«Nos sorprende que casi cualquier aspecto de la vida del Museo hoy tiene una tradición de “saber hacer” que descubrimos en la documentación archivada». Entrevista a Ana Mª Martín, jefa de Servicio de Documentación y Archivo, y Yolanda Cardito, técnico de Gestión del Archivo del Museo del Prado.

 

Hoy tenemos el placer de entrevistar a Ana Mª Martín, jefa de Servicio de Documentación y Archivo, y a Yolanda Cardito, técnico de Gestión del Archivo del Museo del Prado para que nos hablen de cómo han vivido desde su departamento la celebración del Bicentenario del Museo.

(Archivoz) Habladnos sobre tu trayectoria profesional. ¿Cómo llegasteis a dedicaros a la gestión de la información y documentación?

(Ana Martín) Entré en el Museo del Prado al aprobar la oposición para el Cuerpo Facultativo de Conservadores de Museos, destinada al Área de Exposiciones Temporales. Al crearse en 2004 el Área de Registro y Documentación, de la que dependía también el Archivo, pasé a formar parte de esa nueva área y en 2008 asumí la Jefatura de Servicio de Documentación y Archivo, hasta ahora.

(Yolanda Cardito) Tras varios años de dedicarme a la formación y trabajo en diferentes tipos de archivos, a finales de 2009 me presenté a la plaza convocada por el Museo del Prado para ocupar un puesto de Técnico de Gestión para el Archivo, que aprobé a comienzos de 2010. Desde entonces gestiono el fondo histórico del Museo.

Entrevista de Archivoz a Ana Mª Martín, jefa de Servicio de Documentación y Archivo (izquierda) y a Yolanda Cardito, técnico de Gestión del Archivo del Museo del Prado (derecha)

¿Cuál creéis que serían las características que hacen que tengan ese encanto especial los archivos de museo, y en concreto la documentación que custodia el Museo del Prado?

(Ana y Yolanda) El Archivo del Museo del Prado es el lugar donde se guarda la memoria de la institución y en él se conservan testimonios escritos de buena parte de las actuaciones desarrolladas por esta institución desde sus primeros momentos. Nos sorprende que casi cualquier aspecto de la vida del Museo hoy tiene una tradición de “saber hacer” que descubrimos en la documentación archivada y nos recuerda la ingente labor que llevaron a cabo los que nos precedieron en esta tarea de conservar el patrimonio. Esta documentación nos cuenta cómo ha ido cambiando el Museo del Prado al mismo tiempo que lo hacía el resto del país, refleja muy bien la evolución del gusto y de las inquietudes culturales de la sociedad española, de ahí su especial interés y atractivo.

En relación con la pregunta anterior, ¿cuál es el documento o documentos de vuestro archivo que destacaríais?

(Ana y Yolanda) Es una pregunta que nos hacen a menudo, pero nos deja en la misma tesitura de un niño que tiene que elegir entre mamá o papá como más querido. No podemos hablar de documentos destacados, aunque es verdad que hay series que son más llamativas. Indudablemente la documentación relacionada con los cambios en la museografía o en la transformación del edifico es más atractiva. Los libros de visitas o de copistas son muy interesantes porque nos permiten conocer el nombre, el lugar de origen o la profesión de muchos personajes que nos visitaron. El nombramiento de Picasso como director del Museo del Prado es muy relevante también, por la trascendencia del hecho que se documenta. También son destacados documentos que se han incorporado recientemente al Archivo, comprados, como los que proceden de la familia Madrazo, tan relacionada con el Museo del Prado durante el siglo XIX o el fondo adquirido al coleccionista José María Cervelló, entre los que se encuentra el acta de defunción de Goya.

En cuanto al archivo digital que lleva en funcionamiento desde 2017, ¿cuál ha sido su acogida tanto entre el público general como en los investigadores?¿Habéis notado un descenso en las peticiones de consulta por parte de los usuarios?

(Ana y Yolanda) Durante el primer mes después del lanzamiento, a finales de 2017, se vieron 72.901 páginas del Archivo digital y en 2018 se visitaron un total de 120.196. Las cifras hablan por sí solas y nos indican que los usuarios nos respaldan y también nos animan a seguir trabajando por aumentar la difusión a través de Internet. Además, este movimiento de apertura nos está dando la satisfacción de ver cómo nuevos tipos de público se están sumando recientemente a consultarnos, especialmente el sector de los estudiantes universitarios. Y en lo referido a las peticiones de consulta tenemos que decir que el número de las que se hicieron el año pasado desde la Sala de Lectura del Centro de Estudios del Museo del Prado o por el personal interno desde sus terminales fue 10.098, cifra que se mantiene en la misma línea en la que estaba, no ha descendido. Esto nos indica que nuestro usuario habitual continúa comportándose como lo hacía, pero que estamos llegando a nuevos públicos a los que no se llegaba.

Este año ha sido un año de especial relevancia para el Museo con la celebración del Bicentenario de su creación, ¿cómo ha influido en vuestro departamento esta celebración?

