos, todo esto en un marco de automatización, con denominaciones diferentes que se adecuaban mejor en cada organismo, de procesos de gestión, procesos de negocio, procesos de trabajo o procedimientos administrativos. Entre los objetivos no estaba substituir a los humanos que ejecutan los procesos por máquinas y software, los objetivos, en un nuevo entorno tecnológico, eran simplificar los procesos, eliminar trámites o tareas innecesarias, que los trabajos se pudiesen hacer más seguros y mejor. Como resultado obtenemos procesos que incluso se pueden considerar más personales, más a medida de los participantes, porque al implementarlos en la tecnología se ha analizado antes al servicio a proporcionar, incluyendo al proveedor y al cliente o destinatario, junto a las características y necesidades de ambos.

«Era necesario desarrollar nuestros propios diseños, programas y procesos para adaptarnos mejor a la realidad»: Entrevista a Juan Pablo Suárez y Matías Butelman, fundadores de Bibliohack

Entrevistamos a Juan Pablo Suárez y Matías Butelman, fundadores de Bibliohack, una iniciativa que trabaja en bibliotecas, archivos y museos con tecnología adecuada al contexto latinoamericano, siguiendo los principios del acceso abierto y la tecnología libre. El proyecto, activo desde el año 2013, trata de impulsar nuevas redes profesionales e institucionales que permitan producir y liberar recursos,  sumando masa crítica para definir políticas públicas que favorezcan la preservación del patrimonio cultural, el acceso abierto al conocimiento y la reforma de la propiedad intelectual.

Hace tiempo que deseábamos ofrecer el testimonio de estos dos jóvenes profesionales argentinos sobre su singular proyecto de hardware libre para digitalización.  Quizás hoy, con la profundización de la crisis mundial en la que estamos inmersos, se hace más necesaria que nunca una reflexión global para la puesta en marcha de soluciones sostenibles, también en el campo de la documentación.

(Archivoz) ¿Cómo nació Bibliohack?

(Juan Pablo Suárez) Yo comencé a armar estativos para digitalización en 2011, siguiendo las indicaciones para el «modelo estándar» del foro diybookscanner.org, que eran muy simples de fabricar si tenías alguna práctica en carpintería. La idea surgió a partir de la inquietud de varias personas, como María Rosa Mostaccio de la Biblioteca de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, o Patricio Lorente de Wikimedia Argentina y de la Universidad Nacional de la Plata, que necesitaban iniciar proyectos de digitalización pero no disponían de recursos para adquirir equipos comerciales.

En ese entonces yo dedicaba mucho tiempo a una iniciativa llamada «Derecho a leer» (derechoaleer.org) que buscaba dar visibilidad a problemas relacionados con el acceso al conocimiento en internet, debidos a las restricciones de la propiedad intelectual. Entonces, al contribuir a hacer accesibles y económicas las tecnologías de digitalización también se facilitaba la posibilidad de que más gente e instituciones compartieran por las redes libros y documentos. Esa era la motivación principal de dedicar tiempo a conocer y desarrollar esta clase de recursos en aquella época. En el blog quedó documentado cómo fue este primer avance.

Un año después lo conocí a Matías, que trabajaba en el Colegio Nacional Buenos Aires, dependiente de la UBA, y tenía las mismas inquietudes respecto al uso de este tipo de tecnologías como una respuesta posible a la digitalización del acervo de la biblioteca. Con algo de financiación de la Asociación Cooperadora del Colegio y otros dos proyectos que surgieron (el archivo del Centro de Estudios Históricos de la Fuerza Aérea y archivo de un tribunal de la ciudad de La Plata) pudimos dedicarnos al proyecto con mayor intensidad.

Comenzamos a pensar en cómo podían combinarse los saberes y prácticas provenientes de la cultura hacker con el funcionamiento de las instituciones culturales tradicionales, como bibliotecas, museos o archivos Clic para tuitear

En ese momento vimos que era necesario desarrollar nuestros propios diseños, programas y procesos para adaptarnos mejor a la realidad concreta con la que nos tocaba operar: el personal de las instituciones, los costos, los materiales de fabricación disponibles localmente, etc. Entonces empezamos a pensar en cómo podían combinarse todos estos saberes y prácticas que venían de la cultura hacker, el software libre y las comunidades colaborativas que emergen de las redes, con el funcionamiento de las instituciones culturales tradicionales, como bibliotecas, museos o archivos. Esto es básicamente la esencia del proyecto bibliohack.

(Matías Butelman) Mi primera experiencia con archivos y bibliotecas estuvo relacionada con el legado de mi abuelo, Enrique Butelman, fundador de la editorial Paidós. Durante muchos años de mi adolescencia revolví sus libros y papeles y me fui familiarizando con algunas intuiciones básicas mientras buscaba dar un orden a todo ese material. Pero la experiencia decisiva, creo, se dio en el Colegio Nacional de Buenos Aires, dependiente de la Universidad de Buenos Aires, donde empecé trabajando con la gestión de contenidos y la publicación en línea de información de diferentes áreas.

El CNBA es una institución de casi dos siglos, ubicada en la llamada Manzana de las Luces, donde se encuentra la Iglesia de San Ignacio, la más antigua preservada de la ciudad. Este aspecto es, ciertamente, decisivo para el Colegio, que es de esas instituciones en las que todo parece ser patrimonio: el edificio, los bancos de las aulas, los detalles de los claustros, las colecciones didácticas de los gabinetes de ciencias, la historia oral de sus generaciones. Y, claro, la biblioteca. Fue allí donde, en 2013, por iniciativa de la directora de la biblioteca Adriana Carreira, se dio inicio a un proyecto piloto para construir una biblioteca digital en la que exponer las colecciones especiales que custodian.

Yo sabía de Juan Pablo por el proyecto de digitalización que había desarrollado en la Facultad de Filosofía y Letras, donde yo estudiaba, y lo contacté para construir un dispositivo acorde a las colecciones especiales de la biblioteca del CNBA. En un primer momento se trabajaría con ciertos libros antiguos, de la época de la colonia, que habían llegado a la biblioteca en la década del 1930. Por su forma y estado de conservación, estos materiales requerían una manipulación especial. El escáner que Juan Pablo había construido en FFyL no se acomodaba a este tipo de materiales por lo que él propuso construir uno que contemplara la posibilidad de incluir impresos de mayores dimensiones. Esta fue la primera innovación que demandó el proyecto en el colegio. Pero además Juan Pablo, atento

Ensamblaje del último prototipo de escáner cenital de Bibliohack

Ensamblaje de escáner cenital en la Universidad Nacional de Colombia, BibloRed, Bogotá (2019)

a las dificultades de seguir las indicaciones del proyecto original de diybookscanner.org, rediseñó toda la estructura utilizando únicamente listones de madera y un modo de ensamblaje que podía prescindir de routers CNC, cuyo uso en ese entonces aumentaba el costo de fabricación de modo considerable.

La idea de bibliohack empieza a cobrar forma a partir de la experiencia que tuvimos en el CNBA, de ir resolviendo junto al equipo de bibliotecarias diferentes desafíos técnicos e institucionales, como lograr extraer a un archivo CSV los registros atrapados en la base MicroISIS – ¡aplicación que merece un capítulo aparte!-, descifrar las normas de catalogación utilizadas por la Universidad, elegir una aplicación web apropiada para exponer los registros y objetos digitales en internet. Notamos que cada uno de esos pasos podían en su mayor parte solucionarse con recursos que ya estaban abiertos y disponibles en internet, al igual que el escáner. No sin ejercer, a veces, un esfuerzo para dominar y adaptar esas herramientas.

No hay que perder de vista que, a pesar de ser una institución prestigiosa y centenaria, es una escuela secundaria, es una escuela pública y depende de la Universidad de Buenos Aires, que es una universidad enorme y pública de una ciudad de Argentina, que es parte de Latinoamérica. Todos estos aspectos son los que fueron dando forma a una respuesta que tuvo siempre presente la necesidad de ofrecer soluciones adecuadas a ese contexto.

Esto terminó de quedar claro cuando, después de haber construído un primer prototipo en la biblioteca del CNBA, pudimos construir algunos en otras organizaciones, como mencionaba Juan Pablo más arriba. Y lo que pudimos apreciar fue que las diferentes dificultades, los mismos obstáculos -vinculados a disponibilidad de herramientas,

Ensamblaje del último prototipo de escáner cenital de Bibliohack

Ensamblaje de escáner «en v» para Archivo del Agua, Mendoza (2018)

o apoyo de la gestión de sistemas, o presencia de personal capacitado en fotografía o propiedad intelectual, o prioridad en la agenda de la organización, por solo mencionar algunos- parecían replicarse de modos casi idénticos.

Fue entonces cuando empezamos a imaginar qué pasaría si aplicáramos lo que habíamos aprendido en foros y proyectos de internet (un modo de trabajo colaborativo, basado en la construcción de bienes comunes con documentación y código abiertos) a los desafíos que la transformación digital presentaba a bibliotecas, archivos y museos. Si pudimos replicar un escáner aprovechando la experiencia de que otros habían tenido, ¿por qué no podríamos resolver así otros problemas relacionados, como la gestión de metadatos o la publicación en línea de los catálogos? Y, del mismo modo, ¿por qué no podrían otros aprovechar lo que nosotros y las instituciones con las que trabajamos habíamos podido solucionar?

(Archivoz) ¿Cuál fue vuestra principal motivación para poner en marcha un proyecto de tecnología libre para bibliotecas, archivos y museos?

(JPS) La idea de que el conocimiento es un patrimonio colectivo y que es importante garantizar su acceso universal es un paradigma que guía tanto a las instituciones de la memoria como a las comunidades que sostienen a los proyectos del conocimiento libre. Entender las nuevas formas de la colaboración usando internet sin duda ha sido un gran hallazgo de estas últimas décadas, pero las instituciones tradicionales traen un activo muy valioso y robusto con ellas que es una larga tradición de ideas, discursos y prácticas que han hecho posible la provisión de los recursos humanos y materiales necesarios para sostener esta misión de preservación y acceso a través de geografías, épocas y contextos históricos muy cambiantes. Si tenemos en cuenta que en las comunidades digitales nos estamos preguntando como hacer para no perder los enlaces publicados hace un par de años apenas, creo que aún tenemos mucho que aprender. Así que la motivación tiene mucho que ver con llevar discursos de un lado a otro, ver cómo se articulan y ayudar a generar sinergias entre ambos mundos, que en realidad son uno solo.

(Archivoz) Hace tiempo que el software libre ha demostrado su eficacia y rendimiento en la gestión de los fondos documentales de las comunidades e instituciones. No obstante, el discurso de la ‘transformación digital’ remite con frecuencia a un modelo de negocio basado en la externalización de los procesos técnicos a través de equipamientos propietarios. ¿Podemos afrontar los desafíos de la digitalización sin asumir esas arriesgadas y costosas dependencias? ¿Es posible avanzar hacia la soberanía tecnológica? ¿Qué rol debe desempeñar hoy la cooperación profesional e institucional en nuestros archivos?

(MB) No hay dudas de que hoy en día gran parte de los procesos informáticos críticos de bibliotecas, archivos y museos pueden solucionarse con software libre y de código abierto. Hay ejemplos de sobra. En bibliotecas, el uso de Koha para la gestión integral de sus procesos. En archivos Archivematica, AtoM o Collective Access, que también es la opción indicada para la gestión integral de colecciones de museos. Omeka para exponer colecciones digitales. Repositorios en Islandora o Dspace. Gran cantidad de organizaciones alrededor del mundo hoy emplean estas herramientas de modo más que satisfactorio. La apuesta de bibliohack es que también los aspectos de hardware e incluso el flujo de trabajo completo de la apertura puede llevarse a cabo del mismo modo.

Pero, claro, la puesta en uso de esta clase de herramientas no está desprovista de aprendizajes y ensayos que muchas veces terminan en frustración. Que las herramientas estén disponibles no quiere decir que su adopción y adaptación sean automáticas. Este es justamente el punto de contar con profesionales de lo digital dentro de las instituciones. Su presencia contribuye no solo a permitir grandes lanzamientos de soluciones digitales con anuncios y publicaciones, sino también a producir las sucesivas versiones, arreglos y mejoras construidas al calor de la experiencia integral de una institución patrimonial. Un equipo in-house, a diferencia de un proveedor externo, puede construir y fortalecer la infraestructura de modo tal que cada nuevo proyecto digital sea más fácil de realizar, al tiempo que permite explorar nuevos desafíos y posibilidades. Un equipo in-house también puede responder y adaptarse en medio del camino ante imprevistos supuestos equivocados. El costo de las fallas se reduce y es posible maniobrar con mayor comodidad ante los inevitables imprevistos que lo digital siempre trae aparejados.

Hemos visto abundantes ejemplos de contratación de servicios externos, generalmente costosos, que terminan muy mal, con toda clase de deficiencias, y no por ello se abandona el modelo Clic para tuitear

(JPS) Estas son precisamente la clase de cosas que los modelos de externalización de los servicios digitales no permiten, porque no es el negocio de las agencias ni están preparadas para ello. Nosotros hemos visto abundantes ejemplos de contratación de servicios externos, generalmente costosos, ya sea para digitalizar o gestionar una colección digital, que terminan muy mal, con toda clase de deficiencias, y no por ello se abandona el modelo de contratar un proveedor externo para realizar estas tareas. Hace falta un cambio en la cultura de nuestras organizaciones para incorporar estas tareas a su funcionamiento habitual: hay que estar dispuestos a aprender, y a tolerar esa frustración si elegimos la opción in-house.

(MB) Del mismo modo en que los especialistas en conservación de bienes culturales han ganado legítimos espacios en las instituciones, hay toda una serie de perfiles profesionales enfocados en informática, diseño, fotografía y propiedad intelectual que deben empezar a considerarse propios de las instituciones de custodia de patrimonio. Que las instituciones den lugar a estos saberes y prácticas las habilita también a contribuir con nuevas investigaciones y desarrollos. Invertir el rol de las instituciones de patrimonio, de consumidoras a productoras de conocimientos y soluciones, es quizás el horizonte final de su transformación digital como nos gusta entenderla: poner a bibliotecas, archivos o museos en la posición no sólo de desarrollar ellas mismas soluciones informáticas para sus procesos críticos sino también en la posición de colaborar con desarrollos impulsados por otras organizaciones de su propio sector o incluso de sectores más amplios.

Imaginar a las organizaciones GLAM como actores de peso propio en universo del open source puede parecer extravagante, pero ¿no abrevan la misma idea del código abierto y las formas de trabajo colaborativo del mundo tecnológico en la práctica colaborativa inherente a este tipo de instituciones? Si las grandes empresas pueden colaborar para bajar sus costos y asegurar su desempeño digital en un mundo cada vez más informatizado, ¿por qué no podrían hacerlo las instituciones tradicionales de la información que en contextos anteriores, previos a la invención de la computadora, ya lo habían hecho creando catálogos colectivos, censos de fondos e intercambios internacionales de piezas para colecciones etnográficas y arqueológicas?

Juan Pablo Suárez de Bibliohack presentando prototipo de escáner cenital

Juan Pablo Suárez presentando el primer prototipo de escáner cenital en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (2017)

(Archivoz) Está claro que digitalizar no es solo escanear, alojar y organizar los documentos. Para abrir verdaderamente nuestras colecciones resulta imprescindible conectar, enriquecer y difundir los registros. ¿Cuáles son las principales barreras y restricciones que podemos encontrarnos a la hora de implantar en nuestros archivos un auténtico modelo de acceso abierto?

(MB) Creo que lo primero es aceptar que abierto es un concepto difuso. A simple vista es una metáfora que parece referir a un acto de pura voluntad, como quien gira una llave o empuja una puerta. Los logos de los movimientos asociado a lo abierto abundan en estas imágenes. Pero en la mayor parte de los casos, me atrevo a afirmar, no hay ni llave, ni cerradura, ni puerta, porque cuando hablamos de abierto hablamos en general de información digital alojada en servidores, recuperable por diversos medios y reutilizable sin mayores restricciones. Y esto ya implica poder cumplir con una serie de condiciones como las que enumeramos antes y que en general no están dadas para muchos países y organizaciones.

(JPS) Además, “digitalizar” no es un mero cambio de soporte, es volver a editar una obra en un nuevo formato, con nuevos condicionamientos y nuevas posibilidades, y llevar a cabo ese proceso no es algo automático, y es el núcleo de lo que luego habilita el acceso digital. Cuando decimos “editar” nos referimos justamente a una serie de interpretaciones y juicios de valor que están más allá de los procesos técnicos.

(MB) Si lo que queremos es poder facilitar información en formato digital accesible y fiable en internet de modo sostenible en el tiempo para todo tipo de usos sociales debemos poder abordar el problema en sus diferentes dimensiones, de las más específicas a las más generales. Un nivel es el de las herramientas y las infraestructuras, del que ya hemos hablado.

Otro nivel es el de las capacidades y los recursos humanos, del que algo mencionamos también. Muchos problemas se derivan de la ausencia de competencias vinculadas gestión de metadatos y conocimiento de múltiples estándares de descripción, o fotografía e iluminación, o gestión de derechos, tanto de propiedad intelectual para bibliotecas y museos, como otros vinculados a privacidad, confidencialidad y demás en caso de archivos.

Un tercer nivel es el que podríamos llamar de las disposiciones institucionales. En países como la Argentina, de institucionalidades más bien frágiles, más allá de que existen una Ley de Acceso a la Información Pública o una Ley de Repositorios para las investigaciones científicas, la implementación de estas políticas sigue dependiendo, finalmente, de decisiones ejecutivas a nivel de cada organización.

Muchas discusiones, más aún en archivos, bibliotecas o museos de carácter puramente histórico, terminan centrándose en cuáles son las mejores formas de convencer e incentivar a directivos a compartir el material de modo irrestricto en Internet. Por fuera de cada organización también podemos preguntarnos si a nivel de las administraciones municipales, provinciales o nacionales existen políticas orientadas a asegurar el acceso, y con esto queremos decir políticas que justamente atiendan todos los niveles inferiores antes mencionados: decisiones institucionales, capacidades en planta, herramientas e infraestructura. Y la misma pregunta también creo es válida para los esfuerzos de cooperación internacional en temas de patrimonio y archivos.

En el caso de Argentina ha habido proyectos gubernamentales de forma intermitente y es por ello que hoy no existe en el país nada parecido a uno o varios portales de acceso abierto al patrimonio de museos, archivos y bibliotecas como si existen en varios países de Europa o, para no alejarnos de nuestro caso, en Chile. Por último, incluso las políticas a nivel de la administración pueden encontrarse con barreras de otro orden: las legales.

(JPS) En estos días hubo un debate en Estados Unidos a raíz de la iniciativa del Internet Archive de poner en línea un catalogo amplio de obras para apoyar al sistema educativo (National Emergency Library), que está privado de las bibliotecas físicas por el COVID19. La iniciativa provocó una airada protesta de asociación de editores y autores, que no dudaron de hablar de “piratería” a pesar que el acceso a las obras se hace cumpliendo todos los requisitos usuales en la bibliotecas actuales para el préstamo digital. Esto nos alerta de lo lejos que estamos todavía de llegar a una situación de acceso razonable.

(MB) Y eso que hablamos de Estados Unidos, donde hay excepciones dentro del Fair Use. En Argentina y otros países del continente las excepciones son un tema pendiente y urgente. La ausencia de un marco legal propicio para este tipo de trabajos y de políticas de gestión de información en el sector público desincentivan la inversión institucional en infraestructuras, procesos y capacidades vinculadas al acceso abierto.

(Archivoz) Bibliohack es un proyecto que comienza a trascender fronteras. ¿Cuál de sus logros -hasta el día de hoy- valoran más? ¿Qué otros desafíos tienen a la vista?

(MB) Haber podido establecer lazos con diferentes personas y grupos en todo Latinoamérica y más allá es quizás lo más estimulante de esta iniciativa. La sensación de poder valorar los esfuerzos realizados con visiones similares e integrarlos en perspectivas aún mayores es algo ciertamente satisfactorio. Colegas como Daniela Schütte de Memoria Chilena, Juan Pablo Angarita de la Biblioteca Digital de Bogotá, con quienes nos fuimos encontrando en medio del camino, hoy son aliados a la distancia sin quienes sería muy difícil imaginar nuestro proyecto. Hacia el futuro -quizás de modo inminente, vistas las circunstancias en que será publicada la entrevista- el desafío es sin dudarlo involucrar de modo definitivo a las organizaciones que nos apoyan, y a otras nuevas, en un proceso colaborativo como los que describimos más arriba.

(JPS) Para poner una nota de color, una cosa que valoro mucho, es que la mayoría de los lugares donde nos toca trabajar son edificios muy emblemáticos, o con historias particulares, por ejemplo la Academia Nacional de la Historia funciona en el antiguo Congreso de la Nación que ahora está preservado ¡adentro de otro edificio!, el propio Colegio Nacional Buenos Aires del que habló Matías es otro ejemplo, o el exótico Palacio de Aguas Corrientes, el edificio Alas de la Fuerza Aérea, o las ex-fabricas tabacaleras convertidas en instituciones culturales o educativas (como la sede de Filosofía y Letras de la UBA, o el Museo de Arte Moderno), en fin, es un extraño incentivo conocer por dentro muchos de esos lugares, así que si su biblioteca, museo o archivo esta en un edificio llamativo o exótico ¡no dude en llamarnos!

“El criterio de las exposiciones ha querido ser siempre escuchar el latido de la calle”: Entrevista a María del Olmo, directora del Archivo Histórico Provincial de Alicante

Entrevistamos a María del Olmo Ibáñez, directora del Archivo Histórico Provincial de Alicante (AHPA) y doctora en Filosofía y Letras por la Universidad de Alicante. María es además autora de numerosas publicaciones en libros y revistas científicas en los campos de la Filosofía y la Archivística, lo que la ha llevado a ser galardonada con el VIII Premio de Ensayo Pablo de Olavide “El Espíritu de la Ilustración” (Universidad Pablo de Olavide, Sevilla). En la siguiente entrevista nos cuenta su visión sobre los archivos históricos, y más concretamente, nos explica los fondos del AHPA, las principales líneas de trabajo de la institución y los retos futuros.

Bienvenida María, y gracias por tu tiempo para esta entrevista.

(Archivoz). Antes de profundizar en tu labor como directora del AHPA, nos gustaría conocer un poco más sobre tu trayectoria profesional. ¿Cómo llegaste al mundo de los archivos y cuál ha sido tu experiencia en este campo?

(MDO) Hola. Soy licenciada en Historia, durante la carrera formé parte de un trabajo de investigación promovido por el Departamento de Historia Moderna de mi universidad, que tenía por objetivo el vaciado de los protocolos notariales correspondientes al periodo de 1700/1750, del Archivo Histórico Provincial de Alicante. Esa experiencia me hizo comprender de verdad y sentir por primera vez, que la historia no eran libros escritos por alguien, que entre las líneas había seres humanos que habitaban para siempre en los documentos. A partir de entonces me sedujeron los archivos. Al acabar la carrera empecé a orientar mi destino en ese horizonte con la obtención de diversas becas en ese campo.

(Archivoz). Nos gustaría que nos transmitieras tu opinión sobre cuál crees que es el papel que desempeña un archivo histórico en la sociedad.

(MDO) Un archivo histórico es la casa de la memoria colectiva de la sociedad, en primer lugar. Ese es su papel como custodio de los documentos que testimonian nuestra historia. En segundo lugar, sigue siendo garante de derechos porque guarda documentos que todavía tienen valor probatorio, jurídico, etc. Y en tercer lugar, debería ser un centro cultural activo que contribuya a la difusión de la cultura, pero también a crear cultura como agente social con mucha potencialidad en ese sentido: exposiciones, didáctica, actividades culturales diversas: presentaciones de libros, recitales de poesía, cesión de sus dependencias para actos culturales de la sociedad, etc.

Un archivo histórico es la casa de la memoria colectiva de la sociedad. Clic para tuitear
(Archivoz). El AHPA, como archivo histórico provincial alberga una gran cantidad de documentación, pública y privada, ¿cuál destacarías?

(MDO) Desde el punto de vista histórico los protocolos notariales nos han acompañado casi desde el comienzo de nuestra existencia. La ley del notariado de 1931 nos adjudicó su custodia. La riqueza de los protocolos notariales es inmensa para la investigación en áreas tan distintas como la economía, la sociología o el folclore. Ellos recogen la vida social de la gente corriente en todos los ámbitos. La gente corriente es la que teje la historia. Se escrituran las compras y ventas, las dotes, los testamentos, la constitución de sociedades, etc. Sin embargo, son también muy importantes los fondos contemporáneos más recientes que tienen que ver con la memoria histórica. Entre ellos destacan el fondo de la Dirección Provincial de Instituciones Penitenciarias o el Gobierno Civil. Ambos narran y testimonian toda la represión del franquismo, y contribuyen al derecho a la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas.

 

(Archivoz). Siempre se ha pensado que los archivos históricos tienen un público muy claro como son los investigadores, ¿sería eso cierto aplicado al AHPA?

(MDO) Cada vez es menos así. Los investigadores forman quizás ya el grupo más minoritario del público de los archivos históricos. En primer lugar está el público en general que participa de las actividades culturales que organizamos: exposiciones, recitales, etc., como ya he señalado. En segundo lugar, en nuestro caso, están los estudiantes ya que tenemos un programa de aula didáctica muy activo y nos visitan cerca de 20.000 alumnos de las diversas etapas al año. Y en tercer lugar están los ciudadanos que necesitan nuestros documentos para su vida ordinaria, por ejemplo, con el fondo del Catastro. Detrás los investigadores tradicionales.

La riqueza de los protocolos notariales es inmensa para la investigación en áreas tan distintas como la economía, la sociología o el folclore. Clic para tuitear
(Archivoz). Además de la atención al ciudadano, descripción e informatización archivística, digitalización y el resto de tareas que desarrolláis en el archivo, también realizáis periódicamente exposiciones, ¿qué temáticas abarcáis y con qué finalidad?

(MDO) El criterio de las exposiciones ha querido ser siempre escuchar el latido de la calle, buscar la sintonía con los intereses de la gente. En ese sentido hemos conmemorado hitos de la historia reciente que cobraron interés para el público como la Transición, la Guerra Civil o el aniversario de Miguel Hernández. Ante la sensibilidad por el tema del feminismo y la violencia de género hemos hecho dos exposiciones sobre la mujer. Otras se han orientado a documentar nuestras fiestas y tradiciones como las Hogueras o la Semana Santa. Y también hemos difundido la recepción de fondos de instituciones importantes para la ciudad como el fondo des Instituto de Segunda Enseñanza Jorge Juan, por el que pasaron casi todos los alicantinos desde finales del siglo XIX. Para ello realizamos una exposición sobre la historia de la enseñanza en la provincia.

 

(Archivoz). En tu artículo Los archivos históricos en el siglo XXI: ¿Hacia una redefinición? explicas que actualmente es una realidad la existencia en un mismo archivo de dos espacios: el físico y el virtual, y que el segundo es ya tan real como el primero. Sin lugar a dudas, la presencia en redes del AHPA es constante y toda actividad in situ se ve reflejada en las redes virtuales: Facebook, Twitter, Instagram e incluso un canal de YouTube. ¿Cómo surgió esta idea (casi necesidad), y cuál está siendo su repercusión?

(MDO) La verdad es que la repercusión de nuestra exposición sobre la Guerra Civil en Alicante en 2016 fue la que nos movió a adentrarnos en el mundo de las redes sociales, que inauguramos con nuestro Facebook. La respuesta de la gente fue inmediata y ha ido creciendo exponencialmente. En las redes le hemos querido dar el protagonismo precisamente a la gente publicando cada visita o cada acto que se ha realizado en el centro. Después fue el canal de YouTube, para concentrar en él el material de los que hemos llamado “Archivo Vivo”, entrevistas a personas testigos del tema de las exposiciones, y también para guardar los audiovisuales de las exposiciones, para preservarlas así venciendo su condición efímera. Después vinieron Twitter e Instagram. El mundo de hoy tiene esas dos realidades y los archivos, como parte de la sociedad, deben estar en ambas. La interactuación con nuestros usuarios es infinitamente mayor con ellas.

 

(Archivoz). Ya para finalizar, ¿qué nuevos horizontes os planteáis en el AHPA a corto-medio plazo?

(MDO) Después de la descripción de fondos y difusión de fuentes, seguiremos con nuestras líneas de trabajo fundamentales: exposiciones y didáctica, nos caracterizan. Puedo contar que la nueva exposición en la que estamos trabajando, en colaboración con la Universidad de Alicante, se titula “Valencianos en guerra (1808/1814). Va a ser novedosa porque la “historia pública” estará muy presente en ella.

«Dejar de cobrar por el uso comercial supone una ventaja indudable para todos aquellos que tienen iniciativas basadas en el uso de nuestros fondos digitales»: Entrevista a Mar Pérez Morillo, directora de la División de Procesos y Servicios Digitales de la BNE

El pasado 30 de abril la Biblioteca Nacional de España anunciaba que permitirá el uso comercial gratuito de las imágenes digitalizadas de las obras en dominio público, noticia que ha tenido una gran acogida por la importancia de este movimiento aperturista. Por ello, hoy os presentamos esta breve entrevista con Mar Pérez Morillo, directora de la División de Procesos y Servicios Digitales, desde la que se coordinan los proyectos de reutilización, los portales de difusión de la BNE (web, intranet y redes sociales), el catálogo, la Biblioteca Digital Hispánica y el Depósito Legal Electrónico

(Archivoz) Buenos días, Mar, y muchas gracias por realizar esta entrevista para todos nuestros lectores. Recientemente, hemos conocido que la Comisión Permanente del Real Patronato de la BNE aprobó solicitar al Ministerio de Cultura autorización para suprimir el pago por el uso comercial de las imágenes digitales de obras que se encuentran en dominio público. ¿Qué implicaciones tiene esta decisión del Patronato y qué beneficios ofrece a los usuarios?

(MPM) En estos momentos difíciles para todos y en particular para la industria cultural, la Comisión Permanente del Patronato ha pensado que esta medida podía fomentar la reutilización de nuestras colecciones y también impulsar la creatividad y la iniciativa empresarial basada en el patrimonio cultural. Dejar de cobrar por el uso comercial supone una ventaja indudable para todos aquellos que tienen iniciativas basadas en el uso de nuestros fondos digitales. Y además encaja con nuestra estrategia de impulso de la reutilización de nuestras colecciones.

(Archivoz) Imaginamos que llegar a esta decisión no ha sido fácil. ¿En qué momento empezasteis a plantearos esta estrategia? ¿Con qué obstáculos os habéis encontrado?

(MPM) La BNE lleva pensando en tomar esta medida bastante tiempo. De hecho, recientemente se eximió del pago por el uso de nuestras imágenes digitales cuando el fin fuera académico o de investigación. Una de las principales misiones de la BNE, recogidas en su Estatuto, es impulsar el acceso y la reutilización de sus colecciones. Esta medida va en esa línea. Tratándose de imágenes que están en dominio público no tiene mucho sentido cobrar por su uso. De esta forma, nos alineamos también con la Directiva europea 2019/790 de abril de 2019 sobre los derechos de autor y derechos afines en el mercado único digital en lo que se refiere al uso del patrimonio digital en dominio público.

Una de las principales misiones de la @BNE_biblioteca, recogidas en su Estatuto, es impulsar el acceso y la reutilización de sus colecciones. Clic para tuitear

Quizá el argumento de más peso que ha impedido tomar esta medida antes es la pérdida de ingresos asociada. Hay que decir que el volumen de ingresos por este concepto no es muy alto y que, además, creemos que a la larga la solicitud de reproducciones crecerá. Ya hace unos años se simplificaron y abarataron los precios y aumentaron un 20% las solicitudes. Y es que por las reproducciones no podemos dejar de cobrar porque conllevan un proceso que tiene un coste para la Biblioteca.

(Archivoz) En estos días hemos visto que ha sido recibido de forma muy positiva en redes sociales. ¿Qué impacto crees que puede tener en la consulta y reutilización de las colecciones?

(MPM) Nuestros usuarios llevan esperando esta medida mucho tiempo. Sabemos que hay muchos proyectos e iniciativas que se ven frenados por la necesidad de pagar por el uso comercial. Es posible que, como con otras medidas similares de impulso de la reutilización, se tarde algo de tiempo en ver el impacto pero creemos que para la industria editorial y, en general las culturales y creativas, es una infraestructura muy valiosa para crear productos nuevos. El uso de las colecciones de la BNE no ha dejado de crecer y de tener impacto de formas diferentes desde 2007: a través de los portales de acceso (Hemeroteca Digital y Biblioteca Digital Hispánica), las redes sociales, proyectos como los libros interactivos, los micrositios, las exposiciones virtuales, y luego BNELab (Comunidad BNE, BNEscolar…). Son políticas de gran calado cuyos resultados se verán con el tiempo.

(Archivoz) Sin duda, es un paso muy importante que la Biblioteca Nacional de España, cabecera del sistema bibliotecario español, dé este paso hacia la apertura de contenidos digitales. ¿Qué influencia crees que puede tener en el resto de instituciones culturales, especialmente en otras bibliotecas?

(MPM) Cada institución tiene sus circunstancias y su propia estrategia. Creemos que esta medida es adecuada para la BNE, pero cada institución es la que mejor puede saber qué licencias son adecuadas de acuerdo con su situación.

Nuestros usuarios llevan esperando esta medida mucho tiempo. Sabemos que hay muchos proyectos e iniciativas que se ven frenados por la necesidad de pagar por el uso comercial Clic para tuitear
(Archivoz) ¿Por qué es tan importante ayudar a impulsar modelos de negocio relacionados con la industria editorial y las industrias culturales?

(MPM) Que tenemos que conservar, proteger y difundir nuestro patrimonio documental y bibliográfico es algo de lo que nadie duda hoy, pero si este patrimonio sirve de impulso a la industria editorial y cultural en general es además una fuente de riqueza para la sociedad y una forma de devolverle a esta todo el valor y el conocimiento que albergamos, poniéndolo a su servicio.

Historia de los estudios universitarios en el ámbito de la documentación en la UCM

El profesor Alfonso López Yepes publicó recientemente bajo el título «Las Ciencias de la Información y Documentación en la universidad española y su repercusión en Iberoamérica. La actividad docente e investigadora del Departamento de Biblioteconomía y Documentación de la Universidad Complutense de Madrid a través de su Servicio de Documentación Multimedia (1975-2020)» una muestra-selección cronológica, audiovisual-multimedia, en acceso abierto, de realizaciones, actividades y actuaciones académicas, docentes e investigadoras.

En definitiva, constituyen una serie de referencias sobre materiales didácticos desarrollados durante 45 años de estudio e investigación sobre Ciencias de la Documentación en España, con presencia y manifestaciones en Iberoamérica: visión desde el Servicio de Documentación Multimedia adscrito al Departamento de Biblioteconomía y Documentación -Facultades de Ciencias de la Documentación y de Ciencias de la Información- de la Universidad Complutense de Madrid.

Acompañando a la presentación de esta recopilación, se puede encontrar un vídeo  de la investigación de Doctorado a cargo de Mónica León Siminiani, bajo la supervisión de Alfonso López Yepes, en el marco del Programa de Doctorado “Documentación: Fundamentos, Teoría, Aplicaciones: Los estudios de Documentación en la Universidad Complutense de   Madrid 1975-2000″, que se realizó en 1998, un breve reportaje que se hacía eco de los distintos niveles de estudios que ofrecía la Universidad Complutense de Madrid en el ámbito de la documentación, algunos de ellos en la entonces denominada Escuela Universitaria de Biblioteconomía y Documentación, incluyendo entrevistas a históricos profesores de la escuela y un repaso a los medios técnicos y materiales que ofrecía en aquella época.

Sin duda, un interesante documento audiovisual que permite descubrir cómo hemos cambiado en estos 22 años desde la grabación de este trabajo.

«En los periódicos de nuestra Hemeroteca surgen historias que llevan decenas de años esperando a que alguien conecte la información que contienen para transformarlas en algo útil y bello»: Entrevista a Fernando Rivera, Biblioteca-Hemeroteca del Ateneo Ferrolán

En Archivoz nos interesa mostrar la gran riqueza y diversidad existente en los fondos de documentación histórica. Hoy hemos querido acercarnos a la complejidad específica de la gestión de fondos y servicios documentales de las instituciones culturales locales. Queremos saber qué afectos mueven a sus profesionales, cuáles son sus problemas y cómo afrontan los retos del presente: los cambios en la sociedad, la digitalización y la gestión documental automatizada.

Fernando Rivera es el responsable de la Biblioteca – Hemeroteca «Ángeles Alvariño» del Ateneo Ferrolán, una entidad cultural fundada en 1879 y que desde entonces mantiene vigente su compromiso con la cultura en la ciudad de Ferrol (A Coruña). Su testimonio nos introduce de manera ejemplar en la realidad actual de este tipo de entidades.

(Archivoz) ¿Cómo llegaste a esta profesión? ¿Qué te motiva en el día a día?

(Fernando Rivera) Creo que, como la inmensa mayoría de las personas que nos dedicamos al mundo de las bibliotecas, archivos, museos o centros de documentación, llegué a esto por vocación.

Soy titulado de la segunda promoción de Biblioteconomía y Documentación de la Universidade da Coruña. Desde 1999 he trabajado en bibliotecas universitarias, empresas de documentación o centros tecnológicos desempeñando todo tipo de funciones, desde catalogar publicaciones a impartir teleformación sobre gestores documentales o desarrollar proyectos de innovación; creo que esto dice mucho acerca del carácter de nuestra profesión. Desde 2009 soy el bibliotecario del Ateneo Ferrolán, una institución de tradición centenaria en la ciudad de Ferrol, abierta a todo tipo de colectivos y manifestaciones artísticas, culturales y sociales.

En el día a día resulta gratificante –en lo profesional y en lo personal– comprobar cómo es posible despertar en personas de todas las edades el interés y la ilusión por el descubrimiento que nace del estudio de objetos aparentemente inanimados como son los libros; o cómo, desde los ejemplares periódicos de nuestra Hemeroteca, surgen historias que llevan decenas de años aguardando a que alguien conecte la información que contienen para transformarlas en algo útil y bello para la vida diaria de las personas, aquí y ahora en pleno siglo XXI.

(Archivoz) El centro que diriges se define como Biblioteca-hemeroteca y ofrece algunas características singulares ¿Qué distingue vuestras colecciones?

(FR) Nuestras colecciones son el reflejo del devenir histórico del Ateneo Ferrolán como entidad, y de la ciudad en general. Gonzalo Torrente Ballester decía sobre su ciudad natal que es “una ciudad lógica enclavada en una tierra mágica”. Ferrol fue creada a mediados del siglo XVIII prácticamente desde la nada para erigir los Reales Arsenales de la Armada siguiendo los ideales de racionalidad de la Ilustración. Esta ingente realización atrajo a miles de personas, llegando a ser la primera ciudad de Galicia en número de habitantes en el último tercio del XVIII.

Desde entonces hasta hoy la ciudad está sujeta y acusa especialmente las vicisitudes históricas de Galicia y España, por su fuerte dependencia de las políticas estatales con sus núcleos de decisión a cientos de kilómetros, acentuando los efectos de las cíclicas crisis sociales y económicas. En el seno de la sociedad local, altamente estamental, crecieron los ideales conservadores y liberales; y también el movimiento obrero, ya que Ferrol era una isla industrial en una Galicia que fue prácticamente ajena a la revolución de las máquinas.

Biblioteca - Hemeroteca (X. Porto)

Biblioteca – Hemeroteca (X. Porto)

En este contexto, y a partir de la segunda mitad del siglo XIX se desarrollaron de forma febril las primeras manifestaciones del periodismo impreso. La ciudad fue cuna de numerosas cabeceras, muchas de ellas de carácter efímero apenas superaron el primer número, otras aún perviven, aunque le fueran amputadas a la ciudad, como el diario El Correo Gallego. Esta cabecera, nacida en Ferrol fue trasladada a Santiago de Compostela en plena guerra civil. Todas estas cabeceras son como instantáneas mecanoscritas de la historia, fiel reflejo de un momento de la ciudad. En la Hemeroteca del Ateneo conservamos ejemplares de gran interés –muchos de ellos únicos– de la prensa local de los siglos XIX y XX.

Por otra parte, la colección de la biblioteca está orientada hacia los estudios de carácter local. Queremos ser muy selectivos con esta colección sobre, temas ferrolanos y gallegos, que en la actualidad crece gracias a donaciones públicas y privadas que son siempre muy bienvenidas. Como muestra de la importancia de este tipo de colecciones, este año por ejemplo tenemos dos celebraciones protagonizadas por personajes históricos ferrolanos que trascienden el interés local, como son la conmemoración del 200 aniversario del nacimiento de Concepción Arenal, o la celebración del Día das Letras Galegas en homenaje a la figura de Ricardo Carvalho Calero.

(Archivoz) ¿Crees que la ciudadanía conoce y valora esos fondos de manera suficiente?

Creo que los usuarios que están más familiarizados con la utilización de recursos documentales, como investigadores y profesores, historiadores o estudiantes; conocen y aprecian la importancia de nuestro fondo documental, y valoran enormemente el trabajo que hacemos por preservarlo y ponerlo a su disposición.

Pero reconozco que existe –más que desconocimiento– lo que yo denomino un cierto conocimiento difuso por parte de la ciudadanía en general en torno a los servicios que ofrecemos. Creo que esto es algo común en menor o mayor medida a todas las instituciones de nuestro entorno profesional. Por eso pienso firmemente que buena parte de nuestra tarea consiste precisamente en actuar a través de todos los vehículos de difusión posibles (boletines, web, redes sociales, organización y participación en jornadas, o en entrevistas como esta misma que agradezco a Archivoz) para captar el interés y vencer la resistencia o los miedos, a veces alimentados por prejuicios o imágenes estereotipadas, para que muchas más personas se animen a entrar en la biblioteca y hagan uso de sus servicios.

Son estos casos los especialmente motivadores y enriquecedores profesionalmente, pues la tarea del bibliotecario es más compleja y rica, al pasar a ser un prescriptor de información, y en ocasiones, un formador o guía en el autoaprendizaje de esas competencias informacionales por parte del ciudadano. Lo cierto es que, una vez superada esa barrera de desconocimiento, la valoración del servicio es muy positiva por parte de los usuarios, sobre todo porque pueden comprobar de primera mano la utilidad del servicio al ver satisfecha su demanda de información; o en su caso, al ser referenciados hacia otros recursos o servicios que pueden resolver su problema. Es en este punto último donde los profesionales de los distintos servicios de información nos configuramos como una red de apoyo mutuo: aunque sea de forma invisible e intangible, ¡estamos ahí!

Una de mis tareas fundamentales es asegurarme –utilizando en ocasiones algo de pedagogía profesional– de que los cargos directivos de la entidad sean los primeros interesados en reconocerla y valorarla. En este sentido tengo que decir que me he sentido respaldado por las sucesivas juntas directivas que han pasado por el Ateneo a lo largo de estos ya más de 10 años. Por la naturaleza cultural del Ateneo, las personas que ocupan puestos de responsabilidad suelen mostrar sensibilidad y empatía hacia el servicio de biblioteca-hemeroteca. Esto es una importante ventaja, sobre todo cuando hay que confrontar y hacer ver el porqué de determinadas decisiones tomadas en virtud del criterio profesional del bibliotecario.

Tener el respaldo de la Junta directiva es la palanca que nos proyecta también hacia el exterior. Como bibliotecario, también debo prestar apoyo técnico –en los ámbitos de mi responsabilidad profesional– a la directiva del Ateneo, así como en su relación institucional con otras entidades e instituciones públicas que gestionan los recursos y derechos a los que podemos acogernos.

Espacios de trabajo (X.Porto)

Espacios de trabajo (X.Porto)

(Archivoz) Hace tiempo que la Hemeroteca emprendió el proceso de digitalización ¿Qué particularidades habéis encontrado al digitalizar un fondo como este?

(FR) Me gustaría hacer dos consideraciones como punto de partida: la primera es que la digitalización no supone un ahorro de espacio o costes de conservación de la colección. El documento objeto de la digitalización debe ser conservado igualmente y para su consulta física debemos mantener los mismos recursos existentes. El disponer de una copia digital maestra, para cuya obtención en ocasiones deterioramos aunque sea mínimamente el documento durante su manipulación, no sustituye la consulta, ya que para la investigación, hay muchos aspectos de la caracterización del documento que solo son apreciables mediante el acceso físico al mismo.

La segunda consideración es que la digitalización no simplifica la gestión de la colección. Sin duda facilita la difusión del contenido intelectual de los documentos y con efecto multiplicador; pero esto añade complejidad al tener que dedicar más recursos y más específicos, a la gestión y el mantenimiento de la colección digital.

Esto que comento de entrada, y que puede resultar obvio en el desarrollo de nuestra práctica profesional, es sin embargo uno de los principales malentendidos que hay que deshacer a la hora de abordar y defender un proyecto de digitalización ante personas que no tienen perfil técnico. Para comprobarlo basta con consultar la hemeroteca reciente: cuando alguna entidad o institución pública se embarca en talleres de empleo o iniciativas para digitalizar patrimonio documental, suelen ser éstas, el ahorro de espacio y de costes, las que se aluden como las principales ventajas que se esperan alcanzar.

Hecho este inciso, en el Ateneo hemos desarrollado un proyecto para recuperar, digitalizar y poner en valor la mayor parte de nuestro fondo de prensa local histórica. Para ello contamos con el inestimable apoyo económico de la Fundación Barrié. Se trata de ejemplares de prensa, en muchos casos únicos y de gran valor histórico y social. Son principalmente cabeceras de prensa editadas en Ferrol a finales del siglo XIX o comienzos del XX. Nuestra colección digital se nutre de la copias digitales procedentes de este proyecto, disponibles para consulta; así como colecciones digitales externas recibidas por varias vías como la donación o adquisicion de colecciones de prensa histórica en CD-ROM, etc.

Uno de nuestros objetivos a corto plazo es proceder a la digitalización de la colección completa de los diarios Ferrol Diario y El Norte. Ésta es una necesidad muy demandada por parte de los usuarios, casi podría decir que es ansiada, por cuanto abarca un periodo de nuestra historia reciente, en las postrimerías del franquismo y la transición democrática, que es un campo muy abierto para la investigación. Por otra parte, con los medios de digitalización de los que disponemos en la biblioteca-hemeroteca, puntualmente se digitalizan determinados documentos de interés o a demanda, pasando a formar parte de la colección digital.

En cuanto a particularidades, en la digitalización de prensa el punto más crítico es el postprocesado OCR (reconocimiento óptico de caracteres), en muchos casos la calidad de la impresión no es buena, o el estado de conservación del original que llegó hasta hoy no está en las mejores condiciones, la conversión de la imagen digital en caracteres legibles exige muchas horas de dedicación para la corrección de errores.

(Archivoz) ¿Existe algún plan de difusión para estos fondos através de Internet?

El fin último de la digitalización es la consulta del contenido de la colección de prensa histórica a través de internet. Es un proceso que ya iniciamos en su momento con sucesivos gestores de contenidos que no se adecuaban a nuestras necesidades y que continuamente estamos repensando. En este punto creo que es importante compartir el aprendizaje que obtuvimos: hay que dedicar más tiempo a la fase de análisis, subordinando a ella la implantación de soluciones de software que en principio parecen muy atractivas y asequibles, pero que en la práctica consumen un tiempo y unos recursos técnicos muy por encima de las ventajas que puedan presentar a priori.

Actualmente estamos trabajando con colaboradores en el diseño de un sistema de gestión portable basado en elementos preprocesados, que eliminan la dependencia de tecnologías de servidor y recursos informáticos. Creo que vamos por buen camino y en los próximos meses podremos ofrecer buenas noticias. El siguiente punto en nuestra hoja de ruta digital pasa por el desarrollo de una API y la colaboración con otras redes como Galiciana y Europeana.

(Archivoz) El mundo de los archivos y la gestión documental siempre ha estado muy presente en las Xornadas de Documentación que organiza el Ateneo Ferrolán. ¿Qué os animó para iniciar estos eventos especializados en vuestra ciudad? ¿Cómo valoras hoy la experiencia?.

Las Xornadas DOC se vienen celebrando desde 2013. Aquella primera edición nació de la inquietud por dar visibilidad y comunicar a la sociedad la importancia del trabajo que se realiza desde archivos, bibliotecas, museos, centros de documentación. Creímos que ningún sitio mejor que un ateneo para dar cabida al debate y la opinión desde diferentes enfoques y puntos de vista. Buscamos un formato que diera pie a la interacción profesional desde campos de aplicación distintos, y también que suscitara el interés por conocer lo que ofrecen los servicios de información a la ciudadanía en general.

La experiencia de aquella jornada, dedicada a las bibliotecas y archivos especializados en información local, fue muy positiva y tuvo buena acogida entre la comunidad, la universidad, y a nivel institucional. El resultado de todas las ediciones ha sido sumamente enriquecedor y generador de contactos e intercambio de experiencias, una retroalimentación en la que todos ganamos. Quiero agradecer muy especialmente la colaboración desinteresada de los profesionales que participan en las Xornadas, así como la colaboración recabada de instituciones como la Universidade da Coruña o el Concello de Ferrol, entre otras.

Desde 2013 hemos abordado muchos otros temas: experiencias en la creación de archivos y centros de documentación basados en la aportación y colaboración colectiva; la contribución social de los servicios documentales de las bibliotecas especializadas en los ámbitos universitario, militar, penitenciario o eclesial, acercando a la ciudadanía estas realidades; la gestión documental en los medios de comunicación y los retos que suponen la revolución tecnológica y las redes sociales. Los contenidos de las ponencias están disponibles en audio a través del micrositio de las jornadas o en Internet Archive. El próximo mes de mayo celebraremos las quintas Xornadas DOC, dedicadas a las bibliotecas escolares como formadoras y educadoras, a las que desde aquí quiero invitar a los lectores de Archivoz.

(Archivoz) El Ateneo Ferrolán es una entidad cultural que ha resistido desde 1879 los avatares de la historia y lo ha hecho manteniendo su vocación de servicio a la comunidad. ¿Cómo enfrenta su futuro el centro que diriges?
Xoán Porto

Edificio del Ateneo Ferrolán (X. Porto)

(FR) El Ateneo tiene una azarosa vida, a lo largo de más de 140 años, con distintas épocas en las que agonizaba y resurgía sobre sus cenizas. Su penúltima etapa se cortó abrúptamente con el golpe de estado que lideró el general Franco. La violenta represión que siguió al levantamiento militar alcanzó en nuestra ciudad unas cotas de brutalidad estremecedoras.

Tras la “longa noite de pedra”, con el regreso de las ansias de libertad y democracia, la sociedad ferrolana de los años 1970 reavivó el fuego que habían alentado generaciones pasadas. Bajo ese espíritu, en 1983 se creó el servicio de hemeroteca. Desde 1996 la biblioteca quedó integrada en la red de bibliotecas de Galicia, y en 2008 la Xunta de Galicia le otorgó la consideración de biblioteca de titularidad privada de especial interés para Galicia, por la importancia de sus fondos hemerográficos.

El lema del Ateneo Ferrolán es “Un lugar para la cultura”, como profesional me siento muy honrado y es a la vez una gran responsabilidad representar, desde mi ámbito, a una entidad que fue y es modelo. Me gustaría aprovechar la ocasión para agradecer a todas las personas, socios y socias del Ateneo, que contribuyen y se esfuerzan en mantener abierto este faro de la cultura, porque en los tiempos que corren es algo casi heroico.

En cuanto al futuro de la biblioteca-hemeroteca, me gusta ver las cosas siempre con optimismo, pero sin perder de vista el horizonte. En este sentido, una de las cuestiones acuciantes es resolver el asunto del traslado de los fondos bibliográficos que permanecen fuera de la entidad, a raíz de la problemática surgida durante el desarrollo de las obras de rehabilitación de la sede del Ateneo, un edificio histórico del siglo XVIII, legado por el benefactor Pedro Carvajal al Ayuntamiento de Ferrol.

Además del problema sobrevenido con los fondos, la obra municipal pretendía acabar con muchos de los problemas históricos de la biblioteca, ubicada en la tercera planta y bautizada con el nombre de la insigne oceanógrafa ferrolana Ángeles Alvariño. Desgraciadamente y a día de hoy, aunque buena parte de las problemáticas como las copiosas goteras se fueron solventando con la nueva cubierta, y se mejoró el espacio útil para depósito de fondos, dotándose también de un acceso adaptado con ascensor, imprescindible para prestar el servicio de forma adecuada; el proyecto arquitectónico también provocó nuevos problemas, como el diseño de superficies desniveladas, disfuncionales para su utilización; y dejó sin solventar o agravó otros, como el diseño de la iluminación natural y artificial de los espacios o el control de las condiciones ambientales en las salas. Creo que, en algún momento, bibliotecarios y arquitectos deberíamos sentarnos a hablar (risas).

(Archivoz) ¿Cuáles consideras que son los retos del presente para los profesionales de la documentación en este tipo de entidades culturales?

Creo que los retos para el profesional en un centro como este no son muy distintos a los que afronta la profesión en general: presupuestos muy ajustados por la coyuntura económica general que obligan al profesional a multiplicarse; desde la utilización y captación de recursos materiales, hasta el desarrollo de todo tipo de tareas que exigen la aplicación de conocimientos de distintas disciplinas (mantenimiento de sistemas informáticos, comunicación pública, colaboración con la acción cultural de la entidad, atención al público, organización de exposiciones, jornadas, edición de publicaciones, difusión de actividades…) y todo ello en un horario exiguo.

En resumen, trabajar en un centro con una personalidad cultural tan acusada como el Ateneo Ferrolán trasciende lo laboral y la implicación personal es inevitable. Podría resumirlo en que la tarea es tan agotadora como enriquecedora.

Malas praxis en los inicios del cine

Siegmund Lubin, cuyo verdadero nombre era Siegmund Lubszynski, fue un reconocido productor de películas en Estados Unidos de América (aunque él era de origen polaco) durante los años en los que este arte comenzaba a dar sus primeros pasos. Llegó incluso a tener un importante estudio, Los Lubin Studios, que finalmente cerrarían tras un debastador incendio en 1914 y el posterior comienzo de la I Guerra Mundial en 1917.

Su contribución al cine llegó, incluso, a ser premiada concediéndole una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, en el 6166 de Hollywood Boulevard.

Sin embargo, un aspecto oscuro de este productor y optometrista, y por lo que también será recordado fue por la cantidad de copias ilegales de películas que, a través de su compañía, distribuyó entre el público estadounidense, llegando a ser considerado uno de las primeras personas en infringir los derechos de autor en el ámbito cinematográfico.

En esta entrada, se puede visionar el film titulado por los estudios de Lubin como «Four Heads Are Better Than One» (Cuatro cabezas son mejores que una) de 1903, que no era más que una copia ilegal de la película realizada por Georges Méliès titulada «Un homme de têtes» (El hombre de las cabezas) de la productora francesa Star Film en el año 1898, una de las primeras películas en las que se utilizó la técnica de exposición múltiple de objetos sobre un fondo negro.

II CNADE: El congreso que quiere acabar con los papeles

Más de 500 especialistas en documento electrónico se dan cita en Leganés

Los días 4 y 5 de febrero tendrá lugar el encuentro de todos los responsables de gestión documental y de archivo de nuestras administraciones públicas, en el Congreso Nacional de Archivo y Documento Electrónico (CNADE). Esta segunda edición de CNADE también se celebrará en  Leganés (Madrid).

Pronto serán historia los papeles, los formularios por triplicado, la aportación de documentos y fotocopias, las compulsas, el papeleo interminable y las montañas de expedientes y documentos en mesas, despachos, librerías y archivos. Pero para que eso sea realidad, y se termine el mareo de ventanilla en ventanilla, es necesario que aquellos que conocen el funcionamiento de las administraciones y el proceso de los actos administrativos, su nacimiento, trámite y finalización, realicen una labor ardua de adaptación a las nuevas normativas, tecnologías y posibilidades materiales y de infraestructuras necesarias para ello.

En Leganés más de medio millar de responsables interesados en hacer realidad cuanto antes este objetivo, pertenecientes a más de 250 instituciones diferentes, podrán conocer las problemáticas, las propuestas y soluciones que actualmente están aplicando las diferentes administraciones: central, autonómicas y locales. Unos y otros podrán debatir, intercambiar y contrastar experiencias y tecnologías con  los especialistas en gestión documental y archivo de otros sectores y de otros países.

Expertos de Reino Unido y Portugal

 Así, en el panel de mesas de debate, ponencias y talleres podremos conocer las experiencias de Reino Unido y Portugal, las plataformas que desde la administración central se ponen al servicio del resto de administraciones y los servicios que desde las comunidades autónomas también colaboran a hacer posible esa transformación.

Más de un centenar de ponentes compartirán sus experiencias y entre todos se dará un impulso a esa necesaria y obligada transformación, cuya última fase nuestras leyes la fijan para octubre de 2020.

Contaremos con la presencia de responsables del Ministerio de Cultura y Deporte, históricamente ligado al sector del archivo, y también con el nuevo Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, que lidera el impulso y desarrollo de lo que llamamos administración electrónica. También asistirán las Federaciones Española y Andaluza de Municipios y Provincias, las comunidades de Andalucía, Cataluña, Galicia, Madrid, Navarra… y numerosos ayuntamientos y diputaciones.

Además de debatir sobre temas técnicos, procesos, procedimientos y gestión propias del sector, también se debatirá sobre la transformación de la figura de gestor y el archivero que han de cambiar y transitar hacia una nueva forma de trabajar, para desempeñar una responsabilidad determinante en el cambio de paradigma que estamos protagonizando hacia una administración sin papeles y ligera de burocracias innecesarias. Para ello las Asociaciones el sector presentes en el Congreso compartirán sus casos de éxito, visiones y propuestas, y es nuestro deseo que este Congreso contribuya a poner en valor la figura de estos esforzados responsables públicos que velan por la transparencia, eficiencia, buena gestión y preservación de los documentos y los archivos.

Participan, apoyando esta transformación, las empresas más activas en el servicio a  las administraciones públicas, como Gestiona, Odilo, Berger Levrault, T-Systems, acompañadas por AGTIC, ASAC, Audifilm,Iecisa/Fujitsu, Guadaltel, Kodak/Alaris, Liferay, Normadat, ODEI y Spigraph.

El II Congreso Nacional de Archivo y Documento Electrónico tendrá lugar en el Centro Cívico José Sramago de Leganés los días 4 y 5 de febrero. El aforo esta completo a dos semanas de su celebración, lo que demuestra el interés y ocupación de nuestras administraciones en hacer posible la transformación digital de estos servicios. Para poder atender a esta demanda, todas las sesiones serán ofrecidas tras el congreso en formato vídeo a través de la página web del congreso www.cnade.es para aquellos interesados que no puedan asistir a este foro de colaboración.

 

100 años de la Ley Seca

Con el inicio de la nueva década, muchas personas han recordado las particularidades de los llamados “locos años veinte”, que se iniciaron hace exactamente cien años. Todos tenemos en mente las clásicas imágenes de las películas de cine mudo, o el jazz y el charlestón. Pero los años veinte no fueron sólo interesantes desde el punto de vista artístico: tras el fin de la Primera Guerra Mundial, Estados Unidos vivió su definición como primera potencia mundial y un crecimiento económico sin precedentes. La popularización de productos de consumo como los coches o el teléfono (hasta entonces, privilegio de los más pudientes) y  de los medios de producción y comunicación de masas, hicieron que la economía y la sociedad vivieran un gran salto adelante. Además, este país exportó su modelo cultural al resto del mundo. Por supuesto, no todo fue positivo: en gran parte, este crecimiento estuvo basado en el crédito, el endeudamiento y la especulación, que llevaron a la Gran Depresión sólo una década después.

Por su parte, tras la instauración de la llamada Ley Seca, que prohibía el consumo, la fabricación y la venta de alcohol, se desarrolló un importante mercado clandestino y supuso el auge del crimen organizado. Este movimiento estuvo apoyado por sectores religiosos y conservadores como la llamada “Liga por la Templanza”, que relacionaban el alcohol con el pecado, la violencia  y la ruina de las familias. Su máximo exponente, Carrie Nation, era famosa por entrar en los bares armada con un hacha y una Biblia. En este vídeo podemos escuchar uno de los pocos discursos radiofónicos que se conservan de esta activista.

El archivo como fuente de consulta o referencia en el proceso documental aplicado a la producción cinematográfica (Primera parte)

El archivo audiovisual supone una pertinente fuente de consulta cuyo objeto es documentar,  mediante el acceso a fuentes de referencia, la puesta en imágenes del guión cinematográfico. Es más, el proceso de documentación –gestión de información fílmica, tratamiento informativo- aplicado a la producción cinematográfica afecta a todo el equipo de trabajo, especialmente en su fase de preproducción. Existe abundante bibliografía –y videografía- sobre metodología de trabajo de los cineastas, de los diversos profesionales del cine, como usuarios de información cinematográfica para la realización de su trabajo en la puesta en imágenes y tareas fílmicas. Como muestra de ello se reseñan a continuación algunos ejemplos sobre el tema planteado, así como otros aspectos de aplicación de la documentación cinematográfica, cuya publicación se remonta a los años 1992, 1995, 2012, 2013, 2014, 2015, 2016, 2018.

Una clara aproximación al tema se establece en el artículo de Alfonso López Yepes Usuarios de documentación cinematográfica. Revista General de Información y Documentación, Vol.2 (2), pp.51-84 (1992) en donde se puede leer “…Previamente a la realización de un film puede llevarse a cabo una investigación exhaustiva en torno a la historia que se quiere contar. Para ello habrá que documentar de alguna manera el trasfondo histórico-político, económico y socio-cultural en que tienen lugar los hechos narrados e incluso llegar a plasmarlos en imágenes con sus consiguientes ambientaciones, situaciones y diálogos referenciados. Todo el equipo técnico-artístico que interviene en la creación y elaboración de un producto cinematográfico realiza de una u otra forma un trabajo previo o simultáneo de investigación y, por consiguiente, de consulta y utilización de fuentes informativas diversas, ya sean bibliográficas, iconográficas, sonoras, audiovisuales, plásticas u orales, sin olvidar el acceso a la información que proporcionan las fuentes automatizadas y digitalizadas” (pág.51). La estructura de contenidos del trabajo se articula en los siguientes 11 epígrafes:

  • La producción  y postproducción cinematográficas: fases del trabajo cinematográfico.
  • La documentación del guionista.
  • La documentación del equipo o departamento de dirección.
  • La documentación del equipo de cámaras.
  • La documentación del equipo de escenografía: dirección de arte.
  • La documentación del equipo artístico o de interpretación.
  • La documentación del equipo de sonido.
  • La documentación del equipo de montaje.
  • La documentación del equipo de producción.
  • La documentación en la distribución y exhibición (comercialización) del producto fílmico.
  • La información cinematográfica: estudiosos y periodistas especializados.

En relación con la metodología de trabajo del cineasta abordada en dicho artículo, puede servir de referencia audiovisual la grabación -que acompaña al artículo en anexo- efectuada en abril de 1985 con motivo del rodaje en los Estudios Luis Buñuel de Madrid de la película Luces de Bohemia, dirigida por Miguel Angel Díez, adaptación cinematográfica de la obra del mismo título de Valle-Inclán. En dicho documento audiovisual se incluyen las manifestaciones vertidas sobre este tema por los profesionales protagonistas de la producción de este film. Puede apreciarse claramente cómo se destaca la importancia del archivo –su utilización- en la búsqueda y consulta de informaciones relacionadas con la época histórica –literaria, etc.- en que se desarrolla la acción: El proceso documental en la producción cinematográfica “Luces de Bohemia” (1985, 6:25).

director artístico gil parrondo

En fin, abundando en todo ello, conviene destacar que también el tema ha sido abordado en el ámbito académico por parte del alumnado mediante la realización de investigaciones de curso, como por ejemplo (asignatura Documentación informativa Facultad Ciencias de la Información, Universidad Complutense) el realizado con fecha 12 enero 1995 sobre metodología de trabajo del prestigioso decorador-director de arte Gil Parrondo (cf. Metodología de trabajo de Gil Parrondo: trabajo de curso, entrevista vídeo 0:32).

Labor profesional convenientemente galardonada con motivo del homenaje (Medalla de Honor del Círculo de Escritores Cinematográficos-CEC) celebrado en Filmoteca Española-Cine Doré el 12 junio 2013: RTVDoc (13:03). Así como la proyección y coloquio el 14 enero 2014 en Cineteca Matadero Madrid sobre su trayectoria profesional a propósito del documental de Miguel Angel Trujillo Gil Parrondo, desde mi ventana: RTVDoc (8:59).

«En el desarrollo y la ejecución de grandes proyectos de plantas industriales se genera una cantidad inmensa de documentación asociada a cada proceso»: Entrevista a María Alcoba, Document controller en Duro Felguera

María Alcoba Villadangos. Documentalista de gran experiencia en el mundo de la ingeniería, actualmente Document Controller en la empresa Duro Felguera, nos hace un resumen de su incursión en una gran empresa de ingeniería, así como de las funciones de un Document Controller.

(Archivoz) ¿Cómo una profesional de la información desembarca en una empresa como Duro Felguera  y cómo sucedió?

(María Alcoba) Cuando acabé el máster en Salamanca, me volví a Oviedo y desde allí empecé a buscar trabajo activamente. Actualicé mi CV y empecé a inscribirme en todas las páginas de búsqueda de trabajo que encontraba y a revisar las ofertas que iban apareciendo. No me importaba mucho donde fuera el puesto de trabajo, si era en España o fuera, si era temporal o no, lo único que quería era trabajar y empezar a “rodar” en el mundo profesional.

Una de las muchas ofertas a las que me inscribí en aquel momento fue para una beca en Duro Felguera donde buscaban una persona que tuviera formación en Biblioteconomía y documentación. No sabía muy bien cuales iban a ser mis funciones ni qué documentación tenía que gestionar, ni tenía ningún conocimiento sobre ingeniería. Pero podían más las ganas que tenía de trabajar que el miedo a lo desconocido.

Recibí la llamada para hacer una entrevista a los pocos días. Recuerdo que salí de la entrevista bastante contenta, pero aún tenían candidatos que entrevistar y me habían dicho que ya me llamarían en un par de semanas para decirme algo, así que no me quise hacer muchas ilusiones.

Pero, al día siguiente recibí una nueva llamada de RRHH comunicándome que era la candidata elegida para cubrir el puesto. Trabajar en “lo mío” y encima en Asturias… ¡No me lo podía creer! Y aquí sigo, casi 8 años después…

(Archivoz) Todos los comienzos son complicados, pero en tu caso… ¿cómo fue empezar a trabajar en algo tan distinto a lo que conocías hasta el momento?

(M.A.) Pues la verdad es que fue duro… como comentaba antes, cuando entré allí no tenía ningún tipo de conocimiento sobre ingeniería, ni sobre centrales térmicas ni ciclos combinados, ni sobre plantas industriales ni sabía que era un EPC, nada de nada…me decían cosas que me sonaban a chino. Así que fue un aprendizaje continuo e intenso. Cada día llegaba a casa con la sensación de haber aprendido algo nuevo. No sabía si después del año de beca seguiría trabajando allí pero tenía claro que por todo lo que estaba aprendiendo merecía la pena el trabajo.

Poco a poco me fui familiarizando con la terminología, con los procesos y los flujos de documentación, con la tipología documental y fue conociendo a la gente, a los ingenieros con los que tenía que trabajar codo con codo en cada proyecto, que me ayudaron mucho en este proceso de adaptación y aprendizaje.

Se usaban metadatos sí, pero nada tenían que ver con lo que yo había estudiado durante la carrera. Lo preguntaba todo, no me quería quedar con dudas y que luego eso supusiera cometer algún error.

Al poco de entrar, tuve que cubrir a una compañera que se quedaba de vacaciones y durante un mes tenía que ocuparme del proyecto que ella gestionaba. Fue una prueba de fuego y un aprendizaje exprés. El trabajo tenía que hacerse a tiempo y hacerse bien, así que tenía bastante presión encima. Aunque con ayuda de otros compañeros fui superando día a día el reto.

También tuve la suerte de hacerme amiga de un informático el mismo día que entré y que a día de hoy conservo como uno de mis mejores amigos. Él, que trabajaba principalmente en aquel momento dando soporte al dpto. de documentación, me enseñó cómo funcionaban las “tripas” del sistema de gestión documental que usábamos en aquel momento. Eso me dio una visión más profunda de todo el proceso documental y me facilitó mucho las cosas. Es fundamental “entender” bien el porqué de los procesos, saber cuándo las cosas están bien hechas y poder detectar fallos cuando los haya o problemas que tengan usuarios externos.

Otra parte fundamental de la adaptación fue acostumbrarme a trabajar cada día en otros idiomas, principalmente en inglés, pero también francés en algunos casos ya que al tratarse de una empresa multinacional, ejecuta proyectos por todo el mundo: Contestar emails, llamadas telefónicas, dar soporte a usuarios externos que tienen que usar nuestro sistema de gestión documental, etc…

(Archivoz) ¿Cuál es la función de un Document controller?

(M.A.) En el desarrollo y la ejecución de grandes proyectos de plantas industriales se genera una cantidad inmensa de documentación asociada a cada proceso por el que pasa el proyecto: ingeniería, suministros, construcción, puesta en marcha de la planta, etc…

Dependiendo del tipo de proyecto, estamos hablando de alrededor de 2.000 – 3.000 documentos en proyectos pequeños hasta 30.000 – 40.000 documentos en proyectos grandes (enormes). Esto hace necesario que exista personal específico que gestione ese volumen documental tan grande y lo ponga al servicio de todas las personas que trabajen en el proyecto (ingenieros, suministradores, clientes, contratistas, montadores, etc…).

La principal función de un Document Controller por tanto es gestionar toda esa documentación mediante un sistema de gestión documental que permita consultar siempre la información y asegurar que ésta sea veraz, válida y esté actualizada y disponible en cualquier momento y desde cualquier lugar del mundo, estableciendo niveles de seguridad de acceso a la información para cada usuario y garantizando que la información cumple con los estándares y formatos oficiales.

La principal función de un Document Controller por tanto es gestionar toda esa documentación mediante un sistema de gestión documental que permita consultar siempre la información y asegurar que ésta sea veraz, válida y esté… Clic para tuitear
(Archivoz) Veo que la buena relación, aunque sea personal, con informática hizo que tu adaptación y conocimiento del trabajo fuera óptimo, ¿verdad? Lo normal es que el mundo de la información y la informática vayan de la mano siempre y trabajen como un equipo. ¿Qué importancia tiene este aspecto en Duro Felguera?

(M.A.) Si, exacto. Es indispensable que informática y documentación trabajen de forma conjunta y Duro Felguera no es una excepción.

La comunicación fluye entre ambos departamentos y esto facilita mucho las cosas, desde documentación, en ocasiones, detectamos problemas que está dando el sistema o cosas que se pueden mejorar de cara a realizar una mejor gestión o a hacer que el sistema sea más intuitivo para usuarios externos, de esa manera  se lo comunicamos para que luego desde informática se encarguen del desarrollo y la programación para cubrir esas necesidades.

La gestión documental en cualquier empresa está en constante evolución Clic para tuitear

Esa comunicación es bidireccional. Si en informática tienen que desarrollar una actualización del sistema o un módulo nuevo que nos afecte, siempre tienen en cuenta nuestra opinión y el trabajo que desempeñamos.

Esta buena comunicación facilitó mucho la implantación del nuevo sistema de gestión documental que se adquirió hace unos años y que partiendo de un estándar, se desarrolló internamente para satisfacer lo mejor posible las necesidades de la empresa en materia de gestión documental.

Sin un director general implicado, con amplios conocimientos en gestión documental y en informática que trasladaba esas necesidades de la empresa en objetivos concretos apostando fuertemente por ello, un departamento de informática muy competente y un departamento de documentación participando activamente en el desarrollo y testeo del sistema y en su posterior formación de usuarios, esa implantación no hubiera sido posible.

Me gustaría resaltar que, por lo que he podido comprobar hablando con otros profesionales del sector, me siento orgullosa de que se reconozca a Duro Felguera como un referente en Gestión Documental entre las empresas del sector, ya no solo en cuanto al sistema de gestión sino a la forma en que se lleva la gestión de la documentación en sí misma y en darle la importancia que tiene dentro de la empresa.

La mayoría de las empresas cuenta con sistemas de gestión documental descentralizados, sin unificar, más bien básicos e incluso precarios en algunos casos. Así que, aunque aún tenemos muchos aspectos que se pueden mejorar, es un orgullo trabajar con ese reconocimiento externo.

(Archivoz) Los profesionales de la información, en algunos ámbitos, no somos demasiado valorados, ¿qué lugar ocupan en una gran empresa como Duro Felguera?

(M.A.)En el mundo industrial, la gestión documental siempre ha estado muy presente. Al llevar a cabo proyectos tan grandes se hace necesario gestionar toda esa documentación que se genera, pero es cierto que hasta hace no mucho, esa labor la venían haciendo otro tipo de profesionales como ingenieros o gente con un perfil más administrativo.

Pero sí que estoy viendo un cambio de tendencia, un cambio lento pero que está ahí.

Cada vez hay más profesionales de la información trabajando como Document Controller en empresas de ingeniería o en gabinetes de arquitectura, gestionando documentación técnica Clic para tuitear

Duro Felguera, cuenta con departamento de documentación de larga trayectoria, pero fui la primera persona en entrar en el departamento que había cursado estudios en Biblioteconomía y Documentación. A partir de ese momento, las nuevas incorporaciones que me han sucedido, ya tienen ese perfil.

Aun así hay mucho que trabajar para ganar en visibilidad y reconocimiento y ponernos al nivel del mundo anglosajón donde la figura del Document Controller está tan valorada. Es necesario por un lado que las empresas sean conscientes de los beneficios que supone tener profesionales de la información en sus equipos y que, a la hora de sacar una oferta de empleo, sepan definir exactamente el perfil profesional que buscan y lo llamen por su nombre.

Por otro lado, es necesario que desde la propia Universidad se hable de la figura del Document Controller como una salida laboral tan buena como las demás (Archivero/a, Bibliotecario/a, etc…) y se impartan cursos o seminarios sobre ello.

(Archivoz) ¿Qué consejos le darías a un documentalista que quiera trabajar en una empresa de ingeniería como Document Controller?

(M.A.)Pues el primer consejo que le daría es que pierda ese miedo a no saber a qué se va a enfrentar. Nade nace aprendido y todo trabajo tiene su periodo de adaptación y formación. A cada persona le llevará más o menos tiempo pero lo acabará dominando y disfrutará con su trabajo.

Por otro lado, le recomendaría que se lleve bien con la informática y con el mundo digital en general porque su trabajo va a ser digital principalmente, y por tanto le va a resultar más fácil su día a día si es un medio que domina.

Y sobre todo, le aconsejaría que tenga una mente abierta ya que eso le permitirá adaptar mejor todo lo aprendido durante la carrera al entorno industrial y a este tipo de gestión documental.

En el mundo actual, donde impera la necesidad de una transformación digital de las empresas, un mundo en el que los datos cobran cada vez más importancia, estoy segura de que junto con otros perfiles más tecnológicos, seremos una figura de vital importancia para que esa gestión de la información que se digitalice, se haga de forma correcta y eficiente para las empresas.

Por tanto animo a todos los documentalistas que estén interesados en probar este nuevo ámbito profesional, a que no duden, y lo hagan, y lo mismo para los recién titulados.

Muchísimas gracias María!

Los inicios de la animación japonesa

La animación japonesa, tanto en su formato cinematográfico como televisivo y, cada vez más, digital, es una industria millonaria y una de las principales exportaciones de este país al mundo. No nos referimos sólo a los productos audiovisuales;  existe un fenómeno fan a nivel global que también consume merchandising y otros derivados de esta forma de arte. Se trata de un estilo de animación muy diverso, cuyo público objetivo puede ser infantil, juvenil e incluso adulto, y que la mayoría de nosotros hemos consumido alguna vez: series infantiles como Doraemon u obras cinematográficas de calidad indiscutible, como las producidas por Studio Ghibli, llegan también al público occidental.

Esta industria tiene sus orígenes en el inicio del cine de animación japonés. Como podemos ver en este corto, fechado en 1926, ya aparecen algunos elementos característicos no sólo de este país, sino también de su mitología y cultura, como los demonios denominados “oni”. Si bien la estética ha evolucionado mucho, es de gran interés tanto para los aficionados a la cultura japonesa como a la historia del cine de animación.

Estados Unidos visto por los europeos: un paseo por las calles de Nueva York en 1911

Entre las grabaciones audiovisuales de principios de siglo XX es habitual encontrar una gran cantidad de ejemplares de Estados Unidos. La industria del cine se consolidó de forma muy temprana en este país, por lo que es fácil encontrar ejemplos de documentación multimedia hechos por estadounidenses.

Sin embargo, estos documentos audiovisuales adolecen de una visión  sesgada de la vida cotidiana de este país, porque están hechos por estadounidenses para su propio público. Por eso resulta de gran interés mostrar otras visiones, que sin duda ofrecerán una perspectiva más completa del día a día en las calles de Estados Unidos.

Este es el caso de esta grabación, que ha sido conservada gracias al trabajo del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) y que nos muestra escenas cotidianas de la ciudad de Nueva York del año 1911, grabadas por el equipo cinematográfico sueco Svenska Biografteatern. Una visión que nos ayudará a comprender mejor la realidad cotidiana de esta ciudad hace más de cien años.

Un 29 de noviembre hace 142 años se presentaba el fonógrafo

Los dispositivos para grabar y reproducir sonido son parte de la vida cotidiana de cualquier persona del siglo XXI. Todos tenemos el recuerdo del walkman y el discman, y hoy en día, gracias a los dispositivos digitales móviles, podemos grabar y escuchar grabaciones y música en cualquier parte del mundo.

Estos dispositivos tienen su origen en el fonógrafo, la primera invención creada para grabar y reproducir sonido, cuya presentación se llevó a cabo el 29 de noviembre de 1877. Si bien Edison es conocido por ser el inventor del fonógrafo, comparte mérito con Eldridge R. Johnson y Emile Berliner. El fonógrafo hace que los sonidos se registren como las desviaciones físicas correspondientes de una ranura en espiral grabada o impresa en la superficie de un cilindro o disco giratorio, que se llama «registro». A su vez, el sonido se recrea girando la superficie al mismo tiempo que un lápiz de reproducción rastrea la ranura. De esta manera vibra y reproduce el sonido de una manera débil.

En este vídeo podemos ver el prototipo original del fonógrafo de Edison, en el que se grabaron una serie de canciones populares recitadas por el propio Edison.

La primera película de temática LGTBI

La visibilidad del colectivo LGTBI ha crecido de forma exponencial en las últimas décadas, al igual que lo ha hecho la aceptación de este colectivo en la sociedad. En unas décadas, han pasado de sufrir persecución y discriminación a obtener igualdad de derechos y una gran mejora en su visibilidad social, aunque, por supuesto, todavía queda mucho por avanzar.

Los medios de comunicación también han reflejado este cambio, así como el cine y otras formas artísticas. Aún existen muchos estereotipos contra los que luchar, pero películas como “Call me by your name” son la prueba de un avance que, esperamos, siga adelante en los siguientes años, dejando de lado imágenes caricaturizadas o negativas de este colectivo.

Son pocas las ficciones de los inicios del cine que muestren al colectivo LGTBI de forma positiva, debido a la censura y prejuicios de décadas anteriores. Por eso, la existencia de películas con esta visión es muy positiva y esperanzadora. La primera de estas películas fue “Diferente a los demás”, del año 1919, justo un año después de que se aboliera la censura en la República de Weimar. La película fue dirigida por Richard Oswald y el guionista fue Magnus Hirschfeld, uno de los sexólogos más importantes de la historia; además, la mayoría del equipo participante era homosexual. El filme sólo estuvo disponible sin censura durante un año y prácticamente todas sus copias fueron destruidas durante el nazismo. Gracias a una copia que se mantuvo en un museo de Múnich, hoy podemos acceder a su visionado.

El talento de Lotte Reiniger, pionera de la animación con siluetas

La historia del cine tiene muchos nombres que han caído en el olvido y que, gracias a las modernas técnicas de digitalización y recuperación de documentos audiovisuales, podemos recuperar. En algunos casos, este desconocimiento va unido al propio de las circunstancias personales de algunos de estos artistas, cuyas obras fueron menos reconocidas debido a su nacionalidad, raza, religión o sexo.

Este es el caso de Lotte Reiniger, que fue una cineasta de origen alemán y pionera en la animación con siluetas. Nacida en 1899, fue inspirada por el trabajo de artistas como Georges Méliès, interesándose especialmente en el cine de animación. Sus cortometrajes de animación están inspirados en los mitos y los cuentos clásicos, así como en la ópera, y se caracterizan por el uso de siluetas para crear una atmósfera de fantasía. En este caso, podemos ver un cortometraje protagonizado por Papageno, el célebre personaje de “La flauta mágica”, la ópera de Mozart.

Efeméride del 8 de noviembre: la invención del gramófono

Cuando pensamos en los grandes inventores, nos vienen a la cabeza nombres como Da Vinci, Tesla o Edison. Pero también hay algunos nombres que, si bien no son tan conocidos, han implicado un antes y un después en la Historia. Uno de ellos es el de Emile Berliner. En este caso concreto, estamos ante un hito en la Historia de la documentación audiovisual: la invención del gramófono. En un principio consistió en el resultado de una serie de mejoras del fonógrafo de Edison, que tenía como una de sus principales dificultades el hecho de que no permitía realizar una producción masiva, por lo que los intérpretes tenían que repetir varias veces la pieza para poder producir distintos ejemplares.

La invención del gramófono, de Emile Berliner, supuso un gran avance en la distribución de documentación sonora y en la popularización de los registros musicales. En este vídeo podemos escuchar la voz de su inventor y algunos sonidos de estos primeros gramófonos.

«Lo peor es la autocensura que hoy practican algunos historiadores» : Entrevista con Francisco Xavier Redondo Abal, escritor y usuario investigador en archivos

Transcurridos más de 40 años de la muerte del dictador Francisco Franco, la recuperación de la memoria histórica sigue siendo en España un tema candente para la sociedad y para los profesionales de sus archivos. En Archivoz hemos querido aproximarnos a este debate a través de la óptica del usuario investigador de este tipo de documentación histórica.

Francisco Xavier Redondo Abal es un investigador centrado en la recuperación de la memoria histórica democrática, materia sobre la cuál ha escrito numerosos artículos y libros. Su testimonio resulta muy esclarecedor. Y es que además de historiador, escritor y usuario de archivos, nuestro entrevistado de hoy también es bibliotecario en la Universidade de Santiago de Compostela.

(Archivoz) Trabajas como bibliotecario y dedicas buena parte de tu tiempo libre a investigar en los archivos y a escribir sobre algunos de los episodios más duros de nuestra historia reciente. ¿Cómo empezaste en esto? ¿Qué es lo que te motiva como investigador?

(Francisco Xavier Redondo Abal) Es cierto que me gano la vida trabajando en la Biblioteca, pero mi formación primera es la de licenciado en Geografía e Historia -en la especialidad de Historia Contemporánea- y mi gran vocación son los estudios históricos: evaluar, comparar, analizar e interpretar los hechos del pasado para comprender de dónde venimos y entender el presente para, así, prevenirnos en el futuro. Las principales motivaciones que tengo como investigador son dos: descubrir aspectos del pasado oculto que muchas veces aparecen soterrados y, sobre todo, aprender y adquirir nuevos conocimientos a través de la investigación. Lo cierto es que, independientemente de que uno publique sus resultados y estos sean objeto de críticas y citas, la investigación histórica engancha. Y engancha mucho.

(Archivoz) ¿Cuál te parece que debiera ser el papel del Estado y de los archivos españoles para restablecer la dignidad de las víctimas del franquismo?

(FXRA) España es, tras Camboya, el estado donde más asesinados todavía permanecen en fosas de vergüenza: 114.000 hombres y mujeres que fueron víctimas de la barbarie y la intolerancia. Personas ejecutadas tras un minucioso y orquestado plan de exterminio elaborado y planificado mucho antes del asesinato de Calvo Sotelo. Un plan estructurado que dio comienzo con el golpe de Estado del 18 de julio de 1936 y que, al fracasar, derivó en una guerra de tres años. Lo que no podemos olvidar es que todos aquellos asesinados, todos los encarcelados y todos los exiliados no habían cometido delito de ninguna especie. Fueron, precisamente, los militares sublevados y sus soportes -la Iglesia católica, los grupos ideológicamente reaccionarios y las oligarquías económicas (industrial, financiera y rural)- los únicos que cometieron delito al oponerse por las armas a la legalidad constitucional y democrática representada por la Segunda República.

Una de las fosas comunes descubiertas en Estépar (Burgos) proveniente de agosto-septiembre de 1936, al inicio de la Guerra Civil Española.

Una de las fosas comunes descubiertas en Estépar (Burgos). Wikimedia

¿El papel del Estado en la reparación de las víctimas? Mira, el problema de España reside en que no es un país normalizado democráticamente y falta mucho camino por recorrer. Hay que tener presente que tres años de guerra y cuarenta de dictadura dejaron un poso de miedo y de terror que ayudó a enterrar la memoria y su relato. Ahí están, vivos y coleando, los mitos del franquismo. Mitos que historiadores serios como Reig Tapia, Francisco Espinosa, Ángel Viñas o, antes que ellos, Herbert Southworth, y muchos más intentan refutar a base de estudios rigurosos. Mitos que, por otro lado, quedaron bien consolidados durante la «modélica» Transición. Hubo que esperar al año 2002 para que el Congreso de los Diputados condenara formalmente el franquismo, aunque en realidad aquello fue un pacto tácito entre las dos fuerzas políticas mayoritarias. El Estado español debería declarar ilegales los consejos de guerra celebrados a raíz del inicio de la Guerra Civil; limpiar las calles y las plazas de los nombres fascistas (¿te imaginas en Alemania una calle dedicada a Himmler, Heydrych, Goebbels…?); demoler el Valle de los Caídos y devolver los bienes como el Pazo de Meirás; el Estado está obligado a trabajar en las tareas de exhumación, identificación y entrega a los familiares de los restos de las personas desaparecidas y asesinadas desde 1936 y, al mismo tiempo, reparar económicamente a sus descendientes; por otro lado, el Estado que se dice democrático debería perseguir legislativamente toda apología al fascismo y al franquismo, investigar y juzgar a los funcionarios que torturaron y asesinaron a opositores antifranquistas, algo muy difícil de llevar a cabo mientras no se derogue la Ley de Amnistía del año 1977.

Los archivos custodian parte de la memoria de la represión y son una base fundamental para conocer y estudiar aquel período histórico. Cualquier ciudadano alemán puede en la actualidad consultar sin cortapisas los archivos de la Stasi, la policía secreta de la extinta República Democrática de Alemania. ¿Se puede acceder sin restricciones a los archivos del Ministerio del Interior en España? ¿Y consultar el archivo particular de Franco, depositado en una entidad privada? Las respuestas, obviamente, son negativas.

(Archivoz) Investigadores y familiares de las víctimas han denunciado los obstáculos que aún existen para la consulta de determinados fondos documentales del período franquista. Incluso el Consejo de Derechos Humanos de la Asamblea General de Naciones Unidas o Amnistía Internacional han puesto en evidencia la aplicación abusiva de la Ley de secretos oficiales y otras restricciones del libre acceso a los documentos. ¿Cómo afectan a vuestro trabajo estas limitaciones de acceso?

(FXRA) Los obstáculos para el acceso a determinada documentación archivística existen, claro que sí. La Ley de Secretos Oficiales, de 1968, y la de Patrimonio Histórico y Documental, de 1985, no ayudan desde luego a superar muchas restricciones. En mi caso, por fortuna, nunca observé problemas y jamás se me negó el acceso a la documentación solicitada. Otra cosa bien diferente ocurre cuando esa documentación llega para tu consulta filtrada, censurada, amputada. Eso me pareció que ocurrió en un determinado archivo cuando solicité poder consultar los expedientes de incautación de la biblioteca privada de Castelao. Accedí a los documentos, pero estoy seguro que faltaban muchos.

Para realizar mis trabajos realicé muchas visitas a diferentes archivos: desde el Diocesano de Mondoñedo hasta el del Reino de Galicia, pasando por el Archivo General de la Administración de Alcalá de Henares, el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, los archivos militares de Ferrol, el del Museo de Pontevedra, el Universitario de Santiago de Compostela, varios archivos histórico-provinciales, municipales… Todos sus archiveros fueron grandes profesionales: su amabilidad, disponibilidad y sus orientaciones resultaron fundamentales para poder redactar mis trabajos. Sin su profesionalidad todo hubiera sido más complicado y, desde luego, los resultados diferentes.

(Archivoz) La represión política es un fenómeno que acontece por muchas vías, muchas veces de forma extraoficial y extrajudicial. ¿Qué importancia adquiere la documentación de los archivos en la investigación actual? ¿Y las fuentes orales?

(FXRA) La documentación archivística y el relato oral de quienes vivieron aquellos años se complementan y retroalimentan cuando hablamos del fenómeno de la represión franquista. No debemos olvidar que esa represión dejó una huella indeleble en la memoria de mucha gente que, ya como víctimas o como testigos, la vivieron en primera persona. Desde luego, los sublevados y sus colaboradores no tuvieron la necesidad de documentar el «paseo» de Ánxel Casal (que «un día apareció muerto en una cuneta», según leí hace muy poco en El Correo Gallego, como si sufriera un infarto) o el asesinato de Juana Capdevielle, por poner dos ejemplos. Pero hubo personas que vieron los cuerpos acribillados y otras que fueron obligadas a enterrarlos. Por otro lado, la represión jurídico-militar generó una documentación muy valiosa para el estudio de la represión: desde la detención de un individuo -y quién o quiénes la practicaron- hasta la instrucción del sumario -quién la llevo a cabo- pasando por las declaraciones del imputado y los testigos -qué dijeron y en qué términos, qué acusaciones expresaron- para concluir con las sentencias – cuáles fueron y quiénes las firmaron-.

(Archivoz) En los últimos tiempos hemos asistido también a algunas actuaciones que afectan a la difusión de los resultados de investigación. Baste recordar las resoluciones judiciales contra algunos compañeros vuestros o la reciente decisión de la Universidad de Alicante de eliminar de Internet los datos de quien condenó a muerte al poeta de Miguel Hernández. ¿Qué opinión te merece esta situación, a estas alturas?

(FXRA) Lo ocurrido en la Universidad de Alicante al respecto del caso de Miguel Hernández y la cita del nombre del ponente del consejo de guerra que condenó al poeta es una muestra más de lo que hablamos al principio de esta entrevista: España es un Estado sin normalizar. Pero, desde mi punto de vista, lo peor es la autocensura que hoy practican algunos historiadores ante la amenaza de lo que puede acarrearle ciertas investigaciones. Es decir, está ganando terreno la idea de no crearse problemas y evitar, por poner un ejemplo, citar los nombres y apellidos de los represores. Esta amputación del relato me resulta desagradable. Hace ya unos años, un solvente historiador como es Francisco Espinosa publicó a este respecto un libro revelador: Callar al mensajero, con un subtítulo que dice La represión franquista, entre la libertad de información y el derecho al honor. Pues bien, allí el autor extremeño describe y analiza casos muy significativos de la lucha existente entre la necesidad de saber y conocer contra eso que se llama honor. Casos como el de Dionísio Pereira, denunciado por los hijos del alcalde falangista de Cerdedo, o el de Ramón Garrido y el cierre por sentencia judicial de una página web en la que se relataba el terror fascista en O Grove durante la Guerra Civil. Lo cierto es que muchos jueces admitieron a trámite denuncias contra historiadores, documentalistas o cineastas acusados de «herir el honor» de pistoleros y criminales. Pocos jueces, casi ninguno, acudieron a una fosa a levantar acta e investigar qué ocurrió con los cuerpos encontrados y cosidos a balazos. Por lo que se ve, esos ciudadanos carecían de honor y no había que molestar mostrando la verdad de lo sucedido.

(Archivoz) ¿Cómo valoras la labor profesional de las personas que trabajan en los archivos españoles? ¿Has detectado algún problema reseñable en los servicios de los archivos donde investigas?

(FXRA) Como ya te comenté anteriormente, yo nunca observé problemas a la hora de solicitar, consultar y reproducir documentación archivística. Y hablamos de documentación dura en el sentido que trata de cárcel, fusilamientos, depuraciones… Jamás encontré cortapisas e incluso el profundo conocimiento mostrado por muchos archiveros de los fondos existentes en los lugares donde trabajan resultó una ayuda fundamental, sirvió para explorar otras vías y mejorar el resultado final de mis investigaciones. En la mayoría de los casos, mi experiencia en los archivos me muestra que sus funcionarios trabajan con una profesionalidad digna de elogio. Otra cosa diferente es la legislación sobre el acceso al documento.

(Archivoz) ¿Qué esperanzas albergas para la recuperación de la memoria histórica democrática en los próximos años? ¿Puedes avanzarnos alguno de los asuntos con los que trabajas en la actualidad?

(FXRA) Yo soy bastante pesimista en cuanto a la reparación de las víctimas y sus familiares y sobre la recuperación de nuestra memoria histórica democrática. Y eso que conceptos como Verdad, Justicia y Reparación son recomendaciones que diferentes organismos de Naciones Unidas han encomendado al Estado español. Pero existe un dique de contención que se llama Ley 46/1977, de 15 de octubre, de Amnistía, una norma jurídica que impide investigar y enjuiciar supuestos crímenes contra la humanidad cometidos durante la Guerra Civil y el franquismo. Al final, todo se resume en una cuestión de voluntad política para legislar en favor de las víctimas. Pero esa voluntad no existe. Y cuando surge, aparece tímida y asustadiza, dando la impresión de que conocer la verdad resulta molesto y hasta peligroso. Lleva razón Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, cuando, apesadumbrado, reclama una actuación urgente para que las víctimas del franquismo dejen de vivir con la angustia de saber que sus padres o abuelos pueden seguir tirados en una cuneta para siempre. Todo un presidente de Gobierno se jactó de que no daría un solo euro para la memoria histórica. Y más recientemente, un diputado neofascista electo en el Parlamento andaluz calificó, en su rabioso discurso durante un pleno, a los voluntarios de las exhumaciones de «buscadores de huesos». Lo dicho, un país sin normalizar.

Pero, así y todo, hay que destacar que los trabajos relacionados con nuestro pasado reciente no cesan y muchos estudios aparecen firmados por historiadores solventes y comprometidos que trabajan con rigor y metodología científica (nada que ver con Pío Moa, César Vidal, Rafael Torres, Martín Rubio…).

Hace dos años publiqué mi último trabajo, un ensayo sobre la actuación del Tribunal de Orden Público en Galicia (‘Arelas de liberdade na Galiza’, Editorial Laiovento) y acabo de terminar un estudio sobre el que no debo avanzarte nada porque está presentado a un premio de investigación, pendiente de fallo. Para entonces, si tú quieres, hablamos.

“La mansión del diablo”, de Georges Méliès (1896): la primera película de terror de la Historia del cine

En unas fechas en las que conmemoramos a nuestros difuntos y que, desde hace unos años, tienen un carácter más festivo por la influencia de Halloween, merece la pena echar un vistazo al terror en el cine. Existen monstruos que forman parte de nuestra cultura popular, como los fantasmas, las brujas o el mismísimo monstruo de Frankenstein, cuya iconografía está fuertemente influida por las películas realizadas por el actor Boris Karloff. Podemos ver, por tanto, que el terror existe en el cine desde sus inicios; concretamente, ya tenemos un ejemplo de cortometraje de terror a finales del siglo XIX. Se denomina “La mansión del diablo” y fue rodado en 1896 por Georges Méliès. Aparecen personajes como Mefistófeles, conversiones en murciélago e incluso una bruja, aunque técnicamente el tono es algo jocoso en lugar de totalmente terrorífico. Esta cinta estuvo perdida hasta el año 1988, cuando se encontró una copia en el New Zealand Film Archive. Una vez más podemos ver el valor de los archivos audiovisuales para salvaguardar el patrimonio cinematográfico, gracias al cual podemos volver a ver la primera película de terror rodada.

25 de octubre: el nacimiento de Picasso

Picasso es, sin duda alguna, uno de los artistas más importantes del siglo XX. Creador del cubismo y artista de vanguardia, además de un destacado intelectual, sus obras son reconocidas tanto por los expertos como por el gran público, tanto por su importancia artística como por su valor simbólico. El ejemplo más claro es el “Guernica”, una pintura que supuso un antes y un después en el arte contemporáneo y uno de los las denuncias más desgarradoras y potentes contra los horrores de la guerra. Hoy, 25 de octubre, celebramos el nacimiento de este célebre malagueño con una poco conocida entrevista que realizaron al pintor en 1969, en la televisión francesa.

«La Biblioteca del HUCA es un servicio de apoyo a la actividad asistencial, docente y de investigación, mediante la gestión y difusión de documentación e información.» Entrevista a Carolina Pinín. Bibliotecaria del Hospital Universitario Central de Asturias

Carolina Pinín Osorio. Bibliotecaria de Hospital Universitario Central de Asturias, con casi 15 años de experiencia en desarrollar,  implantar y gestionar bibliotecas especializas en ciencias de la salud. Actualmente volcada en la formación de usuarios y en la difusión de contenidos científicos. Miembro de la junta de Apei (Asociación Profesionales Especialistas de la Información).

(Archivoz) Lo primero de todo, muchas gracias por la entrevista. Actualmente estas al frente de una biblioteca tan importante como la del Hospital Universitario Central de Asturias. Háblanos de como surge y cual es su estructura.

(Carolina Pinín) El Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) depende del Servicio de Salud del Principado de Asturias. Hasta junio de 2014 estaba configurado por varios centros físicamente diferenciados y con particulares culturas organizativas, aunque con gestión unificada bajo una sola Gerencia: el Hospital Nuestra Señora de Covadonga, el Instituto Nacional de Silicosis y el Hospital General de Asturias, todos ellos con Biblioteca. Aunque en 2008 se logra la unificación virtual de sus fondos bibliográficos en los catálogos de la Biblioteca, no es hasta que se produce el cambio de emplazamiento, en 2014, cuando se logra la  unificación física de las tres bibliotecas en una, Biblioteca HUCA.

(Archivoz) Acércanos un poco mas a tu trabajo y háblanos de qué función tiene el Servicio de información y biblioteca de un hospital?

(C.P.)La Biblioteca del Área Sanitaria IV es una biblioteca especializa en ciencias de la salud. Es un punto de referencia de información situado en el Hospital Universitario Central de Asturias. Esta Biblioteca está integrada en el proceso de gestión del conocimiento y como parte de los servicios de información del Área Sanitaria. Es un servicio de apoyo a la actividad asistencial, docente y de investigación, mediante la gestión y difusión de documentación e información.

Precisamente, el mes pasado el periódico La Nueva España realizó un reportaje de la Biblioteca muy interesante, os dejo el enlace por si os apetece verlo 🙂

(Archivoz) Una biblioteca especializada al servicio de la investigación, ¿Qué funciones  realiza principalmente?

(C.P.)

  • Gestión de recursos de información: selección, adquisición y cancelación de suscripciones a revistas, y otros servicios.
  • Servicio de obtención de documentos.
  • Atención y formación al usuario: recuperación de información, búsquedas bibliográficas, asesorar e impartir la formación continuada de los profesionales sanitarios.
  • Apoyo a docencia e investigación de los distintos servicios del área sanitaria.
  • Difundir la Biblioteca: sus servicios y recursos: hacer tutoriales de aprendizaje y manejo de todos los recursos virtuales accesibles para dar a conocer todas las herramientas de la biblioteca y difundirlos.
  • Establecer relaciones con el resto de bibliotecas del Sistema Sanitario Público Asturiano, con la Consejería de Sanidad y con la Universidad de Oviedo.
  • Participar en proyectos junto con el resto de Bibliotecas específicas de ciencias de salud.
(Archivoz) Vemos que las tareas son múltiples y variadas. ¿Con cuánta gente cuenta el Servicio?

(C.P.) El servicio cuenta con personal administrativo, 4 auxiliares, un administrativo. Con perfil específico solo está la Bibliotecaria, que asume la Responsabilidad del Servicio de Biblioteca del Área Santiaria IV.

(Archivoz) Si tuvieras que definir los usuarios que acuden al centro. ¿Cómo lo harías?

(C.P.) Tenemos varios tipos de usuarios:

– Profesionales sanitarios de diferentes categorías: Facultativos, personal de Enfermería, fisioterapeutas etc…Ellos demandan artículos científicos y ayuda en las búsquedas bibliográficas.

– Estudiantes: no tenemos que olvidar que el HUCA, es un hospital universitario.  Utilizan la Biblioteca como lugar de estudio y nos piden apoyo en la recuperación de información de cara a sus trabajos.

(Archivoz) Tiene la biblioteca algún servicio especializado para pacientes?

(C.P.) Existió una Biblioteca de pacientes en los años 90, pero actualmente no damos dicho servicio. Es uno de mis proyectos personales pero actualmente no podemos asumirlo.

(Archivoz) ​¿Cuáles son los objetivos que se plantea el Centro a corto plazo?

(C.P.) A corto plazo nos planteamos dos objetivos claros, obtener la certificación del Servicio de Biblioteca de acuerdo con la Norma UNE en ISO 9001:2015 ; y ejecutar el proyecto de unificación de la Colección de revistas en papel de todas la Red de Bibliotecas Sanitarias del Sistema Sanitario Público Asturiano.

(Archivoz) ​¿Cómo ves la Biblioteca dentro de 20 años? Hacia que lado crees que debe evolucionar?

(C.P.) La Biblioteca deberá adaptarse a los cambios. Me imagino que dentro de nuestra Comunidad Autónoma se unificarán servicios.
En cuanto a recursos, actualmente el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ya hace compras centralizadas para las diferentes comunidades autónomas.
Los profesionales a cargo de las Bibliotecas de Ciencias de la Salud deberemos aumentar nuestras competencias y centrarlos en un perfil más tecnológico, de gestión, de marketing, de comunicación y seguir especializándonos en las materias y las herramientas con las que trabajamos.

Muchas gracias Carolina!!!

«Es mi batalla personal. Demostrar que los documentalistas son imprescindibles en las empresas»: Entrevista con Lara Rey, responsable de Strategic Watch & Information Management en Ferroglobe

Lara Rey, experta en Vigilancia Tecnológica e Inteligencia competitiva, con más de 20 años de experiencia y actualmente responsable de Strategic Watch & Information Management en Ferroglobe, nos explica la importancia de la figura de un documentalista en el sector de la investigación y el desconocimiento que hay sobre las ventajas que pueden aportar estos profesionales a la posición competitiva de las empresas.

(Archivoz) Lara, como documentalista en un departamento de I+D de una gran empresa, cuéntanos para contextualizar esta entrevista cuales son las principales tareas que llevas a cabo .

(Lara Rey) Pues nada que no haga cualquier documentalista en un lugar similar al mío. Búsquedas puntuales de información, boletines diversos sobre países en concreto o productos, vigilancia de patentes, vigilancia de competidores, seguimiento de proyectos, boletines de noticias, seguimiento de importaciones y exportaciones de productos, normativa, legislación, etc…

(Archivoz) La Vigilancia Tecnológica (VT)se enmarca en la norma UNE 166000:2006 y de su definición se pueden deducir las 4 grandes fases por las que está formada: Identificación, selección, análisis y difusión de la información. En tu labor como responsable de esta tarea, ¿cómo describirías el flujo de trabajo dentro de estos procesos? ¿Qué metodología debe usarse para conocer qué tipo de información relevante hay que vigilar?

(LR) Creo que solo con la segunda pregunta tendría para escribir un manual. Veamos.

Dentro de ese flujo, la identificación y selección de fuentes es quizá la parte más entretenida y sencilla. La difusión de la información tampoco tiene complejidad. Bajo mi experiencia, lo más complejo con diferencia es el análisis de inteligencia. Contestando, ya, a la segunda pregunta, de forma breve, el tipo de información relevante no se adivina. Es a base de hablar con las personas a la que enfocas esa información. De ir perfilando, desgranando y aprendiendo, de ensayo/error. Y por su puesto de un conocimiento interno importante.

(Archivoz) Generalmente, el proceso de Vigilancia Tecnológica se atribuye a los entornos de I+D+i y, por ende, se tiende a pensar que la persona idónea para desarrollar este tipo de actividades es un ingeniero, ¿cuál es tu opinión sobre esta disyuntiva que nos afecta actualmente a los expertos en gestión documental? ¿Crees que se debe en mayor medida al desconocimiento por parte de las empresas en las Ciencias de la Información?

(LR) Muy buena pregunta. Es mi batalla personal. Demostrar que los documentalistas son imprescindibles en las empresas.

Las facultades de Documentación, salvo honrosas excepciones, no tienen adaptado el programa a estos puestos de trabajo. Las empresas no demandan un perfil como el nuestro. Y nosotros, ahí estamos, dale que dale reivindicando un papel que no está reconocido por nadie.

Sé que las empresas necesitan documentalistas. Podría enumerar bastantes razones por las que somos necesarios. Cada una de ellas podría ser rebatida con mayor o menor dificultad por un empresario, ¿por qué un documentalista y no un ingeniero industrial, o un químico o un farmacéutico o un administrativo?

La búsqueda de empleo para los profesionales de la información no es sencilla teniendo presente el práctico desconocimiento que tiene la sociedad de nuestras funciones y posibilidades.

La vigilancia tecnológica toma de las ciencias de la información y documentación las técnicas propias de recogida y análisis de la documentación científica, el almacenamiento de la información en ella contenida, y la recuperación y difusión de la misma. Lo mismo que ha hecho toda la vida un archivero o un bibliotecario. Lo que cambia es el entorno y las fuentes.

La labor de los documentalistas en la gestión de un sistema de vigilancia tecnológica/inteligencia competitiva será fundamental, ya que buscará y captará la información relevante, la tratará y validará, y explotará y difundirá a quien demande esa información. Lo que es la bibliometría y la cienciometría, el diseño de mapas tecnológicos o análisis de patentes son tareas que podrían desempeñar los documentalistas que debido a su poca inserción en el mundo empresarial pasan completamente desapercibidos.

El auge de los sistemas de VT e IC (Inteligencia competitiva) supone una oportunidad para los profesionales de la información, que tienen 2 retos: incorporar y valorizar los conocimientos y técnicas propias de las ciencias de la información y documentación; y poner en valor ante la sociedad la calidad del trabajo documental, amenazado por la irrupción de neologismos y denominaciones que enmascaran técnicas tradicionales de la profesión.

(Archivoz) Estudios indican que una buena aplicación de este puesto para llevar a cabo la Vigilancia Tecnológica puede ayudar a situar a la empresa en el entorno competitivo, cuéntanos en qué medida y cómo afecta.

(LR) Básicamente a no duplicar esfuerzos, a estar al día de todo lo que necesites saber para acudir a una feria, en una reunión, hablando con un cliente, y por supuesto a localizar nichos de mercado u orillas del negocio.

(Archivoz) Recientemente ha surgido la figura del document controller y los expertos lo definen como la persona que se encarga de controlar que los flujos de información internos y externos funcionen. ¿Deberían plantearse en las universidades españolas una orientación más definida en esta disciplina? Tenemos el ejemplo del caso anglosajón, en el que se diferencia perfectamente la figura del record management a la del librarian, por ejemplo.

(LR) ¿Por qué lo llaman document controller, content curator, data curator, cuando quieren decir Documentalista? Como dijo en su momento Tomas Baiget: “A mi entender nada justifica este nuevo nombre, pues el hecho de que ahora haya Internet, webs y blogs no hace cambiar nuestras funciones de toda la vida. Ni tampoco creo que lo justifique ningún posible matiz de contexto interno/externo, empresa/administración pública”

Si que es cierto que hay pequeños matices. Un document controller es un profesional que suele trabajar bajo la supervisión del Project Manager, y cuya principal responsabilidad consiste en la gestión de la ingente documentación generada a lo largo del transcurso de un proyecto (sea el que sea)

Pero vamos, nada nuevo para un documentalista.

La visita de Alice Guy a España: escenas cotidianas de 1905

En un artículo previo hemos hablado de Alice Guy, una de las grandes pioneras del cine y la persona que sentó las bases de la ficción cinematográfica tal y como la conocemos. Con más de 600 películas a sus espaldas, su labor como directora, productora y guionista merece que ser recordada como propia de una de las más grandes del cine. Si bien es conocida como directora de ficción, también realizó una serie de documentales de corte costumbrista en sus frecuentes visitas a distintos lugares de Europa; entre ellos, España. Fruto de estas visitas es el vídeo que mostramos, en el que aparecen escenas de la vida cotidiana de España en 1905 acompañados de música de zarzuela. Entre ellos, podemos reconocer lugares como el Palacio Real de Madrid. Un documento audiovisual imprescindible, rodado por una maestra del género. Animamos a nuestros lectores a que intenten reconocer los lugares que aparecen en él.

Juegos infantiles en el siglo XIX

Una de las imágenes típicas del inicio al otoño es la vuelta al colegio de los niños. Es época de emociones, cambios y nuevos amigos, y aunque hoy en día los niños estén acostumbrados a aparatos tecnológicos impensables para las generaciones anteriores, no se ha perdido (ni esperamos que se pierda) el gusto por los juegos al aire libre. Uno de ellos es el de las canicas, que muchos de nosotros todavía recordamos. La historia de este juego es muy antigua, ya que existen evidencias de que ya se jugaba a canicas en el Antiguo Egipto y en Roma. Y, como podemos ver en este video, era muy popular en tiempos de nuestros bisabuelos, ya que nos muestra la imagen cotidiana de unos juegos infantiles que sin duda era una estampa habitual hace no tanto tiempo. Un breve cortometraje que une la vuelta al cole de hace más de un siglo con la de hoy.

La restauración de “Alicia en el País de las Maravillas”, de 1903

“Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas”, publicado por el profesor y matemático inglés Lewis Carroll (seudónimo de Charles Dogdson) en el año 1865, es uno de los cuentos infantiles más conocidos del mundo, en gran parte gracias a la versión animada de Disney de 1951. Sin embargo, esta no es la única versión cinematográfica de este clásico de la literatura.  Existe un cortometraje fechado en 1903, que cuenta de manera resumida (poco más que ocho minutos) la historia de Alicia siguiendo al conejo blanco a través de la madriguera. Esta película ha podido ser vista de nuevo, más de cien años después, gracias al trabajo de los archivos del Instituto Británico del Cine. En su proceso de restauración se realizó un escaneo  en una resolución dos veces mayor al de un televisor de alta definición. Después, se llevó a cabo una restauración digital; para ello se añadieron los colores originales de las tintas por ordenador. Este proceso se realizó observado las fórmulas que se usaban a principios del siglo XX en tonos azul, sepia y rojo.

Finalmente, en el año 2010 se volvió a estrenar con acompañamiento de piano. En esta película podemos ver tanto una de las primeras obras cinematográficas de fantasía como el resultado de un delicado proceso de restauración.

La danza de una niña mapuche (1945)

Cuando pensamos en el concepto de patrimonio, a todos nos vienen a la cabeza ejemplos como el patrimonio documental, el arte, la arquitectura o la música. Al haber nacido y vivido en la sociedad occidental, relacionamos esto con obras de arte clásicas, por ejemplo. Si bien es totalmente necesario cuidar y reconocer el valor de este patrimonio, no es menos importante dar este mismo trato al patrimonio artístico y cultural de otras culturas, ya que son reflejo de su riqueza y parte del acervo cultural de la Humanidad. En este sentido, la documentación audiovisual puede ser un gran apoyo para salvaguardar el patrimonio de los pueblos originarios, ya que gran parte de este es inmaterial: idioma, música, danzas…

En este breve vídeo, grabado en 1945, podemos ver la danza tradicional llevada a cabo por una niña mapuche. Es una grabación de gran interés humano, cultural y antropológico, ya que nos muestra un ejemplo de elemento cultural en el entorno social en el que se ha creado, además de ayudar a salvaguardar la memoria del pueblo mapuche. Desde las Ciencias de la Documentación, tenemos la capacidad de ayudar a proteger y cuidar la memoria y patrimonio de la Humanidad, gracias a las posibilidades que nos ofrece la documentación audiovisual.

Segundo de Chomón: el español pionero del cine de terror y efectos especiales

Cuando pensamos en maestros del terror, nos vienen a la mente nombres como el de George A. Romero o Hitchcock. Pero existe un desconocido pionero de origen español que creó algunas de las primeras películas de terror de la historia, con todos los elementos típicos de este tipo de cine: suspense, fantasmas, monstruos, efectos especiales… con unas técnicas y una originalidad muy adelantadas a su tiempo. Estamos hablando de Segundo de Chomón; nacido en Teruel en 1871, comenzó sus estudios de ingeniería y, tras realizar el servicio militar, se comenzó a interesar en la novedosa industria del cine, inspirado por su esposa, la actriz  Julienne Mathieu.

Trabajó en diversos lugares de Europa, aunque sus obras maestras fueron rodadas en Francia, donde trabajó en Pathé Frères y llegó a ser comparado con Georges Méliès. Además de sus cortometrajes de terror, grabó varias películas costumbristas y de humor en España, donde incluso llegó a grabar la boda de Alfonso XIII. Es considerado un genio y un pionero de la dirección cinematográfica y los efectos especiales, usando técnicas como el stop-motion. En esta película, llamada “La casa de los fantasmas” (1908), podemos ver el uso de este tipo de efectos especiales a un nivel muy avanzado para la época. Como curiosidad, esta obra inspiró a la directora Jennifer Kent, que la incluyó en una escena de su película de terror de 2014 “Babadook”.

La voz de Virginia Woolf

Virginia Woolf fue una de las escritoras más importantes del siglo XX en lengua inglesa. Autora de drama y prosa, fue una de las figuras más importantes del vanguardismo anglosajón, además de una de las principales voces del feminismo. Sus obras, redescubiertas en la década de los setenta, fueron imprescindibles para conocer la sociedad de su tiempo, de la que era un miembro muy activo en los círculos literarios. Su vida fue tan azarosa como su obra, debido a sus trastornos psicológicos y a las dificultades de las mujeres en el ámbito literario de la época. A pesar de ello, sus obras “Orlando”, “La señora Dalloway” o “Una habitación propia” forman hoy en día parte del canon literario universal.

En esta grabación, la única que se conserva, podemos escuchar una entrevista que la BBC realizó a la autora en 1937. Sus palabras son tan bellas como su literatura, y nos ayudan a conocer un poco mejor a esta autora tan compleja como interesante.

«El Archivo es una pieza central dentro de la Autoridad Portuaria de Gijón»: Entrevista a Ana Espina. Responsable de Archivo y Documentación en la APG

Ana Espina Díaz, Licenciada en Derecho por la Universidad de Oviedo, Especialista Universitario en Archivística por la Fundación Carlos de Amberes y UNED y Experto Universitario en Gestión de Documentos digitales en empresas e instituciones por la Universidad Europea Miguel de Cervantes. Trabaja en la Autoridad Portuaria de Gijón desde agosto de 2002, desde septiembre de 2004 como Técnico de Gestión Documental. En la actualidad forma parte del grupo de trabajo dedicado a la implantación de la Administración Electrónica en la Autoridad Portuaria de Gijón. Desde noviembre de 2004 forma parte de diversos grupos de trabajo creados en el ámbito de los archivos del sistema portuario estatal, organizando, dirigiendo y coordinando la celebración de las III Jornadas de Archivos Portuarios en la Autoridad Portuaria de Gijón.

(Archivoz) Muchas gracias Ana por darnos la posibilidad de conocer, un poco mejor, la Autoridad Portuaria de Gijón de la mano de su archivo. Hablemos del Archivo. ¿Qué papel juega la gestión de archivo en la Autoridad Portuaria de Gijón?

(Ana Espina) En primer lugar, me gustaría agradecer la posibilidad que nos dais de visibilizar nuestro archivo, y con él, los archivos portuarios, que son los grandes desconocidos dentro de los archivos estatales.
El Archivo es una pieza central dentro de la Autoridad Portuaria de Gijón ya que no sólo custodiamos documentos históricos, sino que también hacemos labores de Archivo Central e Intermedio, e incluso, en el caso de expedientes de una duración prolongada en el tiempo, como es el caso de las concesiones, custodiamos parte de esos expedientes, como pueden ser los documentos relativos a las fases iniciales del expediente (presentación de ofertas, proyectos). Por eso para la Autoridad Portuaria de Gijón es muy importante contar con un buen servicio de Archivo, porque nos sirve no sólo para conocer la historia de nuestra institución, sino también como soporte para la gestión diaria de nuestras actuaciones..

(Archivoz)En los últimos tiempos los organismos públicos están inmersos en plena transformación digital para adaptarse al cumplimiento de las Leyes 39 y 40/2015 ¿En qué punto se encuentra la Autoridad Portuaria de Gijón, a éste respecto?

(A.E) Como sabes, estas leyes supusieron una gran transformación en la forma de trabajar de la Administración y los puertos, como parte integrante de la Administración del Estado, nos vimos inmersos en esta necesidad de transformación.
En Gijón, con la publicación de las leyes, ya nos pusimos en marcha para hacer un estudio de la situación en la que nos encontrábamos y hacia la que teníamos que dirigirnos. Para ello se creó un grupo interdisciplinar de Administración Electrónica que se encargó de analizar los requerimientos legales, las herramientas que la Administración General del Estado ponía a disposición a través del Portal de Administración Electrónica (PAe) y su Centro de Transferencia de Tecnología (CTT), las herramientas de las que disponíamos y los procedimientos que realizábamos dentro de la APG.

Con el resultado obtenido elaboramos un pliego para la contratación de una plataforma de Administración Electrónica, contrato que adjudicamos hace ahora 2 años y que nos ha permitido avanzar mucho en el cumplimiento de las leyes 39 y 40/2015.

(Archivoz) ¿Qué papel juega el archivo en éste proceso?

(A.E.) Como comentaba antes, la Dirección de la Autoridad Portuaria de Gijón entendió desde el primer momento que este era un proyecto interdisciplinar en el que debíamos implicarnos varias direcciones de la APG.

El archivo, que somos una de las partes integrantes del grupo de Administración Electrónica nos ocupamos de reelaborar el cuadro de clasificación documental con el que contábamos hasta ahora, pasando de un cuadro orgánico a un cuadro funcional, basándonos para ello en el trabajo que está realizando el Grupo de Trabajo del Cuadro de Clasificación de Archivos portuarios, así como en el Cuadro de Clasificación de funciones comunes de la Administración General del Estado elaborado por el Subgrupo de trabajo de Funciones de la Comisión Superior Calificadora de Documentos Administrativos.

Estudiamos las Normas Técnicas de Interoperabilidad del Documento Electrónico, del Expediente Electrónico, de la Digitalización de Documentos, etc, para, en primer lugar, saber de qué estábamos hablando y, en segundo lugar, poder explicar al adjudicatario con exactitud qué era lo que queríamos y cómo lo queríamos.

Por otra parte  ayudamos a desarrollar los procedimientos administrativos, estudiamos las herramientas que nos afectaban directamente para saber cómo funcionaban y qué podíamos aprovechar de las mismas, etc.

Además, estamos en contacto con compañeros de otras Autoridades Portuarias que también están implicados en el desarrollo de la Administración Electrónica en su organización, para tratar de homogeneizar la implantación de la misma en todo el sistema portuario.

(Archivoz) Como sabes octubre de 2018 era la fecha límite que establecía la Ley 39 /2015 para que todas las administraciones públicas dispusieran de un archivo electrónico único. ¿Crees que éste aspecto está resuelto en la Administración?

(A.E.) El archivo electrónico único es, desde mi punto de vista, la parte más floja en el desarrollo de la ley.

Si bien es cierto que desde la AGE se creó Archive como aplicación web de archivo definitivo de expedientes, la integración, al menos para nosotros, está resultando complicada. Además, al ocuparse sólo de los expedientes electrónicos, tenemos el problema de los expedientes mixtos, aquellos que se iniciaron en papel y que, debido a su duración, se convirtieron en electrónicos en las últimas fases de su tramitación. Para su conversión a expedientes íntegramente electrónicos es necesario llevar a cabo una digitalización certificada de los documentos anteriores y eso, en el caso de expedientes muy voluminosos, requiere de una inversión en tiempo y dinero que hay que plantearse abordar. Nosotros de momento vamos a empezar a digitalizar los expedientes de concesiones recientes para dejarlos como expedientes íntegramente electrónicos.

(Archivoz) Por lo que veo, la colaboración entre Autoridades portuarias es un elemento importante en el proceso de adaptación a la Administración electrónica. ¿Qué destacarías de ello?

(A.E.) La colaboración entre organismos iguales es fundamental para no estar siempre inventando la rueda. Si algo ya está hecho y funciona, úsalo; mejorarlo si puedes, evoluciona, pero no hace falta hacerlo de nuevo. Como en todos los colectivos grandes (somos 28, más Puertos del Estado), no todos vamos al mismo ritmo, pero intentamos ayudarnos unos a otros. Eso sí, echamos en falta la coordinación de Puertos del Estado. Es comentario generalizado entre las Autoridades Portuarias que Puertos del Estado, como organismo centralizador, debería liderar este proceso de adaptación a la Administración Electrónica de los puertos, pero, de momento, ese liderazgo no se está produciendo así que la coordinación es más por la voluntariedad que pongamos a nivel particular que porque haya una verdadera coordinación “oficial”.

(Archivoz) Es una suerte que la Dirección de la APG haya involucrado desde un inicio al Archivo en la Adaptación de la institución a la Administración electrónica, pero la importancia del Archivo siempre fue así dentro de la Institución? ¿Cómo fueron los inicios?

(A.E.) Yo llevo en el Archivo de la Autoridad Portuaria de Gijón 15 años y siempre me sentí apoyada por mis superiores. El Archivo depende de la Secretaría General y tanto el anterior Secretario (hoy Director del Puerto) como la Secretaria actual creyeron siempre en la importancia del Archivo. Cuando entré en el Archivo necesité formación especializada en la materia (soy licenciada en Derecho), y siempre conté con el apoyo necesario para ello. Y siempre me animaron a participar en grupos de trabajo, colaboraciones con otras organizaciones…

En 2005 firmamos un convenio de colaboración con el Principado de Asturias para adherirnos a la red SIDRA y colgar en ella el catálogo de nuestra biblioteca, lo que me permitió conocer a Pilar Sánchez Vicente (@psanchezvicente) y todo el equipo de trabajo del Centro de Documentación del Principado de Asturias, todos ellos fantásticos. Y en 2007 organizamos en Gijón las III Jornadas de Archivos Portuarios, lo que supuso un hito para mí: novata como era en el mundo archivístico, conocer a gente como Eduardo Núñez, archivero municipal de Gijón, o Alfonso Díaz (@alfonsdr) , archivero del Principado de Asturias, coordinar las ponencias, la celebración de las jornadas, la publicación de las actas… todo ello no hubiera sido posible sin el apoyo de la Dirección.

(Archivoz) Sin duda,  te has instruido de los mejores… Para terminar, ¿qué papel crees que tendrá el Archivo dentro de la Autoridad Portuaria dentro de 20 años?

(A.E.) 20 años… Uff, cuesta imaginar cómo será esto dentro de tanto tiempo. Seguiremos custodiando papel, eso seguro, y seguiremos sirviendo de fuente para investigaciones históricas: el Puerto de Gijón desempeña un papel fundamental dentro del desarrollo de la industria asturiana, por lo que cualquier investigación histórica sobre la materia acaba pasando por nuestros fondos.

Dentro de la organización, seguiremos sirviendo de apoyo en la gestión diaria: mejorando la definición de procedimientos para intentar reducir las cargas administrativas a los ciudadanos, garantizando la custodia de los documentos y la disponibilidad de los mismos tanto interna como externamente… Evidentemente, utilizaremos otras herramientas de trabajo, porque necesitamos apoyarnos en el desarrollo tecnológico para poder seguir avanzando, pero, en lo fundamental, las funciones del Archivo seguirán siendo, en esencia, las mismas que hace años: servir de apoyo a la gestión diaria de las instituciones, garantizar al ciudadano el acceso a la información y permitir a la sociedad en general reconstruir la historia de nuestro país y de nuestro entorno.

(Archivoz) Muchísimas gracias Ana por dejarnos entrar en la Autoridad Portuaria de Gijón y enhorabuena el trabajo que estáis realizando en favor de la Administración electrónica, que sin duda, será referente en breve espacio de tiempo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un paseo por las calles de Donostia-San Sebastián en 1913

No resulta fácil encontrar testimonios audiovisuales antiguos de la vida cotidiana de nuestro país, debido a que el cine llegó a España algo más tarde que en otros lugares. Por ello, resulta de gran interés hallar grabaciones como esta, en la que podemos encontrarnos con escenas de la vida cotidiana de Donostia-San Sebastián a principios de siglo.

No es de extrañar que sea esta ciudad la que aparece en la grabación, ya que, debido a su cercanía con Francia y a su fama como localidad elegante y de veraneo en el siglo XIX y a principios del XX, es probable que esto influya en el hecho de que precisamente esta localidad fuera grabada. Pero en esta breve grabación podemos ver a personas de todo tipo, llevando a cabo distintas actividades: desde los elegantes coches de época hasta las mujeres que remiendan las redes en la calle, pasando por niños que juegan e, incluso, un breve viaje en tranvía. Muchas de las calles que aparecen se han mantenido casi igual en nuestros días, y quién sabe si alguno de nuestros lectores tiene algún antepasado entre las personas que aparecen ahí. Es un testimonio excepcional del día a día en esta preciosa ciudad costera, que sigue manteniendo su esencia más de cien años después.

ESAGED, finalista del SPA Film Festival 2019 del International Council on Archives (ICA)

El corto #comsomcomensveuen forma parte del Trabajo de Fin de Máster del alumni Gerard Vilanova y retrata la opinión y reflexión del colectivo profesional de los archiveros y archiveras. Además de escogido como finalista, el documental también puede optar al premio del voto del público hasta el 23 de octubre.

El documental #comsomcomensveuen, una producción de la Escuela Superior de Archivística y Gestión de Documentos y la Fundació Universitat Autònoma de Barcelona, es una de las piezas finalistas en la 2ª edición del SPA Film Festival del ICA, principal institución internacional del mundo de los archivos.

El concurso, que admitió 58 propuestas audiovisuales, publicó a principios de agosto las 3 películas finalistas de las 4 categorías disponibles. La propuesta de la Escuela, seleccionada para el Premio al “Mejor corto que explica el relevo y la importancia de los archivos y la gestión de los documentos”, también es una de las piezas audiovisuales que se pueden votar hasta el 23 de octubre y optar al Premio del Público. El veredicto se comunicará el 24 de octubre en Adelaida (Australia), durante la ceremonia de clausura de la Conferencia Anual del ICA 2019.

El film es el resultado del Trabajo de Fin de Máster de Gerard Vilanova, titulado del Máster en Archivística y Gestión de Documentos de la Escuela. El exalumno ya ganó el pasado mes de noviembre el premio del Centro de Iniciativas Emprendedoras Universitarias (CIEU) de la UAB a la “Mejor idea emprendedora 2018” por TIC ACTIVA, una iniciativa de formación en educación digital.

#comsomcomensveuen es una producción en catalán del ámbito del marketing y de la comunicación que pretende hacer visible y mejorar la imagen de la archivística, de los archivos y del colectivo profesional de los archiveros y las archiveras, así como la tarea que realizan en el ámbito de la administración pública, la administración electrónica, el archivo histórico, el patrimonio o la transformación digital.

La Escuela ya hizo difusión del documental los pasados meses de marzo y abril en la campaña #Archive30 promovida por el Archivo Nacional de Escocia, donde durante un mes se publicaban tuits acerca de un tema sobre el mundo de los archivos.

La Universidad de Alcalá es la otra institución del territorio seleccionada para optar al Premio al “Mejor corto que utiliza el humor para comunicar sobre archivos y gestión de documentos”. Entre el resto de finalistas se encuentran propuestas de otros países como Italia, Francia, Polonia, Alemania, Escocia, Noruega o China.

Viaje de verano por Italia en 1896

Muchos de nuestros lectores estarán de vacaciones, y seguro que, en muchos casos, habrán visitado Italia. Es un país lleno de cultura, con monumentos inolvidables, paisajes de ensueño y una excelente gastronomía. Y si bien no es probable que a finales del siglo XIX se realizasen grabaciones de cine por cuestiones puramente turísticas, sí que podemos aprovechar las ventajas de la digitalización de los archivos audiovisuales italianos para hacer un viaje por las ciudades de Milán y Venecia, además de poder ver una grabación del Papa León XIII, nacido en 1810. Un pequeño viaje turístico a través del tiempo para conocer los escenarios de estas dos ciudades.

La primera adaptación de Dante al cine

Las grandes obras literarias ha sido adaptadas al cine en multitud de ocasiones, con mayor o menor fortuna; por lo general, al pensar en adaptaciones solemos imaginarnos superproducciones hechas en Hollywood, con mucho presupuesto y grandes directores. Pero en los inicios del cine también hubo algunas interesantes adaptaciones que combinaban literatura, interpretación y efectos especiales. Este es el caso del “Infierno”, de 1911, dirigida por Francesco Bertolini, Adolfo Padovan y Giuseppe De Liguoro. Su rodaje duró tres años y el resultado es brillante, ya que fue uno de los primeros largometrajes de la Historia (68 minutos de duración) y combina elementos moralizantes y de terror con imágenes de gran fuerza, inspiradas en los célebres grabados de Gustave Doré. Gracias a la digitalización, hoy podemos disfrutar en su totalidad de esta obra de arte.

13 de agosto de 1903: un día de diversión en Coney Island

Coney Island es un barrio de Brooklyn, Nueva York, que cada verano se convierte en un destino de ocio y relajación para los habitantes de la ciudad. Desde hace más de cien años, es un punto de encuentro de familias, ferias y artistas callejeros, y si bien las atracciones han cambiado a lo largo de los años, la esencia del lugar como entorno de diversión se mantiene. Basta con ver esta grabación de la compañía Edison, en la que podemos observar un ambiente veraniego no tan diferente al de un día en el parque de atracciones en el siglo XXI.

Efeméride del 9 de agosto: procesión de la coronación de Eduardo VII

El 9 de agosto de 1902 ocurrió un acontecimiento muy importante tanto en la Historia de Gran Bretaña como de buena parte del mundo: la coronación del rey Eduardo VII, monarca del Reino Unido, de la Mancomunidad Británica y emperador de la India. A pesar de la brevedad de su reinado –apenas una década-, la época eduardiana ha pasado a ser sinónimo de los inicios de la modernización de Inglaterra tras la tradicional y estricta época victoriana. Este documento es de gran valor no sólo por la importancia del hecho histórico que muestra, sino porque es la primera coronación de la que se tiene registro cinematográfico.

El olvidado talento de Charley Bowers

Hay nombres unidos de forma indeleble a la Historia de la industria cinematográfica. Uno de ellos es el de Charles Chaplin, actor, director, productor y verdadero genio del cine. Pero hay otro Charles que, si bien hoy en día es algo más desconocido, en la misma época que Chaplin despuntó como uno de los pioneros de la animación y, en concreto, de la introducción de la animación en el cine interpretativo.

En los años veinte, y tras unos oscuros inicios como animador, rodó su propia serie  para R-C Pictures, que estaba dirigida, animada, protagonizada y escrita por él mismo. Llegó a ser una larga serie de más de doscientos episodios, en el que Bowers interpretaba a un personaje cómico, fascinado con los avances tecnológicos y que estaba a medio camino entre la comedia física y la animación. Si bien su nombre ha sido olvidado durante varias décadas, poco a poco ha empezado a reconocerse su talento y capacidad de innovación, con escenas tan maravillosas como esta, de su película “Now you tell one”, de 1926, en la que podemos ver a un gato “crecer” de una planta.

Tokio, sus calles y sus gentes en la década de 1910

Cuando pensamos en la capital japonesa, nos vienen a la mente altos rascacielos, modernas calles iluminadas con luces de neón y surcadas por ejecutivos trajeados y, quizás, por jóvenes japoneses con ropa extravagante. Pero esta imagen que tenemos de Tokio no se corresponde en absoluto a la ciudad que era a principios del siglo XX; no sólo por el paso del tiempo, sino también porque la ciudad prácticamente tuvo que ser reconstruida tras los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. En consecuencia, encontrar películas que muestren cómo era la vida cotidiana de esta ciudad antes de esta tragedia es de gran importancia para conocer la realidad de Tokio en el pasado. En este vídeo, podemos ver a japoneses vestidos con sus tradicionales kimonos, a niños asistiendo a lo que parece ser una escuela y, en definitiva, el pasado de un país cuyos cambios, en sólo 100 años, son extraordinarios.

Las aventuras del barón de Munchausen, de 1911

En noviembre de 1911, apareció una película única hasta entonces: “Las aventuras del barón de Munchausen” o “El sueño del barón de Munchausen”. Dirigida por Georges Méliés, tiene un sencillo argumento: tras una copiosa cena, el barón de Munchausen sufre una noche llena de pesadillas y extrañas alucinaciones. La simplicidad de este argumento es el punto de inicio de un cortometraje lleno de imágenes fantásticas, con efectos especiales nunca utilizados hasta entonces en el cine, como la pirotecnia. Es un cortometraje original e insólito que sirve como ejemplo los primeros efectos especiales en los inicios del cine.

Vacaciones en la playa en el año 1900

En las fechas en las que estamos, seguro que muchos de nuestros lectores están disfrutando de unas merecidas vacaciones en la playa. Sol, mar, tranquilidad… Son conceptos que se relacionan de forma casi universal con  las vacaciones de verano. Sin embargo, este concepto de vacaciones es relativamente nuevo: no fue hasta el siglo XX cuando la playa se popularizó como lugar de vacaciones, y al principio, estaba destinado a personas de clases acomodadas. En un principio, los baños en el mar se prescribían por recomendación médica, y en el siglo XIX, los lugares de vacaciones más populares entre las clases altas eran los balnearios. En cuanto al lugar, la costa vasca, tanto en España como en la zona vasco-francesa, se hizo muy popular gracias a su clima suave, a sus paisajes y a su excelente gastronomía. En concreto, Eugenia de Montijo, la esposa de Napoleón III, fue la que hizo que la costa vasco-francesa fuese lugar de ocio veraniego de los burgueses y nobles europeos. Poco  a poco, la playa comenzó a ser el lugar favorito para unas vacaciones y, en este vídeo, podemos ver cómo era un día de playa en Biarritz en el año 1900.

El gobierno de Guatemala amenaza con cerrar el Archivo Histórico de la Policía Nacional #SalvemosElArchivo

Después de que el gobierno de Guatemala haya restringido la consulta del Archivo Histórico de la Policía Nacional, fondo de especial interés para la investigación y la recuperación de la memoria de los guatemaltecos, desde Archivoz hemos decidido ceder un espacio para la difusión de las enérgicas protestas que investigadores y archiveros están elevando a la comunidad profesional para revertir la situación a través del siguiente comunicado:

A la sociedad guatemalteca

Miembros del Gobierno de Guatemala

Estimados Señores,

Los abajo firmantes, investigadores guatemaltecos y extranjeros en Ciencias Sociales y Humanidades de diferentes Universidades e Institutos, públicos y privados, manifestamos nuestra profunda preocupación por los señalamientos y las amenazas de cierre y restricción de los acervos del Archivo Histórico de la Policía Nacional hechas por el Ministro de Gobernación, Sr. Enrique Degenhart, pues ha sido una fuente vital para comprender la historia del pasado reciente y del presente guatemaltecos. No cabe duda que la historia del país está en buena medida contenida en esos acervos y documentos.

Nosotros hemos hecho uso de ellos para nuestras investigaciones y obras, comprobando que son una fuente inagotable para trabajar diversos temas, en gran medida porque tienen una dimensión territorial nacional y se extienden en el tiempo por más de un siglo. Desde el punto de vista de la historia política Guatemala, van del prolongado gobierno de Manuel Estrada Cabrera hasta la firma de la Paz en 1996, pasando por el período Unionista, la presidencia de Jorge Ubico, la Revolución de Octubre de 1944, la Contrarrevolución del 54, el conflicto armado interno, la vuelta a la Constitucionalidad en 1986, etc.

Notamos que las decisiones que se están tomando, primero para acotar la actividad del AHPN y, segundo, para amenazar con ponerlo bajo la custodia del Ministerio de Gobernación y aplicarle un régimen de consulta restringido en aras de la denominada “seguridad nacional”, están siendo políticas y, en ningún caso, administrativas, ni siquiera presupuestarias. El AHPN ha tenido la habilidad de conseguir fondos propios sin afectar el Erario Público acudiendo al apoyo de varias instituciones y gobiernos regionales internacionales interesados en preservar el acceso a la Memoria Histórica a nivel mundial. Por ello, rechazamos la judicialización que se propone el Ministro para garantizar el cierre del AHPN.

No cabe duda que la sentencia condenatoria por el caso de Molina Theissen y los señalamientos en torno al Diario Militar han conllevado la progresiva intervención del actual gobierno en los asuntos del Archivo. Pero también parece molestar a los actuales dirigentes del país que se toquen temas como la prostitución, la comunidad gay, la violencia intrafamiliar, el feminicidio, los conflictos territoriales, los que se pueden abordar por la rica documentación que poseen los documentos de la Policía Nacional de Guatemala y que resultan fundamentales de solucionar para que se dé la democracia efectiva en el país.

La historia es parte fundamental de la memoria de cualquier nación y no se le puede ocultar o tapar, si no se quieren repetir los errores del pasado ni dar continuidad a procesos políticos excluyentes y a persecuciones ciudadanas sin sentido.

Dr. Sergio Tischler, BUAP; Dr. Manolo Vela, UIberoamericana; Dr. Carlos Figueroa Ibarra, BUAP; Dr. Arturo Taracena Arriola, UNAM; Dra. Kirsten Weld, Harvard; Dr. Gustavo Palma M., USAC; Dra. Silvina M. Romano, CONICET-UBA; Dra. Rosa Torras, UNAM; Dr. Mario Vázquez O.,UNAM; Dr. Dr. Rafael Cuevas, UNA-CR; Dr. Juan Carlos Vázquez M., UIberoamericana; Dr. Roberto García Ferreira, UDELAR;. Dr. Héctor Pérez Brignoli, Emérito UCR; Dr. Fernando Matamoros Ponce, BUAP; Dr. Ricardo Sáenz, USAC; Mtra. Gabriela Grijalva, BUAP; Dr. Greg Grandin, NYU; Mtra. María de los Ángeles Saquimux Contreras, BUAP; Dra. Beatriz Manz, UCA-Berkeley; Dr. Rogelio Regalado Mujica, ICJP; Dra. Manuela Camus, UGL; Dr. Santiago Bastos, CIESAS- Occidente; Dr. Charles R. Hale, UCA-Santa Bárbara; Candidata a Dra. Laura Sala, CONICET-UBA; Rachel Sieder, CIESAS-CDMX; Carlos Yuri Flores; UAEM; Dra. Susan Jones, UCA-Santa Cruz; Dra. Brinton Lykes, CHR&IJ; Dra. Carlota McAllister, York University; Dra. María Gabriela Torres, Wheaton College; Dra. Mónica Toussaint, Instituto Mora; Dr. Manuel Ángel Castillo, COLMEX; Dra. Clara Arenas, AVANCSO; Dra. Morna Mcleod, UAEM; Dra. Deborah T. Levenson, Emérita Boston College; Dr. Víctor Hugo Acuña, Emérito, UCR; Dra. Sofía Dagna, EHESS; Dra. Irma Alicia Velásquez Nimatuj, Brown University; Dr. Aaron Pollack, CIESAS Sureste; Dra. Rosalba Piazza, Università de Catania; Dra. Pasha Bueno-Hansen, UDelaware; Dra. Eva Leticia Orduña, UNAM; Dra. Julieta Rostica, CONICET-UBA; Dra. Julie Gibbens, UManitoba; Dr. Sergio Palencia, CUNY; Candidato a doctor Fabián Campos, UIberoamericana-Santa Fe; Mtra. Nelly Erandy Reséndiz R., UNAM; Candidata a Dra. Anna Isabel Braconnier, UTexas; Candidata a Dra. María Aguilar Velásquez, UTulane;; Dra. Elizabeth Lira Kornfeld, Decana U. AlbertoHurtado; Dra. Sylvia Sellers-García, Boston College; Doctoranda Adriana Linares Palma, UTexas; Dr. Pascal Girot, UCR; Mtro. Francisco Javier Hernández, BUAP; Mtra Mayra Terrones, UAM-Xichi.; Mario Estuardo López Barrientos, URL; Dra. Karen Ponciano; Mtro. Luis Pedro Taracena; Mtra. Gabriela Escobar; Miguel Alejandro Saquimux Contreras, consultor-investigador; Mtro. José Rodolfo Kepfer; Lic. Jaime Barrios Carrillo, periodista.

cierre y restricción de los acervos del Archivo Histórico de la Policía Nacional

Se cumplen 85 años de la muerte de Marie Curie

Esta semana conmemoramos la muerte de Marie Curie, que falleció el 4 de julio de 1934, a los 66 años, debido a una anemia aplásica, muy probablemente fruto de su continua exposición a la radioactividad.

Marie fue una de las científicas más importantes de la Historia, y todo un referente gracias, sobre todo, a su gran descubrimiento: el radio. Fue la primera mujer en recibir el premio Nobel, distinción que obtuvo dos veces: una, en 1903, que compartió con su marido, Pierre Curie, y con Henri Becquerel, y otra en 1911, en solitario. Si bien a lo largo de la vida tuvo que sufrir la discriminación e incomprensión de la sociedad debido a su género, es todo un ejemplo para mujeres (y hombres) por su inteligencia, tesón y gran humanidad. En este discurso podemos ver una de las pocas grabaciones que se conservan de ella, recibiendo la medalla de oro ACR, en 1931.

«Necesitamos hacer nuestra profesión más visible y concienciar a los organismo públicos y privados de su importancia»: Entrevista a Ana Bernardo

Ana Bernardo, Documentalista en la Dirección de Planificación, Ordenación e Innovación Social de la Consejería de Servicios y Derechos Sociales. 10 años participando activamente en la Asociación Profesional de Especialistas en Información de Asturias (APEI), 6 de los cuales a cargo de la presidencia, actualmente vocal, y miembro de la junta directiva de Federación Española de Sociedades de Archivística, Biblioteconomía, Documentación y Museística (FESABID).

[ARCHIVOZ] Profesional de la información polifacética, extrovertida trabajadora y comprometida, actualmente estás al frente de un ambicioso proyecto como es  el Centro de Documentación de Servicios Sociales de Asturias (CDSSA). Háblanos de él

(AB) Su finalidad es gestionar y difundir el conocimiento en el ámbito de Servicios Sociales, con objeto de satisfacer de manera eficaz las necesidades de información de profesionales de todos los campos interesados en el ámbito. Entre sus objetivos se destaca, gestionar y difundir el fondo bibliográfico de la Consejería de Servicios Sociales, difundir e intercambiar el conocimiento en el ámbito de servicios sociales, apoyar la investigación,  colaborar en la calidad y mejora continua en el ámbito de la gestión documental de la Consejería de Servicios Sociales, e incrementar y reforzar la transparencia y acceso a la información pública

[ARCHIVOZ] ¿Cómo surgió?

(AB) El CDSSA nace a principios del año 2018,  La Resolución de 16 de enero de 2019, de la Consejería de Servicios y Derechos Sociales, crea y regula el CDSSA, constituyéndose como unidad de información especializada vinculada al Observatorio Asturiano de Servicios Sociales (OBSERVASS).

La razón principal de su creación es el contexto actual de los Servicios Sociales que está sufriendo una importante transformación. Se trata de un cambio estratégico en el que el conocimiento, la investigación y la evaluación toman fuerza y se incorporan planteamientos, habituales en otros ámbitos, como la práctica basada en la evidencia. La intervención social se debe basar de forma sistemática en un conocimiento contrastado de su efectividad, derivado a su vez de la utilización de métodos sólidos de investigación empírica.

Dentro de este contexto, los centros de documentación especializados en el ámbito de los servicios sociales, juegan un papel fundamental, y ocupan una posición intermedia en este escenario y sus objetivos son poner a disposición de los y las profesionales información elaborada,  buenas prácticas y dar a conocer las novedades que se desarrollan en el ámbito de servicios sociales.

En Asturias aún no existía un centro de documentación especializado en este campo, a diferencia de otros campos cómo juventud, mujer, salud… y, por este motivo, la Dirección General de Planificación, Ordenación e Innovación Social que ejerce funciones en materia de planificación, innovación del conocimiento y el desarrollo de herramientas de calidad, puso en marcha la creación del primer Centro de Documentación de Servicios Sociales de Asturias, el CDSSA.

[ARCHIVOZ] En un Centro de Documentación tan especializado,¿ A qué tipo de usuarios dais servicio?

(AB) El CDSSA se dirige a profesionales de los organismos públicos de servicios sociales, a las entidades colaboradoras, estudiantes y a profesionales investigadores para promover la gestión y la difusión del conocimiento en este ámbito. El centro de documentación pone a disposición de los y las profesionales información elaborada,  buenas prácticas, da a conocer las novedades que se desarrollan en el ámbito de servicios sociales, colabora en la calidad y mejora continua en el ámbito de la gestión documental de la Consejería de Servicios Sociales, incrementa y refuerza la transparencia y acceso a la información pública.

Entre sus actividades destacan: administración del portal Socialasturias y perfiles institucionales de redes sociales de la Consejería, edición y coordinación de la revista + Calidad, elaboración de dossiers temáticos en temas de actualidad, distintos servicios de alerta con la finalidad de informar sobre temas de interés, búsquedas bibliográficas, formación de usuarios/as en recursos de información en servicios sociales y Blog del CDSSA, entre otras.

[ARCHIVOZ] Además de tu labor profesional, formas  parte de la actual Junta directiva de FESABID, así como de la Asociación profesional APEI. Qué objetivos pretendes y cuál es tu motivación?

(AB) Creo  firmemente  que hay un gran trabajo por hacer en la sensibilización profesional: necesitamos hacer nuestra profesión más visible y concienciar a los organismo públicos y privados de su importancia. Además, creo que hoy más que nunca debemos crear alianzas, necesitamos ser una única voz. Debemos avanzar y repensar nuevas formas de trabajo que nos permitan cumplir nuestras metas.

Mi papel durante estos años en el asocianismo me ha permitido crecer como profesional y cómo persona, y me ha dado la oportunidad de conocer otras formas de trabajar, otras visiones, grandes profesionales… Solo puedo estar agradecida de todos estos años de aprendizaje.

Me podía definir con el concepto acuñado por Gloria Pérez Salmerón en las últimas Jornadas Españolas de Documentación sobre el compromiso con el acceso a la información, Activista!

[ARCHIVOZ] Hace poco tiempo que se han celebrado las Jornadas Españolas de Documentación en Barcelona, en las que has tenido una presencia destacada. ¿Cuál sería tu valoración?

(AB) Mi valoración es muy positiva, y lo es por varias razones. Las Jornadas este año se presentaban bajo el lema “Abriendo puertas”: alternativas, oportunidades e impacto del acceso a la información,  y se trataron temas como el acceso democrático a la información, libertad de expresión, nuevos roles… pero sin duda destacaría el tema de Inversión social: trabajar en sociedad y crear comunidad.

Creo en el valor público de las bibliotecas y creo que pueden ayudar a crear comunidad y trabajar en la identidad de un pueblo/barrio/ciudad. En España en general nos caracterizamos por una población cada vez más envejecida, con una cierta tendencia hacia la pérdida de habitantes y un importante desequilibrio territorial. La planificación estratégica, en la que se incluyan las Bibliotecas Publicas, puede lograr una reversión de la situación que permita un desarrollo sostenible, garantizando derechos e igualdad de oportunidades a las generaciones presentes y a las que están por venir.

Otra elemento  a destacar en las jornadas fue la necesidad  del asociacionismo y la colaboración y cooperación entre distintas entidades con el fin de acercarse más a las necesidades reales.

[ARCHIVOZ] ¿Cómo ves las Jornadas en las próximas ediciones?

(AB)Pues veo unas jornadas llenas de colaboración, tanto a nivel público cómo privado con un fin común: mejora en la calidad en la prestación de servicios dirigidos a personas usuarias.

Unas jornadas con nuevas/recicladas formas de trabajo, con nuevos/reciclados paradigamas… en fin aprender, desaprender, reaprender…

Y por supuesto, unas jornadas en las que brindar con grandes profesionales (grandes amigos) por retos profesionales conseguidos!

Muchas gracias Ana!!

 

Crónica de la I Jornada Archivoz

Apenas ha pasado un mes desde que organizamos la I Jornada Archivoz. Para todos aquellos interesados en el tema escogido para nuestra primera jornada, hemos elaborado una breve crónica del evento:

Presentación institucional
  • Maria Teresa Fernández Bajón. Directora del Departamento de biblioteconomía y Documentación de la UCM.
  • Laila Salameh.  Responsable de comunicación interna en Archivoz y vocal de la junta directiva de SEDIC. 

Con la presentación de Maite Fernández Bajón y Laila Salameh dio comienzo la I Jornada Archivoz, dedicada en su primera edición a los archivos y colecciones de arte.

La Revista Archivoz nació con la idea de ocupar un espacio en el que ningún otro medio o proyecto estaba presente: Se trataba de difundir contenidos relacionados con archivos y gestión documental, pero haciéndolo desde un plano divulgativo para hacer más accesible nuestro ámbito del conocimiento para captar nuevos lectores, profesionales en otros ámbitos afines al nuestro (historiadores, restauradores, o simples curiosos).

La Jornada Archivoz es un proyecto de gran interés para nuestra revista porque nos permite desvirtualizar nuestro proyecto y abrirlo a colaboraciones con otros profesionales, empresas e instituciones.

1a. Sesión de Debate: El arte en los archivos: La memoria del artista
  • Juan Antonio Yeves. Responsable de la Biblioteca de la Fundación Lázaro Galdiano
  • Beatriz Belinda Yúfera Rodríguez. Jefa de sección materiales especiales, Biblioteca Regional de Madrid
  • Sebastián Maharg. Escritor, traductor, guinista, fotógrafo y creador del proyecto “Pasado en paralelo”
  • Modera: Lara Nebrada Martín. Doctora en CC de la Documentación e investigadora

Los diferentes ponentes expusieron sus proyectos, comenzando con Juan Antonio Yeves, Responsable de la Biblioteca de la Fundación Lázaro Galdiano, que hizo un recorrido histórico, desde la creación de la institución hasta la actualidad. Gracias a la integración del Archivo y la Biblioteca en 1997, se han podido realizar diferentes proyectos de investigación y exposiciones que han dado y continúan difundiendo el numeroso y rico legado documental que custodia el archivo, y que se ha enriquecido de las colecciones personales como las Cánovas del Castillo y el propio Lázaro Galdiano, reconocidos bibliófilos del siglo XIX. Destacan las colecciones de autógrafos, dibujos y estampas de artistas. En primicia conocimos el tema de la próxima exposición que tratará sobre el archivo del artista y del viajero en el siglo XIX.

Continúo su presentación Beatriz Belinda Yúfera haciendo un exposición sobre la sección de materiales especiales de la Biblioteca Regional de la Comunidad de Madrid, donde se puede encontrar una gran variedad de materiales que forman parte de la colecciones personales de archivo de diferentes artistas. Además de comentar el trabajo que se lleva a cabo en esta biblioteca como es la conservación, preservación, adquisición y difusión de sus fondos, también presentó algunos proyectos organizados referentes a esas colecciones de archivo de artistas, como Urban Sketchers o Gasoline, donde se presentan libros de artista. Concluyendo con el objetivo de que la Biblioteca Regional se convierta en un lugar de memoria donde se puede acceder a colecciones de fotografías, y otras obras literarias, pictóricas, etc de diferentes artistas.

Sebastián Maharg, fotografo,  presentó su proyecto “Pasado en paralelo”, en el que la fusión de fotografías de la Guerra Civil, propias e inéditas, recopiladas de diferentes archivos como el Archivo General de la Guerra Civil de Salamanca, el Archivo Rojo o La el fondo fotográfico de la Biblioteca Nacional y las fotografías de su ubicación actual en las calles de Madrid, han hecho una verdadera obra maestra de este artista polifacético, que  continúa trabajando en la ampliación de su proyecto.

Los asistentes pudieron intervenir para preguntar a los ponentes sobre posibles proyectos futuros en las dos instituciones. A Sebastián Maharg, en concreto, se le preguntó sobre si pensaba en un futuro hacer un proyecto de colaboración con los archivos utilizados para elaboración de un catálogo mejor definido de estas fotografías con toda la información que ha estado extrayendo, como la de encontrar la calle concreta en que sucede la foto. Y por otra parte, se le animó a relacionar su fotografía con la procedencia de ella, en que archivo se encuentre.

Ponencia: Exposición Archivo Rastro: Proyecto expositivo inédito que surge del material fotográfico generado a partir de la compra, digitalización y catalogación de negativos y diapositivas encontrados en el Rastro de Madrid
  • Marta Sesé Fuentes. Comisaría arte contemporáneo, responsable del Proyecto expositivo Archivo Rastro

Las líneas de trabajo con las que comenzó el proyecto fueron la búsqueda de herramientas para que los artistas crearán sus obras. Y qué mejor lugar que el Rastro para encontrar esas herramientas. Marta y sus compañeras de proyecto comenzaron comprando unas cajas de cartón cuyo contenido eran fotografías originales en diferentes soportes (negativos, positivos en papel, diapositivas…) y fueron creando, con diferentes adquisiciones, un archivo fotográfico de más de 4.000 imágenes. Desde la fotografía de uso elitista, accesible a las clases sociales altas a principios del siglo XX hasta su democratización, donde el uso de la fotografía es cotidiano en cualquier familia que quiere tener un recuerdo de los eventos importantes de su vida.

A partir de entonces, las responsables del proyecto comenzaron a clasificar las fotografías por lotes que adquieren en el Rastro,  con una descripción básica para su localización. Pusieron a disposición de los artistas este archivo fotográfico para que creasen diferentes obras como la impresión de fotos en lonas, la ilustración a partir de las fotografías, la intervención pictórica, entre otras. Como resultado de este trabajo se creó una exposición en el Centro de Arte de la Universidad Complutense de Madrid y cuyo objetivo es que sea itinerante por la Comunidad de Madrid.

2a. Sesión de Debate: Redes y colaboración en entornos digitales
  • Saul Equiha. Director de Infotecarios 
  • Belén Benito. Co-directora de Biblogtecarios
  • Víctor Villapalos. Director y fundador de Archivoz y gerente en Sociedad Española de Documentación e Información Científica
  • Modera: Juan José Prieto. Bibliotecario y profesor de la UCM 

En esta sesión se expusieron tres diferentes proyectos colaborativos que han nacido de la iniciativa de unos profesionales del ámbito la gestión archivística, documental y bibliotecaria.

Biblogtecarios nació en 2010 como un blog creador de contenido de interés hecho por y para profesionales del mundo bibliotecario, donde su equipo especializado aporta mensualmente contenido actual sobre el mundo de la bibliotecas, en castellano.

Proyecto consolidado de gran experiencia, ha contado a lo largo de su historia con la colaboración de numerosos profesionales. Su historia se divide en varias etapas marcadas por diferentes equipos de gestión

En 2012 nació Infotecarios para cubrir la demanda de creación de contenido en América Latina, también en el ámbito bibliotecario. Nació como una escisión de Biblogtecarios está concebido a partir de la filosofía colaborativa y la inteligencia colectiva para la creación de contenido.

Cuenta con profesionales de América Latina especializados en diversos campos (bibliotecología, documentación, etc.) que publican contenido y participan en diversos proyectos de difusión, eventos y jornadas.

El más joven de los tres proyectos es Archivoz, que en junio de 2017 comienza una nueva forma de crear contenido a través del formato de una revista internacional divulgativa gratuita, tanto para profesionales de la gestión documental y archivística, como para investigadores, periodistas y cualquier persona interesada.

A diferencia de otros proyectos, los miembros del equipo editorial de Archivoz no crean sus propios contenidos sino que los buscan entre profesionales destacados del panorama profesional. Este nuevo concepto de revista colaborativa fue fruto de un tiempo de reflexión en los que se llegó a la conclusión no se puede aplicar unos criterios de calidad determinados si los mismos que aplican esos criterios son los autores del contenido que se publica. Por ello, era necesario que el equipo editorial tuviera un papel mediador y no creador del contenido, facilitando procesos de calidad y consiguiendo todo el contenido de verdaderos expertos en sus respectivas áreas del conocimiento.

Actualmente, cuenta con un equipo editorial internacional en constante crecimiento, que ya engloba España y diferentes países europeos como Portugal, Reino Unido, Italia, Bélgica además de América Latina y Brasil, Estados Unidos, Australia y África, y con perspectivas de ampliar el equipo en Asia durante este año. La revista publica en diferentes idiomas actualmente Castellano, Portugues, Italiano y Ingles.

Los tres proyectos coincidieron en las dificultades de organización del equipo y el mantener la ilusión de los colaboradores que crean contenido, ya que requiere un esfuerzo  y un tiempo este tipo de proyectos altruistas e independientes.

Destacar que la constancia,  la dedicación, el compromiso  son la clave del éxito, además de la generación de contenido de calidad, en contraposición de la cantidad de contenido publicado.

Despedida institucional
  • María Teresa Fernández Bajón. Directora del Departamento de biblioteconomía y Documentación de la UCM
  • Noemi Ortega Raventós Responsable del equipo editorial para UK, Australia y USA en la Revista Archivoz

Por último agradecer a la Facultad de Ciencias de la  Documentación, Universidad Complutense de Madrid por facilitarnos el espacio donde se realizaron las primeras Jornadas Archivoz. Y agradecer el patrocinio de Piql que colaboró en la organización de esta primera  jornada patrocinando el desayuno realizado en la Facultad. Y por último agradecer a todos los asistentes ya que sin ellos no se habría hecho realidad estas Primeras Jornadas Archivos.

El esqueleto feliz, de Louis Lumière

Los hermanos Lumière son universalmente conocidos por ser los inventores del cine. Si bien existían otras tecnologías antecesoras de lo que después se denominó el séptimo arte, ellos fueron los pioneros del cine tal y como lo conocemos, tanto técnica como formalmente. Obras como “La llegada del tren a La Ciotat”, de 1896, son hitos de los inicios de este arte. Pero no es tan conocida otra faceta de los Lumiére, en la que realizaron cortometrajes humorísticos e incluso un poco macabros, como esta animación en la que podemos ver a un alegre esqueleto bailar perdiendo sus “piezas”, para volver a ponerlas en su sitio después.

Una breve escena que nos recuerda al clásico “Pesadilla antes de Navidad”, de Henry Selick. Quizás estamos ante un lejano antepasado de Jack Skellington, Sally y el resto de sus amigos.

The Master Mystery, una película de Harry Houdini

Houdini ha pasado a la Historia como el mago y escapista más grande de todos los tiempos. Su nombre real era Erik Weisz y era austrohúngaro, si bien se nacionalizó estadounidense. Sus espectáculos, en los que realizaba proezas como escapar, estando atado, de un bidón lleno de agua, llenaban las salas y le granjearon una gran popularidad. También es conocido por destapar fraudes y estafas, muy comunes en un tiempo en el que el espiritismo estaba en boga. Lo que no es tan conocida es su faceta como actor de cine mudo, especializado en escenas de acción gracias a sus habilidades como escapista. Un ejemplo de ello es la película “The Master Mystery”, rodada en
1919. Si bien no se ha podido recuperar completa, es un excelente ejemplo de los inicios del cine de misterio, con ciertos toques de ciencia-ficción: Houdini interpreta a un detective que debe enfrentare a un malvado robot. Se trata de una película serial, dirigida por Harry Grossman. Si bien sus efectos especiales hoy resultan muy primitivos, es una obra cinematográfica muy curiosa e interesante. La película está dividida en veinte secciones, de las que hemos seleccionado la primera.

El primer capítulo de “Historias para no dormir”: Homenaje a Chicho Ibáñez Serrador

La muerte de Chicho Ibáñez Serrador ha supuesto una gran conmoción en los medios audiovisuales y artísticos de este país. De origen uruguayo, en los años sesenta revolucionó la televisión española con su programa “Historias para no dormir”, en el que se representaban relatos de terror, en un formato original y muy poco explotado en la España de la dictadura. Fue director de cine, televisión y teatro, y sus historias, de calidad indiscutible, acercaban el misterio a toda la familia, ya que se basaban en un terror psicológico, apenas sugerido, siendo posible también superar la censura. En este vídeo podemos ver la introducción a su programa, el 4 de febrero de 1966.

“La ciencia fundamenta muchas iniciativas políticas, económicas y sociales“: Entrevista a Marta Fallola, responsable del Servicio de Difusión de la Cultura Científica en la Universidad de Extremadura.

(ARCHIVOZ) Buenas tardes, Marta, es un placer poder hacerle una entrevista a una persona con tanta trayectoria profesional como la tuya. Cuéntanos un poco como has llegado a ser la responsable del Servicio de Difusión de la Cultura Científica. ¿Cuándo empezó este servicio y con qué finalidad surgió su creación?

(Marta Fallola) He tenido la suerte de vivir los comienzos del Servicio de Difusión de la Cultura Científica, creado hace ahora 9 años, en octubre del 2010. Con mis dos compañeras que trabajan conmigo, Cristina Núñez y Macarena Parejo, empezamos a desarrollar los contenidos del servicio. Ha sido una gran aventura y un reto que inicié con mucha ilusión. Había que definir objetivos, acciones, crear un programa de trabajo, darse a conocer dentro de la universidad y fuera, convencer a los investigadores de la importancia de que la divulgación esté estructurada, planificada en la universidad, y que, si todos sumamos, la comunicación es mucho más efectiva. Por lo tanto, el servicio fue configurado como un sistema de apoyo a la investigación, integrado dentro del Vicerrectorado de Investigación. El servicio nació para reforzar y apoyar la comunicación de resultados de investigación y desarrollo tecnológico, así como, para avanzar y estrechar enlaces con los distintos destinatarios de las acciones de cultura científica, ya sea la comunidad universitaria, los estudiantes no universitarios o las empresas. Queremos potenciar el diálogo e interacción entre ciencia y sociedad, mediante actividades de divulgación científica llevadas a cabo de una manera rigurosa, atractiva y accesible para todos los públicos.

(ARCHIVOZ) Como secretaria actual del Servicio de Difusión de la Cultura Científica de la UEX (SDCC), ¿Cómo describirías el objetivo principal de la divulgación científica? ¿Cuánto de positivo es la divulgación científica en el entorno Universitario y, sobre todo, para la ciudadanía?

(MF) La divulgación científica que realizamos desde las universidades y centros de investigación tiene varios objetivos. En primer lugar, está la misión de promover la cultura científica en la sociedad. Hay que seguir trabajando en la alfabetización científica, teniendo en cuenta, además, que los ciudadanos desean estar informados, como así lo subrayan las sucesivas encuestas de percepción social de la ciencia que lleva a cabo la FECYT cada dos años. Nosotros queremos ir más allá de la transmisión de información, en el sentido clásico de comunicación, y esperamos contribuir a que los ciudadanos puedan juzgar, ser críticos y formar una opinión basada en la evidencia y en el conocimiento. La ciencia fundamenta muchas iniciativas políticas, económicas y sociales, y en esta era digital, de redes sociales y de fragmentación de la información que vivimos, todo el mundo opina, pero en mucha ocasiones estas valoraciones están basadas en percepciones personales o preferencias sociales. Es por ello que el público debe acceder al contenido científico, entenderlo y ponerlo en contexto.

Asimismo, otro objetivo fundamental de la divulgación es que la sociedad conozca a los investigadores y valore el trabajo que están desarrollando ya que, en la mayoría de los casos, la investigación se lleva a cabo con fondos públicos. Pretendemos avanzar hacia una investigación cercana, próxima a las preocupaciones e intereses sociales, en contacto con los ciudadanos y diferentes agentes sociales y económicos, todo ello en línea con el principio transversal de Investigación e Innovación Responsables (RRI por sus siglas en inglés), que promueve la Unión Europea en el programa Horizonte 2020. Por este motivo, es fundamental contextualizar la comunicación de la ciencia y diseñarla en función de diferentes públicos y objetivos.

Por último, pero no por ello menos importante, apoyamos la divulgación dirigida a acercar la ciencia y la tecnología a los más jóvenes, los estudiantes no universitarios. Pretendemos dar a conocer las profesiones STEAM (ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas) que van a tener una alta demanda laboral y que en muchas ocasiones sufren de estereotipos, de falta de referentes y modelos (sobre todo en el caso de las chicas).

(ARCHIVOZ) En el último Programa de Actividades (2017) del SDCC se definen los objetivos del Servicio: visibilidad y reconocimiento de la producción científica de la UEX, fomentar los canales de comunicación entre la comunidad investigadora, empresas y otros agentes, potenciar la vocación científica y acercar la ciencia y la tecnología a la sociedad. Háblanos un poco sobre los dos últimos, ya que diferenciáis en vuestros objetivos las actividades que llegan al público general de las actividades de divulgación para los estudiantes.

(MF) Las actividades de divulgación científica se diseñan sobre todo en función del público destinatario. No es lo mismo planificar un taller para niños, ofreciendo un primer contacto más directo y visual con la ciencia, con el objetivo de despertar la curiosidad, que llevar a cabo talleres con estudiantes de educación secundaria. Hay actividades como la Noche de los investigadores que tienen un gran impacto social, y son muy llamativas, en las que el propósito es poner la ciencia y sus investigadores en la actualidad del día. En otros proyectos, como es el caso de la Semana de la ciencia, pretendemos que los estudiantes colaboren en la realización del contenido de las actividades, que tengan un papel más proactivo. Esta manera facilita aprender haciendo. También desarrollamos actividades para otro tipo de públicos en riesgo de exclusión social, un programa de radio sobre ciencia realizado íntegramente por los presos del centro penitenciario de Badajoz y talleres de tecnología dirigidos personas con discapacidad. En nuestro servicio redactamos notas de prensa de resultados de investigación. Esta labor, que requiere de una comunicación y colaboración muy estrecha con el investigador, es muy gratificante sobre todo cuando ves la noticia publicada en los medios de comunicación, y que esta difusión de la investigación sea origen de colaboraciones diversas, ya sea entre grupos de investigación o entre investigadores y empresas.

(ARCHIVOZ) Entrando en mayor detalle, ¿qué tipo de iniciativas se llevan a cabo dentro del servicio para comunicar los resultados de la I+D y la divulgación científica en la sociedad en general?

(MF) Como ya indiqué antes, nuestras actividades se diseñan en función del público destinatario. Tenemos actividades dirigidas a niños de Educación Primaria (Desayuna con la ciencia), a estudiantes de Educación Secundaria (la Semana de la ciencia, Guiones para la ciencia, entre otros) y a toda la sociedad, por ejemplo, la Noche de los Investigadores y Pint of Science. También, editamos una revista de divulgación científica, la revista digital Viceversa, de periodicidad mensual y gratuita. Redactamos notas de prensa, artículos, entrevistas sobre la investigación y el desarrollo tecnológico que genera la universidad. En este sentido, estamos registrados en la agencia española de noticias de ciencia SINC y en la agencia internacional EurekAlert.

Somos un servicio de apoyo a los investigadores. Por tanto, colaboramos también en proyectos, congresos, seminarios. Asimismo, pretendemos fomentar la formación en comunicación y divulgación científica. Es necesario proporcionar a los investigadores, estudiantes y futuros divulgadores las pautas y herramientas para llevar a cabo una divulgación científica atractiva, amena y eficaz

(ARCHIVOZ) El SDCC está registrado en la red nacional de Unidades de Cultura Científica de Innovación (Red UCC+i), coordinada por FECYT (Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades), ¿qué relación implica esta vinculación?

(MF) Efectivamente, estamos registrados como UCC+i en la red de FECYT. El Libro Blanco de Unidades de la Cultura Científica y la Innovación (2012) define estas estructuras como los principales agentes de la difusión de la ciencia y la innovación en España, actuando de intermediarias entre los investigadores y los medios de comunicación. El establecimiento de esta red promovida desde FECYT está en el origen de los encuentros ComCiRed (Comunicar Ciencia en Red). Estos congresos de varios días, que se celebran cada año, nos reúnen a todas las UCC+i con el objetivo de compartir experiencias, casos de éxito, escuchar a expertos en la materia y conocer nuevas iniciativas. Son unos encuentros muy enriquecedores que favorecen además el contacto y la relación entre las personas que trabajamos en las unidades de cultura científica, compañeros y también amigos. Asimismo, la FECYT publica todos los años la convocatoria de ayudas para el Fomento de la Cultura Científica y la Innovación, en la que hay una línea especialmente dirigida a financiar el programa de trabajo de las UCC+i.

(ARCHIVOZ) ¿Desde el Servicio de Difusión de la UEX, se lleva algún tipo de contabilidad basada en indicadores bibliométricos de la producción científica?

(MF) No, esta labor la lleva a cabo en la UEx el Servicio de Bibliotecas. Para nosotros la labor de la Biblioteca en indicadores junta con las estadísticas que proporciona el portal de transparencia nos es muy útil y valiosa como fuente de información para comunicar ciencia. Y es que nuestras notas de prensa tienen a menudo como referencia publicaciones en revistas científicas.

(ARCHIVOZ) En tu labor como secretaria del Servicio, ¿Apuntan los datos algún descenso en el interés por la ciencia en los jóvenes?

(MF) El interés por la ciencia y la tecnología en los jóvenes ha aumentado en los últimos años, si comparamos los datos de la Encuesta de Percepción Social de la Ciencia de FECYT (2018). De hecho, el interés por estas temáticas disminuye a medida que la edad de la ciudadanía se incrementa, así el mayor interés por la ciencia y la tecnología se registra entre las personas de 15 a 24 años (22,7%) y el menor en las personas de más de 64 años (6,7%). Nosotros, también observamos este interés en los más jóvenes, y lo que es muy importante, para atraerlos es necesario adaptar el contenido convirtiéndoles en protagonistas de la acción y tener claro, que para ellos, la principal fuente de información científica está en Internet y en las redes sociales.

(ARCHIVOZ) El 11 de febrero se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Hoy en día los datos siguen siendo sorprendentemente bajos, por ejemplo, menos del 7% de las niñas se ven como científicas en un futuro. Como mujer y como secretaria de un servicio de difusión científica, ¿qué opinas en cuánto a estos datos y qué medidas crees que sería importante tomar respecto a la divulgación y educación?

(MF) Nosotros trabajamos en la línea de proporcionar a las niñas modelos y referentes de mujeres que trabajan en el ámbito STEM, sobre todo en ingeniería. Queremos dar visibilidad a estas mujeres, satisfechas con su trabajo y que ofrecen otra perspectiva más social de lo que es el mundo de la ingeniería. Además, nuestro objetivo es ayudar a romper el techo de cristal. Es decir, queremos divulgar y compartir experiencias de mujeres de todas las generaciones de edad, que han alcanzado puestos de responsabilidad, por ejemplo, son catedráticas, dirigen grupos o institutos de investigación, o son IP de proyectos de investigación. Las mujeres deben apostar por ellas y aspirar también a la gestión y dirección.

El objetivo es que las mujeres estudien y trabajen en aquello que les gusta y es su vocación, ya sea en el ámbito STEM o no, pero que su decisión sea libre de prejuicios, estereotipos o falsas referencias.

(ARCHIVOZ) Gracias de nuevo Marta por colaborar con Archivoz y comunicar a nuestros lectores todas las iniciativas con las que trabajáis en el servicio de difusión de la UEX para acercar la ciencia a la sociedad en general.

75 aniversario del Desembarco de Normandía

El 6 de junio de 2019 se han cumplido 75 años del Desembarco de Normandía. Es una de las fechas clave para comprender la historia del siglo XX. Conocido como el «Día D», fue el momento en el que Estados Unidos entró de lleno en la Segunda Guerra Mundial, cuando dos divisiones de infantería americanos se encontraron con la resistencia militar alemana. Miles de muertos, una playa arrasada y un símbolo: el de la unión de distintos países contra el fascismo. En estas fechas, se ha homenajeado a los que dieron su vida para que hoy disfrutemos de derechos humanos y libertad. En este vídeo podemos ver imágenes de ese día y los que siguieron, como un testimonio de lo que se vivió y lo que nunca debería volver a ocurrir.

El único film en el aparece Mark Twain en la vejez

Mark Twain es uno de los escritores americanos más conocidos y todo un símbolo de la literatura del siglo XIX. Sus novelas «Las aventuras de Huckleberry Finn» o «Las aventuras de Tom Swayer» no sólo son obras cumbre de la literatura americana, sino también un excelente reflejo de la vida cotidiana y los problemas sociales del Sur de Estados Unidos en su época, un lugar lleno de desigualdades económicas, sociales y raciales, donde la esclavitud y luego la segregación estaban a la orden del día.

Fue un destacado activista por los derechos de las personas de otras razas, abolicionista y defensor de la emancipación femenina. Como periodista y escritor, colaboró en gran medida a la igualdad y desarrollo de su país. En este breve vídeo, fechado en 1909, podemos ver a Mark Twain paseando o con su familia.

«La digitalización es fundamental pero respaldada con una investigación para que sea accesible y concienzudamente realizada»: entrevista a Carmen Martínez Martín, profesora jubilada de la UCM e investigadora

Hablamos con Carmen Martínez Martín, Dra. en Geografía e Historia y profesora jubilada de la Universidad Complutense de Madrid, ha participado en exposiciones, más de veinte congresos y casi cuarenta publicaciones. Actualmente sigue con sus investigaciones históricas y por ello queremos agradecer su participación publicando con nosotros el artículo «El curioso testamento de un archivero de la Catedral de Sevilla en el siglo XVIII» disponible en Archivoz. Queremos daros a conocer de primera mano la experiencia y recomendaciones de una investigadora que ha visto el cambio tecnológico en los archivos y centros documentales españoles a lo largo de los últimos cuarenta años y que sigue en constante cambio gracias a la globalización.

Primeramente, muchas gracias por su tiempo y por publicar con nosotros previamente, tras su larga trayectoria en el campo de la investigación nos gustaría hacerle unas preguntas como frecuente usuaria de los archivos para ver las ventajas y desventajas que se plantean en el panorama actual de la archivística y divulgación de sus fondos.

(Archivoz) ¿Cuándo y por qué comenzó su andadura en los archivos?

(Carmen Martínez Martín) Mis inicios fueron hace unos cuarenta años cuando realicé mi tesina y en 1986 mi tesis doctoral «Análisis locacional en la región del bajo Guadalquivir». Al no haber suficiente información acerca de mis investigaciones tuve que recurrir a las fuentes originales, la utilización de los archivos en aquel entonces era muy dispar dependiendo del material (estadística, mapa, etc), tipo de archivo, facilidades, etc. todo dependía del lugar a visitar y el tema específico que tenía entre manos. Por ello, recurrí a el Instituto Nacional de Estadística, Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, cartoteca de la Biblioteca Nacional y algunos municipios del antiguo Reino de Sevilla, gracias a todos esos datos recopilados conformé mis primeras publicaciones.

(Archivoz) ¿Qué tipo de investigaciones ha llevado a cabo a lo largo de su vida profesional?

(CMM) Fundamentalmente investigaciones históricas y principalmente del continente americano desde que entré en el Departamento de Historia de América I de la UCM, que me adentró en esta temática. De capital importancia han sido las instituciones oficiales del estado español como el Archivo General de Indias, la Biblioteca del Museo Naval (cartografía principalmente), el Archivo Histórico Nacional, Biblioteca Nacional, Real Academia de la Historia, Chancillería de Valladolid, Archivo General de Simancas y en algunos casos extranjeros como el Archivo de la Nación de la República Argentina. Evidentemente muchas más fuentes han sido consultadas a lo largo de mi trayectoria, puntualmente la British Library o webs como Europeana con acceso a los fondos de tantísimas instituciones europeas.

(Archivoz) ¿Con qué dificultades o trabas se ha encontrado a la hora de visitar presencialmente estas instituciones?

(CMM) En los archivos estatales y provinciales no me he encontrado con especial dificultad a excepción del recortado horario matinal que se ha visto reducido a lo largo de los años, en algunos casos había horario de tarde, pero cada vez es menos usual, aunque el más amplio es en la Biblioteca Nacional. Aparte de los oficiales están los eclesiásticos que igualmente he consultado con frecuencia cuando ha sido posible; estos centros son de una gran dificultad de acceso y no tienen un buen servicio, las directrices para su acceso son variadas y complicadas, primero hay que realizar una solicitud para consultar sus fondos, posteriormente y una vez que contestan se debe acordar una fecha y hora ya que no tienen un horario establecido. Es igualmente difícil localizar la ubicación donde se salvaguardan esos documentos a consultar por lo que nunca sabes con lo que te puedes encontrar ya que la común excusa es la quema de los mismos en la Guerra Civil; por ejemplo, los libros parroquiales se encuentran o bien en las parroquias o en los archivos diocesanos de la provincia sin razón explícita. Uno de los más dificultosos con los que me he encontrado ha sido el Archivo Diocesano de Logroño con meses de espera para una cita, la cual no permiten que sean de dos días consecutivos. Además, hay que añadir la carestía de la reprografía que es extremadamente elevada en comparación con la mayoría de los centros dependientes del Estado, igualmente siempre podemos encontrar excepciones como el Archivo General del Arzobispado de Sevilla por su buen funcionamiento y la profesionalidad de sus archiveras.

(Archivoz) ¿Supuso una ventaja el salto a la digitalización de los fondos? ¿Encuentra las webs de los archivos y centros documentales accesibles?

(CMM) Para la investigación ha sido una revolución maravillosa, no es necesario desplazarse, no se encarece la reproducción de la documentación ya que no supone un gasto específico para el investigador. Me gustaría destacar PARES que ya contiene muchos documentos digitalizados, ojalá sea posible incrementar el número de digitalizaciones en los próximos años, es muy notable el vacío que actualmente se percibe en las antiguas salas de investigadores gracias al acceso online que expande el patrimonio español fuera de sus muros que los albergan y de nuestras fronteras. La Biblioteca Digital Hispánica es otra fuente importantísima actual gracias a la calidad de sus digitalizaciones en el campo de los grabados y cartografía, que son de extremada delicadeza y diverso formato por lo que se percibe la gran inversión realizada para la obtención de escáneres de gran tamaño. Hay que añadir que además de la digitalización, son de extrema ayuda los comentarios técnicos que acompañan a las imágenes, la descripción física, notas, publicaciones en las cuales se menciona, etc, facilitando la consulta y fuentes para el nuevo investigador. Otra fuente que manejo a menudo y que me parece excelente, es el Opac del Ministerio de Defensa que reúne las bibliotecas históricas importantes con un buscador accesible y rico en información, principalmente la he consultado para fondo antiguo y sobretodo cartografía mencionando la cartoteca correspondiente a visitar para la consulta presencial.

(Archivoz) ¿Qué recomendaciones daría a los que comienzan su andadura en la investigación histórica? ¿Herramientas o directrices a seguir?

(CMM) Principalmente que tomen especial atención a las asignaturas de Técnicas de Investigación Histórica de cada departamento en el caso de la UCM, complementar esa formación con paleografía para adaptarse a la lectura de diversas grafías y aprender a realizar una adecuada transcripción de los manuscritos. Es fundamental el manejo de las páginas web, las búsquedas en los metabuscadores de documentación y saber si se ha escrito o no sobre el objeto de la investigación antes de adentrarse en tan ardua tarea, así se puede saber lo que queda por resolver y completar de las investigaciones ya realizadas o darle un giro diferente. En muchos casos, los mismos archivos se ocupan de señalar en la documentación alguna bibliografía al respecto, facilitando el manejo de la misma o dando noticia de lo que hasta ahora se ha realizado. No cabe decir que la citación de algunas fuentes es compleja y esencial, siguiendo un mismo formato internacional que permita seguir conectando el mundo del conocimiento en la web y de la investigación, además de dar crédito a otros investigadores que han publicado al respecto del mismo tema.

(Archivoz) ¿Cómo ve el futuro de los archivos, la documentación y los datos de cara a un futuro gracias a las nuevas tecnologías, la globalización y la comunicación?

(CMM) Primeramente sería ideal la normalización de estos centros, tras la nueva ley de copyright de la facilidad de hacer fotos en algunos centros va en detrimento de los que no lo permiten, en el Archivo Provincial de Cádiz me permite aprovechar mucho más mi tiempo, realizando las fotografías necesarias que posteriormente puedo analizar con detalle en casa. En cambio, el Archivo Provincial de Sevilla no lo permite, no lo tiene digitalizado y además las fotocopias tardan demasiado en llegar, lo que te obliga a ir presencialmente durante largas jornadas; además, esto ha producido un colapso y una escasez de puestos en la sala de investigadores, teniendo una necesidad mayor de  funcionariado para dar un servicio adecuado, la documentación que albergan y que consulto principalmente son los protocolos  que en algunos años pueden ser exageradamente abultados y su manejo complicado ocupando más espacio físico en la sala.

El aumento de la digitalización es fundamental pero respaldada con una investigación para que sea accesible y concienzudamente realizada, bajo un contexto que permita ligar la información en la red. Gracias a internet y los metabuscadores, por ejemplo del Catálogo Colectivo de Patrimonio Bibliográfico permite buscar en varios centros a la vez; a la larga, la normalización y la investigación permitiría conectar la documentación, actualmente un mismo personaje se puede investigar en diversos centros, uno de los personajes que estudié tiene su correspondencia en varios centros, una gran parte venía del conducto de ministro de estado y el otro venía por naval por lo que se encuentra dispersa y poco conectada.

(Archivoz) ¿Qué investigadores tiene entre manos y qué centros son los que últimamente consulta?

(CMM) Actualmente tengo varias líneas de investigación en marcha, me encuentro terminando un estudio sobre cartografía histórica del Estrecho de Magallanes, con una abundantísima información que he recuperado de cartotecas históricas y bibliografía. La otra investigación es acerca de los riojanos durante el S. XVIII en Sevilla, me hace visitar con frecuencia los protocolos de esta ciudad y de Cádiz, además del gran interés que tiene el Archivo Municipal de Sevilla con un gran servicio y un rico fondo. Y por último y de carácter más personal, la realización de un estudio genealógico familiar que me hizo visitar el archivo de Lora del Río y Villaverde del Río (Sevilla) con la dificultad de la necesidad de un permiso judicial de extrema complejidad y que nunca me han concedido para poder acceder a los padrones municipales del S.XVIII en este caso.

Finalmente, y como cierre me gustaría mencionar que la lacra del estudioso es la falta de conocimiento acerca de cómo se han formado los archivos y documentación que se alberga en cada centro y porqué, puesto que puedes encontrar documentación del mismo tema en archivos diferentes, por lo que sería necesario tener más personal que previamente investigue los fondos antes de ponerlos en internet.

Muchas gracias por participar en Archivoz y darnos a conocer su opinión personal acerca de la situación de los archivos españoles, le deseamos todo lo mejor en las próximas publicaciones e investigaciones.

La primera grabación cinematográfica en color

Cuando pensamos en la transición del cine en blanco negro al de color, lo más habitual es que se cite el clásico “Lo que el viento se llevó”, protagonizada por Vivien Leigh. No es, sin embargo, la primera película en color, ya que este mérito se lo lleva “Becky Sharp”, dirigida por Rouben Mamoulian, del año 1935. Pero hay evidencias de la existencia de cintas grabadas en color tres décadas antes. Este es el caso de esta grabación, llevada a cabo por el fotógrafo y director de cine Edward Raymond Turner, en el que podemos ver a sus hijos jugando. Esta joya cinematográfica fue hallada por el conservador de material audiovisual Michael Harvey, y está disponible en la galería Kodac del Museo Nacional de Ciencia y Medios de Bradford, en Inglaterra, cuya página web muestra material muy interesante.

Testimonios de los ancianos más longevos en 1929

Cada generación tiene algo que contar, y cada vez que un joven habla con una persona mayor, sin duda aprenderá algo; como mínimo, podrá acercarse a una época ya pasada de manos de quien la vivió en vivo.

Esta idea hizo posible que, en 1929, en Estados Unidos se realizase una recopilación de las vivencias de las personas más ancianas de la época. En ella podemos escuchar incluso a una persona que nació en 1829. Sin duda, un raro testimonio del pasado de Estados Unidos.

Suenan las trompetas de Tutankamón después de 3.000 años

El descubrimiento de la tumba KV62, es decir, la tumba del faraón Tutankamón en el Valle de los Reyes (Egipto), es uno de los hallazgos arqueológicos más importantes de la Historia. Es el tesoro real egipcio más completo, con más de 5.000 piezas; entre ellas, la célebre máscara mortuoria de oro macizo.

Entre estas joyas, también se encontraron instrumentos musicales. Se trataba de dos trompetas muy ornamentadas, de plata y de bronce. En el año 1939, la radio BBC hizo sonar estas trompetas para más de 150 millones de personas en todo el mundo; como dijeron, para “las cuatro esquinas del mundo”. Se trata de un sonido único, que no se ha escuchado en 3.000 años, y que nos ayuda a acercarnos, por un momento, a la vida en el palacio real en el Antiguo Egipto.

«En los comienzos del Archivo resultó fundamental el apoyo que nos brindaron tanto la Institución como el conjunto de los archivos parlamentarios de España»: Entrevista a Paloma Vaquero

Paloma Vaquero es la Jefa de la Sección de Archivo de las Cortes de Castilla y León y Presidenta del Grupo Español de Archivos y Archivos Parlamentarios y de Partidos Políticos del Consejo Internacional de Archivos (SPP/ICA), de su mano vamos a conocer, un poco mejor, la labor desarrollada en un archivo parlamentario.

[ARCHIVOZ] Desde hace más de 10 años desempeñas tu labor como archivera al frente del Archivo de las Cortes de Castilla y León en Valladolid. Acércanos, un poco, al mundo de los archivos parlamentarios.

(PV) Desde que finalicé los estudios superiores, estuve desarrollando mi labor profesional en el Archivo Central de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León; en 2006 di un paso más y aprobé las oposiciones de Ayudante de Archivos en esa misma administración. Ese mismo año se convocaron tres plazas de archivero para las Cortes de Castilla y león y me pareció que llevar a cabo la puesta en funcionamiento del archivo parlamentario de nuestra Comunidad podía ser una excelente oportunidad profesional. Obtuve una de las plazas también por oposición y me incorporé al Archivo de las Cortes de Castilla y León en 2007.
Así pues, aunque las Cortes de Castilla y León se constituyeron en 1983, el Archivo de esta institución tuvo que esperar casi 25 años para comenzar su funcionamiento, con la incorporación de los tres archiveros.
Nuestros primeros pasos no fueron fáciles; en los inicios resultó fundamental el apoyo que nos brindaron tanto la Institución como el conjunto de los archivos parlamentarios de España, que poseen un grupo propio dentro del Consejo Internacional de Archivos (y, más concretamente, en el grupo español de archivos parlamentarios) que funciona a pleno rendimiento desde hace ya más de veinte años.

[ARCHIVOZ] ¿Cuáles son los principales usuarios a los que atendéis?

(PV) Nuestro trabajo se orienta principalmente hacia los usuarios internos de la propia Institución. El archivo custodia tres fondos documentales: Cortes de Castilla y León, Junta Electoral de Castilla y León y Fundación Villalar – Castilla y León. Desde los servicios de la Cámara nos solicitan documentación, que se utiliza a modo de antecedentes de trabajo: es el caso de los Servicios Jurídicos o de Gestión Administrativa o Parlamentaria, por ejemplo. Asimismo, desde el Gabinete de Presidencia se suelen realizar peticiones relativas al fondo fotográfico y audiovisual que también conservamos, bien para actos que vayan a llevarse a cabo o para la organización de alguna exposición conmemorativa.

También atendemos a usuarios externos, que suelen ser investigadores que realizan algún tipo de trabajo concreto o tesis doctoral, en general en relación con la actividad parlamentaria desarrollada en nuestra Comunidad o con la función de representación de la Institución.

[ARCHIVOZ] En esto años al frente, con qué retos y dificultades te has encontrado?

(PV) En cuanto a dificultades, uno de los problemas habituales de los archivos es el de la visibilidad. En nuestro caso, existen dos factores que lo provocan: en primer lugar, el Archivo es el departamento de las Cortes de Castilla y León que más tiempo tardó en ponerse en funcionamiento, debido a que no se entendía bien la importancia de nuestra labor ni su necesidad dentro de la organización. Esto conlleva al segundo factor, que se resumiría en la reticencia de algunos de los departamentos a la hora de desprenderse de su documentación y transferirla al Archivo.
Sin embargo, a lo largo de estos años y gracias al trabajo que siempre hemos desarrollado los que trabajamos en el Archivo, se ha conseguido describir gran parte de los fondos documentales y se ha facilitado en gran medida la difusión del patrimonio documental. Asimismo, creo que hemos logrado poner en valor tanto la importancia de nuestro trabajo en la propia institución como la posición del Archivo dentro de ella.
Otro esfuerzo considerable realizado ha sido la formulación y aprobación de nuestro Reglamento de Archivo; hubo que esperar a 2016 para conseguir su publicación y no ha sido hasta el año en curso cuando se han aprobado los primeros calendarios de conservación y acceso.
Como reto principal en la actualidad, que me atrevo a extender al resto de los archivos y sus instituciones, cabe destacar que nos estamos enfrentando a la implementación de la gestión electrónica. Desde las Cortes de Castilla y León ya hemos dado algunos pasos para acometerla, si bien será un camino largo y difícil ya que los Parlamentos son instituciones muy reacias a modificar su sistema tradicional de trabajo; sin embargo, tenemos la ventaja de que somos instituciones pequeñas, para las que afrontar este reto debería de ser un factor favorable.

[ARCHIVOZ] Además de tu labor en el Archivo de las Cortes eres presidenta del Grupo Español de Archivos y Archivos Parlamentarios y de Partidos Políticos del Consejo Internacional de Archivos (SPP/ICA). Cuál es la misión del Grupo y quién lo conforma?

(PV) El Grupo está formado por todos los archivos parlamentarios de las Comunidades Autónomas junto con las Cortes Generales (Congreso y Senado). Nuestro principal objetivo es alcanzar una óptima colaboración y coordinación entre los diferentes Parlamentos, con el fin de homologar los trabajos para su mejor aprovechamiento.

Con periodicidad anual se organiza un encuentro en la sede de uno de los Parlamentos que forman parte del Grupo. En estas reuniones se debaten temas de interés relacionados con el tratamiento de los documentos parlamentarios; las conclusiones alcanzadas sirven para establecer la normalización de los procesos de clasificación, descripción y valoración de las series documentales.

Tenemos gran interés en difundir todos estos trabajos colaborativos, que son accesibles a través de nuestro blog:  http://archivosparlamentarios.blogspot.com/

[ARCHIVOZ] Comprometida con tu trabajo y con tu profesión, defensora de los profesionales de los archivos has tenido la oportunidad de colaborar con La Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA). ¿Cuál es tu visión sobre ello?

(PV) Formé parte como vocal profesional en la Comisión de Artes y Humanidades para la evaluación de los títulos de Máster al Espacio Europeo de Educación Superior, que posteriormente implantarían las Universidades Españolas. En concreto, mi labor consistía en estudiar la adecuación de contenidos, competencias y objetivos que nos presentaban en los títulos de orientación profesional. Porque si bien los títulos de Grado sirven para adquirir las competencias básicas, es en los títulos de Máster donde los estudios se perfilan como una especialización y más aún en los de orientación profesional.
En relación con la profesión de archivero, pude comprobar que, aunque muchos de los títulos se ofertaban con esa orientación, el problema es que carecían de contenidos para conseguir dicho perfil. Además, se observaba que las Universidades, en general, no ofertaban títulos de Máster que cualificaran para la profesión de archivero.

Muchísimas gracias Paloma, un placer haberte podido conocer un poco mejor .

Autor Foto de Portada: Carlos Espeso. Archivo de las Cortes de Castilla y León