(Ana y Yolanda) Ha influido de forma muy positiva porque nos ha proporcionado muchísima visibilidad al participar los documentos en varios proyectos relacionados con el Bicentenario. Ha sido muy emotivo para nosotras que la entrada de acceso al museo de 1871, que se conserva en el Archivo, se haya reproducido en las entradas de 2019 que conmemoran los 200 años de existencia . Por tanto, durante este año, un documento de archivo ha sido la primera imagen que encontraba el visitante que ha venido al Museo del Prado. Además algunos documentos se han utilizado para los artículos que se venden en la tienda del Museo, como carpetas, bolsas o pequeños recuerdos que pueden llevarse a casa. Lo importante es que ha sido un salto adelante, se ha conseguido acercar los documentos a los ciudadanos y que el público se familiarice con el fondo que custodiamos.

Entrada al Museo del Prado en 2019, con motivo de su Bicentenario. Reproduce una entrada al museo de 1871, conservada en su archivo.

Cabe destacar la participación del departamento de archivo y documentación (dentro de las actividades diseñadas para el Bicentenario) en diferentes proyectos en los que habéis colaborado de una forma muy activa, como es el caso, por ejemplo, de la exposición temporal que actualmente se puede visitar “El maestro de papel. Cartillas para aprender a dibujar de los siglo XVII al XIX” o la creación del fondo audiovisual “Memoria audiovisual del Museo del Prado”. ¿Destacaríais algún otro proyecto más? ¿Podríais hablarnos un poco sobre cómo se han ido desarrollando estos proyectos y cuál ha sido su acogida?

(Ana y Yolanda) Los actos del Bicentenario comenzaron con la inauguración de una exposición titulada “Museo del Prado 1819-2019.Un lugar de memoria”, en la que participaron documentos del Archivo que ayudaban a explicar los cambios en la forma de exponer las obras de arte. Para nosotros fue muy importante que los documentos del Archivo compartieran salas de exposición con las obras de artes. Pero además, hemos tenido ocasión de organizar las primeras jornadas dedicadas a los archivos de museos, que nos han dado la oportunidad de conocer asuntos relacionados con el patrimonio documental de los museos, poco conocido hasta ahora, y de reflexionar sobre las estrategias de difusión a través de la web. Justo cuando el Bicentenario terminaba, hemos puesto en la web muchos de nuestros documentos en el sitio El Prado Efímero, donde materiales impresos en papel como entradas al museo, invitaciones, folletos, carteles… han cambiado su carácter efímero por el de duradero. Otras iniciativas, como el depósito que ha hecho Loterías del Estado al Archivo del Museo del Prado de las “capillas” de Lotería Nacional dedicadas a nuestra colección, no se habrían producido sin el Bicentenario. El fruto de esa cesión ha sido la exposición “El Museo del Prado en los sorteos de Lotería Nacional” donde los documentos han vuelto a salir del Archivo para situarse al lado de las obras de arte en las salas del Museo.

Un proyecto que quisiéramos destacar por su originalidad a la vez que por su vanguardia, es la herramienta “Línea del tiempo”, lanzada hace escasos meses. La cual a través de la inteligencia artificial permite a los usuarios completar el contexto tanto de obras como de artistas de la colección que alberga el museo. ¿Podríais explicarnos cómo ha sido el desarrollo del proyecto y qué se espera del mismo?

(Ana) La Línea del Tiempo ha sido un proyecto realizado entre el Área de Desarrollo Digital, el Servicio de Documentación y la empresa Gnoss. Se pretende conectar los objetos de la colección del Museo del Prado con otras obras que “representan cualquier saber, sus autores y los acontecimientos históricos que los enmarcan”. El Prado quería ayudar al público a conocer el contexto en el que se crearon las obras, pero también crear una herramienta que permita a profesores y docentes explicar esos contextos, que se pueda saber qué música o qué literatura se creaba al mismo tiempo que se pintaba cualquiera de los cuadros del Museo del Prado. Explicamos en nuestra web cómo lo hemos hecho y estamos satisfechos con el resultado. Toda la información de la página web del Museo está semantizada, los contenidos están relacionados, por eso se ha podido conectar nuestro grafo de conocimiento con otras fuentes externas, Wikidata y Wikipedia.

Por último, nos gustaría que nos hablárais de futuro. ¿Hacia dónde van los archivos y centros de documentación de museos, y en concreto el del Museo del Prado?

(Ana y Yolanda) Es imprescindible poner a disposición de los ciudadanos unos documentos bien descritos y digitalizados, si queremos estar a la altura de lo que la sociedad nos está pidiendo. Pero el futuro tiene que ir más allá de eso, creemos que debe avanzarse hacia la interconexión de las instituciones, poniendo en web información estructurada que pueda enlazarse. El Museo del Prado ya ha enriquecido su información vinculándose con Wikipedia y ese es el camino a seguir. Conectar nuestros conocimientos y nuestros recursos es el camino que tendremos que seguir los centros de documentación y los archivos.

A %d blogueros les gusta esto: